FANDOM


Halloween H 9
Este episodio fue escrito para Halloween (aunque no coincidan las fechas)



Resumen

Una misteriosa culebra ha llegado al castillo. Ésta está causando cambios bruscos de comportamiento en los secuaces del castillo. ¿Supondrá esto un problema en el día a día de los protagonistas en el castillo?

Esta historia de miedo mezclará el miedo con momentos algo cómicos.

Músicas

Máquina atención Es recomendable que abras estas páginas en otras pestañas

1. https://www.youtube.com/watch?v=KskWp1uSpms (Canción de introducción)

2. https://youtu.be/Z8jCoQKaTxM (Canción del final del epílogo)

Intro LTS Temp.5. Blooper

(En el laboratorio del castillo por la mañana, todo está tranquilo, las luces apagadas. Abre la puerta de entrada Spiriny con una llave y la cierra tras entrar con la llave. Enciende las luces)

- Spiriny. Cómo se nota que nadie trabaja aquí desde hace semanas... A ver cuándo vuelven los científicos de sus vacaciones. (Avanza unos pasos y ve unas probetas tiradas por el suelo) Madre mía, vaya estropicio... (oye algo al fondo de la sala) ¡¿Ho-hola?! ¿Hay alguien ahí? (No recibe respuesta y se pone nervioso) E-estoy muy loco, ¿eh? Sal antes de que haga algo de lo que pueda arrepentirme. (Nada ocurre) Tal vez sea imaginación mía... (avanza otros pasos más y ve una culebra subida en una de las mesas)

- ???. Grrr...

- Spiriny. Uh, todo este escándalo por un simple bicho.

- ???. (Mira a Spiriny y saca dos colmillos grandes de su boca) ¡Groar!

- Spiriny. ¡Ahhh! (La culebra se introduce en la boca de Spiriny. Este intenta escupirla, sin conseguirlo) Oh... ¡Ah! ¡Socorro! ¡Soc...! (Pierde el conocimiento y cae al suelo. En ese momento, la culebra sale de su boca y mira la sala que le rodea y observa en lo alto de una de las paredes un conducto de ventilación)


(Música 1)

Diálogo

(En la sala de Kamek, una semana después, entra el Trío de Élite)

- Guydo. Buenos días, jefe Kamek. ¿Nos había llamado?

- Kamek. En efecto.

- Goombilón. ¿Qué misión nos tienes encomendada para hoy?

- Kamek. Esta vez va a ser algo diferente a lo que soléis hacer, y no, no me refiero a vaguear como hacéis de costumbre...

- Paratroopi. ¿De qué se trata?

- Kamek. Tenéis que buscar a un secuaz.

- Guydo. ¿Vamos a hacer de detectives? ¡Genial!

- Paratroopi. Un momento, ¿no se debería encargar Spiriny de esto?

- Kamek. Sí, en teoría, pero es que es él a quien tenéis que buscar.

- Goombilón. ¿Spiriny ha desaparecido?

- Kamek. Me temo que sí.

- Guydo. Conociendo a Spiriny, tal vez se haya marchado de vacaciones junto con los científicos.

- Kamek. Para nada. Envié una patrulla a la Isla Almohada para comprobarlo y nadie sabe nada de él. Por eso quiero que vosotros os ocupéis de su búsqueda.

- Goombilón. Esperamos encontrarle lo antes posible.

- Kamek. Encontradle vivo, por favor. Hace una gran labor de investigación para el castillo.

- Paratroopi. Ah, ¿sí? Pues yo no he notado nada... (todos miran a Paratroopi) ¿Qué?

- Kamek. Mirad, he pensado que voy a hacer una reunión para comunicar a los secuaces importantes la desaparición de Spiriny. Id avisando a la gente.

...............................................................................................................................

(Un cuarto de hora después, se encuentran en la sala de reuniones Kamek, Ratónito, Bombazulina, el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Don Huesito, Fuzzya y Popkey)

- Kamek. (Ve que todos están hablando) Silencio, ¡silencio! (Todos se callan) En esta reunión, en la que Bowser no puede estar presente, tengo que informar de algo importante.

- Korokoopa. ¿Qué lo ocurre a Bowser? Perderse una reunión de estas no es propio de él.

- Kamek. Se encuentra con fiebre. Está en su sala real perfectamente cuidado.

- Kaproopa. Andá, pues como mi hermano Korokoopa.

- Korokoopa. Shhh.

- Ratónito. ¿Tienes fiebre? A ver si nos vas a pegar un virus o algo.

- Korokoopa. (Con mucosidad) No creo que sea contagioso.

- Ratónito. ¿Eres médico?

- Korokoopa. No.

- Ratónito. Pues no me fío.

(El Trío de Élite se aleja de Korokoopa)

- Korokoopa. Oye, que esto no es una enfermedad mortal, espero... Será una simple gripe como mucho. (Estornuda, poniéndose la mano en frente de su boca. Esto revela unos rasguños en su mano)

- Don Huesito. ¿Qué te ha pasado en la mano?

- Korokoopa. (Se mira la mano) Ah, nada importante. Una de estas mañanas, cuando volvía de dar mi paseo, me encontré cerca del castillo un Malarrama un poco extraño y me atacó. Pero yo le reduje a ramas rotas con mi increíble fuerza.

- Kaproopa. (Le susurra riéndose a Bombazulina) Di que vinieron varios Koopatrulleros a ayudarle...

- Kamek. En fin, ¿vamos a hablar de la herida de Korokoopa o de lo que tengo que contar?

- Ratónito. No se sabe muy bien. Yo diría que dijeras ya qué tienes que contar.

- Kamek. Spiriny ha desaparecido. Punto y final. (Todos se sorprenden)

- Fuzzya. ¿Y lo dices así de tranquilo? Qué insensible.

- Kamek. Sois vosotros los que me quitáis la sensibilidad. A ver, os quería decir que si sabéis o descubrís algo sobre él, nos lo digáis a mí o al Trío de Élite, encargados de su búsqueda. (El Trío de Élite saluda a todo el mundo)

- Korokoopa. Kamek, ¿en serio has puesto a esos tres al mando de la búsqueda? En fin, demos a Spiriny por muerto ya...

- Guydo. Oye, que tan mal no lo hacemos.

- Kamek. (Diciendo en tono bajo) Se va a montar pronto otra discusión... (habla en alto) ¡se suspende la reunión! Todo el mundo a su casa. (Todos se van levantando lentamente. Kamek mira al Trío de Élite) Y vosotros id a buscar a Spiriny)

_______________________________________________________________

(Una hora después, el Trío de Élite está en su habitación pensando)

- Goombilón. A ver, si fuéramos un Pinchón, ¿a dónde iríamos?

- Paratroopi. ¿A... las Dunas Duales?

- Guydo. Chicos, tened en cuenta que le han secuestrado. Pensar dónde podría estar no nos sirve de mucho.

- Goombilón. Pero, ¿cómo sabemos que le han secuestrado y no se ha ido del castillo por su propia cuenta?

- Guydo. Porque lo dice Kamek, y él es el que nos paga. Así que debemos seguir sus puntos. ¿Entendido?

- Paratroopi. Hay que buscar pistas sobre qué podría haberleocurrido a Spiriny. Y seguro que, si hay algo que encontrar, lo encontraremos en este castillo.

- Guydo. Correcto. Nuestro deber es ponernos a buscar cualquier cosa que se relacione con Spiriny. No sé... una lupa o algo.

- Goombilón. (Dice irónicamente) ¡Oh! Y cuando encontremos esa lupa, la mente se nos iluminará y descubriremos dónde está.

- Guydo. Recluta Goombilón, cuidado. (El Trío de Élite sale de la habitación)

...............................................................................................................................

(Por otra parte, Kaproopa camina por un pasillo largo mientras habla con ella misma en alto)

- Kaproopa. (Mirando un medicamento que sostiene en su mano mientras camina) Aquí traigo la medicinita para mi hermanito... A ver si se cura pronto... (se queda pensativa) ¿Y yo por qué hablo en alto? (Deja de hablar y sigue caminando. De repente, ve a apenas unos pocos pasos a un Hermano Martillo infectado. En su caparazón hay manchas de sangre, y su piel está pálida. Sus ropas siguen siendo igual de coloridas que las de un Hermano Martillo sano. Kaproopa se queda mirando al infectado)

- Hermano Martillo. Grr...

- Kaproopa. Eh... Hola, buenos días. (Mira su brazo derecho, con marcas de mordeduras) ¡Madre mía! ¿Quién te ha hecho eso?

- Hermano Martillo. (Suelta el martilloque llevaba en su mano y se abalanza sobre Kaproopa) ¡Groaar!

- Kaproopa. (Cae al suelo junto con el infectado) ¡¡Ahhh!! ¡Ayuda! ¡Socorro! (Alguien coge el martillo del infectado y le golpea en la cabeza. Resulta ser Paratroopi)

- Paratroopi. ¡Kaproopa! (Se arrodilla e intenta levantar a Kaproopa. Tras hacerlo, dice...) ¿Qué ha ocurrido?

- Kaproopa. Ese Hermano Martillo ha intentado atacarme. (Señala al Hermano Martillo infectado, que se pone de nuevo en pie)

- Paratroopi. Deja, yo me ocupo. (Paratroopi le lanza a la cabeza el martillo, se esconde en su caparazón alado y se impulsa hacia el infectado. Los numerosos golpes le dejan fuera de combate, haciendo que desaparezca dejando monedas)

- Kaproopa. Muchas gracias por salvarme, Cabo Paratroopi. (Le da un beso en la mejilla)

- Paratroopi. (Se sonroja) Caray, ahora sé lo que siente Mario. Ya entiendo por qué tiene el valor necesario para entrar en este castillo. (Kaproopa se ríe) En fin, tengo que seguir trabajando. Cualquier problema, avísame.

- Kaproopa. Gracias de nuevo. (Cada uno se va por un lado)

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, el Sargento Guydo y Goombilón caminan por uno de los pasillos del sótano del castillo. Guydo sostiene mientras camina una Nintendo DS)

- Goombilón. ¿Podrías centrarte en buscar a Spiriny? Me pones muy nervioso.

- Guydo. (Agitando la consola) ¡Uy! Casi me matan.

- Goombilón. ¿Me estás escuchando?

- Guydo. Sí, sí. Dices algo de que Spiriny debe de estar muy nervioso.

- Goombilón. ¡¡No!! ¡Apaga eso ya!

- Guydo. ¡Ni de broma! He estado todo el día jugando para llegar al final.

- Goombilón. Pero si la consola la sacaste hace cinco minutos, mentiroso. Será mejor que nos centremos en buscar pistas.

- Guydo. Oye, yo las busco a mi manera, no te quejes.

- Goombilón. (Frustrado) Vaya pena de detective estás hecho.

- Guydo. Lo que pasa es que te da envidia el que yo tenga brazos y pueda jugar.

- Goombilón. Dejemos esta conversación absurda, ¿quieres?

- Guydo. Eso, eso. Y ponte a buscar pistas para aprovechar el tiempo. (Goombilón enfurece)

- Goombilón. (Observa el suelo y ve una mancha de sangre) ¡Pista! ¡Pista!

- Guydo. ¿Dónde?

- Goombilón. En el suelo. Hay una mancha de sangre.

- Guydo. Oh, oh... (Se fija en la mancha) Tiene pinta de ser fresca. Probablemente no sea de Spiriny.

- Goombilón. Entonces, ¿de quién es? (Se oyen ruidos al fondo del pasillo. Goombilón se pone detrás de Guydo) A-a-anda. Ve tú a ver qué son esos ruidos...

- Guydo. (Se coloca detrás de Goombilón) Uh, qué despiste. Sin darme cuenta me he puesto detrás de ti. Ve tú a ver ya que estás más cerca.

- Goombilón. (Vuelve en sí) Está bien, iré yo. Total, es una gotita de sangre. Tal vez alguien se haya cortado y todo esto sea una graciosa casualidad. (Camina seguido por detrás de Guydo hasta el final del pasillo. Se asoma por una pared para ver lo que ocurre en la continuación de este pasillo y ve más sangre. Guydo intercambia su posición con la de Goombilón y mira también la sangre)

- Guydo. (Preocupado) Como sea esto casualidad, me da a mí que graciosa no es...

- Goombilón. ¿Ves algo más?

- Guydo. No, no veo... (para de hablar en seco y queda paralizado)

- Goombilón. Guydo, ¿qué te ocurre?

- Guydo. La madre de... mira eso, Goombilón. (Goombilón se asoma también y ve al final del pasillo un Koopatrullero infectado mordiendo a un Koopa que está tendido en el suelo)

- Goombilón. ¿S-se... se lo está... comiendo?

- Guydo. Eso parece... (dice irónicamente) O eso o le está haciendo un análisis profundo de sangre.

- Goombilón. Hay que avisar a Kamek cuanto antes. Hay un demente suelto en el castillo. (El Koopa abre los ojos, infectado, y se levanta lentamente. Goombilón y Guydo quedan boquiabiertos)

- Guydo. ¡¿Esto qué clase de broma es?! Ese tío se está levantando.

- Goombilón. No sé, pero yo tengo mucho miedo. Vámonos de aquí.

- Guydo. Ni que fuera Halloween. (El Koopa infectado mira a Guydo y a Goombilón y se pone a caminar en dirección a ellos) Oye, basta ya de bromas, no me das miedo.

- Goombilón. Guydo, vámonos, a ver si va a ser de verdad... (intenta arrastrarle con la boca)

- Guydo. ¿De verdad? Pero si se nota que la sangre es pintura... Ese Koopa está fingiendo claramente.

- Goombilón. Guydo, como no nos vayamos, dejo de ser tu amigo.

- Guydo. Estás pesado, ¿eh? Venga, vámonos... (Goombilón y Guydo abandonan apresurados la escena)

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en la habitación real de Bowser, Kamek está tomando la temperatura de Bowser con un termómetro digital)

- Bowser. (En la cama, arropado por una manta decorada, débil) ¿Qué tal estoy, Kamek?

- Kamek. Puf. Siento decir que su Malignidad no baja de los 40º de fiebre. Hay que intentar bajarla cuanto antes.

- Bowser. Me siento fatal... ¿Cómo puede ser que alguien fuerte como yo haya caído en esta debilidad?

- Kamek. Seguramente la gripe, que es también malvada como usted.

(Entran Guydo y Goombilón)

- Guydo y Goombilón. ¡¡Amo Bowser, jefe Kamek!!

- Bowser. Argh... Os he dicho mil veces que llaméis antes de entrar... No tengo fuerzas ni para lanzaros algo... (mira una lámpara que está a su alcance) Bueno, sí. (Coge la lámpara y se la lanza a Guydo. Este la esquiva. Entra en ese momento Paratroopi)

- Paratroopi. ¡Amo!

- Bowser. Genial, el que faltaba. ¿Por qué venís tan nerviosos?

- Guydo y Goombilón. Nosotros hemos visto algo escalofriante.

- Paratroopi. Y a mi chica la ha atacado un Hermano Martillo.

- Kamek. ¿Y qué ha sido de él?

- Paratroopi. Le he derrotado con toda mi furia. Aquí están sus pertenencias. (Enseña unas monedas)

- Bowser. Pertenencias confiscadas. Ahora pertenecen al castillo. (Aparecen dos Boo Guys que se llevan las monedas)

- Paratroopi. Si lo sé no digo nada... En fin, quería exigir que aumente la seguridad en el castillo. Mi Kaproopa ha estado a punto de morir.

- Bowser. Sí, sí. Tú exige todo lo que quieras, pero yo no pienso pagar nada.

- Kamek. Goombilón y Guydo, hablad. ¿Qué habéis visto tan “escalofriante”?

...............................................................................................................................

(Dos minutos después de haber contado la historia, Kamek está sorprendido)

- Kamek. Eh... ¿Acaso me tomáis el pelo?

- Goombilón. No, jefe Kamek. Es lo que vieron nuestros ojos.

- Kamek. A ver si me he enterado bien. ¿Un Koopatrullero se estaba merendando a un Koopa mientras lo espiábais, y el cadáver de ese Koopa se ha levantado solito y os ha perseguido?

- Guydo. Cierto.

- Kamek. Mi único consejo es que vayáis a un oculista. Os lo pago yo si es preciso.

- Goombilón. Pero Kamek, estamos segurísimos de que vimos eso.

- Kamek. Pues eso no tiene sentido. Es imposible que los muertos vuelvan a la vida. ¿Entiendes? Y ahora a trabajar.

- Guydo. Tú deberías creernos. No te queremos engañar para nada.

- Kamek. Y vosotros deberíais poneros a buscar a Spiriny, que está desaparecido y que es algo de lo que sí estamos seguros.

- Guydo. ¿Y si se lo han comido?

- Kamek. ... No hay pruebas que lo demuestren. Dame algo fiable.

- Goombilón. Kamek, algo raro está pasando en este castillo. La gente se está volviendo muy agresiva por lo que hemos visto.

- Kamek. Pues yo hasta ahora no he recibido quejas de nadie. Todo parece normal.

- Guydo. ¿Que no has recibido quejas de nadie? ¡Si nosotros lo estamos haciendo ahora mismo!

- Kamek. Sí, pero os estáis quejando de cosas que no tienen sentido.

- Guydo. Está bien. Si crees que nos lo estamos inventando, acompáñanos a la escena del crimen.

- Kamek. Ahora no puedo. Tengo que cuidar del amo Bowser.

- Bowser. Kamek, ve. Yo me encuentro mejor.

- Kamek. ¿Seguro? (Bowser asiente) Vamos para allá entonces.

...............................................................................................................................

(Minutos después, Kamek y el Trío de Élite observan la sala parcialmente escondida del sótano. No hay nada excepto ciertas manchas de sangre)

- Kamek. Bueno, ¿y dónde está esa escena tan macabra que vísteis? No veo ningún zombi por aquí. ¿Alguien lo ve?

- Guydo. Kamek, no te cachondees. Mira la sangre que hay por ahí.

- Kamek. Podría ser sangre, claro. Pero también podría tratarse de... yo qué sé. Pintura roja oscura.

- Goombilón. ¿Pintura roja oscura? ¿Qué idiotez es esa?

- Kamek. Goombilón, modera tu lenguaje.

- Goombilón. Te empeñas en ponerte una benda para no ver lo que hay en realidad.

- Kamek. A ver, no digo que no haya ocurrido aquí alguna pelea o algo. Pero de ahí a creerme que los muertos resucitan...

- Guydo. Si vieras lo que nosotros hemos visto...

- Kamek. Tengo que volver al trabajo. Lo siento mucho, pero sólo me encargaré de intentar buscar al culpable que ha producido todo esto. Adiós. (Alza su varita y desaparece mágicamente del lugar)

- Paratroopi. Otra vez parece que Kamek pasa de nosotros.

- Goombilón. Es que tiene razón. Las cosas que le estamos contando no tienen ningún sentido.

- Guydo. Si ya lo decía yo. Lo que vimos ayer era la broma de un par de graciosos.

- Goombilón. ¿Tú crees?

- Guydo. Por supuesto. Y ahora, volvamos a buscar pistas sobre la desaparición de Spiriny.

(El Trío de Élite se va del lugar a buscar más pistas)

_______________________________________________________________

(Ese mismo día, por la noche, todo está muy oscuro. Kamek duerme tranquilamente en su habitación, pero se despierta. Intenta dormir, pero ahora no tiene sueño)

- Kamek. (Se levanta de la cama) Ah... Haré algo para distraerme, ¿pero qué? (Se queda pensativo un momento) ¡Ajá! Algo para distraer la mente...

...............................................................................................................................

(En el pasillo escondido del sótano anterior, Kamek camina con una linterna apagada en mano)

- Kamek. Caray, por aquí no hay tanta luz... (enciende la linterna y se sumerge en la oscuridad. Empieza a iluminar diversas zonas y ve varias manchas de sangre) Madre mía. Esto no estaba antes aquí... (ve que algo se mueve al fondo de la sala) ¡Uh! ¡Eh! Te he pillado. Sal sin hacer nada o te arrepentirás. (Nada ocurre) Está bien. Si no vienes tú, iré yo. (Alza la varita con su otra mano y se prepara para atacar mientras avanza dando lentos pasos)

- ???. Grrr...

- Kamek. Muéstrate. (Apunta con la linterna al ser y ve una culebra. Esta, al ver la luz, se dirige hacia Kamek y es golpeado por su varita. La culebra muere al instante) Me parece que ya he encontrado al responsable de todo esto. (Escucha varios golpes cercanos) Uh, ¿alguien más quiere probar la magia de Kamek? (Sale del pasillo y se dirige hacia donde se producen los ruidos. Es la puerta de entrada al laboratorio, que está cerrada) Aquí hay alguien... (mira la cerradura e intenta abrir la puerta con su magia. No lo consigue) Uf, uf... Está cerrada a cal y canto... En fin, tendré que dejar esto para más tarde, ya estoy empezando a tener sueño...

(Kamek desaparece mágicamente del lugar)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente, Kamek está junto con Bowser en su habitación real. Bowser sigue estando en su cama y con un termómetro)

- Kamek. (Coge el termómetro y lo mira) 40º de fiebre. No baja, y esto me preocupa.

- Bowser. Me siento fatal...

(Entran en la sala el Trío de Élite)

- Guydo. Kamek, varios Koopatrulleros nos han mandado aquí. ¿Ocurre algo? ¿Sabes algo sobre Spiriny?

- Kamek. No, pero si sé algo sobre lo que pasó ayer y que vosotros creísteis ver.

- Goombilón. ¡¿En serio?! ¿Qué sabes?

- Kamek. Sé que habéis montado un escándalo monumental por una simple culebra. (Alza su varita e invoca la culebra muerta) Como si fuera una sanguijuela, dispone de una boca especializada para chupar la sangre. Toda esa sangre que vimos tiene que ser restos de la sangre que le succionó a alguien. Pero ya no lo hará más; está muerta.

- Goombilón. ¿Y sabes algo sobre los zombis?

- Guydo. Goombilón, no pueden ser zombis. Solamente secuaces agresivos...

- Kamek. Llamadlos como los queráis llamar, pero hasta ahora no he visto ninguno. Bueno... No puedo decir nada de algo que oí, pero esta noche pienso averiguar qué es.

- Goombilón. ¿Oíste algo? ¿Y qué era?

- Kamek. Ya te lo he dicho. Prefiero descubrir yo qué es.

- Guydo. ¿Podemos ir contigo?

- Kamek. No.

- Goombilón. Mejor, porque yo no iba a ir.

- Guydo. Jo, pues yo sí quería ir...

- Kamek. ¡Volved a vuestros trabajos, panda de vagos! (Los tres miembros del Trío de Élite pegan un bote y salen disparados de la sala) Al menos me hacen caso...

- Bowser. No como a mí. (Empieza a toser repetidas veces)

- Kamek. Shhh. Amo Bowser, no haga esfuerzos en su estado.

_______________________________________________________________

(Horas después, Kamek se encuentra discutiendo con Ratónito en la sala principal del castillo)

- Ratónito. Ya te he dicho que no te voy a dejar la llave.

- Kamek. Ratónito, no me cabrees. Dámela o te vas a enterar.

- Ratónito. No pienso jugarme el puesto para satisfacer una de tus travesuras.

- Kamek. Ya te he dicho que necesito la llave del laboratorio. Hay algo raro dentro.

- Ratónito. ¿Algo raro? No puede haber nada. Y además, Spiriny y los científicos me pidieron que por favor no dejara abrir la sala a nadie. El material es muy frágil.

- Kamek. ¿Y entonces qué escuché?

- Ratónito. ¿Y yo qué sé? A lo mejor te has vuelto loco y hablan voces en tu cabeza. Te recomiendo que vayas a un Psicokoopa.

- Kamek. ¡Que yo no estoy loco! Hay alguien encerrado ahí.

- Ratónito. Kamek, que es un laboratorio, no una cárcel. No puede haber nadie allí porque Spiriny se encargó personalmente de revisar que nadie se quedara dentro. Y además, en el remoto caso de que alguien hubiera podido entrar ahí, cosa físicamente imposible, sólo puede tratarse de dos tipos de persona: o un ladrón o un idiota. Y en ambos casos se merecería pasar dentro un buen tiempo.

- Kamek. Ratónito, dame la llave. No me obligues a utilizar la magia.

- Ratónito. Sin una orden de Bowser no tengo derecho a dártela. No eres mi superior.

- Kamek. Bowser se encuentra muy enfermo y no puede dar la orden.

- Ratónito. Y yo sin orden no te doy la llave. ¿A que es fácil de comprender? (Kamek y Ratónito siguen discutiendo. Mientras tanto, en el resto de la sala hay bastantes secuaces paseando, trabajando y conversando. Aparece bajando las escaleras con dificultad Korokoopa)

- Korokoopa. Uh... (Camina lentamente y ve la gran cantidad de gente que hay a su alrededor) A... yu... da... (camina hacia un Paratroopa) A...

- Paratroopa. Buenos días, Korokoopa. ¿Ya te encuentras mejor? (Korokoopa cae al suelo inconsciente justo en el momento en que Kaproopa baja las escaleras hacia la misma planta. Muchos secuaces se colocan rodeando a Korokoopa)

- Kaproopa. ¡Oh, no! ¡Hermano! ¿Por qué te has ido de la habitación? (Le ve tirado en el suelo) ¡Que alguien llame a un médico!

- Goomba. ¿Qué le ha ocurrido?

- Kaproopa. Tenía la fiebre bastante alta. Estaba a punto de llevarle al hospital del sótano del castillo, pero últimamente está colapsado.

- Huesitos. Es cierto. Debe de haber una epidemia de gripe u otra enfermedad contagiosa.

(Korokoopa abre de repente los ojos. Los tiene muy enrojecidos)

- Kaproopa. ¡Korokoopa, hermano mío! ¡¿Qué te ha ocurrido?!

- Korokoopa. Grrr... (extiende su brazo hacia el brazo de Kaproopa)

- Kaproopa. ¿Te encuentras mejor? Menos mal que te has despertado. (Korokoopa coge con fuerza el brazo de Kaproopa) ¡Ay! Hermano, me haces daño. (araña con fuerza el brazo de Kaproopa) ¡¡Ahhh!! (Kaproopa consigue soltarse de Korokoopa, infectado, y este muerde en una pierna a otro Koopa. Aparecen entonces dos Boo Guys)

- Boo Guy 1. Ya estamos aquí. ¿A quién tenemos que llevarnos?

- Huesitos. ¡Ese Koopa de caparazón blanco se ha vuelto completamente loco! Está agrediendo a todo el que está cerca de él.

- Boo Guy 2. Entendido. (Saca un silbato y aparecen tres Boo Guys más) Chicos, retenedle. (Tres Boo Guys consiguen amordazar a Korokoopa y llevárselo de la sala. Los otros dos Boo Guys atienden a Kaproopa y al Koopa heridos)

- Boo Guy 1. ¿Se encuentra bien, señorita?

- Kaproopa. (Se mira el brazo) Estoy bien. Ya ha parado de sangrar. ¿A dónde se van a llevar a mi hermano?

- Boo Guy 1. Probablemente le aislen en una sala por agresividad. ¿Ya había sufrido episodios como este?

- Kaproopa. No. No sé qué le ha podido pasar. Hace unos instantes estaba desmayado en el suelo.

- Boo Guy 1. Gracias por la información.

(Mientras tanto, desde lejos observan la escena Ratónito y Kamek)

- Ratónito. Madre mía, ¿qué ha sido eso?

- Kamek. (Coge sigilosamente y aprovechando el despiste de Ratónito la llave de acceso al laboratorio) Ni idea. Probablemente Korokoopa se haya asustado después de sufrir el desmayo. En fin, por lo de la llave, déjalo. Me da igual.


- Ratónito. Si sabía yo que tarde o pronto entrarías en razón. (Kamek se despide de Ratónito y se va montado en su escoba del lugar)


(Esa misma noche, Kamek ha vuelto al sótano con linterna en mano. Se dirige hacia el laboratorio apuntando la puerta con la linterna encendida)

- Kamek. Ya vamos a ver qué demonios hay ahí dentro. (Saca la llave y la introduce con cuidado en la cerradura de la puerta. La gira lentamente hasta abrir la puerta) A la de tres entro... Una... Dos... Y... (Suena de repente su móvil y se asusta) ¡¡Ahhh!! Uf, uf. (Saca el móvil y contesta) ¡¿Quién leches llama a estas horas?! ¡¡Me has dado un buen susto, imbécil!!

- Guydo (móvil). Hola Kamek, soy el Sargento Guydo. Te llamaba para preguntarte si ya habías descubierto lo que hay en el laboratorio.

- Kamek. ¡Maldito impaciente! No he entrado. Estaba a punto, pero acabas de cortarme.

- Guydo (móvil). Ah, vale. Lo siento mucho, jefe Kamek. (Se oyen risas de Goombilón y Paratroopi) Shh, shh. Chicos, callaos.

- Kamek. ¡¿Os estáis riendo de mi?!

- Guydo (móvil). (Disimula mientras intenta aguantar la risa) No, no. Nos reímos contigo.

- Kamek. ¿De qué os váis a reir conmigo? Desisto... ¡No me volváis a llamar! (Cuelga el móvil) Volvamos con el momento del descubrimiento... (Kamek abre la puerta del laboratorio y entra en él. Apunta con la linterna por todos lados) Genial, ahora parece que no hay nadie. ¿Hola? ¿Hay alguien? (Nadie responde) Pues sí, Ratónito debe de tener razón, habrán sido imaginaciones mías...

(Justo cuando se dispone a salir de la sala...)

- ???. (Hace ruido) ...

- Kamek. (Se da la vuelta) ¿Quién anda ahí? (Apunta con la linterna al fondo de la sala y ve a Spiriny infectado) ¿Spiriny?

- Spiriny. Grrr... (Empieza a caminar hacia Kamek)

- Kamek. ¿Qué hacías aquí dentro? ¿Te quedaste encerrado?

- Spiriny. Groar... (Sigue caminando)

- Kamek. Nos has tenido a todos preocupados. (Mira con detenimiento a Spiriny) ¿Te encuentras bien? Estás sangrando. (Spiriny se lanza en dirección a Kamek, pero este lo esquiva teletransportándose) ¿Qué haces?

- Spiriny. (Mira con furia a Kamek) Grrr...

(Sigue transcurriendo la sangrienta y misteriosa noche en el Reino Champiñón)


(Música 2)

Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.