FANDOM


Máquina atención
En este episodio aparecen personajes y ocurren sucesos que no se corresponden con la historia. Este es un episodio independiente.
Máquina atención
Para facilitar la lectura y la música, abre dos pestañas con la misma página. Con una lees y con la otra comienzas y paras la música más rápidamente.

Resumen

Un montón de sucesos van a ocurrir al castillo muy semejantes a algunos que ocurrieron en la serie de televisión Aquí no hay quien viva. En este episodio aparecerán los personajes y las situaciones más destacadas de esta serie, una de las preferidas del creador de Los Tres Secuaces, que he querido representar.

Músicas

Las puedes encontrar en la sección de comentarios.

Allí no hay quien viva habitación Korokoopa

(Una noche cualquiera en el Castillo de Bowser, Korokoopa está en su cama durmieno tranquilamente junto con Kaproopa. De repente, empieza a sonar música del piso del Trío de Élite, encima del de Korokoopa, y Korokoopa se despierta)

- Korokoopa. ¡Ahh! (Se levanta de la cama) ¡Ya están otra vez con las fiestecitas!

- Kaproopa. (Se despierta, pero sigue con los ojos cerrados y con mucho sueño) ¿Hmmm?

- Korokoopa. Ya está bien de que nos tomen el pelo todo el rato. ¡Voy a subir a decirles un par de cosas! (Se pone los zapatos y el caparazón y se dirige a la puerta)

- Kaproopa. Espera... Que te acompaño... (se levanta lentamente de su cama)

- Korokoopa. Mejor, así impondremos más. (Los dos salen de su habitación)

...............................................................................................................................

(Una vez en el piso superior, Korokoopa llama a la puerta. Abre el Cabo Paratroopi)

- Paratroopi. ¿Sí? ¿Queréis pasar?

- Korokoopa. ¡No! ¡Quiero que apaguéis la música de una vez! Hay tanto ruido que no podemos dormir.

- Guydo. (Aparece al lado de Paratroopi) Perdona pero a nosotros el Trío de Élite Kamek no nos ha dado un informe donde se especifique el límite de ruido.

- Korokoopa. Claro, ¡porque no vive debajo de vosotros!

- Guydo. (Dice en un tono alegre sarcástico) Pues ale, a pasarlo bien. (Cierra la puerta. Paratroopi la vuelve a abrir)

- Paratroopi. (Mira a Kaproopa) Oye, Kaproopa, tú puedes entrar a la fiesta si quieres.

- Korokoopa. ¡Pero cómo te atreves! ¡Es mi hermana! Ya está, me habéis cansado. (Korokoopa se va furioso del lugar. Kaproopa aprovecha para hablar con Paratroopi)

- Kaproopa. Cuando mi hermano se duerma subo. (Paratroopi y Kaproopa sonrien)

...............................................................................................................................

(En el sótano del castillo, Korokoopa intenta abrir la puerta que conduce a la sala de contadores de este. Llega Ratónito)

- Ratónito. Korokoopa, ¿por qué haces tanta fuerza?

- Korokoopa. Porque esta puerta no se abre.

- Ratónito. Ya, será porque no tienes la llave.

- Korokoopa. Sí la tengo, (se la enseña) te la cogí prestada cuando no estabas en tu sala. (Ratónito mira extrañado a Korokoopa)

- Ratónito. Es que han cambiado la cerradura. El aparato que regula la luz y la electricidad lo han cambiado de posición.

- Korokoopa. ¿A dónde?

- Ratónito. Lo han puesto justamente en la fachada del castillo, entre tu ventana y la del Cabo Paratroopi. Eso sí, se necesita llave.

- Korokoopa. ¿Y por qué lo han puesto ahí? (Ratónito hace un gesto con los brazos de no saber nada) Es estúpido. (Cambia de opinión) No, ahora que lo pienso no es tan tonto... (Mira a Ratónito) ¿Tienes la llave?

- Ratónito. Sí.

- Korokoopa. ¿Me la enseñas?

- Ratónito. Korokoopa, no soy tonto...

- Korokoopa. Es que antes vi a uno con una llave especial en la mano. A ver si te la ha robado...

- Ratónito. ¿Qué? No, no. (Saca la llave) Aquí la tengo... (Korokoopa la coge rápidamente)

- Korokoopa. Graciaaas... (Se va rápidamente del lugar)

- Ratónito. ¡Eh, que si te descubren me la cargo! (Intenta perseguirle pero se cansa pronto) Uf, uf... ¡Luego me la devuelves cuando acabes de hacer lo que quiera que sea!

...............................................................................................................................

(Korokoopa se encuentra varios minutos después asomado por la vetana de su habitación. Extiende uno de sus brazos para llegar al panel cerrado que se encuentra en la fachada mientras sujta con el otro la llave para abrirlo y una antorcha para iluminarse)

- Korokoopa. (Mira hacia abajo un instante y vuelve a mirar hacia el panel) Ay... Espero no caerme. (Alcanza el panel e introduce la llave en la cerradura) ¡Bien! (Gira la llave, abre el panel y ve un montón de botones) Puf... A ver... (va moviendo de un lado al otro y ve el botón correcto) ¡Trío de Élite, segunda planta! (Toca el botón y la habitación del Trío de Élite se queda sin luz. Sólo alguna antorcha ilumina esa sala. Korokoopa cierra el panel riéndose, pero deja la llave metida en la cerradura) Ale, a pasarlo bien vosotros también panda de pesados.


Música 1.


Diálogo

(En la sala de reuniones del Castillo de Bowser se encuentran Kamek, el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Ratónito, Spiriny, Fuzzya, Popkey, Don Huesito y Roger. Kamek se encuentra, como siempre, subido en la parte más alta de la sala. Todos están hablando)

- Kamek. Silencio. (Nadie para de hablar) He dicho silencio. ¡Silencio! (Todos callan y miran a Kamek) Os preguntaréis por qué he convocado una reunión extraordinaria.

- Ratónito. A mí me da igual. No tengo nada mejor que hacer.

- Guydo. De extraordinaria nada. En todo el año que llevamos he perdido la cuenta del número de reuniones que has hecho. Ni que te gustaran...

- Kamek. ¡Que os calléis! Hay dos puntos de los que os voy a informar. En primer lugar, como ya alguno habrá notado, hemos cambiado de lugar el panel de control del castillo.

- Fuzzya. ¿Y a qué se debe eso? Ademas de no pegar nada con la fachada del castillo es más accesible para los extraños.

- Kamek. Para nada, sigue teniendo la potente cerradura. Sin el permiso de Ratónito nadie va a acceder a él. Y a la pregunta de por qué se ha decidido esto, la respuesta está clara. Cualquiera consigue entrar no sé cómo a la sala y hacer de las suyas. En la posición en la que ahora está sólo pueden acceder aquellos que vuelen.

- Goombilón. Kamek, yo te sugiero que revises ese panel de control porque ayer por la noche se nos cortó la luz un par de horas.

- Korokoopa. Normal, si hacéis tantas fiestas se gasta mucha luz.

- Paratroopi. Uh, ¿por qué a mí me da que tú has tenido que ver algo en esto, Korokoopa? (Korokoopa niega con la cabeza y no le contesta)

- Kamek. A ver, las discusiones fuera de aquí. Sigamos, en segundo lugar voy a iniciar un proyecto al que llamaré... PUF.

- Todos. ¿PUF?

- Kamek. Sí, Puertas de Uso Frecuente. Pienso cambiar todas las puertas de este castillo, con el permiso del amo Bowser claro está, porque están viejísimas.

- Korokoopa. Me parece buena idea.

- Popkey. Sí, está bien.

- Fuzzya. Por fin una buena idea...

- Don Huesito. Y eso lo vas a pagar tú, Kamek, ¿no?

- Kamek. Jajaja. Muy buena Don Huesito. Esto lo vamos a pagar entre todos.

- Todos. ¡¿Qué?!

- Don Huesito. Qué idea más horrorosa.

- Fuzzya. ¡Yo voto en contra!

- Popkey. Y yo no pago una sola moneda.

- Kamek. Esto no es una votación, así que no se vota nada aquí. Es sí o sí.

- Paratroopi. Jefe Kamek, si dices que es sí o sí, nos estás dando a elegir entre lo uno o lo otro, ¿no? (Todos miran a Paratroopi)

- Guydo. Perdonadle, no es culpa suya...

- Ratónito. (Se levanta del asiento) Ya está bien de que sigamos aguantando a Kamek, que no ha sabio demostrar que puede dirigir el castillo correctamente.

- Kamek. Ratónito, no tienes la palabra. ¡Siéntate!

- Ratónito. ¡Ni de broma! Yo podría gobernar mejor que tú, pero me tengo que aguantar en el puesto de director del equipo de limpieza del castillo y otras tareas.

- Kamek. Perdona pero gobernar no es nada fácil. Los hay que han nacido para ello y los hay que no.

- Ratónito. Claro, y tú eres de los que no. (Algunos se ríen en bajito)

- Kamek. Oye, si tan claro lo tienes, ¿por qué no gobiernas tú, listillo?

- Spiriny. Kamek, eso hay que votarlo.

- Kamek. Pues que se vote.

- Ratónito. Lo mismo digo. A ver quién gana. (Mira a todos los secuaces) Si gano yo, todos vosotros vais a tener que pagar mucho menos a este castillo al mes y vais a poder hacer lo que queráis, siempre que se vote y salga. (La mitad de los que hay allí se levantan y aplauden a Ratónito)

- Kamek. ¿Pero estás loco? Si dejan de pagar este castillo no se va a poder mantener durante mucho tiempo.

- Ratónito. Pues ya me las apañaré.

- Kamek. Eh, eso no vale. Hay que tener una idea o algo porque si no yo puedo decir más estupideces que tú.

- Popkey. (Se levanta) Yo quiero votar ya.

- Fuzzya. (Hace lo mismo) ¡Y yo! Vayase, señor Kamek, ¡vayase!

- Kaproopa. ¡Yo también! (Korokoopa la coge del brazo y la vuelve a sentar)

- Korokoopa. ¿Qué te crees que haces, hermana?

- Kaproopa. Estoy intentando integrarme en el grupo.

- Korokoopa. ¿Y no puedes integrarte de otra manera?

- Kamek. ¡Sentaos todos y dejaos de tonterías, ¡ya!! (Todos se sientan) ¿Queréis votar? Pues vais a votar, pero dentro de un mes, que es justo cuando hace un montón de años comencé a servir al amo Bowser. (Varios secuaces salen de la sala. Ratónito se acerca a Kamek)

- Ratónito. Este es el fin de tu dirección. Ahora me toca a mí.

- Kamek. No vendas la piel del oso antes de cazarlo, todavía no sabes los votos que vas a sacar.

- Ratónito. No, pero he visto cómo me aclamaban. La mitad de los votos la tengo asegurada. Retrasando la votación sólo has conseguido empeorar tu imagen; ahora tengo tiempo para ganarme los votos que faltan, jajaja. (Se va de la sala mientras ríe. A Kamek se acercan el Trío de Élite, Korokoopa y Spiriny)

- Spiriny. Tú tranqui, Kamek. Que a nosotros no nos va a convencer.

- Kamek. (Con cara triste) ¿En serio?

- Spiriny. Tú cuentas con mi voto, el de Korokoopa y el del Trío de Élite, osea cinco, y él cuenta con el de Popkey, Fuzzya, Kaproopa, Don Huesito y probablemente el de Roger. También cinco.

- Guydo. ¿Y eso qué tiene de bueno? Es empate.

- Spiriny. En este caso, si hay empate se queda el que antes estaba, osea Kamek.

- Kamek. ¡Sí! ¡Sí! Estoy deseando ver la cara que se puede quedar a Ratónito si eso pasa...

- Korokoopa. ¡Dí que sí! No vamos a dejar el control a alguien como Ratónito.

(Todos van saliendo poco a poco de la sala de reuniones)

_______________________________________________________________

(En la sala de Korokoopa se encuentran este y su hermana Kaproopa)

- Korokoopa. Kaproopa, no conoces a Ratónito. Ni te imaginas lo que le puede pasar al castillo si sale victorioso.

- Kaproopa. Tampoco conozco a Kamek y hasta ahora no ha parado de dar disgustos. ¿No crees que es mejor cambiar?

- Korokoopa. Hermana, este cambio puede suponer el fin del castillo. ¿Qué pasaría si por ello nos quedáramos en la calle los dos?

- Kaproopa. Ay, no me lies. Me voy a comprar algo a la tienda de Charles Bloquette. ¿Te traigo algo?

- Korokoopa. No, gracias.

- Kaproopa. Hasta luego. (Kaproopa sale de la habitación y en ese mismo momento empieza a sonar una canción en el piso de encima)

- Korokoopa. ¡Ya están otra vez con la fiesta! Voy a subir a decirles algo. (Sale también de la sala)

...............................................................................................................................

(Al llegar a la habitación del Trío de Élite, Korokoopa se encuentra a Kaproopa hablando con Paratroopi)

- Korokoopa. ¡Eh! ¡Eh! (Korokoopa se acerca a ellos rápidamente y ambos le miran. Korokoopa mira a Paratroopi) ¿Qué te crees que estás haciendo?

- Paratroopi. Estoy hablando con Kaproopa para invitarla a la fiesta dentro de un par de horas...

- Korokoopa. Ni se te ocurra hace eso. (Mira ahora a Kaproopa) Hermanita, ¿tú no ibas a comprar algo?

- Kaproopa. Korokoopa, ¡déjame en paz! Deja que hable con quien quiera. Qué pesado estás.

- Korokoopa. Es que no quiero que te juntes con estos tres locos. (Salen Guydo y Goombilón de su habitación. Paratroopi sigue en la misma posición, furioso)

- Goombilón. Oye, sin insultar.

- Guydo. Paratroopi, vamos a comprar comida y refrescos. Ahora volvemos. (Paratroopi asiente y Guydo y Goombilón se van)

- Kaproopa. (Decepcionada) Ahora me tengo que ir... Adiós a los dos... (Se va también del lugar, dejando solos a Paratroopi y Korokoopa)

- Korokoopa. Paratroopi, que sepas que esto no va a quedar así, ¿eh?

- Paratroopi. Vete a amargarle la vida a otro. (Paratroopi cierra fuertemente la puerta en las narices de Korokoopa)

- Korokoopa. Uh, ¿cómo te atreves? (Empieza a golpear la puerta) ¡Si no apagas la música lo haré yo! (Se cansa de golpear y vuelve a su habitación)

...............................................................................................................................

(En la sala real de Bowser se encuentran el amo y su súbdito Kamek. Algunos Koopatrulleros vigilan la sala desde fuera)

- Bowser. ¿Me estás diciendo que tus secuaces, osea los míos también, te han obligado a convocar una votación?

- Kamek. S-sí...

- Bowser. (Enfurece un poco más) ¿Y que el otro candidato es Ratónito?

- Kamek. Esto... Correcto...

- Bowser. Ah, vale... (cierra lentamente y seriamente los ojos. Segundos después los abre rápidamente y dice muy furioso) ¡¡¿Pero eres tonto o qué?!! (Escupe fuego hacia Kamek, pero este esquiva las llamas)

- Kamek. Lo siento. No sabe su malignidad lo estresante que es estar en frente de tantos secuaces rebeldes...

- Bowser. ¡Pero si para eso te elegí a ti! ¿De qué me sirves si no?

- Kamek. Estoy muy arrepentido. No volverá a ocurrir.

- Bowser. Y tanto que no. Porque si vuelve a ocurrir te vuelves a jugar el puesto. Por el gran Goomboss, Kamek, que son tus secuaces. ¿Cuándo te han perdido el respeto?

- Kamek. No... No sé…

- Bowser. Mano dura, Kamek. Mano dura.

- Kamek. No se preocupe, amo Bowser. He contado el número total de votos y la mitad yo la tengo asegurada.

- Bowser. Más te vale. Porque como salga Ratónito me voy de vacaciones con el 90% del dinero que tengo en el sótano y no me volvéis a ver hasta que todo se calme.

- Kamek. Le prometo que todo saldrá bien. ¿Qué mal puede pasar?

...............................................................................................................................

(Korokoopa se asoma por su ventana y mira hacia arriba)

- Korokoopa. ¡Cabo Paratroopi! ¡¡Baja la música ya!!

(Paratroopi se asome por la ventana de su habitación inflando un globo)

- Paratroopi. Pero si la fiesta aún no ha empezado.

- Korokoopa. Maldito loco...

- Paratroopi. Aquí el único loco eres tú. Que por una musiquita montas una...

- Korokoopa. Se acabó. (Saca la llave que abre el panel de control) Si no lo haces por las buenas, lo haré yo por las malas.

- Paratroopi. ¿Y esa llave?

- Korokoopa. Cállate. (Se estira para alcanzar el panel)

- Paratroopi. Korokoopa, cuidado, ¡que te puedes caer! (Tira el globo y sale de la ventana volando hacia el panel de control. Korokoopa consigue abrir la cerradura, pero Paratroopi intenta impedírselo) ¡Suelta eso!

- Korokoopa. (Siguen ambos forcejeando la cerradura y el panel) Ni de broma. ¡Yo te corto la luz como que me llamo Korokoopa Blantuga y punto en boca! (Se resbala y cae al vacío) ¡¡¡Aaaahhh!!! (Se oye el impacto contra el suelo)

- Paratroopi. (Mira a Korokoopa desde el mismo lugar en que se quedó en el último momento. Está muy pálido y atónito) O-o... Ostras... (Vuela hacia la ventana de su habitación y se mete dentro muy asustado. El silencio se apodera del lugar)

_______________________________________________________________

(En la sala de espera del hospital del castillo se encuentran el Trío de Élite, Kaproopa, Kamek y Spiriny. Todos están muy preocupados. Kaproopa no para de llorar. Paratroopi intenta consolarla abrazándola)

- Kaproopa. Ahhh... ¿Pero por qué le ha tenido que pasar esto a mi hermano, con lo bueno que es?

- Kamek. (Le pone una mano en el hombro) Kaproopa, tengo que decir que Korokoopa era... (Kaproopa llora más fuerte) ¡es! ¡Quise decir es! Es un trabajador con un expediente impecable.

- Kaproopa. (Se suena los mocos con un pañuelo) A ver qué nos dice el doctor... (Llega un doctor Ninji) ¡Doctor!

- Dr. Ninji. ¿Vienen ustedes por lo del accidente de Korokoopa Blantuga? (Todos asienten) Bien. Hemos conseguido aislar a Korokoopa fuera de peligro. (Todos se alegran un poco y Kaproop se pone a llorar no tan desconsoladamente) Ha sufrido un fuerte traumatismo craneoencefálico.

- Kaproopa. ¿Podrá recuperarse?

- Kamek. Eso, eso. Que le necesitamos para dentro de un mes...

- Dr. Ninji. Estamos haciendo todo lo posible para que se recupere. Dentro de unos días les informaré sobre su estado. (Kaproopa abraza al doctor y los dos se van en distintas direcciones. Quedan en la sala de espera el Trío de Élite, Kamek y Spiriny)

- Kamek. ¡Esto no ha sido ni de lejos un accidente! Alguien le ha tirado... (Paratroopi traga saliva) Y se quién es... (Paratroopi empieza a sudar muy nervioso) ¡Seguro que ha sido Ratónito o uno de los que le quieren como jefe! (Paratroopi suspira en secreto)

- Spiriny. Madre mía. ¿Cómo se puede ser tan terrible? Kamek, como detective del castillo que soy, pienso investigar a fondo el caso y dar con el culpable. (Paratroopi se pone nervioso de nuevo)

- Paratroopi. Spiriny, no lo intentes... Es un caso difícil. No hay testigos, no podemos ver por ahora a Korokoopa para que cuente la verdad...

- Spiriny. Cabo Paratroopi, ¿cómo sabes que no hay testigos?

- Paratroopi. Eh... Esto... Porque... Porque nadie ha venido aquí a contar nada, ¿no?

- Kamek. Es verdad... Pero Spiriny, te dejo el caso. Confío en ti.

(Spiriny asiente y todos abandonan la sala)

_______________________________________________________________

(Dos días después, están los mismos personajes esperando fuera de la habitación del hospital en la que se encuentra Korokoopa. Llega el doctor Ninji)

- Dr. Ninji. Hola, buenos días.

- Todos. Hola.

- Spiriny. ¿Qué tal se encuentra, doctor?

- Kamek. ¿Estará recuperado para dentro de un mes?

- Guydo. ¿Traemos flores de vivo o de muerto?

(Kaproopa los aparta a todos y pone ella en frente del doctor)

- Kaproopa. ¡Quitaos de en medio! (Mira al doctor) Doctor, ¿qué tal está mi hermano?

- Dr. Ninji. Verás... Korokoopa está fuera de peligro, pero ha ocurrido algo un poco difícil de explicar...

- Todos. ¿Qué?

- Dr. Ninji. Korokoopa ha entrado en coma.

- Todos. ¡¿Qué?!

- Kaproopa. (Pálida) ¿Cómo que... en coma?

- Dr. Ninji. Permanece en un estado inactivo, como si estuviera dormido.

- Goombilón. (Dice en bajito) Pues vaya siesta más larga se va a echar...

- Kaproopa. ¿En-entonces no responde?

- Dr. Ninji. Me temo que no... No creemos que pueda sentir nada, aunque por probar...

- Kaproopa. ¿Y eso no se pasa?

- Dr. Ninji. Puede despertar del coma en cualquier momento, es indefinido. Puede tardar un día, una semana, un mes, un año... (Kaproopa casi se cae al suelo, pero Paratroopi, muy aliviado por la noticia, la sujeta)

- Kamek. ¿Y... eh... no hay nada que pueda despertarlo de repente?

- Dr. Ninji. No. Interrumpir su estado puede ser muy peligroso. Si van a hablar con él, intenten no hablar alto ni contar sucesos traumáticos.

- Kaproopa. (Mira a Paratroopi) Paratroopi, me siento muy sola... ¿Podrías hacerme compañía en mi habitación?

- Paratroopi. ¿Eh? Eh... Esto... ¿Y qué pasa si Korokoopa despierta y nos encuentra juntos?

- Kaproopa. Pero si sabe que somos novios...

- Paratroopi. Me refiero a que si nos encuentra en su casa.

- Kaproopa. Que no... (Le pone cara triste) Me siento muy sola...

- Paratroopi. Está bien... (Kaproopa besa a Paratroopi. Sigue estando triste, perono tanto como antes)

- Kaproopa. Bueno, me voy a prepararlo todo. ¿Te vienes?

- Paratroopi. Espera. Adelántate tú, que quiero hablar con mis amigos. (Kaproopa asiente y se va del lugar. Quedan solos Kamek, Spiriny y el Trío de Élite)

- Kamek. ¿Alguna pista, Spiriny?

- Spiriny. Tengo una... (Saca el globo que había inflado Paratroopi) Este globo es clave. Estaba cerca de Korokoopa cuando lo encontraron en el suelo. (Paratroopi empieza a palidecer)

- Kamek. Hmmm...

- Goombilón. Pe-pero esto no puede ser posible. Ese es uno de los globos que teníamos preparados para la fiesa. (Paratroopi empieza a sudar de nuevo por los nervios)

- Spiriny. Ostras... Ya sé lo que puede haber pasado... Alguien intentó entrar en la habitación de Korokoopa, pero este no le abriría. Entonces entró en la habitación del Trío de Élite aprovechando algún despiste de los anfitriones, cogió e infló el globo, saltó por la ventana, aterrizó en la de Korokoopa flotando y entró en la habitación de él.

- Kamek. Caray, qué retorcido es eso. No me imagino a Ratónito pensando tanto. Además, su peso no le permitiría flotar.

- Spiriny. Entoncés le descartaré temporalmente... Pero sólo temporalmente... (se va de la sala rápidamente mientras apunta en un papel)

- Kamek. (Palidece) Madre mía... Sin el voto de Korokoopa estoy perdido... Y encima según el reglamento Kaproopa podría votar por él...

- Guydo. Puf... Al final te va a vencer por mayoría...

- Kamek. ¡Cállate! Tengo que pensar algo... ¡Y rápido! (Se va del lugar desapareciendo mágicamente. Paratroopi mira seriamente a Goombilón y a Guydo)

- Paratroopi. Amigos, tengo que contaros algo muy importante... Si no decís nada a nadie, claro...

- Guydo. Tranquilo, puedes confiar en nosotros, pero dínoslo ya, ¡vamos!

- Paratroopi. Lo... Lo de Korokoopa... Tal vez tenga yo algo de culpa... (Goombilón y Guydo se quedan atónitos)

- Goombilón. ¡¿Tiraste a Korokoopa por la ventana?! (Paratroopi hace gestos alarmantes para que se calle)

- Paratroopi. ¡Shhh! ¡¡No!! Le pillé intentando cortarnos la luz a través del panel. Yo lo intentaba cerrar, él lo intentaba abrir... Y perdió el equilibrio y cayó.

- Guydo. Pues más te vale que Spiriny y Kamek no te descubran o te harán picadillo.

- Paratroopi. De esto ni una palabra a nadie. ¡¿Me habéis entendido?! (Goombilón y Guydo asienten) Madre mía, qué follón... ¡qué follón!

(Los tres secuaces abandonan la sala de espera del hospital)

_______________________________________________________________

(Casi un mes después, quedan un par de días para que comiencen las elecciones. Kamek está nerviosísimo en su sala junto a Spiriny)

- Kamek. Ay... ¡No queda nada para las elecciones y voy a perder!

- Spiriny. Tranquilo, Kamek...

- Kamek. Spiriny, te lo digo formalmente, pero como me vuelvas a decir eso te despido antes de que pierda la votación. Aún me quedan dos días. ¿Has encontrado al culpableque le hizo eso a Korokoopa?

- Spiriny. Hay tantos posibles sujetos que puede ser cualquiera...

- Kamek. No, cualquiera no... ¿Acaso crees que yo lo he hecho?

- Spiriny. No, jefe. Claro que no... (Se da la vuelta, saca su lista de apuntes y escribe mientras dice en voz bajita) Kamek descartado como sospechoso...

(Entra un Koopatrullero, llamando previamente a la puerta de Kamek y obteniendo su permiso para pasar)

- Kamek. ¿Qué ocurre?

- Koopatrullero. El amo Bowser quiere verle. (El Koopatrullero hace una reverencia y sale de la sala. Kamek mira asustado a Spiriny y le coge por el cuello del caparazón, agitándole varias veces mientras habla)

- Kamek. Ayyy. El amo Bowser me va a matar en cuanto me pregunte qué tal van las elecciones y le responda...

- Spiriny. Que no... Seguro que te llama para preguntarte otra cosa...

- Kamek. ¿El qué?

- Spiriny. Hmmm... Esto... ¿Tal vez qué tal estás?

- Kamek. (Pone cara rara) Spiriny, hace cinco años que el amo Bowser no me pregunta eso...

...............................................................................................................................

(En la sala de Bowser se encuentran el amo, Kamek y Spiriny)

- Bowser. ¿Qué tal van las elecciones, Kamek? ¿Has ganado ya algún voto con sobornos?

- Kamek. (Mira a Spiriny con cara de furia y luego mira a Bowser) Eh... Esto... No. Más bien lo he perdido.

- Bowser. ¡¿Qué?! ¡Qué ha pasado!

- Kamek. Korokoopa ha entrado en coma.

- Bowser. ¡¿Cómo?! Cada vez me contáis menos cosas. Con lo que me gusta saber cómo va mi castillo. ¿Cuándo ha sido eso?

- Kamek. Hace un mes, amo Bowser.

- Bowser. ¡¡¿Qué?!! ¡Como nadie me ha informado le he pagado el sueldo de este mes! ¿Qué le ha pasado a ese dinero?

- Kamek. Tal vez lo haya recibidosu hermana Kaproopa y se lo haya quedado.

- Bowser. (Escupe fuego y lo esquivan Kamek y Spiriny por los pelos) ¡¡Groaaaar!! Kamek, lo quiero en mi poder de nuevo en menos de 24 horas. ¡Marchando! (Kamek asiente y abandonan la sala el Magikoopa y Spiriny. Una vez en el pasillo, Bowser habla solo durante un momento) No entiendo cómo pueden surgir tantos problemas en tan poco tiempo... Como si no fuera suficiente secuestrar a la princesa y esperar a que Mario llegue aquí...

- Peach. (Balancea la jaula que la aprisiona al fondo de la sala) ¡Te he oído!

...............................................................................................................................

(Por otra parte, Kamek y Spiriny hablan en el pasillo)

- Kamek. Hay que hacer algo para conseguir el voto de Korokoopa.

- Spiriny. No se puede hacer nada contra su estado...

- Kamek. (Se golpea sus manos al tener una idea) ¡Ya lo tengo! Vamos a intentar despertarle.

- Spiriny. Kamek, ¡que es muy peligroso! Puede morir.

- Kamek. Spiriny, ¿qué es más importante: la vida de Korokoopa o que esté yo como jefe del castillo?

- Spiriny. Hmmm... ¿La vida de Korokoopa?

- Kamek. (Sonríe y acaricia el caparazón de Spiriny) Ay, Spiriny... Con tantos escrúpulos nunca vas a conseguir un ascenso en este castillo... (Deja de acariciarlo y ambos caminan por el pasillo hacia el hospital del castillo)

...............................................................................................................................

(Una vez dentro del hospital del sótano del castillo, Kamek y Spiriny se encuentran en el interior de la habitación de Korokoopa. Korokoopa se encuentra tumbado con los ojos cerrados sobre una cama blanca. Está conectado a varios aparatos. Spiriny le mueve de arriba abajo uno de sus brazos mientras Kamek mira a Korokoopa)

- Kamek. Korokoopa, tienes que despertar. Además de que estoy a punto de perder las elecciones, han pasado muchas cosas en el castillo... Paratroopi y Kaproopa están viviendo juntos en tu casa. Piensan casarse... (Spiriny mira a Kamek con los ojos bien abiertos, se acerca a él y le susurra al oído)

- Spiriny. ¡¿Cómo que se casan?! No me he enterado yo de eso.

- Kamek. (Le responde con otro susurro) Claro, porque me lo he inventado. Tengo que despertarlo cueste lo que cueste. (Deja de susurrar a Spiriny y se dirige a Korokoopa) Y además te van a tener que despedir para dejar de pagar tantos sueldos...

- Spiriny. Kamek, suficiente. ¡Suficiente!

- Kamek. (Mira durante 10 segundos a Korokoopa) No se mueve... Ni se ha inmutado...

- Spiriny. Kamek, estás muy nervioso. Salgamos afuera a tomar algo.

- Kamek. Está bien. Pero esta noche la paso a su lado por si se despierta. (Justo cuando Kamek y Spiriny salen de la habitación hospitalaria, Korokoopa mueve débilmente el dedo meñique de su mano derecha)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Korokoopa, por la noche, se encuentran Korokoopa tumbado en la cama y con los ojos cerrados, Kamek sentado en una silla y Spiriny)

- Spiriny. Bueno, yo me voy a mi casa a dormir. Kamek, tú te quedas aquí, ¿no?

- Kamek. Sí. (Spiriny sale de la habitación de Korokoopa)

...............................................................................................................................

(Una hora después, Kamek se encuentra roncando y sentado en la silla. Korokoopa abre los ojos rápidamente y ve a Kamek entre tanta oscuridad. Se mira su brazo, conectado a una máquina, y se levanta lentamente de la cama intentando no hacer ruido)

- Kamek. zZzZ... (Habla en sueños) Secuaces... formación... zZzZ...

(Korokoopa se levanta completamente de la cama y empieza a caminar lentamente arrastrando la máquina a la que está enganchado. Cuando sale de la sala, se encuentra en la sala de espera a Spiriny tomándose un café. Spiriny y Korokoopa se miran fijamente el uno al otro)

- Spiriny. (Mira el vaso con café) Santo Lakitu, ¡¿qué me han echado en el café?!

- Korokoopa. Uh, ¿tú qué haces ahí?

- Spiriny. No, tío. La pregunta es, ¡¿qué haces tú ahí?! ¿No estabas en coma?

- Korokoopa. ¿En coma? ¿Pero qué dices? Me caí al suelo y he despertado horas después en este hospital.

- Spiriny. No, no. Entraste en coma hace un mes. Hace un mes que tuviste el accidente.

- Korokoopa. ¡¿Qué?! No me he enterado de nada.

- Spiriny. Ah, mejor. Porque entonces no habrás escuchado lo que te dijo Kamek sobre Paratroopi y Kaproopa: que están viviendo juntos en tu habitación, que se van a casar...

- Korokoopa. ¡¡¡Q-q... Qu... QUÉ!!! ¡Maldita sanguijuela! (Se desengancha del aparato y sale corriendo)

- Spiriny. Oye, ¿así me llamas? Que soy tu amigo... ¡Médicos! ¡Urgencia! ¡¡Médicos!! (Llegan el Doctor Ninji, un enfermero Koopa y una enfermera Guy) El paciente ha salido corriendo por ahí, ¡dense prisa! (Les señala la dirección y los tres se ponen a correr tras Korokoopa. Kamek sale de la habitación de Korokoopa restregándose las manos por detrás de las gafas de tanto sueño que tiene)

- Kamek. (Bosteza) Spiriny, ¿a qué viene tantos gritos? ¿Y no te habías ido ya para tu habitación?

- Spiriny. Me quedé aquí por si ocurría algo y me he encontrado a Korokoopa despertado del coma.

- Kamek. Uh, ¿perdón? (Enciende lasluces de la habitación de Korokoopa y ahí no le encuentra) ¡Ostras! ¡Le hemos despertado por fin!

- Spiriny. Estupendo, pero llama al Cabo Paratroopi, que Korokoopa tenía pinta de querer matarle.

- Kamek. Ah, este Paratroopi metiéndose siempre en líos... (Invoca con su varita un móvil y empieza a llamar a Paratroopi)

- Spiriny. Jefe Kamek, no tengas morro, que esto fue por tu culpa.

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación de Korokoopa, duermen en la cama Kaproopa y Paratroopi juntos. Todo está oscuro hasta que el móvil de Paratroopi enciende su pantalla y empieza a sonar. Ambos se despiertan)

- Kaproopa. Ahhh... ¿Quién es a estas horas?

- Paratroopi. Ni idea. ¿Serán mis amigos? (Coge el móvil)

- Kaproopa. Paratroopi... yo les tengo mucho cariño a tus amigos, pero como vuelvan a llamar a estas horas no respondo...

- Paratroopi. (Mira el móvil) Uh, es Kamek. ¿Qué querrá?

- Kaproopa. Contesta, anda... (se vuelve a tumbar en la cama)

- Paratroopi. (Empieza a hablar con Kamek) ¿Sí? ¿Ocurre algo, jefe Kamek?

- Kamek. ¿Estás en la habitación de Kaproopa?

- Paratroopi. Sí.

- Kamek. Pues vete vistiendo que viene para allá Korokoopa.

- Paratroopi. ¡¿Cómo?! ¡¿Cómo que viene Korokoopa?! (Kaproopa se levanta y mira a Paratroopi)

- Kaproopa. ¿Mi hermano ha despertado del coma?

- Paratroopi. Muchas gracias, Kamek, por la información. Hasta luego. (Cuelga el teléfono y entra en cólera) ¡Madre mía! ¡¡Madre mía!! Si es que te lo dije. Deberíamos haber dormido cada uno en su habitación.

- Kaproopa. Paratroopi, primero de todo, ninguno sabía que esto ocurriría hoy. Y segundo, aquí no ha pasado nada. No tiene por qué enfadarse.

- Paratroopi. Eso díselo cuando le veas. Yo me marcho por la ventana.

- Kaproopa. Puf, está de oscura esta habitación como para encontrar la ventana.

(Suena el timbre)

- Paratroopi. ¡Ostras! Ya ha llegado... (Kaproopa se levanta, va a oscuras hacia la puerta, enciende alguna antorcha y abre un poco la puerta) ¡Pero no le abras! ¿Me quieres matar?

- Kaproopa. Falsa alarma. Es un compañero. (Paratroopi se acerca a la puerta y Kaproopa la abre entera) ¿Qué horas son estas de llamar, Fuzzya?

- Fuzzya. Bowser me ha comunicado hace una hora que había pagado a tu hermano este mes como trabajado. Dado que se encuentra en coma y que el dinero ha sido enviado a esta habitación, debes devolverse el sueldo de este mes.

- Kaproopa. A ver, a ver. Korokoopa ha sufrido un accidente y en ese caso el castillo debe pagarle una indemnización durante todo el tiempo que se encuentre en mal estado.

- Fuzzya. Eh... Pues eso se lo cuentas al amo. Yo soy una mandada.

(Aparece Korokoopa al fono del pasillo)

- Korokoopa. ¡Cabo Paratroopi! ¡Contigo tenía yo ganas de hablar!

- Paratroopi. Oh, oh. ¡Ahí está!

- Fuzzya. (Mira sorprendida a Korokoopa) Korokoopa, ¿no estabas en coma? (Korokoopa la ignora y se pone a correr hacia Paratroopi)

- Kaproopa. Hermano, ¡tranquilízate! Hay una explicación para todo esto.

- Korokoopa. No me la digas. ¡Ya se que pensáis casaros! (Korokoopa coge el cubo de la cabeza de Paratroopi y los dos se ponen a pelear)

- Fuzzya. Kaproopa, ¿en serio os vais a casar? Guau, en cuanto se entere todo el castillo...

- Kaproopa. ¿Cómo? No sé quién le habrá dicho eso a Korokoopa, pero no hemos hablado nada de eso.

(Mientras Paratroopi y Korokoopa siguen peleando agresivamente y avanzan por el pasillo, llegan Kamek, Spiriny y el médico y los enfermeros)

- Kamek. Una pelea... ¿a estas horas?

- Spiriny. Vaya pereza...

- Dr Ninji. (Hablando a los enfermeros) Sujeten al paciente. Voy a dormirle con un calmante. (Los enfermeros intentan sujetar a Korokoopa, pero no pueden. Paratroopi y Korokoopa se acercan a las escaleras)

- Kaproopa. ¡Cuidado, que os vais a caer! (Los dos tropiezan y caen por las escaleras) ¡¡Aaaah!! ¿Estáis bien?

- Paratroopi. (Se encuentra encima de Korokoopa. Levanta ligeramente la cabeza) Yo sí...

(Llegan los enfermeros hacia donde están todos)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente por la mañana se encuentran todos en la sala de espera. El doctor Ninji llega junto con Paratroopi, quien lleva una escayola en el pie derecho, un par de muletas y alguna venda en la cabeza)

- Kaproopa. ¡Paratroopi!

- Goombilón y Guydo. ¡Amigo! ¿Te encuentras bien?

- Paratroopi. Digamos que... me encuentro.

- Kaproopa y Kamek. Doctor, ¿y Korokoopa?

- Guydo. ¿Traemos flores de vivo o de muerto? (Todos le miran con caras de furia) Vale, vale. Ya me callo...

- Dr Ninji. Me temo que Korokoopa no ha salido tan bien parado como el Cabo Paratroopi.

- Kaproopa. Por favor, no me diga que ha vuelto a entrar en coma...

- Dr Ninji. No... Ni siquiera le hemos podido estabilizar. Ha sufrido un fuerte traumatismo en gran parte de su cuerpo y... ha muerto. (Kaproopa se echa al suelo a llorar y Paratroopi intenta consolarla)

- Kamek. ¡Esto no puede ser peor! Esta tarde son las votaciones...

(El doctor se va, y todos se quedan apoyando a Kaproopa)

- Paratroopi. Se acabó. No puedo aguantar esto más... Kaproopa, tuve algo de culpa cuando Korokoopa entró en coma... (Todos le miran sorprendidos)

- Kaproopa. ¿Q-qué...?

- Paratroopi. Tu hermano se volvió loco, como esta noche, y se cayó por la ventana mientras intentaba cortarnos la luz. Yo intenté impedírselo, pero no conseguí nada...

- Kaproopa. D-déjame... Dejadme todos, necesito estar sola... (Todos se van muy tristes de la sala)

_______________________________________________________________

(Por la tarde, en la sala de reuniones del castillo se encuentran todos reunidos. Kamek y Ratónito se encuentran sentados en dos sillas un poco separadas. Una mesa cercana a ellos sostiene el cuenco con los papeles con las votaciones. Bowser ha visto todos los papeles)

- Bowser. Y el ganador que ejercerá de jefe del castillo y director de tropas, no mi mano derecha que ya es Kamek para siempre, es... Ratónito... (Más de la mitad de los que están presentes saltan de alegría. Ratónito hace lo mismo)

- Ratónito. ¡Sí! ¡Toma esa, Kamek!

- Kamek. A ver cómo te sienta gobernar sin experiencia. Ya me rogarás que vuelva... (Kamek desaparece con su magia y Bowser saca unas maletas y se pone unas gafas de sol)

- Bowser. Bueno, me voy de vacaciones. Dentro de un año vuelvo para ver si habéis cambiado a Ratónito por otro. Hasta la vista. (Bowser se va corriendo del lugar)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente, en un cementerio cercano al castillo se encuentra casi todo el castillo reunido frente a la tumba en la que se encuentra Korokoopa. Kaproopa está cerca, acompañado por Paratroopi)

- Kaproopa. Paratroopi...

- Paratroopi. ¿Sí?

- Kaproopa. Esto... no ha sido culpa tuya...

- Paratroopi. Lo sé, pero siento como si hubiera sido...

- Kaproopa. No te preocupes. Yo siempre te querré... (Ambos se besan)

- Ratónito. Hasta en este lugar los finales son felices. Qué asco.

- Kamek. Ratónito, ¿dónde está el ramo de flores que hemos pagado entre todo el castillo para honrar a Korokoopa?

- Ratónito. ¡Shhh! ¡¿Pero te quieres callar?!

(Todos empiezan a acercarse a Ratónito)

- Popkey. ¡Eso! ¡Qué has hecho con el dinero, ¿eh?!

- Goombilón. Este seguro que se lo ha gastado en otra cosa.

- Fuzzya. Váyase señor Ratónito, ¡váyase!

- Ratónito. Yo no tengo que dar explicaciones a nadie. ¡Esto no se ha decidido en ninguna reunión! Me habéis ido dando todos el dinero.

- Paratroopi. (Mira el Castillo de Bowser a lo lejos) ¿Qué le está pasando al castillo? ¡Mirad todos! (Todos miran el Castillo de Bowser, que está ardiendo entero)

...............................................................................................................................

(Una hora antes, Mario ha llegado a la sala de Bowser y ha rescatado a la princesa Peach)

- Peach. Caray, Mario. Qué prisa te has dado esta vez, ¿no? Esto debe ser un nuevo récord.

- Mario. Es que no hay absolutamente nadie en este castillo. Está desierto.

- Peach. Pues escapemos y aprovechemos que no hay nadie, no vayan a venir ahora...

(Mario se da la vuelta y golpea sin querer una antorcha, que cae al suelo. Cuando Mario y Peach salen de la sala de Bowser, la antorcha empieza a quemar varios objetos)

...............................................................................................................................

(En el cementerio, todos los secuaces siguen mirando el gran incendio del castillo)

- Kamek. Acabo de llamar a los Snifits bomberos. Están a punto de llegar para rociar de agua todo el edificio. Esto lo debería haber hecho el nuevo jefe, pero como no se entera...

- Ratónito. Perdona, pero yo ya estaba cogiendo el móvil para llamar.

- Kamek. (Mira a todos los secuaces) Dentro de poco veremos cómo Ratónito va a pagarnos todo lo que se nos haya quemado en el incendio... ¿Lo podrá conseguir?

- Ratónito. ¡Que te calles! Kamek, no tienes la palabra.

- Kamek. Esto no es una reunión, rata.

- Ratónito. (Rojo de la furia) ¡Que soy un ratón! ¡¡Ra-tón!! (Se abalanza sobre Kamek y empiezan a pelear)

- Guydo. ¡Dejad la pelea para más tarde! Si nadie quita los Bob-Ombs del castillo... (de repente, el Castillo de Bowser explota a causa del incendio y de los Bob-Ombs. Sale volando, y al caer al suelo se destroza por completo ante los ojos de todos los trabajadores)


(Suena la música 2)

(Todos los secuaces se encuentran en frente del castillo destrozado)

- Guydo. Todo... Destruido...

- Paratroopi. Hay que llamar a Bowser para que todo el dinero que se ha llevado lo emplee en la restauración del castillo.

- Goombilón. O en la construcción de otro nuevo. Tal como está este...

- Fuzzya. Pues el amo se ha ido de vacaciones. ¿Alguien sabe a dónde?

- Todos. Ni idea.

- Spiriny. Perfecto, nos hemos quedado sin casa.

- Ratónito. Y sin jefe. Yo dimito. Ha sido llegar yo y empezar las catástrofes irremediables.

- Kamek. Perfecto. Yo me presento como nuevo jefe del castillo.

- Popkey. Pero si no hay...

- Kaproopa. Ay... Ya no tenemos a dónde ir...

- Kamek. No te preocupes, tú y el Trío de Élite os vais conmigo a la casa de mi madre Kammy hasta que recuperemos el castillo. Los demás os buscáis la vida.

- Fuzzya. ¡Ay! ¿Alguien ha visto a Roger? No vino al entierro.

- Ratónito. Me parece que en vez de incinerar a Korokoopa él ha sido el incinerado...

- Spiriny. Yo veo cada vez nuestro futuro más negro.

- Kamek. Todos tranquilos. Si por algo se caracteriza este nuestro castillo es porque siempre hemos salido y siempre saldremos de cualquier situación escabrosa que se nos presente.


Aclaraciones

Aquí dejo explicadas un par de cosas que no aparecen en el episodio:

1. Cuando Kamek y Spiriny se enteran de que el Cabo Paratroopi tiene algo de culpa por lo de la caída de Korokoopa, deciden perdonarle al ver que al cabo de un mes Korokoopa intenta hacer daño a Paratroopi con la pelea que tuvieron en mitad de uno de los pasillos del castillo.

2. En el juego Mario y Luigi: Viaje al centro de Bowser, el Castillo de Bowser tiene una gran caja llena de Bob-Ombs en el sótano. Por ello el castillo explotó en este episodio a causa del incendio masivo.

Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.