FANDOM


Resumen

¿Quién podría decir en el Reino Champiñón que conservar un castillo tan antiguo pudiera dar mucho dinero? De nuevo los habitantes del castillo competirán por un premio que pueden llegar a ganar. ¿Quién de ellos lo conseguirá?

(En la habitación de Don Huesito, se encuentran él y Roger hablando muy contentos)

- Roger. Y eso es lo que me pasó el día en que mi jarrón se rompió un poco. (Don Huesito se ríe)

- Don Huesito. Jajaja. Roger, me encantan tus historias. Nunca me lo había pasado tan bien con nadie en este castillo. Ni con Fuzzya siquiera...

- Roger. Uh... He oído muchas veces cómo haflas de Fuzzya. (Sonríe) A ti te gusta, ¿eh?

- Don Huesito. (Se sonroja) ¿E-eh? No, no.

- Roger. Claro, ahora ya entiendo todo lo que me contaste sofre el fantasma en su hafitación.

- Don Huesito. (Aún más rojo) No, eso fueron... eh... coincidencias.

- Roger. Ya... Tú tufiste que decirle algo al Koopa Rojo ese para que se fuera, ¿no? ¿Qué le dijiste?

- Don Huesito. ¡Que yo no le dije nada!

- Roger. Fenga, a tu amigo Roger se lo puedes contar. Si no se lo foy a contar a nadie.

- Don Huesito. (Mira hacia abajo) Le dije que estaba loca...

- Roger. (Se empieza a reir) Jajajaja. Fueno, si piensa que su casa está poseida, razón no te falta.

- Don Huesito. Pero si todo era mentira. Yo sólo aproveché esa historia para ganármela, pero no siento que me esté acercando a ella.

- Roger. Consejo de amigo: ten paciencia, ya llegará el momento.

- Don Huesito. ¿Tú crees? (Roger asiente)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Fuzzya se encuentran ella, Korokoopa, Spiriny y Popkey charlando)

- Fuzzya. Aaahh... Por fin vuelvo a ser feliz en este castillo. Don Huesito tiene un amigo, el fantasma ya no me molesta... (Todos la miran confusos al oir eso, pero lo ignoran)

- Korokoopa. La verdad es que nos hemos quitado un gran peso de encima.

- Popkey. Tengo que ir al baño. ¿Dónde está, Fuzzya?

- Fuzzya. Al fondo a la derecha. ¿No son todas las habitaciones iguales en este castillo?

- Popkey. Ah, pues es verdad. (Se empieza a reir, pero para en seco y va al baño. Mientras tanto, los otros tres siguen hablando)

- Spiriny. ¿Alguien sabe quién ha invitado a la loca?

- Korokoopa. Yo. Y no está loca, es que tiene depresión y toma medicamentos.

- Spiriny. Pero, ¿aún no ha superado lo de que le dejara Bob-by?

- Korokoopa. Parece ser que no.

- Fuzzya. Pues ya lleva más de un año...

- Spiriny. ¿Y si le buscamos novio?

- Korokoopa. No, no. Yo ya no estoy para buscar nada más a nadie.

- Fuzzya. Esto es increíble. Nos empieza a molestar Don Huesito, conseguimos librarnos de él y ahora llega Popkey. (Alguien llama a la puerta. Fuzzya se levanta) ¡Voy! (Va hacia ella y la abre. Encuentra a Don Huesito al otro lado) Hola Don Huesito.

- Don Huesito. Buenos días, Fuzzya. ¿Te has cambiado de lazo?

- Fuzzya. (Le enseña su lazo ahora azul claro frente al verde que tenía antes) Sí, ¿qué tal me queda?

- Don Huesito. Muy bien.

- Fuzzya. ¿Qué querías?

- Don Huesito. Eh... Esto... Hmmm... ¿Querrías ir a mi habitación mañana a comer?

- Fuzzya. Eh...

- Don Huesito. O al bar del castillo, antes de que lo cierren, jeje.

- Fuzzya. (Mira con cara de frustración a Korokoopa y a Spiriny y vuelve a mirar a Don Huesito) Verás... Yo... ¿Y Roger?

- Don Huesito. Me lo paso con él muy bien, pero es que no quiero perder la amistad que tengo contigo.

- Fuzzya. Eh... (Cierra los ojos y los vuelve a abrir) Venga, vale. (Don Huesito se alegra y mueve su cabeza para ver a Korokoopa y a Spiriny) Y a vosotros os puedo invitar otro día si os apetece.

- Korokoopa. Yo... es que soy muy de estar en mi casa mucho tiempo.

- Spiriny. Yo soy... hmmm... muy exigente con la comida. Tengo unos gustos rarísimos.

- Don Huesito. Bueno, no pasa nada. ¡Hasta luego! (Don Huesito se va y Fuzzya cierra la puerta con cara triste y frustrada)

- Fuzzya. Ayy... ¡¿qué habremos hecho mal?!

- Spiriny. (Intenta aguantar la risa) Pues no sé, pero la verdad es que ahora puedes continuar la historia: ahora llega Popkey y vuelve Don Huesito. (Korokoopa y Spiriny se ríen a carcajadas)

- Fuzzya. No tiene gracia. Por querer librarnos de un problema ahora tenemos el doble. Estoy por juntar a Don Huesito y a Popkey, a ver qué pasa.

- Korokoopa. Oye, pues no es mala idea. ¿Por qué no probamos?


Diálogo

(En un programa de televisión que está viendo el Trío de Élite, aparece un presentador Toad hablando)

- Guydo. ¡Por fin el amo Bowser hace algo bueno por nosotros!

- Paratroopi. Sí. El hecho de haber puesto una televisión en cada habitación del castillo ha sido un detallazo.

- Goombilón. Y también un ordenador por habitación. Estoy enganchado a un juego de serpientes que hay en una página.

- Guydo. Pero por otra parte algo no encaja. ¿Por qué de repente tanto regalo?

- Paratroopi. Tal vez por ser comienzos de vacaciones.

- Goombilón. Hay reunión dentro de una hora en la sala de reuniones. Seguro que nos dicen algo como que lo vamos a pagar todos con nuestro sueldo.

- Paratroopi. Goombilón, no seas tan pesimista.

- Goombilón. No lo sería, si no se hubiera ido Bombazulina hace unos nueve meses... (se pone a llorar)

- Guydo. ¡Ya estamos otra vez! Paratroopi, ¿por qué le dices eso?

- Paratroopi. Oye, que lo que he dicho no iba con ninguna intención.

- Guydo. En fin, vamos a ver la tele. A ver si nos calmamos un poco todos.

(El presentador del programa de la televisión sigue hablando)

- Presentador. Mañana se celebrará una votación absurda de puertas antiguas. ¡Llama al número que aparece en pantalla y dinos tu dirección para que podamos examinar y decidir cuál es la puerta ganadora!

(Guydo y Paratroopi se miran)

- Guydo. Estos no saben lo que decir para ganar audiencia...

- Paratroopi. Oye, ¿y por qué no participamos? Si por algo se caracteriza este castillo es por ser más antiguo que... hmmm... ¿qué es muy antiguo?

- Guydo. La madre de Kamek.

- Paratroopi. Puf, yo creo que este castillo tan viejo no es... (se empiezan a reir los dos)

_______________________________________________________________

(En la sala de reuniones del castillo, se encuentran bastantes soldados sentados en los asientos frente a Kamek, subido en una plataforma con un micrófono)

- Kamek. Buenos días, queridos secuaces, y bienvenidos a esta reunión.

- Ratónito. Hacía tiempo que no convocabas una.

- Kamek. Esto pasa porque últimamente el castillo ha estado relativamente tranquilo.

- Ratónito. (Aguanta la risa) Eso que has dicho no te lo crees ni tú.

- Kamek. A ver, silencio. Hoy os informaré a todos sobre tres temas. Primero. Como ya os habréis dado cuenta todos habéis recibido varios regalos por habitación que seguro os habrás gustado, ¿no? (Todos asienten mientras piensan...)

- Todos. Que sean gratis, que sean gratis...

- Kamek. Pues me alegro porque no os costarán nada. (Todos resoplan y aplauden a Kamek) Ya, ya. Todo esto no habría sucedido si no se hubiera producido lo que voy a contar por segundo. El amo Bowser ha participado en un concurso del que sin duda va a recibir el primer premio, de mucho dinero.

- Korokoopa. ¿Y cuál es ese concurso? ¿El de más cariñoso? (Todos se ríen)

- Kamek. (Serio) No. Es de puertas antiguas, o desgastadas o yo qué sé. No recuerdo bien. (Todos se miran extrañados, menos Paratroopi y Guydo, quienes se miran asustados)

- Fuzzya. Pero bueno, esto ya es alucinante. ¿Un concurso de puertas antiguas? ¿Quién en su sano juicio haría eso?

- Kamek. (Pone cara de alegría) El que os va a pagar gratis la tele y el ordenador, así que a callarse. Tercer punto de la reunión, vamos a votar para pintar las puertas del castillo menos la del amo Bowser, que ya están muy desgastadas. Manos arriba... (Muchos levantan las manos) Aprobado.

- Guydo. Yo y Paratroopi nos negamos a que nos pinten las puertas. (Varios compañeros se giran para mirarlos)

- Korokoopa. ¿Pero por qué? ¿Queréis pagar todo lo que nos han dado?

- Guydo. No, no. Ni mucho menos. Lo que pasa es que nosotros también hemos visto el concurso y hemos llamado. Y nadie nos va a quitar la oportunidad de arrebatarnos el dinero.

- Korokoopa. Cambiando de tema, ¿y Goombilón? Se me hace raro no ver al Trío de Élite completo.

- Paratroopi. Está deprimido de nuevo, dejémosle en paz.

- Ratónito. ¿Y cuál es el teléfono al que hay que llamar?

- Paratroopi. A ti te lo vamos a decir... Jaja.

- Ratónito. (Mira a Kamek) ¿Kamek?

- Kamek. Sí, tranquilo. Yo te lo daré cuando los Bloopers expulsen tinta amarilla. (Mira a Guydo y Paratroopi) Id preparándoos porque si no nos dejáis por las buenas, lo conseguiremos por las malas.

_______________________________________________________________

(Ese mismo día, por la tarde, Don Huesito y Roger hablan en la habitación de Don Huesito)

- Roger. ¿Qué tal fue todo, amigo?

- Don Huesito. ¡Genial! Me dijo que sí.

- Roger. ¡Perfecto! Ahora sólo queda el toque final.

- Don Huesito. ¿A qué te refieres?

- Roger. Cuando estéis juntos, debes fesarla. Así te la ganarás.

- Don Huesito. ¿Besarla? Vale, eso intentaré. (Alguien llama a la puerta) Voy yo. (Don Huesito abre la puerta y ve a Guydo y a Paratroopi) Buenos días.

- Guydo. Hola Don Huesito. Verás... ¿está aquí Roger? Hemos preguntado a Fuzzya y nos ha dicho que podría estar aquí.

- Roger. (Se asoma cerca de Don Huesito) ¿Sí? ¿Qué queréis?

- Paratroopi. ¿Recuerdas que cuando te trajimos a este reino nos dijiste que nos debías un favor?

- Roger. Ajá.

- Paratroopi. Pues te necesitamos.

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite se encuentran los tres secuaces descansando. Goombilón sigue deprimido. Alguien llama a la puerta y va a abrir Paratroopi)

- Paratroopi. Buenos días, jefe Kamek.

- Kamek. Hola. Atención, prueba de entrenamiento mensual.

- Paratroopi. ¿Cómo que prueba de entrenamiento? Pero si nunca hemos hecho ninguna.

- Kamek. Por eso vais a empezar hoy.

- Guydo. (Se mete en la conversación) ¿Y en qué consiste eso?

- Kamek. Nada, vais a tener que correr unos minutitos por un campo para mantener vuestra condición física. Es algo que vamos a tener que hacer absolutamente todos a partir de esta semana. (Saca su varita mágica, apunta al suelo y de él aparece una tubería gris) ¡Meteos en la tubería!

- Guydo. Pero jefe Kamek...

- Kamek. (Su cara se oscurece y de sus gafas salen llamas) Que os metáis.

(Guydo y Paratroopi se meten en la tubería y Kamek se teletransporta mágicamente a otro lugar)

...............................................................................................................................

(El final de la tubería conecta con una pista circular de unos 100 metros de largo. Guydo y Paratroopi caen al suelo de esa pista. Miran a su alrededor y sólo ven decoraciones y fondos de la versión NES del Super Mario Bros. 1)

- Guydo. Ostras, no habremos caído en el mundo –1, ¿no?

- Paratroopi. No creo... (sale un altavoz colgado del cielo)

- Altavoz. (Dice con voz de Kamek) Hola de nuevo, secuaces. La prueba de hoy será, como ya dije, de correr. A vuestras espaldas se encuentra un Chomp Tiburón. (Guydo y Paratroopi se asustan) No os preocupéis, está controlado. Si corréis lo suficiente no hay por qué preocuparse. Preparados, listos... ¡Ya! (Guydo y Paratroopi se ponen a correr como locos, perseguidos por el Chomp Tiburón. Mientras tanto, en una habitación con ordenadores en el Castillo de Bowser, se encuentran Kamek y Korokoopa)

- Kamek. Ale, ya están fuera de juego. ¡A pintar se ha dicho! (Antes de ponerse a caminar mira a Korokoopa) Estarán retenidos lo suficiente, ¿no?

- Korokoopa. No te preocupes. No hay forma de llegar a la tubería sin plataformas, pero de todas formas te avisaré si veo algo raro. (Kamek sale de la sala tranquilo)

...............................................................................................................................

(Fuera de la habitación de los tres secuaces se encuentran Kamek y dos Pokeys sin espinas con pintura roja brillante por todo su cuerpo. Restriegan sus cuerpos por la puerta de la habitación, pintándola y dejándola como nueva)

- Kamek. ¡Perfecto! Ha sido más fácil de lo que pensé... (Se van del lugar. Cuando todo parece tranquilo, de la puerta se despega Roger, todo pintado de rojo. Tras él deja al descubierto la puerta de la habitación de los tres secuaces, que sigue pareciendo tan antigua como antes)

- Roger. (Se mira todo su cuerpo rojo) ¡Ahh! Estoy horrifle. (Mira la puerta) Al menos ha serfido lo que he hecho. (Vuelve a unir su cuerpo gelatinoso rojo al jarrón con flores que hay cerca de la puerta y se va del lugar)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Paratroopi y Guydo corren para salvarse del Chomp Tiburón que les persigue)

- Paratroopi. ¡Hay que hacer algo o vamos a acabar muy mal!

- Guydo. ¡Rápido, cóje mi cuerpo y elevémonos hacia la tubería! (Paratroopi hace lo que Guydo le dice. Korokoopa les ve a través del ordenador)

- Korokoopa. ¡¿Serán...?! Si quieren guerra la van a tener. (Empieza a teclear en el teclado) A ver si podéis con estos antivirus, jeje...

(Mientras Paratroopi y Guydo están a punto de alcanzar la tubería de salida, aparecen tres Muertejuelos[1]. Uno de ellos mete a Guydo en una burbuja y se coloca entre los brazos de Paratroopi)

- Paratroopi. Guydo, qué pegajoso te has vuel... (mira al Muertejuelo y lo suelta) ¡Ahhh! ¡Sargento Guydo! (Mira por todos lados y encuentra la burbuja que atrapa a Guydo. Esta está sujetada por dos Muertejuelos) ¡Soltad, condenados bichos! (Uno de los Muertejuelos se acerca a Paratroopi y le pone una cara aterradora) ¡Ahh! (Paratroopi le da un manotazo y se lo quita de en medio. Va hacia la burbuja, la explota y se lleva a Guydo)

- Korokoopa. Pero bueno, ¡estos antivirus son una basura!

(Paratroopi y Guydo salen de la tubería y se encuentran a Kamek)

- Kamek. ¡Pero, ¿qué hacéis aquí?! Si no he dado la orden de que saliérais.

- Guydo. Kamek, ¡¿nos querías matar o qué?!

- Paratroopi. Más que nada queremos saberlo porque hay maneras más fáciles de hacerlo.

- Kamek. Bueno, ya da igual que os lo explique. He conseguido pintar vuestra puerta. ¡Estáis acabados, Trío de Élite!

- Guydo. (Intenta contenerse la risa) ¿Estás seguro?

- Kamek. Pues claro. Lo he visto con mis propios ojos.

- Paratroopi. (Riéndose) ¿No has notado nada extraño en la puerta?

- Kamek. (Mira a Guydo y a Paratroopi confuso) No... ¿Qué habéis hecho?

- Guydo. Eso es lo que vamos a comprobar.

...............................................................................................................................

(Cuando Kamek, Paratroopi y Guydo llegan a su habitación, el Magikoopa se queda boquiabierto al ver que la puerta no está pintada)

- Kamek. Pe-pe... Pero, ¿qué? No puede ser possible, ¡si lo vi! ¡¿Qué habéis hecho?!

- Paratroopi. Ah... Pequeños trucos.

- Kamek. Esto no quedará así, ¿me oís? ¡Esto no quedará así! (Sale el Chomp Tiburón, engancha con su cadena el cuerpo de Kamek y sale del castillo arrastrando por el suelo a su presa. Esto genera muchísimo ruido en toda la edificación. Por otra parte, en la sala de Don Huesito se encuentran este y Fuzzya comiendo)

- Fuzzya. Hmmm... Me parece un poco pronto para comer, pero no pasa nada.

- Don Huesito. (Recuerda en su cabeza lo que le dijo Roger) Fu-Fuzzya...

- Fuzzya. ¿Sí?

- Don Huesito. Yo... (Ambos oyen los ruidos que provoca el Chomp Tiburón. Fuzzya se va de la mesa y sale de la habitación)

- Fuzzya. ¡¿Qué es todo ese ruido?! (Ve que nadie la contesta y se pone a caminar por el pasillo en busca de una respuesta, dejando a Don Huesito solo y frustrado. Mientras tanto, Guydo y Paratroopi se miran el uno al otro en el pasillo de la segunda planta)

- Guydo. Kamek se ha metido en un buen lío...

- Paratroopi. ¿Deberíamos ir a rescatarlo?

- Guydo. Por supuesto que sí, Paratroopi. Pero ya que por su culpa él está así, dejemos que disfrute de su momento un poco... (Guydo y Paratroopi se ponen a caminar lentamente)

_______________________________________________________________

(En la sala de reuniones del castillo se encuentran reunidos todos los trabajadores de mayor rango que los soldados normales. En la plataforma central se encuentran Guydo y Paratroopi, frente al grupo que les observa)

- Korokoopa. ¿Por qué nos han reunido todos de nuevo?

- Fuzzya. Esto ya cansa. Que todos tenemos más cosas que hacer a parte de esto.

- Don Huesito. (Mira a todo el mundo) ¡Eso!

- Spiriny. ¿Y qué hacen el Sargento Guydo y el Cabo Paratroopi ahí subidos?

- Popkey. (Pone cara de susto) ¡Seguro que se van a rebelar contra su superior Kamek! ¡Aaaahhh! (Todos la mandan guardar silencio y Popkey se calla)

- Goombilón. Que no. Es algo que le ha pasado a Kamek. (Todos se giran sorprendidos para ver a Goombilón, y tras varios segundos, vuelven a mirar a Guydo y a Paratroopi)

- Guydo. (Coge el micrófono) Ejem. Lo explicaré lo más breve posible. Seguro que muchos de vosotros habéis notado el ruido de hace unas horas, ¿verdad? (La gente asiente) Pues era un Chomp gigante que salió de una tubería y que se llevó a rastras a Kamek. (Todos se ponen a hablar entre ellos sobre lo contado) Silencio. ¡Silencio!

- Paratroopi. ¡¡¡Silencio!!! (Todos se callan. Paratroopi se queda sorprendido por el grito que ha dado)

- Kammy. ¡Qué le habéis hecho a mi hijo! ¡Confesad!

- Guydo. Caray, Kammy Koopa. No me imaginaba que iba a mostrar tanta preocupación por Kamek. Como se nota que en el fondo le quiere...

- Kammy. No digas bobadas. Lo que pasa es que si no está él, yo tendré que pagar su parte de impuestos.

- Guydo. En fin... Dejando al lado el tema, debemos ir a buscarlo. ¿Algún voluntario que nos acompañe? (Nadie levanta la mano)

- Korokoopa. Yo me ofrecería voluntario si supiera dónde se encuentran exactamente...

- Guydo. Creo recordar que iban en dirección al Bosque Encapotado.

- Korokoopa. Ah, pues entonces retiro lo dicho. No voy.

- Paratroopi. (Pone tono de ruego) Korokoopa...

- Korokoopa. No pienso jugármela contra un Chomp Tiburón como ese.

- Spiriny. ¿Por qué dices “como ese” si no lo has visto?

- Korokoopa. Eh... Esto... Está bien, lo diré. Ese Chomp es mío.

- Fuzzya. ¡¿Cómo que tuyo?! ¿Te has hecho cuidador de bestias?

- Korokoopa. No. O sí. O yo qué sé. Estaba muy bien protegido hasta que Paratroopi y Guydo se escaparon de la jaula gigante y no sé cómo consiguió salir también el Chomp.

- Guydo. A ver, eso se habla después. Ahora yo quiero saber quiénes nos acompañaréis para salvar a Kamek. (Nadie levanta la mano de nuevo. Guydo se queda asombrado) Está bien. El Trío de Élite irá sólo...

- Fuzzya. Compréndelo, Sargento Guydo. Ninguno queremos a Kamek tanto como para arriesgar nuestras vidas. No ha sido un buen jefe.

- Goombilón. (Se levanta de su asiento enfadado y sube a la plataforma para alcanzar el micrófono) Qué pena me dáis. Dejando a uno de los nuestros a su suerte. Vale que el jefe Kamek no haya sido el mejor jefe que pueda haber tenido este castillo, pero estoy seguro de que es mejor que muchos más que podrían estar en estos momentos en su puesto... Ejem... (hace gestos para señalar a Kammy Koopa)

- Kammy. Oye, ¿qué insinúas? Yo he sido una jefa excelente en mis tiempos.

- Goombilón. ¿Si hubiérais sido uno de vosotros la víctima que ahora es Kamek, creéis que no os habría intentado rescatar él? Os debería dar vergüenza quedaros aquí sin hacer nada, después de todo lo que ha hecho él para que sigáis en este castillo todos vosotros hoy... (Goombilón se baja de la plataforma y Guydo coge el micrófono)

- Guydo. En fin... Gracias a todos por al menos haber venido a la reunión... (Antes de que Guydo apague el micrófono, Korokoopa habla)

- Korokoopa. Yo quiero acompañaros. Goombilón tiene razón, se lo debemos a Kamek.

- Spiriny. Y yo.

- Fuzzya. Yo también. (Mira a Don Huesito) ¿Y tú qué dices?

- Don Huesito. Que si tú vas, yo te acompaño.

- Popkey. Si váis todos yo no seré menos. ¡Qué ilusión que nos vayamos todos de viaje! (Todos la miran con cara rara)

- Roger. (Sale del jarrón con flores situado al fondo de la sala) ¡Yo tamfién me apunto! Contad conmigo.

- Guydo. (Atónito) No... No tengo palabras.

- Paratroopi. Yo tampoco. (Mira a Kammy) ¿Y tú, Kammy Koopa?

- Kammy. (Despierta de la corta siesta que se había echado) ¿Eh?

- Paratroopi. Que si vas a acompañarnos para rescatar a Kamek.

- Kammy. Ah, no, no.

- Guydo. Kammy, ¿es que no te vas a cansar de las diferencias que tenéis tú y tu hijo?

- Kammy. (Cambia de opinión) Retiro lo dicho. Voy a ir a derrotar a ese Chomp. (Todos se alegran)

- Guydo. ¡Guay! Sabíamos que en el fondo... fondísimo le quieres.

- Kammy. Ay, ¡qué pesados estáis! Si voy allí es porque no pienso permitir que se pierda la varita que le regalé a Kamek por su quince cumpleaños. (Todos se quedan un poco decepcionados)

- Paratroopi. Bueno, eh... Todo sea por salvar al jefe Kamek. (Todos miran ahora a Ratónito)

- Ratónito. ¿Qué miráis? Ah. Si lo queréis saber, sí. Sí os acompaño. (Todos aplauden a Ratónito) Porque pienso darle una lección a ese Chomp. Sin Kamek, ¿con quién voy a discutir y pelearme?

- Guydo. Bueno. Pues ya estamos todos. ¡Vamos en busca de Kamek!

...............................................................................................................................

(Fuera del Castillo de Bowser, cerca de las puertas de este caminan todos los personajes reunidos anteriormente)

- Guydo. ¡Adelante, Equipo de Rescate!

- Todos. ¡Adelante!

- Guydo. ¡Vamos a rescatar a Kamek!

- Todos. ¡Vamos!

- Popkey. Amigos, esperad. (Todos se paran y miran a Popkey) Tengo que ir al baño antes de salir. (Entra rápidamente en el castillo. En ese mismo momento sale Bowser)

- Trío de Élite. A-amo Bowser. ¿Qué hace aquí?

- Bowser. Me decepciona que no contéis conmigo para las excursiones. (Sonríe) ¡Vamos a por Kamek! (Todos dan un grito de ánimo)

- Fuzzya. ¡Shhh! Amo Bowser, Sargento Guydo, sigamos caminando que Popkey es muy pesada e inaguantable.

(Todos continúan su marcha sin esperar a Popkey)

_______________________________________________________________

(Una vez en el Bosque Encapotado, todos caminan. El Trío de Élite y Bowser son los únicos que caminan con paso firme. Los Boos ríen a lo lejos, asustando a los temblorosos secuaces)

- Fuzzya. Oye, yo mejor prefiero pensarme eso de ir por aquí. ¿Puedo echarme atrás?

- Goombilón. Fuzzya, ya no puedes abandonarnos.

- Don Huesito. Deberíamos haber traído armas de fuego.

- Guydo. Descuida, aquí tengo mi arma secreta. (Saca de su mochila un Lanza-Bills Bala.

- Don Huesito. Sargento Guydo, eso no le hará más que cosquillas al Chomp.

- Guydo. Para nada. Si presiono este botón... (le señala el botón) se transformará en un Lanza-Bills Banzai.

- Spiriny. ¡Guao! Yo quiero uno de esos. ¿Dónde lo compraste?

- Guydo. Se lo compré a Charles Bloquette cuando llegué a este reino. Era el último que tenía.

- Ratónito. Por favor, ¿podemos continuar caminando? Me estoy inquietando.

- Korokoopa. Uuuh. Ratónito, no me digas que tienes miedo.

- Ratónito. ¡¿Yo, miedo?! N-no sé lo que es eso. (Aparece cerca suya un Boo. Se ríe y asusta a Ratónito) ¡¡Aaaahhh!!

- Bowser. Ratónito, ¡deja de hacer el tonto!

- Ratónito. Amo Bowser, nos hemos metido a sabiendas en un bosque plagado de Boos que en cualquier momento nos pueden atrapar. ¿Quiénes somos aquí los tontos?

- Bowser. Tranquilo. En cuanto encuentre al Rey Boo hablaré con él para que nos despeje el camino.

- Paratroopi. Mientras tanto, que nadie se separe del grupo. ¡Repito! Que nadie se separe del grupo. Por separado los Boos pueden hacernos alucinar, pero todos juntos es imposible.

- Goombilón. No obstante, ellos intentarán hacer todo lo posible para separarnos.

(Delante de todo el grupo aparece el Chomp Tiburón)

- Chomp. ¡¡Woof!! (Todos pegan un bote del susto)

- Bowser. Aquí estás, bonito.

- Spiriny. ¡Ahhh! ¡Vamos a morir! (Todos empiezan a dar pasos lentamente hacia atrás menos Bowser y el Trío de Élite)

- Guydo. ¡Alto! ¡¡Alto!! No os vayáis. Es un Boo.

- Korokoopa. ¡¿Cómo que un Boo?! ¿Pero tú has visto esa bestia?

- Guydo. Los Boos al camuflarse siempre dejan alguna diferencia, por mínima que sea, con lo que imitan. Ese Chomp Tiburón no tiene cadena, y el que raptó a Kamek sí tenía.

- Ratónito. Ta-tal vez la haya cortado con su magia.

- Goombilón. Ya nos metimos una vez en un bosque encantado y la magia no funciona. Tenéis que tranquilizaros y el Boo se calmará. (Todos tranquilizan a tiempos diferentes. Una vez todos están calmados, el Chomp se transforma en diez Boos que se pierden por el Bosque Encapotado mientras se ríen)

- Bowser. (Mira a sus secuaces) ¿Lo véis? Era mentira. Vaya soldados tengo...

(Siguen caminando, hasta que pocos pasos después se encuentran otro Chomp Tiburón)

- Don Huesito. Oye, esto de los señuelos cansa ya. (Se acerca al Chomp Tiburón y le grita) ¡Queréis dejarnos en paz, Boos pesados! (El Chomp ladra fuertemente a Don Huesito, gira su cuerpo metálico y la cadena que tenía detrás sujetando a Kamek entra en contacto con él.Don Huesito sale disparado hacia un árbol y todos sus huesos se descomponen) Ouch...

- Fuzzya. ¡Don Huesito! ¿Estás bien? No te mueras, por favor. (Don Huesito se recompone en tres segundos)

- Don Huesito. Yo por ti sería incapaz de morir. Fuzzya, yo... (Kamek le interrumpe)

- Kamek. ¡Socorro!

- Trío de Élite. ¡Jefe Kamek!

- Fuzzya, Korokoopa, Spiriny, Ratónito y Roger. ¡Kamek!

- Don Huesito. (Apretando fuertemente los dientes de la frustración) Kamek...

- Bowser. ¡¡Secuaz!!

- Kamek. Habeis venido todos a rescatarme. No me lo puedo creer.

- Guydo. Pues claro. No pudimos dejarte atrás.

- Paratroopi. Aunque todo el mérito es de Goombilón, quien nos hizo recapacitar.

- Kamek. Estoy realmente orgulloso de... (El Chomp vuelve a girar su cuerpo 180 grados)

- Chomp. ¡¡Woof!! ¡Woof! ¡Woof!

- Kammy. (Sale de entre el grupo de secuaces, con su escoba entre las piernas) Oye, que esto no me funciona. ¡¿Por qué no vuelo?!

- Guydo. Kammy, que aquí no funciona la magia.

- Kammy. Pues vaya grupo de rescate estamos hecho.

- Guydo. No os preocupeis, que sé cómo se puede combatir a un Chomp Tiburón de metal.

- Todos. ¿Cómo?

- Guydo. ¡Con su propia medicina! (Saca su Lanza-Bills Bala, le da al botón y en cuestión de segundos se transforma en un Lanza-Bills Banzai) ¡Trágate el Bill de metal! (Dispara un Bill Banzai. El Chomp Tiburón lo esquiva, pero su cadena se rompre, liberando a Kamek. El Magikoopa se va con el grupo)

- Kamek. Yo os agradezco haberme rescatado, pero... ¿qué vamos a hacer con el Chomp? Todavía sigue vivo. (Todos miran a Guydo)

- Guydo. A mí no me miréis, que yo sólo traje una bala. (Todos se tiran al suelo dela frustración que tienen y se vuelven a levantar)

- Korokoopa. Pues estamos apañados.

(Aparece Popkey)

- Popkey. ¡Aquí estáis, condenados compañeros! Ni os habéis dignado a esperarme. Mientras estaba en el baño liberándome de los gases que tenía, vi cómo os marchábais sin mí.

- Fuzzya. Popkey, este no es el mejor momento...

- Popkey. ¿Por qué no? (Ve al Chomp Tiburón y se pone nerviosa) Ah, veo que tenéis visita... (abre sus ojos mucho y sus compañeros se preocupan)

- Don Huesito. Popkey, ¿te encuentras bien?

- Popkey. (Hace gestos de negación) ¿No hay algún baño por aquí? (Todos se apartan de Popkey) Creo que voy a... (de su boca sale una gran burbuja. Esta engloba por completo al Chomp Tiburón y desaparece en el cielo) Uf, por fin me libré de los gases... (Todos comienzan a aplaudir y saltar de alegría) ¿Qué os pasa?

- Korokoopa. ¡Popkey, eres la mejor!

- Fuzzya. Sentimos haberte dejado atrás.

- Popkey. ¿En-en serio? (Todos asienten y Popkey se alegra)

- Ratónito. Oye, yo creo que es hora de irse, ¿no? No vaya a ser que los Boos nos cojan cariño...

- Bowser. (Mira la hora con el reloj que tiene en su muñeca derecha) Rayos... ¡¡Rayos!! ¡Ya tiene que estar aquí el juez ese de las puertas antiguas!

(La tarde va acabando poco a poco y el sol va dejando paso a la luna para que con ella entre la noche y todo el Reino Champiñón se oscurezca. Un día más está acabando)


(Al día siguiente, en uno de los pasillos de la segunda planta caminan Guydo y Paratroopi hacia su habitación)

- Guydo. Parece cómico. No me puedo creer que al final nadie recibiera al juez y que quedáramos descalificados del concurso.

- Paratroopi. Kamek nos ha costado 10.000 monedas de oro. Esto Bowser no se lo perdona, te lo digo yo.

- Guydo. Bueno, lo importante es que está de vuelta y... que él se va a comer la bronca por una vez. (Guydo y Paratroopi se empiezan a reir. Justo al llegar a la puerta de su habitación la abre Goombilón y sale al pasillo)

- Goombilón. (Con gafas de sol y cargado de maletas) Buenos dias, amigos.

- Paratroopi. Goombilón, ¿a dónde vas?

- Goombilón. Lo he estado pensando y lo he superado por fin. Ya no estoy triste. ¿Y sabéis por qué? (Paratroopi y Guydo niegan con la cabeza) Pues porque si la montaña no viene a Goomboma, Goomboma tendrá que venir a la montaña.

- Guydo. No... No entendemos.

- Goombilón. Que me voy a recorrer el mundo en busca de mi amada. (Guydo y Paratroopi se miran ambos atónitos) Mirad, he marcado todos los territorios por orden de visita. Además de buscar a Bombazulina adquiriré cultura, como Don Huesito. (Camina en sentido contrario al que caminaban Guydo y Paratroopi)

- Guydo. Madre mía, pero si lo dice de verdad.

- Paratroopi. ¡Goombilón! ¿Nos piensas dejar solos aquí?

- Goombilón. Por supuesto que no. Venid conmigo si queréis. Yo me quedaré un día descansando cerca del aeropuerto de la Ciudad Champiñón antes de partir.

- Guydo. Pero Goombilón, nosotros tenemos cosas que hacer aquí...

- Goombilón. Sargento Guydo, somos amigos y lo entiendo perfectamente, pero por lo menos yo debo irme.

- Paratroopi. (Triste) ¿Y si te encuentran con el Gran Hermano Martillo en una de las tierras que visites?

- Goombilón. Tranquilo. Ya me las apañaré... (se gira y camina un poco arrastrando sus maletas. Tras unos pasos, vuelve a girarse) Cuidaos durante mi ausencia. Espero que sea lo más corta posible. (Se despiden y Goombilón sigue caminando)

...............................................................................................................................

(Por otra parte, en la tercera planta caminan Fuzzya y Don Huesito)

- Don Huesito. Aún sigo sin saber a dónde me llevas, Fuzzya.

- Fuzzya. Es una sorpresa.

- Don Huesito. (Se sonroja) Ah, ya veo por dónde vas... Fuzzya, tú y yo somos más que amigos, ¿sabes?

- Fuzzya. Claro. (Don Huesito se pone más rojo aún) Y como más que amiga tuya que soy, quiero que encuentres a alguien con quien estar el resto de tu vida. ¿Entiendes?

- Don Huesito. P-po-por supuesto que sí.

- Fuzzya. (Aparece Popkey) Pues aquí la tienes.

- Don Huesito. (Mira a Popkey y palidece) ¿C-cómo? No, esto debe de ser un error. (Fuzzya le interrumpe)

- Fuzzya. Uy, ¡qué buena pareja hacéis! Id conociéndoos, anda. (Fuzzya abandona el lugar muy feliz. Don Huesito se queda sólo con Popkey, frustrado)

Referencias

  1. Muertejuelos.
No sé exactamente su nombre en Español, pero sí su nombre en inglés (Grim Leecher) y de qué nombres proviene (muerte y sanguijuela). Así he inventado un nombre yo mismo.
200px-Purple Yoshi and Grim Leechers Artwork - Yoshi's New Island


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.