FANDOM


¡50 episodios!
Máquina atención
Este episodio no tiene que ver con la historia principal de la serie. Además, se recomienda tener dos pestañas abiertas (una con la que leas y otra con la música) para trabajar mejor con la música.

Resumen

Un hecho que ocurrió en el Reino Champiñón de hace 50 años va a salir a la luz hoy. ¿De qué tratará y por qué podría ser perjudicial para el reino? Este tema estará como secundario durante gran parte del episodio, porque dentro del castillo surgirá un casi catastrófico malentendido. ¿Cómo se solucionará todo, si es que llega a solucionarse?

Música

1.
Holding Hands in the Darkness - Mario & Luigi Paper Jam - Music Extended

Holding Hands in the Darkness - Mario & Luigi Paper Jam - Music Extended

2. (Se escucha durante todo el En el próximo episodio...)
Big Bang! (Boss Battle) - Mario & Luigi Paper Jam - Music Extended

Big Bang! (Boss Battle) - Mario & Luigi Paper Jam - Music Extended

Intro LTS Temp.5 Castillo Peach

(Un día por la mañana en el Reino Champiñón, habitantes de la Ciudad Toad y del Castillo de Bowser se encuentran reunidos todos frente a una gran lápida con forma de champiñón que tiene una corona encima. Algunos Helibotes rodean al gran grupo reunido)

- Maestro Kinopio. (Susurrando al oído de Peach) Peach, ¡pero cómo se te ha ocurrido invitar a esta reunión tan importante a Bowser y a sus esbirros!

- Peach. (Le susurra al Maestro Kinopio) Hace siete años, cuando lo del Mal de Redonditis, me dijiste que no invitara a Bowser a la reunión de urgencia y ya sabes lo que pasó. Por poco perdemos el Reino Champiñón.

- Maestro Kinopio. ¡¿Pero no has mirado al cielo?! (Señala con un dedo los Helibotes) Estos en cualquier momento atacan.

- Peach. Da igual. Contamos con Mario y con Luigi. ¿Qué mal nos puede pasar?

- Maestro Kinopio. Bueno, yo no digo nada...

(Por otra parte...)

- Guydo. Jefe Kamek, ¿qué hacemos aquí?

- Kamek. Ni idea. (Mira a Kammy) Madre, ¿qué hacemos aquí?

- Kammy. Ah, debería darte vergüenza que no supieras la historia de este reino. (Mira al horizonte) Todo ocurrió en el año 1965. Yo era una mujer joven que... (Kamek interrumpe a Kammy)

- Kamek. ¿Nos vas a contar de qué va esto o vas a hablar de tus alocadas aventuras?

- Kammy. ¡Hijo, cállate! ¿Es que acaso no te he enseñado que cuando los mayores estén hablando tú te tienes que callar?

- Paratroopi. (Habla para que le oigan Kamek y sus dos amigos, pero aun así en tono bajo) Con lo mayor que eres, no podríamos hablar nunca, jajaja (Los demás intentan aguantar la risa)

- Kammy. (Se ríe) Jajaja.

- Paratroopi. Eh... De... ¿De qué se ríe?

- Kammy. Ah, de nada. Me hace gracia la cara que vas a poner en cuanto te diga que este mes no cobras.

- Kamek. Madre, eso lo elijo yo...

- Kammy. No, eso lo elige el amo Bowser. A mi me hará caso.

- Goombilón. A ver, ¿podemos dejar esa conversación para más tarde? Estamos molestando a los demás... (Todos se callan. El Maestro Kinopio sube a una plataforma que está al lado del ataúd frente al que están reunidos todos)

- Maestro Kinopio. Buenos días a todos y a todas. Es increíble cómo puede pasar el tiempo tan rápido... Hoy hace cincuenta años que el padre de la princesa Peach, uno de los mejores reyes que ha tenido este reino, murió, dejando una nueva etapa para la encantadora princesa.

- Guydo. Uh, osea que, ¿todo esto es para honrar al padre de Peach? Pero si creía que seguía reinando.

- Kamek. ¿Pero cómo va a reinar sin ser visto por nadie? Es absurdo.

- Guydo. Entonces no entiendo por qué la llamamos princesa Peach a su hija en vez de reina Peach... ¿Alguien puede explicarlo? (Todos permanecen en silencio)

- Maestro Kinopio. En fin... Ahora le cederé el micrófono a la princesa Peach para que diga unas palabras. (Mientras el Maestro Kinopio baja de la plataforma y mientras Peach sube, todo el mundo aplaude un poco entristecido)

- Peach. Gracias. (Todos dejan de aplaudir) Sinceramente, no sé mucho qué decir. No llegué a conocerle, pero por lo que me contó mi madre, fue un buen rey.

- Goombilón. Oye, ¿y qué pasó con tu madre?

- Peach. (Empieza a llorar) Mi... Mi madre... (Llora más fuerte y sale corriendo del lugar. Todos miran a Goombilón)

- Goombilón. ¿Qué he dicho ahora? Vaya familia tiene Peach...

- Maestro Kinopio. A la próxima os expulsamos de aquí, ¿me entendéis?

- Kamek. (Asiente y mira a Goombilón furioso) Recluta Goombilón...

- Goombilón. ¿Qué? Ni siquiera entiendo qué hacemos aquí si casi nadie ha conocido al difunto en su vida.

- Maestro Kinopio. (Se vuelve a subir a la plataforma y coge el micrófono) Bueno, como parece que nadie de aquí más ha llegado a conocer al rey, podemos dejar esta reunión por finali... (Kammy le interrumpe)

- Kammy. ¡Alto! Yo he conocido a ese hombre.

- Maestro Kinopio. (Mira a Kammy y pone cara de impresión. Dice en su mente) Ostras, esto no puede estar ocurriendo... (Habla en alto ahora) Señoras y señores, la reunión ha acabado.

- Kammy. ¡Eh! ¡No me ignores, champiñón caducado!

- Maestro Kinopio. ¡¿Cómo me has llamado, bruja?!

- Kammy. Vete a consolar a tu ama, anda. (Se acerca volando en su escoba al Maestro Kinopio, alza la varita y de ella sale un viento huracanado que se lleva volando al Maestro Kinopio)

- Kamek. Madre, ¡déjalos en paz, que hoy no venimos a armar follón! (Mira a Bowser) Porque no venimos a eso, ¿no? (Bowser niega con la cabeza)

- Kammy. (Coge el micrófono y mira al horizonte) Todo sucedió en el año 1965. Yo era una mujer joven que había conocido a Kamek. (Todos miran extrañados a Kamek) A Kamek padre, no a este... (Todos empiezan a abandonar el lugar) ¡Eh! ¡No os vayáis, que en mi historia hay algo muy importante! (Todos paran y miran a Kammy) Poco después de casarnos, conocí a un joven del que me enamoré.

- Kamek. Madre, ¿le fuiste infiel a mi padre? ¡Cómo no me lo has contado! ¿Con quién fue?

- Kammy. ¿Te quieres callar? Ya lo cuento. Nos enamoramos los dos, y muy poco después de conocernos descubrí que esa persona era el rey del Reino Champiñón... (Todos quedan atónitos al oir a Kammy. Kamek se atraganta con su propia saliva)

- Kamek. Ma-ma-ma... Madre... ¡¿Te veías en secreto con el rey?! ¡¿Siendo del bando contrario?!

- Kammy. Hijo, el amor lo puede todo. Luego al año siguiente murió y no le conté nada a tu padre hasta que lo descubrió y nos separamos cuando eras pequeño.

- Mario. Esto no tiene sentido...

- Luigi. Se le habrá subido la medicación a la cabeza.

- Kamek. Más le vale que sea eso. ¡Más le vale!

- Kammy. Oye, ¡que es verdad! ¿Por qué crees que comenzó la guerra entre Toads y Koopas? Porque viendo que Kamek padre nos iba a descubrir, dejé al rey plantado. Este no entendió lo que pasó y se enfadó...

- Mario. (Se atraganta también con su propia saliva. Empieza a sudar) Yo... Yo necesito beber algo... (Luigi busca a su hermano una bebida y se la trae)

- Kamek. Madre, ¿qué hiciste exactamente con el rey? Lo digo porque si me dices que Peach es hermanastra mía me voy de este reino para no volver...

- Kammy. No, no. Tranquilo. Peach no es hija mía. (Todo el mundo resopla. Kamek resopla con más fuerza que el resto) Y esa es nuestra historia.

- Mario. (Deja de beber) Yo... Yo me tengo que ir de aquí o me da algo...

- Luigi. Ya verás cuando se entere Peach...

- Mario. ¡¡No!! Ni se te ocurra decirle nada. Si se entera, el reino entrará en crisis.

- Kamek. (Mira a Bowser, quién está boquiabierto aún. No ha pronunciado palabra alguna) Bo-Bowser... ¿Está su malignidad bien?

- Bowser. N-no... No estoy bien... No deberíamos haber venido a esta reunión...

- Goombilón. Si ya lo dije yo antes, pero nunca me hace caso nadie... Bueno, ya que 50 años de secretos guardados se han esfumado, aprovecho para preguntar... ¿quién es la madre de Peach? (Todos miran furiosos a Goombilón)


Diálogo

(En el Castillo de Bowser, dentro de la sala real de Bowser, se encuentran el Trío de Élite, Kamek, Kammy, Bowser y algunos Koopatrulleros vigilando)

- Bowser. ¡Kammy, eres la vergüenza de los Koopas! ¿Cómo se te ocurre enamorarte del enemigo?

- Kammy. Bueno, no sé si me expliqué bien. En esos momentos la guerra no había estallado.

- Bowser. No, no. ¡Si explicarte te has explicado demasiado bien! Nos has dejado a todos en ridículo.

- Kamek. Amo Bowser, perdone a mi madre. Nunca ha sabido lo que hace.

- Bowser. Pues contrólala, ¡contrólala! Ahora mismo hay una gran tensión entre Toads y Koopas otra vez. Y no tengo el cuerpo para más guerras.

- Guydo. Osea, haré un resumen para ver si lo he entendido bien. ¿Kammy y el padre de Peach se vieron a escondidas por un tiempo, luego esta le dejó a causa del padre de Kamek, estalló la guerra entre Toads y Koopas y el rey murió?

- Kammy. Exacto.

- Kamek. ¡¿Y con la de personas que hay, por qué no escogiste a otro?!

- Kammy. Déjalo, no lo entendéis ninguno.

- Bowser. Kammy Koopa, fuera de mi vista. No quiero verte durante un tiempo. ¡Fuera! (Kammy se va) Y vosotros volved al trabajo. Vamos a superar este terrible obstáculo haciendo como si no hubiera pasado nada... (Todos se van, menos Bowser)

...............................................................................................................................

(Fuera de la sala de Bowser, el Trío de Élite se encuentra reunido frente a la puerta)

- Paratroopi. Si todo es verdad, la princesa Peach tiene que tener o 49 o 50 años...

- Guydo. Jo, pues sigue igual desde que llegamos a este reino hace siete años.

- Goombilón. Guydo, a ti te gusta, ¿eh?

- Guydo. (Su máscara se sonroja) ¿Eh? N-no... ¿Cómo me va a gustar si es la líder de los enemigos?

- Paratroopi. Mira a su padre y a Kammy Koopa. Tal vez eso sea genético.

- Guydo. Bueno, tal vez... Ya es hora de que encuentre a alguien. Tú, (mira a Goombilón) tienes a Bombazulina.

- Goombilón. (Le salen lágrimas) Ay, mi querida Bomba... ¿dónde estarás?

- Guydo. Y tú, (mira a Paratroopi) tienes a Kaproopa.

- Paratroopi. Sí, y a su hermano pesado. Ella venía con Korokoopa de regalo...

- Guydo. Entonces... (le brillan de alegría los agujeros de la máscara por donde puede ver) ¿Y si Peach es la elegida?

- Goombilón. (Se limpia los ojos) No te creas. El amo Bowser lleva detrás de ella treinta años...

- Guydo. Que no, que eso fue por culpa de Clawdia Koopa.

- Goombilón. A ver, Sargento Guydo, piensa. El reino no está en guerra y hace tiempo que Bowser descubrió el origen de sus ganas de secuestrar a la princesa. ¿Por qué sigue secuestrándola...?

- Paratroopi. Para conquistarla.

- Guydo. Pero si ya tiene a Mario... Esto es un triángulo amoroso desastroso.

- Goombilón. De triángulo amoroso nada. A parte de Mario, Bowser y Peach, se encuentran Kammy, el padre de Peach, Kamek, yo, Paratroopi y tú mismo. Esto es... un eneágono amoroso.

- Guydo. ¿Un eneágono amoroso? Vaya tontería. Te digo que puedo conquistarla en un solo día si Bowser la secuestra.

- Goombilón. (Él y Paratroopi se miran mutuamente) Apostemos entonces.

(Aparece Ratónito al fondo, ve conversando al Trío de Élite y permanece a lo lejos)

- Guydo. ¿Qué ocurre? ¿Es que acaso no me ves capaz de enamorar?

- Paratroopi. Es que el amo Bowser... Es mucho amo Bowser.

- Ratónito. (Desde lo lejos, se esconde detrás de una columna para seguir la conversación. Se lleva la mano a la boca al haber entendido erróneamente la conversación) Madre mía. Esto es un notición sorprendente...

- Guydo. Te digo que un día de estos puedo conseguirlo si logramos quedarnos solos.

- Ratónito. (Empieza a reirse en un tono bajo) ¿Debería contárselo a Bowser? Puf, la que le puede montar al Sargento Guydo como se entere... (Se va del lugar mientras se rie)

- Goombilón. A mí me parece difícil que la princesa y tú os quedéis solos sin que se entere Bowser...

- Guydo. Bueno, siempre puedo esperar a que llegue su hora de la siesta.

- Paratroopi. Uh, ¿Bowser se echa la siesta?

- Goombilón. Todos los días a la misma hora.

- Guydo. Bien, hoy voy a hablar con él para que prepare el secuestro. (El Trío de Élite se va caminando por el pasillo)

_______________________________________________________________

(Tiempo después, Ratónito se encuentra junto con Kamek en la sala del Magikoopa)

- Ratónito. Kamek, no te vas a creer lo que he escuchado hace una hora.

- Kamek. (Con sus dos manos frente a la bola mágica que tiene en la sala. Se encuentra además sentado en una silla) Me da igual lo que hayas escuchado, visto, tocado, olido o degustado. ¿Me he expresado con claridad?

- Ratónito. Kamek, te hablo en serio. En cuanto te lo cuente vas a alucinar.

- Kamek. (Dentro de la bola mágica se ven rayos. Kamek aparta las manos) ¡¡Ahh!! Ya me has desconcentrado y me ha dado un calambre esta bola.

- Ratónito. No me pienso ir hasta que no me escuches.

- Kamek. ¡Vale! Cuéntamelo, anda.

- Ratónito. No, no. Son 50 monedas de oro.

- Kamek. Uh, ¿a qué viene ese atraco?

- Ratónito. Es una noticia muy impactante.

- Kamek. A ver si lo he entendido bien. ¿Me estás cobrando dinero por dejarme en paz? Cada vez estás peor...

- Ratónito. Vale, por ser amigo te lo dejo en 20 monedas...

- Kamek. Tú no eres amigo mío, rata vaga.

- Ratónito. Ratón... ¡¡Ratón!! Bah, es igual. Te lo dejo gratis.

- Kamek. Jajaja. Lo conseguí.

- Ratónito. Malditos tú y tus poderes de negociación...

- Kamek. ¿Me lo vas a contar o vamos a estar toda la mañana así? (Alza la varita e invoca un refresco. Se pone a beberlo mientras escucha a Ratónito)

- Ratónito. Resulta que el Sargento Guydo se ha enamorado.

- Kamek. (Dice irónicamente) Oooh, qué sorpresa. He estado meses sin poder dormir ni comer dándole vueltas a la cabeza sobre si a Guydo le gustaba alguien o no...

- Ratónito. Eso no es el notición, sino quién.

- Kamek. ¿Y quién es?

- Ratónito. Adivina.

- Kamek. A ver, yo no te he pagado para que me vengas con adivinanzas... Bueno, en realidad no te he pagado...

- Ratónito. Venga, Kamek, adivina. Nunca acertarás.

- Kamek. ¿Popkey? (Ratónito niega con la cabeza) ¿Kaproopa? (Ratónito vuelve a negar) Uh, ¿Bombazulina? (Ratónito niega de nuevo) Pues sólo queda que yo conozca a Fuzzya, y no está aquí...

- Ratónito. Es que no te lo vas a creer... (Ratónito se acerca a Kamek y le susurra al oído la respuesta) Bowser... (Al oirla, Kamek escupe al suelo todo el refresco)

_______________________________________________________________

(Más tarde, en la sala de Bowser se encuentran Bowser, Kamek y Ratónito)

- Bowser. (Boquiabierto) ¿Có-cómo...?

- Ratónito. (Se toca sus orejas) Es todo lo que he oído. No miento...

- Bowser. Es... Es... Es llegar el verano y el calor os derrite a todos el cerebro. Primero lo de Kammy, ahora lo de Guydo. ¡¿Qué va a ser lo siguiente?! ¡¿Kamek con un traje de la princesa Peach?! (Ratónito mira riéndose a Kamek y este le mira furioso. Alguien llama a la puerta) ¡Adelante!

- Trío de Élite. Buenos días, amo Bowser. (Bowser pone cara de susto y Ratónito y Kamek intentan aguantar la risa)

- Kamek. Uy, me acabo de acordar de que tenía que hacer un recado.

- Ratónito. Y yo tenía que limpiar los pasillos, que empiezan a estar sucios... (Kamek y Ratónito salen juntos de la sala)

- Bowser. ¡No, por favor, no os vayáis! ¡Maldita sea!

- Guydo. Amo Bowser, ¿se encuentra bien?

- Bowser. (No mira a Guydo. Intenta mirar a otra parte) S-sí. ¿Qué queréis?

- Guydo. ¿Puedo pedirle a su malignidad un favor?

- Bowser. ¡¡No!!

- Guydo. Pe-pero...

- Bowser. ¡Fuera de mi vista, los tres! (El Trío de Élite se da la vuelta. Cuando Paratroopi abre la puerta, encuentra al otro lado a Kamek y Ratónito con los oídos pegados para escuchar la conversación) Vosotros, ¿no os íbais?

- Kamek. Eh... Esto... Es que hemos pensado los dos que podríamos dejar lo que teníamos que hacer para más tarde.

- Ratónito. (Intenta aguantar la risa) Amo Bowser, ¿por qué les dice a estos chicos tan majos que no si no sabe lo que le quieren pedir?

- Bowser. Porque no.

- Guydo. Amo, sólo quería pedirle un par de Koopas Paratroopas y cinco Goombas para secuestrar a Peach.

- Bowser. ¿Desde cuándo vosotros secuestráis a la princesa?

- Guydo. Es que hoy es un día especial. (Kamek y Ratónito se empiezan a reir)

- Bowser. Mira, llévate los soldados que quieras, pero iros los tres ya de aquí. (El Trío de Élite hace una reverencia a Bowser y se va. Quedan sólos Bowser, Kamek y Ratónito) ¿Por qué me tiene que pasar todo a mí?

- Ratónito. El Sargento Guydo ha iniciado su plan. Lo de la princesa es una excusa para regalarle algo a su malignidad.

- Bowser. (Saca las gafas de sol) Bueno, pues parece que este año las vacaciones las vuelvo a pasar fuera de este reino.

- Kamek. Amo Bowser, no vaya a lo fácil. Tengo una idea para que Guydo le deje en paz.

- Bowser. ¿El qué? ¿Lo mato?

- Kamek. Ese es el plan B. Pero el plan A es flirtear con Peach.

- Bowser. ¿Filrqué? Habla claro.

- Kamek. Intentar ligar con Peach. ¿Ha quedado claro?

- Bowser. Kamek, ¿no crees que esto es ridículo? En la generación anterior estuvieron juntos el padre de Peach y Kammy. ¿Ahora pretendes que yo y Peach estemos juntos?

- Kamek. Sólo tienes que aparentarlo frente a Guydo para que te deje en paz.

- Ratónito. Yo tengo que estar para verlo. ¡No puedo perdérmelo! (Se empieza a reir)

_______________________________________________________________

(En el Castillo de Peach, Mario, Peach y el Maestro Kinopio se encuentran en la planta segunda, sentados frente a una mesa los tres)

- Toad camarero. (Va dejando los platos encima de la mesa) Venga, a comer se ha dicho.

- Peach. ¿Qué toca hoy?

- Toad camarero. Sopa de champiñón. Que aproveche. (El camarero se va)

- Mario. Buah, siempre comemos algo en donde haya al menos un champiñón metido. ¿No pueden hacer una ensalada con los vegetales que recibimos del Jardín de Floruga?

- Peach. Mario, el Jardín de Floruga desapareció entre las llamas al igual que medio Bosque Hoyuelo... Cambia el chip ya.

- Mario. (Deja la cuchara en el plato) Como el próximo día vea un solo champiñón en la comida, me tiro desde lo alto del castillo.

- Luigi. (Entra en la segunda planta gritando) ¡Mario, protege a Peach! ¡Vienen secuaces de Bowser! (Luigi empieza a gritar como una niña pequeña y sale corriendo)

- Mario. (Mira a Peach) Y pensar que mi hermano me rescató una vez de dentro de un cuadro...  Oye, Peach...

- Peach. ¿Sí?

- Mario. Lo he estado pensando y... tengo que contarte algo muy importante sobre tu padre.

- Peach. ¿El qué?

(Entran Goombilón, Paratroopi, Guydo y varios Goombas y Koopas Paratroopas)

- Guydo. A ver, Mario. Dejemos la lucha para más tarde, que he dejado el Lanza-Bills Banzai aparcado en un aparcamiento cercano al castillo y me cobran por horas.

- Mario. Pero bueno, no sólo intentáis secuestrar a Peach a la hora de la comida, sino que encima lo hacéis un día de aniversario como hoy.

- Paratroopi. Ah, pero. ¿Hoy cumple años la princesa?

- Goombilón. Cabo Paratroopi, se refiere al cincuenta aniversario de su difunto padre. Si has estado esta mañana ahí en la celebración...

- Guydo. Memoria Cheep-Cheep...

- Mario. ¡No os pienso dar a la princesa!

- Peach. (Coge a Mario de un brazo) Oye, ¿qué es lo que me tenías que decir sobre mi padre?

- Mario. E-eh... Esto... (Se suelta de Peach y finge tener un dolor muy grave) ¡¡Aaahhh!! ¡Qué dolor de tripa se me ha puesto de repente!

- Goombilón. ¡A por la princesa! (El Trío de Élite consigue llevarse a Peach ante las narices de Mario y el Maestro Kinopio)

- Maestro Kinopio. Pero Mario, ¡ve a por ella! ¿A qué esperas?

- Mario. (Deja de fingir) Puf, por poco me pilla.

- Maestro Kinopio. Mario, ¿a qué te refieres?

- Mario. Es que antes me dio un arrebato de sinceridad y casi le cuento lo del romance de su padre.

- Maestro Kinopio. (Cambia de pensamiento) Bueno, en el Castillo de Bowser la tratarán bien, supongo. Seguro que dentro de unas horas se le ha olvidado eso.

_______________________________________________________________

(Al Castillo de Bowser llega el Trío de Élite y sus secuaces junto con Peach. Al llegar a la sala de Bowser, encuentran allí al amo, a Kamek y a Ratónito. Kamek y Ratónito intentan aguantar la risa)

- Bowser. (Mira su reloj de oro) Hala, ¡casi batís mi récord! ¿Qué habéis hecho?

- Paratroopi. Simplemente tuvimos suerte.

(Dos Koopas Paratroopas acercan la princesa a Bowser. Kamek se eleva hasta el oído de Bowsercon su escoba y le susurra)

- Kamek. Amo, comience ya el plan.

- Bowser. Entendido. (Deja de hablar en tono bajo y mira a la princesa) Hola, querida princesa.

- Peach. ¡Suéltame!

- Bowser. Peach, hoy estás más guapa que otros días.

- Peach. Bowser, no te hagas el interesante. Si ya sabemos cómo va a terminar esto. Vendrá Mario y me rescatará. ¿Es que nunca aprendes la lección?

- Bowser. Venga, ¿es que no podemos ser amigos?

- Peach. (Dice irónicamente) Claro, me has intentado tirar a un caldero de lava, me has secuestrado mil veces, has intentado deshacerte de Mario, has utilizado a uno de tus feos esbirros (señala a Kamek) para que se haga pasar por mí usando vestidos parecidos a los míos. ¿Cómo no puedo perdonarte?

- Kamek. Perdona, pero bien que picó el anzuelo Mario las dos veces que hice eso. La tercera vez ya no... pero fue porque ya sabía el truco.

- Bowser. ¡Silencio!

- Peach. (Le rugen las tripas) Ahh... Y encima no se te ocurre mejor momento que la hora de la comida. Tengo mucha hambre.

- Bowser. Trío de Élite, traedle a Peach un Cheep-Cheep a la plancha.

- Peach. ¿No teneís verduras? Yo no suelo comer carne.

- Paratroopi. Si no es carne, es pescado. (Todos miran a Paratroopi con cara de cansancio) ¿Qué?

- Bowser. Peach, deja de decir tonterías. ¿Tú nos has visto en este castillo con cara de vacas?

- Peach. (Intenta aguantar la risa) No, pero alguno sí que tiene el tamaño de ellas.

- Ratónito. (Habla mientras mastica un bocadillo) Oye, sin insultar, ¿eh?

- Bowser. Soldados, encerrad en una jaula a Peach y llevadla amis aposentos. (Cuatro Koopatrulleros hacen gesto de haber entendido la orden y se llevan a Peach)

- Guydo. Amo Bowser, ¿no podría dejarla en un lugar más visible? Es que... hmmm... Si nadie la ve, puede escaparse sigilosamente.

- Bowser. No te preocupes. ¿A dónde puede ir sin que nadie la vea? Ahora todos a volver al trabajo. (Todos abandonan menos Bowser la sala)

_______________________________________________________________

(A las cinco de la tarde, el Trío de Élite se encuentra en su habitación)

- Goombilón. Ya tiene que estar durmiendo el amo Bowser.

- Guydo. Necesito llevarme a la princesa de su habitación para intentar enamorarla. Pero la cuestión es, ¡¿cómo?! El amo está en esa misma sala.

- Paratroopi. Sí, pero cuentas con una ventaja, está dormido. Si no haces ruido, puedes sacarla de ahí.

- Guydo. Ya, claro. No soy tan fuerte como para levantar una jaula de tal peso. Ni siquiera creo que para arrastrarla.

- Goombilón. ¿Quién ha dicho que tengas que mover también la jaula? (Guydo mira a Goombilón con cara de no saber de qué habla)

...............................................................................................................................

(Comienza la música 1)

(Guydo entra en la sala real de Bowser. Mira por todos lados para comprobar que no hay nadie. Avanza hasta el fondo de la sala y encuentra detrás del trono real una puerta que conduce a la habitación donde siempre duerme Bowser)

- Guydo. (Inspira aire y lo espira. Repite eso tres veces) Sargento Guydo, se valiente. Pero sobre todo, no hagas ruido o Bowser de matará.

(Guydo abre lenta y silenciosamente la puerta. Un poco de luz entra en la oscura habitación. A un lado de esta se encuentra la cama. Guydo no puede ver bien a Bowser con tan poca luz, pero se puede ver cómo alguien ronca en la cama. Al fondo, se encuentra la princesa Peach enjaulada, durmiendo apoyada en uno de los barrotes de la jaula)

- Guydo. (Piensa en su mente) Ahí está... (se acerca dando pasos silenciosos hacia la jaula) Psst... ¡Psst! (Peach no se despierta) Uh, ¿cómo puede tener un suño tan profundo en la situación en la que se encuentra? Es increí... (ve que en la cama hay movimientos. Guydo se tapa la boca de su máscara muy asustado. Segundos después, se vuelven a oir ronquidos y Guydo se calma un poco) Lo que hay que hacer por amor... ¡Psst! ¡Eh! (Toca el brazo de la princesa y esta se despierta)

- Peach. (Mira a Guydo) ¿Tú qué quieres de mí?

- Guydo. Te sacaré de esta jaula si me prometes estar tranquila. ¿Sí? (Peach asiente y Guydo saca una llave. Con ella abre la jaula y Peach sale de ella) Ahora vamos a salir de aquí sigilosamente...

- ???. (Se despierta y se levanta de la cama) ¡¿Quién anda ahí?! ¡Identifícate!

- Guydo. ¡¡Aaahhh!! Lo siento mucho, amo Bowser. No es lo que parece, se lo juro.

- ???. ¿E-eh? O-osea... uf, Sargento Guydo, me has decepcionado. ¡Te voy a bajar el sueldo!

- Guydo. Un momento, esa no es la voz del amo Bowser... (Se acerca a una pared, pulsa un interruptor y la luz se apodera de toda la sala) ¡¿Ratónito?! ¡Qué haces ahí durmiendo!

- Ratónito. Pues lo mismo que estás haciendo tú con Peach, aprovechando que el amo no está aquí. Aquí sí que se duerme bien; esta es una buena cama.

- Peach. (Mira al Sargento Guydo) Oye, ¿estas cosas tan absurdas pasan normalmente en este castillo?

- Guydo. No, hoy es un día tranquilo. Deberías ver otros días...

- Peach. Oye, pues ahora ya no me importa tanto que me raptéis. Aquí no me aburro para nada.

- Ratónito. (Mira a Guydo enfadado) Yo no digo nada si tú no dices nada.

- Guydo. Hecho. Pero un momento. Si Bowser no está aquí, ¿dónde está? (Ratónito levanta los hombros como gesto de no saber nada)

(Para la música 1)

...............................................................................................................................

(En la sala del Trío de Élite se encuentran Goombilón y Paratroopi. Alguien llama a la puerta)

- Goombilón. ¡Ese debe de ser el Sargento Guydo! Corre y ábrele antes de que alguien le vea.

(Paratroopi se dirige a la puerta y la abre. Al otro lado encuentra a Bowser)

- Paratroopi. Amo Bowser, ¿qué hace su malignidad aquí? ¿Ha pasado algo?

- Bowser. Os voy a encomendar una misión.

- Paratroopi. (Le brillan los ojos al igual que Goombilón) Será todo un honor cumplir sus órdenes. (Habla en su mente) A ver si así nos asciende de una vez...

- Bowser. Vais a comprar un ramo de flores.

- Paratroopi y Goombilón. (Levantan una ceja por no entender lo que pasa) ¿Eh?

- Bowser. ¡Que vayáis a por flores! Eso es lo que le gusta a Peach, ¿no?

- Goombilón. ¿Y qué sabremos nosotros lo que le gusta a Peach?

- Bowser. (Se golpea los puños) ¿Vais ya a por las flores o qué?

- Paratroopi y Goombilón. (Asustados) ¡¡S-sí, amo!! (Salen de la habitación y se esconden detrás de una de las columnas del castillo. Paratroopi saca su móvil y llama a Guydo)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Bowser se encuentran los mismos personajes. Guydo y Peach a punto de salir y Ratónito encima de la cama. El móvil de Guydo suena dentro de su mochila y lo coge)

- Guydo. ¿Sí?

- Móvil. (Con la voz de Paratroopi) Sargento Guydo, Bowser debe de haberse enterado de tu plan porque nos ha mandado comprar flores para Peach. ¡Debes conquistarla ya!

- Guydo. ¡¿Qué?! (Mira a Peach) Peach, hay que irse de estas salas cuanto antes. (Vuelve a ponerse el móvil en el oído)

- Móvil. (Con la voz de Goombilón) Guydo, ¡corre! ¡El amo Bowser ha salido de nuestra habitación y va para allá!

- Guydo. (Cuelga el móvil, lo guarda en su mochila y coge el brazo de Peach) ¡Viene Bowser! (Ratónito salta de la cama al oir eso) ¡Todos afuera!

(Todos salen de la habitación de Bowser, cruzan toda la sala real de Bowser y abren la puerta. En ese momento se topan con Bowser)

- Guydo, Ratónito y Peach. Bow-Bowser... Hola…

- Bowser. Uh, ¿qué hacéis todos en mi sala de descanso real? ¡¿Y qué hace Peach fuera de su jaula?!

- Guydo. Amo Bowser... Yo lo siento, pero...

- Bowser. (Mientras Guydo se disculpa, Bowser no le hace caso porque su mente recrea a un Kamek pequeño en su hombro derecho) Kamek, ¿qué haces ahí?

- Kamek imaginario. No soy tu secuaz, soy tu mente que quiere recordarte algo.

- Bowser. Habla.

- Kamek imaginario. Comienza el plan ya. Cuanto antes vea el Sargento Guydo que intentas ligar con Peach, antes te dejará en paz... (Aparece encima del hombro izquierdo de Bowser un Ratónito pequeño imaginario también)

- Ratónito imaginario. ¡Déjate de bobadas! Lo que tienes que hacer es despedir a ese Guydo. ¿Cómo se atreve a hacer eso?

- Bowser. (Mira sus dos hombros, indeciso) A ver, dejad de liarme. ¡¿Qué hago?!

- Kamek imaginario. Liga con Peach.

- Ratónito imaginario. Despide al Sargento Guydo.

- Kamek imaginario. ¿Y tú qué consejos le das a Bowser, rata vaga?

- Ratónito imaginario. Mejores que los tuyos, mago del tres al cuarto.

- Kamek imaginario. Uh, te vas a tragar tus palabras. ¡Ven aquí! (Kamek imaginario y Ratónito imaginario se pelean y desaparecen de la mente de Bowser)

- Bowser. ¡Pero esperad, no os vayáis! (Bowser deja su imaginación y habla en alto justo cuando Guydo acaba de disculparse) ¡Maldita sea!

(Guydo, Ratónito y Peach miran a Bowser extrañados)

- Guydo. ¿Ocurre algo, amo Bowser?

- Bowser. No, nada... (Aparecen detrás suyo Goombilón, Paratroopi y Kamek)

- Paratroopi. ¡Ya estamos aquí con las flores!

- Kamek. Hala, os reunís sin llamarme. Me habéis decepcionado... Pero ya me quedo y aprovecho.

- Bowser. (Coge las flores bruscamente y se las presenta a Peach) Toma.

- Kamek. (Le susurra al oído de Bowser) Con un poco más de cariño, amo... Sonría su malignidad...

- Bowser. (Con una sonrisa forzada, dice...) Aquí tienes unas flores, princesa Peach.

- Peach. (Mira a Bowser con los ojos bien abiertos) Esto será una broma, ¿verdad?

- Guydo. (Se acerca a Peach y saca de su mochila una rosa para ella) Tal vez esta flor no pueda competir con las suyas, pero mi amor hacia ti sí.

- Goombilón. Ohhh, qué bonito lo que has dicho.

- Peach. (Mirando a Bowser y a Guydo) E-esto no me lo puedo creer. Si es una broma de cámara oculta decídmelo ya, por favor.

- Bowser. (Susurrando a Kamek) Kamek, no parece que yo le guste a Guydo. ¿Qué está pasando?

- Kamek. (Susurrando a Bowser) Tal vez quiera llevarse a Peach para que tú no la puedas enamorar y así volver a estar en el punto de partida.

- Bowser. Kamek, se acabó. Esto ya es demasiado retorcido. (Deja de susurrar a Kamek y mira a Guydo) Sargento Guydo, no voy a andarme con rodeos. Tengo que decirte algo.

- Guydo. Ya, ya sé lo que me vas a decir, pero antes de que lo digas, yo te diré que pienso luchar por nuestro amor.

- Bowser. (Entendiendo erróneamente la frase de Guydo) Ya basta. Sargento Guydo, ¡nunca me has gustado y nunca me gustarás! ¡¿Tal difícil es de comprender?!

- Guydo. (Mira a Bowser sorprendido, como el resto de secuaces) No. Ni tú a mi me gustas, pero no sé a qué viene eso ahora.

- Bowser. ¿Tú a qué estás jugando? ¿No te gustaba?

- Trío de Élite y Peach. ¡¡¿Qué?!!

- Guydo. ¡Por supuesto que no! A mi quien me gusta es Peach.

- Peach. ¡¡¿Qué?!! Bueno, esto ya es el colmo.

- Bowser. (Mira muy furioso a Kamek y a Ratónito) Vosotros... ¡Por qué me habéis mentido! ¡¿Acaso lo habéis hecho para reiros de mi?!

- Kamek. Yo solo le dije a su malignidad lo que me había comunicado Ratónito...

- Ratónito. Y yo entendí a Guydo que quería enamorar a su malignidad.

- Guydo. ¡¿Pero qué dices?! Yo dije que quería enamorar a Peach. (Mira a sus dos amigos) ¿Verdad? (Goombilón y Paratroopi asienten)

- Bowser. Bueno, bueno... (Vuelve a mirar a Kamek y a Ratónito) Os voy a bajar tanto el sueldo que vais a tener que pagarme vosotros a mí por trabajar aquí.

- Kamek. Pero amo, fue un malentendido tonto...

- Bowser. ¡¡Todos fuera de mi sala!! ¡No quiero ver a nadie en unos cuantos días! (Todos salen de la sala. Llega Super Mario)

- Mario. Vengo a por Peach. La rescataré por las buenas o por las malas.

- Peach. (Se acerca a Mario) Vayámonos, Mario, vayámonos de aquí. Esto me empieza a cansar.

- Mario. ¿Por qué?

- Peach. Porque Bowser y uno de sus esbirros se me han declarado.

- Mario. ¡¿Qué me estás diciendo?! (Mario mira a todos los secuaces con mirada retadora. Todos están callados mirando a Mario)


(En la habitación de Kamek, se encuentran mirando por la ventana Kamek y Ratónito. Está anocheciendo)

- Kamek. La de cosas raras que han pasado hoy.

- Ratónito. Ni que lo digas...

- Kamek. Mi madre ha sido la novia del padre de Peach hace cincuenta años, ha habido un triángulo amoroso entre Guydo, Bowser y Peach...

- Ratónito. Bueno, ni triángulo amoroso, todo eran o mentiras o confusiones...

- Kamek. Y para colmo hemos sido suspendidos de sueldo durante un mes por un malentendido...

- Ratónito. Ni me lo recuerdes...

- Kamek. Es... Es como si alguien estuviera eligiendo todo el rato nuestro destino y se estuviera diviertiendo a costa de nuestras desgracias.

- Ratónito. Ya se ha puesto místico el Magikoopa...

- Kamek. La verdad es que con la de cosas que pasan en este castillo se podría escribir una serie.

- Ratónito. Pues no se la creería nadie. No me lo creo ni yo...

(La luna sigue ascendiendoen el cielo mientras se aleja el sol por el horizonte. El cielo oscurece y sólo se pueden ver algunas ventanas del castillo iluminadas. Termina otro día en el Reino Champiñón)


Escena extra

(Al día siguiente, en el Castillo de Peach se encuentran desayunando Mario y Peach. Llega un Toad)

- Peach. Hola. ¿Qué tenemos hoy para desyunar?

- Toad. Leche, un zumo de naranja y muchas galletas de champiñón crujientes. Que os aproveche. (Deja toda la comida y se va. Mario tiene una cara enfadada)

- Mario. Ya estamos con los champiñones. ¿Es que en este reino no hay otra cosa?

- Peach. Mario, cálmate un poco. ¡Ah! ¿Qué es lo que me querías decir sobre mi padre ayer?

- Mario. (Pálido) ¿Q-q-qué...? ¿Cuándo?

- Peach. Ayer, antes de que llegaran los secuaces de Bowser. ¿No lo recuerdas?

- Mario. A-ah... Sí, claro... Eh... Pues...

- Peach. ¿Y qué era lo que me tenías que decir?

- Mario. Pues que tu padre... que tu padre...

- Peach. ¿Que mi padre qué?

- Mario. (Disimula) Que tu padre fue un rey extraordinario.

- Peach. (Mira un poco confusa a Mario) Eh... Gracias. Bueno, sigamos comiendo antes de que todo esto se enfríe.

(Y los dos siguieron desyunando...)

En el próximo episodio (Un Bob-Omb, un Koopa Paratroopa y un Goomba pequeño)

Aunque esta página no contenga un episodio que forme parte de la historia que contiene las cuatro temporadas, la aprovecho para dar un adelanto del primer episodio de la quinta temporada.

(En el Castillo de Bowser...)

- Korokoopa. (Se acerca a la puerta y la abre) ¿Sí? (Ve a Kaproopa con una maleta)

- Kaproopa. ¡Hermano Korokoopa!

- Korokoopa. ¡Hermanita! ¿Qué haces aquí?

- Kaproopa. Os prometí que volvería al castillo cuando tuviera vacaciones de nuevo. ¡Y aquí estoy!

_______________________________________________________________

(Un Paragoomba hembra lanza a Kamek un Goomba un poco más grande que los Microgoombas normales. Este se queda dando vueltas alrededor de su cabeza)

- Kamek. ¡Quita! (El Microgoomba cae al suelo. Kamek mira al Microgoomba y pone cara alegre. Le brillan las lentes de sus gafas) ¡Ohh! ¡Mira que Goomba más bonito! ¿Cómo te llamas, pequeño?

- (Microgoomba). No tengo nombre.

- Kamek. Hmmm... Te llamaré... Goombi. ¿Te parece bien? (Goombi asiente)

_______________________________________________________________

- Korokoopa. (Le enseña su móvil a Ratónito) Ratónito, tengo un vídeo grabado que prueba que acabas de robar dinero al amo Bowser.

- Ratónito. ¡Ni se te ocurra enseñárselo o me despedirá! ¿Qué quieres de mi?

(Korokoopa se rie)

_______________________________________________________________

(Kaproopa entra en la habitación suya y de Korokoopa y encuentra a Ratónito limpiando. Ella busca a Korokoopa)

- Kaproopa. Hermano, ¿qué hace el director del equipo de limpieza limpiándonos la habitación?

- Korokoopa. Le estoy chantajeando. ¿No es genial? (Se rie)

_______________________________________________________________

(Alguien llama a la puerta de la habitación de Kamek. El Magikoopa abre la puerta)

- ???. Hola, Kamek...

- Kamek. Uh, ¿tú qué haces aquí? ¿Has vuelto?

- ???. (Habla en tono irónico) No, me he ido. Pues claro que he vuelto, Kamek.

_______________________________________________________________

(En mitad del pasillo, cerca de las escaleras que comunican los pisos del castillo, Korokoop y Ratónito cogen el móvil del primer personaje nombrado cada uno por un extremo, frente al Trío de Élite)

- Korokoopa. ¡Devuélvemelo!

- Ratónito. ¡Jamás! ¡Ya verás cómo me vengaré cuando destruya las pruebas!

- Goombilón. ¡Estad quietos! No os vayáis a... (Ratónito cae por las escaleras) caer...

(Todos bajan las escaleras para socorrer a Ratónito)

- Korokoopa. (Se lleva las manos a la cabeza) Madre mía, ¡¿qué he hecho?!

- Paratroopi. ¡Que alguien llame a un médico!

- Guydo. Puf, no sé si esta vez tendremos que llevar flores de vivo o de muerto…


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.