FANDOM


Resumen

Esta historia se desarrolla hace varios miles de años (en la realidad se situaría sobre la Grecia antigua) y cuenta una guerra que hubo entre dos territorios: el Castillo de Bowser (una polis griega) y el Castillo de Adriano (Troya).

Música

Máquina atención Es recomendable que abras la música en otra pestaña

1. https://youtu.be/nRXGxYAXXh4

(En la habitación de Korokoopa, por la noche, Korokoopa y Kaproopa están durmiendo tranquilamente. Es una noche tranquila y se pueden oir algunos grillos fuera del castillo. De repente, entra un mosquito en la habitación y vuela cerca de Korokoopa, quien se despierta al instante)

- Korokoopa. (Con los ojos cerrados y con sueño) Mosquito... Mosquito...

- Kaproopa. (Se despierta) ¿Qué pasa?

- Korokoopa. Otra vez el mosquito de las narices. ¡Viene a picarme como siempre!

- Kaproopa. Korokoopa, estás obsesionado con ese mosquito y yo nunca lo veo. ¿No estarás imaginándotelo?

- Korokoopa. ¿Insinúas que me lo estoy inventando? ¡No! Yo lo he oído.

- Kaproopa. Hermano, a dormir que es muy tarde.

- Korokoopa. No puedo, se me ha quitado el sueño y ahora no puedo dormir.

- Kaproopa. Espera, tengo una historia que seguro que te ayudará a coger el sueño. No se sabe completamente si esta historia como la cuentan fue real, pero se sabe que podría haberse desarrollado entre los siglos XIII y XII antes de Cristo. Había dos bandos enfrentados entre sí como siempre los ha habido: los Toads y los Koopas. Los Toads eran poseedores de una resistente fortaleza, pero no conocerían la astucia de sus enemigos hasta que fuera demasiado tarde...


Diálogo

(El Reino Champiñón entre los siglos XIII y XII antes de Cristo, a unos 3200 años de la actualidad. Los dos extremos del Reino Champiñón están controlados por dos bandos diferentes. Al oeste se encuentra el Castillo de Adriano (en la actualidad sería el Castillo de Peach), propiedad de los Toads y poseedor de grandes fortalezas. Al este se encuentra el castillo de un rey malvado llamado Báusulo, líder de los Koopas. A pesar de no tener tan buenas defensas, destaca por su mayor número de tropas)

(Ambos territorios están en guerra en estos momentos. Justo en este momento se puede ver cómo las tropas de Báusulo huyen del territorio que da a los grandes muros que protegen el Castillo de Adrián)

- Koopa 1. ¡¡Retirada!! ¡¡Retirada!!

- Buzzy Beetle. ¡Sus ataques son demasiado fuertes!

- Pinchón. La mayoría no podemos subir los grandes muros.

- Paratroopa. ¡Y los pocos que podemos resultamos muy dañados!

- Koopa 2. ¡El amo Báusulo nos va a matar!

_______________________________________________________________

(En la sala real del Castillo de Báusulo se encuentran reunidos Báusulo (Bowser), Kamones (Kamek), Goombilemo (Goombilón), Tropilo (Paratroopi) y Guydón (Guydo))

- Báusulo. (Dando un golpe a la mesa) ¡Maldita sea! Es vergonzoso que esta vez no hayamos conseguido hacerles ningún daño a nuestros enemigos. ¿Pero qué clase de ejército mandamos al combate? ¿A unos ciegos? ¿A unos mancos?

- Kamones. Lo... Lo siento mucho, amo Báusulo... Nuestros soldados necesitan descansar. Llevamos mucho tiempo con esta guerra.

- Báusulo. Claro que necesitan descansar. Como no acabemos esta guerra pronto yo mismo me encargaré de que descansen llamando a un verdugo que les proporcione el descanso eterno.

- Guydón. ¡No, por favor! El problema no son las tropas, es la fortaleza del castillo enemigo. Es casi infranqueable.

- Báusulo. O tal vez vosotros sois casi inútiles.

- Tropilo. Amo Báusulo, permítame recalcar lo que ha dicho mi compañero. La mayor parte de las tropas son de tierra, y apenas algunos podemos volar por el aire. Además encima de las murallas hay arqueros que nos atacan constantemente y que no nos dejan entrar dentro de sus territorios.

- Báusulo. Las tropas son las que son y punto. Vosotros sois los que debéis idear estrategias, no yo. ¡Haced vuestro trabajo de una vez!

- Goombilemo. Eh... Entendido, amo Báusulo.

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite de la época se encuentran los tres miembros pensando)

- Tropilo. Entonces la base es la siguiente: o encontramos la forma de ganar la guerra o morimos.

- Guydón. Es sin duda una buena motivación...

- Goombilemo. Llevamos muchos años intentándolo y apenas algunas pocas veces hemos conseguido pasar las murallas y entrar en territorio Toad. Pero fácilmente hemos sido echados a la fuerza.

- Guydón. Tenemos que idear algo nuevo. Tenemos que pasar las murallas fácilmente y pasando desapercibidos... ¿Pero cómo?

- Tropilo. Ahí está la cuestión.

- Goombilemo. (Su cara se enciende) ¡¡Ya lo tengo!! Con un regalo.

(Guydón y Tropilo se miran mutuamente)

- Guydón y Tropilo. ¿Con un regalo?

- Goombilemo. Fingimos que nos rendimos y les damos un regalo como ofrenda para acabar con la guerra.

- Guydón. Goombilemo, ¿tú te estás oyendo? ¿Cómo vamos a rendirnos y encima regalar algo a nuestros enemigos?

- Goombilemo. Fingimos que nos rendimos, pero seguimos secretamente la lucha. En la guerra el juego sucio también vale.

- Tropilo. Pero hay algo que no me ha quedado claro. Eso del regalo, para ser más exactos.

- Goombilemo. Les enviamos como ofrenda algo gigante. Algo en el que podamos escondernos centenares de soldados. Cuando el enemigo deje el regalo dentro de sus murallas y se confíe, saldremos nosotros de nuestro escondite y arderá Troya.

- Tropilo. ¿Qué arderá qué? ¿Qué es Troya?

- Goombilemo. Es una frase hecha, no le busques el sentido.

- Guydón. ¿Y si les enviamos un cartoñeco gigante? Ahí caben muchos soldados.

- Goombilemo. ¡Genial! Vamos a proponérselo al amo.

_______________________________________________________________

(En la sala real de nuevo...)

- Báusulo. A ver si lo he entendido bien. ¿Proponéis que promulguemos nuestra rendición y que les colemos un cartoñeco lleno de soldados al enemigo, para así atacarlos cuando bajen la guardia?

- Kamones. Una idea descabellada sin duda, excelentísimo amo Báusulo.

- Báusulo. Pues a mi me gusta la idea. Es ruin, pero a la vez astuta.

- Kamones. Pu-pues lo que iba a decir. Una idea descabellada... descabelladamente inteligente, qué duda cabe.

- Báusulo. Antes de comenzar la estrategia, vamos a encomendarnos a nuestros dioses del Olimpo. (Los cinco miran al cielo con los brazos abiertos y del techo emanan rayos de luz procedentes del Olimpo. Del techo desciende una diosa, Kammydita (Kammy). De avanzada edad, sólo lleva una túnica que poco le cubre el cuepo. Mientras desciende del techo, un par de Fly Guys cantan con sus dulces voces)

- Kammydita. Seres fieles, la victoria está próxima, pero tenéis que conseguirla con esfuerzo y valentía. Nosotros los dioses en los que creéis acompañaremos vuestros espíritus durante la lucha.

- Báusulo. Pero bueno, ¿qué diosa es esta? Qué fea es.

- Kamones. Y vieja...

- Guydón. Y qué destapada va. Me están dando náuseas... (aparta la vista de la diosa y los cantos dulces de los Fly Guys cesan)

- Kammydita. ¡¡Imbéciles!! Soy Kammydita, diosa del amor, el deseo y la belleza. Flor eterna de la juventud. Sé que habíais llamado a otro dios, pero está ocupado haciendo otra aparición a varios kilómetros de aquí y yo soy la que le sustituye.

- Tropilo. Ahora entiendo por qué el amor es tan caprichoso.

- Kammydita. ¡¿Qué insinúas, mequetrefe?!

- Goombilemo. Perdónele. Es que estamos nerviosos todos.

- Kammydita. Normal, con lo debiluchos que sois todos váis a perder la guerra por idiotas.

- Kamones. ¿Pero no decías que la victoria estaba próxima?

- Kammydita. Era para animaros un poco. El truco es que no dije a qué distancia exacta está. ¿En serio creéis que el plan que acabáis de tramar va a funcionar? Pero si sóis todos unos inútiles cobardes. Anda y que os den. (Kammydita desaparece)

- Báusulo. En fin... Iniciemos el plan, ya que no hay otra opción.

- Guydón. Eh... Tenemos que construir primero el cartoñeco...

- Báusulo. Ah, vale. Pero no tardéis mucho, que esta noche quiero iniciar el plan.

_______________________________________________________________

(Un mes después, los cinco personajes se encuentran en frente de un gran cartoñeco. Guydón se frota las manos)

- Guydón. Ah... Por fin después de todo un mes de trabajo hemos construido esta obra de arte.

- Báusulo. Un mes... ¡¡Un maldito mes!! Me tenéis harto, así que más os vale que este experimento funcione con éxito u os voy a dar tantas tortas que para cuando acabe la guerra vais a tener la cara de un Roco.

- Kamones. ¿Algún voluntario que se ofrezca a meterse dentro del cartoñeco? (Ninguno de los cientos de combatientes que hay en el lugar se ofrece) Mejor, porque me gusta elegir a la gente.

(Kamones va eligiendo y la gente se va metiendo en el cartoñeco)

_______________________________________________________________

(Pasan las horas. En mitad del camino hacia el Castillo de Adriano circulan cinco Koopas tirando de un cartoñeco gigante con forma de Goomba que esconde a un centenar de soldados. Dentro del cartoñeco se encuentran todos sin decir ni una palabra, pero uno de ellos, Ratónitum, no para de moverse)

- Guydón. ¿A ti qué te pasa? Deja de molestar.

- Ratónitum. N-no puedo... Tengo ganas de ir al baño.

(Todos se miran confusos unos a otros)

- Tropilo. ¿Pero no puedes esperar poco más de un día a que acabemos la guerra?

- Ratónitum. Negativo. Tiene q-que ser ya.

(El cartoñeco se para y todos se extrañan. Fuera del cartoñeco se puede ver cómo los cinco Koopas están en posición de defensa frente a un pequeño grupo de Toads que hay en el camino)

- Toad 1. ¿Qué hacéis vosotros aquí? Estáis cerca de territorio nuestro, y si no queréis probar nuestros puños deberíais marcharos de aquí.

- Koopa 1. Tenemos orden del amo Báusulo, rey de los Koopas, de llevar al Castillo de Adriano un presente como muestra de nuestra rendición.

- Toad 2. Así que al final os rendís, ¿eh? Normal. No podéis con gente tan preparada como nosotros.

(Dentro del cartoñeco...)

- Ratónitum. N-no puedo aguantar más. Voy a salir.

- Guydón. ¡No! Eso ni se te ocurra, ¿me has oído? ¡Vas a estropear todo el plan!

- Goombilemo. (Pone cara de estornudar) Aaaah... Aaaah...

- Tropilo. (Pálido) Goombilemo, no lo hagas. Aguanta tú también.

- Goombilemo. ¡¡¡Aaaaaaachuuuuu!!!

(Fuera del cartoñeco, todos han escuchado el estornudo. Los Koopas palidecen)

- Toad 3. ¿Qué ha sido ese ruido? Procedía de dentro de esos trozos de cartón.

- Koopa 2. E-eh... Q-qué va... Seguro que ha sido el viento.

- Toad 3. ¿El viento?

- Koopa 2. S-sí... El viento...

- Toad 1. Vamos a inspeccionar el interior de esa cosa.

(Cuando los Toads se acercan, sale Ratónito abriendo una puerta y ellos quedan atónitos)

- Ratónitum. Lo siento, pero tengo que ir urgentemente al baño. (Se dirige rápidamente a unos arbustos)

- Toad 2. ¡¡Es una trampa!! ¡¡Es una tram-!! (Es golpeado por uno de los Koopas. Empiezan a salir soldados de dentro del cartoñeco y se lian a golpes con el grupo de Toads)

...............................................................................................................................

(Minutos después, todos los Toads han sido derrotados y los soldados van subiendo de nuevo al interior del cartoñeco)

- Guydón. ¡¡Que esto no se vuelva a repetir!! Si esto llega a pasar en frente de las murallas habríamos perdido nuestra última oportunidad de victoria.

(Aparece Ratónitum corriendo)

- Ratónitum. ¿Me he perdido algo?

- Guydón. Anda, súbete al cartoñeco, que me tienes contento.

_______________________________________________________________

(Cuando los Koopas y el cartoñeco llegan a la muralla que protege la Champiñópolis y el Castillo de Adriano, se paran hasta que llegan arqueros y soldados)

- Arquero 1. ¡Enemigos! ¡Preparaos para el ataque!

- Koopa 2. No, esperad un momento y dejad que os expliquemos a qué hemos venido. Tras largas semanas de discusiones hemos tomado la decisión de rendirnos.

- Arquero 2. ¿Habláis en serio?

- Koopa 2. Más que nunca. Y como muestra de respeto os damos un presente, este imponente cartoñeco que sin duda decorará vuestros campos.

- Arquero 3. ¡Oh! ¡Qué bonito! Vamos a avisar al rey Adriano para que contemple esta obra maestra. Compañeros, abrid las puertas para que puedan entrar.

...............................................................................................................................

(Minutos después, el rey Adriano, acompañado de muchos soldados, contempla el cartoñeco dentro del recinto de sus territorios)

- Adriano. ¿Y cómo llamáis a esta obra gigantesca?

- Koopa 1. Nuestro amo Báusulo lo llama el Cartoñeco de Kroya.

- Adriano. Imponente nombre. Sin duda será buen premio para acabar de una vez esta cansina y patética guerra. Y ahora marchaos de estas tierras que no os pertenecen.

- Koopa 2. Está bien. Lo que usted diga. (Los cinco Koopas se dan la vuelta, y nada más empezar a caminar...)

- Adriano. ¡¡Esperad!! (Los Koopas se paran) ¿Os habéis creído que soy idiota? A mi no me engañáis. Parece mentira que pudiérais haber pensado que no me daría cuenta de lo que está pasando. (Los Koopas se ponen nerviosos y palidecen)

- Koopa 3. ¿D-de... de qué habla?

- Adriano. No os hagáis los locos. Sé muy bien lo que está pasando aquí. (Señala uno de los ojos del Cartoñeco Goomba) El ojo derecho no está pintado del todo. (Los Koopas resoplan y recuperan la tranquilidad) Ya lo estáis pintando o de aquí no os váis, ¿eh?

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

(Ese mismo día, por la noche, muchos soldados duermen en tiendas al aire libre, cerca del cartoñeco. De repente, empiezan a salir sigilosamente los soldados del cartoñeco)

- Goombilemo. (Hablando en tono bajo) Salid en silencio y sin hacer ruido.

- Guydón. Pffff... Qué pringados. Seguramente están durmiendo al aire por si decidíamos atacarles de nuevo. Esto no se lo van a esperar, je, je, je.

- Tropilo. (Girando la llave de un Bob-Omb para darle cuerda) Venga, bonito. Ahora te toca ir al centro del lugar y explotar. (Lo deja en el suelo y el Bob-Omb empieza a andar) Todo el mundo a refugiarse de la explosión.

...............................................................................................................................

(En la sala real del Castillo de Adriano, el rey duerme tranquilamente hasta que el sonido fuerte de una explosión entra por la ventana y lo despierta al instante)

- Adriano. (Se levanta de la cama y se pone la corona) ¡Qué ha pasado! ¡Qué ha ocurrido!

(Entran tres Toads)

- Toad 1. Mi rey, unos intrusos acaban de entrar en nuestro territorio.

- Adriano. ¡¿Pero cómo lo han hecho?!

- Toad 2. No sabemos. Nadie les ha visto pasar las murallas.

- Adriano. (Mira por la ventana con furia) El cartoñeco... ¡Era una trampa!

- Toad 3. Acabamos de perder a muchos soldados. Esa explosión ha sido letal para nuestro ejército.

- Adriano. Pues que todo el mundo acabe con esos indeseables. Y cuando acabemos con ellos iremos directos al Castillo de Báusulo. Aquí se han acabado las tonterías.

- Toad 1. (Mirando a los otros dos Toads) Ya lo habéis oído. ¡Soltad a los perros!

...............................................................................................................................

(Muchos de los soldados que salieron del cartoñeco están ocupados luchando contra otros Toads. Algunos caen rendidos y otros derrotan a sus oponentes; la batalla está igualada)

- Guydón. ¡Tropilo, Goombilemo, venid conmigo! (Se agrupan los tres)

- Goombilemo. ¿Qué hacemos ahora? ¿Ayudamos a nuestros compañeros?

- Guydón. Vamos mejor al interior del castillo. Allí se tiene que esconder uno de los mayores tesoros que nunca se haya visto.

- Tropilo. ¿El amor?

- Guydón. No.

- Tropilo. ¿La amistad?

- Guydón. ¡No!

- Tropilo. ¿Las dos cosas?

- Guydón. ¡Que no! Cállate. Hablo del dinero.

(Del castillo salen 5 Toads armados con lanzas y escudos)

- Goombilón. Oh, oh... ¿Y ahora qué hacemos?

- Tropilo. ¡Tengo una idea! (Coge a Guydo y empieza a volar)

- Guydón. ¿Qué? ¿Qué vas a hacer, Tropilo? Espera. ¡Espera! (Tropilo lanza con fuerza a Guydón hacia los centinelas) ¡¡Aaaaaaahhh!! (Golpea a cuatro centinelas y queda dolorido en el suelo. El otro centinela se queda mirando la escena boquiabierto, y recibe un golpe de Goombilemo aprovechando su distracción)

- Tropilo. (Se acerca a Guydón) ¿Te encuentras bien, amigo?

- Guydón. Ahh... Qué daño... Tropilo... Te voy a matar... (Tropilo coge a Guydo y lo ayuda a caminar)

...............................................................................................................................

(Cuando entran a la sala principal del castillo los tres, se encuentran al fondo de la sala a más Toads. Algunos de ellos sujetan Chomp Cadenas)

- Toad 1. ¡Ahí están! Soldados, ¡soltad a los perros!

(La sala principal del castillo es amplia. En las paredes hay antorchas apagadas, y sólo hay dos que están encendidas para iluminar débilmente la sala)

- Tropilo. (Coge las antorchas antes de que le alcancen los Chomps) ¡Voy a apagarlas!

- Goombilemo. ¿Qué? ¡No! ¡Pero qué haces!

- Tropilo. (Lanza las antorchas a los Chomps y estos se las comen. Los dos Chomps que se tragaron las antorchas empiezan a escupir fuego y quedan derrotados a los pocos instantes por culpa de una indigestión. La sala entera queda a oscuras y nadie ve nada) ¡Lo conseguí!

- Guydón. ¿Qué conseguiste, eh? ¿Dejarnos a oscuras, pedazo de tonto?

- Goombilemo. Bueno, Guydón, veamos el lado bueno. Ni nosotros podemos ver a nuestros enemigos ni ellos pueden vernos a nosotros.

- Guydón. ¿Y qué vamos a hacer, quedarnos aquí parados hasta que amanezca? ... Uh... Alguien me está rozando... Uh... Esto que toco parece un diente... ¡¡¡Aaaaaaaahhhhh!!! ¡¡Me ha mordido un perro de esos!!

(Tropilo y Goombilemo salen corriendo hacia varias direcciones. No se ve nada. Ambos golpean a algunos Toads hasta llegar a las escaleras que conducen al segundo piso)

- Tropilo. Guydón, ¡aguanta! Luego volveremos a por ti.

- Guydón. ¡¿Cómo que aguante?! ¡¡Ayudadme cobardes!!

(Segundos después, la sala empieza a iluminarse con colores claros y se puede ver toda la sala. Los Toads que antes había se encuentran fuera de juego tirados en el suelo. Dos Chomps muerden a Guydo)

- Guydón. Uhh... ¿Ya... ya está amaneciendo... tan pronto...?

(Del techo vuelve a emanar luz blanca y desciende Kammydita. Aparecen dos Fly Guys cantando con sus dulces voces)

- Kammydita. Aguanta, valiente soldado. El final está cerca y será glorioso para los que consigan vivir para verlo.

- Guydón. Otra vez la vieja cabezota. ¿Es que no me vas a dejar morirme en paz?

- Kammydita. ¡¡Que te calles!! ¿Cómo osas hablarle así a uno de los dioses en los que crees?

- Guydón. Es que después de ver tu aspecto yo ya he dejado de creer en los dioses.

- Kammydita. ¡Pues muy mal! ¿Acaso no sabes que nosotros podemos ayudar a nuestros creyentes en situaciones complicadas?

- Guydón. Pues muchos de los nuestros han muerto todos estos años de guerra y no los habéis salvado...

- Kammydita. Porque no podemos poneros las cosas fáciles. Si no todo sería coser y cantar y no habría conflictos, no habría guerras... ¿Acaso sabes lo aburrido que sería eso para nosotros, que tenemos que estar las 24 horas pendientes de vosotros?

- Guydón. Por favor, ¿puedes dejar que estos Chomps me coman vivo tranquilo? Te lo agradecería.

- Kammydita. De eso nada. (Alza su mano derecha y los Chomps explotan) Y ahora ve a salvar a tus amigos, que están en peligro.

...............................................................................................................................

(En la tercera planta del Castillo de Adrián se encuentran Tropilo y Goombilemo. Ambos se asoman por una ventana para ver el campo exterior al castillo. Se pueden ver zonas y objetos envueltos en llamas, combatientes abatidos de los dos bandos y gente luchando)

- Goombilemo. Esto es terrible. Debimos haber solicitado refuerzos a Kamones...

- Tropilo. Creo que hemos hecho mal en dejar a Guydón sólo. ¿Y si volvemos a por él?

- Goombilemo. Por supuesto... No me explico cómo nos ha podido cegar tanto el afán por el dinero...

(Ambos se dirigen a la puerta de bajada)

- ???. Alto ahí. De aquí no sale nadie sin mi permiso, y menos dos intrusos como vosotros.

(Tropilo y Goombilemo se giran de nuevo y ven el rostro del rey Adriano)

- Tropilo. ¿Eres tú el rey Adriano?

- Adriano. En efecto. Permitidme antes de nada deciros que vuestra farsa del cartoñeco ha sido muy inteligente por vuestra parte. Nadie aquí se esperaba algo así.

- Goombilemo. Se me ocurrió a mi, je, je...

- Adriano. Es bueno saberlo. Tú serás pues el primero en morir. ¡Guardias! Ocupaos de ellos mientras yo vuelvo a mis aposentos.

(Adriano abandona la sala y dos Shy Guys con mazas se aproximan a Goombilemo y a Tropilo. Ambos personajes esquivan con firmeza las mazas y golpean repetidas veces a los Shy Guys hasta dejarlos fuera de combate)

- Tropilo. ¿Recuerdas por qué puerta se fue el rey?

- Goombilemo. (Señala una) Por aquella.

- Tropilo. Persigámosle entonces.

...............................................................................................................................

(Los aposentos del rey Adriano. Allí se encuentran el rey, la reina Isabella y su hija, la princesa Elisa)

- Isabella. Cariño, ¿qué ocurre?

- Adriano. Han entrado enemigos en nuestro castillo, pero lo tengo todo controlado.

(Entran Tropilo y Goombilemo en la sala)

- Tropilo. Ahí te encuentras, rey Adr- (aparece un arquero que estaba escondido, lanza una flecha y se clava en el hombro de Tropilo) ¡¡Aaaahhh!! (Se pone de rodillas en el suelo e intenta quitarse la flecha clavada)

- Goombilemo. ¡¡No!! ¡Tropilo! ¿Te encuentras bien?

- Tropilo. Argh... Regular... Ay...

- Adriano. Esta guerra podría haber terminado hace mucho, pero vosotros os empeñásteis en robarnos nuestros recursos y nuestras provisiones. Vuestra avaricia y vuestra insensatez os va a costar mucho.

- Goombilemo. Necesitábamos esos recursos para poder sobrevivir, pero vosotros os negásteis a compartirlos. Mucha gente ha muerto en esta guerra y ya es hora de ponerle fin como sea.

- Adriano. Vosotros no tenéis ningún derecho a tomar lo que no es vuestro. Venid a por mi si queréis acabar con todo esto.

(El arquero lanza otra flecha, pero Goombilemo la esquiva)

- Goombilemo. Un simple arquero no me parará. (Cuando está a punto de correr hacia sus enemigos, aparece detrás suyo Guydón)

- Guydón. ¡¡Cuidado!!

(Guydón se abalanza sobre Goombilemo y Tropilo para tirarlos al suelo justo en el momento en el que aparecen tres arqueros más que estaban escondidos. Los cuatro arqueros disparan flechas, pero no consiguen acertar en sus objetivos a causa del acto de Guydón)

- Adriano. ¡Acabad con ellos!

(Tropilo se mete en el interior de su caparazón y Guydón lo patea. El caparazón se mueve hasta impactar contra dos arqueros. Los otros dos quedan perplejos ante la escena)

- Adriano. ¡¿Pero qué hacéis ahí parados como pasmarotes?! ¡Atacadlos!

(Los otros dos arqueros son golpeados por Guydón y Goombilemo. La reina Isabella coge a su hija y se la lleva a un rincón para resguardarse de los ataques. Guydón saca una espada y Adriano hace lo mismo, pero tras una corta lucha de espadas, la de Adriano cae al suelo y queda desprotegido. Guydón le apunta con su espada al cuello)

- Guydón. La guerra ha acabado.

- Adriano. (Sonríe) Adelante, hazlo. Mátame. Sabes que quieres...

- Guydón. (Mira a Goombilemo, después a Tropilo que sale de su caparazón y por último a la princesa Elisa, quien empieza a llorar en manos de su madre. Después vuelve a mirar a Adriano)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Bowser del presente, Kaproopa para de contar la historia, pues ve que Korokoopa está durmiendo)

- Kaproopa. Por fin te dormiste, hermano. Dulces sueños... (Kaproopa se levanta de la cama de Korokoopa, pero en ese momento Korokoopa se despierta y le coge el brazo a su hermana) ¡Ah! Hermano, ¡qué susto me has dado!

- Korokoopa. Termina de contarme la historia, que si no no puedo dormir tranquilo...

- Kaproopa. Veeenga... Pues después de que la vida del rey Adriano pendiera de un hilo y que estuviera en manos del soldado Guydón, pasó lo siguiente...

_______________________________________________________________

(De regreso a la historia...)

- Adriano. Vamos, acaba con mi vida. ¡No tardes tanto!

- Guydón. (Le tiembla la mano, pero de repente deja de temblarle. Echa la espada hacia atrás apuntando hacia Adriano y golpea con el mango la cara del rey sin herirle con el resto de la espada. Adriano cae al suelo)

- Adriano. Ah... Ah... Argh...

- Guydón. (Mira el campo que rodea al castillo a través de la ventana) Nos iremos. Aquí ya hemos conseguido lo que queríamos.

- Isabella. ¡Mu-muchas gracias! Gracias. (El Trío de Élite abandona la sala e Isabella corre a socorrer a su marido)


(Horas después, sigue siendo de noche en el Reino Champiñón de la actualidad. Korokoopa y Kaproopa duermen tranquilamente, pero el mosquito vuelve a revolotear por la sala y Korokoopa se despierta molesto)

- Korokoopa. Ah, ¡no puede ser! ¡Otra vez! (Se levanta de la cama y se acerca a la de Kaproopa) Kaproopa, hermanita, ¿me cuentas otro cuento para que me duerma? (No recibe respuesta) ¿Hermanita? (Toca el bulto que hay tapado entre las sábanas y lo destapa. No se trata de Kaproopa, sino de unos cojines puestos adrede por ella para que simulen a Kaproopa durmiendo) Maldita sea. Se ha ido a dormir a otro lugar... Será mala la tía...

(La noche sigue avanzando en el Reino Champiñón)

Curiosidades

  • 200px-Mace Guy Sticker

    Un Shy Guy con maza

    Un Shy Guy con maza es un enemigo utilizado en los juegos de la saga de Yoshi. Encontrado generalmente dentro de castillos, este Shy Guy posee una maza con la que gira su cuerpo. Su ataque alcanza varios metros, pero si el Shy Guy es derrotado, su maza desaparecerá.
  • 300px-J G Trautmann Das brennende Troja

    Una representación artística de la Guerra de Troya

    Este corto temporal resume uno de los hechos ocurridos durante la Guerra de Troya. Esta guerra se produjo entre una colonia Griega y Troya entre los siglos XIII y XII a.C. El Caballo de Troya (utilizado por los griegos para penetrar las murallas de Troya con facilidad) no está demostrado que realmente exista, sino que se considera un mito y una creación de antiguos autores en sus obras literarias. La guerra acabó con la victoria del pueblo atacante y con el saqueo de Troya y la expulsión de muchos de los habitantes que vivían en la ciudad.
  • Papercraft Megacrinkle Goomba

    El Cartoñeco de Kroya

    Algunos personajes de este episodio se asemejan con otros de la antigua Grecia. Así, Kammydita, diosa de la belleza, el amor y el deseo es una parodia de la diosa griega del Olimpo Afrodita. También el rey Adriano es una parodia de Príamo, rey de Troya durante la mencionada guerra. Y además el Cartoñeco de Kroya es una parodia del Caballo de Troya.
  • Kammy
    En cierto momento del episodio, Kammydita dice la siguiente frase:

Kammydita. Porque no podemos poneros las cosas fáciles. Si no todo sería coser y cantar y no habría conflictos, no habría guerras...

La frase hecha "coser y cantar" tiene una gran relación con una de las principales características de Kammy Koopa: el canto.

  • 85px-Unknown Goomba
    En otro momento del episodio, Goombilemo dice la siguiente frase:

- Goombilemo. Cuando el enemigo deje el regalo dentro de sus murallas y se confíe, saldremos nosotros de nuestro escondite y arderá Troya.

La frase hecha "arderá Troya" hace referencia al mítico lugar sobre el que se basa esta historia.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.