FANDOM


Resumen

¿Acaso creías que aquellos que trabajan para Bowser no tienen nunca vacaciones? Por supuesto que sí. En el caso de los tres secuaces, a veces es mejor quedarse con lo que uno tiene, porque si se cambia, todo puede ir a peor. ¿Quién sustituirá a su superior que pueda ser peor que Kamek?

(En la conocida sala de Kamek, se encuentran como cualquier día normal los tres y su superior. Estos esperan una nueva misión, pero no saben lo que de verdad quiere el mago)

- Guydo. Buenos días, Kamek. ¿Qué misión nos encomendarás hoy?

- Kamek. Hoy estáis de suerte, (se queda reflexionando lo dicho durante unos instantes) o tal vez no... Bueno, es igual. Lo que os quería decir es que hoy y parte de mañana no estaré aquí.

- Goombilón. ¿Por qué, si se puede saber?

- Kamek. Me voy de vacaciones. (Pone una cara de felicidad)

- Goombilón. Kamek, ¿te ha sentado mal el desayuno?

- Kamek. ¿Cómo? ¿Por qué lo dices?

- Goombilón. Porque irse a un lugar durante menos de un día...

- Paratroopi. Y, ¿a dónde te vas de vacaciones? ¿A la Isla Almohada?

- Kamek. Sí, claro. Y luego de paso voy a visitar el Reino Judía. ¿Pero qué te piensas que se puede hacer en un día? No pienso ir a ningún sitio.

- Guydo. Y, ¿por qué sólo un día?

- Kamek. Ehmmm... Ya os lo explicaré cuando vuelva. Durante mi ausencia me sustituirá alguien a quien quiero mucho... (es interrumpido por su sustituto, quien llega a tiempo)

- Kammy. ¡Kamek! ¿Qué haces todavía aquí? Eres vago hasta para irte de vacaciones. ¡Anda, vete de aquí, que yo me ocupo de todo!

(Los tres secuaces se giran y miran a Kammy. No saben quién es. Jamás la habían visto antes)

- Goombilón. (Susurrando a Kamek) ¿Y esta quién es?

- Kammy. ¡Soy Kammy, su madre!

- Kamek. Bueno, veo que os vais a llevar muy bien. Os dejo... (Se va a la puerta de salida) Adios, madre. Te quiero.

- Kammy. Bah, no hace falta que me mientas, que bastante tengo ya con tratar con tus inferiores...

- Paratroopi. (Susurra a sus amigos tras ver salir a Kamek) Pero, ¿esta de qué va?

- Kammy. Vamos. A trabajar. Haced lo que os hubiera encomendado Kamek.

- Guydo. Pero si no nos ha dicho nad... (es interrumpido po Kammy)

- Kammy. ¡Panda de vagos! ¡Moveos! Cómo se nota que mi hijo os ha enseñado a comportaros así. Pero conmigo vais a saber lo que es bueno...

- Goombilón. Madre mía, es más dura que Kamek.

- Paratroopi. Yo preferiría a Kamek...

- Kammy. ¡Os he oído! ¡Más trabajar y menos hablar o vais derechitos a Bowser! Y hablando de Bowser, luego le iré a visitar. Hace mucho tiempo que no nos vemos.

(El Trío de Élite sale fuera de la sala de Kamek un poco confuso por este cambio no agradable para los tres secuaces. Se ponen a hablar entre ellos nada más salir de la sala)

- Goombilón. E-esto... ¿está pasando de verdad?

- Paratroopi. Es como si el destino se estuviera riendo de nosotros...

- Guydo. Yo pensaba que el sustituto iba a ser... No sé... Diferente... Además, ahora que lo pienso; con lo vieja que es, ¿cómo puede oir tan bien?

- Goombilón. Porque lleva un audífono, ¿no lo viste?

- Guydo. Pues... sinceramente no...

- Paratroopi. Si siempre te he dicho que esa máscara reduce mucho tu visión, Sargento Guydo. ¿Por qué no te la quitas y así sabremos cómo sois de verdad los Shy Guys?

- Guydo. Porque queremos guardar el secreto... Además, si queréis vernos nuestra cara de verdad, hay una especie que habita en la Isla de Yoshi que la tiene al descubierto.

- Goombilón. Algún día tenemos que ir allí. Tengo curiosidad por saber algo sobre esa isla.

- Paratroopi. Chicos, ahora que habláis de ese audífono se me ha ocurrido algo que le dará una lección a esa vieja cascarrabias... Je, je...

- Goombilón. ¿Qué vas a hacerle, gritarle al oído?

- Paratroopi. No, ella no debe saber lo que tramamos. De hecho, no debe oírlo... Je, je...

- Guydo. Paratroopi, ¿quieres dejar de reirte de una maldita vez? Dinos lo que tramas, anda.

________________________________________________________________________________________

(Mientras se echa la siesta Kammy en la sala de Kamek, los tres secuaces abren la puerta sin intentar hacer ruido. La puerta comienza a chirriar, y los tres secuaces se asustan, pues piensan que Kammy puede oir con su audífono cualquier cosa, pero ni se inmuta. Comienzan a caminar en dirección a Kammy)

- Guydo. (Habla muy muy bajito) Chicos, yo me quedo aquí... Ehmm... Vigilando que no entre nadie... Puf, que sueño tengo... (Comienza a bostezar y a estirarse. En el momento en que estira sus brazos, pulsa el botón rojo que se encuentra a un lado de la puerta. De repente, cae un Roca Picuda cerca de donde se encuentra Goombilón. El impacto provoca un gran ruido. El Trío de Élite, paralizado por el miedo, no entiende cómo no puede escuchar esto Kammy. Entonces ven que el audífono de Kammy se encuentra en la mesilla, cerca suya)

- Paratroopi. Claro, por eso no oye nada. (Guydo pulsa otro botón, que activa dentro de la sala una alarma. Esta alarma provoca un ruido casi ensordecedor, parecido a una alarma de incendios. Unas luces rojas parpadean por toda la sala) ¡¡Guydo!! ¡¿Estás loco?! ¡¡Apaga eso!! ¡Si no nos oye ella, seguro que nos oirán en todo el castillo!

- Guydo. Vale, ya voy... (Devuelve a la sala la tranquilidad que tenía) Es que quería comprobar que está sorda total... (Se ríe un poco)

- Paratroopi. (Coge el audífono) ¡Lo tengo! (De repente, los tres secuaces ven cómo lentamente Kammy se da la vuelta en la cama) ¡Agachaos!

(Kammy parece seguir dormida. Paratroopi está escondido en frente de de la cama, agachado; Goombilón, sentado frente a la mesilla; y Guydo tumbado detrás del Roca Picuda. Cuando pasa un minuto, salen de la habitación rápidamente. Poco tiempo después, llega un Huesitos a la sala. Entra con cuidado)

- Huesitos. Ejem... ¿Kammy Koopa? (Ve que no se inmuta y se acerca a ella) ¿Hola? (Se acerca más, hasta que le toca el hombro)

- Kammy. (Se despierta) ¡Ah! ¿Qué quieres, saco de huesos?

- Huesitos. Vengo a informarle de que justo ahora se van a reunir todos en la sala principal de reuniones para tratar un asusnto. Kamek asistiría a dicha reunión, pero como está de vacaciones, usted tiene que ir en un lugar para representarle.

- Kammy. (No oye nada, sólo ve al Huesitos mover la boca todo el rato) ¿Qué? ¿Me estás vacilando? ¿Cómo te atreves?

- Huesitos. Vamos, que hay prisa. (Le coge el brazo, y ante tal acción, Kammy le propina un golpe en la cabeza con su varita)

- Kammy. ¡Degenerado! ¡Voy a dar parte de esto al rey Bowser!

- Huesitos. (Se coloca la cabeza en su sitio) De verdad, lo que tengo que aguantar... (Utiliza sus dedos para silvar fuertemente. Justo después de esto, aparecen varios Tortuesos, Huesitos y Boos que intentan sujetar a Kammy mientras ella se resiste sin saber qué pasa. Al llegar a la gran sala de reuniones, Kammy calla al ver que todos están reunidos. Se sienta sin hacer ruido, y el Boo que habla en el momento continúa con su papel)

________________________________________________________________________________________

(En la gran sala de reuniones, un Boo está hablando a la gran masa de soldados. De repente, llega Kammy acompañada de todos los soldados de antes, y calla al ver a todos reunidos. Se sienta en uno de los asientos del principio y hace como que escucha al Boo que habla)

- Kammy. (Mientras el Boo habla, ella piensa...) Qué tostón... ¿Para qué me llevarán aquí, si no oigo nada? Además ya estoy vieja para aguantar tanto tiempo aburrida... (Mira a ambos lados) ¿Y si me echo una siestecita? Nadie se dará cuenta... (Cierra los ojos. Tiempo después...)

- Boo. ...y esa es la situación actual del castillo. Quería añadir una cosa: como ya sabréis todos, hay algún malvado que ha hecho de las suyas en Cabo Eructo. Spiriny ha paralizado la investigación por falta de datos y pistas. Por ello, si alguno encontráis la más mínima pista, informadnos cuanto antes. No sabemos si volverá a atacar en algún momento. Pero bueno, por otra parte, quería dar la bienvenida a la sustituta de Kamek, ¡Kammy Koopa! ¡Un fuerte aplauso para ella!

(Todos los allí presentes empiezan a aplaudir, pero Kammy no se inmuta. Ratónito, que está a su lado, le mueve el brazo un poco para despertarla, y lo consigue. Cuando ve que el presentador hace un gesto con los brazos y que todo el mundo aplaude, ella actúa de la misma manera)

- Kammy. (Mirando a todos los sitios sin oir nada) ¿Esto qué es? ¿Una representación muda? Voy a hacer lo mismo, que veo que me están mirando todos... Ehmmm... ¡Bravo! Ha sido una charla magnífica. (Comienza a aplaudir sin oirse ni siquiera a ella misma)

- Boo. (Viendo que el público se ríe) Vaya, Kammy sigue tan graciosa como antes. (Se empieza a reir)

(Los tres secuaces se encuentran en la entrada de la gran sala, partiéndose de risa a más no poder...)

- Paratroopi. (Riéndose fuertemente) No creía que fuera tan gracioso. ¡Ja, ja!

- Goombilón. Cómo lo debe de estar pasando Kammy, ja, ja...

- Guydo. No vamos a parar de seguir a Kammy. Yo no quiero perderme los espectáculos que monte. Ja, ja, ja...

________________________________________________________________________________________

(En la sala real de Bowser, este se encuentra sentado en su trono maestro. De repente, entran dos Koopatrulleros que sujetan a Kammy, y fuera de la sala, los tres secuaces escuchan escondidos la conversación entre Bowser y Kammy)

- Bowser. Kammy, ¿qué te ocurre?

- Kammy. ¿Eh? No te oigo. ¿Por qué me estáis haciendo todos la misma broma? Esto no tiene ninguna gracia...

- Bowser. (Hablando a sus soldados) Habrá perdido el audífono. Si es que ya está muy mayor para trabajar aquí... De todos modos, soldados, buscad su audífono.

(Salen cuatro Koopatrulleros en busca del audífono de Kammy Koopa. Los tres secuaces, intentando disimular, cuchichean entre ellos cuando desaparecen los soldados)

- Guydo. De verdad, el castillo no es como antes, cuando ingresamos en el grupo de élite de Bowser hace cinco años...

- Goombilón. Tienes razón... Cuatro soldados buscando el audífono de una anciana que no está casi en condiciones de trabajar... Pero, ¿qué le ha pasado a Bowser y al castillo en estos últimos días...? Por cierto, Paratroopi, ¿sigues llevando el audífono?

- Paratroopi. (Saca el audífono) Aquí está. (Le da el audífono al Sargento Guydo) Guydo, mételo en tu mochila. Ahí estará más seguro.

- Goombilón. Volvamos a nuestra habitación, no nos vayan a ver aquí.

(Cuando los tres secuaces desaparecen del lugar, Korokoopa, quien les estaba espiando, sale de su escondite)

- Korokoopa. Gran error, Goombilón. Alguien os ha visto... Je, je...

(Mientras tanto, dentro de la sala de Bowser, Kammy está en mitad de la sala, tocándose su oído)

- Kammy. Un momento... ¡¿y mi audífono?!

- Bowser. (Se lleva la mano a la cara y comienza a hablar para sí mismo) Kamek, vuelve de una vez de tus vacaciones...

________________________________________________________________________________________

(Por la tarde, mientras el Trío de Élite camina por los pasillos del castillo, se encuentran con Korokoopa. Este se choca intencionadamente con Guydo, y le tira aposta la mochila)

- Korokoopa. ¡Uy! Perdóname Sargento Guydo. Yo te recojo tus cosas, descuida. (Rápidamente coge el audífono, se lo guarda, y le entrega al Sargento Guydo sus cosas) Perdona de nuevo. Hasta luego.

- Paratroopi. (Hablando a sus amigos) Oye, ¿no está Korokoopa demasiado amable hoy?

- Guydo. La verdad es que sí... si esto hubiera ocurrido otro día, me habría soltado un guantazo importante por tirarle al suelo...

- Goombilón. Déjale. No ha terminado de aceptar su fracaso y la pérdida de importancia y poder sobre nosotros...

________________________________________________________________________________________

(Al siguiente día por la mañana, cuando los tres secuaces se despiertan y desayunan...)

- Guydo. Paratroopi, eres el mejor cocinero del mundo.

- Paratroopi. Muchas gracias. Mis comidas tienen una receta especial.

- Goombilón. Vamos a reirnos un poco de Kammy.

- Guydo. Sí, y luego haremos como que hemos encontrado su audífono, je, je...

(Cuando llegan a la habitación de Kammy, abren la puerta, y Kammy les mira sin hacer ningún gesto. Los tres secuaces comienzan a reirse de ella)

- Goombilón. Kammy, ¿ya encontraste el audífono? (Ve cómo Kammy no responde)

- Paratroopi. Pobrecita, no nos oye... Como ya está tan mayor... Ja, ja, ja...

- Guydo. Kammy, tranquila, que cuando nos cansemos de reir te devolveremos el audífono. ¿Qué te parece? Oh, espera, olvidé que no nos puedes oir.

- Kammy. Me parece muy bien...

(Los tres secuaces se quedan muy pálidos a la vez que ponen caras de terror)

- Guydo. Es... es... ¡imposible! ¿Cómo puede oirnos?

- Goombilón. Chi-chicos... miradle el oído... tiene el audífono puesto...

- Paratroopi. Pe-pe-pero, ¿quién ha podido robárnoslo?

(Las puertas de la sala se cierran, y de ellas sale Korokoopa, que estaba escondido detrás de ellas)

- Korokoopa. Pues yo, claro está.

(Los tres secuaces se dan la vuelta)

- Guydo. Korokoopa, debí haberlo imaginado. Esta te la guardamos los tres...

- Korokoopa. Bueno, os dejo a solas, que a lo mejor vosotros y Kammy tenéis que hablar. Hasta luego... (sale de la sala. Los tres secuaces se dan la vuelta lentamente aterrorizados, y cuando completan la media vuelta, ven que las ropas de Kammy se han cambiado a un blanco muy pálido, que cubre por completo su cara oscura, pero todavía se pueden ver sus gafas color rojo brillante)

- Goombilón. Esto ya lo hemos vivido con Kamek... pero me temo que esto es mucho peor...

- Kammy. He pensado que no voy a dar parte de esto a Bowser... Prefiero mataros yo misma...

(Nada más levantar su varita, llega Kamek de sus vacaciones e intenta parar a Kammy)

- Kamek. ¡Madre, espera! ¿Pero qué haces?

- Kammy. Me han tratado como una imbécil, y eso no se lo pienso consentir. Van a sufrir por ello.

- Kamek. Madre, déjamelos a mí, que yo se perfectamente lo que les hace sufrir más. Confía en mí, anda.

- Kammy. (Sus ropas vuelven al color original, morado, y se tranquiliza) Está bien... pero como me entere de que has vuelto a fallar en una cosa tan absurda como esta, te castigaré. ¿Entendido?

- Kamek. No te preocupes, madre. Van a recibir lo que se merecen. (Kammy abandona la sala, y los tres secuaces se juntan asustados por lo que va a hacer Kamek. Kamek se acerca lentamente y serio, y de repente les abraza. Los tres secuaces no entienden lo que pasa) Muy bien hecho. Estoy muy orgulloso de vosotros.

- Goombilón. Ka-Kamek, no entiendo... ¿No nos ibas a hacer sufrir?

- Kamek. Creo que ha llegado el momento de contaros la verdad. Vosotros siempre la estáis armando por ahí buena, y aprovechando este día de vacaciones, quise que hiciérais lo mismo con la loca de mi madre, y estoy orgulloso de que lo hayáis conseguido. La habéis desconcertado. Nadie hasta ahora ha sido capaz de sobreponerse al impacto que ella provoca en sus soldados, excepto vosotros. Por eso me siento orgulloso de tener a unos secuaces, que valen mucho en el fondo.

- Goombilón. Kamek, es muy bonito por tu parte decirnos esto...

- Guydo. Pero Kamek, que es tu madre...

- Kamek. Sí, pero desde que era un niño me ha fastidiado y fastidiado. Tenía mucha ira contenida, y vosotros me habéis ayudado a liberarla y a echarme unas risas. Os lo agradezco.

- Paratroopi. Gracias... supongo...

(El sol sigue ascendiendo en el cielo. Un nuevo día está empezando, y una maga sale descontenta del castillo)

(Varios minutos después, en la sala de Kamek...)

- Kamek. Para mostraros mi agradecimiento, lo que me pidáis, os lo concederé, pero nada de cosas imposibles, ¿eh?

- Guydo. Se me ha ocurrido una forma de vengarnos de Korokoopa... Kamek, sólo necesitamos el audífono d tu madre. ¿Puedes conseguirlo?

- Kamek. Claro que sí, Sargento Guydo. (Se marcha volando con su escoba mágica por la ventana)

- Goombilón. Guydo, ¿qué piensas hacer ahora?

- Guydo. ¿No quería Korokoopa el audífono? Pues lo va a tener. Je, je...

________________________________________________________________________________________

(Al día siguiente, al amanecer, cuando los Boos despiertan con sus risas a los soldados de todo el castillo, como todas las mañanas, Korokoopa, en cambio, sigue durmiendo, y no se da cuenta de que lleva puesto en el oído el audífono de Kammy Koopa, y está al máximo volumen. De repente, abre la puerta el Trío de Élite. Guydo grita a Korokoopa mientras que Goombilón sopla un matasuegras de fiesta y Paratroopi toca los platillos)

- Guydo. (Gritando acompañado del matasuegras de Goombilón y los platillos de Paratroopi) ¡¡¡Buenos días, Korokoopa!!!

- Korokoopa. (Da un salto de la cama, cae al suelo y se retuerce en él mientras se tapa los oídos) ¡¡Aaaahh!! ¡¡Parad, por favor!! ¡¡Os lo suplico!!

- Guydo. Vamos, no seas soso, que estamos de celebración.

- Korokoopa. (Se quita el audífono rápidamente) ¡¡Ahhhh, me habéis destrozado el tímpano, truhanes!!

- Paratroopi. Uy, pues está sangrando. ¡Goombilón, llama a los doctores! ¡Nosotros le llevamos a la sala de urgencias del castillo!

- Goombilón. En qué líos nos metemos... En qué líos... (Se va corriendo)

Cartel

¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

En el próximo epsiodio... (Una moneda antigua, una persecución y un doble engaño)

(En la sala de Bowser, frente al televisor...)

- Toad arqueólogo. He perdido una moneda que encontré hace años. Es muy importante para mí, y por eso, si alguien la encontrara le estaría muy agradecido.

(En el Bosque Hoyuelo)

- Korokoopa. (Coge la antigua moneda y la mira) ¿Y esto qué es?

(En la biblioteca de Kamek, el mago mira un libro frente a sus compañeros)

- Kamek. Según el libro, esa moneda es la llave que puede abrir una puerta de una cueva escondidas en las profundidades del Bosque Hoyuelo. Esta antigua cueva esconde montañas de oro de Toads ancestrales...

- Goombilón. Y, ¿sabe Korokoopa esto?

- Ratónito. Muy probablemente...

- Kamek. Nuestra misión será la de intentar robar a Korokoopa la moneda sin que se dé cuenta.

________________________________________________________________________________________

(En las puertas de salida del sótano del castillo...)

- Goombilón. (Hablando a Korokoopa) ¡Eh, eh! Lo siento, pero no se puede salir.

________________________________________________________________________________________

(En el Bosque Hoyuelo, aparece Korokoopa corriendo. Se para a descansar, y le alcanzan sus compañeros...)

- Paratroopi. Korokoopa, vamos a seguir dando el paseo... (Todos se colocan alrededor de Korokoopa y camnian rumbo al castillo)

________________________________________________________________________________________

(En la sala de Korokoopa...)

- Ratónito. Metámosle un somnífero en la comida. Así, ganaremos tiempo para la búsqueda de la moneda.

(Korokoopa se desploma al instante...)

- Kamek. Pero, ¡¿cuántas pastillas le habéis suministrado?!

- Guydo. ¿Te lo decimos cada uno o en conjunto...?

(En el hospital del castillo)

- Doctor Koopa. El paciente responde a los estímulos muy levemente. En unos minutos le realizaremos un lavado de estómago.

- Kamek. Este es el nuevo plan. Guydo, te quitarás la mochila y te pintarás de rojo y un bigote en la máscara. Entra y di que eres el psicólogo y de alguna manera consigue que te diga dónde está la maldita moneda.

- Korokoopa. Tomás, ¡viejo amigo!

- Guydo. Ehmm... sí... Tomás soy...

- Korokoopa. Como confío en tí, quiero contarte una cosa. Si me ayudas a escapar de aquí y me llevas al Bosque Hoyuelo sin que mis compañeros se den cuenta, el tesoro que se encuentra allí lo repartiremos en partes iguales. ¿Qué te parece? ¿Aceptas el trato?

(El Sargento Guydo se le queda mirando unos instantes, pensativo)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.