FANDOM


Resumen

Los tres secuaces sustituirán al Gran Hermano Martillo en... ¿la vigilancia de un tren lleno de oro? Además un personaje poco conocido hasta ahora conoce a los protagonistas. ¿Qué ocurrirá en el último episodio de esta temporada?

(En Cabo Eructo, los tres Paratroopas que forman el Equipo A vuelven a su casa...)

- Paratroopa 1. Espero que el jefe no se enfade...

- Paratroopi 2. Ahora descansemos... (abre la puerta de su casa, escondida entre gigantes semillas) Es lo mejor que podemos hacer ahora... (enciende las luces de la casa, y tras hacerlo, los tres Paratroopas ven a alguien esperándoles) Je... ¡¡Jefe!! Lo sentimos mucho, ese día no pudimos demostrarte que podías confiar en nosotros.

- Paratroopi 3. Po-por favor, danos otra oportunidad, no te fallaremos...

(El jefe del Equipo A lanza algo al tercer Paratroopa. Este cae al suelo. Los otros dos Paratroopas están asustados. Salen fuera de su casa, pero les alcanza rápidamente su jefe. Este les empieza a golpear a los dos. Durante el ataque, los Paratroopas se enfrentan a su jefe, pero tras administrarle este algo al primer Paratroopa, el líder, y tras caer éste inconsciente, arranca un ala al segundo Paratroopa durante el forcejeo. El Paratroopa se aleja corriendo malherido mientras el jefe desconocido aún se quita a su súbdito inconsciente del medio)

- ??? (jefe). Solo fuisteis a por el dinero... Ahora me lo vais a pagar...

_______________________________________________________________________________________

(En la sala de Kamek, dentro del Castillo Bowser, están reunidos Kamek y los tres secuaces...)

- Kamek. La muerte del Gran Hermano Martillo ha dejado varios puestos vacantes en los que nadie trabaja... Hemos conseguido reemplazarle en muchos casos, pero queda uno, del que os vais a hacer cargo vosotros...

- Guydo. Y... ¿qué tenemos que hacer?

- Kamek. Hoy partirá un tren de Bowser lleno de oro hacia una de las fortalezas al otro lado del Reino Champiñón. Es una misión muy importante. Si se perdiera el oro, sería catastrófico... No quiero ni pensar como se lo tomaría el rey Bowser.

- Paratroopi. ¿Y para qué es ese dinero, si se puede saber?

- Kamek. Para reformas en esa fortaleza. No queremos perderla, pues se encuentra en una buena posición estratégica.

- Goombilón. (Susurrando) Para reformas, si que tiene dinero el Rey Bowser...

- Kamek. ¿Qué has dicho?

- Goombilón. Nada, nada. Decía que... que vamos a hacer el trabajo ya.

- Kamek. Perfecto, el tren partirá en una media hora. Ah, y que quede claro... (su cara cambia completamente a una de furia) Si me entero de que no ha llegado todo el dinero, os arrepentiréis de verdad. ¿Vale?

(Los tres secuaces, aterrorizados, asienten y se marchan de la sala en rumbo al sótano del castillo. En el sótano, se abren las puertas de ese piso del castillo después de haber metido el cargamento de oro en el largo tren. Un personaje extraño entra en el sótano sin que nadie le vea)

- Panyo. (Mirando todo el oro) Madre mía... Cuanto... ¡¡oro!! (Se da cuenta del grito que pega, se calla y se esconde en uno de los vagones del tren) Je, je, je... Este Reino está muy bien... (Mira el símbolo de Bowser en el vagón) Uy, ¿y esta cara tan fea? No se por qué pero... juraría que me suena de algo... Bah, es igual...

(Los tres secuaces llegan al sótano)

- Paratroopi. Ya estamos aquí los sustitutos del Gran Hermano Martillo. ¿Está todo listo?

- Guydo. Oye, que eso lo digo yo. ¿Está todo listo?

- Koopa 1. Sí que lo está. Por favor, suban a los vagones. El tren está a punto de partir.

(Panyo, viendo que gente se acerca, se mete en uno de los vagones cubiertos del fondo. Allí ve montañas de oro que le hacen ponerse muy contento. Mientras intenta nadar en las montañas de monedas, nota que el vagón se empieza a mover. El tren está saliendo del sótano rumbo a la fortaleza del otro lado del reino)

_______________________________________________________________________________________

(En la Playa Picada, el Paratroopa Azul corre desesperadamente. Cada cierto tiempo mira hacia atrás, pero nunca ve a nadie. Aún así no se confía, y sigue corriendo. Llega un momento en que no puede más, y se esconde debajo de un gran diente picado)

- ???. (Llegando al lugar, cerca del Paratroopa Azul) Hola... Paratroopa, ¿dónde estás...?

(Un Taladrejo se acerca al Paratroopa, haciéndole cosquillas en su brazo derecho)

- Paratroopa 1. (Hablando en voz muy baja) ¡Shhh! Quita, bicho.

- ???. Parece que no está por aquí... (Se aleja. De repente, cuando el Paratroopa se queda muy tranquilo, le sorprende la cabeza de su jefe) ¡Aquí estás!

- Paratroopa 1. ¡Ahhh! (Le tira arena en la cara y sale corriendo)

- ???. (Hablando para sí mismo mientras se restriega los ojos) Vayas a donde vayas... ya te alcanzaré...

_______________________________________________________________________________________

(Por los raíles del Reino Champiñón, construidos bastantes años atrás, viaja un tren cargado de monedas. Los tres secuaces vigilan los vagones cuidadosamente, mientras un Koopa conduce el tren. Guydo se encarga de revisar el vagón cubierto. Panyo, sin poder aguantar, estornuda, y Guydo lo oye)

- Guydo. (Abre la puerta del vagón cubierto rápidamente y muerto de miedo) ¿Ho-hola? (Ilumina el vagón con una linterna) ¿Por qué no pondrán luces aquí? Esto parece una película de miedo... (Se mete en el vagón mientras cierra la puerta) ¿Hay alguien aquí? (Nadie contesta. De repente, una moneda sale rodando en frente del Sargento Guydo) ¡Ahhh! Go-Goombilón... o Paratroopi... si esto es una broma, ¡no tiene gracia! ¡Salid ya!

- Panyo. (Riéndose en silencio sin parar, intenta imitar un fantasma) ¡Uuuuuuhhhh!

- Guydo. Yo-yo no puedo aguantar aquí. (Abre la puerta y sale corriendo en busca de sus amigos. Después, Panyo también sale sigilosamente)

- Panyo. (Fuera del vagón cubierto, puede ver el paisaje que le rodea) Un momento, si el tren se está moviendo... ¿cómo vamos a salir yo y mi bolsa llena de oro...? (Ve que se acercan Guydo, Goombilón y Paratroopi y se esconde)

- Goombilón. Guydo, ¿en serio crees en los fantasmas?

- Paratroopi. Goombilón... Los Boos son fantasmas...

- Goombilón. Sí, pero ellos no dan miedo. Me refiero a los fantasmas fantasmas...

- Guydo. ¡Os juro que he visto cosas extrañas, monedas rodando, gritos fantasmagóricos!

- Goombilón. Anda ya. Lo que pasa es que tu imaginación es más poderosa que tu razón.

- Guydo. (Llegando a la puerta) Pues si no os lo creéis, entrad. (Abre la puerta y todos se meten dentro. Este momento lo aprovecha Panyo para ir hacia donde se encuentra el conductor del tren)

- Panyo. (Abriendo la puerta) ¿Hola?

- Koonductor. (Sin dejar de mirar el paisaje mientras conduce) Buenas, ¿ocurre algo?

- Panyo. ¿Podría parar el tren un minutito? (El Koopa conductor, extrañado, se gira y ve a Panyo. Este, asustado, sale de la cabina, dejando a Panyo solo) ¡Oye! ¿Eso es que sí o que no? (Intenta abrir la puerta) Uy, este e ha encerrado... (Da golpes) ¡Socorro! (Ve que no ocurre nada) Pues a manejar este cacharro... (Se pone a controlar los mandos del tren)

- Guydo. (Saliendo a la par que sus amigos) ¡Es imposible! ¡Yo había visto algo!

- Goombilón. Sí... la cara de asustado que tienes. ¡Ja, ja!

- Guydo. ¡Vuelve a repetir eso!

(De repente, llega el Koopa conductor alarmado y asustado corriendo mientras intenta recuperar el aliento)

- Koonductor. Un ladrón... el tren de monedas...

- Goombilón. ¿Cómo que un ladrón el tren de monedas?

- Paratroopi. Creo que quiere decir que hay un tren de monedas que es un ladrón.

- Goombilón. ¿Dónde? Yo no veo ninguno.

- Guydo. Es que los ladrones son sigilosos como los árboles.

- Goombilón. ¿Por qué los árboles?

- Paratroopi. Yo creo que quiere decir que un árbol intenta robar un tren con monedas.

- Guydo. ¿Quién en su sano juicio robaría pagando?

- Goombilón. No sé... Los árboles pueden tener otra manera de pensar y actuar.

- Koonductor. ¿Os queréis callar? ¡No os enteráis de nada!

- Guydo. ¡Pues entonces dinos que ocurre!

- Koonductor. ¡Pero si está claro! ¡Que un tren está robando el ladrón de monedas!

- Goombilón. ¿Pero qué dices? Estás delirando...

- Koonductor. ¡¡Que no!!

- Paratroopi. ¿Y qué tiene que ver un árbol sigiloso en esto?

- Koonductor. Se acabó. Me habéis agotado... (De repente los vagones del tren comienzan a moverse bruscamente. Los tres secuaces y el maquinista caen al suelo)

- Panyo. (Desde el sitio del conductor) ¡Ahhh! Pero, ¿cómo se controla esto?

(El maquinista abre la puerta de la sala con la llave, y entran los tres secuaces y el conductor del tren)

- Goombilón. ¿Cómo se te ocurre encerrar a un... ¡ladrón!?

- Panyo. ¡Por fin alguien viene! Parad el tren para que pueda salir de aquí!

- Guydo. Y este ladrón, ¿cómo ha llegado aquí?

- Panyo. Soy Panyo, el ladrón oscuro del Reino Judía. No soy un simple ladrón.

- Paratroopi. (Abre su bolsa y mira todas las moendas dentro de ella) ¿Y esto? Pero serás...

- Panyo. ¡Suelta eso! (Le roba la bolsa. La roba con tanta fuerza que golpea al conductor Koopa) ¡Ala, mira lo que has conseguido!

- Paratroopi. No, ¡mira lo que has conseguido tú!

- Goombilón. ¡Oh, oh...! ¿Y ahora quién va a conducir el tren?

(La cara de Panyo y de los tres secuaces cambia a terror. Panyo sigue conduciendo cuando una videollamada de Kamek interrumpe el momento)

- Kamek. (Desde la sala informática del castillo, con dos Guys Informáticos) ¿Hola?

- Trío de Élite. Ho-hola Kamek...

- Kamek. Y ese tipo, ¿quién es?

- Guydo. Es... ¡el nuevo maquinista! Es que al principal le ha dado un mareo...

- Kamek. Bueno, es igual. Quería deciros una cosa, y como estáis a punto de meteros por un túnel aprovecho y os lo digo ahora. A continuación, al salir del túnel, veréis otro raíl que sale del principal...

(El tren se mete por el túnel en cuestión)

- Kamek. Id por este raíl, no vayáis por ese raíl.

(Las interferencias dentro del túnel son tan grandes que los tres secuaces y Panyo escuchan: Id ese raíl, vayáis ese raíl)

- Goombilón. Creo que dice que vayamos por el raíl de la izquierda. (Señala el raíl que sale a partir del principal. El tren gira y va por el raíl que creen que ha indicado Kamek. De repente, el maquinista se levanta del suelo un poco desorientado)

- Koonductor. (Llevándose la mano a la cabeza) Ahh... Qué dolor de cabeza más grande...

- Panyo. ¡Dinos rápidamente dónde se encuentra el maldito freno! Yo me quiero marchar de aquí.

- Koonductor. ¿Do-dónde estoy?

- Goombilón. Estás dentro del tren.

- Koonductor. Ahhh, ya me acuerdo.

- Paratroopi. (Mirando a lo lejos) Chicos... deberíais ver esto...

(Todos miran a lo lejos y ven una gran cartel que dice: Camino cortado por construcción inacabada. Frene ahora)

- Guydo. Pero, ¿a quién se le ocurre poner aquí un cartel? Primero, Kamek nos ha indicado ir por aquí, y segundo, ¿cómo se supone que podemos dar la vuelta aquí?

- Goombilón. Esta mano de obra que contrata Bowser está descerebrada...

- Koonductor. (Mirando a los tres secuaces mientras piensa en ellos) Ni que lo digas...

- Paratroopi. No se si sois conscientes, pero si no frenamos el tren pronto tendremos que saludar a un abismo...

(Todos están horrizados, nerviosísimos e inquietos)

- Koonductor. ¡Haberlo dicho desde un principio! El freno es ese botón. (Señala un botón)

(Panyo aprieta tan rápido como puede el botón, y al tren le cuesta frenar, pero lo consigue. Todos ven un Huesitos y un Topo Monty trabajando en el raíl. No se dan cuenta de que un tren se está acercando a ellos. Cuando el tren para del todo, éste se queda a centímetros del abismo y golpea al Huesitos, el cual se divide en decenas de huesos que salen volando por el golpe y desaparecen en el cielo)

- Topo Monty. Pero, ¡¿qué hacéis?! ¡¿Estais mal de la cabeza o qué?! Casi me matáis del susto... Pobre Huesitos, se pasará el día entero reconstruyéndose hueso a hueso...

_______________________________________________________________________________________

(En la sala de Kamek...)

- Kamek. A ver que me aclare... El tren que debíais vigilar ha cambiado de rumbo y se ha dirigido hacia un raíl incompleto que le impide avanzar o retroceder, el conductor del tren ha sufrido un grave golpe en la cabeza y se dará de baja, me habéis mentido con lo del sustituto del conductor y encima un ladrón que se ha llevado parte del oro se ha dado a la fuga... ¿Falta algo?

- Goombilón. Creo que... no...

- Kamek. ¡¡¡Insensatos!!! ¡Ahora las reformas en esa fortalezas se llevarán a cabo dentro de más de un mes! ¡Bowser os va a matar!

- Paratroopi. Pues hoy que se de prisa, que estamos muy cansados...

(Tras numerosos insultos y gritos más, los tres secuaces se dirigen hacia la entrada para salir del castillo y comenzar a buscar a Panyo, que se ha dado a la fuga. Cuando van a abrir la puerta, aparece el Parakoopa Azul envenenado y con la cabeza verde. Este cae en los brazos de Paratroopi)

- Paratroopi. ¡Ahh! Un momento... (Le examina mientras le sujeta en brazos) ¿Este no es uno de los miembros del Equipo A? ¿Qué hace aquí?

(El Recluta Goombilón y el Sargento Guydo salen rápidamente del castillo y se ponen a mirar por todos sitios en busca de alguien más o de aquel que envenenó al Parakoopa Azul, pero a nadie encuentran)

- Goombilón y Guydo. ¿Hola? ¿Hay alguien por ahí?

- Goombilón. (Hablando hacia Guydo) Bueno... otra incógnita para la historia de los tres secuaces...

- Guydo. (Se mete en el castillo y grita mientras corre por todas las salas) ¡Todos despertad...! ¡Hay alguien envenenado en la entrada...!

(Todos los que se encuentran en el castillo se empiezan a inquietar. Nadie sabe qué puede haber pasado. Otro día en esta historia está acabando. Este es el final de la temporada. Espero que hayáis disfrutado de estos ocho animados capítulos o episodios. Pronto habrá más, pero estos aparecerán en la segunda temporada)

En el próximo episodio... (Un Goomba enamorado)

(En el Lago Migraña...)

- Goombilón. (Hablando a sus amigos) ¿Quién es esa belleza?

_______________________________________________________________________________________

- Goombella. Soy Goombella, encantada de conoceros.

- Goombilón. Yo soy Goombilón, para servirte.

_______________________________________________________________________________________

(En la habitación contigua a la de lo tres secuaces...)

- Guydo. (Hablando con Paratroopi) Esa harpía no quiere a Goombilón. Debemos librarnos de ella...

- Paratroopi. Sí... ¿pero cómo?

_______________________________________________________________________________________

(En la habitación de los tres secuaces...)

- Goombilón. Goombella, yo... yo... yo te... (le interrumpe alguien)

- Guydo. ¡Hola Goombilón! Pasaba por aquí para... ver si tenía hambre tu acompañante... Traigo un champiñón.

_______________________________________________________________________________________

(En el Bosque Hoyuelo...)

- Goombilón. (Hablando a Goombella) Ya estamos por fin solos.

- Goombella. ¿Qué me querías decir?

(Desde unos arbustos...)

- Paratroopi. Sargento Guydo, ¿qué vamos a hacer ahora?

- Guydo. Tengo un plan que no puede salir mal, y solo he necesitado una moneda, ja, ja...

(En el lugar donde se encuentran Goombilón y Goombella...)

- Goombilón. Goombella, te quería decir que... yo estoy enamorado de ti...


Fin de temporada

Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. Para acceder a la siguiente temporada haz clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.