FANDOM


Resumen

Superar a Mario no es nada fácil. Bueno, ¿es incluso posible? El Trío de Élite se atreverá a retar al héroe del Reino Champiñón a una partida de Mario Party. No, no están locos... O tal vez un poco, pero saben lo que hacen.

(En un gran centro comercial, se encuentra el Trío de Élite jugando a un juego con una consola)

- Goombilón. ¡Hala, Guydo! Has perdido otra vez...

- Guydo. Mira... Es que yo no entiendo qué hace un erizo azul pegando botes contra un tipejo gordo.


- Paratroopi. Tío, esas cosas no tienen importancia. Es como si te pones a pensar qué hace un fontanero luchando contra tortugas para salvar a una princesa... (se queda el Trío de Élite parado) Eso que he dicho me suena de algo...


- Mario. ¡Hombre! Pero si es el equipo favorito de Bowser...


- Goombilón. ¡Hombre! Mario, ¿qué haces aquí? ¿No deberías estar limpiando tuberías?


- Mario. (Se enfada) Veo que sigues teniendo la lengua muy larga, Recluta Goombilón.


- Goombilón. Ya, es lo que tiene ser gracioso, que nunca se acaba.


- Mario. (Se pone en frente de ellos) Hmmm... Con que habéis jugado al Sonic, ¿eh? Y no habéis superado ni el primer nivel. Qué vergüenza, ja, ja...


- Paratroopi. Cállate.


- Guydo. Ya que te crees tan listo, ¿por qué no lo intentas tú?


(Un cuarto de hora después, Mario suelta feliz la máquina, frente a los boquiabiertos secuaces)

- Mario. ¡Sí! Superé el récord del juego. (Se separa de la máquina) Qué, habéis flipado, ¿eh?

- Goombilón. Lo que pasa es que has tenido suerte...


- Mario. Sí, claro, como cuando os derroto siempre.


- Guydo. Se acabó, Mario, me has cansado. ¡Te retamos a una partida! (Le miran sus amigos y Mario)


- Mario. ¿De qué?


- Guydo. ¡Pues de Mario Par...! (Paratroopi tapa la boca de la máscara de Guydo con las manos y Goombilón salta encima de su cabeza)


- Mario. Oh, vale, está bien. Juguemos al Mario Party, je, je... Os dejo elegir día y lugar.


- Guydo. (Se quita las manos de Paratroopi de encima) Mañana en las extensas praderas del Lago Migraña. ¿Qué te parece?


- Mario. Pues que os voy a derrotar sólo con un chasquido de dedos... Venga, hasta entonces. Ja, ja, ja... (Mario se va del lugar)


- Paratroopi. Guydo, ¿eres tonto?


- Guydo. ¿Por qué?


- Goombilón. ¡¿Pero es que no lo ves?! Acabas de retar a Mario a un Mario Party.


- Guydo. Ah... sí... eso...


- Paratroopi. ¿Cómo que “Ah... sí... eso...”?


- Guydo. Vale, sí, acabo de proponer una estupidez...


- Goombilón. Pero una muy gorda...


- Guydo. Se me ha ocurrido algo ya que no podemos echarnos para atrás... Seguidme, chicos... (Se van del lugar)


______________________________________________________________________

(En la sala de Kamek, se encuentra el Trío de Élite y Kamek)

- Kamek. ¿Qué qué? ¿Queréis que amañe vuestra partiducha de Mario Party?

- Guydo. Por tercera vez, Kamek. Sí...


- Kamek. Yo estoy muy ocupado últimamente...


- Paratroopi. No, Kamek, tú raramente estás muy ocupado siempre...


- Kamek. Hmmm... ¿Qué insinúas?


- Guydo. Nada, no insinúa nada. Sólo queremos que asistas a la partida y que nos pases por alto faltas... Ya sabes...


- Kamek. No os prometo victoria, pero como se entere Mario, no salís vivos...


______________________________________________________________________

(En la sala de Korokoopa, se encuentra el Trío de Élite y Ratónito)

- Korokoopa. ¿Amañar la partida?

- Guydo. Exacto.


- Korokoopa. ¿Y qué queréis que haga exactamente?


- Guydo. Hay un sistema informático que controla el mantenimiento de la partida. ¿Tú no tenías unos estudios en informática?


- Korokoopa. ¿Queréis que me metaen el sistemay os haga fácil el juego? Bueno, podría hacerlo perfectamente... Pero, ¿qué recibo a cambio?


- Paratroopi. Eh... Esto... ¿Una amistad para toda la vida?


- Korokoopa. Ugh, no, gracias. Intentadlo de nuevo.


- Goombilón. Si aceptas trabajar con nosotros... Hmmm... No tendrás una amistad con nosotros para toda la vida.


- Korokoopa. Mira, simplementelo haré para queme debáis una y me dejéis en paz...


- Paratroopi. Jo, vaya coincidencia. Todos se prestan a ayudarnos y dan siempre la misma respuesta.


- Korokoopa. (Se lleva la mano a la cabeza) ¿Por qué será...?


______________________________________________________________________

(Al día siguiente, se encuentran montados en un coche Mario y el Trío de Élite. A lo largo del recorrido por el Lago Migraña hay muchos Toads, Goombas y Koopas con banderas con el símbolo de Bowser, otras con el símbolo de Mario. Kamek está cerca del coche. Por otra parte, hay dos Toads que se encargan del sistema informático. De repente, entran Korokoopa y Ratónito sin decir nada)

- Toad informático. (Dice sin darse la vuelta) Todavía no ha terminado nuestro tur... (Korokoopa le pone un pañuelo con somnífero al Toad, y Ratónito hace lo mismo con el otro Toad, y los dejan en el suelo inconscientes)

- Korokoopa. (Poniéndose a teclear) Bien, vamos a ver si los dos añosque estudié de informática sirven de algo.


- Ratónito. ¿Qué piensas hacer para ayudar al trío?


- Korokoopa. El Trío de Élite va a ver lo que es sacar un buen número en el dado, je, je...


(Mientras tanto, en el lugar de salida, llegan Lakitus reporteros y cámaras grabando el juego. Kamek se pone en frente del coche)


- Kamek. Bueno, empecemos de una vez. Dado que el árbitro se ha dado de baja por... ejem, ejem... Bueno, que yo le sustituyo. Antes de nada vamos a ver quien comienza a jugar en el espectacular tablero a escala real de Mario Party. Como véis, vais todos juntos, como en el Mario Party 9.


- Mario. Kamek, ve al grano, que te pierdes.


- Kamek. Venga... (alza la varita, y salen dos dados enormes. Cada uno se coloca encima de cada equipo. Mario golpea el suyo. Saca un 9. El Trío de Élite, asustado, decide golpear el dado tras esperar unos inquietantes segundos. Finalmente lo golpea, y saca un 2. Goombilón lehace un gesto a Kamek para que les ayude) Eh... Esto... El tiro no ha valido. (Los Toads empiezan a agitarse y quejarse)


- Mario. ¡¿Cómo que no ha valido?!


- Kamek. Los equipos deben lanzar los dados a la vez. Así lo dicen... hmm... las reglas... (Los dosequipos lanzan los dados a la vez, y esta vez el Trío queda por encima de Mario)


- Mario. Oh, ¡venga ya!


- Kamek. El Trío de Élite comienza a tirar. (El Trío de Élite lanza el dado gigante al suelo, y la cara que hay que ver, está borrosa. De repente, aparecen unos cuadraditos que empiezan a cambiar) ¿Qué es eso?


- Guydo. (Susurra a Goombilón y Paratroopi) Ahora viene lo bueno... (De repente, la borrosidad desaparece, y se puede ver el número nítidamente. Todo el mundo se queda patidifuso)


- Kamek. Por el amo Bowser... ¡Ahí pone 1396!


- Mario. Oye, esto debe de ser una broma. Esto está amañado o algo. (Empieza a sonar un ruido constante mientras se agita el coche)


- Paratroopi. ¿Alguien más oye eso? (Mario se asoma a la parte trasera del coche, al igual que Guydo, y ven que del tubo de escape sale fuego)


- Mario. ¡¡Ostras!!


- Guydo. ¡¡Todos agarraos a lo que podáiiiiiissss!! (Del tubo de escape sale una llamarada de varios metros de longitud, y el coche sale disparado hacia la casilla 1396, si existe. El Trío de Élite va recolectando trozos blancos de estrella contados por decenas. El coche cruza una rampa bastante empinada y sale volando por los aires hasta perderse en el cielo, ante los boquiabiertos espectadores)


- Kamek. (Casi sin palabras) Pero... ¿a dónde leches se han ido?


______________________________________________________________________

(En el Castillo de Peach, en la sala del reloj gigante, se encuentran desayunando Peach y el Maestro Kinopio)

- Peach. Oye, Maestro Kinopio. ¿No es raro que no haya venido Mario hoy?

- Maestro Kinopio. Me dijo que hoy tenía que asistir a una partida de Mario Party, creo.


- Peach. ¡¿Qué?! ¿Y no me avisas? Vamos, todavía podemos ir a verle. (Se queda parada al escuchar gritos que van aumentando de tono) ¿Oyes eso? (De repente, el coche en el que van Mario y el Trío de Élite atraviesa la pared del castillo, destrozan el reloj, y en pleno vuelo atraviesan la otra pared del castillo)


- Maestro Kinopio. Ale, ya le has visto. Volvamos al desayuno.


______________________________________________________________________

(Un minuto después, el coche para por fin en una de las casillas de la zona de juego, cerca del castillo final. Todos esperan a que lleguen Kamek, el Toad de los minijuegos y varios Lakitus reporteros con sus respectivos cámaras)

- Kamek. En teoría tenían un número lo suficientemente alto como para dar varias vueltas enteras al campo de juego. Debe de ser que aquí estaba la última casilla del dado... En fin, que continue la partida.

- Toad minijueguero. ¡Habéis caído en una casilla de minijuego! (Saca una tabla) Vamos a ver qué minijuego sale... (aparece una flechita amarilla que señala un minijuego y que va variando rápidamente hasta que va disminuyendo la velocidad. Kamek usa su magia cuando nadie le ve para escoger uno de los minijuegos) ¡Ya tenemos minijuego! (Todos salen del coche y se dirigen a una sala cerrada, y se separan dos grupos, el de Mario y el de el Trío de Élite y Kamek)


- Kamek. A ver, chicos, he escogido el minijuego que os otorga más ventaja. Se llama El cazamonedas, y como pensaréis, consiste en recoger el mayor número de monedas. Vosotros sois tres y él uno. ¿Lo veis?


- Goombilón. ¡Perfecto! Pero sólo tengo una pregunta.

- Kamek. Dispara.


- Paratroopi. ¡¿Disparos?! ¡¡Todos a cubierto!! (Se tira al suelo y se mete en su caparazón)


- Kamek. Eh... ¿Qué querías, Goombilón?


- Goombilón. ¿De qué nos servirán tres fragmentos de estrella, si a dos casillas nos espera el final?


- Kamek. No está mal que dejéis a Mario en el peor puesto... ¿No creéis? Venga, que os esperan...


______________________________________________________________________

(Una vez Mario y el Trío de Élite junto con el Toad, llegan muchos espectadores corriendo)

- Toad. Bueno, ya os he explicado las reglas. El juego comienza en tres, dos, uno... ¡Ya! (Empiezan a caer monedas del techo. El Trío de Élite va ganando)

- Mario. ¡Eh! ¡Esto no es justo!


- Guydo. Cállate, fontanerucho... (Empiezan a caer Rocas Picudas y mini Rocas Picudas. Mario se enfada, coge un mini Roca Picuda y da de una vez a Paratroopi y Guydo. Pierden muchísimas monedas, y las coge Mario)


- Goombilón. ¡Oh, no! ¡Kamek! ¡¡Haz algo!!


- Kamek. Eh... Vale. ¡Eh, tú! (Se refiere a Mario) ¡Cómo te atreves a pegar a mis secuaces! ¡Sólo yo y el amo Bowser lo podemos hacer! (Se acerca a Mario y se miran mutuamente con mirada retadora, mientras el Trío de Élite sigue recogiendo monedas)


- Mario. Kamek, me estás empezando a cabrear. Ya sabes cómo puedes acabar si me enfadas, ¿no?


- Kamek. Sí, acabaré muy agusto cuando por fin haga esto... (se pone a luchar contra Mario. El Toad llega al lugar y les mira)


- Toad. ¡Seguridad! ¡Seguridad!


- Goombilón. Tú cállate, ¡champiñón! (Se pone a pelear con el Toad minijueguero también)


______________________________________________________________________

(Tiempo después, vuelven al coche Mario y el Trío de Élite, muy intranquilos, nerviosos y furiosos entre cada equipo. Kamek y el Toad salen de la sala un poco heridos)

- Toad. ¡La próxima vez que vuelva a ocurrir esto se suspende el juego!

- Goombilón. Sí, claro, con lo poco que nos queda...


- Toad. (Hace como que no le ha oído) Bueno... Eh... Es el turno de Mario... (Sobre Mario aparece un dado flotante grande. Mientras tanto, en la base informática...)


- Korokoopa. Je, je, Mario. Esta va por ti... (Empieza a teclear en el ordenador)


(En ese mismo momento, Mario golpea el dado por debajo. Eldado vuela un poco, y de repente se para en el aire. De los cuadrados perfectos aparecen agujeros, y empiezan a salir Bob-Ombs y bolas de fuego. El Trío de Élite se esconde bajo el coche, impidiendo a Mario esconderse, y este se ve obligado a esquivar como puede las decenas de explosiones, hasta que el dado cae al suelo y sale el número cero)


- Mario. ¡¿Qué?! ¡Pero si este no era el dado lento!


- Toad minijueguero. Aquí algo no va bien...


- Guydo. (Coge el walkie-talkie en secreto) Aquí el Guy de los bosques. Cambio.


- Korokoopa. (Con otro walkie-talkie, en la base informática) Aquí el Koopa info, te recibo. Cambio.


- Guydo. Córtate un poco, que Mario y el Toad de los minijuegos se están mosqueando. Cambio y corto. (Guarda el walkie-talkie)


- Korokoopa. (Hablando con Ratónito) A mí me parece sorprendente que ahora se estén mosqueando.


- Ratónito. Si no fuera porque en un solo tiro se han recorrido todo el Reino Champiñón, me extrañaría...


(Mientras tanto, en el campo de juego...)

- Kamek. Es el turno del Trío de Élite. (El Trío de Élite lanza el dado al suelo y saca el número 4. Por fin llegan a la meta, el castillo final. Aparece Bowser Jr)

- Bowser Jr. ¡Ji, ji! Veo que habéis llegado hasta aquí bastante rápido. Venga, escoged el jefe que queráis.


- Kamek. (Susurra a Guydo) El jardín de Floruga, venga...


- Guydo. ¡El jardín de Floruga!


- Bowser Jr. ¡Magnífica elección! ¡Todos a sus puestos!


(Se vuelven a agrupar Kamek y el Trío de Élite y Mario y el Toad de los minijuegos)

- Kamek. Bien, este es el plan. He conseguido convencer a Floruga para que sólo ataque a Mario. Este juego del jefe es un poco distinto al original. Sólo hay que esquivar a Floruga un tiempo determinado. Venga, id al campo y haced como que esquiváis a Floruga.

(Kamek da la señal de comienzo de la partida. Todos se colocan en diferentes partes del jardín, y llega Floruga. Al ver a Mario comienza a perseguirle. Cuando han pasado 20 segundos...)


- Mario. (Jadeando mientras corre) ¡Por qué no para de seguirme! (Ve que Goombilón se ríe y se acerca hacia él. Al ver a Floruga los dos salen corriendo en diferentes direcciones, pero sigue persiguiendo a Mario la gran oruga enfadada. Mientras tanto, Kamek ve que Guydo ha dejado su walkie-talkie en una mesa cercana a él. Oye que suena algo y lo coge)


- Korokoopa. Aquí Koopa info. ¿Me recibes Guy de los bosques? He terminado de meterme en el sistema informático. Que tengas buena suerte. Cambio y corto.


- Kamek. Pero serán malditos... (Suelta el walkie-talkie, se mete en el campo de juego y mira a Guydo) ¡Tú!


- Guydo. ¿Yo qué?


- Kamek. ¡Pensabas que no me iba a enterar, ¿eh?! Ahora te vas a enterar por desconfiar de tu superior... (Empieza a pelear con Guydo. Mientras tanto, en el otro lado del campo, se encuentran Paratroopi y Goombilón)


- Paratroopi. ¡Guydo! ¡Aguanta! ¡Si es que no debería haberse llevado el walkie-talkie! Korokoopa sabía ceñirse al plan... (Mario le escucha mientras despista a Floruga y se les queda mirando)


- Goombilón. ¡Pero cállate idiota!


- Mario. Osea, con que habíais amañado el juego, y encima el doble... Si creíais que ibais a salir ilesos, estáis muy equivocados. (Mario se pone a correr en dirección a Goombilón y Paratroopi y estos huyen de él asustados)


- Toad minijueguero. Mira, yo dimito. Esto no hay quien lo aguante.

- Bowser Jr. Hmmm... Ver tanta pelea me da envidia… Ven aquí, Toad… (Se ponen a pelear Toad y Bowser Jr. también. El sol se encuentra justo encima del reino, y es casi a hora de comer)


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.