FANDOM


Soldado 32 principal portada

Resumen

El Snifit ha huido de la Ciudad Champiñón que es atacada cada vez más según pasan los días e intenta llegar al Monte Friolero pasando por el Bosque Encapotado. ¿Conseguirá alcanzar la zona? ¿Qué tal se llevará con su nueva conocida, Pancra?

Música

Máquina atención Es recomendable que abras las músicas en pestañas diferentes.

1. Música 1

2. Música 2

Día 20: 27 de mayo de 2017

(Tiempo después de que acabe el episodio anterior, Pancra está observando y limpiando la herida del Snifit)

- Pancra. Felicidades; la herida no está infectada ni oscurecida. Parece que la lanza que te hirió no estaba oscurecida, por suerte.

- Snifit. Uf, menos mal. Ya me veía como uno de esos monstruos... Por cierto, siento haberme comportado así antes. Estaba muy nervioso...

- Pancra. Olvídalo. Yo estaría igual se estuviera en tu lugar... Por cierto, cuéntame algo de ti, que aún no sé nada más que que eras un miembro del CSR.

- Snifit. Hace años, muchos años, trabajé para Bowser. Comencé poco después de que la Estrella Oscura fuera derrotada por Mario y su hermano; era un buen tirador. Pero un año después me di cuenta de que no encajaba en su castillo. Mi deseo era proteger, no atacar constantemente, así que un día desaparecí del castillo y me dirigí a la Ciudad Champiñón. Al principio fui apartado cuando la gente me conocía a fondo y descubría que en un pasado trabajé para Bowser, pero poco a poco con el paso del tiempo me fui ganando el respeto de los que tenía alrededor, y conseguí entrar en el CSR con mucho trabajo y esfuerzo. Y hasta aquí llega mi historia.

- Pancra. Alucinante. Realmente alucinante. Has conseguido estar en dos bandos enfrentados desde hace siglos.

- Snifit. Sí. Y hasta ahora he estado en el que me correspondía, hasta que la Estrella Oscura volvió a despertar.

- Pancra. Hay algo que no entiendo. ¿Qué es la Estrella Oscura?

- Snifit. Es una gran fuente de poder que sólo los más malvados son capaces de sacarle provecho. Una vez hace mucho tiempo despertó y sumió en una profunda oscuridad a todo el Reino Champiñón, pero fue dormida por los Espíritus Estrella. Hace casi 10 años volvió a despertar, pero no consiguió gran cosa porque fue detenida por los hermanos Mario. Pero esta vez parece haber despertado más fuerte que nunca. Ni los Espíritus Estrella se han atrevido a enfrentarse contra ella, así que se ha ordenado la evacuación de toda la población del Reino Champiñón, o al menos eso era lo teórico.

- Pancra. ¿Lo teórico?

- Snifit. Sí. ¿Por qué crees que deambulo por este bosque sin salida? Tengo familiares en otras poblaciones más pequeñas del reino y temo que no hayan escapado de este peligroso lugar.

- Pancra. ¿Y dónde viven esos familiares tuyos?

- Snifit. El el Monte Friolero.

- Pancra. Puf, pues yendo por aquí te va a costar, porque se han instalado decenas de tribus de Lanzguys oscuros por la frontera que separa esta zona del Monte Friolero.

- Snifit. Si al menos tuviéramos armas poderosas... (Pancra le mira enfadada) A ver, yo no digo que tus ataques sean poco efectivos; de hecho lo de las raíces del suelo me dejó boquiabierto, pero estamos hablando de poblaciones enteras de monstruos dispuestos a matar sin piedad. Por eso acabo de tener una idea: volveré a la Ciudad Champiñón, a ver si sigue en pie todavía, y me dirigiré a la base del CSR. Allí hay el mejor armamento de la ciudad.

- Pancra. Me parece bien.

- Snifit. El único problema es que este bosque es como un laberinto. Hace semanas que entré y no sé por donde salir.

- Pancra. Tranquilo, eso le pasa a todo novato que venga por aquí. Yo me conozco todo el Bosque Encapotado como la palma de mi pétalo.

- Snifit. ¡Perfecto! Por favor, ¿podrías acompañarme en mi camino?

- Pancra. Lo siento, pero yo ya te he ayudado antes. Debería parecerte suficiente.

- Snifit. Por favor, necesito más ayuda. Si no la necesitara no te molestaría. Necesito saber si mis padres siguen vivos...

- Pancra. No me vas a ablandar con tus ruegos.

- Snifit. Mira, en la Ciudad Champiñón hay un aeropuerto. Si llegamos allí, podrás escapar de este sitio hacia un lugar más seguro.

- Pancra. No quiero irme. Este es mi hogar.

- Snifit. Está bien, como quieras. (Se da la vuelta y da unos pasos, pero se para en seco) ¿Cuánto crees que resistirás aquí? ¿Un día? ¿Una semana? ¿Un mes? Al final vas a acabar como todos los que se quedan en este reino: convertidos en monstruos. Da igual lo fuerte que seas o el buen escondite que tengas; al final la oscuridad acabará encontrándote y eliminándote.

- Pancra. ¿Acaso insinúas que no puedo valerme por mi misma?

- Snifit. En estos momentos no. Aquí los supervivientes tienen que agruparse para ser más poderosos, pero veo que tú no tienes ganas de vivir.

- Pancra. (Furiosa) Argh, iré contigo si te callas, ¿te parece?

- Snifit. Me basta. Ahora, si te parece, sácame de este lugar, por favor.

- Pancra. Espera un momento. ¿En serio piensas viajar a la ciudad en esas condiciones? Yo que tú esperaría unos días a recuperarme de la herida.

- Snifit. Esto que te pido es urgente.

- Pancra. Hay muchas cosas que no debes perder en situaciones difíciles, pero hay dos que son realmente importantes: la esperanza y la paciencia. Si crees que vas a poder enfrentarte a los peligros que hay ahí afuera en tus condiciones, vas a acabar muy mal.

- Snifit. ... Sólo esperaré un día.

- Pancra. Esa herida necesita mínimo una semana para desaparecer por completo.

- Snifit. Tres días. Ni para ti ni para mi.

- Pancra. A ver, ten en cuenta que tu herida a mi me da igual. Yo sólo te recomiendo reposo una semana porque eres de los pocos seres vivos no oscurecidos que he visto en las últimas semanas.

- Snifit. Pero no puedo esperar tanto tiempo. Mis padres no pueden esperar tanto tiempo.

- Pancra. Chaval, te lo voy a decir de forma menos dolorosa posible. Si tus padres han aguantado hasta el día de hoy vivos, seguro que podrán aguantar una semana más. Y si han muerto ya, ¿para qué adelantar acontecimientos?

- Snifit. (Intentando controlar su tristeza, se sienta sobre un tronco de árbol mirando al horizonte plagado de plantas) T-tal vez... tengas razón...

- Pancra. (Se sienta a su lado algo arrepentida) Ten en cuenta que tú no tienes nada de culpa de lo que les pase durante tu ausencia.

- Snifit. Sí que la tengo. Si algo les pasara, no me lo perdonaría en la vida.

(Pancra abraza al Snifit)

Día 25: 1 de junio de 2017

(En el Aeropuerto Champiñón todo está siendo destrozado por los monstruos oscurecidos que han llegado al lugar. Los Toads, Koopas, Shy Guys y demás habitantes que hay por la zona no saben lo que hacer ni a dónde ir. El Maestro Kinopio, Toadbert y un grupo pequeño de Toads caminan con ciudado entre todo el caos para buscar un Helibote vacío en todo el aeropuerto. A lo lejos se oyen disparos y alguna explosión, mientras por el pasillo por el que caminan los Toads mencionados las luces empiezan a fallar y hay bladosas rotas)

- Toadbert. Compañeros, no os separéis del grupo. Puede ser peligroso.

(Un Fuzzy oscurecido muerde a uno de los Toads del grupo, pero es disparado por uno de los soldados del CSR)

- S44. ¡Pónganse a cubierto! No se pongan en mitad de este pasillo, al alcance de cualquier enemigo.

- Kinopio. (Muerto de miedo) Buscamos un Helibote libre. ¿Sabe si queda alguno por aquí?

- S44. Vayan al hangar. Ese es el último lugar en donde puede quedar alguno. (Apunta con su rifle a otra parte y dispara varias balas, pero un Koopa oscuro se abalanza sobre él. Mientras tanto, el grupo de Toads huye con prisa del lugar)

...............................................................................................................................

(En el hangar queda un Helibote libre. Entran el grupo de Toads llega a la zona, pero se encuentran a decenas y decenas de monstruos oscurecidos)

- Toad 1. Oh, no. Estamos perdidos. ¡Estamos perdidos!

(Los Toads intentan cubrirse, pero no reciben ningún ataque. Ocurre todo lo contrario, e incluso los monstruos se apartan y forman un camino directo al Helibote. Los Toads se miran extrañados)

- Toadbert. ¿Por qué no nos atacan? No me lo explico.

- Kinopio. Parece que quieren que entremos al Helibote...

- Toad 2. Probablemente sea una trampa. Yo no iría.

(Por detrás de ellos aparecen más monstruos oscuros y con pasos adelante obligan a los Toads a avanzar, hasta que todos menos el Maestro Kinopio suben al Helibote. En un último momento, un Toad oscuro coge por el cuello de la camisa al Maestro Kinopio y lo levanta en el aire)

- Kinopio. ¡¡Aaaahh!! ¿Qué vas a hacerme?

- Toad osc. La excelentísima ama Clawdia te ordena que envíes el siguiente mensaje a Bowser: tenemos a su hijo Bowsy, príncipe de las tinieblas y digno sucesor de la ama Clawdia. (Suelta al Maestro Kinopio)

- Kinopio. Tr-tranquilo, yo se lo digo. (Se mete en el Helibote y este despega)


Día 27: 3 de junio de 2017

(En los bordes del Bosque Encapotado, por la mañana, el Snifit está durmiendo sobre hojas de gran tamaño en el suelo. Ya está recuperado de su herida)

- Pancra. Despierta, dormilón.

- Snifit. (Pancra la mueve el hombro) Ah... Déjame cinco minutitos más, mamá...

- Pancra. No. Ni cinco minutitos ni diez. Y no soy tu madre.

- Snifit. (Despierta y se estira) Ah... Qué sueño tengo.

- Pancra. Pues despierta bien porque creo que nos están siguiendo.

- Snifit. ¿En serio? Pues debemos llegar a la Ciudad Champiñón pronto.

- Pancra. ¡Es lo que te estoy diciendo! (Se mueven unos arbustos lejanos y Pancra crea con varias raíces que salen del suelo un muro en frente de dicho arbusto) ¡Vámonos de aquí!

(Pancra y Snifit salen corriendo del lugar)

_______________________________________________________________

(Al mediodía llegan a la periferia de la Ciudad Champiñón. Cuando miran a través de una valla destrozada, pueden ver toda la zona desolada, con algunas casas destruidas y alguna ardiendo pero con llamas débiles)

- Snifit. Madre mía... Esos malnacidos lo han destrozado todo...

- Pancra. No tienen piedad. Su espíritu es muy oscuro.

- Snifit. ¿Y si hay supervivientes en alguna de las casas?

- Pancra. Sé lo que vas a decir, y no nos vamos a poner a buscar gente por aquí. ¿Acaso quieres llamar la atención de todos los peligros que puedan acecharnos por aquí? ¿Y además crees que puede haber supervivientes por esta zona debastada por “monstruos sin piedad” como los llamas?

- Snifit. Tienes razón, no podemos correr el riesgo... La base está cerca. A un cuarto de hora caminando desde aquí.

(Mientras caminan por una calle desértica, varios Shy Guys oscuros se agrupan tras un cartel)

- Guy osc. 1. Hay dos objetivos detectados. ¿Les atacamos?

- Guy osc. 2. No, esperemos a agruparnos varios más y les atacaremos.

...............................................................................................................................

(En la entrada a la base del CSR se encuentran el Snifit y Pancra)

- Snifit. Bienvenida al Cuerpo de Seguridad del Reino. Vamos a entrar.

- Pancra. Me parece muy extraño que aquí no haya nadie. Ni personas ni monstruos. ¿No te extraña a ti?

- Snifit. Tal vez haya alguno más en otra zona de la ciudad...

(Entran en la base y suben varios pisos hasta llegar al último, donde se esconde todo el armamento. El Snifit abre un armario y encuentra de todo: lanzagranadas, lanzabill-balas, una ametralladora, pistolas, armas de cuerpo a cuerpo...)

- Pancra. Madre mía, ¡esto es total! Aquí hay de todo.

- Snifit. Claro. Esta base está preparada para cualquier ataque.

- Pancra. Sí, por eso habéis vencido sin problemas a la oscuridad. (El Snifit mira rencoroso a Pancra) Lo siento, pero es que a veces no puedo controlar mi ironía...

(Se produce un sonido en otro armario de la sala y el Snifit y Pancra lo escuchar y se ponen alerta)

- Snifit. Tú también has oído eso. ¿Verdad? (Pancra asiente y el Snifit coge la ametralladora. Pancra coge el lanzagranadas)

- Pancra. ¿Quién abre la puerta del armario?

- Snifit. Mejor ábrela tú. Como dispares tú el lanzagranadas, vamos a salir todos volando por los aires.

(Pancra se acerca lentamente a la puerta y la abre con fuerza. Sale del armario Chan. El Snifit baja el arma)

- Chan. ¡Amigo! ¿Qué haces aquí?

- Snifit. Chan, por el amor de Dios, ¡menudo susto nos has dado! ¿Qué rayos haces aquí?

- Pancra. Espera, espera. ¿Os conocéis?

- Chan. Sí. Somos vecinos. O al menos lo éramos después de que ocurrieran todas estas cosas extrañas. (Le da la mano a Pancra) Encantado, soy Chan.

- Pancra. Yo soy Pancra.

- Snifit. ¿Me vas a responder de una vez? ¿Qué haces en esta base?

- Chan. El día en que desapareciste me fui a esta base a buscarte. En cuanto entré estaban a punto de echarme, hasta que hubo un tiroteo de repente. Aproveché y me escondí en varios lugares hasta que el tiroteo finalizó. Días después los soldados empezaron a abandonar la base y nunca volvieron. Y yo me he quedado por aquí, porque temía que alguno pudiera volver y me viera como un intruso.

- Snifit. Chan, estás loco... ¿Cómo has sobrevivido todos estos días?

- Chan. Con máquinas expendedoras de comida y bebida y mucho, mucho dinero. Además por las noches dormía escondido en este armario y tengo una tortícolis matadora. ¿Tenéis algo de comida que no sean patatas fritas?

- Snifit. Moras y otros frutos.

- Chan. ¡Mola! Dadme unos pocos, anda... (El Snifit le da)

- Snifit. Chan, ¿sabes si sigue activo el aeropuerto o si hay más supervivientes en la ciudad?

- Chan. Puedo responderte a esas preguntas porque lo he podido ver todo día a día desde esta sala con magníficas vistas a todo el reino. Hace como una semana los miembros del CSR y parte de la población que quedaba se trasladaron a una zona cercana al aeropuerto para que la gente siguiera abandonando el reino, pero los oscurecidos aumentaban en número según pasaban las horas. Días después pude ver cómo Helibotes especializados se iban del reino. Lo que creo es que probablemente los soldados se dieron por vencidos y abandonaron el reino dejando a la poca población que quedaba indefensa.

- Snifit. Ay, madre. Eso es horrible...

- Chan. Yo no me acercaría al aeropuerto. Ahora mismo tiene que estar abarrotado de gente oscurecida.

- Snifit. (Mira a Pancra) Lo... Lo siento. No podemos escapar a pesar de que te lo prometí.

- Pancra. No te preocupes. Dado que me has caído bien, quiero ayudarte a llegar al Monte Friolero.

- Snifit. ¿En... en serio? (Pancra asiente y el Snifit le abraza) ¡Muchas gracias!

- Chan. (Mirando por la ventana) Chicos, mirad lo que está apareciendo a lo lejos.

(Snifit y Pancra se asoman a la ventana y ven a lo lejos cómo un Castillo oscuro con la forma del Castillo de Bowser se va formando desde los cimientos hasta el final)

- Snifit. Me da a mi que todo esto tiene que estar relacionado con Bowser y los suyos. Pero por otra parte no tiene sentido; les vi huir de este reino hace semanas.

(Alguien llama a la puerta de entrada a la sala dando varios toques)

- Chan. Adelante. (El Snifit y Pancra le tapan la boca)

- Pancra. ¡Pero cállate, idiota!

(El Snifit prepara su ametralladora y Pancra su lanzagranadas. Abren la puerta varios Shy Guys oscuros y comienzan a entrar en la sala 5 Shy Guys oscuros, 2 Koopas oscuros, 3 Goombas oscuros y 5 Toads oscuros. El Snifit empieza a disparar con la ametralladora y elimina a muchos de ellos, mientras Chuu lanza la espina de su caparazón para herir a algunos monstruos. Mientras tanto, cerca de la ventana se empiezan a agrupar Paratroopas oscuros y Lakitus oscuros)

- Pancra. Oh, oh. ¡Vienen por detrás también!

(Un Lakitu rompe el cristal con la fuerza de un Pinchón en forma de bola de espinas. En ese momento, Panca lanza una granada a través del cristal y la coge un Paratroopa oscuro)

- Paratroopa osc. (Mirando la granada) Uh, ¿y esto qué es?

- Pancra. ¡¡Todo el mundo al suelo!!

(El Snifit, Chan y Pancra se tiran al suelo justo cuando la granada explota en las manos del Paratroopa osc. La explosión alcanza a todos los enemigos voladores y tira con fuerza al suelo a los monstruos oscuros que intentan entrar en la sala)

- Snifit. Ahora que lo recuerdo las puertas tienen un cierre de seguridad. Si introduzco una clave en cada una, se sellarán y no podrá entrar ni salir nadie hasta que lo desactive.

- Pancra. ¡¿Y ahora te acuerdas?! Pudiste haber evitado todo esto antes.

- Snifit. Coged todas las armas que podáis. Vamos a quedarnos un tiempo en esta planta. (Abren otra puerta que les conduce a otro pasillo lleno de salas en la misma planta. Cuando el Snifit va a cerrar la puerta, se empiezan a amontonar más criaturas oscuras por el otro lado) ¡¡Necesito ayuda!! ¡Empujad!

(Mientras Pancra y Chan empujan para cerrar la puerta, el Snifit introduce una clave para sellarla. Mientras tanto, se cuela un monstruo oscuro. El Snifit introduce la clave y la puerta queda sellada y cerrada)

- Chan. Bueno. Parece que lo logram... ¡¡Aaahh!! (Ve a un Koopa oscuro que se ha colado y que se abalanza sobre él, pero rápidamente se deshacen de él entre los tres) Uh, uh... Gra-gracias...

- Pancra. Bueno, ¿y ahora qué hacemos?

- Snifit. En esta planta hay comida de sobra para aguantar un tiempo.

- Chan. No, por favor, más patatas fritas no...

- Pancra. ¿Insinúas que nos quedemos aquí? ¿Hasta cuándo?

- Snifit. Pues hasta que la cosa mejore. No hay más salida que la de la puerta que acabo de sellar. En cuanto veamos que se van los monstruos oscuros del lugar, nosotros nos iremos al Bosque Encapotado.

- Chan. Y yo me pregunto, con lo seguro que parece este lugar, ¿cómo es que nadie se ha quedado aquí a refugiarse de los peligros de afuera?

- Snifit. Quién sabe.


Día 34: 10 de junio de 2017

(Por la mañana, en todo el pasillo siguen sobreviviendo el Snifit, Pancra y Chan. Pancra está sudando)

- Pancra. Ay, ay... Una semana... Una semana llevamos aquí encerrados como sardinas enlatadas.

- Chan. Bueno, hay varias diferencias. Las sardinas enlatadas están todas muy juntas. Y además no tienen patatas fritas para desayunar, comer, merendar y cenar.

- Pancra. Yo no puedo estar tanto tiempo metida en una sala cerrada a cal y canto, y encima con el aplastante calor del verano.

- Snifit. Cortaron la electricidad cuando los soldados se marcharon de aquí, así que el aire acondicionado no funciona.

- Pancra. Yo sólo digo que como no salga de aquí en unas horas voy a matar a alguien.

- Snifit. Ahora no podemos salir. Siguen fuera de esta sala los monstruos oscuros esperándonos.

- Pancra. ¿Pero es que no se cansan? ¿No tienen que ir al baño? Llevan una semana sin quitarnos los ojos de encima.

- Chan. (Mientras Pancra y Snifit discuten, Chan se va hasta el fondo de la ancha sala y ve a un lateral una puerta bloqueada con tablas de madera en la que está pintada una frase: “No abrir por ningún motivo”) Bueno, no abriré la puerta, pero si miro lo que hay dentro por una rendija, creo que eso no cuenta... (saca los tablones de madera y abre una rendija la puerta. Ve su interior, una sala bien iluminada y llena de casi 50 monstruos oscuros. De repente los monstruos ven cómo se abre un poquito la puerta y todos miran furiosos a Chan) Os... tras... Os... tras... (cierra la puerta) ¡¡OSTRAS!! ¡Por eso nadie se había quedado aquí a vivir!

(Comienza la música 1)

- Pancra y Snifit. (Dejan de discutir y miran confusos a Chan) ¿Qué pasa?

- Chan. ¡¡CORRED!! ¡¡Abre la puerta!!

- Snifit. ¿Estás loco? (De la otra puerta empiezan a salir los 50 monstruos oscuro) ¡Madre de Dios! Voy a abrirla. (Se dirige a la puerta, introduce la clave de apertura y abre la puerta. Los tres personajes salen a la sala que guarda las armas y que tenía el cristal roto de la pelea de hace unos días. A través de esa gran ventana se puede ver a lo lejos un Castillo oscuro completamente construido, justo donde antes permanecía el Castillo de Bowser)

- Pancra. (Respirando fuerte mientras ve cómo se agrupan más monstruos oscuros en todas las salidas posibles) Oh, oh... Estamos perdidos ahora de verdad. No podemos salir...

- Chan. Menuda manera de morir... (Le salen lágrimas) Creí que estábamos hechos unos auténticos supervivientes y que íbamos a salir ilesos, como en las películas...

- Pancra. (Mira por el gran agujero de la ventana y su cara cambia) ¡¡Ya está!! Saltemos al vacío.

- Snifit y Chan. (Disparando y golpeando a los monstruos oscuros que se les acercan) ¡¿Qué?!

- Pancra. Confiad en mi.

- Chan. Pero Pancra, que son muchísimos metros de altura.

- Pancra. ¡¡Que confiéis en mi!! ¿Acaso queréis morir aquí? (Chan empuja a varios monstruos que se le acercan y los tres saltan por la ventana. A mitad de la caída son amortiguados por raíces que emergen de un suelo cercano a la base poblado de vegetación. Las raíces los alejan del lugar y los monstruos oscuros se asoman frustrados y cabreados por la gran ventana mirando a los tres personajes que acaban de escapar)

- Snifit. ¡¡Madre mía, esto es genial!!

(Las raíces los devuelven al suelo)

- Snifit. El Bosque Encapotado está a varias horas de aquí a pata y en línea recta.

- Pancra. Perfecto, pues vayámonos antes de que llamemos la atención de más enemigos.

(Los tres salen corriendo del lugar)

(Para la música 1)


Día 35: 11 de junio de 2017

(En la zona del Bosque Encapotado que limita con el Monte Friolero, los tres personajes están escondidos detrás de unos frondosos arbustos observando a un gran grupo de Lanzguys oscuros que impiden el paso al Monte Friolero. Están acompañados de hogueras y son bastante numerosos)

- Snifit. Rayos, son muy numerosos.

- Chan. ¿Por qué se han colocado tantos en esa zona? ¿Tendrán algún campamento cerca?

- Pancra. (Mira al Snifit) Cuando te salvé de aquellos Lanzguys vi cómo uno escapaba. Seguramente alertó al resto y se han puesto ahí para obstaculizarnos.

- Chan. Oye, ¿y por qué no usas tu poder natural de raíces y les das un buen merecido a ese grupo molesto?

- Pancra. No puedo abarcar a todos ellos con mis poderes. Sólo podría derrotar a un pequeño grupo.

- Snifit. ¿Y entonces ahora qué hacemos?

- Pancra. Pues lo que deberíamos haber hecho desde un principio, quedarnos aquí a vivir hasta que todo pase.

- Snifit. “Hasta que todo pase”... Esto no va a pasar, ¿es que no lo entiendes? Y este bosque por muy confuso que sea no va a mantenernos por mucho tiempo. Al menos en lo alto del Monte Friolero estaremos seguros, con el frío y las alturas. Y además desde allí podremos pedir ayuda a algún Helibote que pase por casualidad y que pueda recogernos.

- Pancra. Compañero, por lo que veo no soy yo la única que dice cosas que no reflejan la realidad. ¿Estas seguro de que vamos a encontrar un Helibote volando después de más de un mes desde que todo esto ocurrió? Acepta ya que nos hemos quedado solos en este reino, so-los. Los que tuvieron oportunidad de irse, se fueron. Y los que no, murieron o se convirtieron en monstruos oscuros como los que vemos ahí al fondo.

- Snifit. Muy bien, pues creo que ha llegado el momento de ir cada uno por su camino. Esperaba que este día nunca fuera a llegar, pero inevitablemente ha llegado para desgracia nuestra.

- Pancra. Eso parece. Que tengas buena suerte.

- Snifit. Tú también.

- Chan. Ey, ey, ahora no os podéis separar. Necesitáis estar en grupo; estando sólos seremos mucho más débiles.

- Snifit. Lo siento, Chan, pero es una decisión que hemos tomado los dos...

- Pancra. Como despedida, os ayudaré a distraer a esos Lanzguys para que podáis pasar.

- Chan. No, no hace falta. Para que paséis totalmente desapercibidos, yo mismo iré a distraerles. (Sale del arbusto, pero el Snifit le coge la mano e intenta retenerle)

- Snifit. Chan, ¿pero qué estás haciendo?

- Chan. Lo que haría un amigo tuyo: sacrificarse. Voy a intentar que me sigan todos los Lanzguys que hay por la zona.

- Snifit. ¡¿Te has vuelto loco?! ¡Te van a matar!

- Chan. (Triste) ¿Y qué mas da? Yo ya estoy muerto... (le enseña la parte trasera de una de sus patas, con una mancha bastante grande y oscura) Esto me lo hicieron en la base, antes de que saltáramos por la ventana...

- Snifit. (Sin palabras) Chan, piénsate bien lo que estás a punto de hacer. No tienes por qué hacerlo.

- Chan. Sí tengo que hacerlo. Tú necesitas llegar al Monte Friolero, y confío en que lo lograrás. (Da unos pasos y se da la vuelta para mirar al Snifit) Una última cosa antes de irme. Nunca pierdas la esperanza. Pase lo que pase, aunque creas que todo está perdido, la esperanza es lo último que se debe perder. (Sale corriendo)

- Snifit. ¡No! (Pancra le tapa la boca para no llamar la atención)

- Chan. (Camina cerca del gran grupo de Lanzguys oscuros y todos ellos le miran con furia) Ey, ¿qué pasa chavales? Bonito día, ¿no?

- Lanz. Osc. 1. ¡¡Objetivo a la vista!! (Todos los Lanzguys preparan sus lanzas)

- Chan. Con lo tontos que sois seguro que no váis a poder pillarme. (Sale corriendo para esquivar las lanzas que le lanzan) ¡¡Venid a por mí si sois valientes!!

(Muchos de los Lanzguys oscuros se ponen a perseguir a Chan)

- Snifit. (Sale de los arbustos) Este es mi momento. (Corre hacia donde quedan pocos Lanzguys. Salta encima de uno, dispara varias balas hacia otro, esquiva la lanza de otro y le contraataca con más disparos y sigue luchando contra los Lanzguys que se le acercan) ¡¡Morid!!

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Chan sigue corriendo por el camino plagado de árboles y perseguido por muchos Lanzguys oscuros)

- Chan. Y vosotros parecíais fuertes, ¡JA! (Una lanza se dirige hacia Chan y hiere su brazo) ¡¡Aaaahhh!! ¡Hijo de...! (Aguanta la respiración y sigue corriendo, esta vez con más dificultad. Los Lanzguys le pisan los talones, hasta que emerge un Topo Monty oscuro del suelo y le coge varias patas, tirándole al suelo) ¡¡Auch!! (Los Lanzguys oscuros empiezan a rodear a Chan y preparan sus lanzas)

- Lanz. Osc. 2. Ha llegado tu hora.

- Chan. No os saldréis con la vuestra. Tal vez me hayáis derrotado, pero recibiréis vuestro merecido. (Todos los Lanzguys oscuros empiezan a reir mientras uno de ellos se acerca a Chan con una lanza)

- Lanz. Osc. 3. (Alza su lanza) Hasta nunca.

- ???. ¡¡Esperad!! (Todos los Lanzguys oscuros miran a ??? y hacen una reverencia) No le matéis. Tengo en mente un buen plan por si la cosa se tuerce un poco. (Se acerca a Chan, quien le mira asustado) Tú vas a sernos de gran ayuda en un futuro, je, je...

...............................................................................................................................

(Por otra parte, en la entrada del Monte Friolero que limita con el Bosque Encapotado el Snifit sigue esquivando los ataques de los Lanzguys oscuros que se cruzan en su camino y elimina a los que puede)

- Snifit. (Se para en el camino, mira a su izquierda y ve a lo lejos una fila de muchos Lanzguys oscuros con sus lanzas en alto) Oh, oh... (Los Lanzguys lanzan sus lanzas y estas se dirigen al Snifit a gran velocidad. Este no tiene tiempo para reaccionar)

(Reproduce la música 2)

(Pero de repente en frente suya emergen raíces que funcionan como escudo y que reciben las lanzas. El Snifit mira a su izquierda y ve a Pancra) ¡Pancra! ¿Qué haces aquí?

- Pancra. Me lo he vuelto a pensar y creo que lo mejor será acompañarte. El Monte Friolero parece más seguro, como decías.

- Snifit. ¿Sabes si Chan está bien?

- Pancra. No lo sé, pero confiemos en que sí. Y ahora vámonos de aquí

(Pancra golpea a un Lanzguy cercano y los dos salen corriendo)

_______________________________________________________________

(El día está anocheciendo. Pancra y el Snifit observan el horizonte anaranjado subidos en lo alto de una enorme roca)

- Snifit. Ah... Al menos todavía quedan cosas bonitas en este reino. Hacía tiempo que no me paraba a ver un atardecer así.

- Pancra. Descansemos en alguna cueva esta noche y mañana continuaremos la escalada. Ya queda poco para llegar a la cima del Monte Friolero.

- Snifit. Cierto. La verdad es que ya se nota el fresquito por aquí.

(Desde el Monte Friolero, los dos personajes ven el Castillo oscuro con la forma del Castillo de Bowser. De su parte más alta empieza a formarse una nube oscura que va cubriendo el cielo de las zonas cercanas poco a poco. Pancra y Snifit se preocupan)

- Pancra. Esas nubes oscuras no tienen buena pinta.

(Empiezan a aparecer Lanzguys avanzando por la colina, a bastantes metros de distancia en altura a los dos personajes)

- Snifit. ¡Mira! Ya vienen esos pesados del bosque otra vez.

- Pancra. Aquí no tengo mi poder de raíces porque no hay terreno fértil... Como mucho podría lanzarles bolas de fuego, pero no creo que ganemos mucho.

(De repente empieza a rodar cerca de ellos una bola de nieve de gran tamaño que desciende por la montaña. La bola de nieve llega en poco tiempo a la colina y los Lanzguys salen corriendo del lugar. Algunos son aplastados por la gran bola de nieve, otros golpeados y otros huyen, y finalmente no queda ningún enemigo cerca)

- Snifit. Uh, ¿de dónde ha salido esa bola de nieve?

- Pancra. Se habrá desprendido sola...

(Aparece el soldado número 22 del CSR con un rifle)

- S22. ¿Qué hacen ustedes aquí? ¿Cómo han llegado a este lugar con todo el peligro que hay ahí afuera?

- Snifit. (Casi sin palabras) Yo te conozco. Trabajas en el CSR. ¡Yo soy el soldado 32!

- S22. ¿En serio? ¡Madre mía! El mundo es un pañuelo. ¿Qué tal la Ciudad Champiñón. Vimos varios edificios ardiendo a lo lejos hace unos días.

- Snifit. La ciudad ha sido destruida y evacuada... Ya no queda nadie ahí, me temo.

- S22. Yo tuve la suerte de marcharme antes de que todo se empezara a descontrolar. Quería estar junto con mi familia.

- Snifit. ¡Como yo! ¿Sabes si las familias del Monte Friolero siguen sanas?

- S22. Varios Helibotes pasaron a recoger a varias familias hasta que dejaron de venir por motivos de seguridad. El resto que quedamos nos quedamos a formar un núcleo de resistencia.

- Pancra. ¿Y es seguro?

- S22. Si hasta ahora hemos sobrevivido, imagino que sí. El frío ralentiza a los monstruos, y además jugamos con la ventaja de las alturas.

- Snifit. ¿Podríamos unirnos a vosotros?

- S22. Por favor, claro que sí. Bienvenidos a nuestra base del Monte Friolero.

(El sol se va poniendo hasta desaparecer por el horizonte)

Día 26: 2 de junio de 2017

(De vuelta al día 26, día posterior a aquel en donde el Maestro Kinopio, Toadbert y un grupo de Toads se montaron en el último Helibote. Fuera del Castillo de Bowser, en la entrada, se agrupan todos los personajes anteriores esperando a que aterricen los Helibotes. Al aterrizar, de algunos de ellos salen Toads. Entre ellos aparecen el Maestro Kinopio y Toabert)

- Peach. ¡Maestro Kinopio! Qué alegría verte de nuevo.

- Kinopio. Gracias al cielo que estás bien. Casi me da algo durante el vuelo.

- Toadbert. Se ha producido una gran catástrofe en el Reino Champiñón. ¡Una mujer que había absorbido el poder oscuro empezó a atacarnos y tuvimos que huir!

- Kamek. Esa es Clawdia. Consiguió despertar de nuevo a la Estrella Oscura y se ha vuelto imparable.

- Toadbert. No hemos podido escapar todos los Toads... A los que pilló los convirtió en monstruos oscuros... Y para colmo ha sumido el Reino Champiñón entero en una profunda oscuridad.

- Bowser. Condenada Clawdia...

- Toadbert. Nos dejó escapar a nosotros por una razón...

- Mario. ¿Por qué?

- Toadbert. Quería que le comunicáramos a Bowser que Bowsy está con ella. Poco después de huir del reino pudimos ver cómo esa tal Clawdia utilizaba parte de su poder oscuro para reconstruir un castillo semejante al de Bowser pero con tintes oscuros. Seguramente Bowsy esté dentro de él.

- Bowser. ¡¡Aaahhh!! ¡¡Demonios!! ¡¡Tiene a mi hijo!!

- Kamek. Lo suponía. El príncipe Bowsy fue secuestrado por esbirros de Clawdia.

- Toadbert. Pero eso no es lo peor de todo. Según nos comunicó Clawdia, Bowsy quiere estar con ella. Renuncia a todos vosotros porque se le ha metido en la cabeza algo como que todos intentásteis separarle de su madre todo este tiempo.

- Bombazulina. Clawdia es muy cruel. No sólo ha secuestrado al príncipe, sino que le ha lavado el cerebro...

- Kamek. Ya entiendo todo. Ella no va a venir hasta aquí para luchar contra nosotros. Ella quiere que vayamos a su guarida a combatir, donde ella sabe que tiene ventaja.

- Guydo. Pues si Clawdia quiere guerra, guerra es lo que va a tener. Tal vez nosotros no seamos tan fuertes como ella, pero ella no sabe con qué castillo se ha metido.

(Un nuevo día está comenzando en la Isla Almohada, llena de sorpresas e infortunios)

Curiosidades

  • Pancra
    Los días 25 y 26 de este episodio se corresponden con el episodio 14 de la temporada sexta de la historia principal de la serie Los Tres Secuaces. (Un asentamiento, unos huesos vacíos por dentro y un aquelarre).
  • La música 2 pertecene al juego Super Mario Advance, uno de los dos juegos en los que aparece Panser, la especie a la que pertenece Pancra. También entra dentro de la curiosidad el hecho de que esta música suene cuando interviene por sorpresa Pancra en mitad de la acción.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente episodio aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.