FANDOM


Resumen

Como es costumbre, parte de los secuaces celebrarán el fin de año y la llegada del nuevo con una fiesta a lo grande dentro del castillo, pero esta se verá obstaculizada por inconvenientes como el cierre de la cámara frigorífica, lugar donde quedaban guardadas gran parte de las reservas de comida para este día especial. Por otra parte, como temas secundarios destacarán la llegada asombrosa de Clawdia al castillo por segunda vez y el intento de Korokoopa de convencer a sus padres sobre la locura de Paratroopi, novio de su hija.

Música

1.  https://youtu.be/CvKavXvCNgg?list=PLV9ZrDQVqbTXFYURIbLSiOB6OrYkUCevu

Intro LTS Temp.6. Ninji

(Noche anterior al 31 de diciembre. El Reino Champiñón está oscuro en su totalidad, brilla la luna en lo alto del cielo. En la habitación de Korokoopa duermen este, Kaproopa y los padres de estos, cada uno en diferentes camas. De repente se empieza a escuchar una música bien alta y todos se despiertan en la habitación)

- Kolorado. (Se levanta) ¡¿Quién está haciendo tanto ruido?! No se puede dormir.

- Korokoopa. (Se levanta también de la cama y se pone de pie en el suelo enérgico) ¡Sí, por fin! Ansiaba este día.

- Mujer de Kolorado. Viene de arriba el ruido.

- Kaproopa. (Casi dormida) ¿Qué ocurre?

- Korokoopa. Padres, os dije que los de arriba, y Paratroopi en concreto, montan fiestas cada dos por tres de este tipo. ¡Son pesadísimos!

- Kolorado. Madre mía, ¿es eso verdad?

- Kaproopa. N-no. No le hagáis caso, que todavía está soñando...

- Korokoopa. (Mirando a Kolorado y a su mujer) ¡Venid conmigo! Vamos a pillarles con las manos en la masa. (Korokoopa sale corriendo de la habitación, seguido por sus padres que le siguen a paso normal. Kaproopa va detrás de ellos)

...............................................................................................................................

(En la planta de arriba, en frente de la puerta de la habitación del Trío de Élite se coloca Korokoopa vengativo. Mira a sus padres)

- Korokoopa. (Dice en tono bajo) ¡Venid!

- Kolorado. ¿Qué? Con tanta música no se oye.

- Korokoopa. Bah, es igual. (Llama a la puerta y abre el Cabo Paratroopi)

- Paratroopi. ¿Sí?

- Korokoopa. ¡¿Estás montando una fiesta a las 12:00 de la noche?!

- Guydo. (Se asoma por detrás de Paratroopi y dice irónicamente) No, es una reunión de trabajo.

- Paratroopi. Sí, esto es una fiesta, como la que hacemos todas las semanas.

- Korokoopa. (Mira a sus padres) ¿Qué tenéis que decir?

- Kolorado. ¡Vaya vergüenza! ¡Molestando a todos los que viven aquí y que quieren dormir! ¿Y encima lo hacéis regularmente? Qué falta de respeto.

- Mujer. Y además si esto que nos ha contado nuestro hijo es verdad, el resto también tiene que serlo. Me siento muy defraudada...

- Kolorado. (Mirando a Kaproopa) Hija, no quiero que vuelvas a ver a este chico jamás. ¡Jamás! ¿Me has oído?

- Kaproopa. Está bien… (Se acerca a Paratroopi) Cabo Paratroopi, esta relación se ha acabado. Hasta siempre... (Se va corriendo y llorando a la vez por el pasillo. Korokoopa se siente muy satisfecho y alegre)

_______________________________________________________________

(Verdadera noche anterior al 31 de diciembre. Lo de antes resulta haber sido un sueño de Korokoopa, quien despierta de repente)

- Korokoopa. Uh, uh... (ve toda su habitación oscura y a sus padres y hermana durmiendo. Se frustra) Ya decía yo que todo era demasiado bueno para ser cierto... Maldita sea... (Se vuelve a tumbar y a dormir)


Diálogo

(Dos de la mañana del 31 de diciembre. Casi todo el Castillo de Bowser está durmiendo. En la habitación de Kamek duermen tranquilamente el Magikoopa y Goombi, hasta que empieza a sonar un móvil)

- Goombi. Teléfono...

- Kamek. (Se despierta y coge el teléfono) ¡¿Quién eres, miserable?!

- Ratónito (voz). (Riéndose) ¡Feliz último día del año! Jajaja.

- Kamek. Ratónito, huye de este castillo porque te pienso matar... A una hora más considerable, claro. (Ratónito cuelga entre risas)

- Goombi. (Cansado) ¿Qué quiere el luchador de sumo ahora?

- Kamek. Felicitarnos el año nuevo...

- Goombi. ¿Pero eso no es mañana?

- Kamek. Goombi, era una broma pesada...

- Goombi. ¡Oh! Mola. ¿Puedo hacérselo a otro?

- Kamek. ¡No! Vuelve a dormirte. (Kamek apaga las luces y deja el móvil en una mesa. Goombi intenta cogerlo en la oscuridad y marca ciertos botones para llegar a la lista de contactos que tiene el Magikoopa)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa, todos siguen durmiendo. El sonido fuerte del móvil de Korokoopa hace que este se caiga de la cama. Todos se despiertan y Korokoopa se levanta del suelo)

- Korokoopa. No hay manera de descansar aquí. Cuando no son unos, son otros. (Contesta la llamada) ¿Quién demonios eres?

- Goombi (voz). ¡Feliz año nuevo! (Cuelga)

- Korokoopa. ¡Eso es mañana, idiota! (Ve que ha colgado y se calla)

- Kolorado. Hijo, ¿quién es?

- Korokoopa. No tengo ni idea, pero me sonaba la voz... (se tumba en la cama y todos se vuelven a dormir. El móvil vuelve a sonar y Korokoopa se levanta furioso) ¡Ya ni de noche puede uno descansar! (Contesta) ¡¿Quién es?!

- Ratónito (voz). ¡Feliz último día del año!

- Korokoopa. ¡Piérdete, rata asquerosa!

- Ratónito (voz). Uh, ¡Koopa albino! (Cuelga el teléfono)

- Kaproopa. Hermano, apaga el móvil como todo el mundo.

- Korokoopa. Que no quiero. ¿Y si hay alguna emergencia?

- Kaproopa. Pues que nos despierten con gritos. ¿Acaso crees que se iban a parar para llamarte?

- Kolorado. Dormíos de una vez, hombre. (Se tumba en la cama)

_______________________________________________________________

(En uno de los pasillos del sótano del castillo por la mañana, el que da a la cámara frigorífica, se encuentran Kamek, Ratónito y Harry el Puercoespín)

- Kamek. Bueno, ¿y qué tal ha ido la revisión de la cámara? ¿Sigue tan bien como siempre?

- Harry. Para nada. Voy a mandar que lo precinten cuanto antes.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¿Pero qué ha pasado? ¿Qué está mal?

- Harry. Esta cámara frigorífica es muy antigua, ¿no es así?

- Kamek. Sí. Se construyó junto con el castillo hace unos 120 años. Su uso me es desconocido.

- Harry. Entonces ya tenemos asegurado el motivo del cierre. Este tipo de instalaciones para congelar, como muchas otras creadas en aquella época utilizaban gases tóxicos a largo plazo. Bastantes personas murieron en un pasado víctimas de estas sustancias que traspasaban a la comida.

- Ratónito. ¿Gases tóxicos? ¿Pero esto es una cámara frigorífica o una cámara de gas?

- Kamek. Silencio, Ratónito. (Mira a Harry) ¿Y cómo es que el inspector que hacia las revisiones anteriores no nos dijo nada de esto?

- Ratónito. (Añade fuera de la conversación...) Ese Greg está de vacaciones, qué morro...

- Harry. Pues no sé. Tal vez no entienda de esto, o tal vez les haya estado estafando todo este tiempo... (Kamek pone cara de impresión y susto)

- Kamek. ¡¿Cómo?! Pero si conozco a ese Barbagrejo desde hace tiempo.

- Harry. Eso a mí me da igual. Cualquier alimento o cosa que depositen aquí es un peligro para la salud.

- Ratónito. Pues menos mal que en décadas nadie ha accedido a ella...

- Kamek. Perdone, pero durante cuarenta años han permanecido congelados en esta cámara un ejército de alienígenas y cuando los descongelamos por error estaban fresquísimos.

- Harry. (Confuso) ¿Perdón? ¿Ha dicho usted “alienígenas”?

- Kamek. Sí. Una vez casi conquistaron este reino.

- Harry. La cámara sigue siendo peligrosa, y precintada se va a quedar hasta que se tome una decisión sobre qué hacer con ella. Buenos días. (Se va caminando por el pasillo para salir del castillo. Kamek y Ratónito se miran mutuamente)

- Ratónito. Vaya fastidio, yo tenía guardado mucho queso ahí dentro...

- Kamek. Y yo la cena de fin de año de todo el castillo...

- Ratónito. ¿En serio? Pues va a estar buena... (Se empieza a reir) Ya estoy viendo a los secuaces amontonándose en torno a los baños para expulsar lo que se van a comer... Jajaja

- Kamek. No, no. Esta comida ya no nos sirve para nada. (Pone la mano en el hombro de Ratónito) Encárgate de comprar más comida.

- Ratónito. ¿Y por qué no lo haces tú?

- Kamek. Porque yo tengo otros asuntos de los que encargarme. ¿Te sirve eso como respuesta?

- Ratónito. No.

- Kamek. Pues ale, a comprar. (Alza la varita e invoca su escoba. Se va volando del lugar dejando a Ratónito solo)

- Ratónito. Feliz año nuevo a ti también, Kamek...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek, poco tiempo después, aparece el Magikoopa. En la habitación también se encuentran Goombi y Kammy decorando la sala con elementos navideños)

- Kamek. Madre, ¿qué haces aquí tan pronto?

- Goombi. Eso es lo que le he preguntado yo cinco o seis veces...

- Kammy. Pues nada, que he venido y he visto esta habitación tan cutre en un día tan especial como este. Y he decidido quedarme a decorarla.

- Goombi. (Le dice a Kamek, en tono normal) Di que estaba en su casa aburrida y no tiene más distracción que esta.

- Kammy. ¡Uh! Retira eso, niñato maleducado.

- Kamek. Madre, no montes más escándalo, que me tengo que ocupar de varias cosas.

- Kammy. ¿De qué te tienes que ocupar? Si seguro que andas vagueando desde que yo no estoy aquí.

(Llaman a la puerta y entran dos Koopatrulleros junto con Popkey)

- Kamek. Buenos días, Popkey.

- Popkey. ¿Me habías llamado, jefe Kamek?

- Kamek. Sí. Quería comunicarte que por órdenes del amo Bowser mañana por la mañana tendrás que trasladarte a la fortaleza que hay en la Isla Almohada.

- Popkey. ¿Perdón? ¿Y eso a qué se debe?

- Kamek. El amo piensa que una mujer con un talento como el tuyo debe estar en niveles superiores a los que contiene este castillo. Toma este traslado como un ascenso.

- Popkey. (Con cara de felicidad) ¿En... en serio?

- Kamek. Claro.

- Popkey. ¿Y qué talento tengo?

- Kamek. (Intenta inventarse uno, pero nada se le ocurre) Eh... Esto... Pues... Uno.

- Popkey. Ya, me refiero a que cuál es.

- Kamek. No me lo ha comunicado. Creo que... Hmmm... Que no quiere que se te suba a la cabeza.

- Popkey. ¿Que se me suba a la cabeza? ¡¿Me estás llamando loca?!

- Kamek. ¡No! Es una forma de hablar. Ahora vuelve a tu habitación y prepara las maletas. El 1 de enero sales de viaje. (Hace un chasquido de dedos y los Koopatrulleros se llevan a rastras a Popkey)

- Popkey. Pero Kamek, tengo más preguntas. ¡Tengo dudas! (Popkey y los Koopatrulleros salen de la habitación, y se quedan solos de nuevo Kamek, Goombi y Kammy)

- Goombi. Así que un ascenso, ¿eh? Aquí hay algo que no encaja, Kamek.

- Kamek. Es que Bob-by me está haciendo chantaje para intentar venirse a vivir a este castillo. (Invoca un café y lo bebe) Esto es lo mejor que se me ha ocurrido para deshacerme de Popkey mientras él esté aquí.

- Goombi. ¿Eso ha sido lo mejor que se te ha ocurrido? Pfff... ¿Y quién te aconsejó, Robert?

(Aparece Robert con otro vaso de café detrás de Kamek)

- Robert. Pues no. (Kamek se asusta y tira el café al suelo)

- Kamek. ¡¡Ahhh!! ¡Qué susto me has pegado!

- Robert. (Intenta aguantar la risa) Lo sé, Kamek, lo sé. (Ve a Kammy) Anda, pero si es tu madre.

- Kammy. (Imita a Robert) Anda, pero si es el conserje.

- Robert. (Intenta mantener las formas) Consejero, Kammy, consejero.

- Kammy. Bah, ¿qué más da? Sigues siendo igual de inútil.

- Kamek. ¡Madre! No desanimes a los secuaces.

- Kammy. Yo digo la verdad. Oye, por cierto, ¿conocéis a la nueva secuaz del castillo?

- Kamek y Robert. ¿Quién?

- Kammy. Una que me recuerda a alguien mucho… ¡Ah, sí! Me recuerda muchísimo a Clawdia Koopa. (Kamek palidece y Robert está confuso)

- Kamek. Madre mía, me estoy mareando...

- Robert. ¿Pero no estaba muerta esa mujer?

- Kamek. ¡¡Debería estarlo!! ¡¿Cómo ha podido sobrevivir?!

- Robert. Vamos a preguntárselo a ella. O mejor a Bowser.

- Kamek. Ah, madre mía... Que no se lo haya contado al amo, por favor.

_______________________________________________________________

(En la habitación real de Bowser se encuentran el amo y Clawdia. Aparecen Kamek y Robert)

- Kamek. (Más pálido aún) Maldita sea... No ha sido una alucinación de mi madre...

- Robert. (Dice en tono bajo) Esta mujer es peor que una plaga. La matas y vuelve a la vida.

- Bowser. ¡Oh! Kamek, mira quién ha venido. No te asustes, me ha contado todo lo que le pasó en la isla y me ha prometido que ha cambiado.

- Kamek. (Se acerca a Bowser y le susurra) Amo Bowser, no se deje guiar por la melancolía. Recuerde lo que hizo en su momento. La gente puede cambiar, pero hay que estar siempre alerta de lo que pueda hacer en un determinado momento.

- Bowser. (Le responde en tono bajo también) Kamek, no soy tonto. Le daré una segunda oportunidad. Todos merecemos una, supongo. Mírate a ti; la de veces que tú y mis otros secuaces me habéis fallado, pero os perdono. Te prometo que cualquier cosa rara que vea, la rechazo.

- Kamek. Yo sólo le diré que ande con cuidado...

- Bowser. Además, noto en su mirada un arrepentimiento real, mira por dónde.

- Kamek. (Deja de hablar en tono bajo y sonríe) Bueeeno... Pues... Bienvenida, Clawdia Koopa.

- Bowser. Antes de que viniérais le estaba diciendo que va a pasar un periodo de prueba para fortalecer la confianza entre nosotros.

- Kamek. Eh... Perfecto... Nosotros nos tenemos que ir, ¿verdad, Robert? (Le hace señas a Robert, pero este no se da cuenta)

- Robert. ¿A dónde? (Nota por fin las señas de Kamek) ¡Ah! Ya, claro. Nos tenemos que ir. (Kamek y Robert desaparecen de la sala)

- Clawdia. Bowser, ¿esto secuaces son un poco... especiales, o es impresión mía?

- Bowser. En este castillo hay raros por todas partes, no es como en aquellos viejos tiempos.

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite, minutos después, se encuentra este trío junto con Kamek, Robert y Bombazulina)

- Paratroopi. Buenos días, jefe Kamek. ¿Quería algo?

- Kamek. (Muy furioso) ¡¿Se puede saber cómo es que Clawdia ha sobrevivido?! (Todos se quedan confusos y Bombazulina se asusta)

- Bombazulina. ¿Qué estás diciendo, Kamek?

- Kamek. ¡Clawdia Koopa es ahora una secuaz más de este castillo! Y por lo enamorado que veo a Bowser no faltará mucho tiempo hasta que llegue de nuevo al poder.

- Guydo. ¿Pero cómo ha sobrevivido? Si la mataste con tu magia.

- Kamek. ¿Le tomaste bien el pulso?

- Guydo. No le latía el corazón, así que debería estar muerta.

- Robert. A ver, Sargento Guydo. ¿Dónde está el corazón?

- Guydo. A la derecha, ¿no?

- Robert. ¡Mal! El corazón está situado cercano al centro, pero ligeramente desplazado hacia la izquierda.

- Guydo. Ops... Pues a lo mejor no estaba tan muerta...

- Kamek. Y encima el plan de Goombilón no sirvió para nada.

- Goombilón. Oye, que sustituir dentro del ataúd el cuerpo de Goombulote por el de Clawdia no fue mala idea. Si hubiera estado muerta, nadie se habría dado cuenta.

- Kamek. (Se sienta en un sillón) Ni el último día del año me dejáis tranquilo... Alucinante...

- Bombazulina. ¿Y ahora qué vamos a hacer? Si a Clawdia vuelve a ser la misma que hace tiempo estaremos perdidos...

_______________________________________________________________

(En la habitación de Korokoopa entra este escondiendo algo en su bolsillo)

- Korokoopa. Hola, ya he vuelto.

- Kaproopa. ¿Dónde estabas? Seguro que planeando algo para dejar en mal lugar a Paratroopi.

- Korokoopa. Que no, que he ido a dar un paseo... Oye, por cierto, ¿quién va a hacer la cena hoy?

- Kaproopa. Yo y Paratroopi. Papá y mamá están empeñados con ver qué tal cocina él. (Kaproopa se vuelve a meter en la cocina y Korokoopa saca sonriente lo que guardaba en uno de sus bolsillos: laxantes)

- Korokoopa. (Dice en tono bajo, casi para sí mismo) Ya verán ellos qué tal cocina Paratroopi cuando prueben esto, je, je... (Habla ahora en tono alto para que le oiga Kaproopa) Oye, hermanita, ¿dónde están nuestros padres?

- Kaproopa. Se han ido a dar un paseo para conocer la gente del castillo.

- Korokoopa. ¡¿Cómo?! Madre mía, voy a buscarles antes de que se encuentren con algún demente. (Sale de la habitación apresurado)

...............................................................................................................................

(En la sala de reuniones del castillo, se encuentran Bowser, Kamek, Clawdia, Robert, el Trío de Élite, Bombazulina, Spiriny, Popkey y Ratónito. Al fondo de la sala se encuentran sentados Kolorado y su mujer. Todos los que vieron a Clawdia inconsciente el día de Navidad están confusos y asustados)

- Bowser. Buenos días a todos, queridos secuaces.

- Todos. Buenos días, amo Bowser.

- Bowser. Hoy tengo el orgullo de presentaros a una mujer muy especial que perdí hace mucho tiempo, pero que ha vuelto a este castillo. Su nombre es Clawdia Koopa.

- Spiriny. ¿Pero no estaba muerta? (Los que rodean a Spiriny intentan taparle la boca para hacerle callar. Bowser malinterpreta la pregunta)

- Bowser. No, Spiriny, al parecer ha sobrevivido todos estos años en la Isla de Yoshi.

- Clawdia. Tengo que decir que esa experiencia ha sido dura, pero volver a este castillo ha sido suficiente como recompensa.

- Kamek. Bueeeno... Pues vamos a seguir con la reunión. Ya más tarde iréis conociendo a Clawdia y ella os irá conociendo a vosotros.

- Ratónito. (Aguantándose la risa) Creo que a ella la conocemos bien ya.

- Bowser. Ratónito, modera tu lenguaje o tendré que bajarte el sueldo. Clawdia está intentando cambiar.

- Kamek. (Mirando por todos lados) ¿Y Rita-disc?

- Bombazulina. Me dijo hace poco que no va a venir a todas las reuniones. No quiere saber nada sobre nuestros peculiares asuntos.

- Kamek. (Ve a Kolorado y a su mujer) ¿Y esos señores?

- Kolorado. Somos los padres de Korokoopa y de Kaproopa. Estábamos aquí pasando el rato.

- Kamek. Pues lo siento pero no se pueden quedar aquí. Esto no es un espectáculo, es una reunión privada.

- Ratónito. Bueno, eso de que no es un espectáculo... La de cosas que pasan aquí.

(Entra Korokoopa apresurado)

- Korokoopa. Por fin os encuentro. Venid conmigo.

- Mujer de Kolorado. ¿Por qué? Estamos conociendo gente.

- Korokoopa. No, no, no. Aquí no se hacen amigos, ¿me oís? (Ve a Clawdia y se queda atónito) Uf, va-vámonos de aquí, que pasan cosas muy raras... (se van de la sala Korokoopa y sus padres)

- Ratónito. Kamek, aprovechando que tu madre no está aquí, quiero decirte que mis padres vienen por sorpresa para cenar.

- Kamek. ¡¿Qué?! Como se vean Sorprenrata y mi madre se va a liar una buena...

- Paratroopi. Oye, ¿y por qué dices que vienen por sopresa, si ya lo sabes?

- Ratónito. Pues por eso mismo, porque me han dicho que vienen y no me lo esperaba.

- Paratroopi. Pero entonces sí sabes que vienen. Sorpresa sería que aparecieran de repente a la hora de la cena.

- Ratónito. No es lo mismo. Sé que vienen, pero es una sorpresa.

- Robert. ¿Pero sorpresa para quién? Si sabes tú que vienen, sorpresa para ti no es.

- Ratónito. Claro, la sorpresa es para vosotros.

- Robert. Pero no puede ser así, porque no sabíamos ni que venían ni que no venían.

- Kamek. (Mira a Bowser frustrado) Amo Bowser, ayúdeme por favor, no aguanto más... (apoya su cabeza en la mesa y Bowser se levanta)

- Bowser. ¡Silencio todo el mundo! (Todos se callan) Que cada uno vuelva a su trabajo o a vaguear; ya nos volveremos a ver todos esta noche.

- Goombilón. Amo Bowser, le recuerdo que hoy no tenemos que trabajar.

- Bowser. Pues a vaguear todo el mundo.

- Popkey. Amo Bowser, yo tenía que hacerle unas cuantas preguntas sobre mi trabajo... (Kamek levanta la cabeza nervioso e interrumpe a Popkey)

- Kamek. ¡No! Eh... No, querida Popkey, ya pasó la oportunidad de hacer preguntas. Vuelve a tu habitación. (Popkey se va confusa del lugar y Kamek habla con Robert en tono muy bajo) Robert, que cinco guardias estén vigilando las próximas veinticuatro horas sin descanso la habitación de Popkey. Que no salga por ninguna razón de ahí hasta que se la lleven lejos de este castillo. ¿Entendido?

- Robert. Entendido, Kamek. (Todo el mundo abandona la sala de reuniones del castillo menos Ratónito y Kamek. Una vez solos, conversan un rato)

- Kamek. Ratónito, ¿qué tal ha ido la recolección de comida? ¿La has conseguido?

- Ratónito. Exacto. Ha costado una pasta, pero todo sea por un excelente fin de año.

- Kamek. De esto ni una palabra a nadie, ¿eh?

- Ratónito. (Sonriente) Pues claro que no, Kamek. Yo soy tu amigo, y como buen amigo no contaré nada... por menos de 50 monedas.

- Kamek. ¡¿Perdón?! Eres un listillo molesto.

- Ratónito. Sí, y como no me pagues seré un listillo molesto que se le va a contar a Bowser todo lo ocurrido.

- Kamek. Rata... Acompáñame a mi habitación; allí te pagaré.

_______________________________________________________________

(Por la tarde, Ratónito se encuentra justo en frente de las puertas de entrada al castillo viendo cómo llegan un equipo de Shy Guys cargando a cuestas dos cajas)

- Shy Guy jefe. Aquí traemos sus pedidos de uvas y comida.

- Ratónito. (Consultando información en una libreta) Ajá... La cantidad de uvas para todo el castillo es la correcta. Ajá... Hmmm... Uh, no hay comida suficiente. ¿Qué ha pasado con lo que falta?

- Shy Guy jefe. Habrá hecho mal el pedido.

- Ratónito. ¿Me estás llamando incompetente? Seguro que tú y tus amigos os habéis comido parte de lo que falta.

- Shy Guy jefe. ¡Retire eso!

- Ratónito. Iros de aquí ya. Vaya negocio habéis hecho... (los Shy Guys se van indignados y Ratónito da un grito) ¡Calculadora!

(Aparece Robert detrás suya con una calculadora en mano)

- Robert. Listo. (Ratónito se asusta y mira a Robert)

- Ratónito. Hazme unos cálculos. (Ratónito le empieza a decir cantidades y Robert va haciendo cálculos. Minutos después...)

- Robert. Pues según mis cálculos se quedarían sin cena... Seis personas.

- Ratónito. Maldita sea. Si la fiesta no cuenta con comida suficiente, Bowser matará a Kamek. Y después Kamek me matará a mí... Consejero, ¡aconséjame!

- Robert. No hay manera de comprar más comida, ¿cierto?

- Ratónito. A estas horas ya todos los comercios estarán cerrados por fin de año.

- Robert. Pues si no hay manera de conseguir comida nueva, toma prestado comida de alguien.

- Ratónito. ¿De quién? Nadie que venga a la fiesta tendrá preparado nada...

- Robert. Pues tómala de alguien que no vaya a la fiesta.

- Ratónito. ¿Y quién no va a la fiesta?

- Robert. Ratónito, hay que explicártelo todo... Creo que Rita-disc no va.

- Ratónito. Ya, claro, y seguro que ella va a estar encantada de darnos su cena y quedarse ella sin comer, ¿cierto?

- Robert. No, pero siempre puedes quitársela sin que ella se entere...

...............................................................................................................................

(Comienza la música 1)

(Un cuarto de hora después, Robert está en uno de los pasillos del brazo derecho del castillo con un walkie-talkie, esperando al lado de la habitación de Rita-disc)

- Robert. A ver si este walkie-talkie del Sargento Guydo funciona... (lo enciende) Aquí el conserje, repito, aquí el conserje. ¿Me recibes, ratón glotón? Cambio.

- Ratónito (voz). Aquí ratón glotón. Te recibo, cambio.

- Robert. ¿Estás en tu posición? Cambio.

- Ratónito (voz). Estoy cerca, pero acabemos con esto ya, que tengo miedo a las alturas y esta nube de Lakitu no aguantará mucho más. Oye, ahora que lo pienso... ¿Por qué no estás haciendo esto tú que puedes levitar y yo no estoy donde tú ahora mismo? Cambio.

- Robert. Porque así es más divertido, jajaja. Cambio y corto. (Apaga el walkie-talkie y se aproxima a la habitación de Rita-disc. Da pequeños toques a la puerta y Rita-disc la abre) Buenos días.

- Rita-disc. Hola. ¿Te puedo ayudar en algo o vienes a asustarme?

- Robert. No, tranquila, vengo a comentarte algo.

- Rita-disc. Adelante. (Mientras ellos dos están conversando, Ratónito salta de una nube de Lakitu y se agarra a la ventana de la habitación de Rita-disc)

- Robert. Como no has venido a la reunión, quería comprobar que no te había pasado nada.

- Rita-disc. No, tranquilo, es que me parece que hacer tantas reuniones en tan poco tiempo es cansado.

(Ratónito consigue entrar en la habitación por la ventana sin apenas hacer ruido. Robert intenta mantener la conversación)

- Robert. Ah, vale. Y... también venía para invitarte a una fiesta que vamos a hacer dentro de unas horas.

- Rita-disc. Te lo agradezco, pero prefiero pasar este último día del año sola, ya que no os conozco mucho a los que vivís en este castillo. Ya, si eso, para el próximo año lo celebramos juntos.

(Ratónito está buscando en la cocina comida. Rita-disc hace gestos que indican que se va a dar la vuelta, pero Robert intenta mantener su vista fija en él)

- Robert. ¡Espera!

- Rita-disc. ¿Ocurre algo?

- Robert. Es que... Quería preguntarte... Hmmm... ¿Qué te parece este castillo hasta ahora?

- Rita-disc. (Extrañada) Me parece que está un poco lleno de gente rara... ¿Por?

(Ratónito sale con comida envuelta en un envoltorio y hace gestos silenciosos a Robert sobre el éxito del plan. Salta por la ventana y desciende al suelo montado en la nube Lakitu. Robert intenta acabar la conversación)

- Robert. Na-nada, por... Por invitarte a acompañarnos algún día en nuestras misiones diarias.

- Rita-disc. No, no. Gracias, pero no me metáis en vuestras movidas, por favor. Las últimas cosas en las que os he visto involucrados han sido el encantamiento de mi habitación, el uso de este castillo como un campo de batalla entre dos dementes y la subasta de un cadáver por Navidad.

- Robert. En el fondo somos buena gente, Disc.

- Rita-disc. No lo dudo, pero hacéis cosas un tanto raras... Por cierto, ¿qué le pasó a quien vivía antes aquí? ¿La despidieron?

- Robert. Por lo que me han contado Kamek y compañía, Fuzzya se marchó después de tener ciertos conflictillos con sus compañeros.

- Rita-disc. La comprendo, de verdad que la comprendo... En fin, hasta otra. (Rita-disc vuelve a su habitación y Robert se va contento y satisfecho del lugar)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek, se encuentran descansando el Magikoopa, Kammy y Goombi)

- Goombi. Ah... Qué tranquilidad.

- Kammy. Y que lo digas...

- Kamek. (Nervioso) Madre, lo he estado pensando y tengo que contarte algo para quedarme tranquilo.

- Goombi. (Con cara de felicidad) ¿Kammy se vuelve a su casa?

- Kamek. No, algo peor... (Mira a Kammy) Madre, prométeme que no vas a enloquecer cuando te diga esto...

- Goombi. Uy, a su edad ya enloquece sola...

- Kammy. A este niño hay que enviarle a una guardería o a un internado, ¿eh?

- Kamek. Madre, tiene cinco años...

- Kammy. ¿Y qué pasa? Que vaya aprendiendo lo que le espera si pretende trabajar en este castillo de mayor.

- Kamek. En fin, no nos desviemos del tema. Esta noche vienen a cenar a la fiesta los padres de Ratónito. (Hace un gesto de resguardarse de la mirada furiosa de Kammy)

- Kammy. (Con rabia) ¿Qué acabas de decir?

- Goombi. Que vienen los padres de Ratónito a cenar. Ya ni con el audífono escuchas...

- Kammy. ¡¡Ahh!! Solo con pensar en esa rata malhablada me pongo mala.

- Kamek. Pues reprime tus instintos asesinos. Hay que dar buena imagen del castillo.

- Kammy. ¡¿Y por qué tienen que venir ellos a esta celebración?! No trabajan aquí.

- Goombi. Tú tampoco trabajas y bien que te has acoplado...

- Kammy. Se acabó, esto ha sido suficiente. (Alza la varita y encierra en una jaula pequeña a Goombi)

- Goombi. (Intenta salir de la jaula entre los barrotes, pero no lo consigue) ¡Ayuda! Tu madre se ha vuelto loca otra vez.

- Kamek. Madre, guarda la compostura, te lo pido por favor.

- Kammy. Oye... ¿Es cierto que la cámara frigorífica es tóxica?

- Kamek. (Atónito) ¡¡Shhh!! ¡¿Cómo lo sabes?! ¡Y a qué viene eso ahora! ¿Quieres envenenar a Sorprenrata?

- Kammy. En primer lugar, yo sé muchas cosas, seré vieja, pero no tonta. Y en segundo lugar, no pienso envenenarla. (Ahora piensa en su mente lo siguiente) Pero se puede intentar, je, je...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en el sótano del castillo pasean Ratónito y Robert)

- Ratónito. Aún quedan cinco platos más que servir para la cena, ¡qué horror!

- Robert. Sacaste demasiado poco de la habitación de Disc...

- Ratónito. ¡Es que me entró hambre durante el hurto!

- Robert. Pues dime de dónde sacamos la comida que falta...

- Ratónito. Odio tener que recurrir a esto, pero no hay otra salida. Vamos a coger las reservas de la cámara.

- Robert. ¿Estás loco? Vas a intoxicar a cinco comensales.

- Ratónito. Que no, que eso que dijo el inspector es una exageración. Es en el peor caso... (Mira a Robert) ¿Sabes cocinar?

_______________________________________________________________

(La noche ha caído en el Reino Champiñón. Apenas quedan unas horas para que el año 2016 acabe. En la habitación de Korokoopa, se encuentran Korokoopa, Kolorado y su mujer, Kaproopa y Paratroopi. Korokoopa entra en la cocina y ve cinco platos colocados en una mesa)

- Korokoopa. ¿Ya habéis terminado?

- Kaproopa. Sí, impaciente. Anda, ve a la mesa, que nosotros traemos los platos.

- Korokoopa. No, no. Vosotros id y hablad con papá y mamá, que yo traigo los platos.

- Paratroopi. Korokoopa, no hace falta que te molestes.

- Korokoopa. (Disimula) Que sí, hombre... Que me hace ilusión. (Kaproopa y Paratroopi se van de la cocina y Korokoopa saca de su bolsillo el laxante) Te vas a enterar... En cuanto papá pruebe la comida que le has preparado, estarás acabado... (abre la cápsula y echa en la comida que pertenece a Kolorado los polvos del laxante) Uh, tengo que ir al baño... (Se va del lugar justo cuando pasan por el pasillo Ratónito y Robert. Ratónito va moviendo una mesa con ruedas que sostiene los cinco platos con comida tóxica)

- Ratónito. Aquí huele a comida bien rica.

- Robert. Ratónito, no podemos ir robando comida ahí a lo loco...

- Ratónito. Robert, ¿prefieres presentarte en la cena sin nada para cinco personas?

- Robert. Oye, a mí no me metas en tus asuntos, que el problema lo tienes tú.

- Ratónito. Por favor, te lo suplico. Si no cumplo me caerá una bronca...

- Robert. Está bien... (se hace intangible y traspasa el muro. Una vez en la cocina de Korokoopa, ve los platos de comida) Anda, qué casualidad. Son cinco platos y de la misma comida que lo que he preparado... Este destino... (coge los cinco platos como puede y traspasa el muro. A continuación coge los cinco platos tóxicos y los intercambia. Vuelve a traspasar el muro y mira a Ratónito) Y ahora, ¡corre! Que no debe de quedar nada para la cena. (Robert y Ratónito salen corriendo. Korokoopa vuelve a la cocina)

- Korokoopa. Ale, a llevar los platos... (coge el que creía lleno de laxante) Este para papá, je, je...

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, Ratónito y Robert llegan a la sala de fiestas del castillo, una amplia sala con una mesa central muy larga llena de sillas. Allí se encuentran muchos personajes de la serie: Bowser, Clawdia, Goombilón, Guydo, Bombazulina, Spiriny, Kammy y los padres de Ratónito. Todos están bailando o charlando envueltos por una música de fondo. Kammy se acerca a Sorprenrata)

- Kammy. ¿Te lo estás pasando bien, eh?

- Sorprenrata. (Irónica) Hombre, pero mira a quién tenemos aquí. El espíritu joven de la fiesta.

- Kammy. ¿Estás muy graciosa hoy, no? Con lo sosa que eres siempre...

- Sorprenrata. ¿Yo sosa?

- Ratorprendido. Sorpre, no le sigas la corriente...

- Sorprenrata. Déjame, que quiero divertirme un poco con esta payasa...

- Kammy. (Ignora lo que acaba de decir) Sí, sosa. ¿Sabes qué necesitas para ello? Sal. Así que sal, sal de aquí, ¡vete fuera de aquí!

- Sorprenrata. ¡Yo no me voy de aquí! Que me ha invitado mi hijo.

- Kammy. Te habrás autoinvitado en su nombre, porque el vago de tu hijo no está aquí.

- Sorprenrata. ¿Cómo has llamado a mi hijo?

- Kammy. Vago. Y engreído, como su madre.

- Sorprenrata. Vieja tacaña, te voy a enseñar a respetar a la gente.

- Kammy. (De sus gafas salen llamas) ¡¿Cómo me has llamado?!

- Kamek. (Desde la mesa principal, observando a ambas mujeres y seguido por el Sargento Guydo) Sargento Guydo, llama a seguridad. Que las separen de inmediato antes de que empiecen a pelear.

- Guydo. Ahora mismo. (Guydo se va corriendo y Kamek se aproxima a uno de los asientos. Hace un gesto a un Hermano Martillo que maneja la música y la música desaparece de la sala. Kamek dice en alto)

- Kamek. Compañeros, compañeras. Vamos a empezar la cena, que todos andaremos hambrientos, ¿no es así? (Todos responden que sí a Kamek entre risas) Pues id sentándoos, que la cena se va a servir.

(Empiezan a aparecer Shy Guys llevando las mesas con ruedas y los platos de comida hacia la mesa. Ratónito lleva la mesa y los cinco platos a los asientos de Kamek, Kammy, Bowser, Clawdia y suyo)

...............................................................................................................................

(En la sala real de Bowser se encuentran Bowsy y Goombi jugando con una videoconsola conectada a la televisión real)

- Bowsy. Guao, cómo mola esto. ¿Dónde lo encontraste?

- Goombi. Lo tenía Kamek guardado en su biblioteca. ¿Qué puede hacer un juego como este en un lugar así?

- Bowsy. No sé, pero mola.

(Siguen jugando)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación de Korokoopa está comiendo mientras el resto conversa. Korokoopa los mira y dice...)

- Korokoopa. ¡Hmmm! Qué rico. Comed, anda. Papá, tú también.

- Kolorado. Espera, hijo, que les estaba contando los viajes que he hecho en mi trabajo. Kaproopa, ¿te he contado alguna vez la historia de cuando me quedé atrapado en una pirámide?

- Kaproopa. No, pero yo y Paratroopi queremos oirla, ¿verdad?

- Paratroopi. Por supuesto. A mí este tipo de historias me encantan.

- Kolorado. Kaproopa, me gusta este chico... (Kaproopa y Paratroopi se alegran) Pues bien, todo empezó cuando vi unos símbolos en... (Korokoopa deja de escuchar a su padre y se fija en la comida)

- Korokoopa. (Piensa en su mente) Ugh, me están entrando ganas de ir al baño de nuevo... ¿Será esto normal? (Empieza a sudar y a contenerse) Ay madre mía... A ver si me he equivocado y el laxante me lo he puesto en mi plato... (le entran náuseas) Ugh, esto ya no es normal ni con laxante... ¡¿Qué diantres han hecho de comer?! (Deja de pensar y se levanta de su asiento y dice en alto) ¡Disculpadme un segundo, ¡tengo una urgencia!! (Sale corriendo en dirección al baño)

- Mujer de Kolorado. ¿Qué le pasa?

- Kaproopa. No sé... ¿Le habrá sentado mal la comida?

- Paratroopi. (Huele el plato y luego prueba un poco de la comida. La escupe a los pocos segundos) Esto está malo, como pasado...

- Kaproopa. Un momento, esto no lo hemos cocinado nosotros... Se parece, pero no es nuestro... ¿Verdad?

- Paratroopi. ¡Cierto! No comprendo...

(Se oyen los quejidos de Korokoopa en el baño)

...............................................................................................................................

(Por otra parte, en la sala de fiestas del castillo, todos están comiendo. Kamek observa que su madre tiene mala cara)

- Kamek. Madre, ¿te encuentras bien?

- Kammy. (Se ha comido el plato que contenía el laxante de Korokoopa) N-no... Tengo que ir al baño, no me ha sentado bien... Esto debe de haber sido la madre de Ratónito, que me ha intentado matar... (se va corriendo en dirección a un baño)

- Sorprenrata. Oye, yo no he intentado matar a nadie. Que quede claro.

- Kamek. (Mira nervioso y asustado a Ratónito y le dice en voz baja) ¡¡¿Has puesto la comida de la cámara?!!

- Ratónito. (Le responde en voz baja también) ¡No! Kamek, te lo explicaré.

- Kamek. ¡Aquí no hay nada que explicar! (Mira a Bowser, quien está a punto de llevarse un trozo de comida a la boca y piensa que ésta está intoxicada, aunque en realidad no lo esté) ¡¡Amo Bowser!! ¡¡Cuidado!! (Le tira al suelo la cuchara y todo el mundo en la sala se queda confuso)

- Bowser. ¿Qué diantres ocurre, Kamek?

- Kamek. Esa comida está envenenada...

- Bowser. ¿Perdón?

- Kamek. Esta mañana han precintado la cámara frigorífica por niveles elevados de toxicidad, y hemos intentado reemplazar la comida perdida, pero Ratónito ha ido por el camino fácil y ha servido las reservas de la cámara en esta fiesta.

- Ratónito. Ey, no. No mientas, Kamek. Yo no he servido esa comida.

(La gente prueba la comida y dice)

- Spiriny. Yo no noto nada raro.

- Goombilón. Yo no me siento mal...

- Bowser. (Mira desafiante a Kamek. Un Boo Guy le proporciona un tenedor y Bowser prueba un trozo de la comida servida. No la escupe) Está bueno. Kamek, ¿sabes que ahora mismo debería estar echándote una buena bronca?

- Kamek. L-lo... Lo sé...

- Bowser. Pero no lo voy a hacer. Porque este es el último día del año y nadie me lo va a estropear. (Kamek mira alegre a Bowser)

- Kamek. ¡Gracias, excelentísimo amo Bowser!

- Bowser. Vamos a terminar de cenar tranquilos y que vayan preparando otros secuaces las uvas.

_______________________________________________________________

(Cuando sólo quedan segundos para el año nuevo, el Castillo de Bowser y el Reino Champiñón entero está pendiente de la televisión para tomarse las uvas. En la sala de fiestas, todos los secuaces comen uvas)

- Todos. ¡Una!

...............................................................................................................................

(En la sala real de Bowser, Bowsy y Goombi hacen lo mismo)

- Bowsy y Goombi. ¡Dos!

...............................................................................................................................

(En la habitación de Rita-disc, lo mismo)

- Rita-disc. Tres.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Popkey, esta intenta salir al pasillo pero no lo consigue a causa de los cinco Koopatrulleros que la retienen. No obstante, traga uvas mientras)

- Popkey. ¡Cuatro! ¡Dejadme salir!

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa, todos menos él, quién está en el baño, comen uvas)

- Todos menos Korokoopa. ¡Cinco!

...............................................................................................................................

(En la piscina de la parte trasera del Castillo de Bowser, se encuentra tumbado en una hamaca Panyo con un racimo de uvas)

- Panyo. Seis.

...............................................................................................................................

(En el Castillo de Peach, Mario, Luigi, el Maestro Kinopio, Toadette, y otros Toads hacen lo mismo)

- Todos. ¡Siete!

- Luigi. (Hablando muy rápido) Esto va muy rápido, yo todavía voy por el cinco... (Todos ignoran a Luigi)

...............................................................................................................................

(La casa de Bob-by)

- Bob-by. Ocho.

...............................................................................................................................

(La Ciudad Champiñón. En el centro se encuentra un edificio alto con un reloj y campanas desde donde se retransmiten las campanadas de fin de año)

- Todos. ¡¡Nueve!!

...............................................................................................................................

(Los túneles del Reino Champiñón, donde se encuentran un equipo de Topos Monty obreros)

- Equipo Monty. ¡Diez!

- Topo Monty 1. Puaj, esta uva estaba llena de arena...

...............................................................................................................................

(En la guardería alejada del Reino Champiñón, los Koopalings siguen las campanadas también comiendo la undécima uva)

- Koopalings. ¡Once!

...............................................................................................................................

(En la Isla de Yoshi, Kamek padre también celebra el año nuevo con la última uva)

- Kamek (padre). ¡Doce!

...............................................................................................................................

(En la sala de reuniones del Castillo de Bowser, todos están de fiesta. Goombilón y Guydo se encuentran sentados juntos charlando)

- Goombilón. Dicen que quien consigue comerse las doce uvas a tiempo, tendrá suerte durante todo el año siguiente.

- Guydo. Eso en este castillo no funciona, te lo aseguro. (Del Castillo de Bowser, de Peach y de la Ciudad Champiñón salen disparados fuegos artificiales que explotan y llenan de luz y color el cielo oscuro de la noche. Todos se divierten, bailan, y celebran la llegada del nuevo año. ¡¡Feliz año nuevo a todos!!)


(En la habitación de Korokoopa por la mañana, los padres ya se han marchado del castillo y Korokoopa se encuentra sentado en una silla mirando por la ventana muy triste. Se acerca Kaproopa)

- Kaproopa. ¿Qué te pasa?

- Korokoopa. Nada, que todo es una injusticia...

- Kaproopa. (Enfadada) Hermano, no sé por qué puñetas tienes ese rechazo por Paratroopi, ¿qué tiene de malo?

- Korokoopa. Que no lo quiero para ti. No eres capaz de ver cómo de desequilibrado pueden llegar a estar él y sus amigos.

- Kaproopa. ¡Ya está bien de decir siempre lo mismo! Aquí el único que parece desequilibrado eres tú. Has intentado sacar lo peor del Cabo Paratroopi, y aunque no conseguiste nada hasta casi nos intentas envenenar con la comida.

- Korokoopa. No. Yo sólo le eché una cápsula en el plato de nuestro padre. Y encima me lo comí yo por error...

- Kaproopa. ¿De qué hablas? ¿No cambiaste los platos de comida por otros que estuvieran en mal estado?

- Korokoopa. ¿Pero cómo voy a hacer eso?

- Kaproopa. ¿Y dices que le echaste una cápsula al plato de papá?

- Korokoopa. Rayos, debería haberme callado...

- Kaproopa. Hagamos un trato, querido hermano. Tú aceptas a Paratroopi tal como es, con sus defectos y con sus virtudes, y yo no le cuento a nuestro padre que le has intentado envenenar a causa de tus demencias. ¿Vale?

- Korokoopa. En primer lugar, no le intenté envenenar; solamente iba a pasar el fin del año con el estómago un poco revuelto. Y en segundo lugar, trato hecho...

(Kaproopa se alegra)

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en un Helibote que sobrevuela una isla perdida en el océano viajan Popkey y varios Shy Guys)

- Popkey. Oye, ¿estáis seguros de que váis bien? Esto no me suena y me parece que llevamos demasiado tiempo volando para llegar a la Isla Almohada.

(Un Shy Guy empuja a Popkey y esta cae a la isla. El Helibote se aleja y el Shy Guy saca un walkie-talkie)

- Shy Guy. Aquí Guy 1, la Pompa de jabón ha caído en la trampa. Cambio.

- Kamek (voz). Aquí Magikoopa, te recibo. Buen trabajo, Guy 1, ahora que ha llegado Bob-by, tendré tiempo para deshacerme de él como sea hasta que vuelva Popkey... Je, je... Cambio y corto. (Se corta la transmisión)

(El Helibote se aleja por el horizonte, la tarde está llegando según desciende el sol por este horizonte)

En el próximo episodio... (Un vertedero, una piscina climatizada y una lucha en calzoncillos)

(En la sala de reuniones del castillo...)

- Ratónito. ¿Qué hace el novio cobarde de Popkey aquí?

- Kamek. Popkey no está con nosotros ahora mismo, y mientras no esté aquí, Bob-by la sustituirá sin que ella lo sepa.

...............................................................................................................................

- Paratroopi. ¿Pero cómo vamos a bañarnos en pleno invierno? El agua tiene que estar congelada.

- Kamek. Por eso en estos últimos días he creado una instalación para una piscina climatizada.

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek...)

- Kamek. Robert, quiero pedirte un favor.

- Robert. ¿Qué quieres?

- Kamek. Le he comprado al amo Bowser un regalo por Navidad bien bonito y útil y lo van a traer dentro de poco a este castillo.

...............................................................................................................................

(En la planta baja del castillo, Ratónito está mirando el Basuronstruo)

- Ratónito. De modo que tú eres el que vas a quitar el trabajo a mi equipo, ¿eh? Pues no lo pienso permitir. (Empieza a darle golpes hasta que algún tornillo se le suelta)

_______________________________________________________________

(En la habitación del Trío de Élite...)

- Guydo. Chicos, he pensado que esta tarde podríamos ir a la piscina que ha mejorado Kamek, para probarla.

- Goombilón. Puff... Lo siento, Sargento Guydo, pero he quedado con Bomba para ir a comprar regalos de Navidad.

- Guydo. ¿Y tú, Cabo Paratroopi?

- Paratroopi. Kaproopa quiere estar más tiempo conmigo.

- Guydo. (Se levanta dolido) Muy bien. Pues me iré yo solo a dar una vuelta, no os preocupéis...

...............................................................................................................................

(En la habitación de Rita-disc...)

- Guydo. Estoy muy mal. ¿Puedo hablar contigo? Mis amigos me están dejando de lado, lo noto por momentos.

- Bob-by. Se me ha ocurrido algo.

- Guydo. ¿El qué?

- Bob-by. Si tus amigos están ocupados con sus novias, haz tú lo mismo. Busca alguien que vaya contigo. Así conseguirás dos cosas: distraerte y darles envidia. Seguro que cuando te vean con alguien, querrán volver a ti.

- Guydo. ¡Claro! ¡Eso es! Rita-disc, ¿me harías el favor de hacerte pasar por mi novia durante unos días?

- Rita-disc. ¡¿Qué?! N-no, gracias.

_______________________________________________________________

(Llegan varios a la planta baja y se quedan con una cara de sorpresa insuperable. El Basuronstruo se encuentra en el centro de la sala absorbiendo con sus brazos a los secuaces del castillo que se encuentran en el lugar y atrapándolos en Esbirros basuriles. Muchos secuaces intentan salir corriendo, pero el poder de absorción es demasiado potente)

- Bowser. Kamek... ¡¡¿Es este tu regalo?!!

- Kamek. S-sí. Osea, no. O-osea… No sé. Esto no debería estar pasando. Yo le tenía preparado como regalo una máquina de limpieza.

- Robert. Para limpieza la que está organizando este robot.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.