FANDOM


Resumen

Contar la historia de Bowsy es una de las más complicadas a las que me he tenido que enfrentar. No obstante, he intentado hacer que encajen las diferentes piezas que ha ido dejando Nintendo a lo largo de sus diferentes juegos. Espero que os guste. :)

Música

1. https://www.youtube.com/watch?v=nde5vtK0fSw&index=37&list=PL6akIKaXBeU2ku6G6pyabzbyyfYh_0S-a

(En la sala real de Bowser, se encuentran reunidos Bowser, el Trío de Élite, Kamek, Ratónito, Korokoopa, Spiriny y otros secuaces de menor rango frente a Bowsy. Bowsy está sentado en una silla frente a una mesa en donde hay una tarta y dos velas con forma de 15. Todo el mundo canta)

- Todos. Te deseamos todos... Cumpleaños feliz... ¡Feliz 15 cumpleaños, príncipe Bowsy! (Todos aplauden)

- Bowsy. (Enciende las velas con sus llamas y después sopla para apagarlas) ¡Bien!

- Ratónito. (Mirando con mucho gusto la tarta) Venga, a cortar la tarta. Me está entrando mucha hambre...

- Kamek. ¡Ratónito! Espera, glotón. Tenemos que cantarle al príncipe Bowsy aún otras canciones más.

- Ratónito. Jo... ¿Y no podéis darme por lo menos a mí ya el trozo de tarta?

- Kamek. No. Te esperas como todo el mundo.

- Korokoopa. (Susurrando a Spiriny) A ver cuándo pega el estirón el príncipe Bowsy, porque no ha cambiado nada desde que tenía cinco años.

- Spiriny. La verdad es que sí.

- Bowser. Ah... Todavía recuerdo cuando eras un bebé, Bowsy.

- Guydo. Es verdad. Qué viejos tiempos aquellos...

- Kamek. Sargento Guydo, pero si en esos momentos no estabas en este castillo.

- Guydo. Ya, pero es por decir algo.

- Paratroopi. Amo Bowser, ¿podría contarnos cómo era todo cuando el príncipe nació?

- Goombilón. Buena idea. Yo siempre he querido saber cómo era todo antes de llegar a este reino.

- Bowser. Bueno... ¿Tenéis trabajo que hacer? (Todos niegan con la cabeza mientras Ratónito corta discretamente un trozo de tarta) Entonces os contaré la historia de, ni más ni menos, mi hijo, vuestro futuro amo.


Diálogo

(El Reino Champiñón hace 31 años. Toda la zona es muy antigua y básica. Hay algún desierto, alguna zona nevada y algunos bosques distribuidos por todo el reino. A un extremo se encuentra el Castillo de Peach, en donde viven Peach, de 14 años, y Mario, de 14 años también. Al otro extremo se encuentra el Castillo de Kelvin Koopa, padre de Bowser. Dentro de ese castillo, Kelvin Koopa se encuentra muy enfermo en su cama, acompañado por Bowser, de 16 años, y Kamek padre, padre del Kamek de la actualidad)

- Bowser. Padre, pronto te recuperarás. Debes seguir dirigiendo este castillo, no puedes dejarnos en mitad de la guerra entre Toads y Koopas.

- Kelvin. (Tosiendo) Hijo, ya me queda poco en este mundo. Sé que tú eres mi sucesor, el gran Bowser, y sé que con tu fuerza e inteligencia llegarás lejos.

- Kamek (padre). No lo dude, amo Kelvin. El príncipe Bowser está muy preparado para llevar las riendas de este castillo. Él y Clawdia llevarán a los Koopas a la victoria.

- Bowser. Padre, ahora descansa, que tienes que reposar. (Mira a Kamek padre) Kamek, ¿te quedarás cuidándole?

- Kamek (padre). Por supuesto.

(La historia sigue avanzando)

_______________________________________________________________

(Meses después, seguimos treita y un años atrás. Bowsy está durmiendo en una sala oscura. Abre lentamente los ojos, y cuando los tiene bien abiertos, mira asustado por todos lados)

- Bowsy. (Toca las paredes de la pequeña sala) ¿Dónde estoy? ¿Qué está pasando? (Se encienden las luces y Bowsy admira un panel lleno de botones luminosos) ¿Y todo esto? (En una pantalla grande aparece el símbolo de un correo. Bowsy lo toca y se establece una videollamada con un compañero suyo llamado Jimmy)

- Jimmy. Por fin te despiertas. Creí que no ibas a participar.

- Bowsy. ¿Participar? ¿En dónde?

- Jimmy. ¿En dónde va a ser? ¿Es que no te acuerdas?

- Bowsy. (Se queda pensativo durante unos momentos, hasta que recuerda por fin) ¡Ah! ¿Era hoy?

- Jimmy. Pues claro, tonto. Jajaja. Te deseo buena suerte en la carrera.

- Bowsy. Igualmente.

(Bowsy, Jimmy y cientos de participantes más se encuentran dentro de unos vehículos especiales con forma alargada. Aparece fuera de ellos un Lakicito, es decir, un Lakitu hecho de un tipo de glóbulos blancos. Este Lakicito sujeta una bandera a cuadros blancos y negros)

- Lakicito. Bienvenidos todos a la carrera de kartzoides. Explicaré las reglas básicas de la carrera para el que las haya olvidado. En cuanto baje la bandera, todos vosotros podréis arrancar vuestros kartzoides. El circuito no es complicado de recorrer, pero hay varias cajas sorpresa con objetos que podréis utilizar contra vuestros contrincantes durante la carrera. Al final del recorrido, el primero que cruce la línea de meta podrá entrar dentro del gran óvulo y así vivir.

- Bowsy. (Desde dentro del kartzoide) ¿Cómo que vivir? ¿Es que el resto va a morir?

- Lakicito. (Sonriendo) Exactamente. El ganador se lleva la vida y los perdedores la muerte. (Levanta la bandera) Preparados... Listos... ¡¡Ya!! (Baja la bandera y todos los vehículos salen disparados)

(Comienza la música 1)

(Bowsy en un principio no se coloca en los primeros lugares, sino que ocupa un puesto intermedio. Para añadir dificultad al trayecto, aparecen Goombocitos caminando y flotando. Muchos los esquivan con éxito, pero otros se chocan contra ellos)

- Bowsy. (Se acerca a una caja sorpresa y la rompe. Obtiene un caparazón celular, el cual lo lanza pero no choca contra ningún contrincante) ¡Rayos!

(Espectacular carrera. Muchos jugadores utilizan objetos durante el trayecto, y algunos salen beneficiados en contra de otros. Bowsy va avanzando lentamente puestos)

- Lakicito. (Desde lo lejos, con un megáfono) ¡Segundo tramo del trayecto, cavidad uterina! Está siendo una carrera magnífica.

(Un caparazón celular rojo choca contra el kartzoide de Bowsy y este para en seco)

- Bowsy. ¿Qué ha ocurrido? (Mira una pantalla en la que pone con letras rojas: “kart dañado: 24%”) Maldita sea, me han dado de lleno. (Retoma la carrera)

- Lakicito. ¡Los jugadores se están aproximando a la zona peligrosa de la carrera!

- Jimmy. (En tercera posición, nervioso) Venga, ya queda poco para llegar al tercer tramo... (un rayo reductor transforma a la mayor parte de los kartzoides en unos vehículos diminutos. Jimmy también ha empequeñecido) ¡No! (En la zona peligrosa, hay muchos Goombocitos que engullen con facilidad a los kartzoides diminutos. Jimmy y Bowsy consiguen esquivarlos y llegar al tercer tramo)

- Lakicito. ¡Ya hay participantes que van por el conducto final en dirección a la meta! En primera posición va Jimmy y en segunda Bowsy.

- Jimmy. (Hablando con Bowsy por videollamada) Juegas bien, pero no puedes superarme.

- Bowsy. Eso ya lo veremos... (rompe una caja sorpresa y obtiene un caparazón celular rojo) Game over, querido Jimmy. (Lanza el caparazón y derrota a Jimmy. Bowsy se coloca en primera posición y ve cómo un caparazón azul venido de lejos se acerca a él) Ostras... ¡¡Ostras!!

- Jimmy. (Después de impactar el caparazón en el kartzoide de Bowsy) ¡Jajaja! ¿Qué decías, amigo?

(Jimmy cruza la línea de meta en primer lugar, seguido por otro jugadoren segundo lugar y Bowsy en el tercero)

- Lakicito. ¡Espléndido! Ya tenemos ganador de la carrera y futuro ser vivo que nacerá dentro de un tiempo. ¡Jimmy!

- Jimmy. Gracias. Tengo que reconocer que ha sido una carrera dura, pero con esfuerzo y... (ve que el kartzoide de Bowsy se aproxima al óvulo) ¡¡Eh!! ¡Bowsy está haciendo trampas! ¡Ese óvulo es mío!

- Bowsy. (Penetra en el óvulo) Que te lo has creído. Aquí el que sobrevive es el más listo, ¿te enteras? (El óvulo se recubre por una muralla que impide la entrada de más kartzoides) ¡Hasta la vista, pringados!

(El óvulo se mueve lentamente por el conducto en dirección a la cavidad uterina)

- Jimmy. (Mira al Lakicito) ¡Pero haga algo, que ese idiota se ha llevado mi premio!

- Lakicito. Mis jefes me impiden actuar, lo siento.

- Jimmy. Pues quiero hablar con sus jefes. ¡Pienso quejarme!

- Lakicito. Viven en las circunvoluciones del cerebro, no creo que desde aquí puedas llegar.

- Jimmy. ¿En las circun-qué? Bah, paso...

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

(Pocos meses después, durante una historia paralela (La historia de la malvada reina), Kamek hijo y Bombazulina se encuentran en la sala real de Bowser, en la que hace pocos minutos acaba de salir Clawdia disparada por los aires fuera del Reino Champiñón. Aparecen Bowser y otros secuaces apresurados tras la batalla entre Mario y Clawdia)

- Bowser. ¡¡¿Qué ha ocurrido en mi preciada sala?!!

- Kamek hijo. Clawdia ha... ha... (Bombazulina le interrumpe)

- Bombazulina. ...muerto... (Kamek la mira extrañado y Bowser cae de rodillas al suelo destrozado)

- Bowser. ¡¡¡No...!!! (Se tira al suelo y lo golpea con sus puños) ¡Mario! Juro que algún día vengaré a Clawdia, mi pobre esposa... ¡¡Lo juro!!

(Mientras Bowser grita desesperada y furiosamente, en un rincón poco visible de la sala se encuentra un huevo con Bowsy dentro de él todavía en fase de embrión. Este huevo está rodeado por antorchas para mantener una temperatura adecuada)

_______________________________________________________________

(Comienzos del año 2002. Bowser, Kamek (el hijo, no el padre), Bombazulina y el Gran Hermano Martillo esperan en uno de los pasillos del hospital del castillo)

- Bombazulina. Me acabo de enterar de que Kammy y tu padre se han separado. Lo siento mucho, Kamek. Esto debe de ser duro para ti.

- Kamek. La verdad es que no mucho, si hasta lo veo normal. ¿Quién en su sano juicio podría soportar a mi madre? Yo reconozco que no la habría aguantado tantos años.

- GHM. Ni tú ni nadie, las cosas como son.

- Bowser. A ver, centrémonos en lo que de verdad importa y para lo que estamos aquí: esperando al nacimiento de mi hijo.

- Kamek. Es cierto, casi nos desviábamos del tema por los nervios.

- GHM. Lo que no me explico es cómo ha podido tardar quince años en eclosionar el huevo.

- Bombazulina. Es hijo del amo Bowser. Un rey como tal necesita años y años de preparación interna.

(Sale un doctor Koopa)

- Dr. Koopa. Ya tenemos los resultados.

- GHM. ¿Traemos flores de vivo o de muerto? (De repente, agita la cabeza y vuelve en sí. Ve que todos le miran) Perdonadme, he tenido un pensamiento extraño...

- Dr. Koopa. (Ignora al GHM) El bebé ha nacido sano, sorprendentemente. Tanto tiempo de incubación es muy poco común.

- Bowser. Quince años. ¡Quince años! Es una locura. Yo nací en menos de un año.

- GHM. (Dice en tono bajo mientras se ríe) A lo mejor no es hijo suyo...

- Bowser. (Mira furioso al GHM) ¿Qué has dicho, querido secuaz?

- GHM. Que su hijo va a ser un gran amo y que estaré encantado de servirle.

- Bowser. (Mira al doctor) ¿Puedo ver ya a Bowsy?

- Dr. Koopa. ¿A quién?

- Bowser. A mi hijo, idiota.

- Dr. Koopa. Oh, por supuesto. (Bowser se va corriendo por el pasillo mientras cuchichean Kamek, Bombazulina y GHM)

- Bombazulina. ¿Bowsy? Qué nombre más poco original.

- Kamek. Yo le habría llamado... Hmmm... No sé... Kooper... Bah, soy muy malo poniendo nombres.

- GHM. El hijo de Bowser necesitaría un nombre potente, que dé miedo al oirlo... Koopinator.

- Bombazulina. ¿Koopinator? Suena a robot. No queda bien.

- GHM. Pues propón tú un nombre, lista.

- Bombazulina. No, no. Yo sólo he dicho que Bowsy es un nombre poco original, no que fuera a dar ideas de otro nombre.

- Kamek. En fin. Propongo ir a conocer al Koopa que nos seguirá amargando la vida después del amo Bowser.

(Todos se van hacia donde descansa el recién nacido Bowsy)

...............................................................................................................................

(En una de las habitaciones del hospital del castillo se encuentra Bowser con Bowsy entre sus brazos, mirado por Kamek, Bombazulina y el GHM)

- Bombazulina. Ohhh... Qué bonita estampa familiar.

- Bowser. Ojalá estuviera aquí Clawdia con nosotros para verlo...

- Kamek. Mejor que no, ejem... (le da un codazo el GHM para que se calle)

- GHM. Se parece mucho a su malignidad. Son iguales.

- Bowser. ¿Estás diciendo que tengo cara de bebé?

- GHM. ¿Eh? N-no. Era una forma de hablar... Déjelo, amo.

- Bowser. Justo hoy tenía que nacer Bowsy, el mismo día en que me marcho de vacaciones.

- Kamek. ¿Qué? ¿Se marchaba su malignidad sin avisarnos?

- Bombazulina. ¿A dónde se va?

- Bowser. A la Isla Delfino unos mesecitos. Pensaba decíroslo cuando ya estuviera allí.

- Kamek. ¡Qué guay! ¿Podemos ir?

- Bowser. No.

- Kamek. ¿Qué? ¿Por qué?

- Bowser. Porque no.

- Kamek. ¿Y por qué no?

- Bowser. Porque no.

- Kamek. ¿Y por qué no?

- Bowser. ¡Porque no! Y no pienso seguir discutiendo, que se me pasa la hora del vuelo. Me voy con mi hijo a pasar unos entrañables meses y para fortalecer el vínculo paternofilial.

- Kamek. ¿Pero qué vínculo paternofilial, si acaba de nacer? Podemos hacer nosotros tres rápidamente las maletas para el viaje.

- Bowser. ¡Que no! Me voy de aquí unos meses para cambiar un poco y no estar siempre metido en este castillo. Si os gusta, bien. Si no, me da igual. Que tengáis buenas vacaciones. (Se pone alegremente unas gafas de sol y se lleva a Bowsy en brazos)

- GHM. Cada día el amo se comporta de manera más espontánea...

- Bombazulina. Míralo por el lado positivo: cuanto más se entretenga con sus cosas, más tranquilos nos dejará a nosotros.

_______________________________________________________________

(Julio del 2002. En la Isla Delfino se encuentran pasando unas buenas vacaciones Bowser y Bowsy. Bowsy ha aprendido rápidamente a hablar y caminar. Un día, en una pequeña fortaleza construida el las afueras de la isla, descansan padre e hijo)

- Tompty. Buenos días, Bowser.

- Bowser. Hola. ¿Traes noticias?

- Tompty. Sí. Mario, Peach y otros Toads vienen de camino.

- Bowser. ¿Perdón?

- Tompty. Por lo que me han contado ciertas fuentes, vienen de vacaciones a esta isla paradisíaca, como usted.

- Bowser. ¡Esto es el colmo! Ni de vacaciones me dejan descansar.

- Bowsy. ¿Quiénes son ellos, papá?

- Bowser. Eh... Es una historia un poco complicada de explicar...

- Bowsy. Cuéntamela. Me gustan las historias.

- Bowser. Verás... Tú siempre me has estado preguntando quién era tu madre, ¿no?

- Bowsy. Sí.

- Bowser. Pues... Es Peach, una princesa que está a punto de llegar a esta isla. La reconocerás fácilmente, lleva un traje rosa y tiene el pelo rubio. Hace mucho tiempo, un malvado fontanero llamado Mario que siempre va con ella me la arrebató de mis manos y ahora está con ella. Por eso desde hace tiempo he intentado devolver a Peach a mi castillo para que volvamos a ser felices.

- Tompty. (Se acerca a Bowser y le susurra) ¿Pero qué historia le está contando al chico? Le va a confundir al pobre.

- Bowser. (Dice en tono muy bajo) ¡Cállate! Prefiero decirle eso a contarle que su verdadera madre murió en un caldero de lava.

- Tompty. Bueno, usted sabrá... Yo me voy a dar un paseo... (Se va silbando del lugar. Bowsy se acerca a una de las ventanas de la fortaleza y mira el bello paisaje a través de ella)

- Bowser. Hijo, ¿estás bien?

- Bowsy. (Respondiendo fríamente) Sí.

- Bowser. (Señala con el dedo un pincel grande) Te he traído un pincel que me he encontrado esta mañana en una calle. Colorea si quieres un rato.

- Bowsy. (Mira el pincel mágico muy seriamente. Lo coge y la pintura que tiene en la punta adquiere un tinte malvado) Odio a ese Mario. Con este pincel me burlaré de él pintándole un bigote.

- Bowser. Eh... Es que ya tiene bigote...

- Bowsy. ¡Rayos! Pues le prepararé un dibujo de bienvenida, una bienvenida de la que nunca se va a olvidar. (Salta por la ventana)

- Bowser. Hijo, ten cuidado. (Segundos después, Bowser se rie solo) Jua, jua, jua. Cómo me recuerda a cuando yo era pequeño.

(La historia es interrumpida)

_______________________________________________________________

(De vuelta al 2017. Todos los personajes del principio del episodio siguen ahí. Ratónito habla con la boca llena de tarta)

- Ratónito. Espera, espera. ¿Entonces es Peach la madre de Bowsy?

- Bowser. ¡No! ¿Es que no escuchaste la parte en que decía que no?

- Ratónito. (Traga el trozo de tarta) Sinceramente, no. Cuando como, generalmente me evado del mundo.

- Guydo. Ratónito, no mientas, tú te evades comiendo y sin comer. (Todos se ríen)

- Kamek. La madre es Clawdia. ¿No?

- Bowser. Eh... Sí, se podría decir que sí.

(Todos miran sorprendidos a Bowser)

- Bombazulina. Amo Bowser, ¿a qué se refiere con “se podría decir que sí”?

- Bowser. Bah, dejémoslo en un sí. Es que eso da para otra historia que hoy no voy a contar... En fin, sigo con la historia que estaba narrando...

_______________________________________________________________

(Año 2003. Mientras Mario, Luigi, Peach, Bowser y un grupo de Toads y Koopas se encuentran en el Reino Judía teniendo una conocida e inesperada aventura, hay otros que se han quedado en el Reino Champiñón. Ellos son Kamek, Bombazulina, el Gran Hermano Martillo, Bowsy y muchos secuaces)

- Kamek. Príncipe Bowsy, no se ponga pesado. Ya le hemos dicho muchas veces que su padre está de viaje arreglando unos asuntos.

- Bowsy. ¡Pero yo quiero estar con mi papá!

- Kamek. Si te portas bien, mañana te llevo al Reino Judía para que lo veas. (Hace un gesto a Bombazulina y al GHM para dejar claro que él estaba mintiendo)

- Bowsy. ¡Te he visto! ¿Te crees que soy tonto?

- GHM. Caray, qué espabilado está este niño.

- Bombazulina. Chicos, tengo que admitir que yo también me estoy preocupando. Ya llevan varios días Bowser y Mario fuera del reino. ¿Les habrá ocurrido algo?

- Kamek. Por supuesto que no. Esos dos seguro que se han cogido unas pequeñas vacaciones en el Reino Judía sin avisar.

- GHM. ¿Los dos? Pero si se llevan a matar.

- Kamek. Por eso mismo. Llega un momento en que te cansas de luchar y de secuestrar princesas y te apetece tomarte un descanso. (Bowsy empieza a llorar fuertemente) ¡¡Ahhh!! Este niño me va a volver loco.

- GHM. Por favor, Kamek, haz que se calle.

- Kamek. ¡Ya lo tengo! (GHM y Bombazulina miran a Kamek confusos)

...............................................................................................................................

(En el helipuerto del castillo, Bowsy está subido en un Helibote de tamaño mediano. Mueve los mandos como si lo estuviera pilotando de verdad mientras hace ruidos con su boca de disparos enemigos)

- Bowsy. Ñiuuuu... ¡Piu, piu! ¡Ratatata!

(Kamek, Bombazulina y el GHM lo miran desde fuera del Helibote)

- Bombazulina. Ah... Qué paz.

- Kamek. Sabía que esto le calmaría. Se lo está pasando genial.

- GHM. Eh... Kamek.

- Kamek. ¿Sí?

- GHM. ¿Y si enciende el motor y despega?

- Kamek. Por favor, Gran Hermano Martillo, el sistema de encendido de estos Helibotes es complicado. No creo que un niño de casi un año pueda... (el Helibote se enciende y cierra sus puertas) ...encenderlo... Ostras... ¡Ostras!

(El Helibote se eleva lentamente)

- Kamek, Bombazulina, GHM. ¡Príncipe Bowsy! ¡¡Pare!!

- Bowsy. ¡Hora de pasárselo en grande! ¡Síiii! (El Helibote se eleva en el aire) ¡Kamek, volveré a la hora de la comida!

- Kamek. ¡¡Príncipe Bowsy, baja!! ¡No te lo repetiré más veces! (El Helibote empieza a moverse en dirección al Castillo de Peach) Ay, madre. Como la lie gorda Bowser me va a matar...

- Bombazulina. ¿Por qué se dirige al Castillo de Peach?

- GHM. Ni idea, pero hay que rescatarle antes de que llegue allí y algún Toad le rapte o algo.

(Kamek invoca su escoba y sale volando mientras Bombazulina y el GHM persiguen por tierra al Helibote que conduce Bowsy. Minutos después, cuando ya sólo en el Castillo de Bowser quedan soldados rasos, sin alto rango, aparece el Turbokoopa conducido por Bowletta y Grácovitz. El Turbokoopa aterriza muy cerca del castillo y de él salen Bowletta y Grácovitz)

- Grácovitz. Espléndido, hemos llegado sin problemas al Reino Champiñón. Si ahora su majestad pudiera explicarme qué hacemos aquí...

- Bowletta. El fortachón que he poseído posee un castillo que nos servirá de mucho. Con todos sus secuaces y armas funcionando, conquistar el Reino Judía será pan comido. ¡Eyeh hah hah hah!

_______________________________________________________________

(Después de un cuarto de hora de vuelo, el Helibote de Bowsy choca contra la base del Castillo de Peach. Bowsy sale del Helibote algo mareado)

- Bowsy. Uh... (agita la cabeza y, tras haberse recuperado, entra en el castillo)

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, Bowsy entra en la habitación de Peach. Enciende las luces y mira por todos lados)

- Bowsy. Esta parece la habitación de mamá. (Abre unos cajones) Necesito buscar algún álbum de fotos. Si salen papá y mamá, la princesa tiene que ser mi mamá... (Saca un álbum de fotos) ¡Ajá!

(Aparecen el GHM y Bombazulina)

- GHM. ¡Príncipe Bowsy!

- Bombazulina. Venga con nosotros, no la lie más.

- Bowsy. ¡Dejadme en paz! Quiero saber quién es mi madre.

(GHM y Bombazulina se miran temerosos. Ellos dos no quieren que Bowsy descubra que Peach en realidad no es su madre y que la verdadera es Clawdia)

- Bombazulina. Eh... Volvamos al castillo rápido. A ver si ha llegado Bowser y se va a preocupar.

- Bowsy. ¡Que no! Quiero saber quién es mi mamá.

- GHM. Por última vez, príncipe Bowsy, su madre es Peach. Vayámonos ya de aquí.

(Aparecen tres Toads)

- Toad 1. ¡¡Ahhh!! ¡Son secuaces de Bowser!

- Toad 2. ¿Ya habrán venido él y Mario del viaje?

- GHM. ¡A callar todo el mundo de una vez!

(Aparece Kamek por la ventana de la habitación, montado en su escoba)

- Kamek. Príncipe Bowsy, esto ya ha llegado demasiado lejos. Volvamos al castillo.

- Bowsy. ¡No! ¡Antes quiero comprobar que Peach es mi mamá! (El Gran Hermano Martillo coge el álbumque retiene Bowsy mientras Kamek por otro lado coge el cuerpo de Bowsy. Kamek y GHM tiran en direcciones diferentes, pero no consiguen separar a Bowsy del álbum)

- Kamek. ¡Príncipe Bowsy, suelte eso!

- Bowsy. ¡No! ¡Nunca!

- GHM. ¡Colabore!

- Bowsy. ¡Socorro! ¡Socorro!

- Toad 3. (Viendo la escena, al igual que los otros dos Toads) Esto es muy extraño...

- Toad 1. En cuanto Mario se marcha del reino, empiezan a pasar cosas raras.

(Finalmente, Bowsy cede y Kamek cae al suelo con Bowsy en brazos. El GHM guarda el álbum en un cajón)

- Kamek. Príncipe, lo siento mucho.

- Bowsy. (Se pone a llorar) ¿Por qué no me decís quién es mi madre? ¡¿Por qué?!

- Kamek. Es muy complicado de explicar... Cuando seas mayor lo comprenderás.

- Bombazulina. Príncipe Bowsy, no se preocupe. Todos nosotros le acompañaremos durante muchísimo tiempo. Jugaremos a lo que desee cuando volvamos al castillo. ¿Vale?

- Bowsy. (Se limpia las lágrimas y dice en tono bajo) Vale...

- GHM. Perfecto, pues vámonos de aquí, que ver tanto color rosa me da náuseas.

- Toad 2. Eso, que suficientes daños habéis causado aquí. Primero llega un Birdo disfrazado de la princesa creando palabras explosivas y esparciéndolas por el castillo y luego llega ese niño conduciendo un Helibote y chocándolo contra un muro... (Kamek, Bombazulina, GHM y Bowsy salen de la sala)

...............................................................................................................................

(Cuando ellos salen del Castillo y se dirigen al Helibote, el GHM se queda mirando a una zona lejana)

- Kamek. Gran Hermano Martillo, ¿qué ocurre?

- GHM. El Castillo de Bowser está volando... ¿No lo véis? (Kamek, Bombazulina y Bowsy también lo ven a lo lejos)

- Bowsy. ¡Qué guay!

- Bombazulina. ¡¿Pero qué?! En el castillo no hay nadie autorizado que pueda hacerlo volar.

- Kamek. A lo mejor ha vuelto el amo Bowser ya.

- GHM. ¿Y para qué iba a hacer volar el castillo?

- Kamek. No sé, le habrá entrado un repentino deseo.

- Bombazulina. Oye, que el castillo se está alejando del reino. Me parece que va en dirección al Reino Judía.

- Kamek. ¿Al Reino Judía? ¿Para qué va a llevar el castillo entero ahí?

- GHM. No, no. El castillo entero no ha salido volando, sólo una torre grande. La base y las primeras plantas siguen en tierra.

(La historia termina en este punto)


(De vuelta al año actual 2017. Siguen los mismo personajes, pero Ratónito está durmiendo sentado en un asiento)

- Bowser. Y aquí acaba la maravillosa historia de mi hijo, en parte gracias a lo que me contó Kamek cuando yo me encontraba en el Reino Judía.

- Kamek. Lo que aún sigo sin saber es quién controló el castillo y lo llevó volando al Reino Judía.

- Bowser. Yo tampoco lo sé.

- Spiriny. ¿Y por qué tardó su malignidad tantos días en volver a este reino?

- Bowser. Pues, si te digo la verdad, no sé. Lo único que recuerdo es que iba montado en un objeto volador, caí de cabeza al suelo y días después aparecí en una playa del Reino Judía traído por la marea.

- Korokoopa. Ratónito se ha dormido, jajaja.

- Kamek. Mejor, así podremos repartir más tarta entre todos...

(Los secuaces, Bowsy y Bowser siguen celebrando la fiesta de cumpleaños entre risas y bocados de tarta)

Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.