FANDOM


Resumen

Ha aparecido un Goomba en el castillo un tanto extraño. Extraño para el Trío de Élite, claro. Para ciertos secuaces del castillo, este Goomba recordará momentos pasados ni buenos ni malos, solamente pasados.

Intro LTS Temp.5. Blooper

(Un día en el Reino Campiñón, todo está tranquilo. En el Castillo de Bowser todos hacen su trabajo: unos defienden y se hacen responsables de la seguridad del lugar, otros investigan, otros idean planes... Kamek se encuentra en su habitación sentado en un asiento frente a una mesa de madera llena de papeles)

- Kamek. Qué desorden hay, madre mía... (coge todos los papeles y los agrupa hasta ordenarlos todos) Trabajo terminado.

(Llaman a la puerta y entran después el Trío de Élite)

- Guydo. Jefe Kamek, ¿nos ha llamado?

- Kamek. Correcto. Tenéis que llevar estos papeles a una sala de la planta baja en donde guardamos todos los documentos. ¿Entendido? (Los tres secuaces asienten) Pues marchando.

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, los tres personajes entran en la sala donde se guardan todos los documentos en forma de papel. Está todo oscuro)

- Goombilón. No se ve nada... ¿Alguien tiene una linterna?

- Guydo. Yo tengo una. (Deja su mochila en el suelo y saca una linterna. La enciende y enfoca toda la sala)

- Paratroopi. ¿Hace cuanto que nadie limpia aquí? Hay telarañas.

- Guydo. Luego se lo diré a Ratónito. (Enfoca una multitud de estanterías) Oye, ¿dijo el jefe Kamek dónde hay que meter los papeles que nos dio?

(Goombilón y Paratroopi se miran y ambos niegan con la cabeza)

- Goombilón. Perfecto, ahora a ver cuál es el lugar correcto para esto...

- Guydo. No, no. Nosotros no nos vamos a poner a buscar el lugar. Estos papeles se meten donde se pueda y ya está. (Guydo se acerca a un cajón y lo abre, dándole previamente la linterna a Paratroopi. Está lleno de papeles, pero hay espacio suficiente) Aquí mismo, por ejemplo. (Mientras Guydo coloca con cuidado los papeles, Goombilón se aproxima al fondo de la sala)

- Paratroopi. Esto parece la típica escena de película de miedo... Todo oscuro, sólo nosotros tres aquí...

- Guydo. ¿Te quieres callar? No me pongas nervioso. (Cierra el cajón y mira a todos lados) ¿Y Goombilón?

(Esperan la respuesta de Goombilón durante unos instantes)

- Goombilón. ¡Chicos! Venid a ver esto. (Guydo y Paratroopi se acercan a Goombilón y este les señala un cajón semiabierto. Paratroopi lo enfoca con la linterna y se puede ver un brillo que refleja la luz de la linterna)

- Paratroopi. ¿Qué demonios es eso?

- Guydo. No es de nuestra incumbencia. A ver si vamos a fastidiarla ahora que hemos cumplido con éxito la misión de Kamek.

- Paratroopi. Pues yo me he quedado con la curiosidad.

- Goombilón. Y yo. ¿Podéis abrir el cajón?

- Guydo. ¡No! Goombilón, parece mentira que con lo prudente que eres estés comportándote así.

- Paratroopi. Pues lo abro yo. (Paratroopi abre el cajón, repleto de papeles, y uno de ellos cae al suelo)

- Goombilón. Paratroopi, enfócalo con la linterna.

(Paratroopi hace lo que dice Goombilón, y al ver el papel que ha caído al suelo, los tres se quedan perplejos. Se trata de un Goomba de papel brillante que tiene los ojos cerrados)

- Paratroopi. ¡¡Ahhh!! ¡¿Pero qué le ha pasado a este Goomba?!

- Goombilón. ¡Está más plano que una torta!

- Guydo. (Tomándose la situación con humor) Tal vez la presión no le hizo soportar su forma... ¿Lo pilláis? La presión que ejercen los papeles dentro de ese cajón.

- Paratroopi. Debemos enseñarle esto al jefe Kamek.

- Guydo. ¿Y qué le decimos, que uno de sus papeles se ha transformado en un Goomba? O mejor, le diremos que este Goomba se ha traspapelado y nosotros lo hemos encontrado.

- Goombilón. Sargento Guydo, basta ya, no tiene ninguna gracia.

- Guydo. Si ya os dije que no os metiérais donde no os llaman... Y ni caso...

(Paratroopi coge con cuidado al Goomba de papel brillante y el Trío de Élite sale de la sala)


Diálogo

(Poco tiempo después en la habitación de Kamek, llaman a la puerta)

- Kamek. ¡Adelante!

(Entra el Trío de Élite. Paratroopi esconde el papel detrás de su espalda)

- Guydo. Jefe Kamek, ya hemos colocado los papeles que nos diste.

- Kamek. Bien. No necesito nada más. Ya os mandaré a un Koopatrullero si necesito algo.

- Goombilón. Tal vez tú no necesites nada, pero nosotros necesitamos una explicación.

- Kamek. ¿Disculpa?

- Goombilón. Paratroopi, adelante.

- Kamek. (Ve cómo Paratroopi deja caer al suelo el Goomba de papel brillante) Madre mía, ¿de dónde lo habéis sacado?

- Paratroopi. De la sala a la que nos enviaste.

- Kamek. ¿Habéis encontrado más como él?

- Goombilón. No, ¿pero podríamos encontrarlos? Kamek, dinos qué has hecho con este pobre Goomba.

- Guydo. Seguro que se negó a recibir el pobre sueldo que nos dan y le atrapaste dentro de un cajón.

- Kamek. ¡No inventes, Sargento Guydo! Esto tiene una explicación muy sencilla. Hace más de medio año, cuando vosotros y otros secuaces estábais de viaje en la Isla Almohada, el Reino Champiñón se llenó de papeles procedentes de otra dimensión.

- Paratroopi. ¿Otra dimensión?

- Kamek. Sí, otra dimensión. Con otro Reino Champiñón, otro Mario, otra Peach, otro yo, otro Bowser y otros muchos secuaces. Es como un reflejo de nuestro mundo, pero hecho de papel.

- Goombilón. ¡¿En serio?! ¿Y puede haber una versión de papel del Trío de Élite?

- Kamek. Mi doble de papel no me comentó nada acerca de ello, pero es posible. En fin, Mario, Luigi y el doble de Mario en versión de papel llegaron a este castillo un par de veces, como siempre, y nos derrotaron a pesar de haber urdido tan perfecto plan.

- Guydo. ¿Y qué ocurrió? ¿Cómo es que no quedan papeles en el reino?

- Kamek. Una especie de libro mágico del que venían les devolvió a su mundo. Y veo que aún queda un Goomba...

- Paratroopi. ¿Y no podríamos devolverlos a este reino?

- Kamek. ¡No! Queda prohibido el contacto con el otro mundo. Nos dimos cuenta tarde tanto el amo Bowser como yo que nuestros dobles querían traicionarnos, y por ello nadie los va a devolver aquí, ¿queda claro?

- Guydo. Transparente, jefe Kamek.

- Kamek. (Toca el papel por todos lados. Ve una especie de etiqueta minúscula en su pie derecho. Lo observa con detenimiento y dice en alto) Ah... Este Goomba es muy poderoso. Tiene nivel 100...

- Goombilón. ¿Es eso malo?

- Kamek. Sí. Este mequetrefe debió de robarle la experiencia a todo el castillo después de que nos derrotara Mario. Para saber si es malo esto, tenéis que saber que yo tengo un nivel de 37, creo. Y Bowser tal vez supere el 40...

- Guydo. Ostras, pues eso sí que es malo. Hay que llevar a este Goomba al libro mágico ese antes de que se despierte, si es que está vivo. ¿Dónde dices que está el libro?

- Kamek. Eh... Me temo que en el Castillo de Peach... Yo os acompañaré, no os preocupéis.

(El Goomba de papel brillante abre los ojos y se pone de pie)

- Goomba papel. Ni de broma voy a volver a mi mundo. (Kamek y el Trío de Élite se sorprenden al verlo en tal estado)

- Kamek. Lo quieras o no, vamos a devolverte a tu mundo.

- Goomba papel. ¡Nunca! Por encima de mi cadáver. (Sale corriendo de la sala)

- Kamek. ¡Atrapadlo! ¡Que no escape!

- Paratroopi. Si ya se ha ido...

- Kamek. Me da igual. ¡Atrapadlo! (El Trío de Élite sale por la puerta)

_______________________________________________________________

(Por todo el castillo, megáfonos en lo alto de las paredes emiten la voz de Kamek)

- Kamek (voz). ¡Atención! ¡Atención! Anda suelto por el castillo un Goomba hecho de papel que brilla. Si alguno lo encuentra, por favor, que me avise de inmediato. Repito, hay un Goomba hecho de papel suelto por el castillo. (Kamek deja de hablar por ese medio. Después de este corto mensaje, muchos de los personajes se encuentran extrañados)

...............................................................................................................................

(Por uno de los pasillos camina el Goomba de papel. Escucha a lo lejos los gritos del Sargento Guydo)

- Goomba papel. Maldita sea, ya vienen... (se pone a mirar por el pasillo y ve un cuadro en el que se retrata al padre de Bowser colocando una corona en el que parece ser Goomboss hace mucho tiempo) ¡Perfecto! (El Goomba de papel brillante se coloca justo donde el retrato del joven Goomboss y se pega al cuadro)

- Guydo. (Con un walkie-talkie, se coloca en frente del cuadro) No, no he encontrado al papelucho. Cambio.

- Paratroopi (voz). (A través del walkie-talkie, pone voz cómica) Sargento Guydo, Sargento Guydo, prosiga con la búsqueda.

- Guydo. Cabo Paratroopi, seamos serios... (se pone a admirar el cuadro) ¿Tú crees que después de que por vuestra culpa tengamos que buscar a un papel me van a hacer gracia vuestras bromas? Cambio.

- Paratroopi (voz). Luego nos vemos, cambio y corto. (Guydo guarda el walkie-talkie)

- Guydo. Hmmm... Cómo brilla una parte del cuadro... (el Goomba de papel se pone nervioso) Bah, será la pintura, que aún sigue fresca... (el Goomba se calma) ¡Andá! ¡¿Pero qué estoy viendo?! (El Goomba se vuelve a poner nervioso) ¡El del cuadro no es Bowser! Se le parece mucho. Tal vez sea el padre. En fin... (Guydo sigue caminando por el pasillo y el Goomba de papel se tranquiliza)

- Goomba papel. ¿Será idiota el enmascarado? En fin... (se despega del cuadro y sale corriendo en la dirección contraria a la de Guydo)

_______________________________________________________________

(En la sala real de Bowser, tiempo después, se encuentran Bowser, Kamek y el Trío de Élite)

- Bowser. ¡¿Un Goomba de papel?! ¡¿Y encima de nivel 100?! Kamek, dime que esto es una broma.

- Kamek. Daría lo que fuera por que se tratara de una broma, pero desafortunadamente es la pura realidad.

- Bowser. No tenemos un ejército necesario para derrotarlo. Ni el mismísimo Mario puede hacerle frente.

- Guydo. Con el nivel tan elevado que tiene, nadie puede enfrentarse a él y ganar.

- Bowser. Entonces, ¿qué vais a hacer para sacarlo mi castillo?

- Goombilón. Tenemos que llevarlo al Castillo de Peach. Pero antes hay que encontrarlo.

- Paratroopi. Y hay que idear algo para sacarlo del castillo, ya que no nos podemos enfrentar a él.

- Bowser. No, si por poder podéis enfrentaros. Otra cosa es lo mal que quedaríais en ese caso...

- Kamek. (Mirando al Trío de Élite) Bueno, ya habéis oído al amo. Manos a la... (el Goomba de papel abre de una patada la puerta de la sala e interrumpe a Kamek)

- Bowser. ¡¿Cómo osas irrumpir nuestra conversación?!

- Goomba papel. Yo hago lo que quiero, no me dáis miedo. ¿Por qué habéis tenido que interrumpir mi profundo sueño, con lo agusto que estaba?

- Goombilón. Curiosidad, básicamente.

- Goomba papel. ¿Me estás vacilando? (Se acerca a Goombilón y este siente miedo) Contesta.

- Goombilón. N-no no, por favor. Por supuesto que no te estaba vacilando.

- Goomba papel. Así me gusta. (Mira a Bowser) De este castillo no me va a mover nadie. ¿Estamos?

- Bowser. (Golpea su silla real con fuerza) Ya estoy harto de que nos hables en ese tono. ¿Quién te has creído que eres?

- Goomba papel. ¿El ser más poderoso del reino, tal vez? (El Trío de Élite mira con miedo a Bowser)

- Bowser. Te vas a tragar tus palabras. (Pega un salto y se coloca en frente del Goomba de papel)

- Kamek. Amo Bowser, no lo haga...

- Goomba papel. (Bowser escupe fuego sobre él. Cuando termina, observa al Goomba de papel y queda impresionado al verlo sin daños) ¿Es eso todo lo que sabes hacer? No me has causado más que cosquillas.

- Kamek. Amo Bowser, ¡huya!

(El Goomba de papel se tumba en el suelo y se coloca debajo de Bowser. Le golpea desde abajo y lo lanza hacia el aire. Una vez en el aire, el Goomba de papel se dobla con forma de cilindro hueco y le da un golpe lateral. Bowser choca contra la pared más cercana y cae al suelo rendido)

- Bowser. (Con voz de dolor, hablando con dificultad) Vaya golpe... me ha... dado...

- Kamek. ¡¡Amo Bowser!! (Alza su varita e invoca a diez Shy Guys blancos) Llevaos al amo al hospital del sótano. (Los Shy Guys obedecen y se llevan a cuestas a Bowser. El Goomba de papel se acerca a Kamek y al Trío de Élite)

- Goomba papel. ¿Vosotros también me vais a intentar parar los pies?

(El Trío de Élite, muerto de miedo, mira al Goomba de papel)

- Guydo. (Hace que mira un reloj en su brazo que no tiene en realidad) U-uh... Qué tarde se nos ha hecho, ¿verdad, compañeros?

- Paratroopi y Goombilón. Po-por supuesto...

- Guydo. Jefe Kamek, tenemos que irnos... (el Trío de Élite sale corriendo del lugar)

- Goomba papel. (Mira a Kamek sonriente) Parece que tus patéticos secuaces te han dejado solo. ¿Pretendes ser valiente o te vas a ir por donde has venido?

- Kamek. Maldito papelucho... (alza la varita y el Goomba de papel se prepara para la lucha. Momentos después se da cuenta de que Kamek ha alzado la varita para desaparecer mágicamente del lugar)

_______________________________________________________________

(Horas después, en la sala de espera del hospital del castillo se encuentran Kamek, Ratónito y Bombazulina)

- Bombazulina. ¿Y qué dices que le ha pasado al amo?

- Kamek. Le ha atacado un Goomba de papel salvaje.

- Ratónito. Kamek, ¿en serio estás diciendo que un simple Goomba ha dejado fuera de combate a Bowser?

- Kamek. Lo que oyes. Lo vi con mis propios ojos.

(Aparece un médico Snifit)

- Dr. Snifit. Si ustedes están esperando al paciente Bowser, ya tenemos sus resultados.

- Ratónito. (Mira a ambos lados) Como el Sargento Guydo no está, seré yo el que pregunte. ¿Traemos flores de vivo o de muerto?

- Kamek. ¡Ratónito, no digas eso! El amo Bowser es muy resistente; está en la flor de la vida.

- Dr. Snifit. En efecto. Sólo ha sufrido un golpe en el estómago. Se recuperará en breve.

- Ratónito. Si ya lo dice el dicho: mala hierba nunca muere...

- Bombazulina. Ratónito, tranquilízate...

- Dr. Snifit. Está en la habitación 58. Pueden ir a visitarle si quieren. (Kamek, Ratónito y Bombazulina se levantan y se dirigen a la habitación indicada. Una vez allí, entran en la habitación. Bowser está tumbado en una camilla, con una benda en la cabeza)

- Bowser. Oh, lo que me faltaba para acabar mi humillación...

- Kamek. ¿Qué tal se encuentra su malignidad?

- Bowser. Pues mal, ¿cómo crees que iba a estar? Ha sido humillante... Derrotado por un mísero Goomba...

- Kamek. Que no, que no ha sido humillante...

- Ratónito. Kamek, no mientas. Ha sido lo más humillante que hemos visto en años...

- Kamek. (Mira a Ratónito furioso, hasta tal punto que casi le asusta) ¡No! ¡No lo ha sido!

- Bowser. Dejadme solo, quiero pensar sobre lo ocurrido...

- Kamek. (Ratónito y Bombazulina salen de la sala, Kamek permanece en ella) Se acabó, esto ya ha ido demasiado lejos. (Invoca su móvil y llama por él) ¿Hola? Sí, soy Kamek. ¿Eres Mario? Perfecto... No, no quiero secuestrar a tu princesita. Verás, es largo de explicar. Ha aparecido un Goomba de papel y se nos resiste a volver a su mundo. Si pudieras traer el libro mágico ese... ¿Sí? Perfecto... Adiós. (Cuelga)

- Bowser. ¿Para qué has llamado a Mario, para rematarme?

- Kamek. No. Si el Goomba no va al libro, el libro irá al Goomba.

- Bowser. Ah... Ya te pillo... Kamek, confío plenamente en ti. No me falles.

- Kamek. Eso intentaré, amo Bowser, eso intentaré...

_______________________________________________________________

(Una hora después, al Castillo de Bowser se acerca a Mario. Al llegar a la puerta principal, dos Koopatrulleros le cortan el paso con sus lanzas)

- Koopatrullero 1. Oh, ¿pero qué ven mis ojos? Si es un fontanero...

- Koopatrullero 2. Yo veo a un payaso vestido de rojo y azul. Jajaja.

- Mario. Ah, ¿sí? Pues yo estoy viendo a dos Koopas muertos. (Los Koopatrulleros apuntan con sus lanzas a Mario. Hay mucha tensión en el ambiente, pero llega Kamek)

- Koopatrullero 1. Jefe Kamek, el fontanero quiere entrar en el castillo.

- Kamek. Déjadle que entre.

- Koopatrullero 2. ¿Qué? ¿Por qué?

- Kamek. No pienso explicártelo. Sólo dejad que entre. (Los Koopatrulleros levantan sus lanzas y Mario y Kamek entran dentro del castillo)

- Mario. ¿Esto no será una trampa para matarme, no?

- Kamek. Por favor, Mario, me ofende que digas eso. Nosotros somos mucho más originales en las luchas... ¿Has traído lo que te pedí?

- Mario. (Saca el libro mágico) Aquí está. No hagáis nada raro, ¿eh?

- Kamek. Que no, pesado. Ahora vamos a buscar al Goomba de papel. ¿Quieres? (Aparecen Goombilón y Paratroopi muy agitados)

- Paratroopi. Jefe Kamek, ¡hemos encontrado al Goomba de papel!

- Kamek. ¡Perfecto! Vamos para allá. (Todos se van corriendo del lugar)

...............................................................................................................................

(Minutos después, en un ancho y largo pasillo del castillo se encuentra el Goomba de papel dorado quieto. El Sargento Guydo está subido en su Lanzabills-Banzai a lo lejos y con unos prismáticos admirando al Goomba)

- Guydo. Ya te tengo, maldito... (llegan Kamek, Mario, Goombilón y Paratroopi y casi le pegan un susto a Guydo) Ah, qué bien que estéis aquí. Vais a poder presenciar la muerte de ese Goomba repelente.

- Goombilón. ¿Vas a dispararle un Bill Banzai? Vas a hacer un agujero enorme en la pared del castillo.

- Guydo. Oye, para el trabajo que nos ahorramos nos sale rentable...

- Kamek. Dispara de una vez, ¡que se te escapa!

- Guydo. Ya voy, ya voy... (le da a un botón y el Lanzabills Banzai dispara un Bill Banzai. Este recorre todo el ancho pasillo)

- Goomba papel. (Se coloca justo en el medio del pasillo, mirando al Bill Banzai) Meh... (El Bill Banzai impacta sobre el Goomba de papel y explota. El lugar se llena de un humo que impide la visión por unos momentos. Cuando el humo se disipa, los secuaces de Bowser quedan atónitos)

- Kamek. No... No es posible...

- Mario. Pe-pero... ¡¿qué tipo de Goomba de papel es ese?!

- Paratroopi. Uno de nivel 100...

- Mario. ¡¿De nivel 100?! En fin... Habrá que derrotarlo, digo yo.

(El Goomba de papel no tiene ni rasguños siquiera)

- Goomba papel. Jaja... ¡Jajaja! Qué debiluchos sois. No tenéis fuerza ni para tirarme al suelo. Ahora me toca a mí. (Se pone a correr en dirección a los secuaces de Bowser)

- Guydo. ¡¡Ahhh!! ¡Viene hacia aquí!

- Goombilón. ¡Que alguien traiga otro Bill Banzai!

- Kamek. ¡Dejadme! (Alza la varita e invoca un Bill Banzai. Lo introduce en el Lanzabills Banzai)

- Guydo. ¡Fuego! (Dispara el segundo Bill Banzai. Este impacta sobre el Goomba y, tras explotar, se muestra al Goomba de papel sin rasguños de nuevo. Esta vez está más cerca)

- Paratroopi. Kamek, ha sido un placer conocerte, pero yo me voy.

(El Goomba de papel sigue corriendo y atraviesa el Lanza Bills Banzai. Lo parte en dos y tira a Guydo al suelo)

- Guydo. M-mi cañón... Lo-lo ha partido en dos...

(El Goomba de papel se levanta lentamente)

- Kamek. ¡Seguridad! ¡¡Seguridad!! (Entran cinco Fantasmones y un Merodeaguy sujetando un Chomp Cadenas) ¡Atacadlo! (Los Fantasmones y el Merodeaguy miran furiosos a Mario) ¡A él no! ¡Al Goomba de papel!

- Fantasmón. (Mirando por todos lados, al igual que sus compañeros) ¿Qué Goomba de papel, jefe Kamek? (Kamek mira a sus espaldas y no encuentra al enemigo. Cuando Kamek se da la vuelta, todo el mundo ve al Goomba de papel dorado pegado a su espalda) ¡Cuidado!

- Kamek. ¿Eh? ¡¿Dónde está?! (El Goomba de papel le pega una patada y lo tira al suelo) ¡Ay!

- Guydo. Te vas a arrepentir de haber hecho eso. (Guydo se lanza encima del papel, pero este lo esquiva. Los Fantasmones cogen barriles y los empiezan a lanzar en dirección al papel. Este esquiva varios, resiste los golpes de otros, y golpea a los Fantasmones repetidas veces hasta dejarlos fuera de combate)

- Merodeaguy. ¡Muere de una vez! (Suelta la cadena del Chomp. El Chomp empieza a ladrar y se dirige hacia donde está Kamek, enrolla su cadena alrededor del cuerpo del Magikoopa y se lo lleva a rastras hasta el final de la sala. Allí encuentra una ventana y salta por ella. Todos se quedan extrañados por lo que acaba de suceder) Uy, qué tarde se me ha hecho. Me tengo que ir... (El Merodeaguy sale corriendo)

- Goomba papel. (Mira al Trío de Élite y a Mario) Uh, os habéis echado un nuevo amigo, ¿no? (Mira con detenimiento a Mario) Espera un momento... Esa gorra roja... Ese bigote... (Empieza a recordar momentos pasados...)

...............................................................................................................................

(5 de diciembre de 2015. El Castillo de Bowser se encuentra encima del Monte Friolero flotando en el aire. Bowser y Bowser de papel esperan la llegada de Mario, Luigi y Mario de papel. Mientras tanto, en otras zonas del castillo hablan dos Fuzzys de papel. Uno es brillante y otro no)

- Fuzzy papel. Estoy agotado de huir de los Chomp Cadenas...

- Fuzzy brillante. Pues anda que yo... Por la noche les sigo atrayendo por mi brillo... Esto es una tortura.

(Mario cae encima del Fuzzy normal, sorprendiendo a ambas criaturas. El Fuzzy normal se divide en dos)

- Fuzzy papel 1. ¡Mario!

- Fuzzy papel 2. Qué sorpresa...

- Mario. Apartaos de mi camino, debemos destruir el cañón gigante del castillo.

- Fuzzy brillante. Acceso denegado. Nos han comunicado que no dejemos a nadie pasar por aquí.

- Aurelia. Mario, Luigi, Mario de papel. ¡Acabad con ellos! Recordad que tenemos prisa.

- Mario. Voy a acabar con ellos en un periquete. (Saca de su bolsillo una carta mágica con un Goomba dibujado en ella. De repente, los Fuzzys se transforman en Goombas. Los Goombas normales salen corriendo y el brillante mira furioso a Mario)

- Goomba papel. (Mirándose su cuerpo) ¡¡Ahhh!! ¡¿En qué me has convertido?!

- Mario. En un Goomba. (Saca su martillo) Acabemos con esto de una vez... (Le pega un martillazo y lo lanza lejos. El Goomba de papel se aproxima a un borde del suelo y cae. Antes de rozar los rayos que hay por debajo del suelo del castillo, se pega a la pared del suelo. Mario y su equipo sigue avanzando por el pasillo sin darse cuenta de que no ha muerto el papel)

...............................................................................................................................

(...deja de recordar momentos pasados)

- Goomba papel. Maldito fontanero... He vuelto, como ves, y tengo sed de venganza.

- Paratroopi. ¿Tienes sed? Te puedo traer un vaso de agua si quieres.

- Goombilón. (Le susurra al oído) Que tiene ganas de vengarse de Mario...

- Paratroopi. Ah... Es que la gente no se explica...

- Mario. Vencerte va a ser pan comido. (Pega un bote y aterriza sobre la cabeza del Goomba de papel brillante. Rebota y vuelve a caer sobre su cabeza, y así todo el rato)

(Quince minutos después, el Goomba está casi durmiéndose resistiendo las pisadas de Mario)

- Guydo. Eh, Mario... ¿Te queda mucho?

(Mario deja de saltar sobre el Goomba)

- Mario. Uf... Ya estoy cansado. ¿Qué tal ha ido?

- Goombilón. Fantásticamente. Sólo le has doblado un pequeño trozo de una ceja.

- Goomba papel. ¡Jajajaja! Patéticos perdedores...

- Mario. ¿Cuánto tiempo más voy a tener que saltar sobre él?

- Guydo. (Saca de su mochila una calculadora) A ver... Si con quince minutos le has producido una mínima arruga... Y para vencerlo a su nivel se necesitan tantos daños... Eh... Bueno... No está tan mal el resultado.

- Goombilón. ¿Cuánto te da, Sargento Guydo?

- Guydo. Unos trece años, aproximadamente.

- Todos. ¡¿Qué?!

- Guydo. Bueno, trece años aproximando a la alta. En realidad son doce con muchas décimas.

- Mario. Yo no puedo estar así durante tanto tiempo. Me niego.

- Paratroopi. Pues entonces dinos qué piensas hacer.

- Mario. ¿Y yo qué sé? Yo sólo he venido a traer el libro. Vosotros sois los que tenéis la culpa de todo esto.

- Goomba papel. (Se divide en 5 Goombas de papel brillante todos de nivel 20 y se colocan rápidamente rodeando a Mario) Hasta luego, fontanero. (Empiezan a dar patadas a Mario repetidas veces)

- Goombilón. ¡Ostras! ¡Se ha partido en 5! ¡¿Cómo es eso posible?!

- Guydo. Tal vez sea una habilidad que sólo se consigue con niveles altos...

- Paratroopi. Entonces, si se ha dividido, ya los papeles no son de nivel 100, ¿verdad? Serán de... 100 entre 5.

- Guydo. (Mira a Paratroopi sorprendido) ¡Claro! ¡Ese es su punto débil!

- Goombilón. ¿Perdón?

- Guydo. (Dice en voz baja para que no le oigan los Goombas de papel, quienes siguen golpeando a Mario) Siendo cinco Goombas de papel, todos han perdido gran parte de su poder. Ahora es cuando son realmente débiles.

- Goombilón. Entonces deberíamos atacar ahora que se están cebando con Mario, ¿no?

- Guydo. En efecto.

- Mario. ¡Ay! ¡Ouch! ¡¡Oh!! ¡Oye, Trío de Élite! ¡¿Os habéis olvidado de mí?! ¡Ouch! (Mario cae rendido al suelo. Los Goombas de papel se vuelven a unir en uno solo y este le da una patada poderosa. Mario es recogido por un Lakitu que se lo lleva fuera del castillo)

- Paratroopi. Maldita sea, se han unido. ¿Qué hacemos?

- Guydo. Yo voy a intentar reunir al mayor grupo de secuaces que pueda. Vosotros intentad resistir e intentad que se vuelva a dividir. ¿Entendido? (Goombilón y Paratroopi asienten y Guydo sale de la sala)

- Goomba papel. ¿Listos para recibir?

- Goombilón. (Guiña un ojo a Paratroopi) Me parece que eres un cobarde.

- Paratroopi. ¿Yo? ¿Por qué? ¿Y qué te pasa en el ojo?

- Goombilón. (Furioso) ¡No! ¡Me refiero al Goomba de papel!

- Paratroopi. (Comprende) Ahhh... Ya entiendo. Le estás engañando, ¿verdad?

- Goombilón. (Le dice aún más furioso en tono bajo) ¡¿Te quieres callar, imbécil?!

- Goomba papel. Mira, no sé qué tramáis, pero odio cuando la gente me toma el pelo, ¿sabéis?

- Goombilón. Me refiero a que me parece de cobardes el intentar luchar uno contra dos... No me parece una lucha justa.

- Goomba papel. Pero si los que sois dos sois vosotros, ¡vosotros seríais los cobardes! ¿Eres idiota?

- Goombilón. No. Y lo que tampoco soy es un tramposo. Si vamos a luchar, vamos a luchar limpio. Igual número de rivales.

- Goomba papel. En fin... Lo haré si así os sentís menos humillados... (el Goomba de papel se divide en dos)

- Paratroopi. Ejem, ejem... No somos dos... (señala a tres Goombas que salen de detrás de Goombilón)

- Papel 1. Sois pesados, ¿eh? (Ambos Goombas de papel se unen, forman uno solo, y este se divide en cinco) ¿Contentos? (Goombilón y Paratroopi asienten) Empecemos pues la lucha.

(Ambos equipos se acercan el uno al otro corriendo. Los Goombas normales se enfrentan a tres de los Goombas de papel nivel 20 y salen perdiendo a favor de los papeles brillantes. En cambio, Goombas de papel y Goombilón y Paratroopi se encuentran igualados. Goombilón y Paratroopi ganan contra los dos Goombas de papel brillante nivel 20)

- Papel 2. (Mirando a sus dos dobles perdidos) ¡¡Ahhh!! ¡Qué catástrofe! ¡¿Cómo ha podido pasar?!

- Goombilón. A veces más vale maña que fuerza...

- Paratroopi. Goombilón, y en tu caso vale muchísimo más la maña, jajaja.

- Goombilón. ¿Eso ha sido un comentario positivo o negativo?

- Paratroopi. Eh... Dejémoslo en positivo...

(Los tres Goombas de papel se únen en uno. Ahora el Goomba de papel brillante es de nivel sesenta)

- Goomba papel. (Mirándose la etiqueta que tiene en su pie) ¡Ah! ¡Nivel 60! ¡¡Con lo que me costó llegar al 100!!

- Paratroopi. Jaja. Se siente.

- Goomba papel. No abras esa boca tan rápido. Todavía soy fuerte. Puedo derrotar a cualquiera de este castillo.

(Se abren una de las puertas de la sala y entra Guydo)

- Guydo. Por supuesto, pero sólo si el rival está solo. (Mira hacia atrás) Chicos, podéis pasar. (Van entrando y colocándose detrás de Guydo Goombas, Koopatrulleros, Koopas, Hermanos Martillo y Boomerang, Pinchones, Boos, Huesitos, Tortuesos, Merodeaguys con Chomps, Fantasmones y demás secuaces. Aparecen también Bombazulina, Kamek, Ratónito, Korokoopa, Kaproopa, Robert y Goombi. El Goomba brillante de papel está asustado)

- Goomba de papel. Eh... ¿Qué decíais de una batalla justa?

- Goombilón. Si te apetece, puedes dividirte en todos los secuaces que estamos aquí.

- Goomba de papel. ¡¿Qué?! Ni de broma. Tocaría a mucho más de 60 Goombas de nivel 1. Mejor me marcharé de aquí antes de que la cosa se ponga peor. (Se da la vuelta y se topa con Popkey)

- Popkey. No, no, amigo. No sabes en qué castillo te has metido. (Encierra al Goomba de papel en una burbuja)

- Kamek. ¿No te gustaba tanto este castillo? Pues te vas a quedar unos minutitos con nosotros, a charlar. Fíjate lo furiosos que estamos, que hasta Ratónito ha venido.

- Ratónito. No, si yo sólo he venido a ver la batalla, no a participar. Por una vez que ocurre algo entretenido en este castillo, no me lo pensaba perder.

- Korokoopa. Kamek, ¿das la orden o empezamos cuando queramos?

- Kamek. ¡¡Adelante!!

(Todos los secuaces se ponen a correr en dirección a la burbuja que encierra al Goomba de papel)

- Goomba papel. ¡¡No!! ¡Atrás! ¡No vengáis!

(Antes de que lleguen, un par de Rocas Resfriacudas caen encima del papel. Después de elevarse e irse, llegan caparazones de Koopas, Koopatrulleros, Pinchones y Buzzy Beetles que golpean al Goomba. Finalmente, muchísimos secuaces golpean y pasan por encima del papel. Ratónito lo está observando todo desde lo lejos)

- Ratónito. ¡Uajaja! Qué masacre. Andá, ¿no es ese el Rey Bob-Omb? Habrá venido de visita.

(Se oyen a lo lejos las voces del Rey Bob-Omb)

- Rey BB. Apartad todos. (Todos se apartan del arrugado Goomba de papel y miran serios al Rey Bob-Omb) ¿En serio me íbais a dejar sin machacar a este intruso? (Todos se entusiasman y dejan paso al Rey Bob-Omb) Te veo un poco arrugado, “papelito”. Te voy a dejar como antes... O casi...

- Goomba papel. (Muy dolorido) N-no... Por... Favor...

(El Rey Bob-Omb salta y cae de culo encima del Goomba de papel brillante. Ratónito ve la escena desde lo lejos)

- Ratónito. (Poniendo cara de dolor) Uh, eso sí que tiene que haber dolido... (La gran masa de secuaces sigue cebándose con el Goomba de papel)


(En la sala del hospital donde se encuentra Bowser, este está durmiendo tranquilamente. De repente, abren la puerta Kamek, Ratónito y el Trío de Élite y gritan)

- Todos. ¡Amo, buenas noticias!

(Bowser se despierta asustado)

- Bowser. ¡¡Ahh!! ¡Qué susto me habéis pegado!

(Entra el doctor Snifit)

- Dr. Snifit. Oigan, les he dicho que no pueden pasar sin permiso.

- Kamek. Cállese, tenemos que darle a nuestro amo una genial noticia.

- Bowser. ¿Y tenéis que irrumpir mi sueño?

- Guydo. Amo Bowser, el Goomba de papel que le agredió es historia, y nunca mejor dicho, jajaja.

- Paratroopi. (Le susurra a Guydo) Oye, yo no pillo la broma.

- Guydo. (Le susurra a Paratroopi) Digo que es historia porque le acabamos de devolver al libro al que pertenece.

- Paratroopi. Ahhh.

- Bowser. Pues venga, muy bien. Pero ahora dejadme dormir. Estaba soñando que este castillo era tranquilo por una vez... (Kamek y el Trío de Élite salen contentos de la sala. Ratónito permanece, aguantando la risa, en la sala) ¿Tú de qué te ríes?

- Ratónito. Nada, amo Bowser, nada... Le he traido un pequeño regalo para que se entretenga durante su estancia en el hospital.

- Bowser. ¿Un regalo? ¿Y qué es?

- Ratónito. Un libro. (Saca el libro mágico del Castillo de Peach y se lo deja en la cama)

- Bowser. Ya sabes que odio leer. ¡Llévatelo!

- Ratónito. Anda, amo Bowser, no me haga el feo. Me voy y luego me cuenta si le ha gustado... (intenta aguantarse la risa y sale de la sala. Bowser se queda mirando el libro)

- Bowser. En fin, al menos me entretendré algo, digo yo... (abre el libro, y en ese mismo momento salen rayos de luz de él) Uh, ¿pero qué es esto? (Comienzan a salir decenas y decenas de papeles con la forma de Goombas, Koopas y otros secuaces) ¡¡Ahh!! ¡Que alguien pare esto! ¡Socorro! ¡Ayuda! (La sala se empieza a llenar de papeles. Mientras Bowser sigue pidiendo ayuda a gritos, Ratónito no para de reirse desde fuera de la sala)

(Un día más está acabando en el Reino Champiñón)


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.