FANDOM


Resumen

La gran guerra continúa, pero tiene que acabar ya. ¿Quién conseguirá la victoria: el equipo de Bowser o Clawdia y su poder oscuro?

Música

Máquina atención Es recomendable que abras la música en una pestaña aparte.

1. https://www.youtube.com/watch?v=3eX840wg7n0&feature=youtu.be&t=135 (A partir del minuto 2:15)

Intro LTS Temp.6. Perriblok

(Por la noche en el Castillo de Bowser de la Isla Almohada, suena el despertador en la habitación de Mario)

- Peach. (Se despierta y mira la hora) ¡¿Las dos de la mañana?! ¡¿Por qué suena el despertador ahora?!

- Mario. (Apaga el despertador con mucho sueño) Awn... Tengo que ver si Goombi quiere agua o algo.

- Peach. ¿Pero tú que eres ahora, la niñera de Kamek?

- Mario. Princesa, es un pobre niño. Él no tiene la culpa de haber acabado en este castillo loco.

- Peach. Ni nosotros, pero míranos. Y además ese Goomba ya es demasiado mayor. Que se levante él a beber.

- Mario. No. A ver si se va a ahogar con tanta agua.

- Peach. Como vuelva a sonar ese cacharro, lo tiro por la ventana. Buenas noches. (Se tapa la cabeza con la almohada)

- Luigi. (Asoma la cabeza desde el sofá) ¿Qué pasa ahora?

- Mario. Voy a ver qué tal está Goombi, a ver si necesita algo. ¿Te vienes?

- Luigi. Ni de broma. ¿Te has creído que yo soy la niñera?

- Mario. Otro con lo de la niñera... (sale de la habitación y se dirige a la de Kamek. Cuando entra en ella, está todo oscuro, pero se ve una forma oscura al fondo de la sala) Uh... ¿Ho-hola? ¿Hay alguien ahí?

- ???. ...

- Mario. Ugh... (sale de la habitación y coge su móvil. Llama a Luigi) Luigi. ¡¡Luigi!!

- Luigi (voz). ¿Qué pasa ahora? ¿No vas a descansar hasta dejarme sin dormir?

- Mario. Hay alguien en la habitación de Kamek.

- Luigi (voz). Pues claro, ¿no decías que Goombi dormía ahí?

- Mario. ¡No! Me refiero a que hay alguien extraño ahí dentro.

- Luigi (voz). Será un vendedor ambulante...

- Mario. ¿A las dos de la mañana?

- Luigi (voz). Estará haciendo horas extras, ¿y yo qué sé? Déjame en paz, que quiero dormir. (Cuelga)

- Mario. Bien, parece que es la hora de Mario. (Coge un extintor de incendios que hay en la pared) Esto me servirá para reducir al ladrón... (Entra en la habitación de Kamek, enciende las luces y grita) ¡¡¡Alto al ladrón!!!

- Kinopio. ¡¡Aaaahhh!!

- Mario. (A punto de golpear al Maestro Kinopio con un extintor) Maestro Kinopio, ¿qué haces tú aquí? ¿No estabas en una habitación del Palacio Almohada?

- Kinopio. Sí, pero me enteré de que teníais a este pequeñín a vuestro cargo y decidí cuidarlo yo para no molestaros.

- Mario. Pues eso se avisa antes, hombre. Que casi te dejo sin cabeza. Bueno, ¿qué tal está el niño? (Se acerca a la cama de Goombi)

- Kinopio. Ha pasado una noche muy tranquila. Yo ni me he enterado de que estaba.

- Mario. (Nervioso) ¡Pu-pues claro que no te has enterado, ¡porque no está!! ¡¿Dónde está el niño?!

- Kinopio. Tranquilidad. Está en la cama.

- Mario. ¡No! ¡En la cama no está! ¡Se ha escapado!

- Kinopio. ¿A dónde puede haber ido un niño tan pequeño?

- Mario. (Piensa) Pues yo creo que ya lo sé... 


Diálogo

(En el amplio campo en frente del Castillo de Bowser hay decenas de tanques destrozados y ardiendo. Algunos siguen en funcionamiento, pero son atacados por Boom Booms oscuros con escudo y armadura. Los esbirros de Bowser siguen luchando, aunque las fuerzas les van fallando a favor de los enemigos oscuros)

- Spiriny. (Se esconde en su caparazón espinoso) Así no podréis hacerme nada. (Un Boom Boom oscuro usa su escudo para golpear el caparazón de Spiriny y hacerlo girar tan rápido que él sale mareado) Uh... Oh...

- Boom Boom osc. Je, je. Hora de acabar esta patética lucha. (Invoca un mazo espinoso, pero en ese mismo momento el disco eléctrico de Rita-disc parte por la mitad al Boom Boom, haciéndole desaparecer entre nubes oscuras)

- Spiriny. Disc, me has salvado... No sabes lo agradecido que estoy...

- Rita-disc. Ya, ya, pero con este golpe me he quedado casi sin energía... (empiezan a rodearlos 5 Boom Booms oscuros) Spiriny, ahora sí que vamos a morir...

(Rita-disc y Spiriny se abrazan, pero en ese momento son salvados por soldados Judía procedentes del Reino Judía. Estos golpean y distraen a los Boom Booms)

- Don Huesito. (Sale de entre los soldados Judía) Compañeros, han llegado los refuerzos.

_______________________________________________________________

(En los conductos de ventilación del castillo oscuro siguen desplazándose Bombazulina y Kaproopa, esta con el traje de Koopatrullero oscuro)

- Kaproopa. ¿Cuándo vas a reconocer que nos hemos perdido?

- Bombazulina. Que no... Que por aquí se tiene que ir a...

- Kaproopa. (Interrumpe a Bombazulina) ¡¿A dónde?! Ya no sabemos a dónde ir.

- Bombazulina. (Se para en seco y palidece) Oh, oh...

- Kaproopa. ¿Qué ocurre?

- Bombazulina. He oído un ruido en este conducto, como si el metal estuviera cediendo.

- Kaproopa. Oh, oh... No me digas que vamos a caer...

- Bombazulina. Probablemente. No te muevas por si acaso...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la sala hexagonal Clawdia está apuntando con la pistola de energía oscura a la cabeza de Kamek)

- Clawdia. ¿Unas últimas palabras, amigo Kamek?

- Kamek. No somos amigos. ¡Y nunca lo seremos! Maldito el día en que volviste y decidí perdonarte. Nunca debí haberte dejado que volvieras a este castillo, pero los restos de bondad que me quedaban me lo impidieron.

- Clawdia. Ya... Fue una mala decisión por tu parte, pero en la vida se cometen muchos errores, ¿sabes? Y lo más importante de todo es hacerlos frente. Y tú lo vas a hacer ahora mismo.

- Hno Martillo osc. Ama Clawdia, disculpe mi interrupción, pero me informan de que acaban de llegar refuerzos procedentes del Reino Judía y el Condado Tomate.

- Clawdia. Si vuelves a interrumpirme en algo tan importante como esto, acabaré también con tu vida, ¿vale? En fin, volvamos a lo que iba. A la de tres acabaré con tu vida, Kamek. Ha sido un placer estar contigo todos estos meses. Una... Dos...

(Justo en ese momento el techo de desprende y caen en mitad de la sala Bombazulina y Kaproopa. Clawdia, Kamek, el Trío de Élite y los cuatro Hermanos Martillo oscuros observan alucinados a las dos chicas que han aparecido de repente)

- Todos. ...

(Bombazulina y Kaproopa se levantan confusas y al ver dónde han acabado intentan disimular)

- Bombazulina. Eh... Perdón por interrumpiros... Nosotras ya nos íbamos.

- Clawdia. ¿Cómo dos intrusas como vosotras habéis llegado hasta aquí?

- Kaproopa. Y-yo no soy una intrusa. Soy una Koopatrullera oscura.

- Bombazulina. Kaproopa, ¿a quién quieres engañar? Si no llevas el casco oscuro.

- Kaproopa. Ah, pues... ¡¡Bomba, corre!! (Kaproopa y Bombazulina salen corriendo de la sala)

- Clawdia. ¡¡Que no escapen!! ¡¡Atrapadlas!! (Los cuatro Hermanos Martillo oscuros salen corriendo en busca de las chicas) Kamek, no creas que este pequeño espectáculo va a cambiar una pizca tu destino.

- Kamek. Eso no lo sé, pero yo que tú me apartaría.

- Clawdia. ¿Apartarme de qué? (Un Bill Banzai choca contra Clawdia y la lanza contra la pared. Kamek sale despedido en otra dirección y cae al suelo. El Sargento Guydo aparece y desata a Kamek)

- Kamek. Sargento Guydo, ¡eres libre! (Abraza a Guydo) ¿Cómo conseguiste escapar?

- Guydo. Clawdia me amordazó junto con mi mochila, y mientras estábais vosotros ocupados, intentaba tocar con la espalda el botón de mi Lanzabills que lo hace gigante. Al final lo conseguí y el Lanzabills empezó a crecer hasta destrozar los grilletes que me retenían.

- Kamek. Fantástico. Se nota que sois tropas de élite. Ahora toca liberar a Paratroopi y a Goombilón.

- Guydo. Toma mi varita, jefe Kamek. No tiene mucha magia, pero la suficiente.

(Kamek coge la varita de Guydo, la alza y los grilletes de Goombilón y Paratroopi se abren)

- Goombilón. ¡¡Al fin somos libres!!

- Paratroopi. ¡¡Gracias al destino!!

- Kamek. Vamos a bajar a la planta baja del castillo. Allí estaremos más seguros.

(Clawdia se levanta envuelta en un aura oscura)

- Clawdia. ¡¡¡Grooooaaaarrrggghhhh!!! ¡¿Cómo os atrevéis a burlaros de la reina suprema de este cochambroso reino?! Se acabó, ya no pienso torturaros uno a uno. ¡Con mataros de golpe me sobra! (Saca su pistola de energía oscura)

- Kamek. ¡Trío de Élite, salgamos de aquí! (Clawdia lanza un rayo de energía oscura muy potente, y Kamek lo desvía con la poca magia que le queda. Los cuatro salen de la sala)

- Clawdia. Ah, no. Esta vez no váis a escapar de mi.

...............................................................................................................................

(Planta cuarta del castillo. Kamek y el Trío de Élite se topan con decenas de Snifits francotiradores oscuros que desde las ventanas intentan derribar Helibotes cercanos. Ninguno de los Snifits han notado la presencia de los cuatro personajes)

- Kamek. (Susurrando al Trío de Élite) Esos son los malditos que estaban derribando Helibotes.

- Paratroopi. Vamos a solucionarlo. (Paratroopi se mete en el Lanzabills pequeño que tiene Guydo y sale disparado y derrota en línea a todos los Snifits)

- Goombilón. ¡Ole! Pasillo despejado.

(Los cuatro siguen avanzando)

...............................................................................................................................

(Planta tercera del castillo. Bombazulina y Kaproopa luchan contra varios Boom Booms oscuros, pero no consiguen derrotarlos. Aparecen Kamek y el Trío de Élite y se unen a la lucha)

- Bombazulina. ¡Amigos! Llegáis en el mejor momento. Estos pesados no nos dejan pasar.

- Kamek. (Da varios golpes ligeros a su varita y la agita) Rayos, me quedé sin magia...

- Guydo. En buen momento... ¿Alguien podría calcular la probabilidad de victoria entre seis secuaces de Bowser y ocho Boom Booms oscuros?

- Goombilón. No hace falta ser muy listo para saber que nos van a moler a palos... Propongo ponernos a cubierto.

(Se oyen unos rugidos al fondo de la sala y los Boom Booms miran hacia atrás. Aparece Bowser metido en su caparazón y golpea a uno de los Boom Booms, el cual sale volando a la otra punta de la sala. Bowser sale de su caparazón, escupe fuego hacia varios de los enemigos y destroza la cara de otro con un puñetazo)

- Kaproopa. ¡Amo Bowser!

- Paratroopi. ¡Nos ha salvado!

- Bowser. Qué remedio. No os valéis por vosotros mismos... (pega un codazo a un Boom Boom oscuro que se le acercaba por detrás. Este suelta su escudo y lo coge Bowser)

- Kamek. Amo Bowser, tenga cuidado. Estos esbirros oscuros nunca se dan por vencidos. A los pocos minutos vuelven a levantarse.

(Todos los Boom Booms desaparecen de repente y todos se miran confusos)

- Guydo. ¿Han desaparecido?

(De repente todos los secuaces de Bowser, menos el propio Bowser, empiezan a ser golpeados repetidas veces por alguien invisible hasta que caen al suelo dañados)

- Bowser. ¿Qué os pasa? ¡Levantaos!

(Se levantan con dificultad. En ese momento aparece Clawdia al fondo de la sala)

- Clawdia. Vaya, me parece que llegué tarde. Al final os habéis reencontrado.

- Bowser. Asquerosa Clawdia... Te vas a arrepentir de todo esto que has hecho.

- Clawdia. Oye, cariño, ¿crees que esa es forma de hablar a tu esposa?

- Bowser. Tú no eres mi esposa. Eres un monstruo.

- Clawdia. ¿Un monstruo? No, yo no soy un monstruo. ¡Soy una diosa! ¡¡Juajuajua!!

- Bowser. Si crees que el poder oscuro va a pararnos, estás muy equivocada.

- Clawdia. ¿Equivocada? ¿Yo? (Hace un casquido de dedos y el suelo de la planta se desprende. Todos caen menos Clawdia, quien puede flotar) ¡¡Ya lo veremos, ya!!

(Mientras los personajes caen infinitamente hacia el vacío, el castillo oscuro cambia de forma. Bowser y sus secuaces caen sobre un terreno agrietado, ancho y cuyos bordes dan a precipicios que acaban en lava morada)

- Bowser. Uh... ¿Alguien sabe lo que ha pasado?

(Aparecen más esbirros de Bowser: Goombas, Koopas, Koopatrulleros, Hermanos Martillo, Boomerang y Fuego, Shy Guys se varios colores y tipos, Snifits, Chomps, Huesitos y algún Boo. Además aparecen Don Huesito, Rita-disc, Spiriny, Korokoopa, Ratónito y Robert. Todos se reencuentran)

- Korokoopa. ¡Hermanita!

- Kaproopa. ¡Korokoopa! (Se abrazan) No sabes lo que te he echado de menos.

- Korokoopa. (Mira sus trajes de Koopatrullero oscuro) Eh... ¿Por qué estás vestida de Dart Vader?

- Kaproopa. ¿Quién es ese? ¿Un nuevo esbirro de Bowser?

- Paratroopi. Korokoopa, amigo. A mis brazos.

- Korokoopa. (Se aparta) Veo que Clawdia no ha acabado contigo... En fin, otra vez será...

- Ratónito. ¿Qué ha pasado aquí? En pocos segundos el interior de este castillo ha cambiado tanto...

- Kamek. Clawdia ha usado sus poderes para cambiar a sus anchas el castillo. Aunque ahora que veo los cambios, lo ha simplificado mucho. Sólo veo un ancho pasillo que se extiende bastante. ¿Qué habrá al final?

(Todos caminan por el camino)

- Don Huesito. Por lo de los enemigos oscuros no os preocupéis. Los refuerzos se están encargando de ellos.

- Guydo. Veo algo al final del camino. Es un... ¿trono?

- Paratroopi. Y hay alguien sentado...

- Goombilón. ¿Ese de ahí no es el príncipe Bowsy?

- Bowser. ¡¡Mi hijo!!

(Todos empiezan a correr para llegar hacia Bowsy, pero en mitad del camino una barrera oscura les impide el paso. Todos se amontonan frente a la barrera y empiezan a golpearla)

- Clawdia. (Aparece al otro lado de la barrera) Uyy... Casi llegáis hacia vuestro objetivo. Menuda pena que esté yo para destrozar vuestros deseos.

- Bowser. Clawdia, no conseguirás separarme de él, ¿me oyes? ¡¡No lo conseguirás!! (Pega varios puñetazos a la barrera)

- Bowsy. Mamá. ¿Quiénes son todos esos de ahí?

- Clawdia. Son unos intrusos indeseables. Vuelve a dormir.

- Bowser. ¡¡Hijo!! ¡¿Me recuerdas?! ¡Soy tu padre!

- Trío de Élite. ¡Y nosotros somos tus esbirros!

- Kamek. ¡Y yo Kamek! ¿No te acuerdas de todas las veces que te he cuidado cuando eras más pequeño?

- Bowser. Vamos, hijo. Vuelve con nosotros al castillo.

- Clawdia. Bowsy, ¡no les escuches! Son malvados. Quieren llevarte a su terreno para hacerte daño.

- Bowsy. ¡Dejadme en paz! No quiero ir con vosotros.

- Bowser. Hijo, aquí la única que quiere hacerte daño es Clawdia, tu madre.

- Clawdia. ¡¡¡Silencio!!! (Expulsa una onda oscura que lanza por los aires varios metros a Bowser y a sus secuaces. Clawdia traspasa la barrera oscura) ¿Creéis que todos vosotros vais a conseguir derrotarme? Ilusos...

(Bombazulina, Don Huesito y Rita-disc se apoximan a Clawdia, pero esta se teletransporta a cada lado y les golpea varias veces. A continuación Bowser escupe fuego en dirección a Clawdia, pero esta se teletransporta y le golpea en toda la cara, tirándole al suelo)

- Kamek. ¡¡Al amo Bowser no le toques!!

- Clawdia. (Ve que su pistola de energía oscura está recargada) Ajá. Kamek, te dije que te quitaría de en medio a tus secuaces uno por uno. Y eso voy a hacer. (Apunta con su pistola a Goombilón)

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡¡No!! ¡¡No lo hagas!!

(Clawdia dispara energía oscura hacia Goombilón)

- Spiriny. ¡¡Goombilón, apártate!! (Spiriny empuja con fuerza a Goombilón y el rayo atraviesa el cuerpo de Spiriny) ¡¡Aaahhh!!

- Goombilón. ¡¡Spiriny!! (Se acerca a Spiriny corriendo) ¡¿Por qué has hecho eso, tonto?!

- Spiriny. (El rayo le ha atravesado el pecho. Empieza a sangrar y no es capaz de hablar con mucha fuerza) Tenía que... hacerlo...

(Bowser y varios esbirros luchan contra Clawdia mientras muchos personajes acuden a socorrer a Spiriny)

- Kaproopa. Madre mía, qué herida le ha hecho.

- Paratroopi. Le ha atravesado todo el cuerpo...

- Goombilón. (Empieza a llorar) Por mi culpa.

- Guydo. ¡Hay que llamar a un médico!

- Bombazulina. ¿Cómo vamos a llamar a un médico? Aquí no hay nadie que nos pueda ayudar. ¿Alguien tiene un Champiñón Vida Extra?

(Todos niegan con la cabeza)

- Korokoopa. Voy a buscar un Helibote que se lo lleve de aquí.

- Spiriny. No... No te molestes... No voy a llegar...

- Goombilón. ¡No digas eso! Te vas a recuperar, ¡te tienes que recuperar!

(Varios secuaces se unen a la lucha contra Clawdia. Cuando Goombilón y Spiriny se quedan solos, Spiriny hace gestos para intentar decir algo)

- Spiriny. ...

- Goombilón. Spiriny, ¿qué quieres decir? No te entiendo, amigo...

- Spiriny. Tengo que... decirte algo... Pero es muy complicado de explicar...

- Goombilón. Dime lo que sea. Yo te escucho.

- Spiriny. Prométeme que no se lo vas a... contar a nadie... El castillo no debe saberlo...

- Goombilón. Tranquilo. Lo que me digas no saldrá de aquí.

- Spiriny. (Pone cara de dolor) Tre... Tren...

- Goombilón. ¿Cómo? Spiriny, no te duermas por lo que más quieras.

- Spiriny. Tren 36...

- Goombilón. ¿Tren 36? ¿Qué quieres decir? (Spiriny cierra los ojos) ¡¡No!! ¡Despierta!

- Spiriny. Lo... siento...

- Goombilón. ¡¡No!! (Aparece Kamek caminando)

- Kamek. Goombilón, todavía esto no se ha acabado. Todavía podemos salvarle si le suministramos un Champiñón Vida Extra en las primeras 24 horas.

(Mientras tanto, más adelante en el camino Clawdia se coloca detrás de la barrera oscura)

- Clawdia. Ya me habéis cansado. Es hora de poner punto y final a esta guerra absurda. (Alza sus manos y empieza a crear una esfera de energía oscura que va creciendo poco a poco. Detrás suya se encuentra Bowsy muy nervioso)

- Bowsy. (Con las manos en su cabeza y con los ojos cerrados) Ah... No... No...

...............................................................................................................................

(Bowsy empieza a recordar momentos pasados. Primero empieza hace años con su padre, jugando al béisbol fuera del castillo)

- Bowser. (Lanza una bola) Primer intento.

(Bowsy falla al intentar golpear la bola con el bate)

- Bowsy. ¡Argh! (Quema la pelota escupiendo fuego)

- Bowser. Jua, jua, jua. Venga, intentémoslo de nuevo. (Lanza otra bola)

- Bowsy. (La golpea) ¡¡Bien!!

- Bowser. ¡¡Perfecto!! (Coge a su hijo en brazos) Ya cada vez estás más preparado para ser mi digno sucesor.

(Ahora recuerda otro momento pasado. Bowsy es más pequeño y Kamek sostiene una cuchara con papilla)

- Kamek. (Acercando la cuchara lentamente) Aquí viene el Helibote. Di: aaaa...

- Bowsy. No. (Cierra la boca con fuerza)

- Kamek. Príncipe Bowsy, pongamos ambos de nuestra parte. Abre la boca.

- Bowsy. ¡¡No!!

- Kamek. Como sigas así, llamo a mi madre. (Bowsy sigue con la boca cerrada) Venga...

- Bowsy. (Con ganas de estornudar) Ah... Aaahh... (Kamek le mete le cuchara en la boca) ¡¡Atchuuu!! (Escupe toda la papilla y mancha a Kamek)

- Kamek. No me pagan lo suficiente para tener que aguantar esto...

(Ahora recuerda algo más cercano en el presente: el día en que Bowsy y Goombi se conocieron)

- Kamek. Príncipe Bowsy, este Goomba que ves es Goombi.

- Goombi. Hola.

- Bowsy. (Con cara alegre) ¡Hola!

- Kamek. Haceos amigos. Yo me voy a trabajar.

- Goombi. Así que eres el hijo de ese tal Bowser... Mola.

- Bowsy. ¿Y tú eres el hijo de Kamek?

- Goombi. ¿Qué? No, jajaja.

- Bowsy. Bueno, ¿te apetece jugar a algo?

(Bowsy deja de recordar)

...............................................................................................................................

(De vuelta al castillo oscuro, Bowsy abre los ojos y ve en frente suyo la espalda de Clawdia, quien está preparando una esfera de energía con la que acabar con sus enemigos)

- Bowsy. No. ¡No! ¡No puedes acabar con ellos! (Bowsy se mete en su caparazón y empieza a girar)

- Clawdia. ¿Eh? ¿Pero qué dices, hijo mío? (El caparazón sale disparado hacia Clawdia y Bowsy la golpea con tal fuerza que la esfera oscura y la barrera oscura desaparecen. Clawdia cae por el precipicio hacia la lava morada) ¡¡Aaaaahh!! ¡¡Socorro, que me quemo!!

(Todos se asoman y ven cómo Clawdia se hunde en el mar de lava morada. Todos se abrazan unos a otros al grito de: “¡Victoria!”. Las nubes que cubrían el Reino Champiñón empiezan a disiparse lentamente y todos los enemigos oscuros que había invocado Clawdia desaparecen. El castillo oscuro empieza a agrietarse y algunas rocas caen desde el techo)

- Robert. Este sitio va a colapsar. ¡Hay que escapar de aquí!

- Bowser. Vámonos. Que dos secuaces carguen con Spiriny. (Todos corren hacia la salida, pero Clawdia emerge de la lava con quemaduras graves)

- Clawdia. ¡¡¡Hijos de vuestras madres!!! Por vuestra culpa acabo de perder el máximo poder... Pero utilizaré el poco que me queda para llevaros a la muerte conmigo.

- Guydo. Clawdia sigue viva. Madre mía...

- Clawdia. Este castillo está ahora mismo rodeado por una burbuja oscura. Dentro de unos minutos toda la energía oscura se va a contraer y va a provocar la muerte de todo aquel que se encuentre dentro de ella. Yo ta tengo asumido que voy a morir, pero al menos voy a llevaros a todos vosotros conmigo.

- Paratroopi. Que te lo has creído, ¡loca! ¡Todo el mundo a correr!

(Todos se ponen a correr hacia la salida, perseguidos por Clawdia. Goombilón y Kamek sostienen a Spiriny y lo llevan a cuestas)

_______________________________________________________________

(Fuera del castillo, muchos Helibotes y el Turbokoopa están preparados. Todos los soldados del Reino Judía, la Isla Almohada y el Condado Tomate están partiendo ya y saliendo de la burbuja oscura. Algunos Koopatrulleros y Shy Guys se están metiendo en Helibotes. Aparecen saliendo del castillo toda la masa de secuaces de Bowser, amo incluido)

- Goombi. (Aterriza un Helibote y sale Goombi de él) ¡¡Hola!! He llegado un poco tarde, por lo que veo. ¿No?

- Kamek. Goombi, métete ahora mismo en uno de los Helibotes. ¡Ya!

- Goombi. ¿Por qué? ¿Ya habéis acabado la batalla? Jo, yo quería participar...

(Todos se van metiendo o bien en los Helibotes o bien en el Turbokoopa. Cuando todos despegan e intentan dirigirse hacia la salida de la burbuja, Clawdia aparece y con su poder oscuro retiene las naves)

- Clawdia. No, no. De aquí no os váis ninguno. ¡No os váis a salir con la vuestra!

(Dentro de uno de los Helibotes se encuentran el Trío de Élite, Kamek, Goombi y Spiriny)

- Goombi. He usado la magia de mi varita para intentar mitigar el dolor de Spiriny.

- Spiriny. (Abre los ojos con dificultad y pone cara de dolor) Ah...

- Goombilón. ¡Spiriny! Menos mal que estás bien.

- Paratroopi. Nosotros no lo vamos a estar tanto dentro de unos minutos...

- Goombi. Ahora que he prolongado la vida de Spiriny, ¿me va a decir alguien qué está pasando aquí?

- Kamek. El castillo oscuro está a punto de desaparecer, y todo lo que esté cerca se irá con él, así que debemos escapar. Pero la pesada de Clawdia no nos deja irnos.

- Guydo. Si hubiera tan sólo una distracción para que dejara de usar su magia...

- Spiriny. Yo...

(Todos miran a Spiriny)

- Kamek. ¿Qué dices, Spiriny?

- Spiriny. Que quiero ayudar. Quiero sacrificarme...

- Guydo. Spiriny, estás delirando por el dolor, cálmate.

- Spiriny. ¡No estoy delirando! ¿Acaso no véis... cómo estoy...? El dolor me está volviendo de nuevo... No creo que vaya a superar esto...

- Paratroopi. Spiriny, no digas eso. Tú te vas a recuperar.

- Spiriny. No lo entiendes... Si nadie se sacrifica... nadie se va a recuperar...

- Goombilón. Pero Spiriny, después de haber arriesgado tu vida una vez no es justo que lo vuelvas a hacer. El disparo debería haberme dado a mi. Yo lo haré.

- Spiriny. ¡He dicho que no! Tengo que devolvérsela a Clawdia de una vez...

- Kamek. Spiriny, ¿estás seguro? No tienes por qué hacerlo, ya lo sabes.

- Spiriny. Lo quiero hacer. Lo debo hacer, por todos vosotros. (Sale fuera del Helibote con dificultad)

- Goombilón. (Empieza a llorar) Spiriny, ¡no lo hagas!

- Spiriny. Goombilón... O muero yo, o morimos todos... Por favor, recuerda eso que te dije antes dentro del castillo... (se lanza al vacío)

- Goombilón. ¡¡No!! (Paratroopi y Guydo retienen a Goombilón)

(Spiriny cae al vacío en dirección a Clawdia, quien se encuentra en el suelo a cientos de metros de distancia de Spiriny. Spiriny se mete en su caparazón y forma una bola de pinchos)

- Clawdia. (De sus manos sale la energía oscura que retiene a los Helibotes) Os veré a todos en el infierno. ¡¡Mujajajaja!!

(La bola de pinchos que forma Spiriny cae a una gran velocidad. Segundos después, impacta contra Clawdia con tal fuerza que la energía oscura desaparece y los Helibotes son libres)

- Spiriny. (Cuando cae al suelo, rebota y para, Spiriny sale de su bola) Es tu fin, Clawdia Koopa.

- Clawdia. (Tirada en el suelo, con pocas fuerzas) Ugh... Argh... Maldito seas...

(Los Helibotes y el Turbokoopa salen de la burbuja oscura. Todos los secuaces miran desde las ventanas cómo la burbuja de energía oscura se contrae. El castillo oscuro empieza a caerse a trozos hasta quedar sólo escombros. Finalmente se produce una explosión que abarca toda la burbuja y la burbuja desaparece. El Reino Champiñón vuelve a ser el de antes)

_______________________________________________________________

(3 días después, el Castillo de Bowser está de nuevo asentado en el Reino Champiñón. Mario, Luigi, Peach, el Maestro Kinopio y el resto de Toads han vuelto a la Ciudad Champiñón y al Castillo de Peach. Misteriosamente todas las criaturas que poblaban al Reino Champiñón han vuelto a aparecer en su mayoría. Las habitaciones de Popkey, en la que vivieron por poco tiempo Mario y sus amigos, y de Spiriny están ahora vacías. En la habitación de Kamek, el Magikoopa está vestido de negro y en la sala están Kamek, Goombi y Don Huesito)

- Kamek. (Sosteniendo unas llaves) Felicidades, Don Huesito. Ahora vuelves a ser uno más en este castillo. Estas llaves son las de la habitación de Popkey, y puedes ocuparla porque ella se fue con su novio y nos dejó.

- Don Huesito. ¡Fantástico! Aunque estos días me lo he pasado muy bien con Robert en su habitación, dicho todo.

- Kamek. Bueno, disfruta de tu nueva habitación. Hoy tómate el día libre, pero mañana quiero verte trabajando, ¿eh? (Don Huesito asiente y sale de la sala. Ahora entra Rita-disc) Disc, ¿qué te ocurre?

- Rita-disc. Kamek, lo he estado pensando a fondo y he tomado una decisión. Presento mi despido.

- Kamek. ¿Qué? No, no. Tú no te vas. (Se pone a pensar) Esto ya lo he vivido antes... Me suena mucho...

- Rita-disc. Desde que he venido a este castillo no me han ocurrido más que desgracias. He perdido dinero, he descubierto mi pasado oscuro, ahora sé que el único objetivo de mi vida fue el de esconder en mi interior un líquido para revivir a un genio malvado, me habéis hecho la vida imposible entre todos y para finalizar, me habéis metido en la guerra contra Clawdia y quién sabe cuántas más y contra quién en un futuro. Yo no puedo aguantar tanta presión.

- Kamek. Pero Disc, no te puedes ir ahora que ya eres parte de este castillo.

- Rita-disc. Lo siento, Kamek, pero una decisión es una decisión. Luego hablaremos. Hasta luego.

(Rita-disc se va)

- Goombi. Vaya, a mi Rita-disc me caía bien. Era la única normal en este castillo...

- Kamek. Que no se va a ir. Seguro que es un farol.

- Goombi. ¿Un farol? Pero si aquí no cabe, y además ya tenemos luces.

- Kamek. Un farol, no una farola. Un farol es alguna mentira que cuentas para despistar.

(Alguien llama a la puerta)

- Goombi. Vaya. Hoy sí que está aburrida la gente. No hace más que llamar aquí.

- Kamek. Voy a ver quién es. (Se acerca a la puerta, la abre y encuentra al otro lado a su padre Kamek) ¿Pa-padre? ¿Qué haces aquí?

- Kamek (padre). ¡Hijo! Hacía tiempo que no te veía. Cómo has crecido.

- Kamek. Pero si estoy igual. En fin, me alegra mucho verte.

- Kamek (padre). Hijo, venimos de visita por otra razón...

- Kamek. ¿Cómo que “venimos”? ¿Viene alguien contigo?

(Aparece Kammy)

- Kammy. ¡Hola, hijo! (Kamek y Goombi se quedan perplejos y boquiabiertos)

- Goombi. N-no, no puede ser. Esto tiene que ser una pesadilla...

- Kammy. De pesadilla nada, niño. Estoy de vuelta. (Mira a Kamek) ¿Y tú por qué vas vestido de negro? Parece que te has quemado.

...............................................................................................................................

(Diez minutos después...)

- Kamek. ¡¿Qué?! ¿Qué os váis a casar otra vez?

- Kamek (padre). Sí. La llama del amor ha vuelto a resurgir de sus cenizas.

- Kamek. A ver si me he enterado bien. Kammy, cuando te marchaste viajaste a varios lugares y acabaste en la Isla Yoshi, en donde te reencontraste con mi padre y os volvísteis a gustar, ¿no es así?

- Kammy. Sí. Ojalá supieras mandar tan bien como resumir.

- Kamek. ¿Y os váis a volver a casar después de tantos años sin veros?

- Kamek (padre). Así es. ¿No te parece bien, hijo?

- Kamek. (Se acerca a su padre y le susurra al oído) Ten en cuenta que esto es para siempre, no hay marcha atrás. Yo te advierto que Kammy ha empeorado todos estos años, así que no me arriesgaría a destrozar los últimos años de vida que me quedaran...

- Kamek (padre). Hijo, tu madre está loca, y eso es lo que me encanta de ella.

- Goombi. Pues serás el único...

- Kamek. Bueno, pues cuando os caséis os iréis a vivir a la casa de Kammy en las Dunas Duales, ¿verdad?

- Kammy. No, que esa casa me trae malos recuerdos. Mejor nos venimos a vivir con vosotros, como si fuéramos una buena familia. ¿Qué os parece?

- Goombi. (Casi se atraganta al escuchar eso) Ka-Kamek, ¿puedes acompañarme a la cocina? Tenemos que hablar.

(Kamek y Goombi se van a la cocina para que no les escuchen)

- Kamek. ¿Qué quieres?

- Goombi. Kamek, quiero que esa loca no vuelva por aquí.

- Kamek. Oye, que esa loca es mi madre. Le tengo mucho cariño.

- Goombi. Pero si la mitad del tiempo te pone verde en tu cara...

- Kamek. Ya, pero la pobre mujer tiene su carácter, y hay que respetarlo. Que se queden unos días si quieren.

- Goombi. Kamek, con lo mayor que eres parece mentira que aún no te hayas dado cuenta. Kammy debería estar en un centro psiquiátrico, de esos en los que te atan a la cama y en los que te ponen camisas de fuerza. Esa mujer cuando ha llegado a este castillo ha hecho locuras que a nadie se le habrían ocurrido hacer. ¿Ya has olvidado cuando montó varias centrales eléctricas alrededor del castillo?

- Kamek. A ver, Goombi. Cuanto más lejos lancemos el bumerán, con más fuerza y rapidez volverá hacia nosotros.

- Goombi. Déjate de bumeranes y céntrate.

- Kamek. A ver, con esa metáfora me refería a que Kammy es el bumerán.

- Goombi. ¿Entonces vas a lanzar a Kammy? ¿La vas a tirar por la ventana?

- Kamek. ¿Pero qué tontería es esa? Me refiero a que cuanto más intentemos echarla de nuestras vidas, más se quedará en ellas. Hay que dejar que la cosa fluya. ¿No ves que esa boda está condenada al fracaso? Mi padre volverá a marcharse del castillo a los pocos días de vivir con Kammy, tenlo por seguro. - Goombi. Pues más te vale que tengas razón, porque yo no aguanto a esa mujer metida en casa.


(Comienza la música 1 a partir del minuto 2:15)

(Esa misma tarde, todos están reunidos en la parte trasera del castillo, algo lejos de la piscina climatizada)

- Kamek. Compañeros, compañeras. Hoy es a la vez un día alegre y un día triste para nosotros. Por fin podemos anunciar que la amenaza de Clawdia está definitivamente eliminada, pero por otra parte hoy nos reunimos para dar el último adiós conjuntamente a Spiriny. El no era un compañero de trabajo, era amigo de mucha gente, además de un excelente detective y trabajador. Cuidadoso, perfeccionista y amable, Spiriny ha dejado un profundo hueco en este castillo, pero siempre estará con nosotros gracias a esto. (Kamek hace un chasquido de dedos y varios Shy Guys retiran una manta que cubría algo)

(Los Shy Guys destapan una estatua de piedra con la forma de Spiriny)

- Kamek. Spiriny se sacrificó por nosotros. Si no lo hubiera hecho, nosotros ahora mismo no estaríamos aquí. Por eso creo que dejar esta estatua aquí nos recordará lo valiente que fue. Yo ya no tengo que decir nada más, pero tengo que mencionar que los padres de Spiriny han venido aquí para asistir a esta reunión tan triste. Tengo que decirles que podrán quedarse en la habitación de Spiriny todo el tiempo que quieran y necesiten, como compensación.

- Spiny 1. No, muchas gracias. Nosotros sólo veníamos a darle el último adiós a nuestro hijo, ¿verdad, cariño?

- Spiny 2. Sí. Yo quiero irme ya. No puedo soportar tanto dolor...

(Los dos Spinys se van del lugar)

- Kamek. ¿Alguien tiene que decir algo más? (Ve a Goombilón llorando) Por favor, Recluta Goombilón, olvídalo ya.

- Goombilón. No puedo... Él fue quien me salvó sin estar obligado a hacerlo. Siempre estaré en deuda con él.

- Guydo. Goombilón, seguro que si Spiriny estuviera ahora aquí con nosotros lo único que te pediría es que no estuvieras así de triste. Anda, deja de llorar ya.

(El sol se va poniendo en el recién recuperado Reino Champiñón. La noche va llegando y los secuaces vuelven a sus habitaciones a descansar más tranquilos que nunca)

(Para la música 1)

Escena extra de final de temporada

(En una sala ancha muy, muy lejos del Reino Champiñón hay una mesa ancha en la que hay 11 asientos. Hay 5 asientos en cada uno de los laterales y uno en un extremo. Entran diez personas y se van sentado de tal modo que queda un asiento lateral libre)

- Líder. (No se sabe ni quién es este personaje ni quién son el resto) Buenos días a todos. Hoy se celebra el vigésimocuarto consejo internacional de bandos. Antes de comenzar la votación anual de este año, tengo que saber por qué el miembro número 4 no ha asistido a esta reunión.

- Miembro 3. Señor, el agente Spiriny murió la semana pasada. Hace unos días enviamos a unos espías a comprobar que había muerto.

- Líder. Bien, entonces iniciemos la votación. Que levanten la mano los que estén de acuerdo sobre que el bien gane. (Levantan la mano cinco) 5 votos. Que levanten la mano los que crean que el mal debe ganar. (Levantan la mano 4 personas) Imagino que el agente Spiriny habría votado a favor del mal, pero dado que ya no puede asistir, su voto no se puede contabilizar. Gana el bien, así que eso significa que el Castillo de Bowser, entre otros, tiene los días contados.


Fin de la temporada

Curiosidades

  • Este episodio es el número 100 de la serie.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes pasar a la siguiente temporada aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.