FANDOM


(En la sala pequeña de reuniones, todo está oscuro. Hay una mesa, varias sillas, un armario y un jarrón rojo decorado. Entra Ratónito con un ordenador en sus manos, enciende las luces y se sienta en una de las sillas, posando el ordenador en la mesa)

- Ratónito. Aquí nadie me molestará, je, je... Por fin podré leer el episodio de Los Tres Secuaces tranquilo...

(Sale del jarrón rojo decorado un fantasma gelatinoso)

- Roger. Has dicho... ¿Los Tres Secuaces?                       

- Ratónito. ¡Ah! Tú eres el fantasma del otro día. ¿Qué haces aquí?

- Roger. Jugar al escondite, no te fastidia... ¡Estafa durmiendo! Sólo te perdonaré si me dejas fer contigo el episodio de esa serie.

- Ratónito. Está bien, pero nada de bromitas de fantasmas, ¿entendido?

- Roger. Fenga, fale... (Se acerca a Ratónito dando saltitos. Se arrima a su oído y susurra suavemente) Foooo...

- Ratónito. Pero bueno, ¡ya está bien! ¿A que tiro tu jarrón por la ventana?

- Roger. (Dice, indignado) Fale, fale, ya paro...

(Los dos se ponen a leer el episodio después de prometer Roger a Ratónito no volver a hacer lo que ha hecho)

Resumen

Por una parte, malentendidos divertidos, por otra parte, Goombilón y Ratónito siguen con la investigación, y de repente aparecen cinco nuevos personajes para añadir comicidad a la historia. ¿Quiénes serán los "suertudos" que se encuentren esta vez con el Trío de Élite?

(Un día en el castillo de Bowser, por la mañana. Muchos están durmiendo, aunque otros ya se han despertado para trabajar y comenzar un nuevo día en el castillo. En la habitación real de Bowser, el malvado rey está medio dormido, pensando lo que puede hacer hoy. De repente, entra Kamek muy animado abriendo la puerta)

- Kamek. ¡Buenos días, amo Bowser!

- Bowser. (Hablando medio dormido) Kamek... te he dicho mil veces que... llames antes de entrar...

- Kamek. Lo sé, pero es que hoy tengo el honor de presentarle un nuevo desayuno que ha preparado mi madre expresamente para usted.

- Bowser. (Medio dormido aún) Si lo pruebo... ¿me dejarás en paz?

- Kamek. Por supuesto. No tiene ni siquiera que levantarse, yo se lo traigo a la cama... (cinco minutos después, Bowser ya está despierto, y refunfuñando enfadado) ¡Ya estoy aquí! (Llega montado en su escoba mágica y con las dos manos extendidas. En una lleva un cuenco, y en la otra agarra difícilmente un paquete y un brik de leche)

- Bowser. ¿Pero esto qué es? (Kamek le coloca el cuenco con una cuchara en sus piernas) Kamek, que yo ya no soy un niño, que te lo he dicho miles de veces...

- Kamek. Pero, hombre, si esto lo puede tomar su alteza tenga la edad que tenga... (le deja la caja al lado y le echa leche en el cuenco. Kamek se va un poco lejos de la cama y de Bowser que está en ella y se le queda mirando contento) Adelante, amo.

- Bowser. (Mira la portada de la caja) ¿Y esto qué es? ¿Cómo lo va a haber hecho tu madre si viene empaquetado. Esto lo has comprado en una Tienda Toad, ¡desembucha!

- Kamek. Bowser, es que a mi madre le hacía ilusión hacer una caja. No veas cómo tiene hecha la casa... Hay una máquina en mitad del salón...

- Bowser. Y... antes de comerme esto... ¿dónde viene lo que tiene? Porque tu madré lo habrá puesto, ¿no?

- Kamek. ¡Por supuesto! Son los cereales KammyO´s[1]. No tienen cosas raras ni productos químicos de esos tan malos. Para nuestro amo, lo mejor. Los cereales tienen la forma de las figuras que produce la magia de nosotros, los magikoopas. Es muy mono, ¿a que sí? Y luego además hay algunas nubes dulces con la forma de Magikoopas. Yo siempre desayuno un buen tazón de cereales KammyO´s, porque son naturales y... eh... quita las penas y preocupaciones... je, je...

- Bowser. Kamek, que esto no es un anuncio. Los anuncios para la tele... Y otra pregunta... ¿todo esto lo ha hecho Kammy sola?

- Kamek. Ni idea, pero mejor que no lo sepamos... (Bowser echa los cereales en el tazón, coge la cuchara y los prueba) ¿Y bien, amo Bowser?

- Bowser. Es que yo no soy mucho de dulces...

- Kamek. Hay que ver... Pues Kammy me ha dicho que si no se los acaba todos tendrá que venir a dárselos ella misma, como en los viejos tiempos del pasado...

- Bowser. Kamek, ¿me estás amenazando con tu madre?

- Kamek. No... Yo sólo le estoy diciendo la verdad...

(Bowser, sin pensárselo dos veces, suelta la cuchara, coge el tazón y se bebe la lecha con los cereales enteros)

- Bowser. (Hablando forzado mientras mastica) Hmmm... Deliciosos... Se nota que... los ha hecho tu madre.

- Kamek. Ay... Ese es mi amo. Bueno, ahora me voy, que tengo que hacer cosas hoy... (sale de la sala)

- Bowser. Sí... Como dejarme en paz... (Se queda pensando en voz alta unos instantes) ¿Cuánto me costaría poner un Roca Picuda en frente de las puertas de mis salas...?

________________________________________________________________________________________

(También por la mañana de ese mismo dia, en la sala del Trío de Élite, la sala está oscura, pues los secuaces siguen durmiendo. Uno que no duerme es Goombilón, que se ha levantado para comenzar la investigación con Ratónito. Cuando Goombilón va a empujar la puerta, oye que alguien la abre sigilosamente por detrás, y se esconde en uno de los lados de la sala. Kamek, quien ha abierto la puerta, entra sin hacer ruido en la habitación, y mira las camas de sus inferiores)

- Kamek. Ah... Mira cómo duermes mis secuaces... (Transforma su varita mágica en un megáfono) ¡¡BUENOS DÍAS, TRÍO DE ÉLITE!! (Paratroopi y Guydo pegan un bote del susto, y este momento lo aprovecha Goombilón para salir de su escondite y decir)

- Goombilón. ¡¡Buenos días, jefe Kamek!! (Kamek se asusta y se cae de su escoba, pero se vuelve a subir cabreado)

- Guydo. Ah... Kamek, ¿por qué nos haces esto...?

- Kamek. Porque me aburro, básicamente, ja, ja... Y tú Goombilón, ¿qué hacías despierto?

- Goombilón. (Se queda paralizado, intentando inventarse una excusa) Eh... Pues... Es que quería dar un paseo matutino con Korokoopa, y no quería despertar a mis amigos...

- Kamek. Ah, pues muy bien... A ver si así te despejas la mente y vienes más espabilado a las reuniones... Venga, ve... (Cuando Goombilón se va, mira a los otros) ¿Y vosotros qué? ¡A trabajar se ha dicho!

- Guydo. Pero Kamek, si ni siquiera hemos desayunado...

- Kamek. ¿De veras me vas a contar a mí lo que cuesta esto?

(Mientras tanto, Goombilón y Ratónito se toman un refresco en el bar de la planta baja del castillo...)

- Rátonito. Goombilón, sé que estás enfadado, pero necesito que continuemos con la investigación. Te lo pido por favor...

(Korokoopa llega a ese lugar dispuesto a dar su paseo matutino, pero cuando se encuentra a Ratónito y a Goombilón, decide esperar un momento para escuchar la conversación)

- Goombilón. Mira, Ratónito, me has hecho mucho daño el otro día... y me cuesta perdonarte...

- Ratónito. Pero te necesito... ¡tú eres el único que puede comprenderme! (Korokoopa se sorprende y se lleva la mano a la boca)

- Goombilón. (Se lo piensa bien) Hmmm... Vale... Está bien...

- Ratónito. ¡Ese es mi Goombilón! (Le da un abrazo) Pero oye, esto prefiero que lo sigamos manteniendo en secreto. Imagínate que alguien se enterara de esto...

- Goombilón. Está bien, está bien. Bueno, pues vayámonos de aquí... (Dejan los refrescos y se van del lugar. Korokoopa, sin palabras, sigue con la mano en la boca)

- Korokoopa. (Quitándose la mano de la boca) Que fuerte... ¡qué fuerte! Yo esto se lo tengo que contar a alguien...

________________________________________________________________________________________

(En frente de la sala de Kamek, Korokoopa llama a las puertas. Kamek, cansado, abre)

- Kamek. Hola, Korokoopa. ¿Qué quieres?

- Korokoopa. Convoca una reunión, Kamek, anda.

- Kamek. ¿Cuándo? ¿Ahora?

- Korokoopa. Sí, preferiblemente...

- Kamek. Mira, me tenéis todos hasta la punta de mi vestido azul con eso de reuniones mañaneras. ¿Es que no podéis esperar al mediodía?

- Korokoopa. Es que he visto algo impactante...

- Kamek. Pues ya puede serlo, porque convocar una reunión a las... (mira su reloj retirándose la manga que cubre su brazo) ¡¿Ocho de la mañana?!

- Korokoopa. Es que he visto a Ratónito y Goombilón en el bar del castillo conversando, y escuché casualmente su conversación, y de ella se puede entender que Ratónito y Goombilón... están juntos...

- Kamek. ¿Cómo que “juntos”?

- Korokoopa. Eh... Ya sabes...

- Kamek. (Lo entiende en ese momento) Un momento... ¡¿en serio?!

- Korokoopa. No parece haber duda...

- Kamek. Pero eso no puede ser... No tiene sentido... Además, ¿no se iba a pasear contigo por la mañana?

- Korokoopa. Pero, ¿qué dices? A mi nadie me ha pedido ir conmigo a mis paseos... Oh, ya entiendo... Es que sería una excusa ir a ver a su “querido Ratónito”...

- Kamek. Oye pues la verdad es que no me lo esperaba de él... En fin, convoquemos esa reunión... (Korokoopa y Kamek sonríen)

________________________________________________________________________________________

(Mientras tanto, en uno de los pasillos, Ratónito y Goombilón pasean...)

- Ratónito. Goombilón, ¿qué es lo que has descubierto hasta ahora?

- Goombilón. Pues que el Equipo A, ya sabes, esos Paratroopas azules con gafas, tenía no hace mucho tiempo problemillas económicos, y trabajaron para el Gran Hermano Martillo a cambio de una ayudita...

- Ratónito. ¿Y cómo sabes que ese era el Gran Hermano Martillo?

- Goombilón. Porque el destinatario era un tal Señor A, y eso coincidía con el grupo de Élite A del Gran Hermano Martillo...

- Ratónito. Hmmm. Bien pensado, aunque si quieres saberlo de verdad, tendremos que comprobar si una de esas cartas le ha llegado al Gran Hermano Martillo... ¿me entiendes?

(Varios minutos después, Ratónito está junto con Goombilón abriendo la puerta de la habitación del Gran Hermano Martillo)

- Ratónito. Esta habitación lleva vacía desde que desapareció su inquilino... En fin... (ve una mesa de madera con un cajón con una cerradura. Intenta abrirlo, pero no puede pues no tiene la llave. Intenta forzar la cerradura, y al final consigue abrir el cajón. Ve un papel, lo coge, y lo lee en voz alta) “Estimado Señor A...” Uy, uy, uy... Esta es una de las pruebas que demuestran que el Gran Hermano Martillo era el jefe de estos pardillos...

- Goombilón. Mientras no demostremos que sigue vivo... Kamek y los demás seguirían pensando en la posibilidad remota de que fuera otro quien los envenenara... Sigue leyendo la carta, a ver si encontramos algo de provecho...

- Ratónito. “...debido a nuestros problemas económicos, blah, blah, blah... aceptamos su propuesta, blah, blah, blah...” (se queda mirando la carta unos instantes y después sigue leyendo) “...por último nos parece conveniente a mí y a mis hermanos que nos conozcamos mañana en la Playa Picada, en frente de la casa de Kuzzle, el maestro puzlero. Le esperamos allí el próximo día...”, y firmado por el Equipo A...

- Goombilón. Aquí está la información que necesitábamos... No sé si esta tarde tendré trabajo, pero mañana iremos secretamente a hablar con ese tal Kuzzle, ¿te parece bien?

- Ratónito. No hay problema... Bueno, ahora salgamos de aquí, que esta habitación me trae malas vibraciones... (Cuando abre la puerta para salir, se encuentra una carta en el suelo. Ratónito la coge)

- Goombilón. Esa carta... No... No puede ser...

- Ratónito. “Parad con la investigación, nada podéis hacer. Si hacéis caso omiso a esto, os arrepentiréis”

- Goombilón. Ha... Ha estado aquí... En este castillo... Ahora mismo...

- Ratónito. Eso lo vamos a ver ahora (saca una hoja)

- Goombilón. ¿Y ese papel?

- Ratónito. Es una de las cartas que nos escribió antes de aquel fatídico día... Si son las mismas letras, podré demostrar que el Gran Hermano Martillo sigue vivito y coleando.

- Goombilón. ¿Y si no son las mismas letras?

- Ratónito. Entonces eso significará que uno de nuestros compañeros está implicado en todo esto... (compara las cartas) Pues efectivamente, esta carta no es del Gran Hermano Martillo...

- Goombilón. Pero, ¿quién más a parte de nosotros sabe algo de la investigación?

- Ratónito. El Cabo Paratroopi...

- Goombilón. ¿Insinúas que Paratroopi intenta parar la investigación? ¿Para qué?

- Ratónito. ¿Y yo que sé? Pero lo que si sé es que vamos a averiguarlo... Yo creo que ya ha llegado el momento de contarle todo esto a nuestros compañeros. Ya da lo mismo, si lo sabe uno, ¿por qué no pueden saberlo todos? (Salen los dos de la sala en busca de sus compañeros)

________________________________________________________________________________________

(Mientras tanto, en la sala pequeña de reuniones, se encuentran Kamek, Bombazulina, Korokoopa, Kaproopa, Spiriny, Paratroopi y Guydo. Todos están inquietos, y Kamek, nervioso, ordena que se callen)

- Kamek. A ver, ¡silencio todos! (Todos se callan y le miran)

- Bombazulina. Pero Kamek, ¿cómo se te ocurre convocarnos a las ocho y media de la mañana? Esto ya es para fastidiar...

- Kamek. Sí, sí, lo que tu digas, pero es que lo que Korokoopa tiene que contaros os va a dejar patidifusos. Korokoopa, ven aquí...

- Spiriny. ¿Nos has traído aquí para contarnos un cotilleo?

- Korokoopa. Silencio, que no lo cuento, ¿eh? Pues a ver, yo hace un rato iba a dar uno de mis paseos matutinos, cuando de repente escuche la conversación que tenían Ratonito y Goombilón. Que si uno no podía estar sin el otro, que si uno era el único que le comprendía... (todos se empiezan a quedar sorprendidos) ...bueno, en fin, que Kamek os ha reunido para haceros saber que Ratonito y Goombilón están juntos.

- Bombazulina. ¿Co-cómo que juntos...?

- Kamek. (Susurrando a Korokoopa) ¿Lo ves? No soy tonto, tampoco lo entend´a la primera...

- Korokoopa. Pues ya sabéis, que ha surgido la llama del amor...

- Guydo. ¿Pero qué dices? Si la última vez que le vimos Goombilón estaba loco de amor por Goombella...

- Bombazulina. ¿Goombella? ¿Quién es esa?

- Paratroopi. Una que dejó a Goombilón por otro, pero ya se le ha pasado la tristeza...

- Bombazulina. Ah... Osea que... que tía más mala...

- Guydo. Además, ¿cuándo se van a ver Ratónito y Goombilón? Nunca nos separamos de él, excepto hoy, que se ha ido por la mañana a caminar con Korokoopa.

- Korokoopa. Es que esa es la cuestión. Nos ha engañado a todos, porque yo hoy no he salido del castillo.

- Kamek. ¿No notáis últimamente un poco raros a Ratónito y a Goombilón?

- Spiriny. Bueno, bueno. Yo no estoy aquí para escuchar cotilleos ni nada por el estilo, me voy a trabajar, que cada vez estáis todos más raros en este castillo... (Al levantarse, nada más dar dos pasos, entran Goombilón y Ratónito. Spiriny se ríe y dice...) Bueno, creo que me voy a quedar, a ver como se soluciona esto, ja, ja...

- Goombilón. Menos mal que estáis todos ya reunidos. Nos habéis ahorrado tiempo. Es que Ratónito y yo queremos contros una cosa...

- Guydo. (Susurrando a Paratroopi) ¡Ostras! A ver si va a ser verdad...

- Kamek. (Susurrando a Korokoopa) ¿En serio lo van a decir ahora? ¿No decías que ellos querían mantenerlo en secreto?

- Korokoopa. (Susurrando a Kamek) ¿Tú a mí me ves cara de adivino?

(Goombilón se coloca en el puesto principal de la sala de reunión y comienza a hablar)

- Goombilón. Esto lo hemos mantenido en secreto durante unas semanas, pero nos ha ocurrido una cosa que ya explicaremos más adelante que ha provocado la necesidad de contároslo... Ratónito y yo estamos juntos... (Kaproopa le interrumpe diciendo...)

- Kaproopa. Eso ya lo sabemos, Goombilón...

- Goombilón. ¿Cómo que ya lo sabíais? ¿Cómo?

- Bombazulina. Korokoopa nos lo acaba de contar...

- Ratónito. ¡Rayos, Goombilón! ¡Korokoopa es el de la carta!

- Korokoopa. ¿Qué yo qué?

- Goombilón. ¡A por él! ¡Que no escape! (Goombilón y Ratónito se abalanzan sobre él. Mientras Korokoopa intenta defenderse, Kamek intenta calmar la pelea, y lo consigue utilizando su magia para separarles)

- Korokoopa. ¡Pero cómo queréis que no lo sepan si lo vais diciendo a voces sin preocuparos!

- Ratónito. ¿Decir qué?

- Kamek. Pues que entre tú y Goombilón ha surgido la llama del amor...

(Ratónito y Goombilón se miran extrañados)

- Ratónito. Goombilón, ¿ahora entiendes por qué no quería que le contáramos nada? Están todos como una cabra...

- Goombilón. A ver, lo que quería decir es que estamos juntos, pero trabajando... (Todos se caen al suelo por el malentendido, y se vuelven a levantar) Como Kamek se deshizo del Paratroopa azul, nuestra única esperanza, decidí investigar, y me alié con Ratónito, pues tenemos pruebas de que el Gran Hermano Martillo puede seguir viviendo...

- Kamek. Goombilón. Sabes que te considero de tu grupo el más inteligente... (comienza a hablar en voz baja) ...que por cierto no es nada difícil... (para de hablar en voz baja) ...pero tengo que avisarte de algo. No te dejes llevar por las alucinaciones de Ratónito, haz el favor.

- Goombilón. No, no, si no venimos a aclarar nada. Mientras estábamos trabajando alguien nos ha dejado un Cristmas. Como no era la letra del Gran Hermano Martillo, esto sólo significa una cosa, que uno de vosotros la ha escrito... (todos se ponen a hablar entre ellos indignados)

- Ratónito. ¡A ver! ¡¡Silencio!! (Todos se callan y le miran) Por ahora no tenemos constancia de quien la ha escrito, pero puedo asegurar que el escritor de tal carta está aquí mismo presente... Tengo un mensaje para ti, quien seas... No importa lo lejos que quieras llegar. Te acabaremos por descubrir.

- Goombilón. Y para ello he decidido lo siguiente. Kamek, saca papeles, que todos los aquí presentes van a escribir un par de frasecitas.

- Ratónito. Y el que tenga la misma letra, se lleva un premio.

- Paratroopi. (Se alegra) ¿Ah, sí? ¿Y cuánto dinero dan? ¡Qué ilusión!

- Kamek. (Susurra a Ratónito) Perdónale, es así siempre...

- Kaproopa. Pero Goombilón, ¿es que acaso crees que uno de nosotros podemos ser el culpable?

- Spiriny. ¡Qué vergüenza! Esto yo no me lo esperaba de ti... Bueno, ni de ti ni de nadie.

- Bombazulina. ¿Pues sabéis qué? Yo no pienso consentir esto. Yo me voy... (Se levanta, al igual que la mayoría de los allí presentes)

- Goombilón. ¡Kamek! ¡Esto es desacato! ¡Haz algo!

- Kamek. Lo siento, pero ninguno de nosotros vamos a permitir que nos incluyáis en vuestras alucinaciones... (Se levanta de su asiento)

- Ratónito. ¿Qué pasa Kamek? ¿No serás acaso tú el escritor, no?

- Kamek. Pues no, porque yo soy uno de los que siguen creyendo que el Gran Hermano Martillo se fue de este mundo. ¿Te vale mi declaración?

- Paratroopi. Oye, pero hacedme a mí la prueba, a ver si gano el premio... (Goombilón y Ratónito se van frustrados de la sala. Fuera de la sala, Ratónito y Goombilón conversan)

- Goombilón. Esto es perfecto. Antes sólo teníamos un sospechoso... Y ahora que todos lo saben, puede ser cualquiera de ellos...

- Ratónito. Goombilón, no nos podemos rendir ahora. Sobre todo tú, que tan lejos has llegado...

- Goombilón. Hay veces en que me gustaría dejarlo todo... Con lo metomentodos que son nuestros compañeros y ahora rechazan la propuesta...

- Ratónito. ¿Y si están todos compinchados contra nosotros?

- Goombilón. Ratónito, no digas memeces, que al final me voy a creer eso de que tienes alucinaciones...

- Kamek. (Saliendo de la sala) Goombilón, ¡a trabajar! Que me tienes contento... (Goombilón se va del lugar rápidamente) Y tú, Ratónito, no se qué quieres de él, pero no es tu secuaz, es el mío. ¿Me has escuchado?

- Ratónito. ¿Pero es que aún no lo has entendido? ¡El Gran Hermano Martillo sigue vivo!´Puede atacar en cualquier momento.

- Kamek. ¿Y sabéis dónde se esconde?

- Ratónito. ¿Eh? Eh... No...

- Kamek. ¿Entonces a qué viene todo esto? No podéis hacer nada. Ni siquiera podéis demostrar que sigue vivo.

- Ratónito. Kamek, entiéndeme. Cree en nosotros...

- Kamek. Yo no he dicho que no os crea, pero entiéndeme. ¿Cómo crees que se tomará el amo Bowser lo de que movilice a todo el castillo para buscar a un soldado que ni sabemos dónde está ni sabemos siquiera si sigue vivo?

- Ratónito. Vale, pero entonces no intentes separarnos a mí y a Goombilón, porque hemos descubierto mucho hasta ahora, y no pensamos dejarlo todo.

- Kamek. Mira, haced lo que queráis. Yo os nombro investigadores secretos, pero no vais a cobrar nada. Esto lo hacéis por propia voluntad, que ya bastantes disgustos nos hemos llevado todos.

- Ratónito. Bien. En ese caso, mañana continuaremos investigando... (se va del lugar)

________________________________________________________________________________________

(En la sala de Bowser, el rey está tranquilo viendo su televisión, cuando alguien llame a la puerta...)

- Bowser. Pase! (Dos Koopatrulleros abren las puertas de la sala, y entra un Paratroopa mensajero) ¿Cuántas veces te he dicho que llames ant...? Uh, perdona, es que es la costumbre. ¿Tienes algo para mí?

- Mensatroopa. En efecto. Le han enviado una carta para usted... (se la da a Bowser, y este la lee en voz alta)

- Bowser. “Estimado amo Bowser, como ya le comentamos en el mensaje anterior, no disponemos del dinero solicitado para pagar los gastos del castillo. Lo sentimos mucho, pero le pagaremos en cuanto podamos. Atentamente, los Hermanos Koopa” (La cara de Bowser se empieza a poner roja de furia)

- Mensatroopa. ¿Se, se encuentra bien, amo Bowser?

- Bowser. Perfectamente, y mejor que voy a estar cuando les envíe a un cobrador de deudas de esos... (Le da la carta y se queda mirando al Paratroopa mensajero) Bueno, ¿a qué esperas para tirar la carta?

- Mensatroopa. Oh, discúlpeme, amo Bowser... (se acerca a la ventana y tira el papel con el sobre)

- Bowser. ¡Pero qué haces, inútil! ¡Haberlo tirado a la papelera!

- Mensatroopa. Ah, perdone amo, ahora voy a por él...

- Bowser. No, no te molestes, si da igual... Desaparece de mi vista, anda... (El Paratroopa mensajero se va del lugar. Por otra parte, la carta va cayendo lentamente, y un débil soplido del viento hace que la carta se meta por la ventana de la sala de Kamek. Kamek llega unos minutos después a su sala y ve la carta. Tras leerla, dice en voz alta...)

- Kamek. Uy... ¿No me la habrá dejado Bowser para que haga algo...?

(Tiempo después, en la sala de Kamek, se encuentra el mago y el Trío de Élite)

- Paratroopi. Bueno, Kamek, ¿hoy que toca?

- Kamek. Pues algo que hasta un equipo tan... eh... tan especial como el vuestro puede hacer...

- Goombilón. ¿Y bién? ¿De qué se trata?

- Kamek. Vais a trabajr hoy como cobradores de deudas...

- Guydo. ¿Y a qué se debe esto?

- Kamek. Ah, por nada... En el castillo de la Playa Picada ya sabéis que gobiernan los Hermanos Koopa. ¿Los conocéis?

- Paratroopi. Bueno, alguna vez les habremo visto, pero no nos conocemos casi nada...

- Kamek. Mejor, porque cuanto menos se acuerde de vosotros, más impacto le ocasionaréis. Es que ya sabéis que los costes de luz, agua y eso han subido, y al parecer desde hace unos meses ya esos tipos no pueden pagar todo esto, pero nosotros creemos que se están aprovechando de la situación... Así que vosotros se lo váis a decir por las malas, ¿vale?

- Goombilón. ¿Y con cuántas tropas contamos?

- Kamek. Con ninguna. Bueno, si queréis podéis llevaros a ese Pingüino de Hielo que tenéis, que le de un poco el aire, que con el calor que hace en este castillo en verano... No podéis ser muchos, para que no se nos vea el plumero. Ahora marchad, que el tiempo es oro... (Sin poder rechistar, el Trío de Élite se mete en una nueva aventura fuera del castillo. Por otra parte, en el castillo de Bowser, poco tiempo después, llega el cobrador de deudas)

- Bowser. ¡Pase! (Los Koopatrulleros abren las puertas y llega el cobrador) ¿Quién es?

- ???. Sssoy Basssilix, el cobrador de deudasss.

- Bowser. Hmmm... ¿Basilix? Tu nombre y tu aspecto me suenan mucho… ¿has trabajado para mí alguna vez?

- Basilix. Negativo, sssi no me acordaría.

- Bowser. Tienes pinta de ser bueno en tu trabajo. Quiero que vayas al castillo número dos que se encuentra en la Playa Picada. No te preocupes, porque te daré un mapa con el lugar señalado.

- Basilix. ¿Y quiénesss ssserán losss pobresss corderitosss que tendré que asssustar?

- Bowser. En este caso no son corderitos. Se hacen llamar los Hermanos Koopa. Uno es rojo, otro es verde, otro es amarillo y otro es negro. Aunque bueno, no creo que los puedas confundir, je, je.

- Basilix. Perfecto, ¿y qué desea que les haga? Insultos, insultos con agresión, petrificación temporal...

- Bowser. Haz lo que quieras... Mientras les hagas pagar las deudas que nos deben... Si todo sale como lo esperado, te pagaré generosamente. Ahora ve, que el tiempo es oro.

________________________________________________________________________________________

(Una hora después, cuando llegan a pata al Castillo de los Hermanos Koopa, abren la puerta sin llamar, y varios Koopatrulleros aparecen instantáneamente, preparados para defenderse ante un posible caso de ataque)

- Koopatrullero. Alto ahí. Identificación...

- Guydo. (Saca de su mochila su carnet de identidad y se lo da) Soy el Sargento Guydo, lider del Trío de Élite y secuaz del rey Bowser. Estos dos son mis compañeros del Trío de Élite y esta nuestra mascota.

- Koopatrullero. (Le devuelve el carnet y hace una señal que retira a los guardias) Pueden pasar... (El Trío de Élite y Spine entran en el castillo y se dirigen a la sala de los Hermanos Koopa, preguntando antes a los que encuentran en el castillo dónde está esa sala. Cuando llegan al lugar deseado, abren las puertas y encuentran al Hermano Koopa Amarillo jugando con una consola, al Hermano Koopa Negro navegando con su ordenador y a los Hermanos Koopa Rojo y Verde viendo su televisión)

- Goombilón. Madre mía... (los Hermanos Koopa, al oirle pegan un bote y gritan)

- Hermano Rojo. ¡¡Uaaah!! ¡Intrusos! Formación. (Los Hermanos Koopa se colocan uno al lado de otro y se agachan cogiéndose los hombros y mirando fijamente a sus oponentes)

- Paratroopi. Eh, eh, eh, que vuestros soldaditos nos han dejado pasar... (Guydo le tapa la boca con las manos y Goombilón le intenta tapar la cabeza con el cubo saltando encima suya)

- Hermano Amarillo. Hermano, esto tíos me son familiares.

- Hermano Negro. A mí también me suenan de algo...

- Hermano Rojo. Hmmm... ¡Oh! Ya les recuerdo. Hace que no os vemos desde... hmmm... ¿un año?

- Hermano Verde. Ah, ja, ja... Son esos patosos, ¿no?

(Guydo deja de taparle la boca a Paratroopi y Goombilón se baja de su cabeza)

- Goombilón. ¡Qué acabas de decir!

- Guydo. ¡Somos cobradores de deudas! Y os vamos a sacar el dinero que le debéis a Bowser por las buenas o por las malas...

- Hermano Rojo. Pero si ya le enviamos una carta diciéndole que no teníamos ni una moneda... Estamos pasando una mala racha, ¿sabéis?

- Paratroopi. Oh, sí. Para pagar los gastos del castillo no tenéis, pero para vuesros caprichos si, ¿verdad?

- Hermano Verde. Je, je. Exacto, has dado en el clavo.

- Goombilón. Y encima se cachondea... Pues ya está, iremos por las malas...

- Hermano Rojo. Mira, pequeño Goomba, un grupito de cuatro pringados no nos va a asustar, ¿verdad hermanos? (Los otros asienten) Y ahora nos vamos a que nos de el aire, que no os aguantamos... Paso... (empujan al Trío de Élite y salen por la puerta. El Hermano Rojo vuelve a entrar y dice) Ah, y no os llevéis nada, que lo tengo todo controlado. Y si veis un bote de pintura amarilla, dejadlo, que vamos a pintar algunas salas... (se va por fin)

- Guydo. ¿Pues sabes qué? Esto no va a quedar así. Esa televisión y esos juegos pertenecen al amo ahora...

- Paratroopi. (Cogiendo una Nintendo 3DS) Ah... Yo me quedo con una de estas...

- Guydo. Además, les voy a tirar la pintura por la ventana. Que se fastidien... (Coge el bote de pintura, pero es tan pesado que lo suelta, con la ala suerte de que moja por completo a Goombilón)

- Goombilón. ¡Ah! ¡Qué haces idio...! Un momento... ¡parezco de oro!

(De repente, se oyen ruidos. El Trío de Élite no sabe a dónde mirar, y aparece para sorpresa de nuestros protagonistas Basilix por la ventana)

- Paratroopi. ¡Ostras! ¿Pero qué hace ese tío?

- Guydo. Ha escalado el castillo... Madre mía...

- Goombilón. A lo mejor está entrenando para una competición...

(Basilix entra en la habitación y ve a cuatro personajes. De repente, intenta recordar lo que Bowser le dijo e intenta asociar sus instrucciones con esos personajes...)

................................................................................................................................................................................

- Bowser. Se hacen llamar los Hermanos Koopa. Uno es rojo, otro es verde, otro es amarillo y otro es negro.

................................................................................................................................................................................

- Basilix. (Señala a Goombilón) Tú debesss ssser el Hermano Amarillo... (señala a Paratroopi) Tú debesss ssser el Hermano Rojo... (señala a Guydo) Tú el Hermano Verde... (señala a Spine) Y tú el negro... ¿Verdad?

- Guydo. (Mirándose a sí mismo y a sus compañeros) Oh, oh... Mire, es que creo que esto es una graciosa confusión... Los Hermanos Koopa verdaderos se acaban de ir por esa puerta...

- Basilix. No he nacido ayer, asssí que váisss a pagar ahora... ¿entendido?

- Paratroopi. Oh, oh... Que este es otro cobrador de deudas...

- Guydo. ¿Es que Kamek no se fía de nosotros?

- Goombilón. (Cierra los ojos) ¡Ah! Casi se me mete la pintura en los ojos...

(Spine se mosquea y echa la cabeza hacia atrás para formaruna bola de nieve, mientras Paratroopi y Guydo están preparados para una posible lucha contra Basilix)

- Basilix. Bueno, bueno, bueno... Creo que vamosss a hacerlo por las malasss... (sus ojos se vuelven muy rojos, y utiliza su ataque especial petrificador. Guydo y Paratroopi, quienes en el momento le estaban mirando, quedan petrificados y grises, como si de rocas se tratase. Spine sigue formando la bola de nieve tan rápido como puede, y Goombilón abre los ojos y ve a sus compañeros)

- Goombilón. ¡Cabo Paratroopi! ¡Sargento Guydo! ¡Qué les has hecho!

- Basilix. Están ahora dormiditosss en una pesssadilla de la que no podrán sssalir, ¡ja, ja, ja!

- Goombilón. ¡Serás...! ¡Te vas a enterar! (Goombilón comienza a correr hacia él para darle un cabezazo, pero Basilix salta, le aplasta y le pega una patada contra la pared)

- Basilix. ¿Esss essso todo lo que sabesss?

- Goombilón. (Mira a Spine y decide contribuir en su plan. Recupera su forma y se pone a caminar perpendicular a una ventana de la sala) Ven aquí, cobarde, si te atreves... (Basilix se pone a correr mientras saca sus afiladas garras para acabar con Goombilón de una vez por todas, pero cuando se da cuenta, Goombilón salta y se sube a una bola de nieve que va hacia él. La bola de nieve empuja a Basilix hasta la ventana, y Goombilón le pega una patada en la cara, tirando a Basilix al vacío. Cuando se oye a lo lejos un “plof”, Paratroopi y Guydo se liberan de su prisión petrificadora) ¡Amigos! ¡Estáis bien!

- Guydo. Lo hemos visto todo. Ha estado genial. Qué pena no haber podido ayudar...

- Paratroopi. (Se asoma por la ventana y mira a Basilix a lo lejos) Uf... Ha caído de cabeza al suelo...

- Goombilón. ¡Rápido! ¡Hay que llamar a una ambulancia o a un médico!

- Guydo. ¡Pero para qué! Si casi nos mata...

- Goombilón. ¡Pues porque Kamek se va a enfadar como nunca. Primero por no haber conseguido el dinero y segundo por haber matado a su plan B!

- Guydo. ¡Rayos, es verdad! (Coge su móvil) ¿Sabéis el número de Urgencias Toad? Porque no querremos meter a ese tío en nuestro hospital... A ver si va a querer venganza...

- Paratroopi. Pues no hay otra opción... Llama a Kamek...

- Guydo. Hoy nosotros tampoco salimos vivos... (marca el número de Kamek, y cuando se pone, Guydo habla tranquila y amigablemente) ¡Hombre Kamek! Te llamo porque quería contarte... una cosilla sin importancia... El otro cobrador de deudas se ha caído accidentalmente por la ventana ante nuestros ojos y está ahí abajo con mucho dolor... ¿Qué? ¿Qué cómo que otro cobrador de deudas? ¿Pero no nos lo has mandado por si nosotros fallábamos? A ver si va a ser del amo Bowser... Eh... Bueno... Que vengas con médicos... ¡pero no le metas en nuestro castillo, ¿eh?!

(El Trío de Élite intenta escaparse del castillo sin ser vistos. La hora de la comida se acerca, y ya todos en el reino están deseando que llegue ese momento)

(En el Castillo de Bowser, justo en la sala de este malvado rey, se encuentran Kamek, el Trío de Élite y Bowser. Todos menos Bowser están muertos de miedo)

- Kamek. Eh... A-amo Bowser... ¿Ocurre algo?

- Bowser. Sí, sí que ocurre... Hace unas cuantas horas envié a uno para que cobrar una deuda, y al parecer le han dejado K.O... Yo no pago nada...

- Kamek. Guao, y... ¿se sabe quiénes han sido?

- Bowser. Según una fuente que tengo en el castillo, unos personajes un tanto curiosos se hicieron pasar por los Hermanos Koopa... Y lo peor de todo es que no he recibido el dinero... ¡Esto no pude ser verdad! Desapareced de mi vista. Hoy no estoy para hablar con nadie... (Todos abandonan la sala rápidamente. Fuera de la sala de Bowser...)

- Goombilón. ¡Kamek! ¿Por qué no le has contado que le tenemos hospitalizado en nuestro castillo?

- Kamek. ¡Pero tú eres tonto! ¿Cómo crees que iba a hacer eso? Bowser nos mataría...

- Paratroopi. Vamos a verle, a ver qué tal se encuentra. Si está bien yo propongo rematarle antes de que quiera cobrarnos la deudad a modo de venganza...

- Kamek. Me tenéis contento... ¡Tirad para el hospital, anda!

(En el hospital, Kamek habla con el doctor que está tratando a Basilix...)

- Guydo. Doctor, ¿qué flores le llevamos al final, de vivo o de muerto?

- Kamek. ¡Te quieres callar, Sargento Guydo!

- Doctor Koopa. Pues será mejor que no traigan flores, porque no está ni lo uno ni lo otro...

- Guydo. ¿A... a qué se refiere?

- Doctor Koopa. Me temo que ha llegado demasiado tarde aquí... Ha entrado en coma indefinido... (Kamek se queda paralizado, mientras que el Trío de Élite se queda tranquilo por la ausencia de peligro. Paratroopi se empiez aa reir a carcajadas)

- Kamek. ¿Pasa algo, Paratroopi? Ahora no es momento de risas...

- Paratroopi. Es que me he dado cuenta de que a cualquiera que nos enfrentemos, entra en coma. Primero el miembro del Equipo A, y luego este... Ja, ja, ja...

- Kamek. Bueno, pues doctor, no se moleste más, ha hecho lo que ha podido. Me lo llevo a Urgencias Toad, que ya estuvimos varios meses con otro, y no tengo el cuerpo para otro...

(El médico se resiste, pero Kamek le aparta y se lleva al comatoso volando, muy cabreado, del lugar)

Cartel

¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

Referencias

  1. KammyO´s. Son una marca de cereales creada por un usuario, DocWario (no es de este wiki) Kammy o s by docwario
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.