FANDOM


Resumen

Ha habido de repente un cambio de papeles. ¿Kamek es ahora el príncipe del Reino Champiñón y Peach es la mano derecha de Bowser? Vaya locura. ¿Cómo reaccionarán Mario por una parte y los secuaces de Bowser por otra ante la llegada de los nuevos sustitutos?

Intro LTS Temp.6. Mariomaker

(En el laboratorio del castillo, Robert sigue estando controlado por Clawdia y tienen sus ropas un color morado oscuro. Tiene la mirada perdida. En la sala hay bastantes científicos investigando como todos los días, pero ellos no saben que su tema de investigación es la Estrella Oscura)

- Científico. Jefe Robert, ¿cuándo nos dirás para qué experimento estamos trabajando?

- Robert. Es una sorpresa. Por ahora trabajad y al final descubriréis de qué se trata.

(El científico vuelve a su trabajo y entra Clawdia Koopa en el laboratorio)

- Clawdia. Buenos días Robert.

- Robert. Buenos días, ama Clawdia. Qué preciosa está usted hoy.

- Clawdia. Déjate de halagos y muéstrame la información del Trío de Élite o como se llame que has recogido hasta ahora.

- Robert. (Saca una libreta y empieza a leer su contenido en alto) Recluta Goombilón. Goomba de alto rango, se caracteriza por su inseguridad. Es novio de Bombazulina a pesar de haber sufrido su abandono hace un tiempo.

- Clawdia. Ajá... Sigue.

- Robert. Cabo Paratroopi. No es muy inteligente, pero es buen cocinero. Está junto con Kaproopa, hermana del Koopa de caparazón blanco llamado Korokoopa. Organiza fiestas a menudo.

- Clawdia. Entendido. ¿Y el otro?

- Robert. Sargento Guydo. Líder del Trío de Élite, es algo tímido pero práctico. En su mochila guarda objetos muy variados, desde una varita hasta un gran Lanza-Bills Banzai. En la actualidad busca el amor de Rita-disc, aunque no se encuentra con nadie.

- Clawdia. Vale, bien. ¿Algo más que decir? No sé, tal vez algo digno de mencionar que haya hecho ese equipo durante su estancia en este castillo.

- Robert. Ama Clawdia, antes de enumerar todas sus acciones, le advierto que nos estamos enfrentando a un grupo totalmente adaptado a vivir en situaciones extremas. Ese equipo, por débil que parezca, ha logrado hacer cosas impensables: han escapado de una prisión cibernética, han participado en investigaciones para desmantelar los planes de unos ParaKoopas azules y un Hermano Martillo negro, han descongelado todo un ejército de alienígenas, han derrotado a bestias como Chomp Cadenas o Floro Piraña, han descubierto el secreto que todos los Shy Guys guardan tras sus máscaras, han plantado cara a máquinas peligrosas, se han adentrado sin miedo en bosques encantados...

- Clawdia. (Atónita) Vale, vale. Ya lo pillo. ¿En serio han hecho todo eso?

- Robert. Mentiría si dijera que no.

- Clawdia. Alucinante. Me da a mí que estos pardillos nos van a dar bastante guerra... En fin. Cuando despierte la Estrella Oscura, todo quedará sumido en la oscuridad y yo tendré el control de todo.

(Clawdia se va del lugar y todos siguen trabajando)


Diálogo

(En el Castillo de Peach por la mañana, todo está tranquilo. Algunos Toads pasean por los jardines, otros ayudan regando las plantas y decorando el lugar. Cuando el Trío de Élite se adentra en el jardín, capta la atención de todos los Toads, quienes se apartan temerosos de ellos)

- Goombilón. Cómo me gusta sentir el miedo en esos Toads.

- Paratroopi. Sí. Te sientes poderoso.

- Guydo. No os distraigáis con ellos, que tenemos prisa. (Se acercan a la puerta de entrada principal del castillo y llaman a ella)

- Kinopio. (Abre la puerta y encuentra al Trío de Élite) ¿Otra vez vosotros? Ni que fuérais amigos nuestros, venís demasiado por aquí.

- Guydo. Queremos ver a Peach. Es una urgencia.

- Kinopio. ¿Qué toca hoy? Primero nos regalásteis por Navidad a una Koopa inconsciente, luego os presentáis aquí para casar a Peach con vuestro malvado amo. Temo qué será hoy...

...............................................................................................................................

(En la primera planta del Castillo de Peach se encuentran reunidos el Trío de Élite, Peach, Mario y el Maestro Kinopio)

- Guydo. La situación es catastrófica. Como pensábamos, Clawdia sigue siendo tan o incluso más malvada que antes.

- Mario. Y encima se casa con Bowser. Sois tontos.

- Guydo. Perdona, Mario, pero te recuerdo que fue por tu culpa. Peach debería haberse casado con Bowser para evitarlo.

- Peach. Parad de pelear. ¿A qué habéis venido vosotros?

- Guydo. Como nosotros somos los únicos conscientes del peligro que corre este reino con Clawdia, hemos ideado un plan para eliminarla de este reino de un vez por todas.

- Peach. ¿De qué se trata?

- Kinopio. (Asustado) Peach, no confíes en estos secuaces. Ya sabes lo que ha ocurrido con ellos las veces pasadas.

- Peach. Maestro Kinopio, aquí soy yo la que dice lo que se va a hacer, ¿entendido?

- Guydo. Nuestro plan es algo enrevesado. Vamos a convencer a Kamek para que tú, Peach, y él os intercambiéis por una vez los papeles de juego.

- Peach. ¿Eh? Explícate.

- Guydo. Yo y mis amigos conseguiremos convencer a Kamek para que durante un corto periodo de tiempo ocupe tu lugar, es decir, príncipe de este reino. Tú a cambio ocuparás el puesto de mano derecha de Bowser.

- Mario. ¿Parecemos idiotas? Si colocáis a Kamek aquí hará de las suyas hasta acabar con este castillo.

- Goombilón. Mario, tienes nuestra palabra de que nada ocurrirá durante ese tiempo.

- Paratroopi. Además nos comprometemos a pagarte los destrozos en caso de que eso ocurra.

- Peach. Hay algo que no he conseguido entender. ¿Qué vamos a conseguir con ese intercambio?

- Guydo. Muchísimo. Vas a ser nuestra infiltrada en el castillo. Con este factor, Mario y nosotros conseguiremos llegar más fácilmente a Clawdia y la derrotaremos. ¿Qué os parece?

- Kinopio. Esto es una locura. Dudo que el resto de vuestro castillo acepte a la princesa como su jefa, incluso Clawdia.

- Peach. Hay que hacer lo que sea por este reino. Mientras ninguno de nosotros salgamos heridos...

- Goombilón. Así se habla, princesa Peach. Ahora lo que tenemos que hacer es fingir un rapto tuyo.

- Peach. ¿Qué?

- Mario. ¡Ni hablar! Vosotros lo que queréis en el fondo es secuestrar a la princesa como muchas otras veces.

- Paratroopi. No es eso. Es que sin el secuestro nuestro plan no puede comenzar.

- Guydo. (Saca de su mochila una Estrella Dorada) Para que confiéis en nosotros, toma este regalo Mario. (Se lo da a Mario) ¿Contento?

- Mario. ¿De dónde habéis sacado una de estas?

- Goombilón. Eso ahora no importa. Ahora vamos a proceder a secuestrar a la princesa. (Aparece un Payasomóvil grande por la ventana cercana y se montan en él Peach y el Trío de Élite. El Maestro Kinopio se encuentra atónito)

- Kinopio. Yo sinceramente no comprendo lo que está pasando... Parece una broma; les damos a la princesa nosotros para que la rapten...

- Peach. Ahora nos vemos, Mario.

- Guydo. Mario, recuerda esperar unos minutos antes de salir. Necesitamos algo de tiempo hasta preparar el inicio del plan, ¿vale? (Mario asiente) Perfecto.

(Aparece Kammy Koopa mágicamente montada en su varita en mitad de la sala. Todos se quedan mirando confusos a la Magikoopa)

- Kammy. (Mirando al Trío de Élite) Por fin os encuentro. Lo que me ha costado buscaros.

- Paratroopi. Jefa Kammy, ¿qué hace aquí?

- Kammy. Kamek os estaba buscando, pero como no os encontraba preferí ir yo a buscaros por todo el reino. Se me ocurrió que podríais estar intentando secuestrar a la princesa. (Mira a Peach) Y parece que lo habéis conseguido.

- Goombilón. Exacto.

- Kammy. Me parece extraño que lo hayáis conseguido.

- Paratroopi. (Se miran los seis personajes unos a otros para disimular) ¿Disculpa?

- Kammy. Es que como siempre lo hacéis todo mal, no esperaba que consiguiérais esto...

- Guydo. Disculpa, pero nosotros no lo hacemos todo mal. Estás equivocada.

- Kammy. ¡¿Pero cómo te atreves?! Yo nunca me equivoco.

- Peach. (Extrañada) Eh... ¿Nos vamos ya a vuestro castillo o qué?

- Kammy. Cállate, impaciente. ¿No ves que estamos discutiendo?

- Mario. Oiga, ni se le ocurra hablarle así. Ella es la princesa de este reino.

- Kammy. Cállate tú también, fontanero de pacotilla; que necesitaste un chip para poder volar.

- Mario. (No sabe a qué se refiere) ¿Eh? ¿Qué chip? (Se enfada) Iros ya antes de que me cabree de verdad, ¿eh?

(Kammy desaparece entre risas mágicamente y el Trío de Élite sale junto con Peach por la ventana gracias al Payasomóvil)

_______________________________________________________________

(En la sala de reuniones del Castillo de Bowser, se encuentran Kamek, Ratónito, el Trío de Élite, Kammy, Robert, Bombazulina, Spiriny, Korokoopa, Kaproopa, Bob-by y Rita-disc. Kamek y Kammy están subidos en la plataforma mientras que el resto está sentado en asientos)

- Kamek. Vamos a empezar la reunión.

- Korokoopa. Hacía ya tiempo que no hacíamos una. Ya me estaba aburriendo yo...

- Kamek. Vamos a tratar como primer tema el cargo que ha recibido recientemente mi madre como sustituta mío.

- Spiriny. Bien. ¿Y a qué se debe esta sorpresa?

- Kamek. Hace unos cuantos días tuve un pequeño problema y ahora necesito guardar reposo. Aunque sigo conservando la mayoría de mi poder, Kammy se encargará de realizar muchas tareas que mi cargo implica.

- Goombilón. Pero esto no tiene sentido. El sustituto debe cumplir ciertos requisitos que Kammy no tiene.

- Kammy. ¿Que qué? Tú, Goomba, dime qué me impide desempeñar este cargo.

- Ratónito. (Responde en vez de Goombilón y en tono bajo) Pues que estás como una cabra... (se ríe ligeramente y esquiva la mirada retadora de Kammy)

- Kamek. Aclarado esto, sigamos avanzando.

- Kaproopa. (Interrumpe a Kamek) ¿Por qué el amo Bowser no nos ha invitado a la boda? Yo habría ido.

- Bob-by. ¿Se ha casado? ¿Con quién?

- Rita-disc. (Le susurra) Con una tal Clawdia Koopa.

(Se ponen todos a hablar unos con otros menos Robert, quien no para de apuntar)

- Kamek. ¡Silencio! Al parecer, el amo quería tener una boda íntima.

- Ratónito. ¿Íntima? Pero si estaban el Trío de Élite, Peach y Super Mario.

- Kamek. (Sorprendido) ¿Eh? (Mira al Trío de Élite) ¿Cómo os enterásteis vosotros?

(El Trío de Élite intenta idear una mentira)

- Paratroopi. Eh... Esto... Es que nos enteramos por casualidad.

- Kamek. Hmmm... En fin... Otra cosa que quiero comunicaros es que la piscina del castillo se ha restaurado completamente. (Todos se alegran) Peeero nadie la va a utilizar porque las vacaciones acabaron el mes pasado. (Todos se entristecen)

- Kammy. Oye déjame dirigir la reunión a mí, que para algo te estoy sustituyendo. (Aparta a Kamek y ella se coloca en el puesto central) Ejem, sigamos. (Mira un papel que hay en la mesa y que contiene los temas de la reunión) Siguiente punto... Nuevo look de Robert.

(Todos miran a Robert y este guarda su libreta)

- Korokoopa. Ahora que me doy cuenta, Robert no está muy activo hoy.

- Bob-by. (Mira a Kammy) Esto no es serio. ¿Uno de los temas de la reunión es la apariencia de ese secuaz?

- Kammy. Guarda silencio. ¿Acaso quieres que hablemos de cómo abandonaste a tu novia Popkey?

- Bob-by. Eh... No, prefiero hablar de esto.

- Kammy. Suerte ha tenido ella de perderte. Seguro que está agradeciendo ahora a Kamek que la dejara en una isla perdida para no verte.

- Kamek. (Le susurra a Kammy) ¡Madre, cállate! La próxima vez no te cuento información confidencial, que luego vas contándola por ahí.

- Robert. (Muy serio) Por favor, no quiero ser el foco de atención. Sigamos con la reunión.

- Kammy. Y por fin llegamos al final. Tengo que comunicaros que hemos raptado a la princesa Peach. (Hace un chasquido de dedos y dos Helicoguys traen una jaula con Peach, quien tiene una benda y unos tapones para los oídos)

- Rita-disc. Uh, ¿en serio?

- Korokoopa. ¿Y por qué la raptáis? ¿Para que Clawdia recuerde viejos momentos?

- Bombazulina. La verdad es que a estas alturas raptar a Peach ya no tiene sentido. ¿Por qué lo habéis hecho?

- Kammy. Es nuestra naturaleza ser malvados. Y este es un acto malvado.

- Korokoopa. No, este es un acto tonto. En cuanto venga Mario nos va a aplastar a todos.

- Rita-disc. Qué guay, va a ser la primera vez que me enfrento con Mario. (Todos la miran) ¿Qué? No me miréis como si fuera yo aquí la loca.

(Mario da una patada a la puerta de entrada a la sala y entra captando la atención de todo el mundo)

- Mario. Buenos días, vengo a por la princesa Peach como de costumbre. (Todos se levantan amenazantes hacia Mario. Este se queda sorprendido) Uh... No sabía que hubiera tanta gente aquí...

- Kammy. Mario, esta vez sí que te has equivocado de momento. ¡Todos a por él!

- Mario. ¿Eh? N-no. ¡No! Uno por uno, por favor. ¡Uno por uno! (Bob-by se lanza hacia él pero le da una patada Mario para apartarlo. A continuación, el resto se abalanza sobre él y cunde el caos en esa parte de la sala. Kamek, Kammy y el Trío de Élite observa la lucha desde el fondo de la sala)

- Guydo. (Iniciando su plan) Jefe Kamek, he tenido una idea.

- Kamek. ¿Cuál?

- Guydo. ¿Por qué no le propones a Peach que os intercambiéis de puestos? Que ella haga de Magikoopa malvada y que tú hagas de príncipe del Reino Champiñón.

- Kamek. Sargento Guydo, ¿se te ha ido la cabeza? ¡¿Cómo voy a hacer semejante estupidez?!

- Guydo. Piénsalo bien, jefe Kamek. Si te dice Peach que sí, tendrás el control del Castillo de Peach y volverás a Mario más débil. Y a su vez teniendo a Peach aquí, ella estará muy vigilada.

- Kamek. No lo veo claro.

- Paratroopi. Dicen que el Castillo de Peach guarda un tesoro excelente. Si te haces el dueño del castillo, ¿por qué no podrías pasar todo ese tesoro a este castillo? Eso es lo que te queríamos decir.

- Kamek. La verdad es que Bowser me estaría muy agradecido... Hmmm... Vale, pero que no se entere el amo, ¿de acuerdo?

(Mientras el Trío de Élite asiente, Kammy está pendiente de la batalla y sale volando Spiriny. Spiriny se levanta y se vuelve a incorporar a la lucha)

- Goombilón. Ahora sólo tienes que proponérselo, jefe Kamek.

- Kamek. ¿A quién? ¿A Peach? Pero si en cuanto se lo diga me va a decir un no rotundo.

- Guydo. Que no. Tú danos una oportunidad... (un Helicoguy desata a Peach y le quita la benda y los tapones para los oídos. Kamek se acerca a Peach, aunque están separados por la pared de la jaula)

- Kamek. Princesa Peach. Se me ha ocurrido que tú y yo podríamos cambiar nuestros roles. ¿Qué te parece ser Magikoopa por un día a cambio de que yo sea príncipe?

- Peach. (Ve que Goombilón y Paratroopi le guiñan un ojo para seguir con el plan) Eh... Vale.

- Kamek. (Extrañado) ¿Segura? (Peach asiente) Perfecto.

(Mario consigue apartar a sus enemigos y saca de un bolsillo la Estrella Dorada)

- Mario. ¡Atrás! Apartaos de mi camino si no queréis probar mis puños dorados. (Los secuaces se echan para atrás) Kamek, devuélveme a la princesa.

- Kamek. Lo siento, Mario, pero va a haber unos pequeños cambios aquí. Durante unos días yo seré el príncipe Kamek, dueño y soberano del Reino Champiñón.

- Mario. (Finge estar sorprendido) Uh...

- Kamek. Y Peach será yo, la mano derecha de Bowser, así que aprovecho esta ocasión para comunicároslo a todos. (Mientras todos los secuaces de Bowser hablan unos con otros más confusos que nunca, el Trío de Élite se acerca a Mario)

- Goombilón. (El Trío de Élite acompaña a Mario hasta la puerta de salida. Goombilón le susurra) Si no le hacéis caso a Kamek aunque sea el nuevo príncipe, no creo que nada malo ocurra.

- Mario. Más os vale, porque nos estamos jugando mucho.

(Mario sale y el Trío de Élite se incorpora en las conversaciones de los compañeros)

- Ratónito. Kamek como príncipe, qué risa me da.

- Bob-by. A mi cada vez estas reunions me parecen más extrañas. ¿Ahora de repente nuestro superior es una princesa del bando enemigo?

- Rita-disc. Sí, sí. Esto es alucinante...

(El resto de secuaces, quienes siguen alucinando por los extraños cambios, se van yendo poco a poco de la sala muy extrañados)

_______________________________________________________________

(Horas después, Goombi está durmiendo la siesta en la habitación de Kamek. De repente, se despierta, pero da vueltas en su pequeña cama con los ojos cerrados)

- Peach. (Cariñosa) Despierta, dormilón...

- Goombi. (Abre los ojos lentamente. Al ver a Peach, se asusta) ¡¡Ahhh!! ¡¿Qui-quién eres?! (Espera unos instantes) ¿No serás Kammy? Qué cambio has pegado, has rejuvenecido.

- Peach. No, no soy tu abuela, pequeñín.

- Goombi. No es mi abuela, ¿acaso no ves que soy un Goomba? Kammy es una vieja cabezota.

- Peach. Ah... Pues yo soy Peach, princesa del Reino Champiñón.

- Goombi. ¿Eres la que quiere Bowser secuestrar? (Peach asiente) ¿Y qué haces aquí? Estás en la boca del lobo. O mejor dicho, de la tortuga.

- Peach. Es que Kamek y yo hemos intercambiado nuestros puestos. Ahora soy yo la mano derecha de Bowser por unos días y él ocupa mi puesto.

- Goombi. ¿Kamek es ahora la princesa del Reino Champiñón? Qué raro todo.

- Peach. (Aguanta la risa) No, no. Él es el príncipe.

- Goombi. Ah, vale. Pues... Bienvenida.

- Peach. Gracias.

- Goombi. ¿Sabes magia?

- Peach. No.

- Goombi. Pues un día de estos te enseño, que yo sí sé.

- Peach. (Sonríe) Me parece bien.

(Entra Kammy Koopa)

- Goombi. Ponte a cubierto, princesa, que ahí viene la alegría de la casa.

- Peach. (Mira a Kammy temerosa) Ho-hola...

- Kammy. Tú ni me hables, usurpadora, invasora, descarada. No sé cómo el tonto de mi hijo ha podido aceptar una oferta tan absurda como esta, pero te advierto que aquí tú no eres la única que tiene poder. Yo también lo tengo.

- Peach. Tranquilícese...

- Kammy. No, no, si yo estoy muy tranquila, ¿no me ves? (Deja unas bolsas que traía en las manos en una mesa) Me voy a dar un paseo para despejar la mente y para intentar comprender cómo hemos podido llegar a esto. (Sale de la habitación sin despedirse)

- Peach. (Mira a Goombi) ¿Es así esa mujer normalmente?

- Goombi. No, la verdad es que no. Hoy está alegre.

- Peach. Puf... Menos mal que sólo voy a estar unos días. ¿Y qué suele hacer Kamek en su puesto?

- Goombi. Normalmente el trabajo se lo hacen sus inferiores, pero él se encarga de gestionar temas importantes del castillo y ayudar a sus secuaces en cualquier problema. Aunque creas que esto es tranquilo, no te fíes. No conoces bien cómo es este castillo.

...............................................................................................................................

(Cuando Kammy sale de la habitación de Kamek, se encuentra por el pasillo a Robert)

- Kammy. Hombre, conserje. ¿Un nuevo cambio de look? El morado no te queda bien.

- Robert. (Se acerca desafiante a Kammy) Escucha, vieja amargada, no me toques las narices, ¿eh?

- Kammy. Uh, ¡¿cómo te atreves a hablarle así a un superior?!

- Robert. No te tengo miedo, ya no. Te voy a hablar clarito, yo soy como enemigo el peor, y ninguna anciana desequilibrada va a intentar humillarme, ¿me oyes?

- Kammy. Se acabó, me has cansado. (Alza su varita y apunta hacia Robert. Ninguno de sus hechizos funcionan contra él)

- Robert. Ya ves que no puedes hacerme nada. Como vuelvas a llamarme “conserje” en vez de “consejero”, me dedicaré personalmente a hacerte la vida imposible, la poca que te queda claro. ¿Has entendido?

- Kammy. (Atónita, no dice ninguna palabra) ...

- Robert. Me vale eso como respuesta. Buenos días. (Se va del lugar dejando sorprendida a Kammy)

- Kammy. (Se queda unos segundos parada, hasta que suspira) Qué asco de día. Mejor me vuelvo a la habitación...

_______________________________________________________________

(Al día siguiente, en la habitación real de Peach en lo alto del Castillo de Peach por la mañana, entra el Maestro Kinopio con una bandeja)

- Kinopio. Buenos días, princesa. Le traigo el desayuno de todos los días. (Coloca la bandeja en una mesa y habla mientras se acerca a la cama de Peach) Una taza con leche y muchas galle... (Peach, que estaba de espaldas al Maestro Kinopio, se da la vuelta. Resulta ser Kamek con una peluca y un traje rosa de Peach. El Maestro Kinopio queda aterrorizado y extrañado) ...tas... ¡¡¡AAAHHH!!! (Se desmaya y cae al suelo. Kamek se asoma desde su cama para ver al Maestro Kinopio)

- Kamek. Oye, tampoco era para tanto. No soy tan feo. (Entran tres Toads y se llevan cuidadosamente al Maestro Kinopio de la sala. Entra Mario)

- Mario. ¿Qué es todo este escándalo?

- Kamek. ¿No se lo habíais contado al viejo Toad este?

- Mario. (Disimula) No. Le costaría creer lo que está pasando; no me lo puedo creer ni yo... (Mira a Kamek de arriba abajo) Oye, Kamek, no era necesario que te visitieras de princesa...

- Kamek. (Se mira su cuerpo y finge sorpresa) Uh, qué descuidado. No me he dado cuenta de que llevaba esto...

- Mario. Está bien... Si necesitas algo, pídemelo.

- Kamek. Pues mira, ahora que lo dices sí. ¿Sabes dónde guardamos todo el oro y tesoros en este castillo?

- Mario. Hmmm... No.

- Kamek. Venga, mentiroso, que sé que lo sabes.

- Mario. Que no lo sé, pesado.

- Kamek. ¡Pues busca a alguien que sí lo sepa! (Mario se va sin hacer caso a Kamek. Este se queda en su cama pensando) Ah... Qué gusto da mandar y que no te manden...

(Fuera de la habitación, Mario mira al Maestro Kinopio, quien llora un poco)

- Mario. ¿A qué se debe tanto escándalo? Si ya sabías que esto iba a ocurrir.

- Kinopio. Es que pensé que era todo una pesadilla... Quiero ver a Peach. ¡Necesito verla!

- Mario. Tranquilo. Estará bien.

- Kinopio. Joven Mario, ambos sabemos que eso no es cierto.

(A Mario le suena su móvil. Lo coge de su bolsillo y contesta a la llamada)

- Mario. ¿Hola?

- Guydo (voz). Súper Mario, soy el Sargento Guydo. Preséntate inmediatamente en la parte trasera del Castillo de Bowser.

(Guydo cuelga y Mario mira al Maestro Kinopio extrañado)

_______________________________________________________________

(En la habitación de Kamek, se encuentran Peach, Goombi y Kammy. Nadie habla, se respira tensión en el ambiente)

- Peach. Bueno... Se acerca la hora de la comida. ¿Qué queréis que os prepare?

- Kammy. Un funeral estaría bien, porque yo voy a matar a alguien.

- Goombi. Peach, no le hagas caso, Yo quiero un Camuflenguado a la plancha.

- Peach. Está bien.

(Alguien llama a la puerta y Peach va hacia ella para abrirla. Encuentra al otro lado a Korokoopa)

- Korokoopa. Peach.

- Peach. ¿Sí?

- Korokoopa. El Trío de Élite no para de hacer fiestas por la noches. ¡Ya estoy harto! O haces algo o los mato la próxima vez.

- Peach. Lo siento, pero yo no puedo hacer nada.

- Korokoopa. ¡¿Cómo que no?! ¡Prohíbeles que hagan eso!

- Peach. No lo haré.

- Korokoopa. (Dice en tono bajo) Incompetente...

(Aparece Rita-disc)

- Rita-disc. Peach, he hecho las cuentas de energía de estos últimos días y hemos consumido el triple que la semana pasada. ¿A qué se debe eso?

- Korokoopa. ¡¿El triple?! No tenemos dinero suficiente para pagar eso.

- Peach. No entiendo qué puede haber pasado.

(Aparece Spiriny)

- Spiriny. Peach, ¿sabes qué hace la puerta de la cámara frigorífica abierta? La temperatura del sótano ha descendido varios grados.

- Peach. Ah, ¿es una cámara frigorífica? Creí que se utilizaba para regular la temperatura del sótano, como hace tanto calor ahí por la lava...

- Rita-disc. Ahora ya entiendo la diferencia en el consumo de energía.

- Korokoopa. (Mirando a Peach sorprendida) ¡¿Pero cómo se te ocurre hacer eso, insensata?! ¡Esa cámara estaba precintada por contener gases tóxicos!

- Peach. Oye, a mí no me hables así, que soy tu superior.

- Kammy. Incompetente y tonta. Hasta mi hijo puede hacerlo mejor que tú.

- Peach. Kammy, me estoy enfadando, ¿eh?

- Spiriny. Peach, ¿qué hacemos? El sótano puede estar ahora mismo lleno de gases tóxicos.

- Peach. Pues que nadie se acerque a esa cámara. Ordena a todo el mundo que salga de los sitios cercanos.

- Spiriny. Peach, los sitios cercanos que dices son el laboratorio y el hospital del castillo. No podemos evitar que la gente vaya allí.

- Peach. Ay... ¡Dejadme en paz! Estoy esperando una llamada muy importante y vosotros me estáis incordiando.

- Korokoopa. Me parece vergonzoso que una princesa que lleva años controlando un reino no sepa dirigir un problema como estos.

- Kammy. ¡Incompetente! ¡Vaga!

- Peach. ¡¡Dejadme en paz!! Hacía tiempo que no estaba tan cabreada.

(A Peach le suena su móvil. Lo coge y contesta la llamada)

- Guydo (voz). Princesa Peach, Mario está llegando al castillo. Vamos a esperarle en la parte trasera del castillo.

- Peach. Ajá, perfecto. (Cuelga el móvil y mira a todos sus compañeros) ¿Qué hacéis ahí mirando? Volved al trabajo. (Peach se va caminando por el pasillo mientras la miran Korokoopa, Spiriny, Rita-disc y Kammy)

- Spiriny. Y yo me pregunto, ¿cómo hemos podido acabar así?

- Rita-disc. ¿Cómo así?

- Spiriny. Pues con una jefa que no nos corresponde... Y encima siendo Peach.

- Korokoopa. De verdad, hay veces en que pienso que esto no es normal, que es como una película de ciencia ficción.

- Spiriny. Hmmm... A mí me parece más como una serie de comedia.

_______________________________________________________________

(En la parte trasera del Castillo de Bowser, por fuera, hay varias zonas características. A la derecha se encuentra una pequeña zona cubierta por un techo: se trata de la piscina climatizada del castillo. A su lado se encuentra la puerta que da a la sala de tesoros del castillo, por donde salen trenes de mercancías hacia el resto del reino. Mario se acerca a la puerta de entrada a la sala de tesoros, pero esta está protegida por dos Koopatrulleros y un Tortueso)

- Koopatrullero 1. (Él y su compañero le impiden el paso a Mario cruzando sus lanzas) Hombre, Mario, ¿qué haces tú por aquí?

- Mario. Pasear, ¿no lo ves? Y ahora déjame entrar.

- Koopatrullero 2. Uyyy. El fontanero se cree que puede darnos órdenes.

- Mario. No me cabreéis y dejadme pasar, que os lo estoy diciendo por las buenas...

(Salen el Trío de Élite y Peach)

- Peach. Bajad las armas. Mario se viene con nosotros.

- Mario. Gracias, Peach. ¿Qué tal fue tu primer día?

- Peach. Raro y movidito. ¿Y qué tal es Kamek en mi castillo?

- Mario. Sólo te diré que se ha vestido de ti, con una peluca rubia y un traje de princesa...

- Guydo. Por favor, tortolitos, ¿pasamos adentro?

- Peach. Sí, pero mejor entremos por la puerta de la piscina climatizada. Es que hemos tenido unos pequeños problemillas en el sótano.

- Mario. ¿Cuáles?

- Peach. Nada importante. Al parecer se han liberado unos gases tóxicos por el sótano, nada que no pueda solucionarse. (Mario la mira extrañado)

- Mario. Ah, vale...

(Los cinco entran por la piscina climatizada)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en el centro de reclutamiento de secuaces, la Roca Picuda se encuentra reunida junto con un Flopter)

- Roca Picuda. He mirado tu expediente y eres bastante apto para trabajar en este castillo.

- Flopter. Muchas gracias. Una última pregunta antes de firmar el contrato. ¿Este castillo es tranquilo? Porque yo no soporto la locura.

- Roca Picuda. (Recuerda momentos pasados) Eh... Bueno, muy tranquilo no es, pero como cualquier lugar. No creo que vaya a tener problemas.

(Entran por la puerta trasera Peach, Mario y el Trío de Élite. Tanto la Roca Picuda como Flopter se quedan sorprendidos)

- Peach. Hola, buenos días. No os interrumpiremos más.

- Roca Picuda. ¡¿Qué estáis haciendo tú y Mario aquí?!

- Peach. ¿No te has enterado? Soy yo ahora la nueva mano derecha de Bowser.

- Paratroopi. Yo nunca he entendido eso de “mano derecha”. ¿Quién es la mano izquierda? (Guydo le hace gestos para que guarde silencio)

- Flopter. (Mirando a la Roca Picuda) Oiga, ¿pero no eran estos dos los enemigos? ¿Qué hacen ahora en este castillo?

- Roca Picuda. Pues no sé, si le digo la verdad...

- Mario. Vamos rápido, Peach, que no hay tiempo que perder. (Cruzan la sala entera y salen por otra puerta, Flopter mira extrañado a la Roca Picuda)

- Flopter. Esto yo lo veo un poco extraño...

- Roca Picuda. Y yo, y yo... Esto no suele ocurrir normalmente.

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, en el Castillo de Peach los Toads siguen trabajando y paseando. El Maestro Kinopio abre la puerta de entrada al castillo y encuentra al otro lado a tres Toads con gorros negros, motas grises y unas gafas de sol)

- Kinopio. Menos mal que han venido.

- Toad 1. ¿Dónde se encuentra el sujeto?

- Kinopio. Kamek se encuentra en la habitación de Peach. Le resumiré brevemente lo que ha pasado. Por extrañas circunstancias, Kamek se ha convertido en el dueño de este castillo. Tenemos en el punto de mira a la mano derecha de Bowser; esta es una oportunidad de oro para Mario y este reino.

- Toad 2. Perfecto. Chicos, (mira a sus dos compañeros) adelante. Yo voy a pedir refuerzos. (Contacta con su micrófono mientras sus dos compañeros se adentran en el castillo)

- Kinopio. Oiga, no provocarán destrozos en el castillo, ¿verdad? Es que quiero darle una sorpresa a la pricesa.

- Toad 2. En la guerra no hay nada seguro. Y ahora déjenos trabajar.

(El Maestro Kinopio se va del lugar)

...............................................................................................................................

(Diez minutos después, en el pasillo que da a la puerta de entrada a la habitación de Peach se encuentran diez Toads negros. Tres de ellos tienen rifles de asalto y el resto pistolas)

- Toad 1. (Con un walkie-talkie) Aquí el Señor Zanahorio. Informe del resto de compañeros. Cambio.

- Toad 3 (voz). (A través del walkie-talkie) Recibido, Señor Zanahorio. Aquí el Señor Rábano. Nuestro equipo está preparado en el tejado para el asalto. El Señor Lechugo y su Helibote está listo para el ataque aéreo en caso de huida del sujeto. Cambio.

- Toad 1. Excelente. Dentro de unos instantes tendrá lugar el asalto. Cambio y corto. (Apaga el walkie-talkie y hace gestos a los compañeros que tienen rifles de asalto) Cubridme vosotros tres...

(Un Toad se acerca y coloca un explosivo en la puerta. Mientras tanto, dentro de la habitación de Peach, Kamek se está probando uno de los varios vestidos rosas de Peach frente a un espejo)

- Kamek. (Girando su cuerpo frente al espejo) Qué bien me queda el rosa. Nunca me cansaré de afirmarlo... (El explosivo de la puerta explota y Kamek se tira al suelo confuso. Uno de los Toads lanza una granada de humo y toda la sala se llena de un humo que impide la visión. Entran poco a poco Toads negros con los rifles y las pistolas tanto por la puerta destruída como por la ventana de la habitación. Cuando el humo se disipa, Kamek se levanta y ve a decenas y decenas de Toads negros apuntándole con armas) ¿Esto qué es?

- Toad 2. Madre mía... (a todos los militares se les caen las armas de la impresión de ver a Kamek vestido de princesa)

- Kamek. ¡¿Qué hacéis aquí?! ¡¡No me miréis, no me miréis!!

(Entra el Maestro Kinopio)

- Kinopio. ¿Qué está pasando? (Mira a Kamek y se queda atónito) Oh, no... (Se desmaya)

_______________________________________________________________

(Por otra parte, en la sala real de Bowser se encuentra Clawdia sola, mirando por una ventana. De repente, entran Mario, Peach y el Trío de Élite)

- Goombilón. Clawdia, di adiós a este castillo. Este es tu final.

(Clawdia sonríe y se da la vuelta)

- Clawdia. Hombre, Mario y compañía. ¿Desde cuándo unos secuaces de Bowser se alían con el enemigo?

- Paratroopi. El verdadero enemigo está frente a nosotros. Eres tú.

- Guydo. Tal vez hayas podido engañar a todo el mundo, pero nosotros sabemos la verdad.

- Clawdia. No me dáis miedo, pequeñajos. ¿Os creéis que podéis demostrar algo que me incrimine?

- Goombilón. Tal vez no consigamos ninguna prueba, pero vamos a acabar con tu vida y esta pesadilla acabará por fin.

- Mario. ¿Empiezo ya? Es que tengo ganas de acabar con esto de una vez. (Se remanga los brazos)

- Clawdia. Os creéis muy listos yendo por el camino fácil, pero yo soy más inteligente que vosotros. (Señala una cámara instalada en el techo) ¿Veis eso? Es una cámara de vídeovigilancia. Si me matáis, cualquiera que tenga acceso al vídeo podrá ver que vosotros tres... (señala al Trío de Élite) habéis pactado con el fontanero enemigo para matar a ni más ni menos que la inocente esposa del amo Bowser.

- Guydo. Serás malvada...

- Clawdia. Adelante, matadme si os queréis arriesgar. Yo seré recordada como una gran reina y vosotros seréis recordados en el pasado negro de este castillo.

- Mario. A mi no me convences.

- Paratroopi. Mario, quédate donde estás. Si le haces algo nos fastidiará a nosotros.

- Peach. Mario, esto podría darnos muy mala imagen en este castillo, que ya de por sí es mala. Debemos evitar que Bowser se enfurezca con nosotros y montar otra guerra. Hacía muchos años que no vivíamos un periodo de relativa paz como este.

- Clawdia. ¡¡Jajajaja!! Os creíais que podíais tomarme por tonta, ¿eh?

- Guydo. Muy bien, Clawdia. Has ganado la batalla, pero no has ganado la guerra. Algún día conseguiremos darte tu merecido.

- Clawdia. Os estaré esperando. (Mario, Peach y el Trío de Élite salen furiosos de la sala ante las risas de Clawdia)


(En la sala de reuniones del Castillo de Bowser, un día después, se encuentran Kamek, Kammy, Mario, Peach, el Trío de Élite, Robert, Ratónito, Bombazulina, Korokoopa, Kaproopa, Spiriny, Rita-disc y Bob-by)

- Kamek. Gracias a todos por venir.

- Rita-disc. De gracias nada, que nos has obligado tú a venir.

- Kamek. En fin, quiero deciros que todo en este castillo va a volver a la normalidad.

- Ratónito. (Riéndose) Jajaja, pero Kamek, este castillo nunca ha sido normal. Especifica.

- Kamek. Quería decir que vuelvo a ser vuestro jefe, aunque en realidad seguirá sustituyéndome mi madre.

- Spiriny. Eh... ¿No podríamos elegir a un sustituto un poco más... decente?

- Kammy. ¿Estás diciendo que no valgo para este cargo, detective de pacotilla? Estoy suficientemente capacitada para esto.

- Bombazulina. Kamek, ¿y qué vamos a hacer con Mario y Peach?

- Mario. Nosotros estamos aquí porque nos lo ha pedido Kamek.

- Kaproopa. A ver, que yo ya me he perdido un poco. ¿Ellos dos no son nuestros enemigos o sí?

- Kamek. Ni sí ni no. Hace poco tiempo nuestras rivalidades desaparecieron un poco.

- Peach. De eso nada. Yo todavía os sigo guardando rencor.

- Paratroopi. Oye, ¿y por qué no les tendemos una trampa y raptamos a Peach como de costumbre? (Mario se levanta y se pone en posición de defensa ante cualquier ataque)

- Goombilón. (Respondiendo como si fuera la cosa más obvia del mundo) ¿Tal vez porque lo has dicho en alto y ellos te han oído?

- Kammy. (Mirando a Paratroopi) Definitivamente ese Koopa es muy tonto. (Ahora mira a Mario y a Peach) Y vosotros marchaos de aquí. No quiero veros por aquí nunca más. ¿Entendido?

- Mario. Por supuesto. Nosotros tampoco queremos veros a vosotros, que estáis todos locos.

- Kammy. (Enfurece mientras se van caminando Mario y Peach. Kamek coge los brazos de su madre para impedir que se mueva) Hijo, déjame, que los mato.

(El día sigue avanzando como de costumbre en el Reino Champiñón)

Referencias

  • SM3DW Screenshot Flopter

    Estos son Flopters

    En el episodio aparece un Flopter (representado a la derecha) pidiendo trabajo en el castillo.
  • Smb3 volar
    En cierto momento del episodio, se puede ver el siguiente fragmento:

- Mario. Oiga, ni se le ocurra hablarle así. Ella es la princesa de este reino.

Kammy. Cállate tú también, fontanero de pacotilla; que necesitaste un chip para poder volar.

Mario. (No sabe a qué se refiere) ¿Eh? ¿Qué chip? (Se enfada) Iros ya antes de que me cabree de verdad, ¿eh?

Kammy menciona indirectamente una curiosidad de Mario relacionada con el juego Super Mario Bros. 3. En un principio no era posible el vuelo de Mario con el traje de Tanooki porque el jugador no podía avanzar correctamente por el mapa en los sentidos horizontal y vertical a la vez. Fue necesaria la inserción de un chip en el juego para que este movimiento se pudiera efectuar.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.