FANDOM


Resumen

Las mentiras siempre se descubren, antes o después, y esto es lo que puede haberles pasado a algunos de los secuaces del Castillo de Bowser. Por otra parte, ¿qué le habrá pasado a Kamek? ¿Quién le ha intentado quitar su puesto como mano derecha de Bowser? Todo esto se descubrirá en este episodio, penúltimo de la temporada.

Música

1.
Battle with Wiggler - Mario Party 9 Music Extended

Battle with Wiggler - Mario Party 9 Music Extended

Intro LTS Temp.5. Habitación Korokoopa mañana

(En la habitación de Korokoopa por la mañana se encuentra Kaproopa descansando. Alguien llama a la puerta y ella va a abrirla. Es Paratroopi, y ella le invita a pasar)

- Paratroopi. ¿Me habías llamado?

- Kaproopa. Sí. (Le da un beso y Paratroopi se pone nervioso)

- Paratroopi. ¡¿Qué haces?! Korokoopa puede andar cerca.

- Kaproopa. No lo creo. Se ha ido a reclamar el sueldo de este mes a Kamek. Por cierto, de él te quería hablar.

- Paratroopi. ¿Por fin le vas a contar lo nuestro?

- Kaproopa. En efecto. Ya lo sabe demasiada gente, y no quiero que se entere por terceras personas.

- Paratroopi. Me alegra que seas tan sincera, pero recuerda que Korokoopa se lo cuente quien se lo cuente me intentará matar igual.

- Kaproopa. Que no, hombre. Si en el fondo Korokoopa lo entenderá y lo apoyará...

- Paratroopi. Lo primero me cuesta creerlo, pero ya lo segundo me parece imposible. En fin, debe saberlo. Yo por si acaso no se lo toma tan bien como dices, me voy a una tienda a comprar un caparazón más resistente... (Paratroopi se va del lugar y Kaproopa se queda sola en la habitación)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Korokoopa está en el pasillo de la tercera planta hablando con Kammy)

- Korokoopa. Ya he esperado varios días, no aguanto más. ¡Quiero mi paga!

- Kammy. ¡Que no! Vete a trabajar o a lo que quiera que hagas.

- Korokoopa. Exijo hablar con Kamek.

- Kammy. No puedes. Se ha ido de vacaciones.

- Korokoopa. ¿De vacaciones? Pero si el verano ya ha acabado.

- Kammy. Eso es lo que tiene ser jefe, que te vas cuando te viene en gana.

- Korokoopa. Kammy, no me vaciles. Págame ya.

- Kammy. ¡Gánate el sueldo! Que la mitad del tiempo de trabajo lo pasas chateando por el ordenador y la otra mitad haciendo el vago.

- Korokoopa. Kammy, soy informático. El ordenador no lo utilizo para chatear.

- Kammy. Uy que no. No te hagas el listo, que mando a varios Koopatrulleros a inspeccionar tu ordenador de arriba abajo. ¡Que te den! (Kammy cierra la puerta en las narices de Korokoopa)

- Korokoopa. (Se queda miando a la puerta) Esta mujer quiere guerra... Ya veremos si me paga o no... (Se va caminando del lugar)


Diálogo

(Kamek abre con dificultad los ojos. Ha pasado mucho tiempo inconsciente. No consigue ver mucho porque el lugar está oscuro. Intenta levantarse y salir, pero se encuentra encerrado en una jaula)

- Kamek. (Golpea los barrotes de la jaula) Uh, ¡dejadme salir! (Nadie contesta) ¿Hay alguien ahí? (Kamek sigue sin recibir respuesta alguna) Maldita sea... (se mete la mano en un bosillo de su traje para coger su varita mágica, pero no la encuentra) ¡Ostras! Mi varita no está... ¿Y ahora cómo salgo yo de aquí? (Mira por todos lados, pero no se ve casi nada. De repente, se abre una puerta y entra luz en la sala) ¡Socorro! ¡Socorro!

(Entra en la habitación alguien, pero sólo Kamek reconoce una silueta)

- ???. Cállate de una vez. Nadie te puede oir.

- Kamek. (Sorprendido) No... No puede ser... Reconozco esa voz. ¡¡Madre!!

- Kammy. (Enciende las luces de la sala y cierra la puerta) En efecto.

- Kamek. ¿Dónde estoy?

- Kammy. En tu habitación.

- Kamek. ¡¿Y qué hago aquí?!

- Kammy. Te tengo encerrado, y así te vas a quedar un tiempo.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡¿A qué viene todo esto?!

- Kammy. (Empieza a caminar alrededor de la jaula) Verás, hijo. Llevo mucho tiempo diciéndote que mejores tus formas de gobernar como mano derecha de Bowser. ¿Acaso crees que cuando yo lo era este castillo iba así de descarrilado hacia el fracaso?

- Kamek. Madre, no me digas que has vuelto con el mismo rollo. ¡Por mucho que me secuestres Bowser no te hará su mano derecha!

- Kammy. Ya lo veremos...

- Kamek. Y además no podrás retenerme durante mucho tiempo. La gente notará con el tiempo mi ausencia.

- Kammy. No, no, tranquilo. Le he dicho a todo el que me ha preguntado por ti que te has ido de vacaciones al Condado Tomate y que no sé cuando volverás.

- Kamek. (Agarra los barrotes con fuerza) Serás retorcida... ¿Y qué piensas hacer conmigo, matarme o retenerme aquí hasta que muera de hambre?

- Kammy. Pues claro que no voy a matarte hijo... Por ahora. Estoy pensando una manera más discreta de deshacerme de ti.

- Kamek. Uy, estás muy enferma. En cuanto salga de aquí te meto en un jeriátrico, ¡¿me has oído?!

- Kammy. Ya, ya pasó todo hijo mío...

- Kamek. ¿Y Goombi, ¡qué le has hecho!?

- Goombi. Ejem, ejem... Aquí estoy... (Goombi se encuentra encerrado en una jaula más pequeña cerca de Kamek)

- Kammy. A Goombi le dejaré libre una vez haya solucionado todo esto. ¿Quién va a confiar en la palabra de un niño?

- Goombi. Pues ya estoy más cuerdo que tú, así que...

- Kammy. Uh, ¡retira eso, renacuajo!

- Goombi. ¡Traidora!

- Kammy. ¡Debilucho!

- Goombi. ¡Mala madre!

- Kammy. (Mira a Kamek) Este niño ha salido muy malencarado. ¿Seguro que no es nieto mío?

- Kamek. Madre, déjate de nietos. ¡Sácame de aquí! Te prometo que no te haré nada. Haremos como que no ha pasado nada.

- Kammy. No. Que te conozco...

- Kamek. (Sonriente) Venga... Madre, yo te quiero mucho y te aprecio. ¿Me sueltas?

- Kammy. No...

- Kamek. (Enfurece) ¡¡Suéltame, loca!!

- Kammy. No empeores las cosas...

(Kammy se va al otro extremo de la sala y se sienta en un sofá)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Korokoopa se encuentran Korokoopa y Paratroopi. Korokoopa está sentado frente al ordenador)

- Paratroopi. Bueno... Te quería contar una cosa... ¿Dónde está Kaproopa?

- Korokoopa. Está con su amiga Bombazulina charlando por ahí. Pero no me cuentes nada ahora, ando ocupado.

- Paratroopi. ¿Ya estás chateando por el ordenador?

- Korokoopa. (Mira a Paratroopi) ¿Pero qué os ha dado a todos conmigo? Soy informático. In-for-má-ti-co.

- Paratroopi. (Mira la pantalla del ordenador) Pues eso que veo ahí es un chat. Y tú te haces llamar... Koopalbino.

- Korokoopa. Déjame en paz. Es mi tiempo libre. Y lo de albino es por lo del color blanco de mi caparazón, ¿estamos?

- Paratroopi. (Sonríe) Seguro que no te atreves a cumplir un reto que te proponga.

- Korokoopa. ¿Cuál?

- Paratroopi. No te lo digo, que seguro que lo rechazarás.

- Korokoopa. Si puedo hacerlo, lo haré. Yo soy valiente.

- Paratroopi. ¿A que no te atreves a hacerte pasar por chica en el chat? (Korokoopa traga saliva de la impresión) ¿Ves? Miedica...

- Korokoopa. Te vas a tragar tus palabras. Especifica en lo que tengo que hacer.

- Paratroopi. Es duro el reto. Sólo consigue hablar con alguien haciéndote pasar por una mujer y habrás ganado.

- Korokoopa. ¿El qué habré ganado, eh?

- Paratroopi. Hmmm... Cincuenta monedas de oro. ¿Te parece bien?

- Korokoopa. Cincuenta monedas de oro que acabas de perder. Las voy a ganar en toda tu cara.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Goombilón y Guydo, se encuentra Goombilón en frente de su ordenador. Las teclas las toca cuidadosamente con uno de sus pies)

- Goombilón. Este chat del castillo es un verdadero avance. Nos podemos poner en contacto todos así de fácil.

- Guydo. Me apuesto lo que quieras a que no te atreves a algo...

- Goombilón. ¿A qué?

- Guydo. A hacerte pasar por chica en el chat.

- Goombilón. ¡¿Qué?! Ni de broma.

- Guydo. Pero si es muy fácil. Cámbiate el nombre de usuario y ya está. ¿No sería gracioso?

- Goombilón. Sí, claro. Mira cómo me parto de risa... Guydo, si quieres llevar a cabo tus demencias, eso lo haces tú.

- Guydo. Haré mi parte y tu parte del trabajo durante una semana.

- Goombilón. No.

- Guydo. Dos.

- Goombilón. Que no.

- Guydo. Un mes entero.

- Goombilón. Eh... Ah, ¡vale! ¿Qué quieres que haga?

- Guydo. Métete en el chat y habla con alguien. Nadie te podrá reconocer.

- Goombilón. (Empieza a controlar el ordenador) Madre mía, lo que me haces hacer... En fin, un mes de descanso me ganaré...

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa...)

- Korokoopa. Uy, se ha añadido en el chat una chica nueva... ¿Quién será?

- Paratroopi. Habla con ella.

- Korokoopa. ¿Estás loco? Con el nombre que tengo yo ahora voy a hacer el ridículo...

- Paratroopi. Mándale un mensaje y las cincuenta monedas serán tuyas.

- Korokoopa. Ah... Korokoopa, piensa en el dinero, piensa en el dinero... (empieza a teclear)

...............................................................................................................................

(En la habitación del Trío de Élite...)

- Goombilón. Acabo de recibir un mensaje privado... De una tal Karacupa... ¿La conoces, Sargento Guydo?

- Guydo. No, ¿y tú?

- Goombilón. Tampoco.

- Guydo. Uy, Recluta Goombilón, que has ligado en el chat...

- Goombilón. ¿Qué? Si yo no quiero a nadie, solo quiero a mi Bombazulina.

- Guydo. Si no hablas más con esa usuaria no habrás cumplido el reto... (Goombilón se queja) Venga, si te lo ha puesto en bandeja... (Goombilón teclea por el pie)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa...)

- Korokoopa. ¡Está escribiendo!

- Paratroopi. Sí, a mi también me cuesta creerlo, pero lo veo...

- Korokoopa. Ve aflojando el dinero, que te va a costar cara la gracia. (Lee en alto el mensaje que ha escrito Goombilón) “Hola, yo estoy bien. ¿Y tú?” (Empieza a teclear mientras lo lee en alto) “También bien. ¿Eres nueva en este chat?” (Presiona la tecla de envío y mira sonriente a Paratroopi) Se llama Goombella su nombre de usuaria. ¿No es un nombre bonito?

- Paratroopi. Hmmm... Ese nombre me suena de algo... En fin, voy a mi habitación a buscar el dinero...

- Korokoopa. Eso, eso.

(Paratroopi sale de la habitación de Korokoopa algo desilusionado)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek, todo está como antes. Kamek y Goombi cada uno en su jaula correspondiente y Kammy sentada en un sillón pensativa. Un silencio domina la sala)

- Kamek. (Con la cabeza apoyada en los barrotes, sentado en el suelo) Déjame salir, tengo que ir al baño.

- Kammy. ¡Aguántate! Que tú eres joven.

- Kamek. Madre, no vas a poder mantener esta situación por mucho tiempo... En este castillo nunca he estado un solo día tranquilo. (Alguien llama a la puerta) ¿Ves? Es la segunda vez hoy que vienen a verme.

- Kammy. A ti no vienen a verte, vendrán a suplicarte. Te crees que todos te respetan por ser el jefe, pero por detrás te odian.

- Kamek. No me vas a desmoralizar. Y ve a abrir, a ver qué quieren. (Kammy se dirige a la puerta y la abre. Se encuentra al otro lado a Robert)

- Kammy. ¿Qué quieres, conserje?

- Robert. Consejero, Kammy, consejero. Vengo a informar a su hijo sobre un asunto.

- Kammy. No está, se ha ido de vacaciones.

- Robert. ¿De vacaciones? Pero si le vi hace unos días y no me dijo nada.

- Kammy. Porque no le importas a nadie. ¡Vuelve al trabajo! (Kammy cierra la puerta)

- Robert. (Traspasa la pared y se mete en la habitación de Kammy) Pero Kammy, tengo que ver a su hijo, hablando en serio. (Robert no ve al principio las jaulas porque mira a la soprendida Kammy)

- Kammy. Dí-dí-dímelo a mí, que ya se lo digo a mi hijo cuando pueda...

- Robert. Kammy, ¿se encuentra bien? Parece como si hubiera visto un fantasma... Espera, yo soy un fantasma... Kammy, no tenga miedo de mi.

- Kammy. ¿Pero tú a quién pretendes asustar? Si hasta tu sombra de da miedo a ti.

- Robert. Eso no es verdad.

- Kamek. (Ve a Robert) ¡Gracias al destino! ¡Robert, ayuda!

- Robert. (Ve a Kamek enjaulado y mira a continuación a Kammy) ¿Qué hace tu hijo ahí?

- Kammy. Estamos, eh... Hmmm... Jugando a un juego... Se llama “el enjaulado”.

- Robert. ¡Hala, parece divertido! ¿Puedo jugar?

- Kammy. ¡No! ¡Y vete ya de aquí, que molestas!

- Robert. (Mira al suelo cabizbajo) Vale... (Mira a Kamek) Por cierto, jefe Kamek. Venía a informarle sobre lo del acontecimiento de la piscina de hace unos días. Todos los heridos se han recuperado perfectamente.

- Kamek. Robert, ¡¿me quieres ayudar, idiota?! ¡Kammy me tiene secuestrado!

- Robert. Ya, ya veo. ¿No era ese el juego? (Kamek se lleva la mano a la cabeza)

- Kamek. ¡Es todo men...! (Kammy alza la varita y un par de esparadrapos se ponen sobre la boca de Kamek, impidiéndole hablar)

- Kammy. (Toca el hombro de Robert) Vuelve a tu trabajo ya, si no quieres que te baje el sueldo, claro... (Robert desaparece a las órdenes de Kammy. Esta mira sonriente a Kamek) ¿Ves? Ya tus súbditos me empiezan a hacer caso. (Kamek se enfurece aún más)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente, en la habitación del Trío de Élite, Goombilón se encuentra junto con Guydo, chateando con el ordenador)

- Goombilón. (Dice en alto lo que escribe) “Hola de nuevo, Karacupa. ¿Qué tal estás?”

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa, se encuentran él y Kaproopa. Korokoopa está también chateando)

- Korokoopa. “Muy bien. ¿Y tú, Goombella?” Mensaje enviado.

- Kaproopa. (Se acerca a Korokoopa) ¿Ya estás otra vez chateando con esa chica?

- Korokoopa. Sí, me encanta. Ya sé que es del castillo, lo que no sé es quién...

- Kaproopa. Es tímida, inteligente... Hmmm...

- Korokoopa. Podría ser Rita-disc... No, no creo. Ella no está registrada en el chat del castillo.

- Kaproopa. O podría ser Popkey.

- Korokoopa. ¡¿Qué?! ¡No! ¿Acaso has visto que diga ella que es bipolar, o desequilibrada mental? (Kaproopa niega con la cabeza) Pues ella también está descartada...

- Kaproopa. Pues no sé quién puede ser... En fin, me voy a dar un paseo. (Cuando Kaproopa sale de la habitación, Korokoopa se queda boquiabiero)

- Korokoopa. Ostras... La única que conozco que queda en el castillo es Bombazulina... Tal vez su nombre de usuaria se lo haya puesto para disimular, al estar con Goombilón. ¡Madre mía!

...............................................................................................................................

- Goombilón. (Sorprendido) Es inteligente, graciosa y deportista...

- Guydo. No hay duda, se trata de Kaproopa.

- Goombilón. ¿Kaproopa intentando ligar conmigo? Pero si ya tiene a Paratroopi...

- Guydo. Tendrán problemas en su relación, ¿y yo qué sé? Lo que importa es que Paratroopi no se entere de esto.

- Goombilón. Si esa tal Karacupa es Kaproopa, le rompería el corazón. Yo quiero a Bombazulina... (Piensa durante unos instantes) Ya he pensado algo. Voy a quedar con ella en la planta baja del castillo y cuando nos veamos, le diré que lo nuestro no puede funcionar.

- Guydo. Me parece honorable por tu parte.

(Cinco minutos después, Goombilón apaga el ordenador)

- Goombilón. Hecho. He quedado con Kaproopa hoy a las 8 de la tarde. (Sonríe) Si es que, aunque no lo parezca, soy el ídolo de las chicas, jajaja. Voy a despejarme la mente.

- Guydo. Eso, eso. Que con el día que has tenido estarás con mil cosas en la cabeza. (Cuando Goombilón sale, Guydo se sienta en frente del ordenador y lo enciende. Empieza a teclear mientras lee en alto lo que está escribiendo) “Hola de nuevo, Karacupa. Te escribo este mensaje porque prefiero quedar una hora antes, que me viene mejor. ¿Qué te parece?” (Envía el mensaje) Para que esta bonita relación se vaya a echar a perder por culpa de Goombilón, ya estoy yo para aprovecharla, jejeje...

_______________________________________________________________

(Por otra parte, Paratroopi se encuentra tiempo después en la planta baja del castillo con zapatillas de deporte y una botella de agua en un bolsillo de su caparazón)

- Paratroopi. (Sujetano el móvil cerca de su oído) Kaproopa, voy a salir del castillo para seguir a Korokoopa, que está dando su paseo matutino diario. En el bosque no encontrará él nada que pueda herirme, creo...

- Kaproopa (voz). (A través del teléfono) Suerte, cariño. (Cuelga la llamada y Paratroopi empieza a correr)

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

(Por uno de los senderos del Bosque Encapotado aparece Korokoopa corriendo a una determinada velocidad. A bastantes metros de él le intenta alcanzar Paratroopi corriendo. Este último está sudando)

...............................................................................................................................

(Por otro camino, Korokoopa sigue corriendo. Paratroopi está corriendo cerca de él)

- Paratroopi. Uf, uf... ¡Korokoopa! Uf...

- Korokoopa. (Mira hacia atrás y baja la velocidad) ¿Qué quieres? ¿Es que no podéis dejarme tranquilo ni en mi paseo diario?

- Paratroopi. (Sudando) Es que... Uf... Yo y uf... Kapruf... estamos juntuf... ¿Podemos parar un momentito? Uf, uf...

- Korokoopa. (Sigue corriendo) No te he entendido nada. Y no pienso parar. Ya sé lo que me quieres contar, lo de que no me quieres dar el dinero apostado. Y yo te responderé que lo apostado, apostado está. O me das el dinero, o atente a las consecuencias. (Corre a una velocidad mayor y deja a Paratroopi atrás. Paratroopi para en seco y jadea)

- Paratroopi. Uf, uf... Maldita sea... Tengo que hacer ejercicio más a menudo.

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

(Varias horas después, Korokoopa y Paratroopi se encuentran en el pasillo de la tercera planta, frente a la habitación de Kamek)

- Korokoopa. ¿Por qué me sigues a todas partes? Pareces una Pegaracha. (Llama al timbre de la habitación de Kamek)

- Paratroopi. Verás, es que te tengo que contar algo muy importante.

- Korokoopa. Pues ya me lo contarás en otro momento, que ando ocupado.

- Paratroopi. ¡Pero si es que no encuentro el momento! (Kammy abre la puerta)

- Kammy. ¡¿Pero qué os pasa últimamente?! Esta habitación no es la del amo Bowser, no podéis estar llamando cada dos por tres.

- Korokoopa. Kammy, quiero mi dinero ya. ¡Ya!

- Kammy. No. ¡No!

- Korokoopa. Kammy, no me vaciles, que hoy no estoy de humor.

- Kammy. Ni nunca lo estás. Amargado...

- Paratroopi. (Se echa hacia atrás) Bueno, me parece que vengo en mal momento... En fin, adiós. (Paratroopi se va del lugar, quedando Kammy y Korokoopa solos)

- Kammy. Korokoopa, no puedes estar viniendo todo el tiempo aquí. Yo no puedo solucionarte nada.

- Korokoopa. Pues claro que sí pue... (Kamek interrumpe la frase de Korokoopa)

- Kamek. ¡Socorro!

- Korokoopa. Uh, ¿qué ha sido ese grito?

- Kammy. (Disimula) Nada, nada.

- Korokoopa. Kammy...

- Kammy. Vale, es mi hijo.

- Korokoopa. ¿Pero no estaba Kamek de vacaciones?

- Kammy. Sí, y tú te vas a ir con él. (Alza la varita y atrapa en una figura mágica a Korokoopa. Ambos se meten en la habitación)

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, Korokoopa se encuentra dentro de la jaula de Kamek)

- Kamek. Korokoopa, permíteme que te diga que eres tonto.

- Korokoopa. ¿Y yo qué sabía que la loca de tu madre tramaba todo esto?

- Kamek. (Mira a Kammy) Madre, esto es absurdo. ¿Qué harás si nos descubre otro?

- Kammy. A la jaula que irá con vosotros.

- Korokoopa. Kammy, date cuenta de que todo tiene un límite. ¿Acaso piensas meter llegado el momento al castillo entero dentro de una jaula? ¿Qué es esto, una Mansión Boo?

- Kammy. No, es la Mansión te callas o te reduzco a cenizas. ¿La conoces? (Korokoopa asiente y guarda silencio)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kaproopa, varias horas después, se encuentran Paratroopi y Kaproopa. Ella está llorando)

- Paratroopi. Kaproopa, tranquilízate.

- Kaproopa. ¿Cómo quieres que me tranquilice? Hace horas que no sé nada de mi hermano. Nadie le ha visto, no responde a mis llamadas... ¿Dónde se habrá metido?

- Paratroopi. No sé. Pero hagamos memoria... A ver... Yo le vi por última vez hablando con Kammy en la habitación de Kamek.

- Kaproopa. ¿Sí? (Se levanta del asiento) Pues vamos a preguntarla a ver si sabe algo.

- Paratroopi. No creo que sepa nada, pero en fin, por probar... (Paratroopi también se levanta de su asiento y ambos salen de la habitación)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación de Kamek se encuentran todos igual. Kamek y Korokoopa en la jaula grande y Goombi en la pequeña y Kammy sentada en un sillón)

- Korokoopa. Que alguien me saque de aquí, tengo claustrofobia...

- Kammy. ¿Serás quejica? Si no estás encerrado totalmente, entre los barrotes puede correr el aire.

- Korokoopa. Y si nadie mata este aburrimiento me voy a morir...

- Kammy. (Se levanta del asiento) Deja, voy a buscar el álbum de fotos mío de cuando era joven. Así nos distraeremos algo.

- Korokoopa. ¡No, ni se te ocurra! Prefiero morir.

- Kammy. (Alguien llama a la puerta) Otra vez. ¿Qué le pasa a este castillo? En cuanto intentas guardar un secreto, vienen todos a cotillear. (Abre la puerta y ve a Paratroopi y Kaproopa) ¿Qué os pasa ahora? Mi hijo está de vacaciones. ¿Es que acaso tengo que colgar un cartel?

- Kaproopa. (A punto de llorar) Kammy, mi hermano ha desaparecido. (Kammy se queda impresionada)

- Kammy. Eh... Esto... ¿Me disculpáis un segundo? (Kammy cierra la puerta y mira furiosa a Kamek y a Korokoopa) ¡Es Kaproopa! ¡¿Quién se ha ido de la lengua?!

- Kamek. Madre, no hemos podido salir de aquí, ¡¿cómo vamos a contarle nada a nadie?!

- Kammy. También es verdad... En fin, si hacéis algún ruido, ella sufrirá. (Kammy se dirige a la puerta y la abre de nuevo) A mí no se me ha perdido nada con tu hermano. Si se te pierde, mala suerte chica.

- Kaproopa. (Se pone a llorar) Ay, Korokoopa...

- Paratroopi. ¡No es mala suerte! Algo le ha pasado. Y encima yo y Kaproopa estábamos a punto de contarle algo.

- Kammy. ¿El qué le queríais contar? Lo digo por si le encuentro, se lo digo yo de vuestra parte.

- Paratroopi. Nada, preferimos decírselo en persona. (Mientras Paratroopi, Kaproopa y Kammy andan hablando sobre Korokoopa, los encerrados hablan en tono bajo)

- Goombi. Tengo hambre...

- Kamek. Y yo ganas de ir al baño, pero no se puede hacer nada.

- Korokoopa. (Se aleja al extremo más lejano de la jaula de Kamek) Qué asco...

- Goombi. Si necesitas papel higiénico, puedo ir al baño a por él. (Goombi atraviesa el hueco que hay entre los barrotes de su jaula y deja a Kamek y a Korokoopa impresionados) ¿Qué os ocurre? Ni que hubiérais visto un fantasma.

- Kamek. ¡Goombi, eres nuestra salvación!

- Korokoopa. Oye, ¿no podrías habernos avisado antes de que podías salir de la jaula?

- Goombi. Es que creía que esto era un juego como dijo Kammy... (Korokoopa se lleva la mano a la cabeza)

- Kamek. Goombi, acércame papel y un bolígrafo. (Goombi se pone a buscar lo que le ha pedido Kamek mientras Kammy y Kaproopa y Paratroopi hablan. Cuando se lo acerca, Kamek escribe una frase pidiendo ayuda en ella) Bien, ahora enséñasela a Kaproopa sin que se entere Kammy, ¿entendido? Si Kammy te ve, habrás perdido el juego.

- Goombi. Vale. (Goombi coge con la boca el papel y da saltos para subirse al armario de la sala)

- Kammy. ¡Que no os pienso ayudar a buscar a tu hermano! Bastantes problemas tengo yo ya.

- Kaproopa. Pero Kammy, Korokoopa ha trabajado durante años aquí para que lo desprecies de esta manera.

- Paratroopi. (Mientras Paratroopi habla con Kammy, Goombi se sube a lo alto de la estantería y Kaproopa ve el papel con “Socorro. Estamos secuestrados. Pedid ayuda”. Ella se queda atónita) Kammy, si fuera tu hermano seguro que saldrías corriendo a buscarle. (Kaproopa da ligeros codazos a Paratroopi y este ve también el cartel. Ambos quedan atónitos)

- Kammy. Yo no tengo hermanos. Bueno, tengo una hermana, pero no me hablo desde hace años con ella. Por mi como si no la vuelvo a ver. (Mira a Paratroopi y a Kaproopa) ¿Os pasa algo? Os habéis quedado con cara de impresión.

- Kaproopa. Eh... (Intenta disimular) Es que he decidido que voy a buscar sola a Korokoopa, con ayuda de Paratroopi. (Mira a Paratroopi y le hace señas) ¿Verdad?

- Paratroopi. Oh, eh... Verdad. Sentimos haberte molestado.

- Kammy. Pues no lo volváis a hacer. Y dejad de venir por aquí, pesados. (Goombi vuelve a su jaula y se deshace del papel, Kammy cierra la puerta y Kaproopa y Paratroopi se miran asustados y se van)

_______________________________________________________________

(Horas después, por la tarde, en la sala de reuniones se encuentran reunidos Paratroopi y Kaproopa subidos en la plataforma junto con Bowser y en los asientos se encuentran Goombilón, Guydo, Bombazulina, Rita-disc, Robert, Popkey y Ratónito. Spiriny sigue petrificado en un rincón. Todos están hablando unos con otros)

- Paratroopi. (Coge el micrófono) A ver, silencio. ¡Silencio! (Todos se van callando) Os preguntaréis seguro por qué convoco esta reunión.

- Ratónito. Y por qué la convocas tú, y por qué ya llevamos un montón este año... Muchas preguntas hay en el aire.

- Paratroopi. La convoco porque hay dos cosas importantes que han ocurrido recientemente. Primero, Korokoopa ha desaparecido. ¿Alguien lo ha visto?

- Rita-disc. Cabo Paratroopi, las reuniones se hacen para tratar a temas que afecten al castillo en general. Si se ha perdido ese tal Korokoopa, id poniendo carteles de “Se busca” por todo el castillo.

- Ratónito. Si lo más probable es que se haya enterado de vuestra relación y se haya marchado de casa.

- Robert. Ah, ¿pero están ellos dos juntos? (Bombazulina asiente)

- Kaproopa. (Entristece) Por favor, Ratónito, no digas eso.

- Ratónito. O eso, o no ha podido aguantar y se ha suicidado... (Kaproopa se pone a llorar y Paratroopi la intenta consolar)

- Bombazulina. ¡No digas tales barbaridades! Seguro que estará bien. A lo mejor se ha encontrado con alguien, se ha puesto a charlar y se le ha echado el tiempo encima... (Se queda unos instantes pensativa) Vale, no tiene sentido...

- Rita-disc. Si váis a perder el tiempo en cotilleos como este, mejor me voy... (se levanta de su asiento, pero Paratroopi la interrumpe)

- Paratroopi. Espera, espera. Lo segundo que iba a decir es que Kammy tiene secuestrados a Goombi y a Kamek. (Todo el mundo se empieza a revolver)

- Robert. ¿Cómo que secuestrados? Me dijo la madre que Kamek se había ido de vacaciones.

- Bowser. A mi eso no me consta. Kamek nunca se ha marchado sin mi permiso.

- Goombilón. ¿Y aquella vez que se fue a la Isla Yoshi hace un año?

- Bowser. Cállate, Recluta Goombilón. (Goombilón se calla)

- Paratroopi. No estamos seguros de cuánta gente hay ahí secuestrada, pero si están con la desequilibrada de Kammy, correrán peligro.

- Popkey. Y una cosita. ¿Por qué razon los ha secuestrado?

- Paratroopi. ¿Es que no os acordáis? Desde que vino Kammy por última vez a este castillo ha intentado por todos los modos sustituir a Kamek. Ya no le quedarán opciones, parece ser.

- Bowser. (Se levanta) Pues entonces vamos a la habitación de Kamek y vamos a solucionar las cosas por las malas.

- Guydo. ¡Pero amo, ¿cómo se le ha ocurrido ir a hacer eso?! Le recuerdo que Kammy es una desequilibrada mental...

- Goombilón. Seguro que mata a todos sus rehenes antes de ceder...

- Bowser. Siempre tiene que haber una complicación... Nunca se puede resolver nada a puñetazos.

- Ratónito. Cabo Paratroopi, ¿tienes algún plan o nos has reunido a todos para nada?

- Paratroopi. Sí lo tengo. A ver, Kammy siempre ha pensado que su hijo no vale para dirigir ese castillo, ¿no? Pues ahora que él se ha “ido de vacaciones”, tenemos que aparentar que el caos reine en el castillo.

- Robert. ¡Eso es! Sin Kamek, este castillo está desprotegido.

- Bowser. Oye, que estoy yo, que soy el amo supremo.

- Paratroopi. Sí, pero no tiene su malignidad trato con soldados de a pie. De eso se encargan Kamek y nosotros. ¿Alguien quiere preguntar algo antes de empezar el plan?

- Rita-disc. (Levanta su disco brillante) Yo, yo. Quería preguntar que qué hace el fantasma que me intentó aterrorizar hace unas semanas aquí. (Señala con su disco a Robert)

- Robert. Que yo no he intentado aterrorizar a nadie. Estaba enfermo.

- Rita-disc. Sí, de la cabeza.

- Robert. Oye, no te permito que me digas eso. (Kammy abre la puerta de la sala de reuniones y sorprende a todo el mundo)

- Kammy. ¿Qué es todo este ruido? Se oye desde mi habitación. (Todo el mundo mira a Kammy intentando disimular)

- Paratroopi. La habitación de tu hijo, querrás decir. ¿Sigue de vacaciones?

- Kammy. Sí. Ahora me toca preguntar a mí. ¿Os habéis reunido todos sin llamarme? (La gente se mira unos a otros nerviosos)

- Paratroopi. S-s-sí…

- Kammy. ¿Y qué tema estábais tratando, si puede saberse?

- Paratroopi. Pu-pues... Eh... Esto... Se me acaba de olvidar. ¿Alguien me lo puede recordar...?

- Ratónito. (Aguantando la risa) Me parece que estábamos hablando sobre algo de una traición o algo... (todo el mundo mira furioso y nervioso a Ratónito)

- Kammy. ¿Una traición?

- Paratroopi. (Intenta disimular) ¡¡Sí!! Eh... Estábamos recordando el día en que el Gran Hermano Martillo intentó conquistar este castillo por segunda vez. Vaya día...

- Kammy. (Mira a todo el mundo) Pero si sólo nos quedamos unos pocos. El resto, cobardes, os fuisteis como Bichacuos asustados. Volved al trabajo en vez de estar perdiendo el tiempo de esta humillante manera. (Kammy se va del lugar y todos resoplan)

- Guydo. Ratónito, has estado a punto de descubrirnos.

- Ratónito. (Se empieza a reir) Pero es que me moría de risa, jajaja.

- Goombilón. Paratroopi, comencemos el plan ya, que cuanto antes lo hagamos, antes veremos si funciona.

- Paratroopi. Bien, todos a sus puestos... (todos se levantan y salen de la sala de reuniones. Una vez fuera, Guydo está inquieto)

- Guydo. Yo, eh... No voy a poder ayudaros. He quedado con... con un amigo cerca de esta hora. ¡Hasta luego! (Se va corriendo del lugar)

...............................................................................................................................

(Tiempo después, el cunde el caos por el castillo. Se oyen muchos tipos diferentes de ruidos, y Kammy sale de su habitación)

- Kammy. ¡¿Qué es todo este ruido?! (Mira a su derecha y encuentra a Boos comiéndose las antorchas. Mira a su izquierda y encuentra a Bombazulina explotando su cuerpo continuamente y reconstruyéndose como pocos Bob-Ombs pueden) ¡¿Y todo este estropicio?!

- Goombilón. (Aparece rodeado de Goombas correteando por todas partes del pasillo) ¡Ahhh! ¡Se me han escapado mis soldados de nuevo! ¡Esto es por culpa de Kamek!

- Paratroopi. (Aparece también volando a lo loco) ¡Es verdad! Si no se hubiera ido de vacaciones, habría puesto orden en el castillo.

- Kammy. ¡Ya está bien! ¡Calmaos todos! (Nadie le hace caso) Madre mía, cómo tenéis que haber dejado el castillo. (Alza la varita) ¡Todo el mundo quieto o no respondo de mis actos! (Siguen sin hacerle caso. Kammy se empieza a preocupar) Ay, que no paran... ¿Cuál puede ser la solución? (Oye a varios secuaces preguntar por Kamek) ¡Ya está! (Entra en su habitación y mira a Kamek)

- Kamek. ¿Qué ocurre? ¿Qué son todos esos gritos?

- Kammy. (Alza la varita y teletransporta a su lado a Kamek) Calma a tus secuaces. Sal de esta habitación y cálmalos.

- Kamek. ¿Pero qué? No entiendo nada.

- Kammy. ¡Tú sólo sal! (Empuja a Kamek y este sale al pasillo. Al ver todo el estropicio, se sorprende)

- Kamek. ¡¿Qué es todo esto?! ¡Parad! (Todo el mundo ve a Kamek y para en seco)

- Bombazulina, Goombilón. ¡Jefe Kamek! ¡Ha vuelto! (Todos los secuaces de ese pasillo paran en seco)

- Paratroopi. (Sujetando un walkie-talkie y hablando con él en tono bajo) Misión cumplida, dejad de armar caos. (Los ruidos que proceden del resto del castillo se calman. Kammy está sorprendidísima)

- Kammy. Madre mía. Esto ha sido alucinante... (alza la varita y las jaulas que encierran a Korokoopa y a Goombi desaparecen)

- Korokoopa. ¡Gracias al destino! ¡Soy libre! ¡Soy libre! (Sale corriendo de la habitación de Kamek)

...............................................................................................................................

(Las siete de la tarde. Guydo está esperando a la cita de su amigo Goombilón fuera de la sala donde se reclutan nuevos secuaces para el castillo, donde antiguamente estaba el bar del castillo)

- Guydo. (Mira su reloj repetidas veces) Me han dado plantón... Osea, a Goombilón, pero qué mala suerte que me haya tocado a mí...

(Aparecen Goombilón y Paratroopi. Guydo palidece)

- Paratroopi. Sargento Guydo, ¿qué haces aquí?

- Guydo. ¿E-eh? N-no, nada. Pasear...

- Paratroopi. Pero si no te estabas moviendo...

- Guydo. Eh... (Ve cómo llegan al lugar Korokoopa y Kaproopa) ¡Ah! ¡Ahí está! (Se acerca a Kaproopa) Aquí estoy, querida Kaproopa. ¿O debería decir, Karacupa? Desde el principio adiviné que eras tú la que estaba hablando por chat conmigo, y he decidido no hacerte esperar más. Te quiero.

- Kaproopa. ¿Eh? Sargento Guydo, deja de decir tonterías.

- Korokoopa. (En estado de shock, mira a Guydo) ¿T-tú eres Goombella?

- Guydo. Esto... Sí. Osea, no. Goombella era Goombilón, pero como la iba a rechazar, preferí hacerme pasar por él y conquistarla.

- Goombilón. ¡¿Qué has hecho qué?!

- Korokoopa. ¡Karacupa era yo! Y pensaba que estaba hablando con Bombazulina. Me extrañó, pero bueno...

- Goombilón. ¡¿Qué?! ¡Pero cómo se puede ser tan miserable!

- Guydo. ¿Quién, él o yo?

- Goombilón. ¡Los dos!

- Guydo. Bueno, eh... Lo que podríamos hacer es fingir que no ha pasado nada. ¿No?

- Korokoopa. (Se abalanza sobre Guydo) Me has intentado quitar a mi hermana, ¡te voy a matar!

- Paratroopi. (Aparta a Korokoopa) Quita de en medio... (se abalanza ahora él sobre Guydo) Me has intentado quitar a mi chica, ¡te voy a dar tu merecido!

- Goombilón. (Echa a un lado a Paratroopi) Aparta, Paratroopi... (se abalanza sobre Guydo) Me has intentado quitar a mi cibernovia, ¡no intentes escapar de mi!

- Kaproopa. A ver, a ver, que alguien explique lo que está ocurriendo antes de que ocurra alguna catástrofe.

- Goombilón. A ver. Yo acepté una apuesta que consistía en hacerme pasar por una chica en el chat del castillo, y me encontré con Korokoopa. Después de hablar con él, pensé que eras tú, Kaproopa la que me estaba hablando.

- Korokoopa. Y yo, que acepté una apuesta parecida, pensé que estaba hablando con Bombazulina.

- Goombilón. Total, que pensando en Paratroopi, quise quedar aquí con ella para contarle la verdad y romper esta relación que no llevaría a muy lejos. Pero entre medias se colaría el Sargento Guydo e intentaría cambiar la situación a su favor. Y aquí estamos...

- Korokoopa. Una cosa que no me ha quedado clara a mí. ¿Por qué pensaste en Paratroopi cuando le escribiste a Kaproopa?

- Kaproopa. Es que eso hemos querido decirte durante los últimos días, hermano.

- Paratroopi. Pero han sucedido un montón de cosas que nos han impedido contarte lo que te vamos a contar ahora... (Korokoopa se dispone a escuchar lo que le van a contar)

_______________________________________________________________

(Kammy entra temerosa en la habitación de Kamek)

- Kammy. Hijo...

- Kamek. Ni se te ocurra volver a hablarme.

- Kammy. Verás... Lo he estado pensando, y... Creo que he cumplido una etapa en la historia de este castillo. En mis tiempos yo goberné con mano dura, y todo fue bien. Pero al verte a ti, que eras algo más blando que yo, temí que este castillo estuviera condenado a su fin...

- Kamek. O vas al grano o dejo de escucharte.

- Kammy. En fin, que hoy me acabas de dar una lección. Tus secuaces te respetan, y se podría decir que te idolatran incluso. Yo es eso algo que nunca pude conseguir en mi momento, y veo que es algo que te ha hecho progresar profundamente. No sé si el castillo irá a mejor en el futuro, pero me parece que contigo tiene toda la pinta. Y como gesto de disculpa, quiero decirte algo. (Alza la varita e invoca unas maletas) Me voy de aquí. Por fin te dejaré solo.

- Kamek. (Sorprendido) ¿Qué? ¿No estás de broma?

- Kammy. Hijo, yo jamás miento.

- Kamek. Madre... Me parece esto una disculpa más que válida. Puedes quedarte aquí si quieres.

- Kammy. Para nada. Yo aquí he venido a reconducir el camino del castillo, y ya he cumplido mi misión. Ahora te toca a ti cumplir la tuya día a día. Volveré a mi casa en Playa Picada, o sea, quiero decir en las Dunas Duales. Hijo, nunca pensé que diría esto, pero estoy orgullosa de ti... (Kamek y Kammy se abrazan)

- Kamek. Madre, me da mucha pena que te vayas...

- Kammy. No digas eso. Los sentimientos son para los débiles. En fin, visítame algún fin de semana que tengas libre. Adios. (Kammy desaparece mágicamente y Kamek se queda solo. Segundos después, Robert aparece por detrás)

- Robert. Hola, Kamek.

- Kamek. ¡¡Ahh!! (Se gira y ve a Robert) ¡Por el amo Bowser, Robert! Qué susto me has dado.

- Robert. ¿Triste por la ida de tu madre?

- Kamek. No. Los sentimientos para los débiles...

- Robert. ¿Qué tonterías dices? ¿Acaso no piensas que Bowser sienta cualquier cosa cada día?

- Kamek. Bah, nunca me he parado a pensar eso. En fin, buenas noches, Robert.

- Robert. Buenas noches, Kamek. (Robert desaparece)


(Una hora después, en la habitación de Kamek, se encuentran este y Goombi charlando. Alguien llama de repente a la puerta)

- Kamek. (Se levanta y la abre) ¿Sí?

- Koopatrullero. Jefe Kamek, me han enviado para informarle de que los equipos de búsqueda han encontrado a un tal Bacilo... O Basilo... No recuerdo cómo se llamaba.

- Kamek. ¡¿Basilix?!

- Koopatrullero. Exacto. El sujeto ha sido trasladado a las prisiones de los Islotes Vivorretrato. ¿Alguna orden que encomendarme?

- Kamek. ¡Sí, traedlo a este castillo cuanto antes! (El Koopatrullero se va del lugar)

- Goombi. Kamek, ¿qué ocurre?

- Kamek. Ya estamos a punto de solucionar el último problema del castillo: el Spiriny petrificado.

(Kamek y Goombi se van a dormir tiempo después. Está anocheciendo por momentos, y lentamente se va oscureciendo el Reino Champiñón. Otro día está acabando, como muchos)

En el próximo episodio... (Un reencuentro, un secreto mal guardado y un dilema)

(En el centro de reclutamiento de secuaces dentro del castillo...)

- ???. Hola, buenas.

- Roca Picuda. ¿Tiene experiencia en trabajos como este?

- ???. Claro, de hecho he trabajado aquí.

- Roca Picuda. Necesito datos personales. ¿Nombre?

- ???. Bob-by.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Kamek...)

- Bombazulina. ¡Bob-by! ¿Y ese quién es?

- Kamek. El novio de Popkey. ¿No te acuerdas? Hace siete años les contrataste para este castillo. La dejó tirada hace unos años... Se volvió loca justo después. Tenemos que evitar que se encuentren. Si lo hacen, cualquiera de los dos podrían salir malheridos.

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en la habitación de Korokoopa...)

- Korokoopa. Kaproopa, de todas las cosas que podrías haberme hecho esta es sin duda la peor. Necesito estar unos días solo, para pensar.

- Kaproopa. ¿Y qué voy a hacer yo mientras tanto?

...............................................................................................................................

(En la habitación del Trío de Élite...)

- Kaproopa. Korokoopa me ha echado de casa... No tengo a donde ir...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Kamek. Uh, ¿qué haces tú aquí? Fuera de mi vista.

- Paragoomba. Quiero poner una denuncia contra este Magikoopa. Ha secuestrado a mi hijo.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡Pero qué mentirosa! Si lo abandonaste a su suerte. ¿Y usted quién es?

- Cangreconcha. Soy un inspector. Vengo a comprobar la validez de la denuncia de esta mujer.

_______________________________________________________________

(Tiempo después...)

- Koopatrullero. Jefe Kamek, menos mal que le he encontrado. Tengo que informarle sobre el prisionero que está en los Islotes Vivorretrato.

- Kamek. ¿Ya me vais a traer a Basilix?

- Koopatrullero. No, lo siento. Tiene que ir usted mismo a recogerlo.

...............................................................................................................................

(En los Islotes Vivorretrato...)

- Kamek. Buenos días, soy Kamek Koopa, mano derecha de Bowser. Vengo a llevarme a un prisionero cuyo nombre es Basilix.

- Hermano Fuego. ¿Qué? Pero si ya le habíamos enviado al prisionero al castillo, acompañado de tres Hermanos Martillo.

- Kamek. ¡¿Y por qué me habéis enviado a un Koopatrullero para decirme que venga a recogerlo?! Ahora he hecho un viaje para nada.

- Hermano Fuego. Disculpe, jefe Kamek, pero no hemos enviado a ningún Koopatrullero...

- Kamek. ¡Maldita sea! ¡Era una trampa!

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite...)

- Guydo. Se me ha ocurrido que podríamos organizar una comida mañana para que os reconciliéis los dos.

- Kaproopa. Eso estaría genial, pero hay mucha tensión entre nosotros.

- Guydo. ¡Tranquila! Ya se nos ocurrirá algo para romper el hielo.

_______________________________________________________________

(En un pasillo del castillo...)

- Popkey. Tú.

- Bob-by. ¿S-sí?

- Popkey. Date la vuelta.

(Popkey le da tal golpe en la cara que le tira)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Kamek. Me han secuestrado al niño y a la estatua.

...............................................................................................................................

- Paragoomba. Este ha secuestrado al niño y planea fugarse con él.

- Cangreconcha. Si me permite pasar, quiero hacerle una prueba final a Goombi. (Kamek palidece)

- Kamek. N-no… No puede pasar…

- Cangreconcha. ¿Por qué?

- Kamek. Goombi está... está... durmiendo, está durmiendo.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.