FANDOM


Resumen

Al Trío de Élite le tocará por "sorteo" ir a un programa de televisión retransmitido desde la Ciudad Toad hacia todos los reinos, condados y demás territorios del mundo para mostrar una imagen terrorífica y poderosa del castillo. No obstante, algo sorprendente tendrá que pasar como siempre. ¿Qué será esta vez?

(En un campo verde, Korokoopa descansa junto con una Koopa frente a un lago. Detrás de ellos hay muchos árboles, las Pegarachas suben por los troncos, las Florugas intentan quitarse unas a otras las flores de sus cabezas y muchas otras más criaturas conviven en el bosque)

- Koopa. Qué feliz soy junto a ti, Korokoopa.

- Korokoopa. Y yo junto a ti. ¿No es verdad, ángel de amor, que en esta apartada orilla... (el cielo se oscurece, los árboles se vuelven luminosos y se escucha una fuerte música) ...los árboles más puros brillan, y se escucha peor? (Korokoopa ve cómo el mundo de su alrededor se deforma mientras grita)

(En el mundo real, en el Castillo Bowser por la noche, en la habitación de Korokoopa se escucha la fiesta que ha montado, como siempre, el Trío de Élite. Korokoopa despierta de su sueño y se tapa los oídos con su almohada, pero nada consigue)

- Korokoopa. ¡Ahhh! ¡Es imposible dormir! (Se levanta con ojeras y con mucho sueño) Día tras día... Les cortas la electricidad y vuelven a las andadas...

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite se encuentran los tres secuaces seguidos de los Hermanos Koopa. Alguien llama a la puerta, y Guydo va a abrirla)

- Guydo. (Ve que quien llamaba es Korokoopa) ¡Hola Korokoopa! ¿Quieres unirte a la fiesta?

- Korokoopa. No me vaciles, ¿eh? (Da un paso al frente y mira la habitación del Trío de Élite) Pero si sois muy pocos. ¡Para qué montáis la fiesta!

- Koopa Rojo. Pues para no aburrirnos.

- Koopa Negro. (Mira a Korokoopa) No como otros, que no dejan de molestar... (El Hermano Koopa Rojo le intenta tapar la boca para evitar un conflicto. Korokoopa está cabreado)

- Korokoopa. Yo ya me he cansado de acudir a Kamek y que no haga nada. Como sigáis con esta fiesta, os quemo la habitación. ¿Entendido?

- Goombilón. Korokoopa, tampoco hace falta ponerse como Fuzzya.

- Korokoopa. ¿Qué os cuesta dejar de molestarme por una vez? Subid a la habitación del Gran Hermano Martillo, que está encima de esta sala, y continuad la fiesta allí, por favor os lo pido.

- Paratroopi. Pero si la entrada está cerrada...

- Korokoopa. No es posible. Yo entre ayer y estaba abierta.

- Guydo. ¿Qué hacías ayer ahí?

- Korokoopa. (Balbucea) Eh... Pues... Eso no os importa.

- Guydo. Que se lo decimos a Kamek, ¿eh?

- Korokoopa. ¡Vale! Fui para buscar alguna moneda de oro que hubiera escondida.

- Goombilón. Korokoopa, el Gran Hermano Martillo lleva casi un año sin vivir aquí. ¿Qué dinero ibas a encontrar?

- Guydo. En fin, vamos a hacer lo que Korokoopa dice. El pobre no se merece lo que le estamos haciendo pasar.

- Korokoopa. Caray, no me esperaba esta respuesta, Sargento Guydo.

- Guydo. Pero sólo por esta vez, ¿eh? (Korokoopa se frustra por la respuesta de Guydo) Y ya nos puedes decir cómo vamos a entrar...

- Korokoopa. (Mira a Paratroopi) Cabo Paratroopi, tu puedes volar sujetando a por lo menos un secuaz, ¿verdad? (Paratroopi afirma confuso)

_______________________________________________________________

(Un cuarto de hora después, los ruidos de la fiesta de la habitación antigua del Gran Hermano Martillo consiguen penetrar en la habitación de Kamek. El Magikoopa se despierta. Tiene un pijama azul, más claro que su traje normal)

- Kamek. (Boquiabierto) Por el gran Goomboss, ¡esos ruidos vienen de la habitación del Gran Hermano Martillo! Madre mía. Ha vuelto con sed de venganza y encima monta una fiesta... Pues se va a enterar. ¡Le voy a pillar desprevenido!

(Dentro de la habitación del Gran Hermano Martillo se encuentran Goombilón, Guydo y los Hermanos Koopa Rojo, Negro y Verde. Aparece Paratroopi por la ventana de la sala volando y sujetando al Hermano Koopa Amarillo)

- Paratroopi. Aquí está el último invitado.

- Goombilón. ¡Genial! Que siga la fiesta. (Kamek abre la puerta previamente cerrada de una patada y sin ver quien está dentro usa su varita y hecha hechizos por toda la sala)

- Kamek. (Dice mientras hecha los hechizos) ¡Toma esa, Gran Hermano Martillo! (Todos se echan al suelo menos Paratroopi. Uno de los hechizos de Kamek impacta en su cubo rojo que cubre su cabeza y lo destroza por completo)

- Guydo. ¡Kamek! ¡¡Para!! (Kamek deja de lanzar hechizos y se fija en quienes están en la sala)

- Kamek. ¡¿Trío de Élite?! ¡¿Hermanos Koopa?! ¡Qué hacéis aquí!

- Koopa Rojo. Montar una fiesta. ¿No ves las luces y no oyes la música?

- Kamek. Gracias, hasta ahí llego... ¡Qué hacéis en esta habitación! Vaya susto me habéis dado.

- Goombilón. No, no, si ya se ve...

- Kamek. Ya estáis yendoos de aquí echando leches u os hechizo, esta vez con puntería. (Los secuaces asienten con la cabeza y Kamek sale de la sala. Nada más poner un pie en el pasillo, Korokoopa aparece) ¿Sí?

- Korokoopa. Kamek, ya está bien de que les dejes montar fiestas. Esto ya ha ido demasiado lejos. Que me levanto a las siete y media, por favor.

- Kamek. Sí, si lo pienso parar cueste lo que cueste.

- Korokoopa. (Le cambia la cara) ¿Eh? ¿En serio? (Kamek asiente y Korokoopa se alegra. Mientras tanto, dentro de la habitación del Gran Hermano Martillo, los secuaces recogen todo, menos Paratroopi, que está quieto)

- Guydo. Paratroopi, ¿te encuentras bien? Estás un poco pálido.

- Paratroopi. Mi cubo rojo ha sido destruido... Nada me tapa la cabeza...

- Guydo. Ya... Ya lo veo, ¿y?


- Paratroopi. Sin mi cubo me siento desnudo. ¡No me miréis! (Todos disimulan mirando hacia otro lado y Paratroopi sale volando por la ventana rápidamente)


Diálogo

(En la sala de reuniones del castillo, se encuentran muchos secuaces de Bowser. Están entre ellos: Kamek, sentado frente a los demás; Kammy; Ratónito; el Trío de Élite; los Hermanos Koopa; Korokoopa; Spiriny; Fuzzya; Don Huesito, y Popkey)

- Popkey. ¡Por fin! Hacía tanto tiempo que no nos reuníamos todos...

- Korokoopa. (Mira a todas partes) Bueno, todos... Aquí falta la mayor parte del castillo.

- Kamek. Ya. Es que sólo quiero reunir a un pequeño grupo para que vosotros transmitáis las noticias al resto.

- Fuzzya. Osea, quieres decir que nosotros somos tus mensajeros.

- Korokoopa. Así si son malas noticias, nos comemos el marrón nosotros, ¿verdad?

- Kamek. Has dado en el clavo. No soporto que os pongáis a hablar y que no me dejéis decir ni una palabra.

- Kammy. Eso te pasa por no tener seguridad en ti mismo.

- Kamek. ¡Madre! (Hace gestos para que guarde silencio)

- Kammy. Yo me callo cuando quiero, que para eso estoy en mi castillo.

- Fuzzya. En el Castillo de Bowser...

- Kammy. ¡Uh! ¡Quién te has creido que eres para decir eso!

- Ratónito. La que habla con fantasmas, jajajaja. (Kamek le hace gestos a Ratónito para que se calle también)

- Spiriny. (Mira sorprendido a Fuzzya) ¿Tú hablas con fantasmas?

- Fuzzya. Hablaba. Ya se han esfumado.

- Spiriny. (Habla en bajito, para sí mismo) Y parecía normal la chica...

- Koopa Rojo. (Le susurra al oido) Y yo estuve a punto de salir con ella. Menos mal que me di cuenta pronto.

- Kamek. ¡¿Queréis callaros ya?! A nadie le importan vuestras conversaciones ahora. Pasemos a lo importante. Punto número uno. Trío de Élite, quedan prohibidas las fiestas. (Todo el mundo empieza a hablar unos con otros, pero Kamek sigue hablando) Punto número dos. ¡Punto número dos! (Le interrumpen)

- Popkey. ¿Pero qué dices de prohibir sus fiestas? Llevo pasándomelo pipa en este castillo durante meses gracias a ellas.

- Spiriny. ¡Y yo!

- Korokoopa. Ya, y yo llevo meses durmiendo fatal. Cuando llegué aquí hace varios años me dijeron que todo iba a ser tranquilo, y no se está cumpliendo...

- Guydo. Pero si sólo se oyen unos ruiditos de nada. No ponemos la música tan alta.

- Kamek. ¡Punto número dos! (La gente sigue pasando de él)

- Korokoopa. Es que ese no es el verdadero problema. Si no fuera porque se taparon los agujeros de emergencia de cada habitación con material poco aislante, tal vez no retumbaría tanto el sonido en la sala.

- Goombilón. Aún así, no hemos recibido quejas de más personas. ¿Qué hay de quien vive encima de nosotros? Ese nunca se ha quejado.

- Korokoopa. Claro, no se ha quejado nadie porque nadie vive ahí. ¡¿No recuerdas que ahí vivía el Gran Hermano Martillo?!

- Kamek. ¡¡Punto número dos!! (Nadie le escucha aún)

- Ratónito. Oye, cambiando de tema, ¿qué es ese nuevo casco que lleva Paratroopi?

- Paratroopi. Es un casco puntiagudo.

- Ratónito. (Dice irónico) ¡Oh, madre mía, y si lo tocas puedes hacerte daño! (Deja el tono) Paratroopi, que todos sabemos lo que es... Me refiero a que por qué lo llevas.

- Paratroopi. Ah, es que Kamek me rompió mi precioso y bonito cubo. En la tienda me han dicho que pueden conseguirme otro, pero que tardarán unos días en importarlo.

- Ratónito. ¿Importarlo? ¿De dónde?

- Don Huesito. De donde haya mucha arena y muchas playas, seguramente.

- Paratroopi. Ni lo sé ni me importa.

- Ratónito. Pues si no lo importas nunca lo conseguirás, jajajaja. (Ve que su chiste no ha causado gracia) Sosos...

- Kamek. ¡E-esto es increíble! Me habéis perdido el respeto. ¡Ya ni me hacéis caso! (La gente sigue hablando. Kammy aparece con teletransporte a su lado)

- Kammy. Es que la clave no es el respeto, es el miedo. Escucha y observa... Ejem... (La gente sigue hablando) ¡¡¡Silencio toda la sala!!! ¡¡Como no os cayéis la haré explotar por completo!! (Todos callan instantáneamente y miran a Kammy, quien sonrie mirando a su hijo) De nada.

- Kamek. ¡Punto número dos! Uno de vosotros tendrá el honor de ir esta tarde a un programa de televisión retransmitido desde la Ciudad Toad. Habrá que hablar muy bien de este castillo para que nos vea todo el mundo. ¿Voluntarios? (Nadie levanta la mano) Qué decepción.

- Koopa Negro. Yo iría, pero es que si no me pagan, como que no...

- Koopa Rojo. Hombre, si pagan ya es otra cosa.

- Kamek. Sí, claro. Como si estuviéramos ahora para gastar dinero en estos momentos.

- Fuzzya. Kamek, eso lo has dicho durante mucho tiempo. Ya no cuela...

- Kamek. En ese caso elijo yo. ¡Trío de Élite! (Goombilón, Paratroopi y Guydo se levantan)

- Goombilón. ¡Venga ya!

- Korokoopa. Goombilón, tú y tus amigos aceptadlo, os ha tocado. Je, je...

- Paratroopi. ¿Pero no iba a ser uno?

- Kamek. Sí, pero como sois un equipo, los tres que vais allí.

- Guydo. Jefe Kamek, lo siento pero no aceptamos la elección.

- Kamek. ¡¿Cómo te atreves a decirme eso?!

- Guydo. Sólo iremos si nos toca en un sorteo justamente.

- Kamek. Denegado. Y ahora... (Guydo le interrumpe)

- Guydo. Está bien. Si no elijes por sorteo, yo y mis compañeros daremos una mala imagen del castillo en el programa, ¿vale?

- Kamek. (Aprieta los dientes) Condenados secuaces... Sabía que lo conseguiríais de alguna forma el convencerme. (Da palmas y llega un Koopatrullero con un cuenco lleno de papeles) En este recipiente hay papeles con nombres de todos los aquí presentes. El nombre que salga será el ganador del premio.

- Fuzzya. Vaya premio. Ni un tesoro se puede comparar con él...

- Ratónito. (Empieza a reirse y mira al Trío de Élite) A vosotros las probabilididades de ganar se os multiplican por tres, jajaja.

- Kamek. ¡Silencio! Koopatrullero, proceda a coger un papel. (El Koopatrullero se le acerca a Kamek y le susurra al oído)

- Koopatrullero. Jefe Kamek, no se si se ha dado cuenta pero en todos los papelitos pone “Trío de Élite”

- Kamek. (Habla en bajito) ¡Pues claro que lo sé! ¿Crees que soy imbécil, eh? Y ahora coge uno...

- Koopatrullero. (Se acerca al cuenco, mete la mano y coge un papel, lo mira y dice) Trío de Élite. (El Trío de Élite maldice en silencio a Kamek. Los demás secuaces se rien mientras se levantan)

- Spiriny. (Dice en tono irónico) Bueno, ha sido un placer jugar en el sorteo.

- Popkey. Creo que podemos dar por concluida la reunión ya.

- Korokoopa. (Riéndose mientras mira al Trío de Élite) Felicidades, campeones, jajaja.

(Todos van abandonando la sala hasta que se queda vacía a los cinco minutos)

_______________________________________________________________

(Esa misma tarde, todos los secuaces de antes se encuentran reunidos en la sala real de Bowser, con el amo también como espectador. Todos miran una pantalla de televisión grande colocada en la parte más alta de la pared opuesta al trono real)

- Kammy. Caray, qué tecnología más avanzada. Las imágenes que se ven son de otra parte muy alejada de este castillo.

- Kamek. Madre, ni que nunca hubieras visto una televisión.

- Kammy. En mis tiempos no había de eso, hijo.

- Koopa Rojo. (Le dice en un tono no muy bajo a sus hermanos) Puf, en sus tiempos todavía existían los Yoshisaurios, jajajaja.

- Kammy. (Alza su varita y suspende en el aire al Hermano Koopa Rojo, ahogándolo por la garganta) ¿Qué decías, secuaz?

- Kamek. Madre, deja ya las indirectas, que todos sabemos que llevas un audífono tan potente que oyes hasta el vuelo de una mosca a kilómetros de distancia.

(Comienza la introducción del programa deseado)

- Don Huesito. ¡Shhhh! Callaos, que empieza. (Kammy suelta al Koopa Rojo y le echa una mirada retadora. Las siguientes líneas de puntos indican un cambio rápido de escena)

...............................................................................................................................

(Por otra parte, en el plató del programa, el presentador Toad está sentado en frente del Trío de Élite. Cada secuaz tiene su propio asiento, y entre ellos hay mesas con cada una un vaso de agua)

- Goombilón. Eh, disculpe. ¿Me podría poner una pajita en el vaso? Es que no tengo manos y no llego...

- Toad. Lo siento, no hay tiempo. (Comienza a presentar el programa) Bienvenidos una vez más al programa “Mira quién ha venido hoy”. Hoy tenemos a unos invitados especiales: el Trío de Élite. Ellos han venido para representar a su castillo, la fortaleza del Rey Bowser Koopa. ¿No es así?

- Guydo. Exacto, somos una tropa especial del gran y poderosísimo amo Bowser.

- Toad. Ya, ya... Eh. Bueno, hoy hablaremos sobre la situación de vuestro castillo y sobre secretos que podáis contarnos.

- Paratroopi. Puf, si te contara...

- Toad. Tranquilo, si tiempo tenemos de sobra. Primero hablaremos de vosotros. ¿Cómo os consideráis en cuanto a habilidades y demás?

- Goombilón. Hacemos lo que podemos. Somos un buen equipo. Nos hemos enfrentado a muchos retos y de la mayoría hemos salido ganando.

- Toad. Pues serán secretos, porque los últimos de los que tenemos constancia son derrotas contra Super Mario en batallas en la Isla Almohada.

- Paratroopi. Perdona, pero hemos luchado contra enemigos además de Super Mario.

- Toad. ¿Ah, sí? ¿Cuáles?

- Paratroopi. Un grupo de Paratroopas azules denominados el Equipo A, hemos luchado también contra un antiguo secuaz de Bowser que nos traicionó: el Gran Hermano Martillo...

...............................................................................................................................

(En la sala de Bowser, los Hermanos Koopa palidecen al escuchar a Paratroopi y piensan en sus mentes...)

- Koopa Rojo. ¿El Gran Hermano Martillo...

- Koopa Negro. ...¡traidor!?

- Koopa Amarillo. Ese maldito...

- Koopa Verde. ...nos ha tomado el pelo pero bien.

(Dejan de pensar y se acercan a Kamek)

- Koopa Rojo. ¡Kamek! ¡Tenemos que contarte algo muy importante!

- Kamek. ¡¡Shhh!! ¡¿Queréis callaros, que no escucho?!

...............................................................................................................................

- Paratroopi. ...además nos enfrentamos y derrotamos a un grupo de alienígenas.

- Toad. (El público se mira) ¿Cómo alienígenas?

- Paratroopi. Creo que se llamaban Shroobs o algo así... (El público se alarma y empieza a hablar un poco alto) Los tenía Bowser congelados en su cámara frigorífica, ¿te lo puedes creer? Parecían estatuas decorativas.

...............................................................................................................................

(Kamek se levanta eloquecido)

- Kamek. ¡¡¡Ahhhh!!! ¡Pero por qué han dicho eso! Ahora nos mandarán a un inspector para que revise la cámara frigorífica del castillo.

- Bowser. Kamek... (Kamek mira a Bowser y al ver su cara terrorífica palidece) ¿De qué estás hablando?

- Kamek. Eh... Pues... Verás...

- Ratónito. Tranquilo, amo Bowser, que ya se lo cuento yo. Mientras estaba fuera del castillo alguien abrió la cámara y sus “helados” se derritieron.

- Kamek. Lo siento amo Bowser, yo no fui consciente de...

- Bowser. No, calla, no hace falta que me digas nada ahora. Ya hablaremos más tarde.

...............................................................................................................................

- Toad. En fin, hablemos ahora del entorno en el que vivís. Si no me equivoco, vuestro jefe es Kamek, ¿no?

- Goombilón. Sí.

- Toad. Bien. ¿Cómo os lleváis con él?

- Paratroopi. Kamek es el típico jefe del que se burla todo el mundo. Pero cómo no va a ser gracioso si hasta la madre se le ha metido en su habitación porque está sola y ni se aguantan. (El público se empieza a reir)

...............................................................................................................................

- Kammy. (Pone una cara de furia también cuando le mira pálido su hijo) Ya hablaremos tú y yo también más tarde.

- Kamek. (Pálido) Pues vaya. Como sigan así, voy a estar ocupado toda la tarde.

...............................................................................................................................

- Toad. ¿Y qué hay de vuestro amo Bowser? Me imagino que nuestros espectadores están esperando esto.

- Goombilón. Puf, Bowser. ¿Qué podría decir yo de él? Siempre está refunfuñando. Que si Mario por aquí, que si Mario por allá... A veces se lleva unos berrinches tremendos cuando pierde a la princesa.

- Toad. ¿Qué me estás contando?

- Goombilón. Es que lo que véis vosotros es algo diferente a lo que Bowser es en su castillo a veces.

...............................................................................................................................

- Bowser. (Escupe fuego en dirección al techo. Todos los secuaces que allí se encuentran pegan botes asustados) ¡¡¡Groaaaaaar!!! ¡Estúpidos! ¡¡Imbéciles!! ¡Malditos!

- Kamek. ¡Son unos tontos! Su misión era contar lo fuertes que somos, ¡no nuestras debilidades!

...............................................................................................................................

- Paratroopi. (Junto con un Koopa que controla un foco) ¡Guao! ¿Y este botón para qué es? (Paratroopi toca un botón sin hacer caso al Koopa, quien se lo impide. De foco salen luces de diferentes colores, a modo de fiesta. El Koopa lo recoloca como estaba antes)

- Toad. ¡Cabo Paratroopi! Ejem... Vuelva a su asiento si es tan amable.

- Paratroopi. Lo siento, es que las luces siempre me han resultado divertidas. (Se sienta en su sitio)

- Toad. En fin... Ahora, Sargento Guydo, quiero preguntarte algo que mucha gente se cuestiona en la red. ¿Los Shy Guys por qué lleváis máscara? (Paratroopi se levanta sigilosamente de nuevo y se acerca al foco.

- Guydo. (Se queda unos instantes pensativo) La verdad es que los Shy Guys no llevamos máscara porque tengamos que esconder algo. Es un modo de expresión que tenemos. (El foco que está toquiteando Paratroopi pierde el equilibrio y cae sobre Guydo y le rompe la máscara en tres pedazos, los cuales caen al suelo. Todo el público, incluidos el presentador y Goombilón y Paratroopi quedan atónitos al ver el verdadero rostro de Guydo por fin)

- Toad. Madre... mía...

(El rostro de Guydo y de todos los Shy Guys que existen y han existido parece ser idéntico a la cara de color carne de una Margaloca, solo que sin pétalos. Al ver la luz el rostro de Guydo, todo el que está allí presente se ríe, siempre que no sean Shy Guys. Todos los Shy Guys del lugar abandonan la sala rápidamente, consumidos por la vergüenza)

...............................................................................................................................

(En la sala de Bowser, todos están boquiabiertos al haber visto la verdadera cara de Guydo por televisión. Nadie dice nada. El silencio reina en la habitación)

_______________________________________________________________

(Varias horas después, cuando la tarde está más avanzada, las puertas de entrada del castillo se abren y entra el Trío de Élite. Guydo tiene una máscara nueva. A medida que caminan, todos los secuaces con los que se cruzan les mandan sus miradas de impresión. Cuando suben al segundo piso, se encuentran a Korokoopa)

- Korokoopa. Trío de Élite. ¡Trío de Élite!

- Guydo. Korokoopa, si te vas a reir de mi, hazlo ya y termina rápido.

- Korokoopa. No, tranquilo. Vengo a informaros de que Bowser quiere veros. Un Shy Guy ha venido desde una isla lejana y está muy cabreado. (Los tres secuaces se miran confusos unos a otros)

_______________________________________________________________

(Una vez en la habitación de Bowser, se encuentran en ella Bowser, Kamek, Kammy, el Trío de Élite y el Shy Guy que ha mencionado Korokoopa)

- Guydo. Bu-buenas tardes...

(El Shy Guy se gira)

- Kamek. Este es el que ha desvelado el secreto de los Shy Guys.

- General Guy. (Con su ropa blanca, su medalla y su gran gorra blanca) ¡Idiota! (Guydo se asusta) He visto vuestro programa y gracias a vosotros todos los Shy Guys hemos sido motivo de burla. ¡¿Os dais cuenta de lo que habéis conseguido?!

- Kamek. (Hablandole al General Guy) Oye, creo que ya no hace falta que llevéis máscara, ¿no? (Kammy le da por detrás de la cabeza de su hijo con la mano)

- Kammy. ¡No hables cuando no te convenga, maleducado!

- General Guy. En fin, vengo aquí para comunicaros que me llevo a todos los Shy Guys trabajadores del castillo. Menos a ese de ahí, (señala a Guydo) que merece ser humillado.

- Bowser. ¡¿Qué?! ¿Por qué te los quieres llevar?

- General Guy. Primero, porque soy su responsable, y segundo porque no merecen la vida que les espera aquí a partir de ahora. Me los llevo a la Isla de Yoshi, el único lugar en donde no hay comunicación.

- Kamek. Pero General Guy, los Shy Guys forman la cuarta parte de los soldados de este castillo. Perderlos sería debilitar demasiado al castillo.

- Paratroopi. Eh, perdonad pero he tenido una idea que nos puede evitar todo esto.

- General Guy. ¿En serio? Habla.

- Kamek. Yo no le escucharía... (se le acerca al General Guy y le susurra) Es el menos ineligente de los que aquí estamos.

- Kammy. (Vuelve a pegar a su hijo) ¡Que te calles! Qué maleducado eres. Menos mal que he vuelto a este castillo para que cambies.

- General Guy. Cabo, hable.

- Paratroopi. Todo el mundo cree haber visto la verdadera cara de los Shy Guys, ¿cierto? (Todos asienten) ¿Y si esa fuera otra máscara?

- Goombilón. Hmmm... No lo pillo.

- Paratroopi. Me refiero a que digamos que esa cara que todo el mundo ha visto era una segunda máscara.

- Kamek. Por el amo Bowser, ¿quién llevaría dos máscaras a la vez, una encima de otra?

- Paratroopi. Si volvemos al programa, Guydo puede decir que ese día la llevaba por si acaso perdía la máscara principal. Y la verdad es que sí ha sido.

- General Guy. No es mal plan... Hmmm... Pero, ¿cómo demuestras que esa era una máscara?

- Paratroopi. Fácil. Creamos una máscara de Margaloca y otra que será la cara final que todo el mundo verá al final y que Guydo traiga al programa tres máscaras puestas a la vez en el siguiente orden: la actual, la de Margaloca y la que vosotros elijáis.

- Kamek. Esto empieza a ser absurdo. ¿Las tres máscaras no ocuparán mucho espacio? Yo creo que se notará.

- Paratroopi. Entonces hagamos las máscaras falsas de un material más fino. Total, nadie lo va a saber.

- General Guy. ¡Es perfecto! ¡Puede funcionar!

- Kamek. Puf, yo no lo veo.

- Bowser. Pues yo sí. Kamek, llama a varios secuaces y que empiecen a hacer las máscaras falsas. General Guy, vaya con ellos y dígales el tipo de máscara que quiere. Y vosotros, Trío de Élite, llamad al programa para que os den cuanto antes un hueco en él.

(Todos menos Bowser salen de la sala)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente, por la tarde, un nuevo episodio del programa conocido se retransmite como todos los días desde las afueras de la Ciudad Champiñón. El presentador se prepara para introducir el nuevo episodio. Los tres secuaces están sentados en frente de él con tres asientos al lado de mesas con un vaso de agua cada una. Guydo lleva las tres máscaras encima de su verdadero rostro: la máscara blanca de cualquier Shy Guy, la máscara de una Margaloca y la máscara final)

- Toad. Bienvenidos queridos telespectadores al programa “Mira quién ha venido hoy”. Esta vez no ha venido alguien nuevo, sino que han regresado el tan famoso Trío de Élite formado por el Recluta Goombilón, el Cabo Paratroopi y el Sargento Guydo. Bienvenidos una vez más.

- Trío de Élite. Gracias.

- Toad. Como ya sabéis, lo que ocurrió la tarde de ayer fue algo que ha causado gran variedad de opiniones en la red. Pero antes de hablar de ello, quiero preguntaros, ¿qué os ha traido de nuevo aquí?

- Guydo. Verás. Esto es complicado de contar...

- Goombilón. Yo lo explico. Guydo no tiene como verdadero el rostro que todo el mundo vió ayer. Bueno, ni Guydo ni ningún Shy Guy de este mundo. (El público, vacío de Shy Guys, se mira)

- Toad. ¿Perdón?

- Paratroopi. Que esa no era su cara verdadera. La real estaba detrás. Él ese día llevaba dos máscaras.

- Toad. Pe-pero eso no puede ser verdad. ¿Quién llevaría dos máscaras?

- Guydo. Es que estando aquí tenía que estar preparado. ¿Y si de repente algún curioso me quita mi máscara principal?

- Paratroopi. Entonces decidió ponerse otra máscara. Pero como ya comprobó, ese fue su peor error.

- Toad. Venga ya. Eso no se lo cree nadie. No tenéis pruebas.

- Guydo. Sí. Sí que las tengo. (Se quita la máscara blanca y la máscara de una Margaloca sale a la luz) Esta es la máscara que vieron todos los telespectadores... (Guydo se quita esa segunda máscara y deja que la tercera y última sea vista por todo el mundo. El público se asusta al verla, el presentador palidece y traga saliva) Y esta es mi verdadera cara.

- Toad. Santo cielo...

- Goombilón. Y ahora, si nos disculpa, debemos volver a nuestro castillo. Tenemos mucho trabajo. (El Trío de Élite se levanta)

- Toad. Pe-pero si aún quedan veintiocho minutos de programa... (El Trío de Élite se va sin decir nada. El presentador mira a cámara) Pues... Ejem...

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Bowser, todo el mundo celebra la actuación del Trio de Élite)

- Ratónito. Tíos, lo habéis hecho genial. Yo casi me lo he creído.

- General Guy. ¡Y lo mejor es que todo el mundo se quedará con un recuerdo terrorífico de nosotros!

- Kamek. (Se acerca al Trío de Élite) Tengo que reconocer que habéis hecho un buen trabajo. Por una vez no me habéis decepcionado.

- Guydo. ¡Muchísimas gracias, jefe Kamek!

- Kamek. Y ahora id a trabajar, que estaré contento, pero no tanto como para daros el día libre.

- General Guy. Bueno, como ya no somos el hazmerreir de la mayoría del mundo, ya no es necesario que nos escondamos en la Isla de Yoshi. Llamaré a los Helibotes para que cancelen el vuelo. Y yo llamaré al mío para volver a mi casa, lejos de este reino.

(La sala se va quedando cada vez más vacía, hasta que sólo quedan Kamek y el Trío de Élite)

- Kamek. Cabo Paratroopi.

- Paratroopi. ¿Sí, jefe Kamek?

- Kamek. Por haber sido el que ideó el plan, te mereces esto... (alza su varita y su casco con pincho se convierte en un cubo rojo como el que tenía. Paratroopi toca el cubo de su cabeza y se alegra mucho)

- Paratroopi. ¡Muchísimas gracias, jefe Kamek!

- Kamek. Y por el excelente trabajo que habéis hecho, os dejaré montar fiestas por la noche. Siempre y cuando NO las hagáis cerca de mi habitación.

(El Trío de Élite pega botes de la alegría. Un día está acabando en el Reino Champiñón, pues la noche se acerca)


(Esa misma noche, en la habitación de Korokoopa se encuentra él dispuesto a dormir)

- Korokoopa. (Tapa la ventana con una cortina) Ahhh, por fin a partir de ahora voy a poder dormir como quiero... (apaga las luces) Y encima el Trío de Élite tiene que aguantarse. Todo ha salido a pedir de boca, jajaja. (Se tumba en su cama y se cubre con una manta. Cierra los ojos con una sonrisa en la cara, pero cuando cinco segundos después suena una música característica de las fiestas del Trío de Élite, Korokoopa abre los ojos y se enfada) ¡¡¡Ahhhh!!! (Se levanta de la cama, enciende las luces y sale de su habitación corriendo)

_______________________________________________________________

(En el tercer piso, en la habitación de Kamek, este Magikoopa está durmiendo tranquilamente. Suena el timbre y se despierta. Se dirige a la puerta y, al abrirla, ve a Korokoopa)

- Kamek. (Somnoliento) Korokoopa, que no son horas... ¿Qué quieres?

- Korokoopa. Los tarados de tus secuaces no te han hecho caso. ¡Han vuelto a montar una fiesta!

- Kamek. Sí que me han hecho caso, porque les he dejado montarla.

- Korokoopa. ¡¿Qué?! ¡Pero si hace dos días se lo prohibiste! ¿Estás loco o qué?

- Kamek. Aquí el único loco que hay eres tú, que no dejas dormir a los demás. ¡Buenas noches! (Cierra la puerta en las narices de Korokoopa)

- Korokoopa. Bueno, ¡pues si no les matas tú lo haré yo! (Se dirige hacia las escaleras para bajarlas)

_______________________________________________________________

(Un minuto después, Korokoopa se encuentra en frente de la habitación de los tres secuaces. La música se oye a través de la puerta)

- Korokoopa. (Golpea la puerta repetidas veces) ¡Salid de ahí! Vais a sufrir lenta y dolorosamente. (Nadie abre la puerta y Korokoopa la golpea otras veces más) ¡¡Salid, cobardes!! ¡¡Salid!! ¡Salid!

(Y así se quedó Korokoopa un rato hasta que vió que lo que hacía no servía para nada)


En el próximo episodio... (El concurso de chistes malos)

(En la base del Gran Hermano Martillo, aparece Tortocuaz)

- Tortocuaz. Jefe...

- GHM. ¿Sí?

- Tortocuaz. Él ha vuelto a entrar en la base...

- GHM. Hoy ya tenemos a las unidades suficientes como para tomar el Castillo de Bowser. Reune a tantos como puedas y que salgan junto con Bombazulina en barcos en dirección al Reino Champiñón. Yo iré después. Quiero ver muerto a mi enemigo.

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Bowser...)

- Koopa Rojo. Kamek, tenemos que contarte algo muy importante.

- Kamek. ¿Sí?

- Koopa Rojo. Sabemos dónde se encuentra el Gran Hermano Martillo. (Kamek se queda atónito)

...............................................................................................................................

- Korokoopa. (Lee el texto de un cartel pegado dentro de la planta baja del castillo) “Concurso de chistes malos el primer sábado de mayo. El plazo de inscripción acaba mañana” Bah, no tienen nada mejor que hacer nuestros superiores que gastarse el dinero en jueguecitos...

- Don Huesito. (Sigue leyendo) “El ganador pasará a la siguiente fase y tendrá la oportunidad de ganar 15.000 monedas de oro” (Todo el mundo se acerca al lugar para inscribirse)

_______________________________________________________________

(En la habitación final de la base del Gran Hermano Martillo...)

- GHM. Esta vez vamos a hacer la batalla mucho más interesante. (Saca un mando y presiona su botón rojo. Aparece una pantalla en la sala en donde pone 5:00) En tan sólo cinco minutos, la base se autodestruirá. Ya no me sirve de nada, tengo lo suficiente para acabar con el Reino Champiñón y para acabar contigo, ¡mujajajaja!

...............................................................................................................................

(Cuando quedan quince segundos, el Paratroopa A está de rodillas encima del Gran Hermano Martillo, quien está sangrando y está sonriente)

- Paratroopa A. ¡De qué te ríes!

- GHM. De que has sido tan tonto como tus hermanos, je, je...

- Paratroopa A. ¡Maldito! (Sigue pegándole puñetazos en la cara. Quedan cinco segundos, cuatro, tres...)

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Bowser...)

- Kamek. ¿Por qué venís todos tan deprisa?

- Shy Guy 1. Jefe Kamek, yo y mis compañeros hemos presenciado una explosión a lo lejos cuando nos dirigíamos a la base del Gran Hermano Martillo.

...............................................................................................................................

- Korokoopa. Cabo Paratroopi, Sargento Guydo, ¿qué ocurre?

- Paratroopi. (Casi a punto de llorar, al igual que Guydo) Hemos intentado reanimarle, pero no hemos conseguido nada...

- Guydo. El Recluta Goombilón ha... ha muerto... (Korokoopa palidece y se apoya en una pared. Segundos después sale corriendo en dirección a la habitación del Trío de Élite)



Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.

Elementos especiales del episodio

  • Margaloca. 150px-Crazee Dayzee Artwork - Yoshi's New Island
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.