FANDOM


(En el edificio de televisión de la Ciudad Toad, se están emitiendo las Telenoticias Champiñón...)

- Toad presentador. Buenos días y bienvenidos de nuevo a las Telenoticias Champiñón. Hoy les presentarem... (es interrumpido por alguien inesperado)

- Bowser. ¡Hola enano!

- Toad presentador. ¡Ahhh! ¡Es Bowser! ¡Llamad a seguridad! No nos hagas daño, que no tenemos a la princesa.

- Bowser. Pero cálmate, que hoy no vengo a secuestrar a Peach...

- Toad presentador. (Calmádose poco a poco, extrañado) ¿Y qué quieres?

- Bowser. Quiero que quitéis este programa y pongáis el episodio de Los Tres Secuaces.

- Toad presentador. Lo siento, pero si lo hago el director me despide de la cadena...

- Bowser. Si lo prefieres te frío con mis llamaradas...

- Toad presentador. (Pensándoselo mejor) Chicos, hoy tenemos todos el día libre. Pongamos ese episodio...

Resumen

Episodio final de la temporada. El castillo se va a someter a una nueva amenaza, pero dentro de todo lo malo, algo bueno ocurrirá. ¿El qué? Todo esto y más en el siguiente episodio final. ¡No te lo pierdas!

(En la sala del Trío de Élite, entra Guydo muy contento)

- Guydo. (Mira a todos lados) ¿Paratroopi? ¿Estás ahí?

- Paratroopi. (Gritando desde dentro del baño) ¡Estoy en el baño!

- Guydo. ¿Otra vez? Madre mía... ¿Quieres que vaya a la tienda del castillo a por unos kiwis?

- Paratroopi. Estoy en la ducha, Guydo, ¡estoy en la ducha!

- Guydo. (Desde fuera del baño, pegado a la puerta) ¿Sabes qué? Le acabo de añadir a mi Lanzabills Banzai unos minicañones a ambos lados que disparan pequeños Bill Balas.

- Paratroopi. Sí, sí. Muy bonito...

- Guydo. Bueno, ¿y qué tal Goombilón? ¿Sigue enfadado con nosotros?

- Paratroopi. Igual que el primer día... Espero que nos perdone pronto...

(Mientras tanto, en la sala de contadores en el sótano del castillo, Ratónito mira la gran candidad de botones de muchos paneles que hay)

- Ratónito. Hmmm... ¿Dónde estará mi botón de agua...? De verdad... Más cómodo sería instalar una caldera en cada habitación... (alguien entra haciendo un poco de ruido, y Ratónito se da la vuelta) ¿Ho-hola? ¿Hay alguien ahí? (Ve que nadie contesta) Será el viento... Un momento, aquí no hay corriente... Bueno, es igual... (se da la vuelta y el personaje misterioso se acerca a Ratónito. Al estar muy cerca, Ratónito siente su presencia, y con una llave inglesa golpea el aire. No ve a nadie y mira hacia abajo, viendo a Goombilón)

- Goombilón. ¡Pero qué haces insensato! Casi me dejas sin cabeza...

- Ratónito. (Hablando con sarcasmo) Ya, claro. Qué raro que no te haya dado, con lo alto que eres... ¿Y qué haces aquí, por cierto? ¿Os sale el agua fría?

- Goombilón. No, pero a eso vengo... (Goombilón avanza y se pone a mirar los paneles mientras Ratónito no sabe qué es lo que quiere. Goombilón saca un walkie-talkie del Sargento Guydo y sigue mirando)

- Ratónito. (Oye la conversación entre Guydo y Paratroopi a través del walkie talkie) ¿Les estás espiando a tus amigos?

- Goombilón. ¡Bingo! Segundo T de Trío, Ratónito, en cuanto te lo pida, baja el botón del agua.

- Ratónito. ¿Pero para qué?

- Goombilón. Tú sólo hazlo, anda...

(Ratónito baja el interruptor, y en ese mismo momento, en la ducha del Trío de Élite, comienza a salir agua helada)

- Paratroopi. ¡¡¡Aaahhhh!!!

- Guydo. (Entra en el baño y ve a Paratroopi detrás de una gran capa de espuma) ¡¿Qué ocurre?! ¿A qué viene tanto grito?

- Paratroopi. ¡Te he dicho que no entres sin avisar! (Ve que Guydo se va) ¡No, espera! ¿Puedes arreglar esto del agua fría?

- Guydo. ¿En serio me vas a obligar a bajar al cuarto de contadores?

- Paratroopi. Guydo, no voy a ir yo con estas pintas.

- Guydo. Ja, ja. Me apuesto cien monedas a que no te atreves a bajar así.

- Paratroopi. ¡¡Sargento Guydo!!

- Guydo. ¿Pero estás seguro de que no has movido sin querer el mando del grifo?

- Paratroopi. (Gira el mando al máximo hacia el agua caliente) El agua sigue helada...

(Mientras tanto, en el cuarto de contadores...)

- Goombilón. Ahora vuelve a poner el agua...

- Ratónito. Goombilón, esto que le estás haciendo a tus amigos está muy mal.

- Goombilón. Bah, que se fastidien. Tú haz lo que te digo...

(Por otra parte, en la ducha del Trío de Élite...)

- Guydo. ¿De verdad está fría? A ver... (Se acerca a la ducha, pero de repente, antes de que llegue, comienza a salir agua ardiendo, y Paratroopi pega un bote del dolor y mueve el mando hacia un nivel más frío)

- Paratroopi. (Grita dolorido) ¡¡Aaaahhh!! ¡¡Quemaaaa...!!

- Guydo. Mira, no sé qué tipo de broma me estás gastando, pero ya me he cansado... (Se da la vuelta, pero Paratroopi le dice algo que hace que se vuelva a girar)

- Paratroopi. ¡Espera! No te vayas. Quédate conmigo. Yo ya me conozco esta historia. En cuanto te vayas me va a volver a pasar lo mismo...

- Guydo. ¿En serio quieres que te mire cuando te duchas? Qué mal estás...

- Paratroopi. Se acabó, vete si quieres... (Guydo sale, y cuando Paratroopi se sigue duchando, vuelve el agua helada) ¡¡¡Aaaaahhhh!!! ¡¡Guydooooo!!

- Guydo. (Desde fuera del baño) ¡No te oigo!

_____________________________________________________________________________________

(Una hora después, se encuentra el Trío de Élite descansando incómodo en su habitación. Nadie sabe cómo salir de ese incómodo silencio...)

- Paratroopi. Eh, Goombilón... (Goombilón no le mira) He pensado que hoy podríamos comer con Kamek y Ratónito... Pues para...

- Goombilón. No, no hace falta que termines la frase. No os pienso perdonar. Ahora me voy a despejar la mente... sólo... (se levanta de su asiento y sale de su habitación mientras Paratroopi dice)

- Paratroopi. Bu-bueno, por si cambias de opinión, comemos a las dos del mediodía...

- Guydo. (Una vez que Goombilón se ha marchado, Guydo se enfada con Paratroopi) ¡Pero cómo piensas juntar a Kamek y a Ratónito! Esos dos se llevan como el perro y el gato.

- Paratroopi. Que no, hombre... No creo que se lleven tan mal... No se pegan mordiscos, ¿no? (Guydo se lleva las manos a la cabeza) Mira, vamos a avisarles.

(Mientras tanto, fuera de dicha sala, Goombilón camina hacia las escaleras. Oye pasos detrás suya y para en seco sin girarse)

- Goombilón. Ya os lo he dicho. ¡No os pienso perdonar! ¿Tan difícil es dejarme en...? (Alguien le pone la mano en la boca y mientras Goombilón intenta resistirse, el personaje misterioso se lo lleva. En ese mismo momento salen Guydo y Paratroopi se su habitación...)

- Guydo. ¿Y cómo piensas hacerlo? En cuanto se enteren de quienes vendrán a la comida, seguro que se echan atrás...

- Paratroopi. Tranquilo, tengo un plan...

_____________________________________________________________________________________

(Media hora después, en la sala de Kamek se encuentran Kamek y Korokoopa)

- Kamek. Así que a las dos y cuarto quiero que esté todo el castillo en la gran sala de reuniones, ¿está claro?

- Korokoopa. Transparente, Kamek... (Korokoopa sale de la habitación de Kamek)

- Kamek. Si es que de esto se debería encargar Bombazulina... (Entran Paratroopi y Guydo) Ah, buenos días chicos. ¿Qué queréis?

- Paratroopi. Pues es que Goombilón sigue enfadado con nosotros, y queríamos prepararle una comida invitándote a ti.

- Kamek. ¿Y por qué a mí?

_____________________________________________________________________________________

(En la habitación de Ratónito...)

- Paratroopi. Pues porque eres uno de los que conocen bien a Goombilón.

- Ratónito. ¿En serio lo crees?

_____________________________________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Paratroopi. ¡Pues claro! Eres el perfecto invitado.

- Kamek. Pero, ¿va a venir alguien más a parte de mí?

_____________________________________________________________________________________

(En la habitación de Ratónito...)

- Paratroopi. ¡Claro que sí! Puedes comer todo lo que quieras.

- Ratónito. ¡Genial! ¿Y vamos a ser los únicos en la comida?

- Paratroopi. Por supuesto.

_____________________________________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Kamek. Uy, pues qué alegría me das. Justo hoy no sabía qué cocinar.

- Paratroopi. Tú tranquilo, que te voy a impresionar con los platos que tengo en mente.

- Kamek. Pues allí estaré. (Guydo y Paratroopi se van de la sala)

_____________________________________________________________________________________

(En la habitación de Ratónito...)

- Ratónito. Contad conmigo tíos.

- Paratroopi. Me alegro que digas eso. ¡Nos vemos! (Guydo y Paratroopi salen de la sala)

_____________________________________________________________________________________

(En la sala del Trío de Élite, se encuentran descansando Paratroopi y Guydo...)

- Guydo. Pues ha sido más fácil de lo que parecía...

- Paratroopi. No, si lo complicado va a ser cuando se vean las caras ellos dos... Ja, ja, ja.

_____________________________________________________________________________________

(En una sala oscura, se encuentra Goombilón inconsciente, hasta que se despierta...)

- Goombilón. (Mirando a todos lados) ¿Hola? (Intenta levantarse, pero está atado a una silla) ¿Ratónito? No serás tú otra vez, ¿no? ¡Socorro! (Se oye una puerta abrirse. Un poco de luz entra a la sala, y Goombilón ve una sala de piedra, con ventanas cerradas. Alguien entra dando pasos sonoros, y cierra la puerta. Ese personaje enciende una luz, y aún no se le puede ver del todo)

- ???. Volvemos a vernos, Goombilón...

- Goombilón. Ay, madre... ¿No serás...? ¡Korokoopa! (El personaje cae al suelo y se levanta furioso)

- ???. ¡No, pedazo de idiota! No sé cómo pudiste descubrirme aquel día... (Enciende otra luz y se le ve la cara)

- Goombilón. (Boquiabierto) Gra-Gra... ¡Gran Hermano Martillo!

- GHM. ¿De veras te sorprende? Je, je...

- Goombilón. (Riéndose) Sabía que seguías vivo. Y los otros sin creerme... Qué tontos...

- GHM. Goombilón, me impresiona tu grado de inconsciencia... ¿Sabes acaso lo que vas a pagar por todo el tiempo que me has hecho esperar?

- Goombilón. Si, pero antes de eso, ¿podrías explicarme cómo conseguiste engañarnos a todos?

- GHM. Fue fácil. Vosotros pensásteis que me tiré a un caldero de lava, y estuvisteis en lo correcto. Mis chicos lo vaciaron por si se daba el caso de una evacuación. Hay una salida estrecha en el fondo de ese agujero, y mientras salía, ordené que se llenara de nuevo de lava tras lanzar al aire unas monedas, para que creyerais que había muerto y para que no mirárais abajo. ¿Qué tal?

- Goombilón. Pues un poco aburrido, pero sólo hasta que me dormiste.

- GHM. ¡Cabeza de chorlito! Me refería a mi plan.

- Goombilón. Ah, si, perfecto. Se nota que lo hizo una mente maestra... eh... y con lo bien que ibas, ¿por qué me secuestras?

- GHM. Porque antes de reducir este castillo cochambroso a escombros, quiero que me devuelvas la seta de oro que me robó el Equipo A.

- Goombilón. ¿Cómo que te la robó?

- GHM. Me di cuenta cuando les habíais mandado al Reino Judía. Lo busqué por todos lados, pero nada.

- Goombilón. Ja, pues has dado con el secuaz equivocado. Es Paratroopi quien se quedó con la dichosa seta. Un momento, ¿y qué hay de las cartitas? ¿Cómo conseguiste cambiar tu letra?

- GHM. Ah, no, no cambié mi letra. Es que las escribió otro...

- Goombilón. ¿Qué? Jo... ahora lo entiendo todo. Lo tenías todo planeado. Incluso ese detalle...

- GHM. (Suena su walkie-talkie) ¿Sí?

- ???. Jefe, los Paralizinchos están preparados. Cambio.

- GHM. Ahora bajo. Quedaos todos a las puertas del castillo... Cambio y corto...

- Goombilón. ¡Espera! (El Gran Hermano Martillo se queda parado) Antes de que me dejes aquí, dime... ¿Dónde estoy?

- GHM. Donde nadie te encontrará, ja, ja... (se va)

_____________________________________________________________________________________

(Las dos del mediodía. Paratroopi y Guydo han preparado ya la mesa y los asientos para comer. Los secuaces están nerviosos)

- Guydo. ¡Pero dónde se ha metido Goombilón! Va a llegar tarde...

- Paratroopi. (Oye que llaman a la puerta) Tal vez sea él... (Se acerca a abrir la puerta y ve a Ratónito) ¡Hombre, Ratónito! Pasa, pasa... (Ratónito entra y se sienta en una silla)

- Ratónito. ¿Cuándo empezamos a comer?

- Guydo. ¡Pero Ratónito, si aún no ha llegado Goombilón!

- Ratónito. Ah... Pues eso no me lo habíais dicho...

- Paratroopi. Calla y espera... (Alguien llama a la puerta) ¡Ese debe de ser él! (Corre hacia la puerta y la abre. Entra Kamek) ¡Kamek! Pasa, pasa...

- Kamek. Perdonad por llegar un poco tarde. Me he encontrad... (mira a Ratónito y Ratónito le mira a él) ¿Este qué hace aquí?

- Ratónito. No, perdona. ¿Qué haces tú aquí?

- Kamek. A mí me han invitado estos...

- Ratónito. Uy, y a mí... (Ratónito y Kamek miran enfadados a Paratroopi y Guydo)

- Paratroopi. U-uy... ¿no os llegamos a decir que venía el otro? Qué fallo más tonto... Bueno, sentaos...

- Kamek. Eso me lo dirás a mí, porque esa bola de sebo ya está sentada...

- Ratónito. ¡¿Qué me has llamado?! (Sonríe) Kamek, ¿por qué no nos haces el único hechizo que se te da bien? Ya sabes, irte a tomar por saco...

- Kamek. Para sacos el tuyo... (Habla a Paratroopi) Ya puedes haber preparado comida en cantidades industriales, que este os deja seco...

- Ratónito. (Se levanta) Mira, mago de pacotilla, no me calientes...

- Kamek. (Se levanta también) Si eres tú, que buscas guerra...

- Paratroopi. (Poniéndose entre los dos) Vaaaamos... Tranquilizaos, por favor, que Goombilón estará a punto de llegar... (Alguien llama a la puerta)

- Guydo. Caray, Paratroopi, cada vez que piensas en Goombilón alguien llama a la puerta...

- Paratroopi. (Se acerca a la puerta) Este tiene que ser el definitivo... No queda nadie más... (Abre la puerta y entra un Koopatrullero) ¿Y este qué hace aquí?

- Koopatrullero. Jefe Kamek, todos le esperan en la gran sala de reuniones.

- Kamek. (Mira su reloj) ¡Ostras! ¡La reunión! Como no llegue a tiempo me matan... (Se levanta de un bote y se monta en su escoba) Perdonad, chicos, pero todos tenemos que ir a la reunión.

- Paratroopi. Pero, ¿y Goombilón?

- Kamek. Seguro que está en la reunión ya...

_____________________________________________________________________________________

(En la sala poco iluminada, se encuentra Goombilón atado a una silla, desesperado)

- Goombilón. Por el amor de Bowser... ¡Socorro! ¡¡Necesito ir al bañoooo!! (Mira a su alrededor y ve una grieta en la pared) Uy... ¿No estaré en...? No... No puede ser...

(Desde fuera de la sala, llegan dos Koopas obreros dirigidos por Korokoopa)

- Korokoopa. (Señala la puerta de la sala del Gran Hermano Martillo) Y esta es la última sala en donde se encuentra la grieta.

- Koopa obrero. (Hablando en tono burlón) ¿Y vamos a tener que llevar una orden firmada?

- Korokoopa. Anda, cállate... A ver si se abre la puerta... (Intenta abrir la puerta, pero no puede) Es que esta habitación pertenecía a un antiguo secuaz... Murió...

(Desde dentro de la sala...)

- Goombilón. ¡Por fin! ¡¡¡Socorro!!! ¡¡¡Socorro!!!

(Desde fuera de la sala, los Koopas pegan un bote)

- Koopa obrero. ¿N-no seguirá el espíritu ahí?

- Korokoopa. ¡No digas tonterías! (Se acerca lentamente a la puerta, y pega el oído a ella) ¿Hola?

(Desde dentro de la sala...)

- Goombilón. ¡¡Por el gran Goomboss, Korokoopa, sácame de aquí!!

(Desde fuera...)

- Korokoopa. ¡Goombilón! ¿Qué haces ahí? (Le hace un gesto al Koopa obrero para que le pase el martillo que tiene en mano)

(Desde dentro...)

- Goombilón. ¡Jugar al escondite! ¿Pero a ti qué te parece?

(Korokoopa golpea la puerta con el martillo y la abre. Los obreros y Korokoopa entran en la sala y Korokoopa libera a Goombilón)

- Korokoopa. ¡Santo cielo! Goombilón, vaya cara tienes. ¿Qué te han hecho? (Goombilón se va corriendo al baño sin dar explicaciones. Korokoopa se queda extrañado esperando, y mira a los obreros, que están quietos) ¡A trabajar! ¿Qué os habéis creído? (Un minuto después, sale Goombilón aliviado) Por fin... ahora respóndeme... ¡¡Qué hacías aquí!!

- Goombilón. ¡Ahora te lo explico, pero antes hay que evacuar el castillo!

- Korokoopa. Pues mira, están todos reunidos en la gran sala de reuniones... (Goombilón se va corriendo sin decir nada, y Korokoopa intenta seguirle, pero se da la vuelta y mira a los obreros) Tengo las herramientas contadas, ni se os ocurra llevaros nada, ¿eh?

_____________________________________________________________________________________

(En la gran sala de reuniones, se encuentra todo el castillo reunido. Kamek está subido a la zona alta de la sala, hablando con unos guardias)

- Kamek. ¿Queda alguien fuera del castillo?

- Koopatrullero. Me temo que sí, jefe Kamek. Korokoopa y el Recluta Goombilón siguen fuera.

- Kamek. Mira, se acabó. Comienzo sin ellos, que tenemos todos hambre. (Kamek coge el micrófono) ¡A ver! Muchas gracias por asistir a esta reunión.

- Boo. ¡Vamos! ¡Que tenemos hambre!

- Kamek. Oye, sin meter prisa, ¿eh? A ver... como ya sabéis todos, aparecieron unas grietas enormes en el castillo. Hoy finalmente han sido eliminadas... (Entran en la sala Goombilón y Korokoopa muy apresurados)

- Goombilón. ¡Atención! ¡Esto no es un simulacro! ¡Todos tenemos que salir de aquí!

(Todo el público se levanta y mira a Goombilón)

- Kamek. Recluta Goombilón, explícate.

- Goombilón. El, el, el... ¡el Gran Hermano Martillo!

- Kamek. ¿Qué ocurre con él?

- Goombilón. Tío, que viene a vengarse... Si es que hay que explicártelo todo... (Ve que todos los trabajadores miran al frnete muy pálidos y boquiabiertos) ¿Q- qué ocurre? (Goombilón se da la vuelta y ve al Gran Hermano Martillo)

- Gran Hermano Martillo. Volvemos a vernos...

- Kamek y Trío de Élite. ¡Oh, no! ¡Tú!

- Gran Hermano Martillo. Esta vez vais a pagar como es debido...

- Ratónito. (Ríe) Ah, ¿sí? ¿Y cómo piensas hacerlo?

(Aparece Metajefe con veinte Paralizinchos. Todos se quedan boquiabiertos)

- Paratroopi. Ese cerdo me suena de algo...

- Metajefe. ¡Metajefe ser armadillo! Este menda arrancar la cabeza de tortuga parlanchina tras arrasar el castillo.

- Guydo. Madre mía, no sabe ni hablar... (Metajefe enfurece)

- Kamek. ¡Gran Hermano Martillo! ¡¿Y esas criaturas que traes contigo?!

- GHM. Unidades especiales encontradas en las más profundas cuevas rojizas del Condado Tomate. Ahora veréis de qué pasta están hechas... ¡Al ataque! (Los soldados del castillo se abalanzan hacia el Gran Hermano Martillo, pero Metajefe derrota a bastantes mientras los Paralizinchos inmovilizan con su rayo a varias unidades. Algún Hermano Chomp consigue derrotar a un Paralizincho, pero poco más consigue hacer. Metajefe se ceba con Kamek, Korokoopa y Ratónito, los Paralizinchos inmovilizan a muchas tropas, y el Gran Hermano Martillo mira desafiante al Trío de Élite, quienes se echan hacia atrás)

- GHM. Por fin, tras tanto tiempo de espera, podré acabar con vosotros... Je, je, je...

(Justo cuando se acerca el Gran Hermano Martillo al Trío de Élite, Metajefe, que intenta desviar la magia de Kamek, hace que el mago cree una explosión entre el Gran Hermano Martillo y el Trío de Élite)

- Guydo. ¡Hay que escapar de aquí!

- Goombilón. ¡Seguidme! Se cómo derrotar al Gran Hermano Martillo... (se pone a correr, y sus amigos le siguen. Cuando el humo se disipa, el Gran Hermano Martillo mira a todos lados y ven que sus enemigos están saliendo de la gran sala de reuniones, y se pone a perseguirles, al igual que Ratónito, que ha visto la escena)

- Ratónito. Madre mía, tengo que hacer algo...

_____________________________________________________________________________________

(El laboratorio del sótano del castillo. Las luces están encendidas, y Goombilón busca algo)

- Paratroopi. ¿Qué miras, Goombilón? ¡Hay que irse de aquí!

- Goombilón. Para nada. Pienso hacer frente al Gran Hermano Martillo.

- Guydo. ¡¿Qué?! ¡Pero cómo!

- Goombilón. ¿Os acordáis de...?

- GHM. (Interrumpe a Goombilón) Vaya, vaya, vaya… Con que aquí estáis, ¿eh? Parece que aquí se acaba la historia... Je, je...

(El Gran Hermano Martillo se acerca a Goombilón, pero el Cabo Paratroopi y el Sargento Guydo se ponen delante de él)

- Guydo. ¡Atrás!

- Paratroopi. ¡No des un solo paso!

- Goombilón. Chi-chicos, ¿qué hacéis?

- Guydo. Pues protegerte...

- Goombilón. Ya, ya lo veo... pero, ¿por qué?

- Paratroopi. ¡Pues porque eres nuestro amigo, y nunca te dejaremos!

- Guydo. Juntos formamos el Trío de Élite.

- Goombilón. (Casi llorando de alegría) No, no tengo palabras...

- GHM. Pues yo sí, y son estas: u os apartáis, o empiezo a eliminaros a vosotros dos primero... (Alguien golpea por detrás al Gran Hermano Martillo, y Goombilón encuentra lo que buscaba)

- Goombilón. ¡Aquí está lo que necesi...! (Mira al Gran Hermano Martillo tirado en el suelo boca abajo) Uh...

- Ratónito. (Con un martillo en la mano) Je, je. Me alegro de veros.

- Paratroopi. ¡Ra-Ratónito! ¡Eres nuestro salvador! Por cierto, ¿de dónde has sacado el martillo?

- Ratónito. Es un pequeño regalo de Korokoopa... (De repente, el Gran Hermano Martillo se despierta, le hace a Ratónito la zancadilla, y mientras cae le hace tragar una seta venenosa, ante los boquiabiertos secuaces de Bowser)

- Guydo. ¡¡No...!! ¡Qué has hecho!

- GHM. Pues cobrarme una parte de mi venganza... (saca dos setas venenosas) Ahora sólo quedáis vosotros tres...

- Goombilón. ¡No tan rápido! (Saca lo que había encontrado, dos frascos con suertina, y se los bebe. Todos se quedan atónitos al verle, pero el Gran Hermano Martillo se ríe al no ve cambio alguno)

- GHM. ¡Ja, ja, ja! ¿Y eso qué es, gallina?

- Goombilón. Una pequeña ayudita. Tú atácame si te atreves, soldado de pacotilla.

- GHM. (Sonríe) Veo que te gusta mucho hablar. ¡Te cerraré la boca a martillazos! (Se lanza sobre el quieto Goombilón, pero cae un metro a su izquierda. Se levanta confuso, e intenta atacar de nuevo lanzándole setas venenosas, pero ninguna acierta en su cuerpo) Pe-pero... ¡¿qué?!

- Goombilón. (Sonríe) Ahora es mi turno... (Salta en frente del Gran Hermano Martillo y gira su cuerpo muy rápidamente, y golpea al Gran Hermano Martillo con sus patas numerosas veces hasta dejarlo en el suelo) ¡Ahora toca el ataque tándem final! ¿Preparados?

- Paratroopi y Guydo. ¡Sí! (Guydo saca su martillo, Paratroopi se mete en su caparazón, y Guydo golpea el caparazón, golpeando numerosas veces al Gran Hermano Martillo, pues el caparazón rebota en las paredes. Uno de los golpes envía al enemigo al pasillo del sótano. Goombilón para el caparazón rojo y se dirige al pasillo. Una vez allí, golpea con todas sus fuerzas el caparazón, y al impactar con el Gran Hermano Martillo, este atraviesa el techo y la pared de la planta baja, saliendo disparado del castillo)

_____________________________________________________________________________________

(El hospital de urgencias del sótano del castillo. Llegan rápidamente Kamek, y el Trío de Élite muy nerviosos. Se encuentran con un doctor)

- Paratroopi. ¡Doctor, doctor! ¿Qué tal está Ratónito?

- Guydo. ¿Traemos flores de vivo o de muerto?

- Goombilón. ¡Y dale con las flores!

- Kamek. (Agarra con su magia el cuello del doctor Koopa) ¡Habla! ¡Habla!

- Doctor Koopa. (Intentando hablar) Ugh... Yo no... No soy el me... el médico de Ratónito... (Kamek suelta al doctor y se disculpa)

- Kamek. Oops, esto... Perdone... Siga con su trabajo...

- Doctor Snifit. ¿Vienen a visitar a Ratónito?

- Guydo. No, si le parece, vamos a una fiesta de cumpleaños...

- Doctor Snifit. Se encuentra estable... (todos suspiran) Le acabamos de hacer un lavado de estómago. En unos días estará como nuevo... (le apartan de la puerta de entrada y todos entran a ver a Ratónito. Ratónito se despierta y les ve)

- Ratónito. (Sonríe) Qué sorpresa veros.

- Kamek. ¿Qué tal te encuentras?

- Ratónito. Kamek, ¿de veras te interesa saberlo?

- Kamek. ¡Pues claro que sí! Sólo yo puedo intentar matarte. (se ríe, junto con Ratónito)

- Goombilón. Ya todo ha pasado. El mal ha acabado. Siento que a partir de ahora todo va a ir a mejor... (todos se le quedan mirando)

- Paratroopi. Goombilón, en este castillo las cosas nunca van a mejor...

(La tarde está terminando, y la noche juntocon la luna se acercan por el horizonte. Otro día está a punto de acabar en el Reino Champiñón)

(En la habitación del Trío de Élite, se encuentran los tres miembros del grupo sentados...)

- Goombilón. Yo... Esto... Quería pediros perdón por haberme comportado así con vosotros...

- Guydo. No... Nosotros sí que sentimos haber destrozado tu relación con...

- Goombilón. (Interrumpe a Guydo, triste) No, no pasa nada... Ya es todo cosa del pasado... Ahora me toca mirar hacia delante, ¿no?

- Paratroopi. Por supuesto, amigo. Entonces, ¿perdonarás a estos dos tontos?

- Goombilón. (Sonríe) Cómo no. Juntos somos el Trío de Élite, equipo inseparable. (Se abrazan los tres, pero en mitad del abrazo, Goombilón se aparta y dice asombrado...) U-un momento... ¿y ese Metajefe?

- Guydo. Le derrotaron al final entre todos... Vaya suerte tuvieron. Al parecer le iban a lanzar con el cañón, pero se escapó en el último momento. Deberíamos haberle visto. Sería gracioso, ja, ja...

- Goombilón. (Su cara palidece) ¿Y el Gran Hermano Martillo? (Al oir su nombre, los tres se quedan sin palabras, pero Goombilón dice...) Bu-bueno... Supongo que ya habrá aprendido la lección... ¿no...?

_____________________________________________________________________________________

(En la Playa Picada, se encuentra Metajefe llevando en brazos cansado al Gran Hermano Martillo. De repente se para para descansar)

- Metajefe. Yo no poder más, amo. Yo fatigado...

- Gran Hermano Martillo. (Sonriendo) ¿Sabes qué, Metajefe? De repente se me están antojando unas chuletitas de cerdo... (al oir esto, Metajefe se pone a andar más rápido que antes) Así me gusta, Metajefe, así me gusta...

- Metajefe. Siento corregir amo, pero yo un armadillo ser.

- GHM. Ah... Cállate de una vez...

(Metajefe y el Gran Hermano Martillo se pierden a lo lejos)

Contenido extra

(En una de las habitaciones de Urgencias Toad, entra un doctor Toad)

- Dr Toad. Buenos días, vengo a darle el alta. Está ya usted sano.

- Paratroopa A. (Levantándose de la camilla) Gracias doctor...

- Dr Toad. Bueno, ahora que ya puede volver a la sociedad sano, ¿qué va a hacer?

- Paratroopa A. Volveré a las almenas del Castillo de Peach... Nunca debí de salir de ahí junto con mis hermanos... (casi se pone a llorar)

- Dr Toad. Ahora que saca el tema. ¿Recuerda lo que le ocurrió antes de llegar aqui?

- Paratroopa A. (Lo recuerda, pero finge) Eh... No... No recuerdo nada... Mi mente está en blanco...

- Dr Toad. Bueno, en ese caso, hasta la vista... (el doctor sale de la habitación mientras el Paratroopa A se prepara para salir también)

Fin de la temporada

Cartel

¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. Para acceder a la siguiente temporada haz clic aquí.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.