FANDOM


Resumen

Episodio de fin de temporada. Un antiguo conocido vuelve al castillo para recordar viejos tiempos, ¿le ocurrirá algo? Por otra parte, ¿cómo se tomará Korokoopa la relación entre su hermana y su compañero Paratroopi? Esto y mucho más en este episodio.

Intro LTS Temp.5. Blooper

(En el centro de reclutamiento de secuaces dentro del castillo se encuentra Kamek en el despacho del jefe Roca Picuda que se encarga de contratar o no a nuevos reclutas)

- Roca Picuda. Buenos días, jefe Kamek. ¿Tiene que decirme algo?

- Kamek. Sí. Quiero el recuento semanal de nuevos miembros de este castillo.

- Roca Picuda. Nueve nuevos reclutas y tres despedidos.

- Kamek. ¿Sólo se han presentado esta semana doce candidatos? Es una ruina.

- Roca Picuda. Lo sé, jefe Kamek. Pero es que muy poca gente quiere y está adaptada para formar parte del equipo de lucha.

- Kamek. Con lo tranquilo que es. Si es ir de vez en cuando a luchar contra Mario e intentar secuestrar a Peach.

- Roca Picuda. No me haga mucho caso, pero me parece que le han cogido miedo a ese fontanero.

- Kamek. Bobadas. Hay que poner anuncios por todo el Reino Champiñón. Y por los territorios de alrededor. Quiero que este castillo rebose de secuaces extrangeros. No vendrían mal como espías Camuflenguados de la Isla Almohada. Los Ninjis han pasado de moda. Y también me llevaría a dos Snifits Láser de guardaespaldas. (Saca una libreta y empieza a apuntar con un lápiz) Qué buenas ideas tengo. No voy a olvidar ni una.

- Robert. (Aparece detrás de Kamek) Buenos días, Kamek.

- Kamek. ¡¡Aaahh!! (Pega un bote y asusta al Roca Picuda) ¡En serio, para de hacer eso de una vez!

- Robert. ¿El qué, saludarte? Pero si intento ser educado.

- Kamek. ¡No! El aparecerte detrás de mi.

- Robert. Pero es que lo hago porque tiene gracia.

- Kamek. (Mira al Roca Picuda) ¡¿Tiene gracia o no?!

- Roca Picuda. Hombre, su punto cómico tiene. (Kamek le mira furioso) O sea, quise decir que no tene ninguna gracia.

- Kamek. (Mira a Robert) ¿Ves?

- Robert. Cálmate, Kamek. No nos pongamos así por una broma.

- Kamek. En fin... (alza su varita e invoca un vaso con café. Empieza a beber justo cuando alguien llama a la puerta del despacho)

- Roca Picuda. Si viene a trabajar para este castillo, pase.

(Entra un Bob-Omb)

- ???. Hola, buenas.

- Kamek. (Mirando fijamente al Bob-Omb) ¿Tú a mi de qué me suenas?

- ???. ¿Ya me olvidaste? Vaya memoria tienes.

- Roca Picuda. ¿Tiene experiencia en trabajos como este?

(Kamek bebe café)

- ???. Claro, de hecho he trabajado aquí. (Kamek escupe el café que tenía en la boca)

- Kamek. No puede ser cierto...

- Roca Picuda. Necesito datos personales. ¿Nombre?

- ???. Bob-by.

- Kamek. (Boquiabierto) ¡Bob-by! ¡¿Qué estás haciendo aquí?! ¡Vete de este castillo antes de que te vea Popkey!

- Bob-by. ¿Todavía sigue ella trabajando aquí? Pensé que le habría dado un ataque de locura o algo... En fin, ¡he vuelto!


Diálogo

(En la habitación de Korokoopa, se encuentran este y Kaproopa. Ella está llorando y Korokoopa se encuentra muy furioso, haciendo una maleta)

- Kaproopa. Por favor, Korokoopa, te suplico que no compliques más las cosas.

- Korokoopa. (Metiendo varios objetos) Kaproopa, de todas las cosas que podrías haberme hecho esta es sin duda la peor.

- Kaproopa. Pero es que no sé por qué odias a Paratroopi.

- Korokoopa. Está enfermo. ¡Todo el mundo en este castillo está enfermo! Debe de ser que alguien le ha echado a este lugar un mal de ojo.

- Kaproopa. Pues yo no le veo que esté loco, la verdad...

- Korokoopa. Da igual. No pienso discutir. Me voy.

- Kaproopa. ¿A dónde?

- Korokoopa. A casa de papá y mamá.

- Kaproopa. Pero no puedes irte de aquí. Tu lugar es este.

- Korokoopa. (Para en seco) Tienes razón. La que te vas eres tú.

- Kaproopa. ¡¿Qué?! ¿Por qué?

- Korokoopa. Por haberme estado mintiendo durante todo este tiempo. Yo te he acogido en mi casa desde que viniste aquí, y tú me lo has devuelto con este ataque tan bajo...

- Kaproopa. Pero no me puedes echar... Soy tu hermana.

- Korokoopa. Necesito estar unos días solo, para pensar.

- Kaproopa. ¿Y qué voy a hacer yo mientras tanto?

- Korokoopa. Vete con Paratroopi, ¿no le quieres tanto?

...............................................................................................................................

(Poco tiempo después, en la habitación del Trío de Élite se encuentran en la puerta Goombilón y Guydo. Kaproopa está en el pasillo hablando con los secuaces de Bowser)

- Guydo. Ah, no, no. Aquí no te puedes quedar.

- Kaproopa. Pero es que no tengo a donde ir.

- Goombilón. Ya... Pero, ¿tú ves que yo me traiga aquí a Bombazulina? No. Pues habrá que respetar la decisión...

- Kaproopa. Pero Bomba tiene su casa propia. Yo no...

- Guydo. Kaproopa, es que hiciste mal contándole a tu hermano la relación que tenías con Paratroopi. Pareces tonta...

- Kaproopa. Quería contárselo yo antes de que le llegara a oídos por otra persona.

- Paratroopi. (Surge entre medias de Guydo y de Goombilón) Pues claro que sí te puedes quedar aquí, mi querida Kaproopa. (Goombilón y Guydo miran furiosos a Paratroopi)

- Kaproopa. ¡Muchísimas gracias! Sólo serán unos días como mucho.

- Goombilón y Guydo. Ya, ya, claro...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek, se encuentran el Magikoopa y Goombi. Alguien llama a la puerta y Kamek va a abrirla)

- Kamek. Estos deben de ser los Koopatrulleros, que ya han traído a Basilix... (Abre la puerta y encuentra a un Cangreconcha y a la Paragoomba que cuidaba de Goombi antes de que la abandonara) Uh, ¿qué haces tú aquí? Fuera de mi vista.

- Paragoomba. (Mira al Cangreconcha) Quiero poner una denuncia contra este Magikoopa. Ha secuestrado a mi hijo.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡Pero qué mentirosa! Si lo abandonaste a su suerte. (Mira al Cangreconcha) ¿Y usted quién es? ¿Viene por lo de Basilix?

- Cangreconcha. Soy un inspector. Vengo a comprobar la validez de la denuncia de esta mujer.

- Kamek. Pues ya ve, está más loca que un Mecha-Koopa.

- Paragoomba. (Fingiendo) ¡Devuélveme a mi hijo, sanguijuela!

- Kamek. Pero si está mintiendo. ¿No le ve la cara?

- Cangreconcha. ¿Me deja pasar al interior de su casa? Voy a hacerle a ese Goomba pequeño una prueba.

- Kamek. Adelante, pase. Pero le advierto de que está perdiendo el tiempo.

- Paragoomba. Yo también paso.

- Cangreconcha. No usted no puede.

- Paragoomba. ¡¿Cómo que no?! No pienso volver a separarme de mi hijo nunca más.

- Kamek. Cállate. Si ni siquiera es tu hijo.

- Paragoomba. (Roja de la furia) Y tuyo menos.

(Kamek alza la varita y cierra la puerta en las narices de la Paragoomba. Quedan dentro de la habitación Kamek, el Cangreconcha y Goombi)

- Cangreconcha. Antes de nada, le advertiré de que no le conviene mentirnos. Tomaremos medidas drásticas si la situación lo merece.

- Kamek. Que no, que yo no estoy escondiendo nada. Hágale la prueba a Goombi de una vez.

- Cangreconcha. Antes de nada, permítame preguntarle. ¿Qué es Goombi, su hijo...?

- Kamek. No, no. Déjeme que le explique. Este chaval, (señala a Goombi) se lo encontró huérfano la Paragoomba esa de antes. Esta trabajaba para este castillo, y tras su despido en un arrebato de furia me lanzó como ataque a Goombi. Yo le cogí cariño, y me lo quedé en casa para cuidarle. Pero mi madre, que está loca, no lo quería y... (el Cangreconcha le interrumpe)

- Cangreconcha. Osea, que ni la Paragoomba es su madre, ni usted es el padre.

- Kamek. Exacto.

- Cangreconcha. Pues no me ha contado lo mismo la Paragoomba. Dice que ella es su madre y que usted es el padrastro. Y que tras su divorcio, usted, que le había cogido cariño al niño, se ha intentado quedar con él.

- Kamek. ¿Y se lo había creído? Todo eso es una mentira.

- Paragoomba. (Se asoma por la ventana, fingiendo que está a punto de llorar) Por lo que más quieras, Kamek, si alguna vez me has querido, deja a mi hijo en paz.

- Kamek. (Boquiabierto) ¡Es todo mentira! ¡Se lo está inventando todo!

- Cangreconcha. (Mira a la Paragoomba) ¿Y usted cómo ha llegado ahí?

- Paragoomba. Tengo alas.

- Cangreconcha. En fin, voy a hacerle la prueba al niño de una vez. Él nos dirá la verdad. (Se acerca a Goombi) Pequeño, ¿quién es Kamek?

- Goombi. Ese de ahí. (Lo señala con un pie)

- Cangreconcha. No, me refiero a que qué relación tienes con él.

- Goombi. Es mi amigo. Me ha enseñado magia. ¿Le hago un truco?

- Paragoomba. No le haga caso a mi hijo. El demonio azul con gafas le tiene aterrorizado para que mienta.

- Cangreconcha. Fuera de esta habitación. Tengo que hacerle todas las pruebas a Goombi. (Kamek y la Paragoomba salen de la sala y se quedan ambos esperando en el pasillo)

- Kamek. ¡¿Qué te crees que estás haciendo?!

- Paragoomba. Vengarme.

- Kamek. ¿A qué te refieres?

- Paragoomba. Kamek, no te hagas el tonto. Me debías mi sueldo y me despediste. Me quitaste algo importante para mí. Ahora yo te quitaré algo importante para ti.

- Kamek. (Apretando con fuerza los dientes) Condenada Paragoomba... No me vas a quitar a Goombi, ¿me oyes? No te vas a salir con la tuya.

- Paragoomba. Ya lo veremos. (El Cangreconcha inspector sale de la habitación)

- Kamek. ¿Quién se queda a Goombi al final?

- Cangreconcha. Por ahora usted... (Kamek sonrie y la Paragoomba se enfada) Pero necesito más datos, así que volveré mañana. ¿Vale?

- Kamek. Cuando quiera. Las puertas de este castillo estarán abiertas para usted. (El Cangreconcha se va del lugar y se quedan solos en el pasillo Kamek y la Paragoomba) Fastidiate, que no te has salido con la tuya. Jajaja. (Alza la varita y desaparece mágicamente)

_______________________________________________________________

(En uno de los pasillos del Castillo de Bowser se encuentra Bob-by caminando. Este se encuentra con Ratónito)

- Ratónito. Hombre, Bob-by. ¿Qué te trae por aquí?

- Bob-by. Nada, que sentía nostalgia por este castillo. Su tranquilidad, su paz...

- Ratónito. Se nota que te fuiste hace años. Durante los dos últimos años, paz y tranquilidad no han sido precisamente las palabras que mejor describen a este castillo...

- Bob-by. Anda, ya será menos...

- Ratónito. No, no. Ha sido muy divertido. Explosiones, sucesos paranormales, enemigos persistentes... Y en cuanto Popkey te vea lo será mucho más.

- Bob-by. Si de todos modos estoy de paso en este castillo... Seguro que ni me la encuentro. (Popkey sale de una de las habitaciones y Bob-by la ve desde lejos) Ay madre... (se pone a caminar y desaparece en el fondo del pasillo)

- Popkey. (Se acerca a Ratónito) ¿Quién es ese Bob-Omb? De espaldas parece muy guapo.

- Ratónito. (Intentando aguantar la risa) Intenta ligar con él. A lo mejor le enamoras...

- Popkey. ¿Tú crees?

- Ratónito. Claro, claro… (Popkey se va del lugar caminando y Ratónito se parte de risa)

_______________________________________________________________

(Tiempo después, se encuentran en la habitación de Kamek, este, Ratónito, Bombazulina y Goombi)

- Goombi. ¿Por qué os habéis reunido?

- Ratónito. Son cosas de mayores. Tú no lo entiendes...

- Goombi. Sí, claro... Un brujo, un ratón y una bomba se reúnen en una sala. Parece el comienzo de un chiste, ¿a que sí?

- Bombazulina. (Ignora a Goombi) Kamek, ¿qué quieres contarnos?

- Kamek. ¿A que no sabéis quién ha llegado al castillo?

- Ratónito. Bob-by.

- Kamek. Gracias por destrozar la intriga, Ratónito...

- Ratónito. (Dice irónicamente) De nada. Ya sabes que siempre estoy a tu disposición para arruinarte los planes.

- Bombazulina. ¡Oh, madre mía! ¡Bob-by! (Se queda en silencio unos segundos) ¿Y ese quién es?

- Kamek. Bomba, el novio de Popkey. ¿No te acuerdas? Hace siete años les contrataste para este castillo.

- Bombazulina. Ah, ese tío... ¿Y qué hace aquí? ¿Acaso busca a Popkey?

- Ratónito. (Se empieza a reir) Jajaja. Me parece que cuando se dé cuenta Popkey, ella va a ser la que le busque a él.

- Kamek. La dejó tirada hace unos años... Se volvió loca justo después.

- Ratónito. No, Kamek, no mientas. Popkey estaba como una cabra mucho antes.

- Bombazulina. ¿Y... qué nos importa todo esto? ¿Para esto nos has reunido?

- Kamek. Tenemos que evitar que se encuentren. Si lo hacen, cualquiera de los dos podrían salir malheridos.

- Ratónito. Ey, ey, ey. Que esta, (señala a Bombazulina) y yo no somos tus secuaces. Estamos a tu mismo nivel.

- Kamek. Yo solo lo digo porque se puede causar un gran estropicio... ¿Y quién crees que va a limpiar eso?

- Ratónito. (Furioso) Maldita sea... Creo que he hecho algo mal...

- Kamek. ¿El qué?

- Ratónito. Le di unos consejitos a Popkey...

- Kamek. ... ¿Qué consejitos?

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la sala de control del castillo, Popkey está sentada en una silla frente a varias pantallas. Estas pantallas muestran las grabaciones a tiempo real de las diferentes cámaras del castillo)

- Popkey. (Mira varias pantallas) Nada por aquí... (con un botón cambia las grabaciones) Nada por allá... (Vuelve a cambiar las grabaciones y ve a Bob-by de espaldas de nuevo) ¡Ajá! Aquí está. ¿Por qué me sonará tanto? En fin, voy a ir a verle... (sale del lugar)

_______________________________________________________________

(Poco tiempo después, Bob-by se encuentra por el mismo lugar, caminando)

- Bob-by. (Mirando las paredes) Qué recuerdos...

(Aparece Kamek al final del pasillo corriendo. Ve a Bob-by a lo lejos y se pone a correr)

- Kamek. ¡Bob-by! ¡Bob-by!

- Bob-by. (Se gira) Kamek, ¿qué quieres?

- Kamek. ¡¿Cómo que qué quiero?! ¡Popkey te busca!

- Bob-by. ¡¿Qué?! ¿Me ha descubierto?

- Kamek. No, se piensa que eres otro porque no te ha visto bien. Y encima se ha enamorado.

- Bob-by. Ah, ¿sí? ¿De quién?

- Kamek. De ti.

- Bob-by. ¿De mi? ¿Pero no decías que me odiaba?

- Kamek. ¡Sí!

- Bob-by. Entonces aclárate. ¿Me quiere o me odia?

- Kamek. ¡Las dos cosas!

- Bob-by. Uh, qué complicadas son las mujeres…

- Kamek. No, ¡qué complicado eres tú! Para una vez que estás en este castillo, la que nos has montado. A ver que me explique. Popkey no sabe que de quien se ha enamorado es de ti. Se piensa que eres otro.

- Bob-by. Ah... Pues vaya lío, ¿no?

- Kamek. No lo sabes tú bien.

(Llega Popkey)

- Popkey. ¿Bob-Omb? ¿Estás ahí? (Kamek actúa rápido, alza su varita e invoca una máscara Shy Guy en la cara de Bob-by. Popkey no llega a reconocer a Bob-by con la máscara) Hola. ¿Cómo te llamas?

- Bob-by. Eh, esto...

- Kamek. (Interrumpe a Bob-by) ¡Bob-o! Se llama Bob-o. Y ahora tenía mucha prisa, ¿no es verdad?

- Bob-by. ¿Eh? Esto… sí. Puf, tengo que hacer una cosa en la otra punta del castillo. ¡Hasta luego! (Bob-by sale corriendo)

- Popkey. Ah... Qué guapo es... Y qué tímido, por lo que veo.

- Kamek. Popkey, vuelve a tu trabajo, haz el favor... (Popkey se va del lugar) Las cosas que me tocan hacer a mí... (Llega un Koopatrullero con una cola Tanooki)

- Koopatrullero. Jefe Kamek, menos mal que le he encontrado. Tengo que informarle sobre el prisionero que está en los Islotes Vivorretrato.

- Kamek. ¿Ya me vais a traer a Basilix?

- Koopatrullero. No, lo siento. Tiene que ir usted mismo a recogerlo.

- Kamek. ¿Qué tonterías son esas? Ni que fuera un pedido.

- Koopatrullero. Es que andamos escasos de personal, y creo que sería más seguro que se lo llevara usted.

- Kamek. Lo que pasa es que sois unos vagos. Ahora comprendo a mi madre... En fin, si así tengo que hacerlo... (alza la varita e invoca su escoba mágica. Sale volando con ella por una ventana. Segundos después, el Koopatrullero empieza a reirse y se transforma. Ha resultado ser la Paragoomba enemiga de Kamek)

- Paragoomba. (Escupe su traje Tanooki y su cola Tanooki desaparece) Jajaja. Ha sido más fácil delo que creía. Ahora que no está Kamek, mi plan se podra completar perfectamente.

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite se encuentra el grupo de los tres personajes y Kaproopa)

- Kaproopa. Siento ser una molestia, pero es que no tengo a donde ir...

- Paratroopi. Tranquila, puedes quedarte todo el tiempo que quieras.

- Goombilón. (Disimulando su enfado) Oye, Paratroopi, no digas eso. Ya sabes que yo y Guydo queremos a Kaproopa tanto como tú, pero si consigue volver con su hermano, creo yo que seríamos todos más felices.

- Guydo. (Disimulando su enfado también) Eso, eso. Se me ha ocurrido que podríamos organizar una comida mañana para que os reconciliéis los dos.

- Kaproopa. Eso estaría genial, pero hay mucha tensión entre nosotros.

- Guydo. ¡Tranquila! Ya se nos ocurrirá algo para romper el hielo.

- Paratroopi. ¿Hielo? Pero si todavía no hace tiempo para ello.

- Goombilón. Paratroopi, es una frase hecha...

- Paratroopi. Ah...

_______________________________________________________________

(Una hora después, Kamek se introduce en la extensa red de calabozos en el subsuelo de los Islotes Vivorretrato. Allí se encuentra con varios Hermanos Fuego)

- Kamek. Buenos días, soy Kamek Koopa, mano derecha de Bowser. Vengo a llevarme a un prisionero cuyo nombre es Basilix.

- Hermano Fuego. ¿Qué? Pero si ya le habíamos enviado al prisionero al castillo, acompañado de tres Hermanos Martillo.

- Kamek. ¡¿Y por qué me habéis enviado a un Koopatrullero para decirme que venga a recogerlo?! Ahora he hecho un viaje para nada.

- Hermano Fuego. Disculpe, jefe Kamek, pero no hemos enviado a ningún Koopatrullero...

- Kamek. (Mira al horizonte recordando conversaciones pasadas con el Koopatrullero. Recuerda haber visto una cola Tanooki en su espalda) ¡Maldita sea! ¡Era un señuelo!

- Hermano Fuego. ¿Quién? (Kamek desaparece mágicamente) Estos del castillo están cada vez peor de la cabeza...

...............................................................................................................................

(Un cuarto de hora después, Robert está dirigiendo el laboratorio del sótano del Castillo de Bowser)

- Robert. Cuando acabemos con la tinta de Blooper explosiva vamos a centrarnos en un nuevo experimento.

- Científico Koopa. ¿Cuál?

- Robert. He estado pensando en una máscara Snifit que lance rayos eléctricos. (Suena su móvil) Ops, perdonad. (Contesta a la llamada) ¿Sí? ¿Quién es?

- Kamek (voz). (A través del teléfono) ¡Robert, soy Kamek!

- Robert. Hola, Kamek. ¿Querías algo?

- Kamek (voz). ¡Necesito tu ayuda! Hay una Paragoomba loca suelta por el castillo, ¡y temo que pueda hacerle algo a Goombi! Tienes que pararle los pies inmediatamente.

- Robert. Pero oye, si en este castillo hay muchos Paragoombas. ¿Cuál es?

- Kamek (voz). Robert, no me falles. (Cuelga el teléfono)

- Robert. (Guarda su móvil) Bah, a saber cuál es... (mira a un científico que casualmente es un Paragoomba) ¡Seguridad, seguridad! ¡Llevaos a ese posible sospechoso! (Entran en el laboratorio dos Koopatrulleros, uno de los dos con una cola Tanooki y se lo llevan forzosamente fuera de la sala)

_______________________________________________________________

(Media hora después, Kamek llega al Castillo de Bowser apresurado. Cuando llega a la planta que da a su habitación, ve allí a Basilix)

- Kamek. ¡Tú!

- Basilix. ¿Yo qué?

- Kamek. Estate quieto aquí. En unos momentos volveré a por ti. (Se mete dentro de su habitación) ¿Goombi? ¿Estás aquí? (Espera unos instantes pero no recibe respuesta) ¡Goombi! Se lo ha llevado esa desequilibrada mental...

- Basilix. (Entra en la habitación de Kamek) ¿Para qué me querías?

- Kamek. Vas a venir conmigo ahora mismo a la sala de reuniones. Tienes que despetrificar a uno de mis secuaces. (Kamek empuja a Basilix para salir de la sala)

- Basilix. Oye, cuidado. Sin empujar, ¿eh?

...............................................................................................................................

(Cuando ambos llegan a la sala de reuniones del castillo, Kamek se queda atónito)

- Kamek. Spiriny... No está Spiriny… ¡¿Dónde está?!

- Basilix. A mi no me mires...

(Kamek se acerca al lugar en donde debería estar petrificado Spiriny y encuentra allí una nota)

- Kamek. (Lee el contenido de la nota en alto) “Me he llevado a Goombi y a este Pinchón. Mala suerte, idiota” (Kamek enfurece al terminar de leer)

- Basilix. ¿Ocurre algo?

- Kamek. ¿Es que no lo has oído? Que me han secuestrado al niño y a la estatua. Quédate en esta sala en lo que yo resuelvo todo esto. Primero voy a matar a Robert y luego buscaré a la Paragoomba que se los ha llevado. (Alza la varita y desaparece mágicamente)

_______________________________________________________________

(Tiempo después, en la habitación de Korokoopa llaman a la puerta)

- Korokoopa. (Se acerca a la puerta, la abre y ve a Goombilón y a Guydo) Lo siento, mi paciencia se ha agotado. (Cierra la puerta, pero la intentan aguantar abierta los dos secuaces de Bowser)

- Goombilón. ¡Espera!

- Guydo. ¡Te tenemos que decir una cosa!

- Korokoopa. (Abre la puerta) Rapidito. No estoy de humor.

- Goombilón. Tu hermana esta profundamente dolida.

- Guydo. Y hemos pensado hacer mañana una comida e invitarte a ella.

- Korokoopa. Ya os lo he dicho. No estoy de humor.

- Goombilón. Korokoopa, ¿cómo puedes tratar así a tu hermana? Es familia, y por ello hay que respetarla.

- Korokoopa. ¿Aunque me haya engañado de esta manera?

- Goombilón. No te ha engañado. Sólo le ha dado miedo contarte una cosa que cualquier hermano aceptaría. Tienes que dejar que sea libre y que haga lo que crea correcto. Si se equivoca, ya aprenderá. ¿Es que acaso no puedes comprenderlo?

- Korokoopa. Eh...

- Goombilón. Te daré un consejo, perdonaos... Si algún día alguno de los dos se va, ¿sabes cómo le dolerá al otro no haberos perdonado? Venga ya...

- Guydo. (Limpiándose una lágrima) Snif, qué profundo eso que has dicho, Goombilón.

- Korokoopa. (Mira al suelo y luego vuelve a mirar a los secuaces) ¿A qué hora es la comida? (Goombilón y Guydo se alegran)

- Guydo. Ya te avisaremos mañana, tú tranquilo.

- Goombilón. No te arrepentirás, te lo aseguro.

- Korokoopa. Sí, en eso estaba pensando yo... (Korokoopa cierra la puerta y Goombilón y Guydo se van del lugar contentos)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente por la mañana, en la habitación de Kamek se encuentran el Magikoopa y Robert)

- Robert. Oye, Kamek. ¿A dónde vas?

- Kamek. Voy a buscar a la Paragoomba loca. La encontraré dondequiera que se haya metido.

- Robert. Disculpa mi fallo. Confundí al sospechoso.

- Kamek. Ahórrate tus disculpas. (Se dirige a la puerta) En cuanto encuentre a esa monstrua le voy a dar su merecido. ¡Se va a enterar! (Abre la puerta y observa que al otro lado se encontraba el inspector Cangreconcha seguido por la Paragoomba)

- Paragoomba. (Mira al Cangreconcha) Mire, ¡mire cómo me ha llamado! Me quiere hacer daño.

- Kamek. (Se intenta abalanzar sobre Paragoomba, pero Robert le coge por la espalda) ¡Devuélveme a Goombi, maldita!

- Robert. ¡Estate quieto, Kamek!

- Paragoomba. (Sigue mirando al Cangreconcha) Como podrá ver, este individuo es muy agresivo. Tengo miedo.

- Kamek. (Mira también al Cangreconcha) ¡No le haga caso, es una farsante!

- Cangreconcha. A ver, ¡déjenme en paz, los dos! Si me permite pasar, quiero hacerle una prueba final a Goombi. (Kamek palidece)

- Kamek. N-no… No puede pasar…

- Cangreconcha. ¿Por qué?

- Kamek. Goombi está... está... durmiendo, está durmiendo.

- Paragoomba. Mire cómo balbucea. Este ha secuestrado al niño y planea fugarse con él.

- Kamek. ¡Pero si la que lo has secuestrado has sido tú!

- Cangreconcha. Entonces... ¿no está Goombi en casa? (Kamek vuelve a palidecer y ve cómo sonríe la Paragoomba)

- Kamek. Esto... No... Pero tengo una prueba que demuestra que esta loca ha secuestrado a Goombi. Mire... (saca de su bolsillo la carta que se encontró en la sala de reuniones)

- Cangreconcha. En primer lugar, esta carta no está firmada por nadie, así que desconocemos su autor. Y en segundo lugar, ¿cómo ha podido una Paragoomba escribir con tal calidad la carta si no tiene manos?

- Kamek. Eh, pues... Bueno, es que usó un traje Tanooki y se transformó en un Koopatrullero...

- Cangreconcha. ¿Tiene pruebas?

- Kamek. Eh... No...

_______________________________________________________________

(Tiempo después, en la habitación del Trío de Élite Goombilón y Guydo preparan la gran mesa mientras Paratroopi cocina. Kaproopa mira por la ventana pensativa y nerviosa)

- Guydo. (Pone cara de placer) Ahhh, qué bien huele lo que estás cocinando, Cabo Paratroopi. ¿Qué es?

- Paratroopi. Ya veréis lo que es.

- Kaproopa. (Alguien llama a la puerta) Ay, ese debe de ser Korokoopa. Qué nervios...

- Guydo. (Se acerca a la puerta y la abre. Al otro lado está Ratónito) Ratónito, ¿qué haces aquí?

- Ratónito. Huele a comida aquí muy buena. ¿Puedo quedarme a comer con vosotros?

- Guydo. No, lo siento. Hasta luego. (Cierra la puerta. A los pocos segundos vuelven a llamar y Guydo abre la puerta cabreado) ¡Vete de aquí! (Ve que le está hablando a Korokoopa y se calla)

- Korokoopa. Oye, si me váis a tratar así me voy...

- Guydo. No, ha sido una confusión. Pasa, pasa. (Korokoopa entra. Al ver a Kaproopa, ambos se saludan fríamente)

- Paratroopi. Ya casi está lista la comida. ¡Id sentándoos!

- Goombilón. Korokoopa, Kaproopa, vosotros os sentaréis juntos. (Ambos se sientan lentamente al lado. No se dirigen palabra) Madre mía, el día va a estar animado...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Bob-by camina por uno de los pasillos de la primera planta del castillo. Ve a lo lejos a Popkey, quien se acerca a él, y él intenta esconderse sin éxito)

- Popkey. Tú.

- Bob-by. (De espaldas a Popkey, intentándose poner la máscara) ¿S-sí?

- Popkey. Date la vuelta.

- Bob-by. (Consigue ponerse la máscara y se da la vuelta. En ese momento, Popkey le da tal golpe en la cara que le tira y rompe la máscara en el suelo) Oh, oh... ¿Có-cómo lo has sabido?

- Popkey. (Le señala una cámara en el techo)

- Bob-by. ¿Desde cuándo hay cámaras de seguridad en este castillo?

- Popkey. Desde antes de que pudiera olvidarte. ¡Ven aquí, que vas a recibir más golpes como este!

- Bob-by. L-lo siento, Popkey, pero es que estaba confuso.

- Popkey. Confusa te voy a dejar yo la cara. ¡Ven aquí!

- Bob-by. ¡Ahh! (Bob-by se pone a correr por el largo pasillo)

- Popkey. Pero no corras, si te voy a alcanzar igual... (empieza a perseguir a Bob-by)

...............................................................................................................................

(Segunda planta del castillo. Bob-by llega a ella subiendo las escaleras. Se topa con Ratónito)

- Ratónito. Hombre, Bob-by. ¿Qué tal, de paseo por el castillo?

- Bob-by. Sí, sí. (Mira hacia abajo y ve a Popkey en la primera planta) Ratónito, protégeme, ¡sírveme de obstáculo! (Se va corriendo del lugar)

- Ratónito. ¿Que te sirva de qué? Bueno, en fin... (va a bajar por las escaleras y se encuentra con Popkey) Hola, buenos días.

- Popkey. ¡Aparta de mi camino, rata gorda!

- Ratónito. Otra, ¡que no soy una rata! Y tampoco estoy gordo. Es mi metabolismo.

- Popkey. (Saca un insecticida y rocía por completo a Ratónito) ¡Quítate de en medio! (Mientras Ratónito tose, Popkey sigue avanzando)

- Ratónito. Caray, ¿pero por qué me echas insecticida? No sirve de nada... (Cuando ya se ha ido, se queda pensativo) ¿Qué haría ella con insecticida?

...............................................................................................................................

(Tercera planta del castillo. Bob-by llega a ella subiendo escaleras de nuevo)

- Bob-by. ¡Socorro! ¡Me persigue una loca!

(Llegan dos Koopatrulleros)

- Koopatrullero 1. ¿Cuál es el problema?

- Bob-by. (Le hace la zancadilla a los dos Koopatrulleros, los tira al suelo y después los hace rodar escaleras abajo. Popkey se cruza con ellos pero los esquiva con un par de saltos) Maldita sea. (Va a su derecha y entra en el brazo derecho del castillo)

...............................................................................................................................

(Un par de minutos después, Rita-disc está descansando en su habitación cuando alguien llama)

- Rita-disc. (Oye repetidas veces cómo llaman al timbre) ¿Qué prisa tendrá el que está llamando? ¡Ya voy! (Abre la puerta y encuentra a Bob-by) Hola, buenos días.

- Bob-by. Buenas.

- Rita-disc. ¿En qué puedo ayudarle?

- Bob-by. Me persigue una demente. (Entra en la habitación y cierra rápidamente la puerta)

- Rita-disc. ¡¿Pero qué hace?! Esta es mi habitación, no puede colarse de esta manera.

- Bob-by. Por favor, tienes que dejarme estar aquí.

- Rita-disc. ¡Fuera de aquí! (Intenta llevarle hacia la puerta, pero llega Popkey y empieza a aporrearla) ¿Quién es esa?

- Bob-by. Es Popkey, salí con ella hace unos años. Es de ella de quien estoy huyendo.

- Rita-disc. ¿Popkey no erá esa Pokey hecha de burbujas, ¡no!?

- Bob-by. A ver, ¿cuántas Popkey más conoces?

- Rita-disc. Madre mía, la que me vas a liar. Sal de esta habitación cuanto antes.

- Popkey. (Aporreando la puerta desde fuera de la sala) ¡¿Ya me has dejado por otra?! ¡Atrévete a salir, cobarde! (No recibe respuesta) Muy bien, pues si no sales, entro yo. (Se cuela por el estrecho hueco que deja la puerta)

- Bob-by. (Se ha subido a la ventana de la sala que da al exterior del castillo y mira afuera) Madre mía, qué alto está esto. (Mira hacia atrás y ve a Popkey entrando en la sala) En fin, adiós mundo cruel... (se lanza al vacío. Popkey se asoma por la ventana)

- Popkey. Ah, no, no. No pienso permitir que mueras. Yo te voy a matar. (Salta también el vacío por la ventana. Rita-disc, quien ha estado viendo todo, está atónita)

- Rita-disc. Esto es el colmo. Vienen a suicidarse a mi habitación. En fin...

(Bob-by está cayendo hacia el suelo. En ese mismo momento, en plena caída, ve a Popkey que se le aproxima)

- Bob-by. Maldita sea, olvidé que podías volar.

- Popkey. No pienso dejar que mueras a lo tonto. En vez de eso, prefiero torturarte. (Popkey golpea en el aire a Bob-by y lo hace acercarse con rapidez al castillo)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación del Trío de Élite, se encuentra este junto con Korokoopa y Kaproopa. Todos comen en silencio, nadie dice nada)

- Kaproopa. (Pensando en su mente) Daría lo que fuera por que pasara algo para romper esta tensión...

(En ese momento, Bob-by entra disparado por la ventana y choca contra la mesa. La mesa vence por el peso y cae al suelo; platos, cubiertos y vasos se rompen por todas partes, y bebidas y comida vuelan por la sala hasta desparramarse por todo el suelo. Todos se quedan atónitos mirando a Bob-by)

- Korokoopa. ¿Este quién es, el invitado especial?

- Bob-by. (Se levanta dificultosamente, quejándose por pequeñas heridas que le ha causado el impacto) Uh... Ah...

- Guydo. ¡Bob-by!

- Goombilón. ¿Qué haces aquí?

- Paratroopi. Cuánto tiempo. ¿Dónde has estado?

- Bob-by. (Permanece de pie) Fuera de este reino, donde ahora mismo debería seguir... (sale de la sala corriendo)

- Guydo. No llames mucho la atención, no vaya a descubrir Popkey que has vuelto al castillo... No creo que me haya oído.

(Kaproopa y Korokoopa se encuentran aún sorprendidos)

- Kaproopa. Oye, Korokoopa, quería disculparme por no haberte contado lo que debía.

- Korokoopa. No... Quiero disculparme yo por haberme comportado así contigo... Si tú eres feliz... Yo también lo seré... Aunque sea con ese. (Señala a Paratroopi)

- Paratroopi. Ya me cogerás cariño algún día, cuñado. Jajaja.

- Korokoopa. (Se enfada) No para de picarme...

- Kaproopa. Ah... No hagas caso a Paratroopi y dame un buen abrazo de hermanos... (Korokoopa y Kaproopa se abrazan ante las miradas del Trío de Élite)

- Goombilón. Qué bien que haya salido todo bien. Es un alivio...

- Guydo. Y tanto. Volveremos a estar en esta habitación el insuperable Trío de Élite.

_______________________________________________________________

(Tiempo después, Kamek y Robert siguen junto a la Paragoomba y el Cangreconcha en el pasillo de la tercera planta)

- Kamek. Por última vez, ¡yo no he secuestrado a Goombi! ¡Ha sido esa loca!

- Cangreconcha. Si no tiene pruebas para demostrarlo, me temo que le tengo que detener.

- Kamek. ¡Cómo te atreves! Soy la mano derecha de Bowser, soy uno de los jefes del Castillo de Bowser. ¡A mi nadie me detiene!

- Cangreconcha. Si no viene por las buenas, volveré otro día. Y ese día no seré el único, seremos muchos.

- Kamek. Os estaré esperando. ¡A todos!

- Robert. A ver, silencio. No sé quién se ha llevado a Goombi, pero creo que podemos saber quién lo ha hecho. (Todos miran a Robert) Hay cámaras de seguridad repartidas por todo el castillo.

- Kamek. ¡Es cierto! Así podré demostrar mi inocencia.

- Paragoomba. (Nerviosa) Eh... No creo que sea buena idea...

- Kamek. ¿Por qué? ¿Tienes miedo de descubrir algo?

- Paragoomba. ¡Para nada!

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, en la sala de control del castillo todos ven la grabación de una de las cámaras de seguridad. Se muestra cómo la Paragoomba en forma de Koopatrullero vuelve a su forma normal y se deshace de su traje Tanooki. Luego se muestra cómo consigue llevarse a Goombi y a la estatua de Spiriny)

- Paragoomba. (Todos la miran furiosos) Eh... Bueno, esa no es una prueba extrictamente verídica. Puede haber sido otra Paragoomba...

- Cangreconcha. Señora, está usted detenida.

- Paragoomba. Sí claro. Eso habrá que verlo. (Sale volando en dirección a la salida, pero Kamek alza la varita y cierra las puertas) Maldita sea... Con lo bien que iba todo...

- Kamek. Ahora dime dónde están Goombi y Spiriny. ¡Dímelo!

- Paragoomba. Mira en tu interior. Allí encontrarás la respuesta.

- Kamek. No me digas esas frases que no llevan a ningún sitio. ¡Dímelo claramente!

- Paragoomba. No. (Niega con la cabeza)

_______________________________________________________________

(Un cuarto de hora después, Robert, Kamek, Ratónito y Bombazulina buscan por todas partes del castillo a Goombi y a Spiriny. Kamek y Robert están buscando por el sótano)

- Kamek. ¡Goombi! ¡Spiriny! Ah, si es una estatua, es verdad… (piensa en su mente lo que le ha dicho la Paragoomba) “Mira en tu interior. Allí encontrarás la respuesta” (deja de pensar y dice en voz alta) ¿Pero a qué se referirá? Uh... Un momento...

- Robert. ¿Ocurre algo, jefe Kamek?

- Kamek. Spiriny es una estatua... ¿Y dónde se guardan muchas de las estatuas del castillo?

- Robert. No sé... ¿Guardáis estatuas? ¿Para qué?

- Kamek. Rápido, sígueme. (Kamek invoca su escoba mágica y vuela rápidamente, seguido por Robert. Minutos después, ambos se encuentran frente a una sala llena de estatuas) Aquí debe de estar.

- Robert. ¿Cómo estás tan seguro?

- Kamek. Calla y pongámonos a buscar a Spiriny.

- Robert. Oye, no creo que haga falta. Creo que es ese de ahí... (Señala la estatua de Spiriny)

- Kamek. ¡Perfecto! Robert, recuérdame que te suba el sueldo.

- Robert. ¡Bien! Eso haré. (Se acercan a la estatua de Spiriny)

- Kamek. Vamos a levantar esta estatua, ¿de acuerdo? A la de una... (Robert levanta antes de que finalice la cuenta Kamek y la estatua cae al suelo) ¡¡Aaahhh!! ¡¿Qué has hecho?!

- Robert. Pues levantar...

- Kamek. ¡Era a la de tres, memo!

- Robert. Oye, no dijiste nada de a la de tres. En teoría no he cometido ningún fallo.

- Kamek. Ya verás como se haya roto algo... (vuelven a subir la estatua de Spiriny) Parece que no hay daños, menos mal... Oye, cuando me recuerdes que te suba el sueldo, recuérdame que te lo baje. ¿Está bien?

- Robert. Vale...

- Kamek. Pues venga, a levantar la estatua.

- Robert. ¿A la de tres?

- Kamek. ¡No! Cuando diga ya. ¡Ya! (Levantan la estatua y se van lentamente del lugar)

_______________________________________________________________

(Tiempo después, Kamek está en su habitación descansando y pensando constantemente en Goombi)

- Kamek. Goombi, ¿dónde puedes estar? A ver... Voy a mirar en mi interior, a ver si sirve de algo... (mira dentro de sus ropas y encuentra su varita mágica. La saca y empieza a mirarla con detenimiento. De repente, se queda asombrado) ¡Claro! ¡La magia! Goombi tiene que estar en algún lado relacionado con esto... (se dirige a su armario, abre el cajón que guarda todas sus varitas y observa que la punta de una de ellas está hueca, y que dentro de ella está Goombi) ¡Goombi!

- Goombi. (Se puede oir difícilmente) ¡Kamek!

- Kamek. ¿Cómo te han encerrado ahí? Eres pequeño, pero no tanto...

- Goombi. Yo qué se. Cuando me desperté estaba aquí.

- Kamek. Voy a ver cómo te libero... A ver... (alza la varita y le echa un hechizo a la varita donde está Goombi)

- Goombi. Ten cuidado, a ver si me vas a convertir en otra cosa.

- Kamek. (Prubea varios hechizos, hasta que uno destruye la varita sin eliminar a Goombi. Cuando este recupera su tamaño original, ambos se abrazan) Ah, Goombi, siento haberte dejado solo.

- Goombi. Deja de sentirlo y vamos a seguir con las clases de magia.

- Kamek. Está bien. Hoy vas a aprender a defenderte de amenazas. Vas a poner en práctica todos los hechizos que has aprendido hasta ahora.

- Goombi. ¡Bien! ¿Vas a llamar al luchador de sumo?

- Kamek. En efecto, a ver si contesta la llamada... (saca su móvil y llama a Ratónito. Kamek y Goombi vuelven a estar juntos por fin, sin que nadie amenace su amistad)


(En la sala de reuniones del castillo, por la tarde, se encuentran todos los personajes reunidos, menos Popkey)

- Bowser. Kamek, en serio, corta de raíz las reuniones tan seguidas que haces.

- Kamek. Amo Bowser, le prometo que esta es la última. (Todo el mundo está hablando) ¡Silencio! (Callan)

- Rita-disc. ¿Qué pasa hoy, Kamek? ¿Otra reunión?

- Ratónito. Cómo os aburrís...

- Kamek. Hoy vamos a tratar varios temas. En primer lugar, demos paso al invitado especial... (se abren las puertas de la sala de reuniones, y entra caminando Spiriny)

- Spiriny. Hola... Hola a todos. He vuelto. (Todos se quedan impresionados al verle. Sobre todo Rita-disc)

- Rita-disc. ¡¡Ahhh!! ¡Es el fantasma del difunto al que le hicisteis esa estatua!

- Robert. ¿Qué fantasma ni qué fantasma? Tú ves espíritus por todas partes, ¿eh?

- Kamek. Disc, no es un fantasma; estaba petrificado. Pero ahora que hemos encontrado a Basilix, pudimos liberarlo.

- Guydo. Parece que todo ha vuelto a la normalidad, ¿no?

- Goombilón. Sí, eso parece.

- Rita-disc. Oye, eh, yo quiero comentar una cosa. Este mediodía ha entrado un Bob-omb sin mi permiso en mi habitación. ¿Es que acaso alguien ve esto normal?

- Kamek. Ese era Bob-by, pero de él vamos a hablar ahora. Tengo que deciros que Bob-by no va a volver al castillo después del ataque que sufrió por culpa de Popkey. ¿Está Popkey aquí?

- Varios secuaces. No.

- Korokoopa. Me parece que está en su habitación deprimida.

- Kamek. Mejor, porque os diré que se ha instalado en la Ciudad Champiñón. Y no quiere que por nada del mundo se lo contemos a Popkey. ¿Entendido? El que diga lo más mínimo recibirá una bajada de sueldo.

- Ratónito. Oye, yo exijo una indemnización. Me tiró por las escaleras, y el médico me ha dicho que... eh... (piensa algo rápidamente) que tengo un traumatismo severo.

- Bowser. A ti nadie te va a pagar nada. En primer lugar, el traumatismo ya lo tenías de antes, y en segundo lugar, si fuera severo, ¿qué haces aquí, que no estás en urgencias?

- Ratónito. Eh... Bah, haced como que no he dicho nada.

- Paratroopi. ¿Y a nosotros quién nos paga los vasos y los platos que se rompieron por su culpa?

- Bowser. Os los pagáis vosotros. ¿No tuvisteis suficiente con la tele y el ordenador, pedazo de avariciosos?

- Kamek. El amo Bowser ha hablado. Y ahora, si me lo permitís, me voy a despedirme de una conocida. (Se va del lugar volando en su escoba mágica)

...............................................................................................................................

(En las afueras del Castillo de Bowser, hay un coche policía conducido por un Toad de trajes azules. Otros dos Toads policías han metido a la Paragoomba dentro del coche. Kamek se asoma por la ventana y mira a la Paragoomba)

- Kamek. (Riéndose) Intento de estafa y secuestro. La de años que vas a pasar en la cárcel.

- Paragoomba. ¡Te vas a tragar tus palabras algún día! ¡Recuerda mi cara porque te juro que volveré! ¡¡Volveré!!

- Kamek. Venga, a pasarlo bien. (Habla con uno de los Toads) Oye, ¿no quieres que nos la quedemos nosotros? Tenemos unos calabozos en los Islotes Vivorretrato fenomenales.

- Toad. No, de juzgarla se va a ocupar el Castillo de Peach.

- Kamek. El Castillo de Peach, el Castillo de Peach... Algún día nos haremos con el control de todo el reino, y quién la juzgará será el Castillo de Bowser.

- Toad. Que pase un buen día. (El coche policía se va del lugar, y aparecen los secuaces de Bowser que se habían reunido en el castillo)

- Guydo. Kamek, sabes que has dejado sin familia a los hijos de esa Paragoomba, ¿verdad?

- Goombilón. ¡Es verdad! ¿Qué será de los pequeños Goombas?

- Kamek. Tranquilos, he pensado en todo. Se los va a quedar Bob-by.

- Paratroopi. ¿Y cómo le convenciste?

- Kamek. Era o eso o contarle a Popkey dónde vivía. Jajaja.

(Lentamente todos los secuaces vuelven al castillo a pasar el resto del día)


Escena extra de fin de temporada

(La mañana de un nuevo día, el día en que empieza la sexta temporada, todo está muy tranquilo, demasiado. Kamek descansa junto con Goombi en su habitación cuando alguien llama a la puerta)

- Kamek. (Abre la puerta y ve a dos Koopatrulleros al otro lado) ¿Sí? ¿Qué pasa?

- Koopatrullero. Jefe Kamek, hay una mujer que desea entrar en el castillo, pero que carece de autorización. ¿Puede venir con nosotros para dejarla entrar o no?

- Kamek. Está bien, iré con vosotros... Ahora vuelvo, Goombi. (Los Koopatrulleros y Kamek salen de la sala)

...............................................................................................................................

(A la entrada principal del castillo llegan los Koopatrulleros y Kamek. El Magikoopa puede ver al principio con dificultad a la mujer desde lo lejos, ella está de espaldas)

- Koopatrullero. Aquí está.

(La mujer se da la vuelta y Kamek al verla se queda sin palabras)

- Kamek. No... No puede ser...

- Clawdia. Hola.


Fin de la temporada

Aclaraciones

  • En la última escena, Escena extra de fin de temporada, se sitúa esta en el día en que supuestamente empieza la temporada sexta. Como no se sabe cuándo empezará, pero es necesario que empiece de ese modo y en ese momento, se ha puesto esa referencia.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. 
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.