FANDOM


(En la habitación de Korokoopa, se encuentra él navengando por Internet, en busca del nuevo episodio de Los Tres Secuaces. Está todo tranquilo hasta que de una grieta en el techo caen gotas rojas, y cada vez caen más. Korokoopa lo mira impresionado...)

- Korokoopa. Pe-pero, ¡esto qué es! ¿Habrán matado al Trío de Élite?

(El gran charco rojo se transforma en unos segundos en una gran criatura gigante, el Refrestruo)

- Refrestruo. ¡Groaaar!

- Korokoopa. ¡Oh, madre mía! ¡¡Madre mía!! (El Refrestruo se alegra de que alguien se asuste al verle) ¡¡Debes de tener la garganta destrozada para gritar así!! (El Refrestruo cae al suelo frustrado) ¿Quieres un caramelo o algo?

- Refrestruo. ¡Idiota, vengo a asustarte!

- Korokoopa. Ah, no gracias, para sustos que me dan ya están mis compañeros. ¿Por qué no te quedas conmigo a ver Los Tres Secuaces?

- Refrestruo. Ah, bueno, sí. Esto en el Reino Judía no hay...

- Korokoopa. Si es que... Cómo sois allí los líquidos en ese reino... (se queda pensando un momeno en lo que ha dicho.

- Kaproopa. Oye tú, refresco, no sabia que podías hablar... (Alguien llama a la puerta)

- Korokoopa. ¡Pase! Puf, a ver quien será ahora...

- Popkey. ¡Buenas...! (Ve al Refrestruo y se enamora) ¡Oh! Korokoopa, ¿quién es ese refresco tan apuesto?

- Korokoopa. Ah, ¿pero no eras sangre?

- Refrestruo. ¿Yo? ¡Yo soy un refresco con burbujas!

- Popkey. (Arrimándose al Refrestruo) ¡Cómo me gustan las burbujas! De hecho estoy hecha de ellas, ja, ja...

- Refrestruo. (Sintiéndose incómodo) Yo... Eh... Esto... Me tengo que marchar... ¡Adiós!

- Korokoopa. Vaya, cómo son los refrescos... A veces están aquí y a veces se van...

- Popkey. Hoy estás un poco raro, ¿no?

- Korokoopa. Es que aún no he leído el nuevo episodio de Los Tres Secuaces... (se ponen los dos a leerlo)

Resumen

Goombilón y Ratónito siguen con la investigación. ¿Estarán cerca ya del final? ¿Podrán descubrir por fin si sigue viviendo el Gran Hermano Martillo y también todo lo raro que está ocurriendo en el castillo? Estas preguntas tienen la respuesta en este episodio. ¡No os lo perdáis!

(Por la mañana, después de desayunar, en la habitación del Trío de Élite se encuentran los tres secuaces descansando. Goombilón se levanta...)

- Goombilón. Bueno, me voy con Ratónito a seguir con la investigación.

- Guydo. Oh, qué bonito, vais a pasear enamorados por todo el reino, ja, ja...

- Goombilón. Menos cachondeo, Sargento Guydo...

- Paratroopi. Goombilón, ¿de veras noquieres que nosotros dos os acompañemos?

- Goombilón. No, gracias. Cuantos menos seamos más discretos seremos. Además, nosotros dos ya sabemos defendernos solitos...

- Guydo. Sí, sí, si se os nota. Con lo fuertes que estáis, ja, ja...

- Goombilón. (Siguiéndole el rollo mientras Guydo se ríe) Hoy te has despertado gracioso, ¿no? (Guydo asiente mientras Guydo se ríe y Goombilón hace que se ríe también) Voy a beber agua. Ahora vuelvo... (Vuelve Goombilón con un vaso de agua helada encima de su cabeza y se dirige a Guydo, que no se entera de nada por las risas. Entonces, Goombilón vuelca el vaso en Guydo, y este pega un bote y grita)

- Guydo. ¡¡Ah!! ¡Pero qué haces!

- Goombilón. (Con tono burlón) Uy, perdona Sargento Guydo. Es que estoy tan enamorado, que me ciega el amor... (Alguien llama a la puerta, y tras abrir las puertas, entra Bombazulina)

- Bombazulina. Buenos días Trío de Élite. (El Trío de Élite le devuelve el saludo) Tú, Paaratroopi, y tú, Guydo, fuera de esta habitación. Goombilón y yo tenemos que hablar.

- Paratroopi. ¿Podemos quedarnos? Si es que Goombilón nos lo va a contar y nos vamos a enterar igual...

- Bombazulina. Chicos, he dicho que salgáis. Puede que yo no esté a vuestro cargo, pero sigo estando por encima de vosotros. Así que, ¡vamos! (Paratroopi y Guydo salen, y Bombazulina cierra bien las puertas)

- Goombilón. Bueno, Bombazulina, ¿qué es eso que me quieres contar?

- Bombazulina. Pues, verás... esto... yo... (se acerca a Goombilón y le da un beso, dejándole sin palabras, con los ojos abiertos)

- Goombilón. Pa-para que lu-luego digan que una imagen vale más que mil palabras... eh... esto... me tengo que ir con Ratónito a investigar por ahí o a lo que sea... (Goombilón se dirige a la puerta, pero Bombazulina intenta pararle)

- Bombazulina. ¡Espera, Goombilón! (Goombilón se gira) Ya se que no tenemos el mismo rango y eso, pero ¿qué más da? Varios días después de conocerte me enamoré de ti...

- Goombilón. Pero Bombazulina, si se entera Kamek u otro, ¡me van a matar! O peor... nos matan a los dos... No pararán hasta dinamitar la relación... ¿entiendes?

- Bombazulina. Ya... y... ¿por qué no lo llevamos en secreto?

- Goombilón. Me asombra la naturalidad con que lo dices... Además eso de los secretos en este castillo no funcionan. Siempre se desvelan, por muy guardados que estén...

- Bombazulina. ¿Me estás rechazando?

- Goombilón. ¡Para nada! ¿Cómo podría atreverme a hacer algo así? Mira, dejemos esto para más tarde, que yo tengo prisa... (Se dirige a la puerta. Mientras tanto, al otro lado de esta, están Paratroopi y Guydo con las cabezas pegadas a la puerta...)

- Guydo. ¡No se oye nada! Bowser recorta muchos gastos, y va y pone puertas de las buenas.

- Paratroopi. Ya nos sobrará tiempo para sonsacarle la conversación...

(Salen Goombilón y Bombazulina, y Paratroopi y Guydo les sorprenden con muchas preguntas)

- Guydo. ¿De qué hablábais vosotros dos?

- Bombazulina. De lo que a ti no te importa.

- Paratroopi. ¿Tiene que ver con algo de nosotros?

- Goombilón. (Susurrando a Bombazulina) No entres en su juego... Aguanta...

(Mientras Paratroopi y Guydo no paran de seguir a Bombazulina y a Goombilón, llega Spiriny también con preguntas que hacer)

- Spiriny. Goombilón, estuve pensando sobre vuestra investigación, y me gustaría unirme a vosotros. ¿Qué te parece?

- Goombilón. Spiriny, ahora no, que mira cómo estamos... (Spiriny se pone a seguir al grupo que tanto jaleo forma en el pasillo. Cada uno no para de preguntar lo suyo a Goombilón y a Bombazulina, mientras ellos dos se van cabreando. Todos bajan al primer piso por las escaleras, y sale Korokoopa de su habitación gritando)

- Korokoopa. ¡Queréis callaros ya! ¡Se os oye desde el fondo del pasillo! (Korokoopa se une al grupo. Mientras tanto, en la Playa Piada, Ratónito está aún esperando a Goombilón)

- Ratónito. ¿Dónde se habrá metido este dormilón? Voy a llamarle... (coge el teléfono y empieza a marcar. Por otra parte, en la primera planta del Castillo de Bowser, el grupo revoltoso ha aumentado. Goombilón y Bombazulina están muy cabreados, a punto de explotar. Korokoopa no para de quejarse a los demás gritando, Paratroopi y Guydo hacen preguntas todo el rato a Bombazulina, Spiriny le pide todo el rato gritando a Goombilón que le deje unirse al grupo, y de repente comienza a sonar fuertemente el móvil del Sargento Guydo, llamado po el impaciente Ratónito. Goombilón, harto de tanto ruido, estalla)

- Goombilón. ¡¡Silencio todos!! ¡¡YA!! (Todos se sorprenden del carácter que tiene en ese momento Goombilón) ¿Queréis respuestas? Pues las váis a tener. (Guydo le coloca el móvil a Goombilón) ¿Sí? ¡Ahora voy Ratónito! Tú, Spiriny, no puedes unirte por ahora, que estamos liados, Paratroopi y Guydo, no estábamos hablando de ti, Korokoopa, cállate por que tú también estás contribuyendo a que gritemos todos. ¡¡Ya está!!

- Guydo. Eh, Goombilón. Mi pregunta no era esa. ¿De qué hablábais?

- Goombilón. Pues Bombazulina me ha dicho que... (en ese momento Bombazulina intenta interrumpir a Goombilón explotando y regenerándose otra vez. Goombilón se calla después de esto)

- Bombazulina. Pues, eh... esto... le dije... que me parecía genial lo de la investigación esa...

- Paratroopi. (Hablando en voz baja, sin llegar al susurro, a Guydo) Esta se quiere unir por todo el morro...

- Bombazulina. Paratroopi, ¿no tienes nada mejor que hacer? Como por ejemplo... no se... ¿decir algo inteligente

- Paratroopi. (Acercándose a Bombazulina mientras es sujetado por Guydo) ¿Me estás llamando tonto?

- Bombazulina. (Acercándose a Paratroopi mientras es sujetado por Goombilón) No, eso te lo estás imaginando tú, pero si quisiera, podría hacerlo...

- Korokoopa. Venga, calma todos... Eh... Bombazulina, ¿no tienes nada que hacer? Paratroopi, ¿no tienes que ir a ver a Kamek con tus amigos para ver si hay alguna misión o algo?

- Goombilón. (Mira la hora en un reloj que saca de la bolsa del Sargento Guydo) ¡Ay madre! ¡Que llego tarde! (Se pone a correr, per se frena en seco y se gira hacia el grupo que le ha atrasado) Y vosotros comportaros como trabajadores normales, que ya no somos niños... (se vuelve a girar y sale corriendo)

- Bombazulina. Eh... Paratroopi... (la gente se va yendo)

- Paratroopi. (Refunfuñando) ¿Sí...?

- Bombazulina. Creo que me he pasado un poco... ¿me perdonas?

- Paratroopi. Bueno... Está bien... ¿Puedo pedirte un favor?

- Bombazulina. Depende... ¿qué quieres?

- Paratroopi. ¿Podrías hablar con Kamek y convencerle para qu nos suba los sueldos? (Bombazulina se va riédose) Bueno, al menos tenía que intentarlo...

________________________________________________________________________________________

(Media hora después, Goombilón llega a donde está Ratónito. Cuando se acerca, para y se pone a jadear. Ratónito está cabreado...)

- Ratónito. Ya era hora, hombre... Llevo aquí esperando casi una hora...

- Goombilón. Lo sé, y lo siento. Es que me han acribillado los compañeros y no había escapatoria...

- Ratónito. Pues espero que no vuelva a ocurrir, que a este paso tardaremos muchos días en resolver el caso... Por cierto, ¿qué te ha pasado? Te noto la cara... menos triste... ¿a qué se debe? (Goombilón se sonroja)

- Goombilón. N-no, nada... Je, je...

- Ratónito. ¿No habrás hecho arroz?

- Goombilón. ¿Arroz? ¿Qué dices?

- Ratónito. Ah, perdona, es que a veces me dan pequeños lapsus... A ver, veamos. Así que por aquí se reunieron el Equipo A y el Gran Hermano Martillo, ¿no?

- Goombilón. Es lo más probable. (Mira a los lados y ve una pequeña casa morada) Y esa casa debe ser la de Kuzzle. Debemos obtener pistas para poder demostrar que el Gran Hermano Martillo vive aún...

(Mientras tanto, dentro de la casa de Kuzzle, el maestro puzlero, se encuentra su propietario durmiendo en su cómodo sillón. De repente, llaman a la puerta repetidas veces, y el viejo Koopa va hacia la puerta lentamente. En el otro lado de la puerta, Ratónito y Goombilón esperan impacientes...)

- Ratónito. Este sabe algo y no quiere abrir...

- Goombilón. Que no... que los viejos son muy lentos...

- Ratónito. ¡Cómo sabes que es un anciano! No estarás escondiendo algo de mí, ¿no?

- Goombilón. ¡No digas memeces, por el amor de Bowser! (Kuzzle abre la puerta)

- Kuzzle. ¡Oh! Buenos días, ¿queréis resolver un puzlecito?

- Ratónito. Nada de puzles, tío. Ya nos estás diciendo lo que sabes sobre el Gran Hermano Martillo.

- Kuzzle. ¿Quién?

- Goombilón. Perdone a mi compañero, que es muy directo... Es que hace unos cuantos meses un Hermano Martillo con casco y caparazón negro se juntó por aquí con un grupo de tres Paratroopas azules con gafas de sol. ¿Les vió usted?

- Kuzzle. Ah, sí. Yo siempre salgo un poco de casa a que me dé la brisa marina, y uno de esos días les ví.

- Ratónito. ¿Conoce a ese tipo?

- Kuzzle. No, para nada. Yo no salgo mucho de casa. Ya estoy mayor para eso...

- Goombilón. ¿Podría contarnos todo lo que ocurrió en ese momento?

- Kuzzle. Yo estaba sentado en una roca viéndoles. Ese Hermano Martillo parecía loco. Sonreía mucho, y tenía una mirada muy intensa. Total, que ese Koopa le dio a esos Paratroopas unas monedas...

- Ratónito. Seguramente sería un adelanto.

- Goombilón. Pero, ¿cómo consiguieron esa seta de oro?

- Ratónito. ¿Qué seta de oro?

- Goombilón. Una que le robamos al Equipo A por error. Es una larga historia...

- Kuzzle. Espera, ¿has dicho “Equipo A”? (Goombilón asiente) Ese grupo asaltó mi casa una vez por el morro y se llevaron un par de puzles sin hacer. Se les da muy bien eso de robar...

- Goombilón. Un momento... Todo va comenzando a tener sentido...

- Ratónito. ¿El qué?

- Goombilón. ¿Y si el Equipo A le robó al Gran Hermano Martillo sin que se diera cuenta una de sus setas de oro? Y otra cosa aún más importante... ¿y si el Equipo A aceptó el trabajar para ese malvado en parte para robarle objetos de valor, como esa seta?

- Ratónito. ¡Claro! Tal vez por ello les envenenó... (Ratónito alegra su cara) Goombilón, yo creo que ya sabemos todo lo que pasó antes, durante y después de que llegara ese Paratroopa azul a nuestro castillo, pero ahora nos queda lo más difícil, descubrir dónde está ese maldito...

- Kuzzle. Bueno, chavales, yo creo que ya no me necesitáis. Me vuelvo a la piltra. Ale, que lo paséis bien.

________________________________________________________________________________________

- Ratónito. Lo malo es que no tenemos información. No tenemos nada que nos permita descubrir el lugar en que puede vivir ese tío...

- Goombilón. ¿Cómo que no? Aún nos queda por preguntar a aquellos que mejor conocían al Gran Hermano Martillo, sus soldados de la Tropa de Élite A...

- Ratónito. ¡Anda, es verdad! Pero una cosa, ¿no dijo una vez el Gran Hermano Martillo que murieron todos durante una misión?

- Goombilón. Eso es lo que vamos a ver en la biblioteca del castillo... Je, je...

________________________________________________________________________________________

(En la biblioteca del castillo, Ratónito coge el libro de personajes destacados, el mismo que leyó tiempo atrás Goombilón, y lo abre. Goombilón comeinza a buscar al Gran Hermano Martillo...)

- Goombilón. Aquí están. A ver si esta página hace referencia a la tropa esa... Hmmm... Veo que no...

- Ratónito. Busquemos entonces por la letra T, a ver si sale... (busca ese nombre, y por fin lo encuentra) ¡Aquí está!

- Goombilón. Dice: “Fue un equipo especial formado por quince Hermanos Martillo y su líder, el Gran Hermano Martillo. Durante varios años fue un grupo destacado por blah, blah, blah...” Un momento, ¡mira eso!: “En un profundo laberinto bajo una pirámide Koopa murió una gran parte de este equipo, dejando vivos al líder y a dos de sus soldados”...

- Ratónito. Así que el Gran Hermano Martillo no mentía...

- Goombilón. Exacto, pero tampoco dijo toda la verdad. Seguro que quiso esconderlos de nosotros... Es muy listo... Tal vez incluso sepa lo que vamos a hacer...

- Ratónito. Ah, ¿y qué vamos a hacer?

- Goombilón. (mira el libro y vuelve a leer en alto) “Karl Koopa, muerto en misión especial. Juan Koopa, muerto en misión especial. Blah, blah, blah...” ¡Ya esta!: “Luis Koopa, reside en el Bosque Hoyuelo, junto a la huerta de Floruga. Markoopa, reside en el Lago Migraña, en frente de la Torre de Yikk”

- Ratónito. ¿Markoopa? Vaya nombre, ja, ja...

- Goombilón. A ver, esto es muy importante. Todavía quedan dos Hermanos Martillo que conocían bien al Gran Hermano Martillo´. Debieron retirarse después de salir vivos de tan cruel misión... Hay que visitar al que más cerca esté de nosotros, osea, al del Lago Migraña.

- Ratónito. Pero Goombilón, ese libro es del año pasado. ¿Quién no te dice que se hayan ido a vivir a otro sitio... o que incluso ya no sigan vivos?

- Goombilón. Ratónito, es la última esperanza que nos queda para descubrir al gran Hermano Martillo. Así que vamos, que estamos tardando.

(Al salir, se encuentran con Spiriny...)

- Goombilón. Buenos días Spiriny.

- Spiriny. Hola a los dos. Veréis, quería deciros algo, pero tú, Goombilón, antes estabas muy ocupado. Me gustaría unirme a vosotros e investigar juntos. ¿Qué os parece?

- Goombilón. Bueno... Venga, vale... Tres cabezas piensan más que dos... Acompañanos, que vamos al Lago Migraña y después al Bosque Hoyuelo. (Los tres salen de la biblioteca del castillo)

________________________________________________________________________________________

(Una vez en el Lago Migraña, frente a la Torre de Yikk, llegan Goombilón, Ratónito y Spiriny. Al ver la casa que está al lado, llaman a la puerta, pero ven que ésta está abierta...)

- Ratónito. La puerta está abierta... ¿Esto es normal?

- Goombilón. No lo creo... Pero entremos... (entran todos lentamente. Las luces están apagadas, pero Ratónito las enciende) ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

- Spiriny. ¿Pero para qué dices nada? No hay nadie aquí...

- Ratónito. (Ve una nota en una mesa) ¡Mirad eso! (Coge la nota y la ve) Otra vez las notitas fastidiosas... Voy a ver si tiene la misma letra que la que encontramos en el castillo... (Saca la otra nota y las compara delante de sus compañeros) Las letras son diferentes...

- Goombilón. ¡Entonces debe haberla escrito el Gran Hermano Martillo! Léela en voz alta.

- Ratónito. (Deja la nota que han encontrado en la mesa) “Habéis llegado demasiado tarde” (Todos se quedan boquiabiertos)

- Goombilón. Oh, no... ¡Se nos ha adelantado! ¡Rápido, hay que ir al Bosque Hoyuelo! (Goombilón y Spiriny salen corriendo de la casa. Ratónito se pone a caminar mientras les grita...)

- Ratónito. Bueno, ¡al menos ya sabemos que el Gran Hermano Martillo sigue viviendo en este reino...! ¡Oye, vosotros seguid corriendo, que luego yo os alcanzo! Si es que deberíamos haber comenzado antes... Maldita sea...

________________________________________________________________________________________

(Tiempo después, en el Bosque Hoyuelo, llegan Goombilón, Spiriny y Ratónito. Al llegar al jardín de Floruga, ven un huerto y un pasadizo protegido por un tronco hueco...)

- Goombilón. Yo no veo ninguna casa por aquí... ¿Seguro que era por aquí?

- Ratónito. No... Creo que decía el libro que se encontraba al lado de este jardín, no dentro de él...

- Spiriny. Yo voy a investigar lo que haya después de ese pasadizo...

- Goombilón. Vale, te acompañamos...

- Spiriny. No, por favor. No hace falta. Yo ya os informo de lo que vea, ¿vale? Vosotros id por ahí a buscar esa casa... (va caminando lentamente por el pasadizo oscuro mientras los otros dos miran a su alrededor. Unos cinco minutos después llega de nuevo Spiriny) ¡Chicos! ¡He encontrado la casa de ese Hermano Martillo! Cruzad conmigo el pasadizo...

- Ratónito. ¡Genial! Por fin terminaremos con suerte la investigación... (Goombilón y Ratónito se adelantan, y Spiriny les sigue por detrás. Cuando cruzan el pasadizo, encuentran un jardín rodeado de inmensos árboles, con un gran agujero al fondo y en el medio. Goombilón y Ratónito se ponen a mirar a su alrededor, extrañados)

- Goombilón. Yo aquí no veo ninguna casa... Oye, Spiriny, ¿estás seguro de haberla visto?

- Ratónito. (Ve que hay un papel cerca del profundo agujero, y se acerca con Goombilón a él. Coge la nota y la lee en voz alta) “Habéis caído en mi trampa. Hasta nunca, detectives”

- Goombilón. ¡El Gran Hermano Martillo! (De repente, alguien por atrás les empuja a los dos, haciendo que caigan al fondo del profundo agujero. Después de este incidente, con las cabezas doloridas intentan mirar hacia arriba y ver a quien les ha hecho caer, y ven a Spiriny)

- Ratónito. ¡Spiriny! ¡¿Tú?! ¡Cómo has podido hacernos esto!

- Spiriny. Os lo dejé bien claro cuando todo esto comenzó. Esta es MI investigación, y como tal, no acepto ayudas de ningún tipo. Este trabajo me da el sueldo que me gano. Y ni vosotros ni nadie me lo vais a quitar, ¿me oís? No pienso dejar que nadie le quite el pan de cada día de mis hijos.

- Ratónito. Espera un momento... ¡tú eras el que dejó la nota fuera de la habitación del Gran Hermano Martillo!

- Goombilón. ¡Por favor, Spiriny, no nos dejes aquí! No queríamos hacerte esto... ¿Y desde cuándo tienes tú hijos?

- Spiriny. ¿Y eso qué importa? Ahí os váis a quedar hasta que acabe con esta investigación.

- Ratónito. (Se queja de su dolor de cabeza) Spiriny, no vas a poder continuar sin nuestra ayuda, y lo sabes. A ver, ¿ahora cómo pretendes seguir con la investigación?

- Spiriny. Ya... Ya se me ocurrirá algo. Y para ello me tengo que poner a trabajar. Hale, que paséis una buena noche en este bosque... Yo me piro, que se está haciendo tarde... (se marcha del lugar mientras Goombilón y Ratónito suplican la liberación desde el agujero)

________________________________________________________________________________________

(A la mañana siguiente, llega un Koopatrullero a la habitación del Trío de Élite. Encuentra al Cabo Paratroopi y al Sargento Guydo dormidos, e intenta despertarlos)

- Koopatrullero. Ejem, ejem... ¿Hola? ¿Trío de Élite? (No parecen despertarse) ¡Trío de Élite! (Se levantan Paratroopi y Guydo dando un bote de las camas) Kamek os llama para que vengáis a su sala.

- Paratroopi. (Mira por la ventana) Madre mía... Cada vez nos llama antes...

- Guydo. No... Nos llama a la misma hora siempre, lo que pasa es que ya está terminando el verano, y con el paso de los días, las noches se van haciendo más largas y los momentos de sol más cortos...

- Paratroopi. Un momento, ¡¿ya está acabando el verano?!

- Guydo. Sí...

- Paratroopi. Qué rápido se me ha pasado... Ojalá hubiéramos tenido unas míseras vacaciones...

- Guydo. Los malos nunca tenemos vacaciones, Cabo Paratroopi. Por cierto, ¿dónde estará Goombilón?

- Paratroopi. Anda, pues ahora que lo dices... Ni idea...

(Varios minutos después, en la sala de Kamek, se encuentran Kamek y dos de los tres miembros del Trío de Élite)

- Kamek. ¡Esto es increíble! He tenido que enviar a un Koopatrullero para que mováis el culo hasta aquí. Me tenéis contento.

- Guydo. Bueno... No es que haya mucho que hacer por ahora...

- Kamek. ¿En serio te estás atreviendo a cuestionar lo que digo? Qué poca vergüenza tenéis... En fin... Un momento... ¿Y Goombilón? No le habréis dejado dormir más de diez horas, ¿verdad? Porque ya sabemos el susto que nos dio a todos aquella vez en que no se despertaba...

- Paratroopi. La verdad es que yo no le veo desde ayer por la mañana. Decía que se tenía que ir con Ratónito a investigar por ahí.

- Kamek. (Se lleva las manos a la cabeza) Ay, por el amo Bowser... A saber dónde se han metido y qué les ha pasado...

- Guydo. Kamek, da la alarma y que se pogan todos a buscar a Goombilón por el castillo.

- Kamek. Hmmm... uf... está bien… Pero si vienen quejándose todos de estas horas de la mañana, te los mando a ti, Guydo, ¿vale?

- Guydo. Me da igual lo que nos hagas. Goombilón es nuestro amigo, y vamos a encontrarle. Paratroopi, vamos a buscarles por el Lago Migraña o por donde sea... (Guydo y Paratroopi se marchan de la sala corriendo. Mientras tanto, Spiriny sale de su habitación tras un sueño profundo, y de repente ve a muchos soldados gritando los nombres de Goombilón y Ratónito)

- Spiriny. (Viendo a Bombazulina, llorando) Bo-Bombazulina, ¿qué ha ocurrido?

- Bombazulina. Goombilón y Ratónito no han vuelto al castillo... ¡qué desgracia! No me puedo ni imaginar lo que les puede haber ocurrido...

- Spiriny. (Se siente un poco dolido) N-no... Ni yo... (Bombazulina se va, y Spiriny va caminando por el castillo, viendo cómo los compañeros y amigos de Goombilón y Ratónito intentan buscarle por todo el castillo. Cuando llega a la sala principal de la primera planta del castillo, ve a Guydo y a Paratroopi con un grupo de Goombas, Paratroopas y Shy Guys. Al verles, a Spiriny se le parte el corazón)

- Guydo. A ver, vamos a organizarnos por grupos. Hay 6 lugares en donde pueden estar: el Lago Migraña, el Bosque Hoyuelo, la Playa Picada, el Cabo Eructo, la Ciudad Toad y el Túnel Subterráneo.

- Paratroopi. No vamos a parar hasta encontrarles, ¿entendido?

(Llega Spiriny corriendo hacia ellos, muy dolido por lo que ha hecho)

- Spiriny. ¡Esperad! Yo... yo sé dónde están... (Todos se quedan boquiabiertos) Seguidme, que luego os contaré toda la historia...

(Tiempo después, en el Bosque Hoyuelo, Goombilón y Ratónito, muertos de hambre, siguen en el fondo del gran agujero. Ratónito mira a Goombilón, y su imaginación hace que veo unos filetes)

- Ratónito. Oh... Qué buena pinta tienes, Goombilón...

- Goombilón. ¿Perdón?

- Ratónito. Tengo muchísima hambre... Y me apetecen filetes de Goomba...

- Goombilón. Ostras... ¡Ostras! ¡Socorro! ¡Ayuda!

(Llega de repente una Floruga bostezando, y mira a sus lados y luego hacia abajo, y ve a unos extraños que no conoce)

- Floruga. Uh, extraños han caído en el agujero de Floruga... ¿Qué hacéis ahí?

- Goombilón. Ver el cielo lleno de estrellas, ¿a ti qué te parece? ¡Sacanos de aquí, por favor!

- Floruga. Está bien... Pero Floruga cree que deberíais ser más amables... (llegan Paratroopi, Guydo y Spiriny, seguidos por una gran tropa de soldados)

- Spiriny. ¡Oh no! ¡Esa Floruga quiere comérselos! ¡Están dentro del agujero!

- Guydo. ¡Tú, orugucha, aléjate de ellos!

- Floruga. ¿Cómo has llamado... (se pone muy roja de furia) ¡a Floruga!?

- Guydo. Con que te me pones chula, ¿eh? ¡Pues toma esto! (Salta y se sube a su Lanzabills Banzai. Al ver esto, Floruga se asusta y sale corriendo. Ya todos se acercan y proceden a intentar sacar a Goombilón y Ratónito de su fría prisión)

(Una vez en el castillo, están todos reunidos en la gran sala de reuniones, presidida por Bowser. Spiriny, Goombilón y Ratónito están en la zona alta de la sala)

- Spiriny. Lo... Lo siento de veras... Es que habíais conseguido en días lo que yo hubiera necesitado meses descubrir... Y temía que me despidieran... Tengo una familia a la que alimentar en el Lago Migraña... Y de repente me pasó algo por la cabeza... que no era yo...

- Ratónito. Bueno... Eh... Goombilón, habla tú si quieres...

- Goombilón. A ver... Spiriny, lo que hiciste estuvo mal... pero... dado que te has arrepentido en ese momento y vemos Ratónito y yo que lo sientes mucho y de verdad... Yo creo que podemos perdonarte...

- Spiriny. ¿Qué? ¿De verdad? ¡Muchas gracias! (Spiriny se pone de pie y consigue abrazar a Ratónito y a Goombilón)

- Bowser. Bueno, bueno, ahora llega la hora de mi decisión. (Spiriny se baja y todos le miran a Bowser) Spiriny, estás despedido... (todos se quedan boquiabiertos, y Spiriny se mete en su caparazón con pinchos. De repente Bower se empieza a reir) ¡Ja, ja, ja! ¡Que era broma! (Ve que nadie se ríe) Qué sosos sois, por favor... Bueno, aprovecha esa macroreunión... (se queda pensando un momento en la palabra que ha pronunciado) ...para deciros que me tomo unas semanas de vacaciones. (Se pone unas gafas de sol y saca de detrás suya una maleta) Ahí os quedáis. Yo me voy a la Isla Almohada...

- Kamek. Pero Bowser, si el verano ya casi ha terminado...

- Bowser. Kamek, tú no decides cuando me tomo yo las vacaciones. Por otra parte, no te quejes, que te dejo el control del castillo hasta que vuelva. (A Kamek se le ponen las gafas muy brillantes de la ilusión. Bowser se marcha despidiéndose de todo el castillo. Varios minutos después, llega un Paratroopa mensajero)

- Paratroopa mensajero. Buenos días a todos. Esta carta me la he encontrado en las puertas del castillo, y pone que es para Ratónito y el Recluta Goombilón... (Ratónito se lanza a por el mensajero y le quita la carta. Vuelve a la parte más alta de la sala de reunión y la sostiene entre sus manos)

- Ratónito. No hay duda. Tiene que ser del Gran Hermano Martillo...

- Kamek. ¿Ya estáis otra vez con lo del Gran Hermano Martillo? Me estáis cansando, ¿eh?

- Goombilón. Kamek, ya se que ni tú ni bastantes de los que están aquí presentes siguen sin creérselo, pero lee la carta, Ratónito.

- Ratónito. (Abre la carta y lee la nota) “Lo siento, detectives. Vuestro tiempo se ha acabado”

- Korokoopa. Pero eso lo puede haber escrito cualquiera... Ja, ja...

- Ratónito. Eso es lo que vamos a averiguar ahora... (intenta sacar otro papel del Gran Hermano Martillo)

- Goombilón. Eso que va a sacar Ratónito es una de las cartas que escribió el Gran Hermano Martillo antes de “morir”... Si las letras son iguales, no habrá duda; sigue vivo.

- Kamek. Está bien, y si no lo son, ya podéis ir dejando la investigación, que tú, Goombilón, tienes cosas que hacer...

(Mientras muchísimos soldados miran la zona más alta de la sala, se agrupan junto a Ratónito, sus compañeros Goombilón, Paratroopi, Guydo, Kamek, Korokoopa, Kaproopa, Bombazulina y Spiriny. Cuando todos ellos comparan las letras de ambas cartas, ponen todos cara de sorpresa. Un nuevo día está comenzando en todo el reino, y este puede ser distinto a otros)

Cartel

¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.