FANDOM


Halloween H 9
Este episodio fue escrito para Halloween (aunque no coincidan las fechas)


Resumen

La infección se ha extendido por todo el castillo e incluso por todo el Reino Champiñón. ¿Será demasiado tarde? Los pocos secuaces que quedan aún tienen la oportunidad de hacer algo para salvar el reino, pero va a ser muy duro para conseguirlo.

Música

Máquina atención Es recomendable que abras estas páginas en otras pestañas

1. https://www.youtube.com/watch?v=KskWp1uSpms (Canción de introducción)

2. https://www.youtube.com/watch?v=sx_7Itkc9BI (Canción de acción)

3. https://youtu.be/Z8jCoQKaTxM (Canción del final del epílogo)

(En la perfieria del Reino Champiñón, se encuentra el aeropuerto del reino, donde en días normales sale algún Helibote de gran tamaño hacia otro reino o lugar. Llega en estos momentos un Helibote y aterriza en el aeropuerto Toad. Empiezan a salir científicos del Helibote)

- Científico 1. Ahh... Unas magníficas vacaciones en la Isla Almohada. Qué pena que haya que volver aquí de nuevo.

- Científico 2. Lo que no entiendo es por qué tuvimos que ir todos juntos. Yo quería ir a mi casa en el Marquesado Lechuga.

- Científico 1. Porque así lo dijo el amo Bowser. En fin, no nos lo hemos pasado mal.

- Científico 3. ¡¡Shhh!! Ni se te ocurra pronunciar aquí el nombre del amo. Podemos meternos en algún conflicto indebido... (Aparecen caminando dos Toads hacia ellos) Ya está, para qué hablar más...

- Toad 1. Lo sentimos, caballeros, pero es imposible entrar ahora al reino. Deberán volver al lugar de donde vinieron.

- Científico 1. ¿Y eso por qué?

- Toad 2. Se ha desatado por todo el reino una amenaza biológica. Estamos evacuando a todos los habitantes sanos del reino. (Los científicos se miran unos a otros)

- Científico 3. ¿Pero qué ha pasado aquí?


(Música 1)

Diálogo

Intro LTS Temp.5. Habitación Kamek mañana

(En una habitación oscura, se encuentran Kamek, Goombilón, Guydo, Bombazulina y Fuzzya. No se ve absolutamente nada)

- Bombazulina. Kamek, no vemos absolutamente nada. ¿No puedes invocar ninguna llama o algo?

- Kamek. Hay que ahorrar magia para la lucha. Estoy buscando un botón, a ver si aquí hay luz eléctrica.

- Fuzzya. Llevamos horas aquí metidos, me extraña que vayas a encontrar nada aquí dentro... (espera unos instantes) ¡Ah! ¡Algo me ha tocado!

- Guydo. Oye, que tengo un nombre, ¿eh? Y además fue sin querer.

- Goombilón. ¡Shhh! Guardad silencio. Apenas se oyen a los infectados.

(Las luces se encienden de repente. Todos pueden ver a Kamek presionando el botón para encender las luces de la sala. Es una sala no muy grande. Hay cajas por todos lados y varias estanterías. Todos miran por todos lados inspeccionando el lugar)

- Kamek. Aquí estaba el botón.

- Goombilón. ¿Qué es esta sala?

- Kamek. Es donde Bowser guarda cosas personales.

- Goombilón. ¿Pero no guarda eso en su sala de tesoros en su sótano?

- Kamek. No, esa sala contiene los bienes del castillo en general. Esta sala es suya y solamente suya.

- Guydo. Mira qué callado se lo tenía. E intentaba hacernos creer que esa sala de tesoros era también suya y solo suya...

- Goombilón. Oye, pues si es de todos exijo coger parte de mi sueldo atrasado durante meses.

- Kamek. Ni se os ocurra. Bowser me mataría si descubre que os he contado esto.

- Bombazulina. En las condiciones en las que está ahora, nos mataría a todos hiciéramos lo que hiciéramos. Está infectado...

- Guydo. A ver, vamos a buscar una salida.

- Goombilón. La puerta de entrada.

- Guydo. Goombilón, me refería a otra salida...

- Goombilón. Ya sé a lo que te referías. Y no hay más salidas aparentes.

- Fuzzya. De todas las salas que hay en este castillo, escogemos la única que no da al exterior... Increíble.

- Kamek. A ver, querida Fuzzya, ¿qué sentido tiene crear un acceso al exterior en una sala como esta, donde se guardan tesoros privados de Bowser?

- Goombilón. ¡Es verdad! Vamos a ver lo que guarda Bowser aquí. (Goombilón, Guydo y Fuzzya se ponen a mirar en las cajas)

- Kamek. Pero bueno, ¿cómo se os puede ocurrir mirar esas cosas con el problemón que tenemos encima? (Bombazulina se une al grupo que mira las cajas) ¡¿Tú también, Bombazulina?!

- Bombazulina. Ya que vamos a morir, al menos vamos a aprovechar el poco tiempo que nos queda, ¿no? (Kamek se lleva una mano a la cabeza por la frustración mientras el grupo sigue investigando)

- Guydo. (Mirando a Goombilón, Fuzzya y Bombazulina) Este es uno de los momentos en que uno se siente agradecido de tener brazos. (Saca de una de las cajas un vestido de princesa rosa. Todos lo miran extrañados) Madre mía, vaya cosas hay aquí.

- Fuzzya. ¿Qué hace eso ahí?

- Kamek. (Dice irónicamente) A ver, Fuzzya, un vestido de princesa hay aquí y Bowser lleva años secuestrando a Peach...

- Goombilón. Tal vez este vestido le traiga recuerdos suyos.

- Guydo. O tal vez es nuestro amo es el proveedor de ropa de la princesa Peach. (Nadie se rie) Qué sosos sois.

- Bombazulina. ¡Chicos! ¡He visto algo dentro de esta caja que puede salvarnos! (Todos se acercan a Bombazulina y Guydo saca una pistola y varias granadas de mano)

- Guydo. Madre mía. Un lanza Bill Balas manual y unos Bob-Omb sin cara.

- Kamek. Hombre, teniendo en cuenta que nos vamos a tener que enfrentar a ciento y la madre de infectados, esto es un poco deprimente...

- Goombilón. No necesitamos derrotarlos a todos. Solamente necesitamos abrirnos paso hasta el helipuerto.

- Bombazulina. Puede funcionar, Kamek.

- Fuzzya. Estáis todos locos, pero me apunto.

- Guydo. “Águales la fiesta a tus amigos con esto y diviértete” (Todos miran a Guydo, quien está sujetando un papel) Esto es lo que dice un papel que había junto a la pistola. Será una tontería...

(Kamek está colocado frente a la puerta, con pistola en mano. Guydo se coloca detrás suya con las granadas de mano en sus dos manos)

- Kamek. A la de tres salimos corriendo de aquí en dirección a la habitación de Bowser, ¿entendido? (Todos asienten) Una... Dos... ¡Y tres! (Empuja la puerta con fuerza, pero esta no se abre) Rayos.

- Guydo. Kamek, qué poca fuerza tienes, déjame probar a mi. (Empuja la puerta y nada consigue)

- Kamek. (Repite con voz ridícula) “Kamek, qué poca fuerza tienes, déjame probar a mi”. A ver, acabo de recordar que esta puerta se cierra con un sistema informático. El panel está a su lado. (Señala el panel y lo enciende)

- Panel de control. Bienvenido al panel de control del sistema. Seleccione una opción: (Aparecen cuatro opciones: “Explicar el funcionamiento y dinámica del sistema”, “Abrir puerta”, “Cerrar puerta” “Cancelar”. Kamek presiona sobre el segundo botón) Usted ha seleccionado: “Explicar el funcionamiento y dinámica del sistema”. (Todos gritan a Kamek)

- Kamek. ¡Pero si le he dado a “Abrir puerta”!

- Fuzzya. Ni el panel te hace caso.

- Kamek. Y encima no hay vuelta atrás...

- Bombazulina. Bueno, esperemos entonces a que acabe la explicación. ¿Cuánto dura?

- Kamek. Mucho... (Todos se frustran)

_______________________________________________________________

(Uno de los pasillos del sótano. Todo está tranquilo. Varios infectados pasean por el lugar sin rumbo. Se oye un ruido y uno de ellos se acerca al lugar que emitió el ruido. Cuando se acerca lo suficiente, aparecen Paratroopi y Don Huesito y le dan de beber refresco Chuckola. El otro infectado les ve y se acerca a ellos, pero lo mismo ocurre. Los dos infectados caen al suelo volviendo a la normalidad)

- Paratroopi. Creo que será mejor que les dé yo de beber y que tú les agarres.

- Don Huesito. ¿Por qué? ¿Tienes miedo?

- Paratroopi. Podría decirse que prefiero no infectarme a lo tonto.

- Don Huesito. Entonces te tocará llevar el cargamento tú... (se acerca al pasillo donde antes estaban y arrastra una plataforma con ruedas que sujeta varios bidones llenos de Chuckola)

- Paratroopi. Vale, haré un esfuerzo... (Paratroopi coge la extensión de la plataforma y tira con fuerza de ella)

- Don Huesito. (Ve a lo lejos una torreta de defensa anclada al suelo) ¡Vaya arma hay a lo lejos! ¿Lo ves?

- Paratroopi. (Asombrado) Lo veo, lo veo.

- Don Huesito. Deben de haberla instalado hace poco, pero... ¿por qué ahí, al fondo del pasillo?

- Paratroopi. Hombre, no lo iban a poner en mitad del pasillo... Ahí sirve como punto de defensa.

- Don Huesito. (Se alegra) ¡Claro! ¡Eso es!

- Paratroopi. ¿Eh?

- Don Huesito. Todos estos bidones va a ser imposible transportarlos a los pisos superiores, y si esa torreta permite disparar este refresco a presión estamos salvados.

- Paratroopi. A ver que yo entienda. ¿Estás sugiriendo conectar los bidones a esa torreta?

- Don Huesito. Exacto. Podremos desinfectar secuaces desde lo lejos.

- Paratroopi. Ya, eso está muy bien, pero como dijiste antes está anclada en el suelo. ¿Qué hacemos entonces?

- Don Huesito. Si la montaña no va al Goomba, el Goomba tendrá que ir a la montaña.

- Paratroopi. ¿Eh?

- Don Huesito. Que digo que yo me quedaré junto a la torreta y tú deberas atraer a los infectados del resto de plantas a esta para que yo pueda desinfectarlos.

- Paratroopi. ¿Me estás convirtiendo en el conejo de indias? Detesto esta actividad tan arriesgada.

- Don Huesito. Pues no hay otra manera, así que... Tú lleva primero los bidones al fondo de la sala. Yo me encargaré de buscar más infectados. (Paratroopi tira con todas sus fuerzas del gran carro mientras Don Huesito abre varias puertas)

(Minutos después, Don Huesito abre una puerta que encierra a decenas y decenas de infectados, entre los que se encuentra Kaproopa)

- Don Huesito. Oh, oh... No debería haber sido tan atrevido... (sale corriendo en dirección a Paratroopi, perseguido por los lentos infectados) ¡Cabo Paratroopi! ¡¡Tira con todas tus fuerzas!!

- Paratroopi. ¡¿Por qué?! ¡¿Qué has hecho ahora?! (Don Huesito se une a Paratroopi y tira también con fuerza de la plataforma. Los infectados empiezan a salir de la sala y Paratroopi los ve) ¡¡Madre mía!!

- Don Huesito. Tira si no quieres ser su próximo almuerzo. Ya casi hemos llegado.

(Los infectados se acercan a ellos, hasta que Paratroopi deja los bidones al lado del arma y Don Huesito utiliza un conducto para conectarlos. Don Huesito se coloca a los mandos de la torreta y dice con valentía)

- Don Huesito. Acercaos si podéis, idiotas. (Empieza a disparar chorros a presión hacia todos los infectados, y estos van cayendo uno detrás de otro. Cuando todos se han desinfectado en el suelo, Don Huesito deja de disparar) ¡¡Guaaaao!! ¡Qué subidón!

- Paratroopi. (Ve a Kaproopa entre todos los secuaces caídos) ¡Kaproopa! (Se acerca a ella y se pone de rodillas) ¡Dime algo! ¡Contesta! (Kaproopa está arañada por todos lados y presenta varios mordiscos) ¡Por favor! (Se acerca a su cara) Respira... ¡Respira! Aunque débilmente.

- Don Huesito. Paratroopi, ve a buscar al resto del grupo.

- Paratroopi. Pero hay que llevarla a un hospital.

- Don Huesito. Oh, ¿sí? ¿A cuál? ¿Al que tenemos en el castillo cerrrado por infección agresiva, o mejor las Urgencias Champiñón, cerrado también probablemente?

- Paratroopi. Don Huesito, no me hables así.

- Don Huesito. ¡Es la verdad! Estamos atrapados en un castillo lleno de gente que nos quiere comer. ¡¿Acaso se te ocurre otra forma de hablar?! (Se tranquiliza) Por favor, colabora y sube a otras plantas. Cuanto antes lo hagas, antes terminará toda esta pesadilla.

- Paratroopi. ¿Y por qué no vas conmigo?

- Don Huesito. Porque debo vigilar todos los bidones y este arma.

- Paratroopi. Cobarde... (Se gira en dirección a las escaleras de subida a la planta baja)

- Don Huesito. Eh, Paratroopi. (Paratroopi se gira y Don Huesito le lanza una botella llena de Chuckola) Si tienes cualquier problema, utilízala. Ah, y cuidaré bien de Kaproopa, no te preocupes. (Paratroopi se vuelve a girar y camina con botella en mano)

...............................................................................................................................

(Diez minutos después, Paratroopi camina por el pasillo de la segunda planta del castillo sigilosamente)

- Paratroopi. Uh, ¿no debería estar esto plagado de zombis? ¿A dónde habrán ido? (Llega a la puerta de su habitación) En fin, hora de reencuentro y fin de la historia... (da unos toques en la puerta) Chicos, no os alarméis, soy yo... (la puerta se entreabre) ¿Hola? (Entra en la sala y cierra la puerta) ¿Hay alguien aquí? (Nadie contesta. Ve que la puerta del baño está entreabierta y se acerca lentamente a ella) Si hay alguien, sal ya... Me estoy poniendo nervioso... (se acerca cada vez más y más a la puerta. Aguarda unos instantes y la abre deprisa. No hay nadie) ¿Dónde se han metido estos?

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en la sala donde se encuentran Kamek, Bombazulina, Goombilón y Guydo todos siguen esperando a que el programa informático termine de hablar)

- Panel de control. Y aquí termina el apasionante y complejo mundo de los sistemas informáticos.

- Fuzzya. (Apoyada en la pared) Por fin... Esto es peor que estar fuera con todos los infectados...

- Goombilón. Por lo que más quieras, Kamek, presiona bien ahora la opción de “Abrir puerta”...

- Kamek. Goombilón, como me vuelvas a decir eso, hago que este cacharro se ponga a explicarlo todo de nuevo.

- Guydo, Bombazulina, Fuzzya. ¡No, no, no, no...!

- Kamek. Bien, a la de una, a la de dos... ¡Y a la de tres! (Kamek presiona el botón correcto)

- Panel de control. Puerta abierta. (La puerta se abre y salen todos de la sala)

- Kamek. (Apunta con la pistola a todos los infectados que hay en el pasillo, quienes miran con furia a los sanos secuaces) ¡Morid, hijos de...! (Presiona el gatillo, pero no sale más que agua) ¡¿Qué leches dispara esto, agua?!

- Guydo. Qué raro... Un momento... (Recuerda) ¡Ah! Por eso había un papel que decía “Águales la fiesta a tus amigos”. ¡Jajaja! ¡Qué bueno! (Todos miran a Guydo cabreados) Mal momento, ¿no?

- Fuzzya. Yo me vuelvo para dentro. No se puede confiar en vosotros. (Se gira, pero se estampa contra la puerta) ¡¡No!! ¡Se ha cerrado!

- Goombilón. Estamos perdidos. ¡Estamos perdidos!

- Guydo. No os preocupéis. La pistola será de agua, pero las granadas son de verdad. ¡Bomba va! (Lanza una granada al suelo y esta explota. Deja un agujero en el suelo que comunica con el piso inferior por el que caen bastantes infectados) Ale, el Sargento Guydo salva el día.

- Bombazulina. Tampoco te pases... Todavía queda llegar a la habitación de Bowser. (La puerta de entrada a la habitación de Bowser, al otro lado del agujero, empieza a abollarse por golpes, hasta que se revienta la puerta y sale Bowser infectado) Oh, oh...

- Kamek. Madre mía, el amo ha llegado...

- Fuzzya. Ahora sí que vamos a morir.

- Guydo. Tranquilidad. Aún me queda otra granada. (Lanza la granada, pero esta se cuela por el agujero y cae al tercer piso) Maldita sea... Estamos perdidos.

...............................................................................................................................

(Por otra parte, de la habitación del Trío de Élite en la segunda planta del castillo sale Paratroopi mirando hacia el techo)

- Paratroopi. ¿Qué ha sido esa explosión? (La segunda granada explota y se origina un agujero entre las plantas segunda y tercera. Caen rocas por todos lados y Paratroopi intenta protegerse. Al poco tiempo, ya no caen rocas, pero el polvo cubre el suelo en la segunda planta. Paratroopi deja de protegerse y mira el entorno) Vaya destrozo... (Oye los rugidos de Bowser) Ese debe de ser Bowser... Y parece infectado. Si consigo llevarle al sótano, me quitaré un gran problema de encima. (Empiezan a caer a la segunda planta infectados y se levantan) Ostras... Debo darme prisa. (Corre hacia las escaleras esquivando infectados)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Bowser está rugiendo de furia hacia los secuaces sanos)

- Goombilón. ¡¡Corred!!

- Guydo. ¡¿Hacia dónde?!

- Kamek. ¿Y qué más da?

(Bowser pega un salto para evitar el agujero que los separa. Cae encima de Fuzzya y todos se apartan de ella)

- Fuzzya. ¡¡Aaaahhh!! (Bowser coge a Fuzzya y de un solo bocado se la traga entera)

- Bombazulina. Madre mía... ¡Qué horror!

(Todos pegan un salto al contrario y pasan al otro lado del pasillo)

- Guydo. A ver si se tranquiliza un poco después de haberse merendado a Fuzzya...

- Kamek. (Usa su varita para eliminar a dos infectados que hay cerca suyo) Aprovechemos la oportunidad para ir hacia el helipuerto. (Se dirigen hacia la habitación de Bowser, pero en ese momento aparece Paratroopi)

- Paratroopi. ¡Chicos! ¡Chicos!

(Un infectado se acerca a Paratroopi, pero este le tira al suelo. Los secuaces sanos miran a Paratroopi)

- Goombilón. ¡Cabo Paratroopi! ¡Ven con nosotros!

- Paratroopi. ¡Tenéis que escucharme! Don Huesito y yo hemos encontrado la... (el infectado muerde en la pierna a Paratroopi) ¡¡Ahh!!

- Todos. ¡¡No!!

- Paratroopi. (Aparecen más infectados detrás suya que le cogen de los brazos. Paratroopi lanza la botella de Chuckola al suelo) Id al sótano... Id al... (se llevan hacia atrás a Paratroopi)

- Goombilón y Guydo. ¡¡Cabo Paratroopi!!

- Kamek. (Coge la botella) ¡Dejadle! Ya no se puede hacer nada por él.

- Goombilón. ¡¡No!! (Bombazulina intenta pararle)

- Bombazulina. Goombilón, por favor, tenemos que salir de aquí cuanto antes.

(Aparece Bowser infectado de un salto y ruge ante los boquiabiertos y asustados secuaces)

- Guydo. Ostras, sigue teniendo hambre...

- Kamek. (Abre la botella) Vamos a ver si esto funciona... (Le lanza un chorro de Chuckola a Bowser y este empieza a tocarse las partes de la piel que toca el refresco como si le dolieran o le escocieran. Bowser se queda de rodillas sufriendo) Aprovechemos ahora que está dolorido.

(Kamek, Goombilón, Guydo y Bombazulina entran en la habitación de Bowser, la cruzan entera y detrás del trono real hay una puerta secreta que conduce al helipuerto. Al llegar a la sala esperada, el Turbokoopa permanece inmóvil en el lugar)

- Kamek. Hacía tiempo que nadie lo utilizaba.

- Guydo. Sí, sí. Lo que tú digas, pero sácanos ya de aquí Kamek.

- Kamek. Ya, ya... (Se vuelven a oir los rugidos de Bowser) Démonos prisa. (Todos se meten en el Turbokoopa. Kamek enciende todo y se pone a los mandos) Vamos a salir de una vez por todas de este castillo infectado. A la de una...

- Bombazulina. ¡¡Kamek!! ¡Déjate de cuentas y despega ya!

- Kamek. ¿No queréis cuentas atrás? Pues genial, que le den a la emoción. (Presiona un botón y mueve un mando, pero nada ocurre. Se ilumina una pantalla indicando la falta de combustible y todos palidecen)

- Bombazulina. Kamek, te voy a matar...

- Guydo. Bombazulina, yo te ayudo.

- Goombilón. Yo también me apunto...

- Kamek. Oye, que aquí errores los cometemos todos, ¿vale?

(Se oyen rugidos de Bowser a lo lejos)

- Bombazulina. Ya estamos con el maldito amo. ¿Cómo puede ser tan pesado?

- Kamek. La naturaleza del amo...

- Guydo. Qué pena que no esté aquí Paratroopi con nosotros... Seguramente diría alguna tontería como: “Es tan pesado porque es muy grande”...

_______________________________________________________________

(Tiempo después, Don Huesito sigue esperando subido en la torreta. Casi se le cae la cabeza del sueño)

- Don Huesito. (Su cabeza golpea el arma y se despierta) ¿Dónde se habrá metido Paratroopi? Uh... Algo le ha pasado...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, dentro del Turbokoopa se encuentran reunidos en círculo Kamek, Bombazulina, Goombilón y Guydo)

- Kamek. A ver, debemos llegar al sótano cuanto antes. Sea lo que sea lo que haya ahí podrá servirnos de algo si nos avisó Paratroopi.

- Bombazulina. ¿Cómo vamos a llegar ahí? Los cuatro pisos están repletos de infectados y Bowser anda suelto.

- Kamek. Es duro decir esto, pero probablemente uno o varios de nosotros seremos víctimas de los infectados por el camino... (todos se preocupan) Pero miradlo por el lado positivo. El que se infecte no sufrirá el mismo destino que Fuzzya.

- Guydo. (Dice irónicamente) Ah, bueno. Entonces ya no hay de qué preocuparse.

- Goombilón. No quiero morir...

- Kamek. A ver, que os quede claro que yo no pienso dejar morir a nadie. Voy a usar toda la magia de mi varita para crear un campo protector hasta que lleguemos al sótano. A ver si aguanta...

- Bombazulina. Kamek, ¿puedo preguntarte algo?

- Kamek. Sí.

- Bombazulina. ¡¿Por qué demonios no nos protegiste con tu magia antes de llegar aquí?!

- Kamek. Porque creía que teníamos escapatoria. Pero ya no hay... Y ahora vamos a aprovechar el poco factor sorpresa que nos quede y salgamos de aquí.

...............................................................................................................................

(Comienza la música 2)

(De la habitación de Bowser salen minutos después Kamek, Bombazulina, Guydo y Goombilón a paso rápido, rodeados por una burbuja impenetrable y protectora. Todos los infectados se acercan a ellos, pero la burbuja los protege)

- Kamek. No os preocupéis. No conseguirán pasar.

(De repente, aparece Bowser rugiendo de furia al estilo Super Mario 3D Land)

- Bombazulina. Aquí está el jefe, qué sorpresa...

(Bowser escupe fuego hacia la burbuja y apenas consigue dañarla)

- Kamek. ¡Jajaja! Amo Bowser, no gastes tus fuerzas.

- Guydo. Shhh... No le calientes...

(Bowser, furioso, pega tal puñetazo a la burbuja que empieza a rebotar por todo el pasillo con los secuaces dentro y baja varios pisos. En el piso primero, la burbuja choca a gran velocidad contra la pared y se destruye. Se levantan los cuatro secuaces doloridos y confusos)

- Goombilón. Pues sí que era resistente la burbuja...

- Kamek. (Mirando su varita) Mi... Mi magia... Necesitaré tiempo hasta que se recargue la varita...

- Bombazulina. ¡¡Ahhh!! ¡Vienen infectados de los pisos superiores!

- Guydo. Y de la planta baja... Estamos perdidos.

- Kamek. Vamos a buscar una sala en esta planta que tenga la puerta abierta.

(Todos se ponen a intentar abrir puertas, pero nada consiguen. Llegan casi al final de un pasillo los cuatro, acorralados por los infectados)

- Goombilón. Y aquí sí que acaba la historia de este castillo...

- Guydo. Un poco triste, después de todo lo que hemos hecho para salvarlo...

(Se abre una puerta de repente y todos la miran. Sale Popkey rápidamente)

- Todos. ¡Popkey!

- Popkey. ¡Entrad antes de que me arrepienta! (Los cuatro entran en la habitación de Popkey y se cierra la puerta. Los infectados se acumulan en torno a la puerta)

(Para la música 2)

(En el interior de la habitación...)

- Bombazulina. ¡Popkey! Gracias al destino que estabas aquí.

- Kamek. ¿Por qué no viniste a la reunión de ayer?

- Popkey. ¿Crees que tenía ganas de salir a pasillos como ese?

- Guydo. Bueno, da igual. Lo bueno es que estamos sanos.

- Popkey. Pensaba que ya habríais caído todos. (Empieza a llorar) Pensaba que iba a morir aquí sola... (su carácter cambia a alegre) ¡Pero ya estáis aquí para animarme!

- Goombilón. Tenemos que llegar al sótano del castillo. Paratroopi quería que fuéramos allí.

- Kamek. Probablemente se encuentre allí la cura.

- Popkey. Pues está claro que bajando escaleras no se va a poder... ¿Y si os lanzáis al suelo desde la ventana de esta sala? Sólo hay un piso.

(Kamek se asoma a la ventana y mira al suelo)

- Kamek. Está el suelo lleno de Toads y otras criaturas infectadas. Parece una película de zombis.

- Bombazulina. Qué horror. Estamos condenados a morir lentamente aquí...

- Guydo. (Tiene una idea) No, no todavía. (Todos miran a Guydo) Tengo un plan. Un buen plan.

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, al suelo caen una serie de sábanas anudadas unas con otras hasta la ventana de la habitación de Popkey. Los infectados se acercan a las sábanas y Guydo empieza a bajar, hasta que llega a un punto cercano a los infectados)

- Guydo. ¡Kamek, adelante! (Kamek usa su magia para lanzar fuegos artificiales, los cuales captan la atención de los infectados. Este momento lo aprovecha Guydo para saltar al suelo y correr en dirección al sótano por la parte trasera del castillo)

_______________________________________________________________

(Diez minutos después, Don Huesito sigue esperando en el fondo de uno de los pasillos del sótano. Empiezan a aparecer por las escaleras de subida a la planta baja varios infectados)

- Don Huesito. Ya vienen. Sabía que Paratroopi lo conseguiría. (Empieza a disparar Chuckola hacia los infectados y los desinfecta) Espero que los bidones tengan suficiente bebida... (Se escucha un rugido proveniente de la planta baja) Uh, ¡¿qué ha sido eso?! (Aparece el Sargento Guydo corriendo) ¡Sargento Guydo! Menos mal que hay alguien vivo aquí.

- Guydo. ¡Ayuda! ¡Me persiguen!

- Don Huesito. ¿Quién te persigue?

- Guydo. ¡¿Quién va a ser?! (Empiezan a salir infectados por donde llegó Guydo. Guydo y Don Huesito permanecen al fondo de la sala) Oye, ¿y esto qué es? (Señala la torreta)

- Don Huesito. Lo que nos va a salvar la vida. Atento. (Empieza a disparar el refresco ante la gran horda de infectados, y todos van cayendo al suelo poco a poco ante la cara de sorpresa de Guydo)

- Guydo. Increíble... (Aparece Bowser rugiendo de furia) ¡Ostras!

- Don Huesito. Anda, pero si es el amo Bowser, qué sopresa.

- Guydo. ¡¿Cómo que qué sorpresa?! ¡¡Dispárale!!

(Guydo empuja a Don Huesito y se pone a los mandos de la torreta. Le dispara a Bowserhacia la boca y este muestra algo de resistencia)

- Don Huesito. Es tan grande que necesita mucha bebida.

- Bowser. (Se pone de rodillas intentando aguantar la bebida, pero cae finalmente al suelo) ...

(A Bowser se acercan Don Huesito y Guydo)

- Guydo. Tengamos cuidado... No sabemos cómo puede reaccionar.

- Don Huesito. Vale...

(Bowser abre lentamente los ojos y los dos secuaces se echan hacia atrás)

- Guydo. A-amo Bowser, ¿está usted bien?

- Bowser. Ugh... Ugh... No…

- Don Huesito. (Se alegra, al igual que Guydo) Pues yo diría que sí.


(Varias horas después, el castillo funciona con normalidad. Hay varios infectados fuera de este intentando entrar sin conseguirlo. En el hospital del castillo esperan Kamek, Guydo, Bombazulina y Goombilón)

- Kamek. Me alegra que todo haya vuelto a la normalidad. O que al menos esté en proceso de ello...

- Bombazulina. Ha sido duro, pero al final lo conseguimos.

(Aparece un doctor Snifit. Los cuatro secuaces de levantan)

- Dr. Snifit. Ya tenemos los resultados de los pacientes que ustedes conocen.

- Guydo. ¿Y qué tal, doctor? ¿Traemos flores de vivo o de muerto?

- Kamek. Sargento Guydo, te echaría la bronca, pero por hoy pase.

- Dr. Snifit. Casi todos están recuperándose lentamente. El Cabo Paratroopi y Kaproopa Blantuga han sufrido muchos daños por mordisco, pero el sucedáneo de champiñón vida extra les está salvado la vida.

- Goombilón. Menos mal. Una cosa... ¿cómo vamos a desinfectar todo el reino? Porque a este paso nos dan las uvas.

- Kamek. No te preocupes, Recluta Goombilón, he matado dos pájaros de un tiro.

(Del castillo parte el Turbokoopa lleno de combustible y con los cañones conectados a bidones de Chuckola. Nada más despegar, el Turbokoopa va disparando por todo el reino chorros y chorros de bebida. Todos los seres que se encuentra a su paso se van desinfectando. Un día más va acabando poco a poco en el Reino Champiñón)


(Música 3)

Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.