FANDOM


Resumen

Los tres secuaces vuelven a esta historia igual de graciosos o más. Goombilón por fin conoce a su amor tras años de búsqueda. ¿Será un amor verdadero o no? Mira este capítulo para descubrirlo.

(Dentro del Castillo de Bowser, una Bob-Omb azul se dirige hacia la sala de Kamek. Dos guardias fuera de la sala le interrumpen el paso)

- Soldado 1. ¡Eh! ¿A dónde te crees que vas?

- ???. Soy Bombazulina, estuve en una misión especial en el Reino Judía durante unos 6 años. He vuelto para servir de nuevo aquí al Rey Bowser.

- Soldado 2. Ah, ¿sí? Pues no me suenas de nada...

- Bombazulina. Pues claro, no he pisado este castillo en seis años, como ya te dije. ¿Eres sordo?

- Soldado 1. Más respeto o te enviaremos al calabozo.

- Bombazulina. (Se enciende una mecha en la cuerda que está cerca del cuerpo de Bombazulina) ¿Qué decías...?

- Soldado 1. (Asustado) Que... que puedes pasar. Os damos la bienvenida a este castillo... (los dos soldados se alejan de ella. La bomba de color azul se introduce en la sala de Kamek. En la sala de Kamek se encuentran los tres secuaces, Kamek, Spiriny y un doctor Koopa)

- Kamek. A ver... ¿por qué tenéis que curar a ese Paratroopa en nuestro pequeño hospital? ¿Es que no os acordáis de lo que pudo causar ese tío?

- Goombilón. Por supuesto que lo sabemos, pero no es normal que haya llegado justamente a este castillo y envenenado. Alguien quiso vengarse de él. Si le interrogamos, tal vez nos diga quién lo hizo.

- Kamek. Spiriny, ¿y los otros dos Paratroopas?

- Spiriny. Los Helibotes llegaron demasiado tarde al lugar... Han muerto...

- Kamek. (Dirigiéndose al doctor) Y, ¿qué tal se encuentra el súpervivente?

- Doctor. Le hemos hecho varias pruebas, y el resultado no es muy bueno. Hemos conseguido limpiar su organismo de tal veneno, pero ha entrado en coma.

- Paratroopi. ¿Cómo que “en coma”?

- Doctor. Cuando alguien entra en coma por alguna razón, su organismo pierde la mayor parte de las funciones, y no puede sobrevivir sin gran ayuda médica. Es como si estuviera dormido.

- Paratroopi. Y, ¿cuándo se despertará?

- Doctor. Eso es lo malo... Alguien puede permanecer en coma días, semanas... meses... (todos en la sala se asustan) o incluso años... (Se asustan aún más)

- Kamek. Perfecto. Ese mequetrefe incluso medio muerto sigue fastidiándonos. Así que no sabemos nada sobre el envenenador, dos de los tres conocidos de este están muertos, y el otro en coma. ¿Algo más para terminar ya con todo esto?

- Bombazulina. ¡Kamek, viejo amigo!

- Kamek. ¿Eres tú, Bombazulina? ¡Qué alegría verte! Por fin has vuelto de tu misión.

- Bombazulina. Lo mismo digo. Tú, Kamek, no has cambiado nada desde que te vi por última vez. (Mira a los tres secuaces) ¿Y estos personajes?

- Kamek. Estos son Goombilón, Paratroopi y Guydo. Soy su superior, y se dedican a cumplir misiones especiales que les encomiendo.

- Guydo. (Hablando en voz baja hacia sus compañeros) Y también a soportar su mal carácter.

- Kamek. ¡¿Qué habéis dicho?!

- Bombazulina. (Riéndose) ¡Ja, ja! Veo que no has cambiado nada, Kamek.

- Kamek. Bueno, te enseñaré todo el Castillo de Bowser, porque no te acordarás muy bien, ¿no?

- Bombazulina. Perfecto. Además me gustaría visitar a Bowser para darle la sorpresa.

- Kamek. Vale. Trío de Élite, tenéis el día libre. No la liéis por ahí, ¿vale?

- Goombilón. Está bien...

________________________________________________________________________________________

(En el Lago Migraña, están caminando los tres secuaces mientras hablan de sus cosas...)

- Paratroopi. Yo sigo queriendo investigar. Pero lo malo es que no sabemos aún por donde empezar...

- Goombilón. (Mira a alguien en frente suya) ¿Quién es esa belleza?

- Paratroopi. Oye, podrías hacerme un poco de caso, ¿no? (Mira a quien está mirando Goombilón, su cara es de sorpresa. De repente, un Florolfiti se acerca a ella, y Goombilón corre hacia esa criatura y la derrota antes de que pueda hacer nada)

- Goombilón. ¿Estás bien?

- ???. Sí. Muchas gracias por haberlo hecho. No lo había visto.

(Llegan Paratroopi y Guydo)

- Goombilón. De nada. Menos mal que estaba yo aquí para ayudarte. (Sonríe)

- ???. (Se ríe) ¿Cómo te llamas?

- Goombilón. (Se sonroja) Yo... Goombilón, ¿y tú?

- Goombella. Soy Goombella, encantada de conoceros. De nuevo, te agradezco que me hayas ayudado. ¿Cómo puedo agradecértelo?

- Goombilón. No tienes por qué hacerlo. Aunque si quieres, podríamos quedar en el Castillo Bowser, por ejemplo mañana. ¿Qué te parece?

- Goombella. Bueno... Pero, no me intentaréis raptar, ¿no? (Se ríe)

- Goombilón. Claro que no. ¡Ja, ja, ja!

(Suena el aparato que lleva Guydo. Es Kamek, que llama a los tres secuaces para exigirles que regresen al castillo lo más rápido que puedan)

- Goombella. Goombilón, quería decirte algo para que no te confundieras... yo...

- Guydo. (Interrumpiendo a Goombella) Lo siento mucho, pero tenemos que regresar al castillo inmediatamente.

- Goombilón. Ya me lo contarás mañana. ¡Adiós!

(Salen corriendo los tres secuaces con dirección al castillo)

________________________________________________________________________________________

(En la sala de Kamek, llegan sudando los tres secuaces por la carrera que se han pegado)

- Paratroopi. Ya estamos aquí, Kamek... ¿Qué querías?

- Kamek. Tengo una misión especial para vosotros. Cada día se irán turnando diferentes soldados en la misión de hacer guardia fuera de la habitación en donde se encuentra el Paratroopa ese ingresado. He pensado que como vosotros queríais que se quedara hasta que despertara del coma, podríais ser los primeros en protegerle. (Los tres secuaces caen al suelo rendidos por el cansancio y por la aburrida misión) ¡¡Id ahora!!

________________________________________________________________________________________

(En el Lago Migraña, Guydo y Paratroopi caminan. Han dejado a Goombilón sólo en su habitación)

- Paratroopi. Guydo, ¿a dónde vamos?

- Guydo. A ver si sigue todavía esa chica... Goombella. Me da mala espina...

- Paratroopi. Pues serás el único. Parece una chica agradable, sincera, guapa...

- Guydo. ¿Te gusta?

- Paratroopi. ¡Por favor! A mí sólo me gustan las Koopas. Además Goombilón la vio antes...

- Guydo. (Encuentra a Goombella con un Goomba rojo, cara furiosa y fuerte. Se besan) Pues espero que no la vea después...

- Paratroopi. ¿Por qué lo dices? (Mira a Goombella) ¡Oh! ¿Pero qué...?

- Guydo. ¡Volvamos al castillo! Está a punto de venir esa chica... Por el camino me inventaré un plan...

- Paratroopi. ¿Un plan para qué?

- Guydo. Para deshacernos de esa mentirosa...

________________________________________________________________________________________

(En las puertas del castillo, Goombilón está esperando a Goombella. Esta llega a tiempo, y Goombilón le acompaña hasta la habitación suya y de Guydo y Paratroopi. Mientras, Guydo y Paratroopi están en una habitación contigua a la habitación en donde se reunirán Goombilón y Goombella. Están pegados a la pared para escuchar las conversaciones y saber cuándo llegan)

- Paratroopi. Guydo, ¿qué querrá Goombella?

- Guydo. Pues no sé... Tal vez quiera engañarle para sacarle el dinero... Esa harpía no quiere a Goombilón, eso está claro. Debemos librarnos de ella

- Paratroopi. Con la miseria que nos dan, pronto cortarán, ja, ja... Y además, ¿cómo te vas a librar de ella? (Goombilón y Goombella entran en la habitación esperada) ¡Acaban de llegar!

- Guydo. Pues con el plan que acabo de idear... (Saca una seta venenosa pintada de rojo)

- Paratroopi. (Se asusta) Pero, ¿no será demasiado cruel?

(Guydo sale de la sala. En la otra sala...)

- Goombilón. Goombella, yo... yo... yo te...

- Goombella. Perdona, Goombilón, pero yo también tengo que decirte una cosa para evitar malentendidos... (le interrumpe el Sargento Guydo) ¿Alguien llama a la puerta?

(Abre la puerta el Sargento Guydo con la seta)

- Guydo. ¡Buenas!

- Goombilón. (Susurrando a Guydo) ¿Pero qué haces aquí? ¡Vete de aquí!

- Guydo. (Hablando con un tono normal) Sólo he venido para ofrecer a tu acompañante una seta. Tal vez esté hambrienta...

(Paratroopi está en la otra sala escuchando la conversación y muy nervioso)

- Goombella. Lo siento, soy alérgica a las setas. No puedo comerla.

(Paratroopi se tranquiliza dando un suspiro. Guydo se cabrea)

- Goombilón. Guydo, dame a mí la seta. Yo sí que tengo hambre...

(Paratroopi y Guydo se asustan gravemente. Guydo le da la seta lentamente. Paratroopi sale de la sala y les interrumpe a todos)

- Paratroopi. ¡¡Eh!!

- Goombilón. ¿Ocurre algo, Paratroopi? ¿Qué haces aquí tú también?

- Paratroopi. Nada... pasaba por aquí tranquilamente y me dije: pues voy a visitar a Goombilón, a ver qué tal le va... (Mira la seta) ¡Ala! Una seta. Estoy hambriento. (Coge la seta mientras ve cómo Guydo se tranquiliza) Bueno, ¡hasta luego! (Abandona la sala)

- Goombella. Bueno, creo que no he venido en muy buen momento...

- Goombilón. ¡No! No pienses eso.

- Kamek. (Llega a la sala en donde están Guydo, Goombilón y Goombella, y Paratroopi afuera, que acaba de tirar por ahí la seta venenosa) Chicos, otra misión que os encomiendo. Hoy también haréis guardia en el hospital. ¡Vamos! (Kamek sale de la sala)

- Goombilón. (Hacia Goombella, sin saber que Guydo le está escuchando) Mañana quedamos mejor en el Bosque Hoyuelo, sin que nadie nos moleste. Hasta mañana, y perdona por haberte hecho perder el tiempo.

(Todos se van de la sala. Guydo y Paratroopi comienzan a hablar entre ellos)

- Paratroopi. El plan ha fallado... ¿Y ahora qué?

- Guydo. Todo plan maléfico tiene su plan B... Je, je...

- Paratroopi. Pues yo no quiero saberlo. Cuando lo hagas, avísame, que te acompañaré. (Se va del lugar)

________________________________________________________________________________________

(En el Bosque Hoyuelo al día siguiente, la gran Floruga riega las plantas de su huerto)

- Floruga. Vamos, bonitas, creced.

(Llegan dos Guys de los Bosques sujetando a Guydo)

- Guy de los B. Floruga, hemos encontrado a este individuo merodeando por tu jardín.

- Guydo. ¡Soltadme, os lo ordeno!

- Floruga. (Ordena a los Guys que le suelten) ¿Tú quieres ver a Floruga?

- Guydo. Sí, quiero entregarte algo como un presente. (Le enseña una moneda de oro)

- Floruga. Muchas gracias, pero, ¿a qué viene esto? Y, ¿por qué a Floruga le suenas?

- Guydo. Es que... me acabo de instalar cerca de aquí, y quería regalarte esto por ser mi vecino. Bueno, ahora me tengo que ir. ¡Hasta luego!

- Floruga. Ah, adios.

- Panyo. (Escondido en unos arbustos, mira la moneda) Querida mía, tu y yo nos encontraremos muy pronto...

________________________________________________________________________________________

(En el Bosque Hoyuelo, se encuentran Goombella y Goombilón, que llega al lugar. A continuación, llegan y se esconden en unos arbustos Guydo y Paratroopi)

- Paratroopi. Sargento Guydo. ¿No crees que deberíamos haberle contado a Goombilón lo del novio de Goombella?

- Guydo. Si se lo hubiéramos contado, no podríamos haber castigado a esa mentirosa por sea lo que sea lo que hubiera querido.

- Paratroopi. Pero, ¿tú que sabes si quería esa chica algo de Goombilón? Y además, ¿qué has planeado? ¿Qué vamos a hacer ahora?

- Guydo. Tengo un plan que no puede salir mal, y solo he necesitado una moneda, ja, ja...

- Paratroopi. Pues sí que te ha salido barato este plan.

- Goombilón. Hola, Goombella. Por fin estamos solos. ¿Qué es lo que me querías decir ayer?

- Goombella. Pues... que tengo... un novio...

(La cara de Goombilón cambia. Casi le sale una lágrima)

- Paratroopi. (A Guydo) ¿Qué le ha dicho?

- Guydo. ¡Shhh!

- Goombilón. ¿Co-cómo que tienes novio...?

- Goombella. Lo siento mucho...

(Aparece un Goomba de repente en la escena)

- Paratroopi. ¿Quién es ese?

- Guydo. Oh, oh... es el novio…

- Goombulote. (Hablando hacia Goombilón) ¿Qué te crees que estás haciendo con mi chica, pequeñajo?

- Goombilón. (Hablando hacia Goombella) ¿En serio tu novio es este tío? Se cree guay, y no lo es. No se cómo te has podido juntar con él...

- Goombulote. Me parece que vas a recibir, ¿eh? (Se acerca a Goombilón)

- Goombilón. No creas que me dejaré... (se enfrenta a él)

- Paratroopi. Guydo, ¿y tu plan? ¡Que se va a liar una buena!

- Guydo. No sé... Debería haber funcionado...

(De repente, llega Panyo con la moneda de Guydo. Goombella, Goombulote y Goombilón le miran)

- Panyo. ¡Ahh! ¡Un monstruo gigante viene a por mí! (Deja la moneda encima de Goombulote y Goombilón se aparta de él sin saber qué está pasando. De repente, Floruga llega al lugar y mira a Goombulote)

- Floruga. Tú tienes la moneda de Floruga. Tú lo vas a pagar caro...

(Llegan dos Guys de los Bosques y sujetan a Goombulote, quien intenta escapar en vano. Floruga, enfadado, gira rápidamente su cuerpo y golpea a Goombulote. La moneda cae al suelo, y uno de los Guys de los Bosques le da la moneda a Floruga. Goombulote desaparece en el cielo)

- Paratroopi. Otro más que se pierde en el cielo...

- Goombilón. Goombella, ¿qué me dices? ¿Quieres ser mi novio?

(Floruga, los Guys de los Bosques, Paratroopi y Guydo dicen para ellos mismos susurrando la palabra “sí”)

- Goombella. (Se lo piensa durante un momento) No... Lo siento mucho, pero es que mi amor es Goombulote... Lo siento de veras...

(Goombilón se queda con una cara de frustación)

- Guydo. Vaya harpía... Yo sigo diciéndolo...

(En la sala de los tres secuaces, al día siguiente, Guydo y Paratroopi intentan consolar a Goombilón)

- Paratroopi. Vaaamos... Ya encontrarás algún día a la Goomba de tus sueños...

- Goombilón. Ya lo había hecho, y encima va y me deja dos veces... ¿Vosotros lo sabíais?

(Paratroopi y Guydo de miran)

- Paratroopi. (Intenta contener la respuesta) Sí...

- Goombilón. Genial, ¿y no me decís nada? Y ademas, para colmo, aparece esa maldita Floruga gigante... ¿Y esa judía no nos la encontramos varios días atrás?

- Guydo. Creo que sí...

- Goombilón. Si no hubieran aparecido esos dos, podría haber convencido a Goombella derrotando a ese inútil. Ahora que lo pienso... qué casualidad que llegaran en ese momento... (echa una mirada retadora a sus amigos)

- Guydo. Tal vez yo tuve algo que ver con eso...

(Entra Kamek en la sala)

- Kamek. Esbirros, tengo algo que deciros. (Ve a Goombilón en su estado de infinita tristeza) ¿Qué te ocurre, Goombilón?

- Paratroopi. Una chica le ha dejado dos veces...

- Kamek. ¿En serio? Ahh... Recuerdo cuando era hace años un adolescente... A mí también me dejó una Magikoopa muy guapa... Me quedé destrozado...

- Guydo. Y, ¿qué nos ibas a decir?

- Kamek. Que hoy también os debéis quedar a hacer guardia en la sala del Paratroopa azul. Pero ahora que veo a Goombilón, sólo vosotros dos lo haréis. A él le dejo el día libre. ¡Vamos!

- Guydo. (Susurrando a Paratroopi) ¡Eres un bocazas! ¡Para qué dices nada!

Cartel

¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

En el próximo capítulo (Un hospital-laberinto y una gripe Picuda)

(En la sala de Kamek...)

- Kamek. Como ya sabréis, el hospital está lleno de Rocas Resfriacudas. Todas estaban cuidadas por doctores, pero una enfermedad ha contagiado a todos, y no disponemos de médicos. Después de que nuestros Guys infiltrados consigan hospitalizarlos en las Urgencias de la Ciudad Toad, vosotros, Trío de Élite, deberéis vigilar a los pacientes hasta que nuestros doctores se recuperen. Estimo que esto ocurrirá en un día.

________________________________________________________________________________________

(En la sala de recepción de las Urgencias...)

- Toad. Buenos días, ¿en qué puedo ayudar... (levanta la mirada y ve a decenas de Rocas Resfriacudas seguidas de Guys) ...les...?

________________________________________________________________________________________

- Goombilón. Perfecto, no hay nadie en la recepción. Vayamos por todas las plantas.

________________________________________________________________________________________

(Tras haber recorrido parte de la planta baja)

- Guydo. ¡¿Dónde rayos están los Roca Picudas?! Llevamos un buen rato vagando por este hospital en un intento en vano de encontrar a uno de por lo menos decenas de Rocas Picudas.

- Goombilón. Esta planta es gigante. Espero que las otras tres que nos quedan no sean igual...

- Doctor Toad. Hola. ¿Buscan a alguien?

- Paratroopi. (Sin el cubo con el símbolo de Bowser) Estábamos buscando a una decena de Rocas Resfriacudas.

________________________________________________________________________________________

(Paratroopi abre la puerta de una de las habitaciones en la planta del hospital, y cae un cuerpo al suelo)

- Paratroopi. (Asustado) ¡¿Pe-pero qué?!

- Doctor Toad. (Llega al lugar y ve el cadáver) ¡Qué ha hecho!

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.