FANDOM


Resumen

Quedan días para que la gran batalla comience y Kamek decide crear una competición a modo de calentamiento para motivar a sus secuaces, pero no sabe qué peligros pueden correr todos. Un volcán recién despierto será el lugar en el que tengan que competir los secuaces de Bowser para llegar a la victoria y a un premio valorado en meses de estancia en el castillo gratis sin pagar.

Música

Máquina atención Se recomienda que abras las músicas en otra pestaña.

1. https://www.youtube.com/watch?v=G26eYiq7r4k&feature=youtu.be&list=PL6akIKaXBeU34NdD_uKVwrU6Kl3AG6uN4

2. https://www.youtube.com/watch?v=CvKavXvCNgg&feature=youtu.be&list=PLV9ZrDQVqbTXFYURIbLSiOB6OrYkUCevu

3. https://www.youtube.com/watch?v=_mnhJLuuAZM&index=10&list=PL6akIKaXBeU34NdD_uKVwrU6Kl3AG6uN4

Intro LTS Temp.6. Perriblok

(La Isla Almohada hace 2370 años. El volcán del Monte Pijama acaba de entrar en erupción. Enormes rocas volcánicas caen al mar o impactan sobre las tierras de la gran isla. La lava desciende por la ladera formando ríos que abrasan todo lo que tienen a su alrededor. Mientras tanto, los Almohadas están preocupados observando desde lo lejos el fenómeno natural)

- Almohada 1. ¡¡Que desastre!! El gran volcán está arrasando todo lo que hay a su alrededor.

- Almohada 2. ¿Deberíamos hacer algo para impedirlo?

- Almohada 3. Por ahora no. Tenemos que colaborar todos con nuestra magia para encerrar al Conde Pesadillo de una vez. Así que marchando.

- Almohada 1. Id yendo vosotros primero. Yo voy a organizar un grupo de evacuación.

...............................................................................................................................

(Dentro del poblado Almohada, los Almohadas de todos los colores y edades salen huyendo)

- Almohada 1. ¡Que todo el mundo vaya directo a la costa! Mujeres y niños delante.

(Una roca volcánica impacta sobre una de las casas, destrozándola por completo)

- Almohada 4. ¡Voy a buscar al Príncipe Duermeberto! Es vital que no salga herido.

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en lo alto del cielo combaten un gran grupo de Almohadas junto con Avisomnus al Conde Pesadillo, quien sostiene la Piedra Oscura. Un portal onírico se abre a las espaldas del conde, y este va entrando poco a poco en el mundo de los sueños)

- Avisomnus. ¡Seguid así! ¡Un poco más!

- C. Pesadillo. ¡¡Nunca conseguiréis retenerme!! (Aprieta con fuerza la Piedra Oscura hasta romperla en miles de pedazos. Mientras los pedacitos caen, el Conde Pesadillo entra atrapado en el Mundo de los sueños)

- Avisomnus. Mi trabajo aquí ha terminado. Hasta más ver, compañeros... (Avisomnus desaparece lo más rápido que puede, pero de repente todos los Almohadas empiezan a convertirse en piedra)

- Almohada 2. ¡¿Qué está pasando?!

- Almohada 3. La Piedra Oscura nos está transfor... (se transforma en piedra y cae al vacío, como el resto)

...............................................................................................................................

(En el poblado Almohada también los habitantes se van convirtiendo en piedra)

- Almohada 1. Oh, no... No puede estar pasando... (También se convierte en piedra)

(El volcán deja de expulsar lava y rocas voladoras)


Diálogo

(En el Castillo de Bowser, en la sala de Kamek se encuentran el Magikoopa, Goombi y Charles Bloquette)

- Charles. Y eso es lo que les pasó a los antiguos Almohadas un buen día hace miles de años.

- Goombi. Qué historia tan triste.

- Kamek. Carlos, eh... Sólo te dije: “Buenos días. ¿Qué tal?”, cuando te vi esta mañana cerca del castillo.

- Charles. Non, non. Je ne m’apelle pas Carlos. Me llamo Charles. Charles Bloquette.

- Kamek. Eso, como sea... En fin, si no tienes nada más que contar, hasta luego.

- Charles. Oui, tengo algo très important que contaros. Se rumorea que el gran volcán du Monte Pijama está a puntito de erupcionar, así que mantened la precaución si no queréis acabar très morts.

- Kamek. Hmmm... Gracias por la advertencia. (Charles Bloquette se va) Esto me viene que ni pintado.

- Goombi. ¿Por qué? ¿Qué nueva demencia se te ha ocurrido?

- Kamek. Mientras pensamos cómo atacar a Clawdia, he pensado en organizar una competición entre todos los secuaces de cierto rango para que se diviertan un poco.

- Goombi. ¿Una competición? ¿Y de qué trata?

- Kamek. Te lo contaré después de que convoque a todo el mundo en una reunión. Ahora vuelvo. (Alza su varita y desaparece)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa, se encuentran él y Kaproopa sudando mucho. Están los dos sentados en un sofá)

- Korokoopa. Ah... Ah... Este verano es matador...

- Kaproopa. Y tanto...

- Korokoopa. ¿A cuánto está el ventilador?

- Kaproopa. A 10 monedas... Es barato...

- Korokoopa. No... Me refiero a que cuál es su potencia...

- Kaproopa. Está al máximo, pero no soluciona nada. Aquí hace un calor mortal.

- Korokoopa. ¿Y por qué no va el aire acondicionado?

- Kaproopa. Porque algún gracioso tuvo la genial idea de cortar la electricidad en todo el castillo. Y por ello se han estropeado algunos aparatos electrónicos, entre ellos ese.

- Korokoopa. Ya te dije que lo siento...

...............................................................................................................................

(En la habitación del Trío de Élite, todos sudan igual)

- Guydo. Maldita ola de calor... ¿Cuándo se acabará?

- Paratroopi. Ojalá fuera una ola asecas... Lo que nos refrescaríamos con ella.

- Goombilón. ¿Estarán abiertas las piscinas de esta isla?

- Guydo. Para eso mejor vamos a la playa, aunque con el calor que hace, dudo que lleguemos vivos.

- Paratroopi. (Enciende le televisión) A ver si ponen algo divertido...

- Meteorólogo. (En el primer programa que pone Paratroopi) En el día de hoy se van a experimentar en toda la Isla Almohada temperaturas bastante elevadas. Por el contrario, mañana descenderán considerablemente.

- Goombilón. Paratroopi, cambia de canal...

- Narrador 1. (En el segundo programa de televisión) En estos momentos, apetece un buen helado. ¿Y qué mejor que comprarlos en...?

- Guydo. ¡Paratroopi, cambia! Eso es una tortura para nosotros.

- Narrador 2. (En el tercer programa) En el desierto, el Pokey salvaje intenta camuflarse de hambrientos depredadores...

- Goombilón. Lo que nos faltaba, ver el desierto para subirnos la moral. Apaga la tele, anda.

- Paratroopi. (Apaga la televisión) Pues a ver qué hacemos durante este día. O morimos de calor o morimos de aburrimiento...

- Guydo. No sé qué es peor, pero al menos prefiero que ocurra rápido.

- Ratónito. (Golpea desde fuera la puerta) ¡Reunión! ¡Reunión!

- Goombilón. Cómo no... Ya estaba tardando Kamek.

_______________________________________________________________

(En la sala de reuniones están reunidos todos menos Goombi. Mario, Luigi y Peach están también en la sala)

- Kamek. (Dos Shy Guys le abanican, y tres a Bowser) Bien, empecemos la reunión.

- Spiriny. Kamek, estamos viviendo en condiciones infrahumanas. Lo único que diferencia a este castillo de un horno crematorio es que aquí hay muebles.

- Korokoopa. Tal vez diga una estupidez, ¿pero para qué están las piscinas? ¿O la playa?

- Ratónito. Yo no pienso ir a ninguna piscina habiendo construido una al lado de nuestro castillo.

- Kamek. Ya, pero es que esa piscina se quedó en el Reino Champiñón cuando nos fuimos.

- Paratroopi. ¿Y por qué no os la llevásteis hasta aquí?

- Bowser. (Le susurra a Kamek) Kamek, ese Paratroopa es muy tonto. ¿Cuánto cobra?

- Kamek. 50 monedas mensuales.

- Bowser. Puf, si es que no se le puede bajar el sueldo más...

- Kamek. (Mira a sus secuaces) Para pasar este calor insoportable, he pensado organizar una competición muy entretenida.

- Bombazulina. ¿Una competición? Pero si casi no podemos sobrevivir tranquilos...

- Kamek. Pero la competición será mañana, ya que dicen por las noticias que las temperaturas serán más bajas. En fin, se rumorea por ahí que el gran volcán de la Isla Almohada está a punto de despertar tras un par de milenios y es necesario apagarlo para evitar una catástrofe. Por ello, he estado toda la noche preparando una bomba de hielo con toda mi magia para evitar que se produzca la explosión volcánica.

- Robert. Lo del rumor es cierto. Los vulcanólogos han dado sus predicciones y en esta semana se va a producir la explosión.

- Mario. Por eso hemos visto a tanta gente evacuando la isla hoy...

- Kamek. El concurso se basará en lo siguiente. He colocado la bomba de hielo alrededor del cráter del volcán. Solamente será necesario que uno de vosotros lo lance a su interior para calmar al volcán.

- Don Huesito. A ver, voy a preguntarlo porque esto me está pareciendo extraño. ¿Quieres que compitamos para llevarnos a un lugar que podría matarnos y que podrías haber solucionado sin nuestra ayuda?

- Kamek. Exactamente.

- Rita-disc. Esto no tiene sentido. Bueno, en este castillo nunca nada ha tenido sentido.

- Kamek. El o los que ganen, quedarán exentos de pagar el dinero mensual para permanecer en cada una de vuestras respectivas habitaciones durante tres meses. El premio de los tres meses de vivienda gratis se dividirá entre los vencedores. Por ello, si sois tres, un mes para todos. Si sois dos, mes y medio. Y si váis por solitario, tres meses. Cuantos más seáis, menor será vuestro premio.

- Ratónito. ¿Estás diciendo que el que gane se libra de pagar durante tres meses? (Kamek asiente) Me apunto.

(Todos se empiezan a reir)

- Korokoopa. ¿Pero qué dices? Si con sólo dar un paseito ya te cansas.

- Bowser. (Susurrándole a Kamek) ¡¿Te has vuelto loco?! ¡Estás jugando con mi dinero!

- Kamek. Amo Bowser, esto es una inversión. Así entrenarán para el gran combate que se avecina.

- Bowser. No, no van a entrenar. ¡Se van a matar unos a otros! ¿No te acuerdas de lo que ocurrió en el Monte Estelar?

- Kamek. Por supuesto. Después de haber visto al inútil de Van Bone en acción yo ya no le vuelvo a contratar. (Mira a sus secuaces y habla en alto) No hay nada más que decir. Que cada uno se muera de calor en su habitación.

_______________________________________________________________

(En el Reino Champiñón inmerso en la oscuridad, el castillo oscuro que se asemeja al Castillo de Bowser está tranquilo. En la habitación oscura real se encuentran Clawdia y Bowsy. Aparece un ente oscuro formado por nubes oscuras)

- ???. Ama Clawdia, nuestros espías nos han contado que el Castillo de Bowser se está preparando para un ataque.

- Clawdia. Perfecto. El gran día se acerca...

- Bowsy. Mamá, yo quiero que vengan. ¿Por qué no les perdonamos?

- Clawdia. Porque no, es una decisión mía. Parece mentira que un príncipe de las tinieblas como tú tenga aún remordimientos. Todos esos indeseables no te quieren, a ver cuándo te darás cuenta...

- ???. ¿Debemos prepararnos para recibirlos?

- Clawdia. No. Tú mantente en la sombra. Yo quiero ir matándoles uno a uno, je, je...

- ???. A sus órdenes, ama Clawdia.

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

(En la habitación del Trío de Élite sólo se encuentran Goombilón y Guydo)

- Goombilón. ¿Y el Cabo Paratroopi?

- Guydo. Está con Kaproopa. Ahora que estamos sólos ya podemos iniciar el plan.

- Goombilón. ¿Te refieres al plan de ganar la competición? (Guydo asiente) Pues repítemelo, porque no lo tengo muy claro.

- Guydo. A ver, hay que ganar esa competición como sea, pero teniendo a Korokoopa como oponente nos va a resultar muy difícil. Él está acostumbrado a hacer ejercicio, simpre sale a correr por las mañanas.

- Goombilón. ¿Entonces qué propones?

- Guydo. Formemos tú y yo un grupo.

- Goombilón. ¿Piensas dejar a Paratroopi fuera?

- Guydo. Por supuesto. Él quiere aliarse con su novia y el tarado de su hermano.

- Goombilón. Anda ya, si Korokoopa y Paratroopi no se aguantan.

- Guydo. Pues a mi me da que se van a unir, no sé por qué lo presiento.

- Goombilón. Vale, me aliaré contigo con una condición: que Bombazulina se una con nosotros.

- Guydo. ¿Te has vuelto loco? Que cuanta más gente haya en el grupo a menos vamos a tocar por cabeza.

- Goombilón. Pues sin Bombazulina no hay trato.

- Guydo. Ah... Vale, pesado... Que se una.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Bombazulina...)

- Guydo. ...y además hemos pensado sabotear al grupo de Korokoopa para así asegurarnos la victoria.

- Bombazulina. A ver, acepto aliarme con vosotros, pero eso del sabotaje me parece antiético para el juego e injusto para los jugadores.

- Goombilón. Ya, pero es que queremos el premio... Además Kamek no ha especificado reglas.

- Bombazulina. Por favor. Este tipo de cosas podría esperarlas de Guydo, pero no de ti, Goombilón.

- Goombilón. Tienes razón... Vale que Korokoopa se haya reido de nosotros, nos haya intentado fastidiar, nos ponga motes o se queje constantemente de nosotros, pero eso no es motivo suficiente para forzarle a perder en el concurso por un mes sin pagos...

- Bombazulina. Un momento, ¿en serio os ha hecho todo eso? Qué malo... ¿Sabéis qué? Me apunto. Vamos a darle una buena lección a ese Koopa.

- Goombilón. ¿Pero no decías que te parecía injusto y antiético?

- Bombazulina. ¿Qué dices? Ya no.

- Goombilón. Pues a mi ya no me hace mucho la idea... Me parece que estamos exagerando un poco la situación.

- Bombazulina. Goombilón, hay que ganar el premio como sea. Y si hay que hacer trampas, se hacen.

- Guydo. Esta Bombazulina me gusta más.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa...)

- Korokoopa. Que no. Que no pienso pactar con el loco de Paratroopi.

- Kaproopa. ¿Pero no te das cuenta de que con él tenemos la victoria asegurada? Él es uno de los pocos de nosotros que sabe volar. Es una oportunidad única.

- Paratroopi. (Le extiende la mano para darle un apretón de manos) Dejemos por un momento nuestras diferencias y unamos fuerzas, ¿vale?

- Korokoopa. Ni de broma. (No le da la mano)

- Paratroopi. Soso...

- Korokoopa. Demente...

- Kaproopa. ¡Dejad de comportaros como niños! Nos vamos a aliar y punto.

- Korokoopa. Hermanita, que cada uno vamos a perder medio mes de pago para dárselo a Paratroopi...

- Kaproopa. Si fuera otro no lo haría, pero siendo él, claro que lo quier hacer.

- Korokoopa. Bueno, bueno. Yo no digo nada. Haced lo que queráis. Yo me voy a dar una carrera para practicar para mañana.

- Paratroopi. ¿Cómo sabes que el concurso empieza mañana?

- Korokoopa. Porque Kamek a puesto papeles informativos por todo el castillo. Hasta Ratónito tiene pegado en la espalda uno de ellos.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Rita-disc...)

- Rita-disc. Que no. Que yo no pienso participar en las tonterías de Kamek. Bastante tengo con llevar las cuentas del castillo.

- Spiriny. Rita-disc, Don Huesito y yo te necesitamos. A parte de Paratroopi y Kaproopa, eres la única que queda en este castillo que pueda volar.

- Don Huesito. Por favor, Disc, hazlo por nuestro amor que está a punto de brotar.

- Rita-disc. ¡Otro! Que a mi no me gustan los Huesitos. Sois muy tétricos. Primero se obsesiona por mi el de la máscara y ahora viene un esqueleto a acortejarme...

- Spiriny. Vámonos, Don Huesito... A Disc no le parece interesar el premio.

(Rita-disc cierrala puerta y se queda sola en su habitación)

- Rita-disc. Pues claro que me interesa. Por eso pienso ganarlo yo sola, je, je...

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

(Horas después, Goombilón, Guydo y Bombazulina están asomados sobre una de las almenas frontales del castillo)

- Guydo. (Con unos prismáticos) Por ahí viene Korokoopa de hacer su paseo matutino. ¿Iniciamos el plan?

- Goombilón. Por supuesto.

- Bombazulina. ¿Qué plan?

- Guydo. Vamos a lanzarle un objeto pesado desde aquí. Si tenemos suerte y le damos, tendremos un rival menos.

- Bombazulina. ¿Os habéis vuelto locos? Que desde esta altura podéis matarle. Estáis llevando lo del mes gratis demasiado lejos.

- Guydo. Perdona, pero yo no he sido el que ha dicho enérgicamente que teníamos que aplastar a nuestros contrincantes.

- Bombazulina. Eso lo dije yo, ¡pero lo dije en un sentido retórico, no literal! Por supuesto que no tenemos que aplastarlos literalmente.

- Guydo. Bueno, el plan ya está pensado y no pienso echarme atrás. Goombilón, trae una maceta. Diremos que estaba mal colocada y que casualmente cayo mientras Korokoopa regresaba al castillo.

- Bombazulina. ¿Una maceta en lo alto de una almena? Guydo, ¿estás de broma?

- Guydo. Es o eso, o un Roca Picuda. (Se alegra) ¡Claro! ¡Un Roca Picuda! ¿Cómo no se me pudo haber ocurrido antes? Muchas gracias, Bombazulina.

- Bombazulina. Ay madre... Yo no quiero saber nada de esto. Me voy.

(Guydo usa la poca magia de su varita e invoca un Roca Picuda. Goombilón vuelve sin ninguna maceta)

- Guydo. Korokoopa se acerca a la entrada... Poco a poco... ¡Bien! ¡Roca Picuda, es tu turno! (La Roca Picuda cae e impacta sobre el suelo, pero no consigue dar a Korokoopa porque ya había entrado) ¡Rayos! No ha funcionado.

- Goombilón. Pues claro. Teniendo en cuenta la distancia y la gravedad, hay varios segundos de diferencia.

- Guydo. Debimos haber llamado a Robert para que nos hiciera los cálculos...

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa se encuentra Kaproopa sola. Aparece Korokoopa sudando)

- Korokoopa. Uf, uf, uf... Por poco me aplasta un Roca Picuda caído del cielo...

- Kaproopa. ¿Qué ocurre? ¿Por qué has tardado tanto? ¿A dónde te has ido a correr?

- Korokoopa. He escalado el Monte Pijama lo más rápido que he podido.

- Kaproopa. ¿Y para qué haces eso? Mañana vas a estar muy cansado para competir.

- Korokoopa. Para nada. Mira lo que traigo. (Saca de uno de sus bolsillos la bomba de hielo) Aquí nadie aparte de nosotros va a ganar la competición, je, je.

- Kaproopa. ¿Has robado la bomba de hielo?

- Korokoopa. No. Digamos que... la he tomado prestada.

- Kaproopa. Bueno... La verdad es que no hay reglas para este juego, así que vale.

- Korokoopa. Muy bien. Así me gusta, hermanita. Hasta que nosotros no llegemos a la cima, el juego no va a acabar, je, je...

_______________________________________________________________

(Comienza la música 2)

(Ese día por la noche, en el pasillo que da a la habitación de Korokoopa, Spiriny y Don Huesito llevan a rastras a Ratónito)

- Ratónito. ¡¿Me váis a decir ya por qué me habéis sacado de la cama?! Estaba soñando que había en frente de mi una hamburguesa gigante.

- Spiriny. Necesitamos que nos des la copia de la llave de la habitación de Korokoopa.

- Ratónito. Uy, esto me huele a trampas, ¿no? En fin, ya no hacemos copias de llave. El amo Bowser me confió una llave maestra capaz de abrir casi todas las puertas de este castillo.

- Don Huesito. Perfecto. ¿Nos la puedes dar, por favor?

- Ratónito. Por supuesto. Son 50 monedas.

- Spiriny. ¿Cómo? ¿Nos vas a cobrar? Que nos conocemos desde hace muchos años.

- Ratónito. Por eso mismo. Os conozco y nada bueno tenéis que llevar entre manos. Con 50 monedas amortizaré este riesgo que estoy corriendo.

- Don Huesito. ¿Pero qué riesgo? Si es darnos una llave y nadie se va a enterar a estas horas.

- Ratónito. Ya, pero estoy poniendo en peligro no sólo mi puesto de trabajo, sino la confiaza del amo Bowser.

- Spiriny. Está bien... Toma las 50 monedas...

- Ratónito. Ah, no. Ahora son 60, que estamos en horario nocturno.

- Don Huesito. (Le susurra a Spiriny) Yo no recordaba a este ratón tan chantajista...

- Spiriny. (Le susurra a Don Huesito) Ya te irás acostumbrando. Lo que te has perdido en un año, amigo.

- Ratónito. (Coge las monedas y les da la llave) Devolvédmela mañana por la mañana. No me despertéis a medianoche, por favor. (Ratónito se va y Spiriny y Don Huesito se acercan a la habitación de Korokoopa. Mientras abren cuidadosamente la puerta...)

- Don Huesito. ¿Qué piensas hacer?

- Spiriny. Hay que conseguir que no duerman. Así, mañana no tendrán fuerzas para competir.

- Don Huesito. ¿Y cómo piensas lograrlo?

- Spiriny. (Saca un tarro con un mosquito encerrad) Con esto.

- Don Huesito. ¿Cómo has metido un mosquito vivo ahí dentro?

- Spiriny. Con mucha paciencia. En mi habitación hay más. (Le da la llave a Don Huesito) Entra en ella, coge todos los tarros que veas y tráemelos. (Mientras Don Huesito se va, Spiriny suelta al mosquito dentro de la habitación y cierra la puerta sigilosamente)

- Korokoopa. (Se despierta del sueño al oir al mosquito) Otra vez igual... (Intenta aplastar al mosquito en la oscuridad dando palmadas al aire, pero no lo consigue)

- Kaproopa. zZzZ... ¿A quién aplaudes, hermano...?

- Korokoopa. A nadie.

- Kaproopa. Pues duérmete ya. (Vuelven a dormir)

- Spiriny. (Observando la escena desde el pasillo. Don Huesito le trae otro tarro corriendo) Perfecto. Sigue trayendo más.

- Korokoopa. (Un mosquito se le posa en la cara) ¡Ahhh! ¡Quita!

- Kaproopa. (Se levanta) ¡¿Y ahora qué pasa?!

- Korokoopa. Yo no puedo seguir así. Entre el calor, los mosquitos y tus gritos hoy no duermo.

- Kaproopa. Como no te duermas, te doy un tranquilizante, ¿eh? (Ambos vuelven a cerrar los ojos, pero en ese momento Spiriny suelta un grillo y una abeja, los cuales aumentan el ruido en la sala junto con los mosquitos)

- Korokoopa. Hala, y encima ahora tenemos grillos aquí. Hay más insectos en esta sala que Goombas en todas las Praderas Solana.

- Kaproopa. Se acabó. (Enciende las luces, coge un bote con pastillas y se lo acerca a Korokoopa) Hoy vas a dormir como que me llamo Kaproopa.

- Korokoopa. (Mira el bote dudoso) ¿Estás segura de que necesito esto? (Kaproopa asiente)

(Para la música 2)

_______________________________________________________________

(Al día siguiente, por la mañana, Kaproopa se despierta tranquilamente en su habitación, la cual sigue a oscuras)

- Kaproopa. Hmmm... Parece que todavía es de noche... (enciende una antorcha y mira a la ventana) Uh, pero si la ventana está taponada. (Se dirige a la puerta) ¡¡Y la puerta está cerrada!! ¡Nos han encerrado! (Se dirige hacia Korokoopa y empieza a moverle) ¡Hermano! ¡Hermano!

- Korokoopa. zZzZ... Hmmm... ¿Qué quieres?

- Kaproopa. ¡Que alguien nos ha encerrado! Y seguramente ya haya empezado la competición.

- Korokoopa. Bueno... Pues que empiecen sin nosotros, luego nos incorporamos. Tengo mucho sueño...

- Kaproopa. Korokoopa Blantuga, levántate ahora mismo.

...............................................................................................................................

(En el pasillo que da a la habitación de Korokoopa están hablando Goombilón, Guydo y Ratónito)

- Guydo. A ver, Ratónito, te lo explicaré de nuevo. Spiriny nos ha dado la llave que le prestaste y nosotros la hemos utilizado para... Hmmm... Para nada.

- Ratónito. Ya, claro. Tú te crees que soy tonto. Habéis encerrado a Korokoopa y a su hermana.

- Guydo. Vale, sí, los hemos encerrado. Toma la llave de una vez.

- Ratónito. Si me dáis 80 monedas, no me chivaré.

- Goombilón. Uh. ¿Serás chantajista?

- Ratónito. Oye, es el mismo precio que les he puesto a Spiriny y a Don Huesito por utilizar esa llave. A mi me parece un precio justo.

- Goombilón. Rayos... Guydo, ¿por qué no le damos cada uno 40 monedas?

- Guydo. Está bien... (le dan a Ratónito la llave y 80 monedas)

- Ratónito. Muchas gracias. Es un placer hacer negocios con vosotros. Tened mucha suerte en la competición.

- Goombilón. ¿Tú no participas al final, Ratónito?

- Ratónito. No, al final no. Es que escalar una montaña es muy cansado para mi. (Ahora piensa en su mente) Y además, con el dinero que os estoy sacando a todos también me vale como premio, je, je...

(Los tres se despiden y se van por dos lados diferentes)

_______________________________________________________________

(En la entrada del castillo se encuentran casi todos los participantes: el Trío de Élite, Bombazulina, Spiriny y Don Huesito. Kamek y Robert se encuentran a un lado)

- Kamek. (Mirando con unos prismáticos al horizonte. Se ve una nube oscura al fondo, donde está el Reino Champiñón) El Reino Champiñón está sumido en la oscuridad. No me gusta nada...

- Robert. Kamek, tengo que decirte que ya he pensado la estrategia que habrá que seguir para dar el primer golpe al plan de Clawdia.

- Kamek. Genial. Estoy deseando oirlo, pero primero vamos a empezar la competición. (Invoca un micrófono) Bueno, participantes, bienvenidos a la competición volcánica. Dentro de unos instantes voy a dar la señal de salida.

- Paratroopi. ¡Esperad, por favor! Korokoopa y Kaproopa aún no están aquí.

- Spiriny. Se habrán dormido, déjales en paz.

- Guydo. Eso, eso. O a lo mejor les ha entrado miedo y no quieren participar.

- Paratroopi. Esto me parece muy raro. Voy a ir a su habitación a ver qué pasa.

- Goombilón. ¡¡NO!! O-osea... Paratroopi, amigo, no vayas. Si a lo mejor se han rendido.

- Paratroopi. Voy a ir. A ver si les ha pasado algo grave. (Paratroopi entra al castillo)

- Guydo. Rayos, demonios... Kamek, empieza ya la competición, por favor.

- Kamek. (Invoca una bandera a cuadros blancos y negros) Participantes, preparados... Listos... ¡¡YA!! (Baja la bandera y los cinco participantes que quedan salen corriendo)

...............................................................................................................................

(En el pasillo que da a la habitación de Korokoopa, se encuentran Paratroopi y Ratónito)

- Paratroopi. (Intentando abrir la puerta de entrada a la habitación de Korokoopa) ¡¡Ahhh!! ¡No se abre!

- Ratónito. Está cerrada con llave, parece. Yo la tengo.

- Paratroopi. ¡Genial! ¿Puedes dármela, por favor?

- Ratónito. Por ser tú te la dejaré en un precio bajo. 100 monedas.

- Paratroopi. ¡¿100 monedas?!

- Kaproopa. (Desde dentro) ¡Paratroopi, no te preocupes! Korokoopa y Kaproopa la pagaremos por partes para que salga más barato.

- Korokoopa. (Desde dentro) Eh, eh. Yo no pienso soltar una moneda.

- Kaproopa. Hermano, piensa en el premio que vamos a perder.

- Korokoopa. ¡No vamos a perder ningún premio! Te recuerdo que tenemos en nuestra posesión la bomba de hielo.

_______________________________________________________________

(Comienza la música 3)

(En la base de la montaña se encuentran Musculote y Musculín entrando sus cuerpos con ejercicio)

- Musculín. ¡Hermano! Mira al frente. Por ahí vienen clientes.

- Musculote. Lo veo, lo veo. (Se levanta cuando llegan corriendo Goombilón, Guydo, Bombazulina, Spiriny y Don Huesito) ¿Queréis escalar el Monte Pijama? Antes de nada quiero advertiros de que estáis a punto de enfrentaros a un peligro que... (Bombazulina le empuja)

- Bombazulina. ¡Aparte de nuestro camino!

(Pasan los cinco secuaces, unos impidiendo el paso de otros)

- Musculín. ¡Eh! ¡No vayáis sin nuestra ayuda! Esta semana esta zona es más peligrosa que antes por el riesgo de erupción volcánica. Nada, ni caso...

...............................................................................................................................

(Por uno de los caminos del Monte Pijama siguen corriendo los secuaces, esquivando Levarrocas y Mancuernis por doquier)

- Don Huesito. Spiriny, hay que distraer como sea a nuestros oponentes.

- Goombilón. Os estamos oyendo, genios.

(Suenan los rugidos de un Almohadorón y se coloca este en mitad del sendero. Don Huesito lanza uno de sus huesos para distraerlo y, mientras él y Spiriny lo esquivan, los otros tres se quedan atrás)

- Almohadorón. ¡¡Groooaaaargh!! (Empieza a escupir fuego hacia Goombilón y Bombazulina, quienes lo esquivan. Golpean a Almohadorón varias veces, pero no resulta herido)

- Bombazulina. No hay manera de hacerle daño. ¡Necesitamos algo más potente!

- Guydo. ¡Tengo la solución! (Saca de su mochila el Lanzabills-Banzai en forma pequeña) Bombazulina, métete aquí, que te voy a disparar.

(Mientras Goombilón distrae al Almohadorón, Bombazulina se mete en el interior del Lanzabills y es disparada hacia la ladera de la montaña)

- Bombazulina. Uh, qué golpe más fuerte... (mira desde lo alto la escena) ¡Ya lo tengo! A ese monstruo le va a caer un gran peso encima, je, je... (Bombazulina explota y rompe las rocas que tiene a su alrededor. Se produce un desprendimiento de grandes rocas, las cuales bloquean el sendero por el que avanzaban Spiriny y Don Huesito y caen sobre el Almohadorón, dejándolo fuera de combate instantáneamente)

- Don Huesito. ¡No! Ahora no podemos avanzar.

...............................................................................................................................

(En el pasillo que da a la habitación de Korokoopa...)

- Paratroopi. (Coge a Ratónito) Que nos des la maldita llave.

- Ratónito. ¡Oye! Un poco de respeto, que estoy por encima de ti.

- Paratroopi. Como no abras la puerta, vamos a morir todos. ¡¿Es que no te das cuenta?!

- Ratónito. Qué pesados estáis. Suéltame. (Le da la llave a Paratroopi) Cuando llega la hora, llega y ya está.

(Paratroopi abre la puerta y salen Korokoopa y Kaproopa)

- Kaproopa. ¡Rápido, Paratroopi! Tienes que llevarte volando a Korokoopa para llegar lo antes posible a la cima.

- Korokoopa. No, no. Yo no necesito ayuda de nadie y menos de Paratroopi.

- Paratroopi. (Coge por los hombros a Korokoopa) Ahora es necesario.

- Korokoopa. ¡Suéltame! ¡He dicho que me sueltes!

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, Don Huesito y Spiriny están apartando rocas)

- Spiriny. Con lo cerca que estábamos y se nos obstaculiza el camino...

- Don Huesito. Oh, oh. Por ahí vienen nuestros rivales.

(Aparecen Goombilón, Guydo y Bombazulina. Guydo saca de nuevo su Lanzabills y Bombazulina se mete en su interior)

- Guydo. Váis a perder. Gracias a mi cañón, Bombazulina va a llegar a la cima sin problemas. (Presiona el botón de disparo y Bombazulina sale disparada hacia la cima)

- Spiriny. ¡No! Hay que seguir quitando rocas...

...............................................................................................................................

(Una vez en la cima, hay un gran cráter por el que puede salir expulsada la lava volcánica. Llega Bombazulina y empieza a pasear en busca de la bomba de hielo)

- Bombazulina. ¿Dónde está la bomba? Aquí no hay nada.

(Suena un grito y cuando Bombazulina mira hacia la dirección del que proviene, se encuentra un disco eléctrico que no puede esquivar y resulta golpeada)

- Rita-disc. Lo siento, compañera. Pero la victoria será mia.

- Bombazulina. (Se levanta) Disc, aquí no hay nada. ¿Te llevaste la bomba de hielo?

- Rita-disc. ¿Yo? Pero si precisamente venía a por ella.

(Se produce de repente un gran movimiento de tierra. El terreno empieza a agitarse con fuerza y Bombazulina pierde el equilibrio)

- Bombazulina. Uh. ¿Qué está pasando?

(Para la música 3)

(Empiezan a sonar explosiones en el interior del volcán)

- Rita-disc. Ay, madre. ¡Eso tiene pinta de erupción volcánica inminente!

- Bombazulina. Hay que encontrar la bomba de hielo o salir pitando de aquí.

- Rita-disc. Yo prefiero lo segundo...

(Salen corriendo por donde habían venido mientras empieza a salir lava a gran velocidad del volcán)

...............................................................................................................................

(Más abajo, Spiriny y Don Huesito casi han apartado todas las rocas del camino y están sudando)

- Spiriny. Uh, uh... (Mira a Goombilón y Guydo) Gracias por ayudar, ¿eh?

- Guydo. Somos la competencia. No podemos hacer nada.

- Goombilón. Oye, no es por alarmar, ¿pero en serio nadie ha notado hace poco una gran vibración?

(Aparecen Bombazulina y Rita-disc corriendo)

- Bombazulina. ¡¡Que todo el mundo salga de aquí!! ¡El volcán ha entrado en erupción!

- Don Huesito. ¿Qué? ¿Y no habéis lanzado la bomba de hielo?

- Rita-disc. No la hemos encontrado. Es como si hubiera desaparecido.

(Aparecen Paratroopi y Kaproopa volando. Entre los dos sujetan a Korokoopa, quien a su vez sostiene fuertemente la bomba de hielo)

- Goombilón. ¡¿Serán tramposos?! ¡Tenían ellos la bomba!

- Spiriny. Bueno, ya discutiremos más tarde. Creo que ahora lo mejor será escapar de aquí antes que la lava nos abrase, ¿no?

(Todos salen corriendo. Minutos después, la bomba de hielo hace su efecto y consigue parar la erupción con el descenso drástico de la temperatura interna del volcán. Paratroopi, Kaproopa y Korokoopa salen del lugar y se detienen en uno de los senderos a descansar)

- Paratroopi. Uf, uf... Eso ha sido una locura...

- Kaproopa. Coincido contigo. Esperemos que nunca más vuelva a ocurrir.

(Cae cerca una roca de mediano tamaño y, tras rebotar, empuja a Paratroopi y acaba sobre una de sus piernas)

- Paratroopi. ¡¡Ahhh!! ¡No puedo moverme! ¡Sacadme de aquí, por favor!

(Por el sendero empieza a descender lava)

- Kaproopa. ¡¡Paratroopi!! (Le da la mano para intentar sacarle, pero no lo consigue) Hermano, ayúdame a sacarle, por favor.

- Korokoopa. (Finge) Uh, es que ahora estoy muy cansado para hacer fuerza.

- Kaproopa. (Llorando) Por favor, hermano. No quiero que muera el amor de mi vida. Ya sé que no os lleváis bien, pero no debemos llegar a estos extremos...

- Korokoopa. (Cierra los ojos) Argh... Está bien. (Kaproopa y Paratroopi se alegran. Korokoopa coge a Paratroopi del otro brazo y consiguen liberarle de la roca)

- Kaproopa. ¡¡Muchas gracias!! Sabía que dentro de ese caparazón lleno de enfado y celos se escondía un corazón bondadoso. (Le da besos en la mejilla)

- Paratroopi. (Kaproopa se aparta y Paratroopi le abraza a Korokoopa) Korokoopa, este es el gesto más amable y bueno que has hecho por mi nunca.

- Korokoopa. Cabo Paratroopi, suéltame. Ya me estoy empezando a arrepentir de lo que he hecho... (Los tres escapan también del lugar)


(En la sala de reuniones del castillo, se encuentran todos los personajes discutiendo con altas voces)

- Kamek. ¡¡Ya está bien!! ¡¡La competición queda anulada como ya dije hace unos minutos!!

- Korokoopa. ¿Pero por qué la anulas? Nosotros fuimos los que lanzamos justamente la bomba de hielo.

- Guydo. Pero vosotros hicísteis claramente trampas, ¡os llevásteis la bomba!

- Goombilón. Por poco morimos todos.

- Kaproopa. Vale, nos la llevamos, pero Kamek no dijo en ningún momento que eso no se pudiera hacer.

- Robert. (Le susurra a Kamek) Te dije que había que elaborar una lista con normas a la hora de jugar.

- Kamek. (A Robert) Calla. (A Guydo) Tampoco os quejéis tanto, que os vi desde mi habitación intentando tirar a Korokoopa un Roca Picuda.

- Korokoopa. ¡Con que fuisteis vosotros! Por poco me dejáis más plano que una tortita.

- Spiriny. Está visto que somos los únicos que no hicimos trampas, Don Huesito.

- Ratónito. Hombre, eso tampoco es del todo cierto... Os recuerdo que estuvísteis toda la noche intentando que no durmieran el Koopa albino y su hermana.

- Don Huesito. ¿Pero por qué no te callas? Era un secreto.

- Ratónito. (Se empieza a reir) Y para colmo les encerráis en su propia habitación, jajaja.

- Korokoopa. Spiriny, no te reconozco. Pensé que éramos amigos.

- Spiriny. A ver, a ver. Nosotros no hemos encerrado a nadie. A medianoche dejamos de molestar y le dimos la llave al Sargento Guydo para que la guardara y se la llevara a Ratónito después.

- Paratroopi. Guydo, ¿así que tú fuiste el que los encerró? Eso no se hace.

- Bombazulina. Y además Rita-disc ha participado a pesar de no haberse inscrito públicamente... Quería jugar injustamente con el factor sorpresa.

- Rita-disc. Oye, está claro que aquí no soy yo la única que ha hecho trampas.

- Kamek. Cierto. Sois una panda de mentirosos, chantajistas, tramposos y qué sé yo más. No os merecéis el premio ninguno de vosotros.

(Todos se ponen a discutir)

- Bowser. (Empieza a escupir fuego) ¡¡Callaos ya!!

(Todos se callan con miedo)

- Kamek. Cambiando de tema, por fin hemos elaborado una estrategia para desmantelar definitivamente los planes de la malvada Clawdia Koopa.

- Robert. Bueno, en realidad lo he elaborado yo...

- Kamek. En fin... Hoy comenzará el día en que pondremos punto y final a este problema que empezó no a principios de este año, sino hace más de treinta, cuando Clawdia intentó conquistar por primera vez el Reino Champiñón.

- Paratroopi. ¿Y si los planes no salen como lo esperado?

- Kamek. Pues moriremos entonces. Ya hemos luchado suficiente contra esa arpía, y no toleraremos más derrotas. ¡¡Compañeros, mostrad vuestras ganas de derrotar a Clawdia!!

(Un día más acaba en la Isla Almohada. El sol se está poniendo y da paso a la noche, que no va a tener bajas temperaturas)

Referencias

  • 150px-Stingby Artwork - Super Mario 3D World
    La abeja que revolotea por la habitación de Korokoopa en la noche se trata de una versión diminuta de un Abejorro.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.