FANDOM


Resumen

Desesperados, los secuaces de Bowser (y el propio Bowser) se meterán en una nueva aventura mientras buscan una solución al problema de la desaparecida Clawdia y el poder oscuro que tiene en sus manos. ¿De qué tratará esta nueva aventura? ¿Conseguirán lo esperado?

Intro LTS Temp.6. Mariomaker

(En la sala de reuniones del Castillo de Bowser se encuentran Bowser, Kamek, Ratónito, Bombazulina, el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Robert, Rita-disc, Spiriny, Popkey y Bob-by. Kamek está hablando)

- Kamek. ...y todo eso es lo que ha pasado hasta el día de hoy.

- Korokoopa. Kamek, todo lo que has contado ya lo sabíamos. ¿Qué hay de nuevo?

- Kamek. Dado que el detective Van Bone quedó como quedó, petrificado, ya no tenemos a nadie que pueda centrarse en la búsqueda de Clawdia. Así que hemos decidido que hay que avisar a los espíritus estelares para que ellos se ocupen del asunto.

- Ratónito. ¿Los espíritus estelares se van a ocupar de Van Bone?

- Kamek. No. Se van a ocupar de que no despierte la Estrella Oscura.

- Guydo. ¿Y entonces qué pasa con Van Bone?

- Kamek. ¿Y yo qué sé? Se quedará petrificado por los siglos de los siglos.

- Popkey. A ver, ¿entonces vais a despertar a Clawdia?

- Kamek. ¡No! Vamos a dormir a la Estrella Oscura.

- Spiriny. Pero si la Estrella Oscura ya está dormida. ¿No será que la váis a despertar?

- Kamek. ¿Pero qué tonterías dices? ¿Por qué íbamos a despertar a la Estrella Oscura, si es Clawdia quien la quiere despertar?

- Paratroopi. Entonces si Clawdia la quiere despertar, que lo haga ella. Nosotros no nos molestaremos en hacerlo.

- Kamek. ¡Que nosotros queremos dormir a la Estrella Oscura antes de que despierte! Si estuviera la Estrella Oscura despierta, tendría que dormir para que nosotros pudiéramos impedir que se despertara mientras duerme.

- Bowser. Kamek, basta ya, que me estoy poniendo nervioso. Y cuando me pongo nervioso curiosamente me enfado mucho.

- Goombilón. Entonces, en resumen... ¿a quién hay que dormir, a la Estrella Oscura o a Clawdia?

- Kamek. A la Estrella Oscura. Si durmiéramos a Clawdia, no ganaríamos nada. La Estrella Oscura despertaría mientras ella duerme.

- Bowser. (Empieza a escupir fuego) ¡Ya es suficiente! Kamek, explica tu plan.

- Kamek. Bien, como dije al principio, vamos a visitar a los espíritus estelares. Para ello, vamos a viajar al Monte Estelar, que está a unas horas de viaje en Helibote de aquí.

- Guydo. Una pregunta, jefe Kamek. ¿Los espíritus estelares son los de las conocidas leyendas del reino que durmieron una vez a la Estrella Oscura?

- Kamek. Justamente. Además, se encargan de luchar contra el mal en situaciones extremas.

- Bombazulina. Kamek, nosotros somos malvados...

- Kamek. Pero ellos no se ocupan de nosotros. Siempre en la vida es necesario un poco de mal como el que proporcionamos nosotros. En fin, partiremos todos los que estamos aquí en unas horas.

- Kaproopa. ¡Qué guay! Vamos a ir todos a una misión.

- Korokoopa. ¿Podemos negarnos a ir?

- Kamek. No. Necesitamos hacerles ver que necesitamos su ayuda de verdad.

- Korokoopa. Maldita sea. Debí haberme lanzado desde la almena cuando pude para acabar con esto...

- Bowser. Dentro de unas horas os quiero aquí a todos. ¿Me habéis entendido? (Todos asienten) Que así sea.


Diálogo

(Horas después, en el campo que hay frente al Castillo de Bowser se encuentra el Turbokoopa listo para el despegue. Van saliendo todos los personajes: Bowser, Kamek, Ratónito, el Trío de Élite, Bombazulina, Kaproopa, Korokoopa, Robert, Spiriny, Rita-disc, Popkey y Bob-by. Ratónito y Korokoopa van ambos sujetando maletas)

- Kamek. ¿Pero por qué lleváis maletas? No vamos a un hotel a descansar, vamos a una misión.

- Korokoopa. Nunca se sabe cuándo puedes necesitar todo lo que llevo en esta maleta.

- Bob-by. ¿Y qué llevas?

- Korokoopa. El cepillo de dientes, pasta de dientes, un caparazón limpio, revistas para el viaje y mucho más.

- Bob-by. Oye, pues es buena idea. Yo voy a hacer una maleta también.

- Kamek. ¡No! No más maletas. Debemos partir cuanto antes. (Mira a Ratónito) ¿Y tú qué llevas en la tuya?

- Ratónito. Pues lo necesario para el viaje. Un kilo de latas de conserva, varios quesos...

- Rita-disc. Con tanta comida me extraña que no hayas muerto ya de un infarto.

- Ratónito. ¿Algún problema? Esto es lo que almuerzo siempre antes de la comida de mediodía.

- Bowser. Como no os metáis en el Turbokoopa en menos que canta un gallo me voy sin vosotros.

- Korokoopa. (Alegre) Perfecto, el amo ha tomado una decisión. Volvamos al castillo.

- Bowser. (Escupe fuego por la furia) ¡Korokoopa! ¡Métete en el Turbokoopa!

- Korokoopa. (Asustado) Va-vale, vale...

- Robert. Yo mejor no voy. Los fantasmas no nos encontramos muy bien en ese tipo de tierras.

- Guydo. ¿Por qué?

- Robert. Debe de tener algún tipo de campo protector. Me quedaré protegiendo el castillo de todos modos.

- Kamek. Cuida a Goombi ya que estás, ¿quieres? (Robert asiente)

(Todos se van metiendo poco a poco en el Turbokoopa)

_______________________________________________________________

(Dos horas han pasado desde el despegue del Turbokoopa. Todos los personajes menos Bowser se encuentran en una de las salas del Turbokoopa reunidos. Ratónito come, Bob-by le pide reiteradas veces a Popkey que vuelva con él pero falla todas las veces, Korokoopa intenta evitar que Kaproopa y Paratroopi tengan una pizca de intimidad...)

- Kamek. Cuando lleguemos al Monte Estelar quiero seriedad, ¿eh? Debemos dar una imagen imponente del Castillo de Bowser.

- Ratónito. Kamek, seamos realistas, aquí no hay nadie imponente. Si aún viviera tu madre...

- Kamek. Que mi madre no está muerta. ¡Está de viaje!

- Ratónito. Bueno, mientras esté lejos de aquí...

- Goombilón. Me gustaría pasear por el Monte Estelar. Dicen que las vistas son muy bonitas.

- Guydo. (Se acerca a Rita-disc) Hola, Disc. Qué guapa estás hoy.

- Rita-disc. Sargento Guydo, eres pesado. ¿Hasta cuándo vas a intentar ligar conmigo?

- Guydo. Hasta que lo consiga.

- Rita-disc. Puf, pues hay para rato...

(Un pequeño agujero en el techo se abre y desciende encima de un bloque ? un Reznor)

- Reznor. ¡Atención! ¡Atención! Próxima parada, Monte Estelar. Se recomienda a todos los pasajeros que suban a la parte superior del Turbokoopa.

(El Reznor vuelve a ascender y desaparece el agujero del techo. Todos se levantan)

...............................................................................................................................

(Una vez todos en lo alto del Helibote, ellos observan el Monte Estelar)

- Paratroopi. Guaaau. Qué bonito.

- Goombilón. Y qué brillante.

- Guydo. Y qué bonito.

- Paratroopi. Guydo, eso ya lo dije yo.

- Guydo. Oh, no me di cuenta. Es que el Monte Estelar me tiene obnubilado.

- Kamek. ¡Mirad! Desde el suelo parece que nos están saludando.

- Ratónito. Kamek, nos están señalando.

- Kamek. Y por lo que veo están levantando algo... ¿Serán banderas?

- Ratónito. Kamek, ¡están levantando torretas! ¡Nos van a disparar!

- Bowser. Tranquilos. Instalé hace unos años un campo protector para el Turbokoopa por si cosas como esta ocurrían.

- Kamek. Ya... Eh... Amo Bowser... Tengo que decirle que la fuente de energía de ese campo está agotada.

- Bowser. ¡¿Qué?! ¡¿Por qué?!

- Kamek. Se me olvidó rellenar el tanque antes de partir.

- Korokoopa. Sabía que íbamos a morir. Debí haberme quedado en tierra cuando pude.

(Las torretas disparan rayos estelares hacia el Turbokoopa. Este queda agujereado por varias zonas y empieza a salir humo mientras suena una alarma)

- Spiriny. ¡Ahhh! ¡Perdemos altitud!

- Bob-by. (Dice irónicamente) ¡No fastidies! ¡No lo habíamos notado!

(El Turbokoopa sigue cayendo hasta impactar contra un campo llano del Monte Estelar)

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en el Castillo de Bowser todo está muy tranquilo por la ausencia de los personajes principales. Robert está junto con Goombi en la habitación de Kamek. En esta habitación se encuentra también Van Bone petrificado)

- Goombi. Entonces, ¿a dónde se ha ido todo el mundo?

- Robert. Por décima vez, al Monte Estelar.

- Goombi. ¿Y dónde está eso?

- Robert. Muy lejos. ¿Es que no me escuchas?

- Goombi. No mucho, la verdad. Me aburro.

- Robert. No sé qué hacer para entretenerte.

- Goombi. Háblame de ti. ¿Quién eras antes de llegar a este castillo?

- Robert. Yo antes vivía en la Isla de Yoshi. ¿Conoces el lugar?

- Goombi. No.

- Robert. Pues es un lugar precioso. Ya no hay lugares como ese. Hay cientos y cientos de distintas especies de seres vivos. Los castillos que construyó el amo Bowser durante su juventud son perfectos para Muertejuelos como yo.

- Goombi. ¿Vivías en un castillo como este?

- Robert. Sí, pero estaba todo muy tranquilo. Prefiero este castillo, que es mucho más animado. Una vez en aquel castillo coincidí con... Hmmm... ¿Cómo se llamaba? Hmmm... ¡Oh! Roger. Roger el Fantasma Enjarronado.

- Goombi. He oído hablar a Kamek de ese tal Roger. Al parecer pasó un tiempo en este castillo, hasta que se fue.

- Robert. ¿En serio? Jo, habría estado bien volver a verle después de tanto tiempo.

(Bowsy entra en la sala)

- Bowsy. Por fin encuentro a alguien que conozca en este castillo. Me aburro.

- Goombi. Yo también. ¿Por qué no jugamos a algo?

(Dos Koopatrulleros entran en la sala detrás de Bowsy)

- Koopatrullero 1. Un tan Basilix quiere ver a quien esté al mando del castillo.

- Robert. Ahora mismo los mandos superiores están de viaje. Soy yo el único aquí. Que pase ese tal Basilix.

- Basilix. (Entra en la sala empujando a los Koopatrulleros) Quiero presentar una queja a la Pokey hecha de pompas.

- Robert. ¿A Popkey? ¿Por qué?

- Basilix. Me dio monedas falsas para que petrificara a alguien. ¿Dónde está?

- Robert. Está también fuera. Ahora mismo no puede atenderte.

- Basilix. Pues revierto la petrificación que hice. (Se coloca sus manos sobre la frente y sale un destello de su mirada hacia Van Bone. Van Bone se despetrifica y cae al suelo) Ale, que se fastidie. Buenos días. (Basilix se va del lugar)

- Bowsy. Este castillo es mejor que una película.

- Van Bone. Ugh... Ugh...

- Robert. ¿Te encuentras bien, detective?

- Van Bone. (Robert le ayuda a levantarse pero Van Bone se resiste) Aparta. Los fantasmas no sois de fiar.

- Robert. Perdone, pero yo sí soy de fiar.

- Van Bone. Porque lo digas tú. (Mira a todos lados) ¿Dónde está el Magikoopa?

- Robert. Él y muchos esbirros de Bowser se han marchado al Monte Estelar a hablar con los espíritus estelares.

- Van Bone. ¡¿Qué?! ¿Han desistido de buscar a la Estrella Oscura?

- Robert. No, pero quieren dormirla con su ayuda.

- Van Bone. Se acabó. Esta vez ese Spiriny no se me escapa. Voy a ganar el concurso en sus narices.

- Robert. ¿Qué concurso?

- Van Bone. Los concursos semanales del Monte Estelar. ¿No los conoces? (Robert niega con la cabeza) Pues no tengo tiempo para explicar en qué consisten... Necesito un medio de transporte. ¿Conoces uno?

- Robert. Hay Helibotes en el helipuerto del castillo.

- Van Bone. No sé pilotarlos. ¿Algún otro medio?

- Robert. Hay Lanza-Bill Balas. Si te sirve eso...

- Van Bone. Los Bill Balas sí que los sé pilotar.

...............................................................................................................................

(Minutos después, en la tierra cercana al castillo se encuentran Van Bone y Robert seaparados unas decenas de metros. Robert maneja un Lanza-Bill Balas)

- Robert. En cuanto dispare un Bill Bala, móntate en él, ¿entendido? (Van Bona asiente) Perfecto. A la de una... A la de dos... ¡A la de tres! (Robert dispara un Bill Bala y Van Bone consigue montarse encima de él con éxito. Ambos se alejan del castillo y Robert decide entrar de nuevo al castillo)

- ???. (Espiando desde detrás de unos arbustos, con un walkie-talkie en la mano) Cada vez quedan menos intrusos en el Castillo de Bowser. En cuanto se vaya Robert, iniciaremos el plan de secuestro. Cambio.

- ??? (voz). ¿Es segura su salida? Cambio.

- ???. Sí. Yo mismo me encargaré de hacerle salir del castillo. Cambio y corto.

_______________________________________________________________

(Tiempo después, en una de las zonas llanas del Monte Estelar se encuentra bastante destrozado el Turbokoopa. A unos 50 metros de él, todos los esbirros de Bowser están sanos, sólo algunos Koopatrulleros pilotos están heridos. Bowser, Kamek, y todo el resto de personajes hablan nerviosos a Starly, un Destello rosa)

- Kamek. ¡Y a saber ahora cómo vamos a regresar a nuestro reino!

- Ratónito. Yo tenía unos filetes preparados en mi habitación; se van a echar a perder...

- Starly. ¿Y por qué os quejáis? Vosotros veníais a atacarnos. Nos habéis obligado a desplegar nuestro armamento.

- Guydo. No íbamos a atacaros. Queríamos hablar con los espíritus estelares para un asunto muy urgente.

- Korokoopa. Para una vez que venimos en son de paz, mirad cómo nos tratan...

- Starly. ¿De qué trata ese asunto tan urgente?

- Bowser. No hay tiempo para explicarlo. ¡Aparta! (Empuja a Starly y Bowser avanza. El resto de esbirros le siguen por detrás)

- Starly. ¡¡Eh!! ¡Vosotros! ¡Dejad de avanzar, que no os puedo dejar pasar!

- Bombazulina. Está el mundo en verdadero peligro. Sería mejor que nos dejaras en paz.

- Starly. Pero no os puedo dejar pasar sin autorización, ¡que me regañan mis jefes!

(Los secuaces siguen caminando sin hacer caso a Starly)

...............................................................................................................................

(Minutos después, todos llegan a un muro que separa el Monte Estelar de una pequeña zona en donde descansan los espíritus estelares. La muralla tiene una puerta, la Puerta Estelar, que permite pasar al otro lado. A la Puerta Estelar llegan Bowser y todos sus esbirros)

- Puerta. (Aparecen dos ojos y una boca) ¿Quiénes sois todos vosotros? Noto la presencia de un gran grupo de corazones impuros en este territorio.

- Kamek. Somos los esbirros del gran amo Bowser. Exigimos pasar al otro lado.

- Puerta. ¿Esbirros de Bowser? ¿A qué se debe esta sorprendente a la vez que inusual visita?

(Aparece Starly apresurada)

- Starly. (Jadeando) Uf, uf... Dicen que no vienen como enemigos. Tienen al parecer un problema muy gordo.

- Puerta. ¿Y de qué se trata?

- Kamek. Prefiero contar la verdad, aunque suene absurda... Hace unos meses vino a vivir a nuestro castillo la antigua esposa del amo Bowser, tras 30 años desaparecida, se volvieron a reencontrar y se casaron, pero ella tenía unos malvados planes. Aprovechando la tecnología del castillo, consiguió recuperar y finalizar el sueño de la Estrella Oscura. Cuando por fin todos descubrimos sus planes malvados, ella ya había huído con la Estrella Oscura, y aunque aún no había despertado, su despertar es inevitable. Por eso venimos a que los  espíritus estelares utilicen toda su fuerza en dormir de nuevo a la estrella antes de que caiga en las manos de Clawdia, la mujer de los malvados planes.

(Silencio breve)

- Puerta. Interesante mentira. ¿Se os ha ocurrido a vosotros solos?

(Todos se miran confusos)

- Goombilón. Eh... No es mentira. Es verdad, por raro que parezca.

- Puerta. Yo sé lo que pasa de verdad. Habéis venido todos en grupo para intentar colaros dentro de esta cámara y atacar a los espíritus estelares. Y no voy a permitirlo.

- Kamek. ¡Eso no es verdad! Si así lo crees, que solo uno de nosotros pase al interior para mayor seguridad.

- Puerta. No.

- Bombazulina. ¿Por qué no?

- Puerta. Por aquí no puede pasar más que gente pura, gente honrada, gente hecha para el bien. Mientras estábais aquí he analizado vuestras mentes y me he horrorizado.

- Popkey. Yo creo que tan malos no somos... ¿No?

- Puerta. Sólo he analizado vuestros años pasados y tengo cosas suficientes como para llenar una lista larga. Durante los dos años pasados habéis mentido, robado a gente indefensa, os habéis peleado con otros e incluso con los vuestros, ha habido amores prohibidos, engaños, encubrimientos, habéis matado a gente, habéis congelado egoístamente a otros...

- Korokoopa. (Interrumpe a la Puerta Estelar) ¿Ves? Por fin alguien se acuerda de que me congelaron...

- Puerta. (Continúa) Habéis llevado situaciones a lo más locas posibles con tal de conseguir lo que os propusisteis, habéis hecho trampas, habéis envenenado a gente, le habéis destrozado la vida a todo el que ha pasado por vuestro castillo, habéis tapado vuestras mentiras con más mentiras aún... ¡¿Cómo puedo dejar pasar a unos seres tan oscuros como vosotros?! Ni siquiera merecéis estar en este monte.

- Bowser. Se acabó, hemos perdido suficiente tiempo. (Se acerca a la puerta, prepara su puño y la golpea para intentar abrirla. Cuando el puño roza a la puerta, Bowser recibe una fuerte descarga eléctrica que lo deja en el suelo. Sus secuaces le socorren)

- Todos. ¡Amo Bowser! ¿Se encuentra bien?

- Bowser. (Se intenta levantar algo chamuscado) Uh... Perfectamente...

- Puerta. Ninguno de vosotros va a pasar por aquí, así que ya os podéis ir largando.

- Kaproopa. Tenemos que pasar. ¿Por qué no te da la gana creer que todos corremos peligro?

- Puerta. ¿Tengo que volver a repetirte todas las razones? No me fío de unos seres tan egoístas como vosotros.

- Bombazulina. Haremos lo que sea necesario si nos dejas pasar.

- Puerta. Hmmm... Interesante. Tú eres de las que menos impurezas tienes en tu alma... No obstante, tengo que castigaros de alguna manera por todo lo malo que habéis hecho. Cada semana organizamos un torneo de competición entre varios equipos para ver quién o quiénes son los elegidos para cruzar este muro.

- Ratónito. Uf, qué pereza...

- Puerta. El o los ganadores tendrán la oportunidad no sólo de cruzar este muro para contactar con los espíritus estelares, sino que también podrán pedirles otro deseo que quieran que se cumpla para ellos solos.

(Todos los esbirros empiezan a usar su imaginación)

- Korokoopa. (Imagina pidiendo a los espíritus estelares que hagan cortar la relación entre Paratroopi y Kaproopa) Me apunto.

- Bob-by. (Imagina volviendo con Popkey) ¡Yo también!

- Popkey. (Imagina revirtiendo el deseo de Bob-by) Oh, oh... ¡Yo también!

- Kamek. (Habla en nombre de Bowser y él) Nosotros no jugaremos. Debemos estar plenamente descansados por si algún contratiempo ocurre.

- Rita-disc. Yo tampoco quiero jugar. No le encuentro sentido a todo esto.

- Guydo. ¡Perfecto! Así tengo más oportunidades de ganar y desear tu amor.

- Rita-disc. ¡Ostras, es verdad! Me apunto yo también.

- Guydo. (Sorprendido) Disc, ¿en serio vas a participar para luchar por nuestro amor?

- Rita-disc. Sí, voy a luchar por nuestro amor, pero en contra, claro. Si gano yo desearé que no te acerques a mi nunca más. (Guydo se entristece)

- Ratónito. (Se imagina deseando montañas y montañas de queso) Ohhhh... Yo voy a ganar este torneo.

- Puerta. Bien, pues mi compañera Starly os dividirá en grupos, ¿vale? Después ella os explicará el funcionamiento del torneo.

- Starly. Está bien...

...............................................................................................................................

(Diez minutos después, en una sala oscura se encuentran todos menos Bowser y Kamek)

- Starly. Ya están los grupos hechos. Los nombraré por si acaso: Goombilón y Paratroopi, Guydo y Korokoopa, Kaproopa y Bombazulina, Popkey y Bob-by, Rita-disc y Spiriny, Ratónito y nadie más.

- Ratónito. Oye, ¿y por qué yo voy solo? No es justo.

- Korokoopa. Ratónito, con lo gordo que estás ocupas lo mismo que dos. Jajaja.

- Ratónito. No te reirás tanto en cuanto pierdas.

- Starly. Calma, calma. Voy a explicar el funcionamiento del juego. Dentro de unos minutos se van a abrir las puertas que véis delante. Os conducirán a un campo abierto en el que hay 15 piezas estelares repartidas por todo el área. El que consiga las quince será el ganador. Están permitidas las luchas entre equipos, y sólo es posible la alianza con otro equipo. Nada de tres o más equipos aliados. ¿Entendido? (Todos asienten) Bien. Preparados... Listos... ¡¡Ya!! (Las puertas se abren y se muestra un pasiaje primaveral, lleno de árboles, hierba... Todos salen corriendo en distintas direcciones en busca de las piezas estelares)

(Mientras tanto, Kamek y Bowser miran el campo de batalla sentados en dos cómodos asientos bebiendo algo)

- Bowser. Ah... Esto sí que es comodidad.

- Kamek. ¿Cuánto costará todo esto? Me refiero a la bebida y a todo este alojamiento.

- Bowser. No sé, pero no pienso pagar ni una sola moneda.

(Aparece un Destello)

- Destello. Don Bowser, ¿le relleno la bebida?

- Bowser. Por supuesto. (Le da la bebida) Por cierto, ¿qué tal va la reparación del Turbokoopa?

- Destello. Viento en popa, don Bowser, viento en popa. (Desaparece)

...............................................................................................................................

(Minutos después, todos los equipos están buscando las piezas estelares. Algunos ya han encontrado algunas)

- Goombilón. ¡1 para nosotros!

......................................................

- Ratónito. Aquí hay una pieza de esas.

......................................................

- Guydo. Korokoopa, ¡tengo una, tengo una!

- Korokoopa. Esa es una piedra normal, imbécil. Esta que sostengo yo es una pieza estelar...

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en el Castillo de Bowser todo está muy tranquilo. Robert juega con Bowsy y Goombi en la habitación de Kamek)

- Bowsy. A ver si vuelve pronto papá. Me aburro mucho.

- Robert. Lo mismo digo... A mi los niños no me gustan.

- Goombilón. Ni a mi los fantasmas aburridos. Intenta darnos miedo o algo...

- Robert. Yo sólo consigo dar miedo a los mayores.

- Goombilón. Pues vaya fantasma estás hecho. Oye, ¿cómo perdiste tu tercer diente, el que tienes entre esos dos de tu máscara?

- Robert. Se me picó, tuve una caries y lo perdí. Si me hubiera lavado más a menudo los dientes lo habría conservado.

- Bowsy. Así te queda mejor. Parece que tienes cuernos.

- Robert. Por fin un comentario agradable, príncipe Bowsy. (Suena el teléfono de Kamek, encima de la mesa que hay en la habitación) Uh, Kamek se ha dejado el teléfono... (contesta la llamada) ¿Sí?

- ??? (voz). Hola, buenos días, ¿es usted el señor Kamek Koopa?

- Robert. No. Kamek ha salido. ¿Quiere que le deje algún mensaje o algo?

- ??? (voz). No, no. Venía para informarle sobre la defunción de Robert.

- Robert. ¿Mi defunción? Pero si llevo muerto muchos años. Soy un fantasma.

- ??? (voz). Ah... Pues debe de haber un error porque pone en mi ordenador que acaba de morir esta mañana.

- Robert. Oiga, si hubiera muerto esta mañana, creo que me habría dado cuenta. ¿Y qué muerte pone que he tenido?

- ??? (voz). Accidente de tráfico.

- Robert. Pero si yo nunca he conducido. Encima de equivocaros sobre la fecha de mi muerte, me matáis por algo que no me corresponde.

- ??? (voz). Lo siento mucho, pero tenemos que verificar si usted en verdad a muerto o no esta mañana. Por favor, pásese por nuestra central en la Ciudad Champiñón para resolver este problema de información.

- Robert. Hmmm... Está bien. Iré... (apaga el móvil)

- Bowsy. ¿Qué ocurre?

- Robert. Pues no sé. Al parecer esta mañana me morí...

...............................................................................................................................

(Tres minutos después, Robert sale del castillo)

- Robert. Mira que llamarme a estas horas... Estaba a punto de ponerme a hacer la comida. (Mientras Robert se aleja del castillo, detrás de un arbusto se esconde un personaje desconocido con un walkie-talkie)

- ???. Atención, el último pájaro ha salido del nido. Repito, el último pájaro ha salido del nido. Cambio.

- ??? (voz). Perfecto, hora de iniciar el plan “Secuestro de polluelo”. Cambio y corto.

_______________________________________________________________

(Tiempo después, los equipos del Monte Estelar han encontrado casi todas las piezas. Los equipos y sus piezas encontradas van así: Goombilón y Paratroopi: 2 ; Guydo y Korokoopa: 3 ; Kaproopa y Bombazulina: 2 ; Popkey y Bob-by: 1 ; Rita-disc y Spiriny: 3 ; Ratónito: 2. Quedan dos piezas todavía que no han sido descubiertas por ningún equipo. En la parte del campo en el que se encuentran Kaproopa y Bombazulina, ellas dos caminan bajo un bosque cuyo espesor no deja pasar mucha luz)

- Kaproopa. Por aquí tiene que haber una pieza. Puedo sentir su energía.

- Bombazulina. Pues yo no noto nada.

(Siguen caminando hasta encontrar encima de una roca grande una pieza estelar reluciente)

- Kaproopa. ¡Lo sabía! Hay una ahí.

(Bombazulina se sube encima de la piedra y coge la pieza. Kaproopa acompaña a Bombazulina encima de la piedra y se oye un sonido extraño)

- Bombazulina. Uh, ¿y eso?

(De repente cae una red de cuerdas que hace de trampa y atrapa a Bombazulina y a Kaproopa)

- Kaproopa. ¡Aaahh! ¿Y esto qué es?

(Aparecen de detrás de unos arbustos Guydo y Korokoopa)

- Korokoopa. Hola, hermanita.

- Kaproopa. ¡Korokoopa! ¿Has sido tú?

- Korokoopa. Claro. Guardé en mi maleta una red trampa por si la necesitaba.

- Guydo. (Mira extrañado a Korokoopa) Y luego dices que yo soy extraño. ¿En serio guardaste una red?

- Korokoopa. Pues sí. Pero lo importante es que las hemos atrapado. Ahora dadnos todas las piezas que hayáis encontrado.

- Kaproopa. No tenemos ninguna. Esta es la única que encontramos.

- Korokoopa. Hermanita, te conozco muy bien. Danos las piezas que tengáis y os dejaremos aquí hasta que consigáis escapar.

- Bombazulina. Vale, está bien. Tenemos una pieza más a parte de la que encontramos aquí... (guiña un ojo a Kaproopa y Kaproopa les da dos piezas estelares a Korokoopa y Guydo)

- Guydo. Señoritas, pasen un buen día. (Siguen caminando con sus piezas estelares. Cuando ya han desaparecido, Kaproopa y Bombazulina intentan escapar)

- Kaproopa. No debiste de haber dicho eso.

- Bombazulina. Mira el lado positivo, de las dos piezas que teníamos hemos conseguido salvar una... (le enseña la pieza que tenía escondida)

- Kaproopa. ¡Es verdad! Ahora busquemos la manera de salir...

...............................................................................................................................

(Minutos después, en otra zona del área de combate van caminando Goombilón y Paratroopi en busca también de piezas estelares. Paratroopi sujeta unos prismáticos)

- Goombilón. ¿Ves alguna pieza a lo lejos?

- Paratroopi. Hmmm... No. Veo un árbol… Otro árbol… Una piedra… La máscara del Sargento Guydo… Otro árbol…

- Goombilón. Espera. ¿Qué acabas de ver?

- Paratroopi. Un árbol.

- Goombilón. No. Antes de eso.

- Paratroopi. Una piedra.

- Goombilón. ¡No! Justo después, tonto.

- Paratroopi. La máscara del Sargento Guydo.

(Paratroopi y Goombilón miran al frente y ven a Guydo y a Korokoopa)

- Guydo. Je, je, je... Hola amigos.

- Goombilón. Hola, Guydo.

- Guydo. Iré al grano. Dadnos las piezas estelares y no participaremos en ninguna lucha.

- Paratroopi. No sé si te habrá funcionado eso con otro equipo, pero tendrás que vencernos si quieres nuestras piezas.

- Korokoopa. Os vamos a derrotar en menos que canta un gallo. ¡Vamos!

- Guydo. Korokoopa, ataca tú primero. Yo voy a preparar mi Lanza-Bills Banzai para el ataque. (Saca su Lanzabills Banzai, pequeño, y tras colocarlo en el suelo presiona un botón que lo hace bien grande)

- Goombilón. Paratroopi, preparémonos para el ataque.

(Paratroopi se dispone a atacar a Korokoopa, pero Korokoopa esquiva su patada aérea y el golpea a Paratroopi en la barriga. Pocos instantes después Goombilón golpea con un cabezazo a Korokoopa)

- Goombilón. Uh... Duele golpear un caparazón con la cabeza...

- Korokoopa. (Se levanta del suelo) Rayos. Debí haber previsto esto. (Aparece de unos arbustos un disco brillante que golpea en la cabeza a Korokoopa y le deja dañado y tumbado en el suelo) ¡Ah! Eso sí que ha dolido...

(Salen de unos arbustos Rita-disc y Spiriny. Spiriny se acerca a Korokoopa y empieza a urgarle en los bolsillos de su caparazón en busca de piezas estelares)

- Rita-disc. ¿Encontraste alguna?

- Spiriny. Sólo una.

- Rita-disc. Suficiente. Así aumenta nuestra colección a cuatro.

- Paratroopi. Disc y Spiriny, qué sopresa veros por aquí.

- Goombilón. Nos habéis interrumpido la batalla nada más empezar.

- Spiriny. Si tanto queréis luchar, ¿por qué no lo hacemos entre nosotros?

(Korokoopa se levanta dolorido)

- Korokoopa. Malditos robapiezas... Os vais a enterar.

- Guydo. (Desde lo lejos) ¡¡¡Fuego!!! (Dispara un Bill Banzai hacia el grupo de secuaces)

- Spiriny. ¡Ostras! ¡A cubierto!

- Paratroopi. ¡Escóndase quien pueda!

- Korokoopa. (No puede correr mucho por el dolor) Uh, ay... ¡que me va a pillar! (Se tira al suelo y por poco no le roza el Bill Banzai. El Bill Banzai sigue su trayecto hasta chocar contra un arbol y explotar)

- Guydo. Rayos, fallé. Voy a cargar otro Bill Banzai y esta vez no fallaré.

(Goombilón, Paratroopi, Rita-disc, Spiriny y Korokoopa se vuelven a reunir en sus respectivos grupos rivalizados)

- Paratroopi. Vamos a acabar cuanto antes.

- Spiriny. Lo mismo iba a decir. (Todos se preparan para el ataque, pero en un instante Spiriny siente un escalofrío que recorre todo su cuerpo) ¡Ahh!

- Rita-disc. ¿Qué te ocurre, Spiriny?

- Spiriny. ¡Es él! ¡Él está aquí! Noto su presencia...

- Rita-disc. ¿De quién hablas? (Mira a Goombilón y a Paratroopi) ¿Vosotros sabéis algo? (Ambos niegan con la cabeza)

(Desde lo lejos aparece Van Bone montado en el Bill Bala)

- Van Bone. ¡Van Bone se une a la fiesta! (Coge uno de sus huesos y lo coge como si fuera un bate. Maneja el Bill Bala para que sobrevuele el suelo y golpea en pleno vuelo con su hueso a Korokoopa)

- Korokoopa. ¡¡Aaay!! (Cae al suelo herido y aparecen dos Destellos y Starly)

- Starly. Este Koopa queda fuera de combate. (Los Destellos cogen a Korokoopa y se lo llevan volando. Todos están sorprendidos ante tal escena)

(Van Bone se dirige hacia el Lanzabill-Banzai del Sargento Guydo y en pleno vuelo se tira al suelo. El Bill Bala entra dentro del Lanzabills-Banzai, en el que está montado Guydo)

- Guydo. Fuego en tres... Dos... Uno... (el Lanzabills-Banzai se colapsa y empieza a vibrar) Uh... ¿Qué le pasa a este cacharro? (El Lanzabills-Banzai explota y Guydo sale disparado por los aires, soltando las tres piezas estelares que tenía)

- Goombilón. Con Guydo y Korokoopa fuera de combate ya hay un equipo menos en el juego...

- Rita-disc. ¿Alguien ha visto quién ha hecho eso?

(Aparece Van Bone con su hueso en mano caminando)

- Van Bone. Hola a todos. ¿Os he sorprendido?

- Paratroopi. ¿Qué hace ese tipo aquí? ¿No estaba petrificado?

- Spiriny. Rayos... Van Bone, ¿a qué has venido?

- Van Bone. A demostrar que yo soy claramente mejor que tú. La otra semana no pudimos acabar la prueba, pero esta vez sí que se acabará.

- Spiriny. Si eso quieres, eso haremos. Prepárate para perder. (Se golpea sus puños)

- Van Bone. Divertíos vosotros cuatro, yo me voy a buscar más piezas estelares. (Lanza el hueso hacia Spiriny, pero este lo esquiva. Van Bone sale corriendo)

- Spiriny. Recluta Goombilón, Cabo Paratroopi, no puedo dejar que ese descerebrado me gane... Unamos fuerzas.

- Goombilón. ¿Estás pidiendo una alianza?

- Spiriny. Sí. Por lo menos hasta derrotar a Van Bone.

- Goombilón. ¿Qué te parece, Paratroopi?

- Paratroopi. Acepto.

- Spiriny. ¡Genial! Muchas gracias.

- Rita-disc. ¿Te vas a aliar con esos dos? ¿En serio?

- Spiriny. Sí. ¿Te importa?

- Rita-disc. No, ni mucho menos. Ya que el Sargento Guydo está fuera de combate, aquí yo ya no pinto nada.

- Spiriny. Disc, ¿no nos piensas acompañar?

- Rita-disc. ¿Yo? Para nada. Yo me voy, hasta luego. (Rita-disc se va por un lado y los otros tres persiguen a Van Bone por donde se fue)

...............................................................................................................................

(Por otra parte, en la zona en la que se encontraban atrapadas Bombazulina y Kaproopa, ellas siguen bajo la red)

- Bombazulina. Definitivamente es imposible salir desde dentro.

- Kaproopa. Claro, por eso es una trampa.

(Aparece Ratónito caminando)

- Ratónito. Señoritas, ¿qué hacéis bajo esa red?

- Bombazulina. ¡Ratónito! Menos mal que has venido. Sácanos de aquí, por favor.

- Ratónito. Vale. Esto... Qué os iba a decir... Ah. ¿Tenéis alguna pieza que podáis darme?

- Kaproopa. Tenemos una. Si nos sacas te la damos.

- Ratónito. No, no. Mejor me la dáis si os saco.

- Kaproopa. ¿Pero no acabas de decir lo mismo?

- Ratónito. Sí, pero en diferente orden. Primero vosotras me dáis la pieza y luego os saco.

- Bombazulina. No. No queremos arriesgarnos a que no nos saques tras darte la pieza.

- Ratónito. Y yo no quiero arriesgarme a que no me déis la pieza cuando os saque. Estamos igualados.

- Kaproopa. Ratónito, nosotras somos de fiar.

- Ratónito. Seguro que eso es lo mismo que le dijiste a Korokoopa para esconder tu secreta relación con Paratroopi, ¿no?

- Kaproopa. ¿Cómo te atreves? (Se calma) Haré como que no he oído eso si nos sacas.

- Ratónito. Si, hombre, ahí os quedáis. Yo hasta que no tenga esa pieza no os saco.

...............................................................................................................................

(Cerca de la zona, Popkey y Bob-by caminan juntos)

- Bob-by. Te noto algo áspera, Bob-by.

- Popkey. Bob-by, no más chistes de pompas, por favor. Lo que me pasa es que no comprendo la poca suerte que he tenido de estar en el mismo equipo que tú.

- Van Bone. (Aparece corriendo) Uh... uh...

- Bob-by. ¿Quién es usted?

- Van Bone. Eh... Soy el que dirige este torneo. Les daré la enhorabuena, son el último equipo superviviente.

- Popkey. ¡¿En serio?! ¿Y cómo es eso?

- Van Bone. Los otros grupos se han matado los unos a los otros. Como ustedes son los ganadores, pueden darme ya todas las piezas que hayan recopilado.

- Bob-by. Hmmm... No tan rápido.

- Popkey. Bob-by, o le das las piezas que tenemos o te golpeo.

- Bob-by. En fin... Si no hay otra opción... (Bob-by le da a Van Bone las dos piezas estelares que tenía)

- Van Bone. ¡Jajaja! Idiotas. (Sale corriendo) ¡Hasta luego!

(Cuando Van Bone se escapa, aparecen Goombilón, Paratroopi y Spiriny)

- Spiriny. ¡Se escapa!

- Bob-by. ¿Quién?

- Spiriny. Van Bone, un Huesitos que también está participando.

- Popkey. ¡¡¿Qué?!! ¡¿No es quien dirige el torneo?! (Spiriny deniega con la cabeza y Popkey mira furiosa a Bob-by) ¡¡Bob-omb estúpido!! ¡Le has dado nuestras piezas estelares!

- Bob-by. ¡Oye! Que me obligaste tú a hacerlo.

- Paratroopi. Dejemos de perder tiempo y busquémosle. ¿Por dónde se fue? (Bob-by señala la dirección y todos van persiguiendo a Van Bone)

...............................................................................................................................

(En la zona próxima a un precipicio, donde se encuentran Bombazulina, Kaproopa y Ratónito, estos siguen conversando)

- Ratónito. Os recuerdo que vosotras estáis atrapadas y yo soy libre de irme. Si no hacemos el trato os dejaré aquí a merced de otro equipo.

(Aparece Van Bone corriendo y choca contra Ratónito. Ambos caen al suelo, cerca del precipicio. Goombilón, Paratroopi, Spiriny, Popkey y Bob-by llegan también al lugar)

- Van Bone. (Coge una de las piezas estelares de Ratónito) ¡Bien! Ya tengo tres.

- Ratónito. ¡Eh! Que eso es mío. (Intenta quitarle la pieza, pero no puede)

- Van Bone. Rata gorda, ¡dame la otra pieza! (Empiezan a forcejear ambos)

- Ratónito. ¡Otro! Que no estoy gordo, ¡es mi musculatura! Se acabó, no te dejaré que te lleves la pieza que me queda. (Se traga la pieza estelar ante los ojos sorprendidos de todo el mundo)

- Todos. ¡¡¡Nooooo!!!

- Van Bone. ¡¡¡Noooo!!! (Spiriny aprovecha el momento para empujar con fuerza a Van Bone y este cae por el precipicio)

- Starly. (Desciende del cielo) Madre mía, habéis cometido todos bastantes infracciones. El juego se suspende.

_______________________________________________________________

(Media hora después, se encuentran frente a la Puerta Estelar: Bowser, Bombazulina, Kaproopa, Korokoopa, el Trío de Élite, Spiriny, Rita-disc, Popkey y Bob-by)

- Puerta. ¡Estoy horrorizado! Este juego no era más que una prueba para comprobar que vuestras almas están verdaderamente corrompidas. Habéis mentido, discutido, atacado a vuestros propios amigos y conocidos... Ahora tengo más claro que antes el no dejaros pasar a nadie por aquí. (Se queda pensativo durante unos segundos) Bueno... Se me ocurre una última solución, aunque siempre podréis arrepentiros y abandonar.

- Bowser. ¿De qué se trata?

- Puerta. Si tan importante es eso que buscáis detrás de mi, demostradlo. Uno de vosotros deberá morir. Tras ello, os dejaré pasar.

(Todos se quedan atónitos)

- Guydo. ¿Có-cómo que morir?

- Puerta. Como oís. ¿Lo aceptáis o lo rechazáis?

- Spiriny. (Da un paso al frente) Yo me ofrezco voluntario.

- Korokoopa. Spiriny, ¿qué dices? ¿Te has vuelto loco?

- Spiriny. No. Sólo quiero demostrar las ganas que tengo de evitar que todo nuestro reino quede sumido en la oscuridad.

- Goombilón. (Da un paso al frente) No. Yo seré el voluntario. Por una vez no soy el cobarde del equipo. Ya murió una vez un amigo por mi culpa, y no quiero que esto vuelva a ocurrir.

- Guydo. (Da otro paso al frente) Goombilón, tú no vas a morir. Si alguien tiene que morir, ese soy yo. Como líder del Trío de Élite, debí haber comandado un ataque directo hacia Clawdia en cuanto pude.

- Paratroopi. (Da un paso al frente) Para que uno de los dos muráis, prefiero morir yo.

- Kaproopa. ¡¡Cabo Paratroopi!! Si tú mueres, yo también moriré contigo.

- Korokoopa. (Coge el brazo de Kaproopa y le susurra) Eso no lo digas ni en broma, hermanita. Basta ya esta escenita romántica.

- Bombazulina. (Intenta aguantar sus lágrimas) Si alguien de nosotros tiene que morir, que seamos todos. Nosotros formamos un equipo, y aquí nadie es prescindible. Si se va uno, nos vamos todos.

- Todos. ¡Eso!

- Korokoopa. A mi ya me da igual morir en colectividad...

- Puerta. Madre mía... ¿Pero qué ven mis ojos? Nunca habría podido imaginar esto de los secuaces de Bowser... Por un momento acabo de ver en todas vuestras almas algo... Una pizca de honradez... Incluso me atrevería a decir que algo de compasión... (Pone cara alegre) Esta era otra prueba, y sin duda la habéis superado. Habéis demostrado que, a pesar de formar parte del mal, aún seguís conservando en vuestros corazones una parte para el bien, algunos más que otros. Ahora ya puedo fiarme de vosotros, confío plenamente en vosotros. Sois merecedores de pasar por aquí y de hablar con los espíritus estelares. Pasad, pasad... (La puerta se abre y todos se alegran)

- Guydo. ¡Fantástico! Por fin todos podremos entrar. Uh, o casi todos. ¿Dónde está Kamek?

- Bombazulina. ¿Y Ratónito?

- Bowser. Estarán en otra parte. Ahora pasemos adentro, anda.

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en un cuarto de baño se encuentra Ratónito. Fuera de él permanecen Kamek y Starly)

- Starly. Vaya lata está dando la piececita estelar. ¿Ya la has expulsado?

- Ratónito. (Dentro del baño, apretando con fuerza) ¡¡Yyyy!! ¡¡No!! No hay manera de que salga.

- Starly. Señor ratón, ¡debo entregar la pieza estelar a mis jefes! Inténtelo de nuevo.

- Kamek. Madre mía, hasta ahora nada de lo que había tragado por esa boca le había dado tanta guerra a Ratónito.

- Ratónito. ¡¡Yyyyyy!! No... No puedo...

- Kamek. Ratónito, tranquilízate, que te traeré un kiwi.

- Starly. ¿Un kiwi?

- Kamek. Sí. Eso mejora el tránsito intestinal.

- Starly. Kamek, que se ha tragado una pieza que no se puede digerir... Se le habrá quedado atascada.

- Ratónito. (Asustado) ¡¿Qué?!

- Kamek. Entonces mejor traigo un desatascador de tuberías. (Invoca un desatascador con su magia)

- Starly. Pero Kamek, ¿estás loco? Eso no se puede utilizar con él.

- Kamek. Tienes razón. Primero que trague ese líquido que anuncian por la tele que desatasca tuberías y luego pruebo con el desatascador.

- Starly. Kamek, ¿estás de broma? Que lo intoxicarías...

- Ratónito. ¡¡Yyyyyy!! ¡¡Ya!!

- Starly. ¿En serio? ¡Bien! ¡Al fin!

- Kamek. Meterle miedo funcionó, por lo que veo... Bueno, yo me voy de aquí, que esto me da mucho asco.


(Cuando ya es por la tarde, al Reino Champiñón vuelve de regreso el reparado Turbokoopa. Cuando aterriza en la tierra, Bowser y todos sus secuaces empiezan a salir y a hablar unos con otros)

- Bombazulina. A mí no me quedó claro eso que dijeron los espíritus estelares.

- Paratroopi. Dijeron que esperáramos, que ellos ya nos enviarían una señal de ayuda.

- Kamek. ¿Pero qué señal ni qué señal? Lo que necesitamos es una solución cuanto antes.

(Aparecen Robert y Goombi corriendo)

- Robert. Amo Bowser, jefe Kamek... ¡ha ocurrido algo terrible!

- Kamek. ¿Qué ha pasado, Robert?

- Robert. El príncipe Bowsy ha sido... secuestrado...

- Bowser. ¡¡¿QUÉ?!! ¡¡Uaaaargghhh!! (Empieza a escupir fuego) ¡¿Qué ha ocurrido?!

- Goombi. Estaba jugando con Bowsy y aparecieron de repente un grupo de Koopas con aspecto de duros. Se llevaron a rastras a Bowsy, y aunque intenté utilizar mi magia no pude pararlos.

- Kamek. Eso seguro que ha sido un plan de Clawdia... Ahora tiene lo que más quiere Bowser en la vida, su hijo...

- Guydo. Esto va de mal en peor...

- Bowser. No descansaré hasta encontrar a mi hijo. ¡¡Lo juro!!

(Un día más está acabando en el Reino Champiñón con la llegada de la noche)

Aclaraciones

  • La Puerta Estelar es un personaje que aparece en el juego Mario y Luigi: Compañeros en el tiempo. La imagen de debajo muestra este personaje.
Star Gate

Agradecimientos

  • De nuevo a Jake por dejarme usar en el episodio, además de a Van Bone, al personaje Starly. Starly


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.