FANDOM


Máquina atención
Es recomendable que abras una segunda pestaña con la misma página para que incluir la música en la lectura sea más fácil.

Resumen

Para distraer a los Koopalings y para fortalecer las relaciones entre secuaces, Kamek ha decidido organizar un concurso de chistes que, además, tal vez produzca un beneficio económico en el castillo. ¿Saldrá todo esto como él espera?

Músicas

1.
Madness Combat 6

Madness Combat 6.5 Soundtrack

2.
Come On! - Mario & Luigi Paper Jam Music Extended

Come On! - Mario & Luigi Paper Jam Music Extended

(En el Castillo de Bowser todo está relativamente tranquilo. En la sala de Kamek, el Magikoopa intenta descansar como todos los días. Se encuentra junto con su madre allí)

- Kammy. ¿Ya estás vagueando como siempre?

- Kamek. Madre, no me toques las narices, que quiero descansar por una vez.

- Kammy. Hijo, desde que he vuelto al castillo me has perdido el respeto. Un día de estos me iré y no me volverás a ver nunca más.

- Kamek. Sí, jaja. Yo también sueño con eso... (Kammy se enfurece y Kamek se asusta un poco. La escena se interrumpe por alguien que toca el timbre) ¿Lo ves? Si es que no me dejáis descansar nadie. (Se acerca a la puerta y tras abrirla ve a los Hermanos Koopa) ¿Y vosotros qué queréis?

- Koopa Amarillo. Oye, encima de que venimos a contarte algo importante...

- Koopa Negro. (Dice en bajito) Desagradecido... (Kamek le mira enfadado)

- Kamek. ¿Y qué es eso tan importante que me queréis decir?

- Koopa Rojo. Antes de nada, ¿podemos pasar? (Kamek les deja entrar en su habitación)

- Kammy. Hijo, no encuentro mis pastillas. ¿Sabes dónde están?

- Kamek. ¿Y yo qué sé? Coge un caramelo, que será lo mismo. (Mira a los Hermanos Koopa) ¿Y bien?

- Koopa Rojo. Kamek, tenemos que contarte algo muy importante. Verás, nosotros... (sus hermanos le interrumpen)

- Koopa Verde. Kamek, ten piedad, nosotros no teníamos ni idea de lo que pasaba en realidad.

- Koopa Amarillo. Le ayudamos por error, es la verdad.

- Koopa Negro. Nos engañó como a tontos.

- Kamek. A ver, ¿queréis hablar de uno en uno? No me estoy enterando de nada. Hermano Koopa Rojo, adelante, habla.

- Koopa Rojo. Sabemos dónde se encuentra el Gran Hermano Martillo. (Kamek se queda atónito y abre la boca de la impresión)

Diálogo

(Comienza la música 1. En la base del Gran Hermano Martillo, Tortocuaz pasea por un pasillo. A ambos lados de una de las puertas se encuentran dos Hermanos Martillo)

- Tortocuaz. (Se acerca a una máquina expendedora de bebidas. Le da a un botón y no ocurre nada. Golpea ligeramente la máquina) ¡Estúpida máquina! (Ve que dos Hermanos Martillo se ríen de él) ¿Y vosotros qué miráis? (Otra de las puertas sale volando hacia una pared a causa de una patada que ha pegado el Paratroopa A) ¡Ahhh! ¿Pero tú que haces aquí otra vez, pesado?

- Paratroopa A. Que me he quedado con ganas de pelea.

- Tortocuaz. (Ve que el Paratroopa A se acerca y Tortocuaz vuelca al suelo la máquina expendedora. El Paratroopa A lo esquiva con facilidad) Pues podrías haber avisado como la otra vez... (saca una llave inglesa como la de un Tortopo y se la lanza, pero vuelve a esquivar el ataque) ¡Ahh! Serás... (coge una silla y se la pone a modo de escudo mientras corre hacia atrás mirando para delante. Los dos Hermanos Martillo saltan por encima de Tortopo y le socorren. Pausa la música 1)

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Bowser, en la planta baja donde se encuentra el bar, Korokoopa se encuentra sentado en un taburete tomando una bebida)

- Korokoopa. (Bebe y mira al Paratroopa camarero) ¿Qué tal?

- Paratroopa. Bien, aquí estoy. ¿Y tú?

- Korokoopa. Lo mismo... Hacía tiempo que no me tomaba algo aquí. (mira las demás mesas y ve a Spiriny, Don Huesito, Fuzzya, varios de los Koopalings, Paratroopi, Guydo y a varios más) Veo que hoy estás haciendo buena caja, ¿no?

- Paratroopa. Sí, hoy es uno de esos días milagrosos, pero si no tengo más, dentro de un tiempo no me quedará otra que cerrar...

- Korokoopa. Es una verdadera pena. Todavía recuerdo cuando comenzaste con este negocio, antes de que el castillo fuera atacado por... hmmm... ¿cómo se llamaba ese payaso?

- Paratroopa. No lo recuerdo bien... En fin, quería decirte a ti y a todos los que estáis aquí algo. (Todos miran al camarero) Kamek me ha ordenado que os haga saber a todos que el siete de mayo se celebra la primera fase de un concurso. Ahí tenéis el cartel. (Señala el cartel y se acercan Korokoopa, Fuzzya y Don Huesito)

- Korokoopa. (Lee el texto del cartel pegado dentro de la planta baja del castillo) “Concurso de chistes malos el primer sábado de mayo. El plazo de inscripción acaba mañana”. Bah, no tienen nada mejor que hacer nuestros superiores que gastarse el dinero en jueguecitos...

- Fuzzya. Ya podrían utilizarlo para pagar nuestros sueldos... Es indignante. ¿Pues sabes qué? Yo no voy a participar.

- Don Huesito. (Sigue leyendo) “El ganador pasará a la siguiente fase y tendrá la oportunidad de ganar 15.000 monedas de oro” (Todo el mundo se acerca al lugar para inscribirse. Todos cogen el bolígrafo como pueden y se apuntan en la lista)

- Fuzzya. ¡Ostras! ¡Dejadme espacio! (Fuzzya intenta llegar a la lista en la que se está apuntando todo el mundo)

- Korokoopa. ¿Fu-Fuzzya? ¿Tú también? No me esperaba esto de ti. ¿No decías que no ibas a participar?

- Fuzzya. Pero eso lo decía porque no sabía cuál era el premio. Soy realista, no idiota.

- Korokoopa. (Mira a Guydo y a Paratroopi) ¿Vosotros también? Qué sorpresa...

- Guydo. (Toca el hombro de Paratroopi) Ahí donde le ves, este chaval es una ametralladora de chistes malos. La de tardes que me he reído yo oyéndoselos.

- Korokoopa. Por el amo Bowser, los chistes malos no hacen gracia... En fin, si os apuntáis vosotros, por supuesto que lo haré yo. (Coge el bolígrafo y se apunta en la lista) A ver si me toca con uno de vosotros y os enseño la pasta de la que estoy hecho.

- Paratroopi. ¡¿Qué estás hecho de pasta?! (Korokoopa agacha la cabeza al oirle) ¿De cuál: pasta de comer, pasta de dinero, pasta de dientes...?

- Guydo. (Le mira y disimula riéndose) Jajajaja... Eh... Paratroopi, creo que debes guardarte esos chistes para el concurso... ¿No?

- Korokoopa. Sí, claro, chistes... En fin, cambiando de tema, ¿dónde está Goombilón? Nunca os he visto separados...

- Paratroopi. El pobre está muy deprimido. Desde que le dejó Bombazulina tiene altibajos.

- Guydo. Y ahora está en sus momentos altos, jaja... (Korokoopa y Paratroopi le miran sin reirse) Vale, vale, siento haber hecho esa broma... Es que estoy entrenando.

- Paratroopi. Pero creo que este concurso le gustará y le subirá algo el ánimo.

_______________________________________________________________

(Continúa la música 1. En la base del Gran Hermano Martillo, el jefe descansa en su habitación, aunque se encuentra un poco nervioso. Tortocuaz aparece abriendo la puerta sin llamar)

- Tortocuaz. Jefe...

- GHM. ¿Sí? Habla, que además ya que estás aquí te tengo que contar algo.

- Tortocuaz. Él ha vuelto a entrar en la base... (El Gran Hermano Martillo aprieta con fuerza sus puños y dientes)

- GHM. Sabía que volvería, que no se daría por vencido...

- Tortocuaz. ¿Qué va a hacer, jefe?

- GHM. Lo mismo que el otro día, pero hoy me voy a asegurar de no perder.

- Tortocuaz. ¿Y en qué consiste su plan, si puede saberse?

- GHM. (Se rie un poco) Hoy ya tenemos a las unidades suficientes como para tomar el Castillo de Bowser. Se acerca el día que tanto he esperado. En cuanto a los soldados, reune a tantos como puedas y que salgan junto con Bombazulina en barcos en dirección al Reino Champiñón. Yo iré después. Pero antes de ello, quiero que vuelvas aquí habiendo traido al Triángulo de Fuego.

- Tortocuaz. Una idea genial, jefe, pero... (el Gran Hermano Martillo le interrumpe)

- GHM. Cuando el Paratroopa A se entretenga con ese experimento, nosotros dos iremos rápidamente a los laboratorios y liberaremos al resto de experimentos. Los que nos obedezcan irán con nosotros y saldremos juntos de esta base.

- Tortocuaz. Magnífica idea, pero hay una cosa que no me ha quedado clara...

- GHM. ¿El qué?

- Tortocuaz. No me ha dicho específicamente qué va a hacer. ¿Qué va a ser de esta base? (El Gran Hermano Martillo se rie)

- GHM. Ya lo verás con tus propios ojos, ya lo verás.

(Pausa la música 1)

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite, Paratroopi y Guydo le acaban de contar a Goombilón lo del concurso)

- Goombilón. ¡¿Qué?! ¡Pero por qué me habéis apuntado sin consultarme!

- Paratroopi. Go-Goombilón, lo hicimos con buena intención...

- Goombilón. Pero es que ahora lo que quiero es no hacer nada... Ver pasar la vida ante mis ojos...

- Guydo. Por eso mismo lo hemos hecho. Ya basta de que estés siempre así por ella. ¿Nunca la vas a olvidar?

- Goombilón. No, y menos pensando que se fue por un malentendido.

- Guydo. Lo pasado, pasado está.

- Goombilón. Eso lo dices porque no le has roto el corazón a nadie.

- Paratroopi. (Le susurra al oído a Guydo) En eso tiene razón, te ha pillado.

- Guydo. Perdona pero las chicas antes se peleaban por estar conmigo...

- Goombilón. Sí, para ver qué cara tenías detrás de tu máscara. (Paratroopi intenta contener la risa ante el enfadado Guydo)

- Paratroopi. ¿Ves cómo tienes que ir al concurso? Eres avispado e inteligente. (Se acerca a Goombilón) Además el concurso va a ser retransmitido en la tele por todo el mundo. En el Reino Judía, en la Isla Almohada y en el resto de sitios nos van a ver.

- Guydo. Y en alta definición.

- Paratroopi. Anda que no vas a ligar, Goombilón, si ganas el concurso, ¿eh?

- Goombilón. Yo no quiero ligar, yo quiero a mi Bombazulina.

- Paratroopi. ¿Sabes qué? Si ganas te entrevistarán, y Bombazulina seguro que te estará viendo esté donde esté. Si le explicas a la cámara que todo fue un malentendido, ¡tal vez puedas recuperarla! (Goombilón se queda boquiabierto)

- Goombilón. Es... ¡Es cierto! ¡Tengo que prepararme a fondo mi repertorio de chistes malos!

- Guydo. Además somos tres, lo que significa el triple de probabilidades de ganar el dinero. (Pega saltos de alegría) Esta noche tenemos que ir a la sala de reuniones del castillo. Allí nos dirán las clasificaciones.

_______________________________________________________________

(En la sala de Kamek, se encuentra el Magikoopa, los Hermanos Koopa y tres Shy Guys)

- Kamek. A ver, el plan es el siguiente. Vosotros tres, Shy Guys, montaréis en un Helibote e iréis a ver si de verdad el Gran Hermano Martillo tiene una base en mitad del océano.

- Koopa Rojo. Pero Kamek, ¿es que no nos crees?

- Kamek. Hombre, podría tratarse de una trampa urdida por mentes retorcidas como las vuestras...

- Koopa Verde. ¿Una trampa ur qué?

- Kamek. Urdida, ideada, cuidadosamente preparada...

- Koopa Negro. ¿Pero cómo puedes pensar algo así de nosotros?

- Kamek. Hombre, os guardásteis hasta hace unos días lo del Gran Hermano Martillo...

- Koopa Rojo. Kamek, ¿tú te estás oyendo? ¿Cómo íbamos a ser tan idiotas de decir algo que nos podríamos guardar en el hipotético caso de que nos beneficiara?

- Kamek. Pues no sé. Si te cuento yo lo que he vivido... En fin, que van esos tres Shy Guys y punto. Y vosotros les acompañaréis.

- Hermanos Koopa. ¡¿Qué?!

- Kamek. Ni siquiera yo sé dónde se encuentra el lugar, ¿cómo van a ir sólos? Se van a perder.

- Koopa Amarillo. Jefe Kamek, pero es que queremos participar en ese concurso de chistes malos que has montado.

- Kamek. Yo sólo he montado ese concurso para que los condenados Koopalings me dejen en paz un rato largo. Todo el castillo está entusiasmado, así que vuestra ausencia ni me va ni me viene.

- Koopa Verde. Pero Kamek...

- Kamek. ¡Ah! Está bien, con que vaya sólo uno con los Shy Guys bastará. ¿Contentos?

- Koopa Rojo. Más o menos. ¿Pero quién de nosotros se va?

- Kamek. Echadlo a suertes, ¿a mi qué me contáis? Yo me voy a descansar.

- Koopa Rojo. Está bien. Chicos, jugaremos a piedra, papel o tijera. El que pierda es el apremiado. (Todos se preparan para sacar las manos. En el primer intento, todos sacan casualmente papel. En el segundo intento, sin embargo, el Koopa Amarillo saca tijera frente al resto de piedras)

- Koopa Amarillo. ¡Maldita sea! (Pega con su bota en el suelo fuertemente varias veces mientras sus hermanos se rien)

_______________________________________________________________

(Continúa la música 1. En la habitación del Gran Hermano Martillo, llega Tortocuaz sudando un poco y jadeando)

- Tortocuaz. Jefe Gran Hermano Martillo, ya están los barcos listos con un gran grupo de soldados. No obstante, un tercio está intentando pararle los pies al Paratroopa A.

- GHM. ¿Y lo consiguen?

- Tortocuaz. Me temo que no... Hemos soltado a todos los experimentos peligrosos y no hemos hecho más que entorpecer la situación. Ahora no sólo tenemos un enemigo, sino muchos...

- GHM. Está bien, seguiremos con el plan de destrucción.

- Tortocuaz. ¿El plan de qué?

- GHM. Tortocuaz, ¿no querías saber en qué consistía mi plan? Pues ahora lo sabrás. Pienso autodestruir esta base con él dentro.

- Tortocuaz. (Pálido) Con que por eso quería sacarnos a todos de aquí...

- GHM. Exacto, aunque no he podido sacar más que a un grupo como tú has dicho. (Saca de su caparazón un mando con un botón rojo y se lo da a Tortocuaz) Tú vas a tener los honores de iniciar la cuenta atrás para la destrucción de la base.

- Tortocuaz. (Coge el mando pero se lo intenta devolver) Pe-pero jefe, muchos de los nuestros morirán...

- GHM. ¡¿Y qué más da?! Para eso me servís, para derrotar a mis enemigos y nada más.

- Tortocuaz. E-esto ha ido demasiado lejos. Me niego a colaborar en esta masacre.

- GHM. Ahh... Estúpida conciencia... (el Gran Hermano Martillo saca uno de sus martillos de hierro y golpea en la cara a Tortocuaz, tirándole al suelo y haciendo que suelte el mando. Cuando el Gran Hermano Martillo coge el mando, justo el Paratroopa A entra en la sala)

- Paratroopa A. ¿Interrumpo algo?

- GHM. Para nada, condenado Parakoopa.

- Paratroopa A. Entonces pasemos a la acción.

- GHM. Tengo que reconocer que has sido un rival duro y persistente, pero tu viaje termina aquí. Y me aseguraré de que esta base sea tu tumba. (El Paratroopa A se extraña. El Gran Hermano Martillo hace un chasquido de dedos y el techo de acero se abre, haciendo que caiga el Triángulo de Fuego) ¿Los recuerdas? Más te vale, porque son los que te harán cenizas. Y además esta vez vamos a hacer la batalla mucho más interesante. (Levanta el mando y presiona su botón rojo. Aparece una pantalla en la sala en donde pone 5:00. En la pared del fondo sale un explosivo con varias teclas y cables de distintos colores. Más explosivos salen por las paredes de toda la base)

- Sistema informático. Autodestrucción de la base activada. Quedan cinco minutos. Por favor, abandonen el lugar en un radio de un kilómetro para su máxima seguridad.

- GHM. En tan sólo cinco minutos, la base se autodestruirá. Ya no me sirve de nada, tengo lo suficiente para acabar con el Reino Champiñón y para acabar contigo, ¡mujajajaja! Chicos, rodeadle y que no escape. (El Triángulo de Fuego pega un bote y cae alrededor del Paratroopa A. El Gran Hermano Martillo aprovecha para salir de su habitación andando trnaquilamente. Pausa la música 1)

_______________________________________________________________

(En la gran sala de reuniones, se encuentran Kamek y gran parte del castillo esperando sus clasificaciones. Kamek se acerca al micrófono)

- Kamek. En primer lugar, antes de empezar, quiero agradecerle la ayuda a quien ha posibilitado la celebración de este concurso: yo. (Kamek pone una cara alegre mientras recibe abucheos por parte del público) En segundo lugar quiero remarcar que los jefes de este castillo, Bowser, Ratónito y yo no vamos a participar en el concurso, porque si da la casualidad que uno de nosotros gana, seguro que nos acusais de trampas.

- Ratónito. Jo, con lo bien que me vendrían a mi 15.000 monedas de oro...

- Popkey. A ti y a todos, así que calla. ¡Sigue hablando, Kamek!

- Kamek. Y en tercer lugar explicaré de nuevo las reglas y normas por si alguien aún no se ha enterado. (Todo el mundo se queja)

- Korokoopa. Kamek, ve al grano que es muy tarde. Algunos queremos dormir.

- Paratroopi. Y algunos queremos hacer fiestas.

- Goombilón. Hoy no, que no estoy yo para fiestas...

- Kamek. ¡Silencio! Si os calláis lo resumo. Bien, el modo de juego es el siguiente. Será una batalla por turnos. En cada turno, el participante deberá contar un chiste malo corto, nada de historias que duren media hora. ¿Entendido? Unos jueces valorarán lo fuerte que sea el chiste y eso repercutirá en el daño que reciba el oponente. Cuando la vida del oponente llegue a cero (si es que llega antes que a vosotros) habréis ganado y podréis pasar a la fase dos. ¿Entendido? Y las normas son que nada de papeles ni otros medios que os hagan recordar los chistes. Si pasan 30 segundos y en vuestro turno no contais ningun chiste, el turno pasa al contrincante. Y si el tambien pasa, el combate finaliza y gana el que mas vida tenga.

- Korokoopa. ¿Y si da la casualidad que los dos tienen la misma vida?

- Kamek. Ya lo pensé, y llegué a la conclusión de que ganaría en ese caso el que menos chistes hubiera contado, pues esos serían más potentes.

- Don Huesito. A mí me parece bien la idea.

- Fuzzya. A mi también con tal de que diga de una maldita vez contra quien vamos a jugar.

- Kamek. Bien, ahora pasemos a la clasificación. Empezaré por las tropas de élite y acabaré por los soldados rasos. ¿Entendido?

- Spiriny. Que sí, por el amo Bowser empieza ya...

- Kamek. Bien, aquí traigo un cuenco con papeles con todos los nombres de las tropas de élite. Empecemos... (Kamek va sacando papeles y lee los nombres) Fuzzya y... Don Huesito.

- Don Huesito. ¡Vaya! Mira que es casualidad.

- Fuzzya. Don Huesito, prepárate para perder, jeje...

- Kamek. Spiriny y... Ludwig von Koopa.

- Spiriny. ¿Ese quién es?

- Ratónito. Uno de los Koopalings. El que tiene pelo azul que parece que ha tocado un enchufe.

- Kamek. Goombilón y... Korokoopa.

- Korokoopa. (Mira a Goombilón y piensa en su mente) En su estado no me resultará difícil vencerle. Lástima que no me haya tocado con Paratroopi...

- Kamek. Guydo y... Popkey.

- Guydo. (Habla en bajito) Madre mía, la loca no...

- Popkey. (Habla en bajito también) Madre mía, el cara Margaloca no...

- Kamek. Roger el Fantasma Enjarronado y... ¡¿Roger el Fantasma Enjarronado?! (Mira a todo el público) ¿Quién ha hecho la gracia de meter dos papeles en el cuenco?

- Ratónito. (Levanta la mano mientras se rie) Servidor, jajaja.

- Roger. (Sale de su jarrón) Oye, que a mi no me importa competir contra mí mismo.

- Fuzzya. (Habla no muy bajo) Con las pintas que tienes seguro que pierdes y todo...

- Kamek. ¡Silencio! Lo que haré es coger otro papel. Roger, te toca con... Larry Koopa. Cabo Paratroopi, a ti te toca con... Almohadius.

- Paratroopi. ¿Almo-qué? ¿Quién es ese?

- Goombilón. Yo no le conozco.

- Korokoopa. Ni tú ni nadie.

- Kamek. Es un robot que trajimos de recuerdo Bowser y yo de la Isla Almohada hace unos años. Bueno, sus restos. Conseguimos reprogramarlo y queremos ver si la máquina es más inteligente que el ser de carne y hueso.

- Fuzzya. (Riéndose) Ohh, Kamek, qué romántico. (Kamek se enfada)

- Guydo. Pobre máquina, no sabe a lo que se enfrenta.

- Kamek. En fin, sigo con las clasificaciones... (Kamek sigue sacando papeles del cuenco)

_______________________________________________________________

(Continúa la música 1. En la base del Gran Hermano Martillo, quedan 3 minutos antes de la explosión. El Paratroopa A sigue luchando contra el Triángulo de Fuego, pero no consigue hacerles daño con ninguno de sus ataques. Tras ser dañado repetidas veces, paran ambos en seco)

- Paratroopa A. Malditos... (Mira a la pantalla y piensa en su mente) Más me vale acabar con ellos pronto o no podré salir de aquí.

- Hermano Fuego 1. Ríndete ya. No puedes ganar.

- Paratroopa A. ¡Callaos!

- Hermano Fuego 2. El Gran Hermano Martillo ya ha acabado contigo, y lo mismo hará con todo el Reino Champiñón. ¡Mujajaja!

- Paratroopa A. (Recuerda en su mente frases que le decía su maestro Ninji) Más vale maña que fuerza. Busca en tu enemigo sus debilidades. Siempre tiene que tener... (Cierra los ojos y a los pocos instantes los abre) ¡Ya está! (Mira al Triángulo de Fuego) ¡Venid a por mí!

- Hermano Fuego 3. Encantados estaremos de hacerlo. (El Triángulo de Fuego pega tal salto que los tres Hermanos Fuego, vértices del triángulo rodean al Paratroopa A)

- Paratroopa A. (Dos de los “vértices” se acercan al Paratroopa A, pero este salta, se coloca detrás del tercero y, cuando los otros dos se acercan, este le tira al suelo. El tercer Hermano Fuego se abrasa la cabeza porque el triángulo casi parece tener sólo dos vértices. El tercer Hermano Fuego desaparece derrotado y sólo queda de él el cinturón protector, roto. Esto provoca un efecto secundario, que hace que los otros dos cinturones dejen de funcionar. El fuego desaparece al igual que el campo protector de los enemigos. Paratroopa A mira riéndose a los Hermanos Fuego, muy pálidos) Me parece que ahora me toca a mí divertirme.

(Pausa la música 1)

_______________________________________________________________

(En las afueras del castillo, un gran campo con muchas gradas está montado para el concurso de chistes malos. Este campo está dividido en muchas partes para poder albergar a muchos jugadores a la vez. Dos Lakireporteros aparecen en el aire, uno grabando con una cámara y otro con un micróno en mano)

- Lakitu. ¡Buenos días, queridos telespectadores, y bienvenidos a una retransmisión en directo del primer concurso de chistes malos organizado por nada más y nada menos que el Castillo de Bowser! (Bajan a una altura cercana al suelo, donde se encuentran Kamek montado en su escoba y Ratónito) Aquí tenemos a dos esbirros del temible Bowser que nos contarán su opinión.

- Ratónito. (Coge el micrófono bruscamente al Lakitu) ¡Mamá! ¡Que soy yo! Acuérdate de grabar este programa para cuando vaya visitarte algún día. (Kamek le intenta quitar el micrófono mientras el Lakitu le hace gestos al otro para cortar el sonido. Ratónito se resiste)

- Kamek. ¡Quita! (Se lo quita al final y se lo pone delante) Buenos días, yo quería decir que nos sentimos orgullosos de haber organizado este concurso en el que se pondrán a prueba... (se corta el sonido y a Kamek no se le oye. El Lakitu coge hábilmente el micrófono)

- Lakitu. Bueno, como se ve, sobran las palabras para describir esta competición. ¡Vamos a ver a los primeros concursantes!

...............................................................................................................................


(Comienza la música 2)

(En el campo 1 se encuentran Almohadius y el Cabo Paratroopi preparándose para el juego)

- Almohadius. Iniciando registro de chistes. Jugador preparado para ganar.

- Paratroopi. Ese soy yo. Tú serás el que pierda.

- Árbitro. ¡Jugadores preparados para la lucha! El turno primero será para... (lanza una moneda al aire y al caer al suelo la mira) ¡el Cabo Paratroopi! (El público anima a Paratroopi con sus aplausos)

- Paratroopi. ¡Gracias, gracias! Empezaré... Un camarero le pregunta a una persona en un restaurante: “¿Qué tal encontró el filete?”, y el otro le responde: “Me costó, pero al final lo encontré” (Gran parte del público se cae de los asientos. El árbitro informa sobre el ataque)

- Árbitro. ¡Guao! El primer ataque del Cabo Paratroopi a sido bien fuerte. Almohadius ha recibido bastante daño. ¿Podrá contraatacar igual él?

- Álmohadius. Iniciando secuencia de chistes. Escogiendo uno al azar... Preparado. ¿Qué hace un mudo bailando? Una mudanza. (Muchos espectadores no soportan el chiste)

...............................................................................................................................

- Korokoopa. (Pensando para sí mismo) Tengo que vencer psíquicamente a mi rival para garantizarme la victoria... (Habla en alto ahora) Un chico dice a su padre: “Papá, me gusta esa chica pero no me hace mucho caso. ¿Qué hago?”. El padre le contesta: “Hijo, si te gusta de verdad ve a por todas”. Y el hijo le contesta: “¡Eso! Alguna caerá, ¿no?”

- Goombilón. (Hablando en bajito, a punto de llorar) Bombazulina, hasta los chistes malos me recuerdan a ti... (Deja de hablar para sí mismo y comienza su chiste) Eh... Hmmm... Una persona va al dentista y dice: “Doctor, ¿perderé el diente”. Y este le responde: “No lo sé, yo se lo voy a dar en una bolsita”. (En el público, algunos se ríen, otros se caen del asiento...)

...............................................................................................................................

- Don Huesito. ¿Por qué en el circo las focas miran siempre hacia arriba? Porque es donde están los focos. (El público se queda instantes pensativo, y luego pilla el chiste malo)

- Fuzzya. En una agencia de empleo dice una persona: “Hola, ¿tiene algún trabajo para mí?”, y dice otra: “Hmmm, puede ser, ¿le interesa de jardinero?”. Y a esto responde la primera persona: “¿Dejar dinero? ¡Pero si quiero que me lo den!”

...............................................................................................................................

- Paratroopi. Esto es otro hombre que va a un restaurante. Cuando llega el camarero, el hombre le dice: “Oiga, ¿el pescado viene sólo?”. El camarero le responde: “No. Se lo traigo yo”. (El público se ríe a carcajadas, y Almohadius queda inmovilizado por el ataque)

...............................................................................................................................

- Guydo. Una persona dice: “Hola, ¿está Agustín?”. Y el otro responde: “No, estoy incomodín”. (La gente aplaude a Guydo durante unos segundos, se rie un poco)

- Popkey. ¡Jajaja! Muy buena, Sargento Guydo. (Cambia su cara de repente) ¡Ostras! No debería haber dicho eso, eres mi contrincante, ejem... Un niño llega y dice: “Mamá, ¿por qué en el colegio me llaman despistado?”. Y la mujer responde: “¡Niño, esta no es tu casa!”. (La gente suspira, y Popkey les mira y se cabrea) ¡¡Reiros!! ¡Panda de sosos! (Su carácter cambia repentinamente) Me voy a llorar a otra parte, buaaah... (Se va del campo llorando ante la mirada de todos, y en especial de Guydo)

- Guydo. Esta está loca...

...............................................................................................................................

- Paratroopi. Este es el turno decisivo. He guardado el chiste con el que ganaré esta primera fase.

- Almohadius. (Su cuerpo gira y se activa una cuenta atrás) En treinta segundos, si tu chiste no ha terminado, acabaré contigo... (Empieza a acumular energía del sol para cargar su ataque final)

- Paratroopi. ¿En qué se parece una toalla y una calculadora? En que con la calculadora se calcula y la toalla seca el culo. (El público se rie a carcajadas. El contador de Almohadius se para y de él salen rayos de luz. Almohadius queda derrotado y el árbitro levanta el brazo de Paratroopi)

- Árbitro. ¡Aquí tenemos a uno de los ganadores de la primera fase del concurso! (El público se levanta de sus asientos y aplaude)




(Finaliza la música 2)

...............................................................................................................................

(Todos los participantes miran un gran tablón en el que aparecen los ganadores)

- Paratroopi. ¡Gané!

- Spiriny. ¡Y yo!

- Don Huesito. Yo también, jeje.

- Fuzzya. Sí, cuesta entender que detrás de un Huesitos aburrido se esconda un buen contador de chistes malos.

- Korokoopa. ¡Yo también gané! Fastídiate, Goombilón. (Goombilón sale serio del lugar)

_______________________________________________________________

(Continúa la música 1)

(Dos minutos quedan de cuenta atrás en la base del Gran Hermano Martillo. El Paratroopa A ya ha derrotado al Triángulo de Fuego. Este se dirige al explosivo adherido a la pared y se pone a mirar su gran cantidad de cables y sus varios botones)

- Paratroopa A. ¡Ahh! ¿Cuál será el botón o el cable correcto? (Mira a Tortocuaz, quien sigue inconsciente en el suelo. Le levanta la cabeza, le da un par de tortas y cuando ve que no responde le deja de nuevo en el suelo) ¡Maldita sea! (Se queda pensando) El Gran Hermano Martillo tal vez siga en la base. ¡Se va a enterar!

...............................................................................................................................

(Queda un minuto. En otra parte de la base, el Gran Hermano Martillo camina en dirección a la salida. Suena un ruido y este mira atrás. Al no ver nada, continúa caminando. Segundos después, el Paratroopa A se abalanza sobre el Gran Hermano Martillo y ambos caen al suelo. Luchan por levantarse hasta que quedan 45 segundos. El Paratroopa A se pone de rodillas encima del Gran Hermano Martillo)

- GHM. Adelante, acaba conmigo ya.

- Paratroopa A. Hmmm... Esperaba que dijeras: “¡Oh! ¡Pero cómo has podido escapar!”

- GHM. No me sorprende. Tú crees que eres el único al que le ocurren cosas como esta, ¿no? Pues estás muy equivocado.

- Paratroopa A. ¿Qué?

- GHM. ¡Todo esto no lo he montado por ti! Yo pensé que habías muerto. Mi verdadero enemigo es un trío de payasos.

(El Paratroopa A se pone a pegar al Gran Hermano Martillo repetidas veces. Cuando quedan quince segundos y una señal de alerta ha sonado, el Paratroopa A está de rodillas encima del Gran Hermano Martillo, quien está sangrando y está sonriente)

- Paratroopa A. ¡De qué te ríes!

- GHM. De que has sido tan tonto como tus hermanos, je, je...

- Paratroopa A. ¡Maldito! (Sigue pegándole en la cara, pero cuando en una pantalla cercana ve que quedan pocos segundos, le deja. Quedan cinco segundos, cuatro, tres... El Paratroopa A se tapa la cara con sus manos y el Gran Hermano Martillo sigue en el suelo. Quedan tres segundos, dos, uno... Pero nada ocurre. El contador retrocede a dos minutos de cuenta atrás, y tanto el Paratroopa A como el Gran Hermano Martillo quedan sorprendidos)

...............................................................................................................................

- Tortocuaz. (En otra parte de la base, en la habitación del Gran Hermano Martillo, ha tocado un botón en el explosivo, de tal modo que aún quedan dos minutos más antes de que la base explote. Tortocuaz sigue herido, sentado en el suelo) Que te den... Gran Estúpido...

...............................................................................................................................

(De nuevo, en otra parte de la base, el Paratroopa A mira a la pantalla)

- Paratroopa A. Es... ¡es un milagro! Gran Hermano Martillo, ahora sí que tendré tiempo de... (se gira y no le ve) ¡Eh! ¡Dónde te has metido! (Se asoma por una ventana y ve varios barcos zarpando rápidamente. El Gran Hermano Martillo está en uno de ellos)

- GHM. Nos volveremos a ver, querido enemigo. Nos volveremos a ver... (habla en tono bajo con un Hermano Martillo) ¡Psst! Dile al que dirija todo esto que vaya al Reino Judía.

- Hermano Martillo. ¿Pero no íbamos al Reino Champiñón?

- GHM. Eso lo dejaremos para más tarde, cuando hayamos reclutado a más unidades. (Saca otro mando con un botón rojo y presiona el botón. Las ventanas de la base se cierran, dejando al Paratroopa A encerrado)

- Paratroopa A. ¡Maldita sea! (Piensa un momento) Voy a ver si ese secuaz del Gran Hermano Martillo se ha despertado.

...............................................................................................................................

(Cuando queda un minuto, llega el Paratroopa A a la habitación del Gran Hermano Martillo y encuentra a Tortocuaz sentado en el suelo, apoyado en una pared)

- Paratroopa A. (Se acerca a Tortocuaz) ¡Eh! ¡Despierta! (Tortocuaz abre los ojos) Madre mía, tu cabeza está sangrando. ¿Por qué te ha hecho esto tu jefe?

- Tortocuaz. (Sonríe durante unos instantes) Por tener conciencia...

- Paratroopa A. Tú has retrocedido la cuenta atrás, ¿verdad? (Tortocuaz asiente difícilmente) Necesito que desactives esto.

- Tortocuaz. Eso debe de estar controlado por uno de los cables, pero viendo todos los que hay, la probabilidad de acertar es mínima...

- Paratroopa A. ¿Y sabes cómo abrir las ventanas? Tenemos que escapar.

- Tortocuaz. Yo no puedo escapar... Mírame. No me queda mucho de vida.

- Paratroopa A. ¡Al menos deja que yo escape! ¿No querrías vengarte de tu jefe? Yo me encargaré de ello, pero debes dejar que escape.

- Tortocuaz. (Mira al Paratroopa A durante unos segundos) Está bien, vete de aquí... (alza la mano, toca unos cuantos botones y las ventanas automáticamente se abren) ¡Vete de aquí ya! (El Paratroopa A sale volando rápidamente del lugar. Quedan 20 segundos para la explosión. En mitad del mar, el Helibote de Shy Guys en el que se encuentran estos y el Hermano Koopa Amarillo vuela en dirección a la base)

- Koopa Amarillo. Me dijo que se encontraría por aquí, pero no veo nada...

- Shy Guy 1. Chicos, creo que lo he encontrado. Se encuentra en el horizonte.

(La base explota y se ve una fina columna de humo que sale por el horizonte)

- Shy Guy 2. ¡Ostras! ¡Eso ha sido una explosión!

- Koopa Amarillo. Pues me parece que ya no se encuentra en ningún sitio la base... Volvamos al Reino Champiñón para contárselo a Kamek)

(Pausa la música 1 para siempre ya)

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Bowser, a la sala de Kamek llegan los tres Shy Guys y el Hermano Koopa Amarillo)

- Kamek. ¿Por qué venís todos tan deprisa? ¿Habéis encontrado la base del Gran Hermano Martillo?

- Koopa Amarillo. Eh... Se podría decir que sí y no.

- Kamek. ¿Cómo que sí y no?

- Shy Guy 3. Jefe Kamek, yo y mis compañeros hemos presenciado una explosión a lo lejos cuando nos dirigíamos a la base del Gran Hermano Martillo.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¿Y para qué explota?

- Koopa Amarillo. Kamek, las cosas no suelen explotar para algo, sino por algo...

- Kamek. ¿Y por qué explotó entonces?

- Koopa Amarillo. ¿Y yo qué sé? Si lo vimos desde lejos. Tal vez sabían que veníamos, o tal vez explotó solo.

- Kamek. Ya, claro. Las cosas explotan solas porque sí.

(Aparece Don Huesito detrás de la puerta de entrada)

- Don Huesito. ¿Que no? ¿Y el Big Bang que originó el universo?

- Kamek. Don Huesito, ¿nos estabas espiando?

- Don Huesito. No, por favor, ¿pero cómo podéis pensar eso de mí? (Se empieza a reir, pero para en seco) Bueno, me voy a... pasear por el pasillo... (Se va de la escena)

- Koopa Amarillo. (Mira a Kamek con los ojos bien abiertos) Oye, tus secuaces están cada vez peor de la cabeza, ¿eh?

- Kamek. A ver, por dónde íbamos... Ah, sí. (Se cabrea) ¡Inútiles!

- Koopa Amarillo. ¿Inútiles? ¿Por qué?

- Kamek. Por haber llegado tarde al lugar de los hechos. Si os hubiérais dado más prisa, habríais descubierto la causa de la explosión.

- Koopa Amarillo. (Se lleva la mano a la cabeza y se la quita) Kamek, si nos hubiéramos dado más prisa habríamos muerto en la explosión.

- Kamek. Mirad, no sé qué más decir. Seguiremos con esto mañana, que mi madre aún no ha vuelto a casa y me tiene preocupado.

- Koopa Amarillo. ¿A ti preocupado? Pero si pensé que te la querías quitar de encima.


- Kamek. No, yo no estoy preocupado, me preocupa la que pueda liar en el castillo.

(En uno de los pasillos del castillo, camina Korokoopa)

- Korokoopa. Je, je. Premio, estás cerca de ser mío... (se encuentra con Paratroopi y Guydo, los dos con cara triste) Cabo Paratroopi, Sargento Guydo, ¿qué ocurre? (Se ríe un poco) ¿Es por la inevitable derrota de Goombilón de antes?

- Paratroopi. (Casi a punto de llorar, al igual que Guydo) Hemos intentado reanimarle, pero no hemos conseguido nada...

- Korokoopa. ¿Uh? ¿Pero qué dices?

- Guydo. El Recluta Goombilón ha... ha muerto... (Korokoopa palidece y se apoya en una pared)

- Korokoopa. Ma-madre mía. Esto no puede estar pasando. (Segundos después sale corriendo en dirección a la habitación del Trío de Élite) ¡Goombilón! ¡Lo siento!

- Guydo. Korokoopa, ¡espera! (Korokoopa no le escucha y sigue corriendo. Guydo le dice a Paratroopi) Creo que ha sido un malentendido. Yo quería decir que había muerto sentimentalmente.

- Paratroopi. ¿Y?

- Guydo. ¡Que se va a pensar que está muerto de verdad! Y sólo está deprimido.

- Paratroopi. (Casi se le escapa la risa) Vaya sorpresa se va a llevar...

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite, Goombilón se encuentra durmiendo de espaldas a la puerta de entrada. Korokoopa entra rápidamente y ve a Goombilón de espaldas)

- Korokoopa. Ostras... (se pone la mano en la boca de la impresión) Está muerto... (Se acerca a Goombilón y casi se le saltan las lágrimas) Yo... yo lo siento mucho, Goombilón. Si hubiera sabido que actuarías de esta forma... (Goombilón pega tal ronquido que se despierta y deja a Korokoopa muy pálido y sin palabras) ¡¡¡Ahhhh!!!

- Goombilón. (Oye a Korokoopa y pega otro grito) ¡¡Ahhhh!! ¡¿Qué haces así?!

- Korokoopa. ¡No! ¡Qué haces tú así! Deberías estar muerto.

- Goombilón. ¡¿Qué?! ¿Me... me vas a matar?

- Korokoopa. ¡Qué no! Te vas a matar a ti mismo.

- Goombilón. ¿Yo? Korokoopa, no te entiendo.

- Korokoopa. (Se tranquiliza) Yo tampoco... Vamos a empezar de nuevo. Guydo y Paratroopi me han dicho que estabas muerto.

(Llegan Guydo y Paratroopi muy apresurados)

- Paratroopi. ¡Ya estamos aquí!

- Guydo. Te dije en efecto que estaba muerto, sólo que sentimentalmente. No me dejaste acabar.

- Korokoopa. (Con los ojos abiertos como platos) Bueno, bueno. Esto ya supera los límites de la cordura, ¿eh? (Mira a Goombilón) Si estás así por lo del concurso, lo siento mucho, pero he ganado y tienes que asumir que no ganarás las 15.000 monedas de oro.

- Goombilón. (Muy entristecido) Yo no quería el dinero. Quería que me grabaran para poder hablarle a Bombazulina y quién sabe si para poder explicarle lo que ocurrió...

- Korokoopa. Caray. ¿En serio te importa tanto esa chica? (Goombilón asiente y Korokoopa se queda pensativo, hasta que dice) Bueno, si gano te dejaré que te entrevisten a ti. O por lo menos explicaré lo que te pasó en realidad.

- Goombilón. ¿En serio? ¿Harías eso por mí?

- Korokoopa. Sólo con una condición. Deja las fiestecitas nocturnas que tan poco me gustan, ¿vale?

- Goombilón. (Mira a Paratroopi y a Guydo, quienes le asienten. Vuelve a mirar a Korokoopa) ¡Hecho! (Korokoopa y Goombilón se abrazan)

(El día está acabando en el Reino Champiñón. El sol desaparece por el horizonte, dejando paso a la noche, que cada vez llega más tarde por la llegada del verano)

En el próximo episodio... (Microjuegos, luchas y un premio)

(En el Castillo de Bowser...)

- Bowser. ¡¡Kamek!! ¡Me dijiste que este concurso me haría ganar más dinero del que iba a invertir, y aún no he visto ni una moneda!

- Kamek. Ya... No ha salido como esperaba...

- Bowser. Ya, ya lo veo. Pues o recuperas el dinero invertido, o de lo contrario lo pagarás con tu sueldo.

- Kamek. Pero amo Bowser, eso es mucho dinero...

- Bowser. Ya veo. Me parece que vas a volver a cobrar cuando seas un anciano.

...............................................................................................................................

- Korokoopa. Kamek, me apuesto lo que quieras a que no sacas a tu madre del castillo en menos de tres días.

- Kamek. Pues apuéstate el premio de 15.000 monedas de oro del concurso.

- Korokoopa. ¿Y si no gano?

- Kamek. Tranquilo, te dejaré hacer trampas.

- Korokoopa. Hecho, pero ten en cuenta que he apostado con cabeza. Si en tres días tu madre no está fuera del castillo, habrás perdido la apuesta y además me deberás pagar un 5% más.

...............................................................................................................................

(En la sala de Kamek...)

- Kamek. Es un edificio lleno de habitaciones para la diversión y el disfrute de todo el que vaya allí. Y hay piscina, gimnasio, teatro, más de 2.000 metros cuadrados de estancias...

- Kammy. ¿Tú dónde me quieres meter, en una residencia?

- Kamek. (Disimula) No, no... Es... Una urbanización nueva que han construido lejos, muy lejos de aquí...

- Kammy. ¿Pero no era un edificio?

- Kamek. ¡Ay, madre! Ve allí y entérate. Tal vez te guste.

- Kammy. No, yo no voy a esas cosas, que luego te sacan el dinero a lo tonto por todas partes. (Kamek aprieta sus dientes con fuerza)

...............................................................................................................................

(Fuera del castillo, en el campo de combate)

- Árbitro. ¡Bienvenidos a la segunda fase del concurso! Esta será la fase de eliminación. Sólo quedarán dos ganadores, que competirán en la última y tercera fase por el trofeo del concurso y por nada más y nada menos que... ¡15.000 monedas de oro! (El público silba y aplaude)

- Korokoopa. (Mira a todos sus contrincantes y piensa para sí mismo) Je, je. ¿Quién superará además de yo seguro la segunda fase...? Jajaja

...............................................................................................................................

(En la sala de Kamek...)

- Kammy. Hijo, tengo que decirte algo...

- Kamek. ¿Sí?

- Kammy. He estado pensando bien lo que me dijiste y… me voy de casa.

Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.