FANDOM


Resumen

¿Te ha interesado alguna vez saber de dónde proceden los tres famosos secuaces de la serie? Aquí aparece su historia, la cual no tiene apenas comedia a diferencia del resto de episodios de la serie.

Ten en cuenta que esta historia del pasado tiene partes en común con la segunda historia del pasado y con el juego Mario y Luigi: Superstar Saga.

(Hace 14 años, el Reino Judía estaba sufriendo los ataques de la Fortaleza de Bowser flotante, controlada por Bowletta. Mario y Luigi, no obstante, consiguieron introducirse en el castillo y dirigirse con éxito a la habitación real para destrozar los planes del poseído Bowser. Un poco antes de llegar, tuvieron que enfrentarse al último y más fuerte siervo de Cackletta, el malvado Grácovitz. Tras su derrota, este permanece sobre su plataforma, tumbado)

- Grácovitz. Ru, ru, ru... ¿Qué ocurre? He perdido... Debo reconocer mi derrota. Es el destino. (De su antena sale una esfera eléctrica que electrocuta a Mario. Grácovitz se levanta) ¡Será posible! La última imprudencia que cometas en la vida marcará tu destino. ¡Vosotros desapareceréis junto con el Reino Judía!

(Irrumpe el Príncipe Judía y ataca a Grácovitz, devolviéndolo al suelo derrotado de nuevo)

- Príncipe. ¡¡La última imprudencia que cometas, marcará tu vida!! ¡Ja, ja, ja, ja! (Grácovitz vuelve a disparar una esfera eléctrica, electrocutando ahora al Príncipe Judía) ¡Aaaah!

- Grácovitz. (Se levanta y camina) ¡Será posible! La última imprudencia que cometas, ¡¡marcará toda tu vida!! ¡Nadie se acordará de todo lo anterior! ¡Lo sabía!

(Mario se recupera del ataque y, junto con Luigi, se las apañan para sacar a martillazos a Grácovitz fuera del castillo. Este sale volando fuera de la fortaleza flotante y se pierde entre las nubes)

_______________________________________________________________

(Horas después, Grácovitz abre los ojos lentamente. Mira por todos lados y ve muchos árboles. De repente, ve a su Gracodeslizador acercándose)

- Grácovitz. ¡Oh! Menos mal que estás conmigo, mi preciado propulsor. (El Gracodeslizador se ríe alegre y se coloca en la cabeza de Grácovitz. Este se lleva la mano a la cabeza por el dolor que tiene) Oh, cómo duele... Se acabó. Se acabó ser un simple siervo. Al traste con Cackletta. Yo la salve, YO. ¿Y cómo me lo agradeció? Con su desprecio y deshonestidad. (Mira alrededor suyo) ¿Dónde estoy? Estos árboles no parecen ser del Reino Judía. (Ve un panel cerca y se acerca para verlo)

(El panel muestra una grabación que se repite una y otra vez, en donde aparecen imágenes de una isla y que dice...)

- Narrador. ¡Bienvenidos a la Isla Tropicocal! Los turistas son bien recibidos en estas tierras. A tan sólo un par de kilómetros se encuentra el pueblo en donde cientos de habitantes disfrutan de este magnífico lugar, caracterizado por su flora y fauna únicas en todo el mundo, ¡no te olvides de visitarlo!

- Grácovitz. (Más sonriente de lo normal) Perfecto... Aquí podré probar mis experimentos para usarlos en un futuro, cuando intente convertirme en el dueño y amo del Reino Judía. O no, muchísimo mejor, del Reino Champiñón. ¡Ji, ji, ji, ji!


Diálogo

(Hace 8 años, en el 2009, en una sala toda entera de color gris se encuentra Goombilón hablando, muy triste e inseguro)

- Goombilón. Todo empezó hace unos años. Yo y mis amigos vivíamos en una isla fantástica. Tropicocal se llamaba... Nosotros éramos hijos de habitantes de este reino que emigraron hace un tiempo a nuevas tierras en busca de otros hogares, de nuevas vidas que formar.

(En otra sala de color gris, esta de un tono un poco más oscuro, se encuentra Paratroopi hablando, igual de triste y frustrado que Goombilón)

- Paratroopi. Todo era genial. Jugábamos todos los días, íbamos en busca de nuevas aventuras por la isla... Hasta que todo cambió un día. Dicen que fue culpa de una judía que había sido vista rondando por el lugar, pero yo jamás la vi.

_______________________________________________________________

(Hace 14 años, en el 2003, en la Isla Tropicocal se encuentran paseando Goombilón, Paratroopi y Bob)

- Bob. Hoy tenemos que llegar hasta una fuente de la que escuché hablar el otro día. Alrededor de ella hay un paisaje muy bonito.

- Goombilón. Guay. Vamos a avisar a Guydo. ¡El que llegue el último es tonto!

(Goombilón y Bob salen corriendo, y Paratroopi se queda pensativo unos instantes)

- Paratroopi. ¿Cómo puede ser que el último que llegue sea tonto? No veo ninguna relación entre ambas cosas... (Mira a los alejados amigos) Uh, sí que me llevan ventaja. ¡Esperadme! (Sale volando en dirección a ellos)

...............................................................................................................................

(Minutos después, los tres llegan a la casa de Guydo, pero justo antes de que Paratroopi toque el timbre de su puerta, se oye un grito a lo lejos. Los tres se quedan mirando hacia el lugar de donde provenía el grito)

- Bob. ¿Qué ha sido eso?

- Paratroopi. Un grito. ¿No lo oíste?

- Bob. Ya, era una pregunta retórica.

- Paratroopi. ¿Una pregunta qué?

- Goombilón. Q-que alguien se acerque, ¿n-no?

- Bob. Exacto. Goombilón, ve a ver qué ocurre.

- Goombilón. ¿Qué? No, no. Ve tú mejor.

- Bob. Uf, qué cansado se me hace ir hasta ahí. Eh... Paratroopi, mira a ver qué ocurre.

- Paratroopi. Vale... (Paratroopi se acerca lentamente hacia unos arbustos, los cuales se mueven misteriosamente. Cuando se acerca lo suficiente, los aparta rápidamente y ve lo que hay detrás de ellos: un pequeño Rocoloco llorando, y con marcas de mordisco en parte de su cuerpo) Madre mía. ¿Qué te ha pasado?

- Rocoloco. A... Ayuda...

- Paratroopi. (Mira hacia atrás) ¡Un médico! ¡Necesitamos un médico! (Se acercan Bob y Goombilón y ven al herido Rocoloco)

- Goombilón. Madre mía. ¿Quién le habrá hecho esto? (Alza la mirada y ve a lo lejos la boca de una Planta Piraña que se esconde entre más arbustos)

_______________________________________________________________

(2009, en otra sala, de color gris también, se encuentra Guydo con la misma actitud que sus amigos)

- Guydo. En un principio las autoridades decían que no había que preocuparse. Decían que se trataba de una simple plaga de Plantas Piraña, como las muchas que habían habido en años anteriores. Pero esta vez era diferente. Algo o alguien las había hecho enfurecer, y ese fue el principio del fin de nuestra isla...

_______________________________________________________________

(2003, en el principio del bosque donde apareció el Rocoloco se encuentran un Ninji y un Picacóndor)

- Picacóndor. ¿Cuál es el informe de la situación?

- Ninji. El ataque parece haber sido de una Planta Piraña salvaje. Ahora mismo decenas de personas están examinando la zona en busca de algún indicio de plaga.

- Picacóndor. ¿Tenemos ya algún resultado?

- Ninji. Negativo, jefe. Hasta ahora no se han encontrado Plantas Piraña.

- Picacóndor. Eso son buenas noticias. (Mira al suelo y ve algo) Uh... ¿Qué es eso?

- Ninji. ¿El qué?

- Picacóndor. (Agacha su largo cuello y mira de cerca lo que ha visto) Esto es... ¿una judía? (El suelo empieza a temblar y el Picacóndor eleva su cabeza) ¿Qué está ocurriendo?

- Ninji. (Saca un walkie-talkie) Aquí Ninja. Hemos encontrado al sureste un foco de actividad sísmica, repito, hemos encontrado un foco de actividad sísmica.

- Picacóndor. ¿Un terremoto? Nunca antes había pasa... (de repente, una Planta Piraña emerge de la tierra justo donde se encontraba la judía. Tanto Ninji como Picacóndor se echan hacia atrás) ¡Ahhh!

- Ninji. ¡¿Pero qué tipo de Planta Piraña es esta?! (Se trata de una Planta Piraña de cuerpo verde, cuyas motas blancas han sido sustituidas por unas de color azul claro y con espirales en su interior, asemejando las gafas de Grácovitz)

- Picacóndor. Ninji, contacta con los equipos de investigación. Parece una nueva especie. (La Planta Piraña intenta morder al Picacóndor, pero este se aparta a tiempo y aprovecha el momento para picotear la cabeza de la planta. Esta desaparece, derrotada) ¡Maldito! Te creías que podías morderme, ¿eh?

(Empiezan a aparecer tallos de Planta Piraña dentro del bosque, hasta donde la vista puede llegar)

- Ninji. Vámonos, jefe. Este lugar puede ser peligroso.

(El Ninji y el Picacóndor salen corriendo del lugar)

_______________________________________________________________

(2009)

- Goombilón. Lo único que decían las noticias era que permaneciéramos en nuestras casas la mayor parte del tiempo, y que si salíamos, que lo hiciéramos acompañados. No hablaban sobre el peligro que corríamos... ¿Para qué? ¿De qué servía tener preocupada a la población si el peligro seguía igualmente ahí?

...............................................................................................................................

- Guydo. No nos importó lo que decían las noticias. Ese mismo día salimos a buscar la fuente que había mencionado Bob antes, pero si hubiéramos sabido lo que nos esperaba allí seguramente nos habríamos quedado en casa.

_______________________________________________________________

(2003, en el interior del bosque caminan Guydo, Paratroopi, Goombilón y Bob)

- Paratroopi. Bob, sabrás por donde vas, ¿no?

- Bob. Sí, ya queda poco para que lleguemos, si es que me enteré bien cuando oí hablar de aquella fuente.

- Goombilón. En cuanto lleguemos ahí, nos quedamos un ratito y volvemos a casa, ¿eh? No me gustaría estar en este bosque de noche.

- Guydo. Goombilón, no seas cobarde. ¿Acaso tienes miedo por lo que ha ocurrido esta mañana?

- Goombilón. Pues sí, un poco.

- Bob. Goombilón, tranquilízate. No era más que una Planta Piraña. Y además nosotros somos cuatro contra una.

- Goombilón. ¿Y por qué hablan de tanto en las noticias?

- Bob. Porque es la noticia del día. Esto no se ve todos los días.

(Goombilón oye cómo alguien se mueve entre los arbustos)

- Goombilón. ¡Ah! ¿Qué ha sido eso? ¡Alguien nos vigila!

- Paratroopi. Tranquilízate. Será algún animal que anda suelto.

- Bob. ¡Ya hemos llegado! (Bob señala un amplio lugar, rodeado de árboles y en cuyo centro se encuentra una fuente de la que emana agua constantemente. Los cuatro se acercan a verla)

- Paratroopi. Uf, menos mal. Ya me estaba entrando sed. (Empieza a beber agua)

- Guydo. Esperemos que esa agua sea potable...

- Bob. (Dando vueltas para admirar todo el paisaje) Mirad que bello todo. ¿A que ha merecido la pena venir hasta aquí?

- Guydo. La verdad es que sí. Podríamos crear aquí una pequeña casa para jugar.

- Goombilón. ¿Qué? No, no. Yo prefiero estar cerca del pueblo.

- Paratroopi. (Deja de beber agua) A mi me parece buena idea. No he visto un lugar más bonito que este.

(Se oyen unas risas y los cuatro se dan la vuelta. Ven a lo lejos un tipo cubierto por una capa gris oscura)

- Bob. ¿Y ese quién es? ¿Hola? ¿Hola? (El tipo se esconde entre los árboles entre risas)

- Goombilón. Madre mía, tengo miedo. Seguro que nos hemos metido en el territorio de alguien peligroso.

- Guydo. (Dice irónicamente) Sí, la banda de los bosques.

- Paratroopi. A lo mejor es un fantasma...

- Bob. Paratroopi, no digas tonterías. Ningún Boo ha venido nunca a esta isla.

- Guydo. (Sigue hablando irónicamente) A lo mejor es un espíritu en pena, que vaga por estos bosques en busca de almas que atormentar.

- Paratroopi. ¿Cómo va a ser un espíritu en pena si no ha parado de reirse?

- Goombilón. Pa-Paratroopi, ve a ver a dónde ha ido...

- Paratroopi. No, no. Yo ya no voy más.

- Bob. Vamos todos juntos, anda.

(Los cuatro se adentran un poco en el bosque de nuevo, en busca del tipo. Pocos instantes después, llegan a otra zona sin árboles, aunque no tan grande como la zona de la fuente. Allí ven un montículo con un agujero en la base)

- Guydo. ¿Se habrá escondido ahí?

- Bob. Ni idea.

(Efectivamente, el tipo sale de ese agujero. Lleva una capa gris oscuro que le cubre todo el cuerpo)

- ???. ¡Felicidades! ¡Habéis ganado un Champiñón muy especial!

(Los cuatro se miran unos a otros)

- Guydo. Perdone... ¿Nos dice a nosotros?

- ???. (Se ríe) Por supuesto. ¿A quién sino iba a otorgar este fabuloso premio en este solitario bosque?

- Paratroopi. Ah, genial. ¿Y por qué hemos ganado eso?

- ???. Por ser los primeros en pasar por mi tienda de minijuegos.

- Bob. ¡Guay! ¿Podemos jugar alguno?

- ???. Por supuesto, pero antes de ello, tomad. (Saca un Aspiñón, muy parecido al que ingirió Bowser en el tercer juego de Mario y Luigi, y se lo da a Paratroopi) Disfrutad de su potente sabor. Es, sin duda, un manjar muy solicitado en el lugar de donde provengo.

- Goombilón. ¿Y de donde provienes?

- ???. (Se rie) Eso no es de importancia ahora.

- Paratroopi. Hmmm... (examina el Aspiñón antes de probarlo) La verdad es que tiene buena pinta. Voy a darle un mordisco.

- ???. No, no. Este tipo de champiñones se comen de un solo bocado.

- Paratroopi. Ah... Entonces no podré compartirlo con mis amigos...

- Bob. No importa.

- Guydo. Disfruta tú, Paratroopi.

(Paratroopi se acerca el Aspiñón a la boca, pero en ese momento se mueven unos arbustos y Goombilón se vuelve a asustar)

- Goombilón. ¡¡Aaaahhh!! (Paratroopi se aleja el Aspiñón y mira a Goombilón)

- Paratroopi. ¿Qué pasa?

- ???. (Nervioso) N-nada. Tú cómete el champiñón tranquilo, anda.

- Goombilón. He visto una Planta Piraña bien grande... ¡¡Vamonos de aquí ya!!

- Guydo. Goombilón, me estás cansando. Estás obsesionado con las Plantas Piraña. (Se acerca a los arbustos) No entiendo cómo te puede dar tanto miedo una plantita pequeña. (Aparta los arbustos y ve una Planta Piraña grande) ¡¡Ostras!! ¡¡Ostras!!

- Goombilón. ¡¡Aaaahh!!

- Bob. ¡Corred!

(Paratroopi suelta el Aspiñón sin probarlo y todos salen corriendo. El tipo le da la vuelta a su capa y saca su rostro a la luz: se trata de Grácovitz)

- Grácovitz. Rayos. Ahora mi segundo plan se ha echado a perder... (Mira a la Planta Piraña grande) Os dije que les esperárais a la salida. ¡Ahora se han escapado y los dos planes han sido fastidiados! ¡Inútiles plantas!

(La Planta Piraña ruge de furia)

- Grácovitz. (Colocándose encima de su cabeza el Gracodeslizador) Ya estoy harto. ¿Sabes qué? Que te den. A ti a tus plantas amigas. (Esquiva el mordisco de la Planta Piraña grande y sale volando) Voy a continuar con mis experimentos en el propio Reino Champiñón. A ver si encuentro el sótano vacío de algún castillo donde instalarme...

_______________________________________________________________

(2009)

- Paratroopi. ¿Qué eran exactamente esas Plantas Piraña? ¿Cómo habían aparecido? ¿Y quién era ese tipo extraño que encontramos en la isla? Esas son preguntas que aún intentamos respondernos...

...............................................................................................................................

- Goombilón. Cuando llegamos al pueblo, contamos todo lo que habíamos visto dentro de ese profundo bosque. A los habitantes les costó creer todo aquello, pero podía notar cómo seguían sintiéndose inseguros en aquel lugar.

...............................................................................................................................

- Guydo. Pocos días después decidimos abandonar la isla e ir a otro lugar, a otro sitio en donde no corriéramos peligro. Pero la única zona de salida, donde llegaban y partían Helibotes de muchos y muy diferentes sitios, había sido temporalmente cerrada para evitar que los turistas corrieran peligro. Ese fue el principio de la catástrofe

...............................................................................................................................

- Paratroopi. Cada día que pasaba, más ataques por mordisco surgían y más gente desaparecía devorada seguramente por esas plantas salvajes. Llegado un momento, se decidió amurallar el pueblo para dificultar el paso de las Plantas Piraña, y eso pareció retenerlas durante un tiempo.

...............................................................................................................................

- Guydo. Recuerdo que había equipos que vigilaban día y noche las murallas para evitar que apareciera ninguna planta agresiva por el lugar, pero nunca nada era seguro. En los años siguientes, no llegó nadie para intentar salvarnos, curiosamente, pero conseguimos sobrevivir por suerte.

...............................................................................................................................

- Goombilón. Hace pocos días, todo volvió a cambiar. Apareció uno de vuestros Helibotes volando por los aires. Todos nosotros pudimos verlo lanzando papeles.

_______________________________________________________________

(2009, unos días antes, un Helibote surca los cielos por encima del pueblo. Decenas y decenas de papeles caen por la plaza y los habitantes los van recogiendo y leyendo)

- Bob. ¡Vienen refuerzos a salvarnos!

- Guydo. ¡Fantástico!

- Goombilón. ¿Y para qué lanzan esas hojas? ¿Son notas informativas sobre cuándo piensan venir?

- Paratroopi. (Coge una nota del suelo y la lee en voz baja. Después mira extrañado a sus amigos) Dice aquí que el castillo de un tal Bowser necesita trabajadores y que un Helibote va a venir mañana a la estación de llegada y partida de Helibotes para recoger a los que quieran unirse a ellos.

- Bob. ¿Qué? ¿Y no dicen nada de rescatarnos?

- Paratroopi. No. Tal vez no sepan que estamos en peligro.

- Guydo. Paratroopi, llevamos tres años en estas condiciones. Eso es que no le importamos a nadie.

- Goombilón. Ese Helibote es nuestra salvación. Es la única manera de que podamos salir con vida de aquí.

(Se oyen gritos de gente que dice: “¡¡Reunión en el ayuntamiento!!”)

- Guydo. Me parece que vamos a hablar de este tema a fondo... ¿Vamos? (Los tres asienten y se van los cuatro)

...............................................................................................................................

(En una sala del pequeño ayuntamiento del poblado se encuentran reunidos la mayor parte de los habitantes del lugar, entre ellos Goombilón, Paratroopi, Guydo y Bob. El alcalde se encuentra mirando a sus ciudadanos)

- Alcalde. Queridos ciudadanos, queridos amigos. Como todos ya bien sabréis, hemos recibido una posible ayuda del Reino Champiñón, más concretamente del Castillo de Bowser. Aunque sé que muchos podréis sentiros con esperanza, no os recomendaría uniros a ellos. Yo conozco el reino, y conozco ese castillo. Allí no se cometen más que actos malvados, deshonestos, impropios de un pueblo como es este. El Helibote que aterrice en esta isla sólo se llevará a aquellos que decidan unirse a esos actos maléficos, y viendo que hasta ahora hemos resistido con valentía, yo no seré quién me una a ellos. Yo dejo que vosotros elijáis libremente vuestro destino.

(Los habitantes se miran unos a otros y comentan en tonos bajos. Algunos se levantan)

- Sparky. Yo me niego a unirme a ellos.

- Arbusto Fuzzy. Yo también, ¡prefiero defender mi pueblo!

(Algunos más les acompañan en su decisión, hasta que Goombilón se levanta)

- Goombilón. No podemos seguir aquí. Durante estos tres años hemos tenido suerte, pero los recursos se van agotando poco a poco.

- Bob. (Se levanta también) ¿Y si sale otra especie de planta carnívora aún más fuerte? No podemos correr el riesgo.

- Cocotero. Pienso igual que ellos. Debemos salvarnos.

- Alcalde. Bien. Entonces partid mañana por la mañana los que queráis iros. No os guardaremos rencor ni mucho menos. Espero que nos volvamos a ver algún día.

_______________________________________________________________

(2009, día actual)

- Paratroopi. Recuerdo que esa noche fue la más larga de mi vida. Aunque intenté dormir, apenas pude preocupado por todo lo que podría pasar al día siguiente.

...............................................................................................................................

- Guydo. Cuando nos reunimos los que pretendíamos salir de aquella isla peligrosa, no éramos muchos. Probablemente eramos menos de los que yo y mis amigos habíamos esperado...

_______________________________________________________________

(2009, semana anterior. Frente a las puertas de salida del pueblo rodeado por murallas se encuentran Goombilón, Paratroopi, Guydo, Bob, un Cocotero, un Rapiñín, dos Rocolocos y dos Ratones)

- Guydo. El Helibote aterrizará en el helipuerto de la isla. Está algo lejos de aquí, por desgracia, pero confío en que lleguemos. Si salimos ahora y nos damos prisa, llegaremos a tiempo.

- Bob. Lo más importante es que nadie tenga miedo.

- Goombilón. (Temblando) Difícil lo veo...

- Bob. Si nos encontramos algún obstáculo en el camino, que es seguro que lo encontremos, no hay que preocuparse. Somos... (cuenta con la mente) diez contra la cosa que nos esté atacando. ¿Entendido?

- Todos. Sí.

(Se acerca el alcalde seguido por varios guardias)

- Alcalde. Tened mucho cuidado. Sois muy valientes si queréis realizar este peligroso viaje. Como recompensa, creo que os va a acompañar uno de mis soldados. A ver... (va mirando a los tres soldados. Cuando mira a cada uno, estos intentan disimular o decir “no” con la cabeza, temerosos) Vaya... Parece que no vais a tener recompensa... En fin, mucha suerte amigos.

(Los diez salen. Minutos después, mientras todos caminan...)

- Paratroopi. ¿Pero no decía el alcalde que estaba en contra de los tipos que nos esperan en ese lugar?

- Guydo. Paratroopi, es bipolar, déjale.

- Goombilón. ¿Cuánto queda?

- Guydo. Goombilón, acabamos de salir. Aún queda un tiempo.

- Goombilón. (Muy preocupado, dice irónicamente) Ah, genial...

- Bob. Mientras todos permanezcamos unidos, no hay de qué temer.

- Goombilón. Bob, te veo demasiado optimista para estar en peligro.

(Todos siguen caminando por el paseo que les lleva al punto de recogida. Llegan hasta un panel que dice “Bienvenidos a la Isla Tropicocal”, algo estropeado y muy deteriorado. Cuando pasan de largo, unos cuantos tallos empiezan a enrollarse por el panel)

_______________________________________________________________

(2009, día actual)

- Goombilón. Estaba todo demasiado tranquilo. Aunque parecía que nada había cambiado, que todo había vuelto a la normalidad, sabíamos que tarde o pronto íbamos a recibir un ataque de esas plantas bestiales...

_______________________________________________________________

(2009, días antes. Tiempo después, los diez siguen caminando algo nerviosos. De repente, se encuentran una pequeña montañita hecha con huesos y con calaveras)

- Guydo. Madre mía. Estos pobres deben de haber sido la merienda de las plantas...

- Bob. Hay que ser sigilosos por esta parte. Si los huesos están aquí, las plantas no andarán muy lejos...

(Aparece de repente una Planta Piraña grande y coge con la boca a un Rocoloco. El resto la miran muy asustados)

- Cocotero. ¡Ahhh! ¡Se lo va a comer!

(La Planta Piraña escupe al Rocoloco en dirección a los supervivientes, como si se tratara de una bola de bolos intentado golpear bolos. El otro Rocoloco y el Rapiñín se quedna aturdidos por el golpe y son devorados los tres por Plantas Piraña que van apareciendo mientras el resto sale corriendo)

- Bob. ¡Mantengámonos juntos!

(Aparece en el camino otra Planta Piraña, justo por donde el camino se bifurca y el grupo se divide en dos; cada uno va hacia un lado. Un grupo lo forman Goombilón, Bob y los dos ratones y otro grupo lo forman Paratroopi, Guydo y el Cocotero)

_______________________________________________________________

(2009, día actual)

- Guydo. Y en ese momento sucedió lo inesperado, nos dividimos en dos grupos.

...............................................................................................................................

- Paratroopi. No pudimos volver atrás para reencontrarnos. Las plantas nos pisaban los talones y debíamos darnos prisa para llegar al punto de recogida.

...............................................................................................................................

- Goombilón. (A punto de llorar) Y aquí sucedió algo catastrófico.

_______________________________________________________________

(2009, días antes. En el camino de Guydo y Paratroopi, estos corren junto al Cocotero)

- Guydo. (Hablando mientras corre) Paratroopi, quiero decirte que si la situación se complica mucho, sálvate tú que puedes volar.

- Paratroopi. Guydo, nunca lo haré. No os dejaré atrás.

- Guydo. (Sudando y jadeando) Por favor, vamos a hacer un descansito, que no puedo correr más.

- Paratroopi. Si es que llevas mucha ropa. Deberías haber ido más ligero.

- Cocotero. ¡Por favor! No podemos pararnos aquí. ¡Debemos llegar hasta el final!

- Guydo. Tranquilo, si les hemos dejado bastante atrás. Tardarán un rato en... (de repente, aparece una Planta Piraña y se come al Cocotero de un bocado) ...llegar...

- Paratroopi. ¡¡Corre, Guydo!! (Guydo salta encima de la planta y Paratroopi la esquiva volando y ambos siguen avanzando en el camino)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la parte de Goombilón, Bob y los dos ratones, estos siguen corriendo despavoridos)

- Ratón 1. Ugh, ugh, ugh... Yo no puedo más...

- Ratón 2. ¡Cariño! No te pares.

- Ratón 1. Pero es que mis piernas no me responden... Esto es demasiado para mi... Iros vosotros sin mí.

- Ratón 2. ¡Nunca! Si es necesario, me quedaré contigo.

- Goombilón. ¡Vamos, un poco más! ¡Ya veo el final!

(Empiezan a caer hojas al suelo, y todos se miran extrañados)

- Bob. ¿Qué hacen cayendo hojas? (Todos se dan cuenta de lo que pasa y palidecen. Miran hacia arriba y ven plantas colgando de un techo) ¡A cubierto!

(Todos menos Goombilón, quien está paralizado por el miedo, se van de la zona peligrosa. Los ratones caen en una trampa que estaba cubierta bajo hojas y una de las plantas bajo Goombilón se lanza en dirección a él)

- Bob. ¡Cuidado, Goombilón! (Bob se acerca a Goombilón y lo aparta del lugar. Bob es el que recibe el mordisco de la planta piraña. Cuando Goombilón se levanta del suelo, ve la mitad del cuerpo de Bob dentro de la boca de la planta piraña)

- Goombilón. ¡¡Bob!!

- Bob. (Con la cabeza aún fuera de la planta piraña) Vete Goombilón.

- Goombilón. ¡¡No!! ¡¡Bob!!

- Bob. ¡Vete! ¡¿Acaso quieres acabar como yo?! ¡Vete aún que puedes!

- Goombilón. (Paralizado por el miedo) B-Bob...

- Bob. Vete... (la planta piraña devora finalmente a Bob)

- Goombilón. ¡¡No!! (Aparecen Paratroopi y Guydo)

- Paratroopi. ¡Goombilón, ya estamos a pocos metros del punto de recogida! Hay que darse prisa. ¿Y Bob?

- Goombilón. (Llorando) Se lo han comido...

- Paratroopi. Oh, madre mía...

- Guydo. Hay que irse...

- Goombilón. Yo no me voy. Ha muerto por mi culpa, merezco morir.

- Paratroopi. ¡No digas idioteces! (Coge a Goombilón y los tres se van del lugar)

_______________________________________________________________

(2009, día actual)

- Goombilón. (Llorando) Se lo habían comido... Y todo por mi culpa... Fui un cobarde, me quedé paralizado por el miedo... Nunca me lo perdonaré.

...............................................................................................................................

- Paratroopi. (Aguantando las lágrimas) Siempre le recordaremos. Bob era un gran amigo.

...............................................................................................................................

- Guydo. Yo no culpo a Goombilón por lo que pasó. Aunque lamento mucho la muerte de Bob

_______________________________________________________________

(2009, hace unos días, un día de viaje completo en Helibote ha permitido a Kamek y al Gran Hermano Martillo llegar a la Isla Tropicocal)

- GHM. (Hablando con un Shy Guy que dirige el Helibote) Aterriza en esa pradera libre de árboles.

- Kamek. Madre mía, lo que hay en ese archipiélago no son árboles, es una jungla tropical de las grandes. Es como 5 o 6 Bosques Hoyuelo.

(El Helibote aterriza y Kamek sale)

- GHM. Uh, ¿a dónde vas?

- Kamek. A tomar un poco de aire fresco.

- GHM. No te alejes mucho. Tú no has visto los monstruos que esconde este lugar.

- Kamek. Bah, ya será menos. Por cierto, ¿cómo vamos a reclutar a nadie si no nos movemos de aquí?

- GHM. Hace día y medio envié un Helibote aquí para lanzar por todo el archipiélago papeles de propaganda.

- Kamek. Guao, entonces habrás gastado mucho papel.

- GHM. Si nadie viene en unas horas, nos iremos... (Aparecen corriendo Goombilón, Paratroopi y Guydo) Mira, por ahí vienen algunos.

- Guydo. ¡Socorro!

- Paratroopi. (Sujetando a Goombilón, quien no para de llorar) ¡Ayuda, nos han atacado!

- Goombilón. (Llorando muy fuerte) Bob... Se han comido a Bob... Y yo no he hecho nada para evitarlo...

- Kamek. Entrad los tres. Gran Hermano Martillo, ordena al Shy Guy que alce el vuelo. (El Gran Hermano Martillo asiente y todos se meten en el Helibote. Este despega y se aleja poco a poco de esa isla peligrosa)


(2009, día actual. Los tres miembros del Trío de Élite siguen separados en salas grises distintas)

- Guydo. (Con la voz entrecortada) Y esa es la historia...

- Roca Picuda. Bien, la entrevista ha acabado. Dentro de unas horas pásate junto con tus amigos por el despacho de Kamek. ¿Entendido? (Guydo asiente, y de la misma manera hacen Paratroopi y Goombilón en sus respectivas entrevistas)

_______________________________________________________________

(Dos horas después, en la habitación de Kamek se encuentra este organizando unos papeles. De repente, llaman a la puerta)

- Kamek. Adelante.

(Entran primero dos Koopatrulleros, y detrás de ellos pasan Goombilón, Paratroopi y Guydo)

- Guydo. Buenas tardes.

- Kamek. Bienvenidos, pasad adentro sin miedo.

(Los tres pasan a la sala)

- Paratroopi. ¿Qué tal ha ido todo?

- Kamek. He estado estudiando a fondo vuestras historias y tengo que decir que me han convencido. Este castillo se sentirá orgulloso de contratar a unos secuaces como vosotros.

(Los tres se alegran, relativamente, olvidando un poco lo ocurrido días antes)

- Goombilón. (Triste, aunque algo alegre por la noticia) Genial.

- Kamek. Como vosotros tres sois amigos, creo que podréis trabajar bien en equipo. Lo único difícil ahora será escoger un nombre para vuestro grupo.

- Guydo. Ya se nos ocurrirá algo pronto...

- Kamek. La verdad es que vuestra historia me ha soprendido. Hace falta tener valor para haberse adentrado en un escenario que, como me ha contado el Gran Hermano Martillo, es tan peligroso. Dudo que nuestras tropas de élite se hubieran atrevido a ello.

- Paratroopi. (Hace un chasquido de dedos) ¡Ya lo tengo! ¿Por qué no nos llamamos el Trío de Élite?

- Goombilón. Hmmm... Mola.

- Guydo. Suena imponente. Me gusta.

- Kamek. Pues ale, Trío de Élite, os voy a encomendar vuestra primera misión.

- Goombilón. ¿Y en qué se basa?

- Kamek. Acaban de llegar noticias de unos Toads enfermos. Los doctores están impresionados con los síntomas que desconocen. Han decidido llamar a la enfermedad “Redonditis”. Vuestra misión será descubrir qué ha provocado eso.

- Guydo. A sus órdenes, jefe.

(El Trío de Élite se da la vuelta, pero antes de salir, Kamek les llama)

- Kamek. Ah, quiero deciros algo, Trío de Élite. (Los tres se dan la vuelta y miran a Kamek) Bienvenidos al Castillo de Bowser.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.