FANDOM


Resumen

Lo que el castillo no esperaba (y menos Kamek) es que este optara por las llamadas energías renovables. Unas instalaciones que aprovechan energías que no se agotan, tales como el sol, el viento... Aunque, como de costumbre, estos planes tienen un toque absurdo. ¿Quién iba a imaginar que se pudieran colocar dos aerogeneradores en los brazos del castillo, que se aprovechara la lava como fuente de energía, o que incluso se construyera una central nuclear al lado de la piscina trasera?

Música

1. https://www.youtube.com/watch?v=CvKavXvCNgg&feature=youtu.be&list=PLV9ZrDQVqbTXFYURIbLSiOB6OrYkUCevu

Intro LTS Temp.6. Castillo renovable

(En el sótano del Castillo de Bowser por la mañana, justo en frente de la cámara frigorífica, se encuentran reunidos Bowser, Clawdia, Kammy, el Trío de Élite, Goombi, Ratónito, Korokoopa, Kaproopa, Bombazulina, Robert, Popkey y Bob-by. Kammy, Bowser y Clawdia se encuentran subidos en la plataforma que da a la puerta de acceso a la cámara frigorífica. Mientras todos aplauden y lanzan confeti, Kammy invoca unas tijeras grandes con que cortar una cinta pegada a la cámara frigorífica)

- Kammy. Tras dos meses sin funcionar, la cámara frigorífica ha sido finalmente restaurada. Ya no utiliza gases tóxicos ni nada raro para conservar la comida. ¿Alguien quiere hacer los honores y estrenar la cámara frigorífica metiendo algo dentro?

- Goombi. Yo propongo meter a Kammy ahí, a ver si el frío la conserva durante mucho tiempo. (Todos se empiezan a reir, aunque intentan disimular al ver la cara furiosa de Kammy)

- Kammy. Calla niño. Si no te portas bien tú serás el que se meta dentro.

- Ratónito. Yo tengo mucho queso. Podría guardarlo ahí.

- Guydo. Ratónito, se trata de que todos podamos guardar algo ahí. Para guardar toda la comida que tú tienes harían falta mínimo tres cámaras como esta.

- Goombilón. (Dice de broma) Metamos algún alienígena, como en los viejos tiempos.

- Bowser. No, no. Que en cuanto me marcho de vacaciones hacéis cosas muy raras.

- Korokoopa. Bueno, no sólo cuando se marcha de vacaciones ocurren cosas raras en este castillo.

- Kammy. Bien, como nadie quiere meter nada, yo voy a dejar algo por si acaso. (Kammy se saca su dentadura postiza, llena de babas, y todos la miran con cara de asco) Si algún día se me pierde una, ya sé dónde encontrar una de repuesto. (Lanza la dentadura postiza a la cámara)

- Paratroopi. Puaj, qué cosa más asquerosa. Yo ya no meteré nada ahí.

- Korokoopa. Ni tú ni nadie.

- Kammy. Bien. Ya que no hay nada más que anunciar, ¡¡todo el mundo a trabajar!! (Todos se van yendo del lugar. Bowser y Clawdia se marchan juntos)

- Ratónito. (Mira por todos lados) ¡Oye! ¿Y quién va a limpiar todo esto?

- Kammy. Pues tú, rata vaga. ¿Acaso quieres cobrar tu sueldo sin hacer nada? (Kammy alza su varita y desaparece. Ratónito se queda solo)

- Ratónito. Pues vaya gracia... (Coge una fregona y se pone a limpiar el suelo del pasillo. Mientras silba, oye un ruido que viene del laboratorio) Uh, ¿y ese grito?

(Se acerca a la puerta del laboratorio y escucha de nuevo el ruido)

- ???. (Dentro del laboratorio) ...

- Ratónito. Uh, parece que alguien ha entrado al laboratorio a robar... (coge un manojo de llaves y busca la llave correcta) A la de una... A la de dos... Y a la de tres... (introduce la llave en la cerradura, abre la puerta del laboratorio y entra en la sala alzando su fregona en caso de defensa) ¡¡Quieto quien seas!! Voy armado con una fregona que está sucia, no te recomiendo que te enfrentes a mi.

- Kamek. (Con ojeras que se pueden ver debajo de sus gafas, está sentado en el suelo) Al fin, gracias al destino, vino alguien a salvarme...

- Ratónito. ¿Kamek? ¿Qué haces aquí? ¿Ya volviste de tus vacaciones en la Isla Almohada?

- Kamek. ¡No! Nunca fui allí, estuve todo el tiempo aquí encerrado.

- Ratónito. ¿Estás diciendo que te has ido de vacaciones a este laboratorio? Kamek, cada vez haces cosas más raras.

- Kamek. ¡Que no, ostras! Me han encerrado a traición aquí para que me muera de hambre. He estado todos estos días agotando la magia de mi varita invocando comida y bebida.

- Ratónito. ¿Y quién te ha encerrado si puede saberse?

- Kamek. Ha sido Robert, desde que vino Clawdia no sé que le ha pasado, está rarísimo.

- Ratónito. El que está cada vez más raro eres tú. ¿Qué películas te montas?

- Kamek. ¿Yo? ¡Ninguna! Y si no me crees me da igual. (Empuja a Ratónito) Aparta de mi camino; tengo prisa.


Diálogo

(En la sala real de Bowser se encuentran Bowser, Clawdia y Bowsy. Entra sin llamar a la puerta Kamek)

- Bowser. Creí que ya habíais aprendido a llamar a la puerta, pero veo que tengo que repetirlo una y otra vez.

- Kamek. Amo Bowser, apártese de Clawdia, es una mujer muy peligrosa.

- Bowser. ¿Eh? ¿A qué viene eso, Kamek?

- Kamek. Amo Bowser, siento decirle que Clawdia le ha vuelto a engañar, ella no le quiere. Ella quiere hacerse con el control de la Estrella Oscura.

- Clawdia. (Mira a Bowser asustada) Cariño, tus secuaces me odian. Están contando cosas que no son verdad.

- Bowser. (Mira furioso a Kamek) No sólo te vas de vacaciones sin avisar, sino que vuelves acusando sin pruebas a mi esposa, ¡tu ama!

- Kamek. ¡No! Tengo pruebas que demuestras que Clawdia, junto con Robert, han secuestrado a Spiriny y tienen en su poder la Estrella Oscura.

- Bowser. (Mira a Clawdia) ¿Conoces a Robert y a Spiriny?

- Clawdia. (Disimula) No. Sólo llevo aquí unos meses, apenas conozco a nadie.

- Kamek. ¡No mientas! No sé qué le has hecho a Robert, pero no pienso permitir que te adueñes de este castillo, ¿me oyes?

- Bowser. ¡¡Ya está bien!! Primero vino el Trío de Élite y ahora tú. ¿Qué demonios os pasa? Si tienes pruebas, muéstramelas.

- Kamek. Acompáñeme, amo Bowser.

...............................................................................................................................

(En los calabozos del Castillo de Bowser, Kamek mira por todo lugar, pero no encuentra a Spiriny)

- Kamek. No... No puede ser. ¡Aquí estaba Spiriny! (Mira a Clawdia) ¡¿Qué has hecho con él?!

- Clawdia. ¿Yo? Te vuelvo a repetir que nada. Si ni le conocía.

- Kamek. Mientes. ¡Mientes! (Su cara cambia) ¡Ya está! Aún me queda una prueba que desmantelará todas tus mentiras. Volvedme a acompañar.

...............................................................................................................................

(En la sala de control del castillo, Kamek intenta buscar las grabaciones que vió, pero no las encuentra)

- Kamek. No puede ser. ¡No puede ser! ¡No están las grabaciones!

- Bowser. ¿Qué grabaciones?

- Kamek. Las que muestran a la Estrella Oscura y a Spiriny atrapado.

- Bowser. Pues no están. Kamek, creo que estás empezando a delirar...

- Kamek. Estoy seguro de que alguien ha manipulado esta grabación. Alguien tiene que haber cortado la secuencia que muestra lo que quiero enseñaros. ¡Y ese alguien tiene que haber sido Robert!

- Bowser. ¡Basta ya! No quiero que nos marees más, Kamek. Todo esto te está volviendo loco, ¿es que no lo ves?

- Kamek. (Temblando intentando buscar una prueba) ¿Y qué me decís de mí, eh? A ver cómo explicas, Clawdia, el hecho de que Robert me encerrara aquí.

(Aparece Robert por detrás de Clawdia)

- Robert. A eso yo tengo explicación. Kamek debió de meterse en cierto momento en el laboratorio justo cuando yo estaba cerrando tras un día entero de trabajo. Como nos había autorizado por escrito que todos los trabajadores tendríamos vacaciones hasta que volviera, cerré la puerta y nadie notó su presencia hasta hoy.

- Bowser. (Mira a Kamek sorprendido) ¡¿Que tú has autorizado qué?! ¡¿Y sin mi permiso?!

- Kamek. Amo Bowser, no fui yo. ¡La nota la escribió Robert!

- Bowser. Ya, si ya acabo de comprender lo que pasa aquí. Kamek, todo esto que dices lo has hecho tú. Tú te encerraste en el laboratorio tras escribir la nota y has estado montando todo este jaleo para incriminar a Clawdia, que aunque se ve que es inocente no la has aceptado desde que regresó al castillo. ¿No es así?

- Kamek. ¿Qué? ¡No!

- Bowser. Kamek, no me levantes la voz. Soy tu amo.

- Kamek. ¿Pero es que no lo ve, amo Bowser? Clawdia es culpable, ¡no ha cambiado! Está aprovechando estas discusiones que están ocurriedo para beneficiarse.

- Bowser. Clawdia, volvamos a la habitación.

- Clawdia. Está bien.

- Kamek. Amo Bowser, créame, por favor se lo pido… (El amo Bowser y Clawdia se van de la sala. Robert mira a Kamek enfadado)

- Robert. ¿Qué tal has pasado las vacaciones, jefe Kamek?

- Kamek. Robert, aléjate de mí. No sé qué pretendes pero no quiero verte cerca.

(Kamek sale de la sala)

_______________________________________________________________

(Tiempo después, en la sala de Kamek descansan Kamek y Goombi. Entra Kammy y ve a Kamek)

- Kammy. (Sorprendida) ¡Hijo! ¿Qué haces aquí? ¿Ya volviste de tus vacaciones?

- Kamek. (Agacha la cabeza frustrado) Que tenga que explicarle esto a todo el mundo... Madre, me encerraron en el laboratorio Robert y Clawdia.

- Kammy. Ah, vale. ¿Y te lo has pasado bien?

- Kamek. Madre, ¿estás de broma?

- Kammy. Un poco.

- Kamek. ¿Es que no te preocupa dónde podría estar?

- Kammy. Sí, pero sé que sabes lo que haces, así que me he quedado todo este tiempo sustituyéndote aquí.

- Goombi. Kammy, se nota mucho que a ti lo único que te importa es gobernar en este castillo.

- Kammy. Por supuesto.

- Goombi. (Mira a Kamek) Y no sabes la locura que ha cometido tu madre durante tu ausencia...

- Kamek. ¿Cuál?

- Goombi. Sal fuera del castillo y lo comprobarás.

...............................................................................................................................

(Tres minutos después, Kamek, Goombi y Kammy se encuentran fuera del castillo mirándolo desde fuera. Kamek está boquiabierto al ver el castillo cambiado. Se pueden ver dos paneles solares en lo alto de la primera planta del castillo por fuera y dos aerogeneradores en cada uno de los brazos del castillo)

- Kamek. Madre... ¿Qué...? ¡¿Qué has hecho?! ¡¿Qué es todo esto?!

- Kammy. Son fuentes de energía renovables. ¿No las conoces?

- Kamek. ¡Sí! Hasta ahí llego. Lo que quiero saber es qué demonios hacen ahí.

- Kammy. Verás. Poco después de que te marcharas de vacaciones (Kamek se lleva la mano a la cabeza) llegó el día de la inspección general anual del castillo. El inspector dijo que este castillo emite una inmensa cantidad de gases contaminantes que pueden hacer peligrar la vida por aquí a largo plazo y me recomendó que sustituyéramos la energía obtenida por centrales de carbón y petróleo por otras energías más limpias.

- Kamek. ¡Ese tipo no sabe nada! Desde que se construyó este castillo, siempre ha funcionado con energías contaminantes y hasta ahora nadie se ha muerto.

- Kammy. Ya, pero es una medida de prevención.

- Kamek. Pero madre, ¡debiste esperar a que hubiera vuelto!

- Goombi. ¿Pero no dices que te habían encerrado en el laboratorio?

- Kamek. (Furioso) ¡¡Aaaaahh!! Mirad, dejemos ese tema a parte, ¿vale? (Mira a Kammy) Madre, a parte de esos paneles y esos aerogeneradores, ¿has construido algo más sin mi permiso?

- Goombi. (Responde en vez de Kammy) Por supuesto. Si esto te impactó, mira lo que ha hecho en la parte trasera del castillo.

- Kamek. Ay... Miedo me das.

...............................................................................................................................

(Varios minutos después, en la parte trasera del castillo, Kamek está aún más impresionado que antes. Ve una central nuclear al fondo, una central de biomasa pegada a la pared y una central de energía geotérmica cercana a ellos. La fachada de la parte trasera del castillo está recubierta por un muro de plantas, enredaderas y hojas verdes)

- Kamek. Ma-ma-ma... Madre... ¡has convertido este castillo en una industria! Y mira las paredes recubiertas de hojas, ¡qué desastre! Parece un invernadero. (Mira a Kammy) Madre, ¡¿es que no pensaste que con todo esto el Castillo de Bowser perdería toda su imagen maligna?!

- Kammy. Siempre tienes que echarme la culpa a mí. Qué descarado.

- Kamek. ¡¿Me puedes explicar qué has construido aquí?!

- Kammy. Pues aquí puedes ver fuentes de energía geotérmica y de biomasa y ahí al fondo una central nuclear.

- Kamek. ¡¿Desde cuándo la energía nuclear es una energía limpia?!

- Goombi. ¿Y segura? Porque eso puede explotar en cualquier momento.

- Kammy. No es una energía limpia, pero produce una inmensa cantidad de energía, muchísimo más que ninguna otra.

- Kamek. Ay madre... ¿Y hay algo más de lo que deba sorprenderme?

- Kammy. Me parece que sí. He instalado una central de energía mareomotriz.

- Kamek. ¿Energía mareomotriz? Pero si aquí no hay mar ni océano.

- Kammy. Pero hay lava. Aprovechando las corrientes de la lava hago girar una turbina que proporciona energía eléctrica. La he decidido llamar energía magmamotriz.

- Goombi. (No aguanta la risa) Energía magmamotriz, qué estupidez.

- Kamek. ¿Energía magmamotriz? ¿Y eso funciona?

- Kammy. Por ahora no, porque la lava ha fundido y deshecho la turbina, pero tengo que patentar el invento.

- Kamek. (Desesperado) Madre, se te ha ido la cabeza definitivamente.

- Goombi. ¿Y ahora te das cuenta?

- Kamek. ¡Reunión inminente!

- Goombi. Kamek, no acabas más que llegar aquí y ya empiezas con las reuniones.

- Kammy. Goombi, vuelve a tu habitación. Después de la reunión volveremos allí.

- Goombi. ¿Estás loca? Yo hoy quiero asistir a vuestra reunión. No me la pienso perder por nada.

_______________________________________________________________

(Media hora después, en la sala de reuniones se encuentran Kamek, Kammy, Goombi, el Trío de Élite, Ratónito, Bombazulina, Korokoopa, Kaproopa, Robert, Popkey y Bob-by. Todos menos Kamek, Goombi y Kammy están hablando unos con otros)

- Kamek. ¿Os queréis callar? Hablemos esto como personas civilizadas.

- Goombi. Kamek, aquí hay de todo menos gente civilizada.

- Korokoopa. Kamek, esto es un vergüenza. ¿Qué es todo eso que ha instalado tu madre por todo el castillo?

- Kamek. Son fuentes de energía renovables, y también estoy yo desconforme con ello.

- Guydo. Si no te hubieras ido de vacaciones, esto no habría pasado.

- Kamek. ¡Otro! Que no me fui de vacaciones, ostras. Me ha tenido secuestrado Robert en su laboratorio todo este tiempo.

- Robert. (Intenta disimular) Hala, qué mentiroso. Fue un error.

- Kaproopa. ¿Y cómo va a haberte secuestrado con lo majo que es? Con lo bien que os lleváis vosotros dos.

- Goombilón. No, no, creemos a Kamek. La malvada de Clawdia le hizo algo raro a Robert.

- Paratroopi. Algo muy malvado seguro.

- Robert. ¿Qué tonterías decís? Yo no he cambiado en nada. ¿O es que alguien sí lo cree? (Nadie a parte de Kamek y el Trío de Élite dice nada) ¿Y tú, Kammy, crees que he cambiado?

- Kammy. (Atemorizada por la discusión que mantuvo con él el otro día) Eh... No, no, por favor. Es que mi hijo es muy desconfiado.

- Kamek. ¡Madre!

- Bob-by. ¿Podemos seguir con la reunión? Yo personalmente no veo mal este cambio. El aire que se respira en este castillo está muy contaminado.

- Kamek. Ya, pero no podemos tener todos esos aparatos aquí.

- Ratónito. Va a parecer el castillo un museo.

- Bombazulina. ¿Y cuánto han costado todos esos “aparatos”?

- Kammy. Pues lo que a vosotros no os importa.

- Korokoopa. Eso significa que han sido caros, muy caros.

(Todos se ponen a discutir)

- Kamek. ¡Silencio todo el mundo! (Todos se callan) Ya que está todo instalado, vamos a ver los beneficios. (Un Shy Guy le da un papel) A ver... Entonces en el castillo se han instalado las siguientes cosas... Cuatro paneles solares fotovoltaicos.

- Robert. Aprovechan la energía de onda de la luz para transformala en energía eléctrica con sus células fotovoltaicas. (Todos miran a Robert sorprendidos) ¿Qué miráis? Esto lo he estudiado.

- Kaproopa. (Mira a Kamek) No están mal. Lo único que veo mal es su colocación.

- Kamek. Pues los paneles se quedan. Los siguientes son los dos aerogeneradores.

- Robert. El viento mueve sus aspas girando a su vez una turbina que genera energía eléctrica.

- Ratónito. ¿Va a estar Robert explicándonos todo? Porque yo no me estoy enterando mucho.

- Goombilón. Ni tú ni nadie.

- Bombazulina. A ver, ¿a quién se le ha ocurrido instalar los aerogeneradores en lo alto de los brazos del castillo? Allí no sopla mucho el viento.

- Robert. Siempre es recomendable instalar esas estructuras en zonas poco habitadas, ya que genera ruidos muy molestos.

- Paratroopi. Ah, ¿sí? Pues yo no he oído casi nada en estos últimos días.

- Kammy. Porque no sopla el viento, idiota.

- Kamek. Vale. Entonces apuntaré aquí los aerogeneradores para descartarlos y desinstalarlos. Siguiente energía: la energía mareomotriz. (Ve que Kammy le mira enfadada) Osea, energía “magmamotriz”.

- Robert. ¿Energía magmamotriz? No la conozco.

- Kamek. Es una nueva fuente de energía que se ha inventado mi madre. Aprovecha la lava para obtener energía.

- Robert. Vaya idiotez.

- Kammy. Sí, pero es una idiotez que se tiene que patentar.

- Kamek. Bien, descartada. (Evita la mirada furiosa de Kammy) Siguiente energía: la energía geotérmica.

- Robert. Aprovecha la energía interna de la tierra para calentar agua, hacerla vapor y hacerla girar una turbina que produzca energía eléctrica.

- Ratónito. Qué aburrimiento de reunión.

- Popkey. (Está durmiendo profundamente) zZzZ...

- Bob-by. Increíble. Se ha dormido en tan poco tiempo…

- Kamek. ¿No hay objeciones sobre esta energía?

- Goombilón. A mí me da miedo que pueda explotar la máquina que se encarga de obtener esa energía.

- Robert. No explotará, créeme.

- Goombilón. Yo de ti no me fío, traidor.

- Kamek. Entonces la energía geotérmica no la descartamos. La penúltima energía es la de biomasa.

- Robert. Aprovecha los restos orgánicos de todo tipo para compactarlos, quemarlos y obtener energía.

- Bombazulina. ¿Restos orgánicos de todo tipo? Osea, ¿desde la comida que tiramos a la basura hasta...? (Bombazulina no quiere acabar la frase)

- Robert. Sí, hasta esa palabra que no quieres mencionar.

- Paratroopi. ¿Qué palabra?

- Robert. Ya sabes... Esa palabra relacionada con ir al baño.

- Paratroopi. Oh... La palabra es “baño”, ¿no?

- Guydo. No, Paratroopi... (le susurra al oído la palabra adecuada y la cara de Paratroopi cambia)

- Paratroopi. Puaj, ¡qué asco! ¿Cómo va a producir eso energía?

- Kammy. Con lo que come la rata obesa podría sernos de gran ayuda.

- Ratónito. Kammy, tengo un nombre.

- Kammy. Y yo también, ¿algún problema?

- Ratónito. Y además no estoy obeso, es mi musculatura desarrollada.

- Bob-by. (Intenta despertar disimuladamente a Popkey) Yo estoy en contra de esa energía de biomasa o como se llame.

- Korokoopa. ¿Por qué? Es una energía original.

- Bob-by. Es que el aparato que se encarga de producir esa energía la ha instalado Kammy en mi habitación.

- Popkey. (Enfadada tras su despertar) NUESTRA habitación. (Mira a Kammy) ¿Y por qué escogiste la nuestra?

- Kammy. Porque está en la primera planta y, ya que tenemos que pagaros dos sueldos, al menos no os quejéis.

- Bob-by. Kamek, protesto.

- Popkey. Protestamos.

- Kamek. Protesta aceptada. La energía de biomasa la descartamos por asquerosidad. Y sólo queda ya una; me he reservado la mejor para el final. Tatatachan... La energía nuclear.

- Robert. Pero si la energía nuclear no es una energía limpia.

- Kamek. Ya, pero Kammy no hace caso.

- Kaproopa. Yo he oído cosas no muy positivas de esa energía.

- Bob-by. Por supuesto que no. Es muy peligrosa. La central puede explotar.

(Todos se ponen nerviosos y hablan unos con otros muy preocupados)

- Kamek. ¡Pero cállate, que ya se descontrolan!

- Robert. ¡Tranquilidad! (Todos se callan y miran a Robert) La energía nuclear aprovecha la fisión de átomos de material radioactivo, cosa que produce una inmensa cantidad de energía. Se necesitan instalaciones muy costosas, pero si están en buenas manos, no hay por qué temer.

- Ratónito. Si esa central nuclear está en manos de una vieja demente y de alguien que se va de vacaciones sin avisar y vuelve bastantes días después, podemos considerarnos por muertos.

- Kamek. Como alguien vuelva a mencionar lo de las vacaciones sale de aquí despedido.

- Robert. No es por asustar, pero si esa central nuclear explota, la explosión abarcaría el Reino Champiñón entero.

(Todos empiezan a gritar desesperados)

- Korokoopa. Ya es suficiente. Kaproopa, marchémonos de este reino hasta que la cosa se calme o hasta que todo explote y quede reducido a cenizas.

- Kamek. A ver, esto está en buenas manos a pesar de lo que diga Ratónito, al menos eso creo.

- Robert. Y a parte de la explosión, hay más cosas malas.

- Kamek. Robert, cállate.

- Robert. (Ignora a Kamek) Tras la explosión, el reino entero podría quedar contaminado durante siglos de material radioactivo.

- Kamek. ¡¡Ya es suficiente!! Robert, deja de ser tan alarmista. Aquí no va a ocurrir nada de lo que dices, ¿te enteras?

- Robert. Bueno, bueno, yo sólo aviso.

- Bob-by. Y una cosa. ¿Sabe el amo Bowser todo esto de las energías limpias?

- Kamek. Pues no sé, que lo diga mi madre que es la que se encarga de arruinar mi puesto cuando no estoy presente.

- Kammy. Bowser casi no ha salido de su habitación todos estos días. Me ha dicho que está ocupado con Clawdia haciendo cosas en privado. ¿El qué? No lo sé.

...............................................................................................................................

(Hace varios días, Bowsy está dentro de la sala real de Bowser. Se dirige a la puerta que da a la habitación de Bowser y antes de llamar escucha risas de Bowser y Clawdia)

- Bowsy. (Llama a la puerta) Papá, mamá. ¿Puedo entrar?

- Bowser. ¿Eh? ¡No! Ahora mismo papá y mamá están ocupados.

- Bowsy. ¿Y esas risas? ¿Os lo estáis pasando bien? Yo también quiero pasármelo bien. (Abre la puerta y cuando ve lo que están haciendo Bowser y Clawdia pone una cara de susto) ¡¡Aaaaahhh!!

- Clawdia. Hijo, te prometo que esto no es lo que parece...

- Bowsy. Me... Me acabáis de traumatizar... No me puedo creer que estuviérais jugando al Super Mario Odyssey con la nueva Nintendo Switch sin avisarme.

- Bowser. (Suelta el mando de la consola y se acerca a Bowsy) Hijo, cuando seas mayor entenderás por qué tu madre y yo estamos haciendo esto.

- Bowsy. Dejadme en paz... (se va del lugar)

...............................................................................................................................

(Volviendo al día actual, Bowser aparece en la sala de reuniones muy cabreado. Todo el mundo intenta disimular. Kammy sonrie por primera vez en la serie)

- Kammy. Amo Bowser, qué alegría verle por aquí.

- Kamek. (Le susurra a Kammy) ¡No sonrías! Se te va a notar la mentira en la cara.

- Bowser. ¿Qué hacéis todos aquí reunidos?

- Ratónito. Es que amamos las reuniones. Creí que ya lo sabía su malignidad.

- Bowser. Ya, ya. Eso lo sé. Lo que no sé es cuál es el tema de hoy. ¿Alguien me lo dice?

(Todos se miran unos a otros nerviosos)

- Bombazulina. Eh... Pues... Esto... La inauguración de la cámara frigorífica del castillo, ¿verdad?

- Todos. Sí, sí.

- Bowser. Ah, fantástico. Por cierto, ¿habéis visto los paneles solares, los aerogeneradores, los generadores, las torres de alto voltaje y la central nuclear que hay alrededor del castillo?

- Todos. (Disimulando) N-no, no, no...

- Bowser. (Enfadado) Sí, sí que lo sabéis. ¡Os he estado escuchando durante toda la reunión!

- Guydo. Amo Bowser, podría habérnoslo dicho antes. Así nos habríamos ahorrado esta escenita...

- Bowser. (Se acerca a Kammy y la coge por el cuello) ¡¿Pero cómo te has atrevido a instalar todo eso sin mi permiso aun sabiendo que dañaría la estética de mi castillo?!

- Kammy. Yo... Esto... Eh...

- Bowser. (Coge con la otra mano a Kamek por el cuello) ¡¿Y tú cómo te atreves a echarle la culpa a Clawdia sobre lo que te pasó en el laboratorio?! Está muy dolida.

- Kamek. Bowser... Amo Bowser... Le repito que esa mujer es malvada…

- Popkey. Pues como todos nosotros, ¿no? Por eso estamos en este castillo.

- Kamek. ¡No! Ella quiere nuestro mal.

- Bowser. ¡¡A callar todo el mundo!! (Suelta a Kammy y a Kamek)

- Kammy. Amo Bowser, he hecho un recuento de la energía que hemos producido y tengo noticias buenas. Seguro que cuando se lo cuente no querrá quitar ninguna.

- Bowser. Habla.

- Kammy. Haciendo el recuento de los cuatro paneles fotovoltaicos, los dos aerogeneradores, el motor geotérmico, el de biomasa y la central nuclear, hemos producido en tan sólo una semana energía suficiente como para abastecer a todo el castillo durante un mes. La energía que sobra podríamos venderla y así enriquecernos aún más.

- Bowser. Vender energía. ¡Claro! El Castillo de Bowser podría abastecer de energía a los castillos de otros reyes malvados del resto del mundo. ¡Nos volveríamos muy importantes!

- Kamek. ¡Claro!

- Bowser. Está bien. Me has convencido. Todas, absolutamente todas las fuentes de energía se quedan.

(Breve momento de silencio)

- Robert. Un momento. Ahora que lo pienso, cuando el agua se convierte en vapor, más tarde necesita pasar por una instalación muy fría que la devuelva a su estado líquido para que se cierre el ciclo de la producción de energía.

- Ratónito. ¿Eh? Robert, por favor, traduce.

- Robert. Que el agua debe enfriarse para que se pueda producir de nuevo energía. (Mira a Kammy) ¿Dónde está la central de refrigeración de la central nuclear?

- Kammy. Está en la nevera de la habitación de mi hijo.

- Kamek. (Atónito) Ma-madre... ¡¿estás diciendo que has conectado la central nuclear a mi nevera?!

- Kammy. Pues claro. ¿A dónde la iba a conectar? Cuando construimos la central nuclear, la cámara frigorífica seguía fuera de servicio.

- Kamek. Madre mía, madre mía... Esto ya cruza los límites de la locura.

- Bob-by. Kamek, esto ya pasó de locura desde que comenzó la reunión.

(De repente, se oye un ruido muy fuerte y el castillo vibra un poco. Unas pocas rocas caen del techo al suelo)

- Goombi. ¿Qué ha sido eso?

- Kamek. Goombi, ¡ten cuidado! A ver si una roca te va a aplastar.

- Korokoopa. Parece que ha ocurrido algo en alguna zona de plantas superiores.

...............................................................................................................................

(Pocos minutos después, al brazo derecho del castillo llegan todos los personajes anteriores. Todo el pasillo está destrozado, lleno de rocas y de secuaces escapando del lugar del accidente. El aerogenerador ha hecho un agujero en el techo)

- Bowser. ¡¡Uaaaaarggghhhh!! (Escupe fuego por la boca) ¡¡Qué es todo esto!!

- Ratónito. No hay que ser muy listo para ver que el techo de este brazo del castillo no ha resistido el peso del cacharro que tenía encima.

- Robert. (Corrige a Ratónito) Aerogenerador, Ratónito, no cacharro.

- Paratroopi. Madre mía, está todo destrozado.

- Kaproopa. Vaya obras va a necesitar este lugar...

- Bob-by. Menos mal que Rita-disc no está aquí para ver cómo se ha destrozado su habitación y la de compañeros suyos...

- Kamek. Que nadie le cuente nada. Mejor no alarmarla. Yo mientras me voy a sentar en el suelo, porque creo que me está dando un ataque al corazón... (todos rodean a Kamek asustados)

- Guydo. ¡Jefe Kamek, no te vayas!

- Goombilón. ¡Aguanta!

- Kamek. ¿Queréis callaros? Era una exageración. (Se levanta) Voy a dar un largo paseo para tranquilizarme. Este regreso al castillo no me ha venido nada bien...

- Popkey. ¿Pero cómo te vas ahora? ¿No piensas solucionar este problema?

- Kamek. Que se encargue mi madre, que es la experta en este tema. (Se va del lugar, dejando a todos impresionados)

_______________________________________________________________

(Tras una hora de paseo por el Reino Champiñón, Kamek ve un circo: el Circo Esmeralda. Se acerca a él)

- Kamek. Uh, este circo debe de ser nuevo en el reino. Nunca lo había visto.

- Shy Guy. ¡Adelante, compren sus entradas! Dentro de tan sólo unos minutos el espectáculo tendrá lugar.

- Kamek. Hmmm... Parece interesante. A ver si me divierto un poco y así me relajo. (A pesar de haber una larga cola en la taquilla, Kamek se coloca primero)

- Toad. ¡Ey! Respeta la cola, tío.

- Spike. Será maleducado.

- Kamek. Soy Kamek Koopa, secuaz de Bowser, y si quiero colarme en una cola, me cuelo. ¿Entendéis? (Se callan los otros y Kamek mira al Shy Guy de la taquilla) Una entrada, por favor.

- Shy Guy. Serán cinco monedas de oro.

- Kamek. ¿Tenéis descuento para secuaces de Bowser?

- Shy Guy. No.

- Kamek. Me tomaré eso como un sí. Le daré dos monedas por la entrada.

- Shy Guy. Oiga, ¿está de broma?

- Kamek. Más quisieras. ¡Trae la entrada! (Alza la varita y se acerca la entrada. Deja a continuación dos monedas y entra en el circo)

...............................................................................................................................

(Cinco minutos después, Kamek está sentado junto con otros seres vivos del Reino Champiñón en asientos presenciando el centro del circo. Aparece un Shy Guy presentador)

- Shy Guy. Damas y caballeros. Fontaneros de todas las edades... ¡Bienvenidos al gran espectáculo de circo de Lemmy Koopa! (Todos aplauden menos Kamek, quien parece confuso)

- Kamek. (Hablando para sí mismo) ¿Lemmy Koopa? ¿Pero no le envié el año pasado yo a una guardería junto con sus hermanos? A lo mejor será otro Lemmy Koopa casualmente.

(Aparece Lemmy Koopa subido en una pelota amarilla con estrellas naranjas)

- Lemmy. ¡Hola, hola!

- Kamek. (Atónito) Pues no, no es otro Lemmy Koopa... Ay, madre, la que se puede liar...

- Shy Guy. Hoy presenciaremos en vivo acrobacias de Dino-Antorchas y espectáculos con la magia de ni más ni menos que Lemmy Koopa.

(El público aplaude con fuerza y guardan silencio para dar paso al increíble espectáculo que en segundos comenzará)

_______________________________________________________________

(Una hora después, el espectáculo ha terminado. Media hora de descanso para los participantes en la sala de atrás del circo. En ella también descansa Lemmy Koopa, quien está tumbado en unos asientos. Aparece Kamek rápidamente)

- Kamek. ¡Lemmy Koopa! ¡Lemmy Koopa!

- Lemmy. (Abre los ojos e intenta buscar con la mirada a quien le llama) ¿Sí? (Ve a Kamek) Ostras...

- Kamek. ¿Se puede saber qué haces tú aquí?

- Lemmy. Pues espectáculos de magia, ¿no me has visto?

- Kamek. Sí, hasta ahí llego. Lo que quiero saber es por qué estás aquí.

- Lemmy. Tengo que ganarme la vida.

- Kamek. Pero si tú todavía eres muy joven. Deberías estar junto a tus hermanos en aquella guardería a la que os envié el año pasado.

- Lemmy. Nos escapamos.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¡¿Cómo?! ¡¿Cuándo?! ¡¿Por qué?!

- Lemmy. ¿A cuál de todas las preguntas respondo primero?

- Kamek. ¡A la que quieras!

- Lemmy. Estábamos cansados de hacer siempre lo mismo allí. Un buen día nos fuimos del lugar sigilosamente y cada hermano se fue por su cuenta a un lugar diferente. Y yo vine aquí y fundé este circo que tan bien ha ido hasta ahora.

- Kamek. Y yo pagando la guardería todos los meses sin saber que vosotros no estábais en ella... Lemmy, tú por lo menos vas a volver allí, ¿me has oído?

- Lemmy. ¿Qué? ¡No! ¿Por qué?

- Kamek. Porque como se entere el amo Bowser de que os habéis escapado todos, me va a matar. ¿Me oyes?

- Lemmy. Pues ahora me vas a escuchar tú a mí, Kamek. Ya está bien de que nos estéis mandando tú y tu amo. Ahora tú vas a hacer lo que yo te diga.

- Kamek. ¿Perdón? ¿Cómo te atreves?

- Lemmy. O desapareces de mi vista, o voy expresamente a Bowser a contarle todo esto que te acabo de contar aquí.

- Kamek. ¡¿Qué?! Ni se te ocurra.

- Lemmy. Pues márchate de mi vista. (Kamek aprieta con fuerza sus dientes) Ah, y además me vas a hacer un favor. Para este espectáculo hemos utilizado dos Dino-Antorchas dorados, unos animales extremadamente raros y valiosos. Mañana vamos a utilizar en un nuevo espectáculo unos animales salvajes y temo que estos puedan herir a los Dino-Antorchas dorados. ¿Podrías llevártelos y devolvérmelos dentro de unos días hasta que se vayan los animales salvajes?

- Kamek. ¡Pero esto es el colmo! ¿Y dónde quieres que guarde yo a dos Dino-Antorchas dorados, con lo que abultan?

- Lemmy. Búscate la vida, Kamek. Y si no, no haber aparecido por aquí.

- Kamek. (Habla para sí mismo cuando Lemmy se va del lugar) Esto es alucinante. ¿Por qué me tiene que chantajear todo el mundo?

_______________________________________________________________

(Dos horas después, en la habitación de Kamek se encuentra Goombi solo. Abre la puerta Kamek con dos correas en las manos atadas a cada Dino-Antorcha dorado. Intenta aparentar tranquilidad para no poner nerviosas a las criaturas)

- Kamek. Venga, bonitas, entrad aquí.

- Goombi. Kamek, ¿qué haces con esas criaturas? ¿Tan sólo te sientes que te has tenido que comprar dos mascotas de tal tamaño?

- Kamek. No. Es una historia muy larga que no me apetece contar. Tengo que guardar a estos dos en alguna parte en donde el amo Bowser no pueda verlos.

- Goombi. Aquí no se pueden quedar. Si Kammy los ve, seguro que informará de inmediato al amo.

- Kamek. Pues entonces estoy perdido...

- Goombi. ¡Tengo una idea! ¿No están hechos de oro? Pues no hay mejor escondite en el castillo para ellos que la sala de tesoros. Entre tanto oro y joyas, seguro que pasarán desapercibidos.

- Kamek. ¡Claro! ¡Buena idea!

(Abre la puerta y encuentra al Trío de Élite al otro lado, que casualmente estaban a punto de llamar a la puerta. Los tres se quedan mirando a los Dino-Antorchas dorados)

- Guydo. Eh... ¿Hola?

- Goombilón. ¿Quiénes son esos que tienes detrás, jefe Kamek?

- Kamek. Son... eh... dos regalos que le han hecho al amo Bowser. Me ha comunicado que los baje al sótano, a la sala de tesoros.

- Paratroopi. ¡Dos regalos! Qué bonitos son. ¿Y quién se los ha regalado al amo?

- Kamek. Eh... Hmmm... No sé, la verdad.

- Paratroopi. Seguro que es alguien muy rico. ¿Podría ser Mario?

- Guydo. ¿Cómo va a ser Mario? Vale que tenga muchas monedas, pero no puede ser él.

- Kamek. Dejad de hablar entre vosotros y ayudadme a llevarlos. (Kamek tira de las correas, pero los Dino-Antorchas se niegan a caminar) ¡Moveos!

- Goombilón. Jefe Kamek, los Dino-Antorchas son una especie muy testaruda. Vamos a necesitar seguramente mucho tiempo...

(Uno de los Dino-Antorchas escupe fuego dorado hacia la correa y esta se vuelve de oro)

- Paratroopi. ¡Hala! Estos bichos son increíbles. Voy a cortar un trozito de correa de oro, seguro que vale un dineral.

- Kamek. ¿Estás loco? ¡Ni se te ocurra cortar la correa o la habremos liado de verdad! (Kamek, el Trío de Élite y los Dino-Antorchas se alejan por el pasillo. Goombi les mira intentando aguantar la risa)

- Goombi. Lo que no pase en este castillo...

...............................................................................................................................

(Media hora después, han conseguido llegar a la sala de tesoros y los Dino-Antorchas corren libremente por la sala repleta de oro)

- Kamek. Ah... Se acabó el problema... Por ahora...

- Guydo. Jefe Kamek, aprovechando que estamos los cuatro juntos y que ya sabes que Clawdia es malvada, permíteme contarte mi plan que acabará con la vida de esa traidora.

- Kamek. Habla. Total, no pueden ir peor las cosas.

- Guydo. La habitación de Popkey y Bob-by está justamente encima de la sala de reuniones, y además dentro de unas horas nos vamos a volver a reunir todos en ella. Si nosotros conseguimos adentrarnos en la habitación, podríamos colocar un ligero explosivo bajo el suelo del motor de energía de biomasa que Kammy instaló en su habitación. ¿Qué pasaría si casualmente Clawdia está debajo de ese motor pesado y le cae encima?

- Kamek. (Mira sorprendido a Guydo) ¿Estás diciendo lo que creo que estás diciendo? Si no he entendido mal, quieres que yo convezca a Clawdia para que en la sala de reuniones se siente justo en el asiento que está justamente debajo del motor de energía de biomasa.

- Guydo. Exactamente. En cuanto detone el explosivo el techo se destruirá,el motor caerá encima de Clawdia, la dañará y con suerte nos la podremos quitar de en medio sin levantar ninguna sospecha.

- Kamek. Ay... A ver si por fin alguno de vuestros planes funciona...

(Se van los cuatro de la sala)

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

(En el pasillo de la primera planta del castillo, Ratónito llama a la puerta de la habitación de Popkey con un periódico bajo el brazo. Abre Bob-by)

- Bob-by. ¿Sí?

- Ratónito. Hola. Kammy me envía para contribuir energéticamente para el castillo.

- Bob-by. (Confuso) ¿Eh?

- Ratónito. Que me dejes pasar a tu baño. Kammy quiere amortizar el motor de biomasa que instaló en vuestra habitación.

- Popkey. (Se acerca) ¿Qué ocurre?

- Bob-by. Que Ratónito quiere usar la máquina esa de bionosequé que nos instalaron la semana pasada...

- Popkey. ¿Qué? (Mira a Ratónito) Oye, ¿vas a estar todos los días viniendo a nuestro baño para... “contribuir energéticamente”?

- Ratónito. (Le responde con otra pregunta) ¿Y vosotros no habíais cortado como novios?

(Bob-by y Popkey se miran y segundos después se apartan para dejar paso a Ratónito)

- Bob-by. Ratónito, nosotros nos vamos a la reunión que ha convocado Bowser.

(Bob-by y Popkey salen de la habitación dejando la puerta cerrada, pero sin llave. En ese momento aparece el Trío de Élite y abre la puerta para entrar a la habitación)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la sala de reuniones del castillo se encuentran Bowser, Clawdia, Kamek, Kammy, Bob-by, Popkey, Bombazulina, Korokoopa, Kaproopa y Robert. Varios de ellos están discutiendo)

- Clawdia. Uf, qué sed tengo. Voy a beber agua antes de que empiece la reunión.

- Kamek. ¡No! Ama Clawdia, no se levante. Ya envío a alguien que le traiga un vaso de agua.

- Bowser. (Escupe fuego) ¡Silencio todos! (Todos se callan) Os he reunido a todos los que he podido para que me expliquéis por qué la producción de energía se ha reducido con respecto a la semana pasada.

- Kamek. Se han estropeado algunas máquinas. El aerogenerador del brazo derecho del castillo no funciona.

- Kammy. Ni tampoco la energía geotérmica. Al parecer había una bolsa de magma que ha fundido la estructura.

- Bob-by. (Dice irónicamente) Quién se lo iba a esperar, que un castillo rodeado por lava tenga debajo más lava.

- Kamek. Y la energía “magmamotriz” tampoco ha funcionado, como era de esperar.

- Korokoopa. Oye, yo tengo una pregunta. ¿Por qué no funcionan las sartenes grandes que hay a lo alto del castillo?

- Kamek. ¿Sartenes grandes? (Palidece) ¿No te referirás a los paneles solares, no?

- Korokoopa. Ups, eh... Tal vez… (Bowser enfurece) Claro, ahora ya entiendo por qué el huevo no freía ahí.

- Bowser. ¡Sois inútiles!

- Clawdia. Bueno, yo me voy, que no aguanto las reuniones... (se levanta)

- Kamek. ¡Ama Clawdia, no se levante! (Todos miran a Kamek y este intenta disimular) Es que es necesaria su... presencia aquí para mantener el orden.

- Clawdia. Si ya está mi querido Bowser... Hasta luego a todos. (Clawdia se marcha y Kammy se sienta en el asiento de Clawdia)

- Kamek. ¡Madre! ¡¿Qué haces?! ¡Levanta de ahí!

- Kammy. Es que quiero estar cerca tuya, hijo.

- Kamek. Madre, no te lo vuelvo a repetir, levanta de ese asiento.

- Bob-by. Esto ya no puede ser real… Primero se cae un aerogenerador, luego se conecta una central nuclear a una nevera, ¿qué será lo siguiente? (El explosivo del Trío de Élite destroza parte del techo de la sala de reuniones. Rocas empiezan a caer sobre los secuaces, quienes intentan buscar refugio. El motor de biomasa cae sobre Kammy mientras el resto intenta comprender lo que está ocurriendo)

- Kamek. ¡¡Madre!!

(Para la música 1)


(Media hora después, en el sótano del castillo se encuentran reunidos los personajes anteriores, incluidos el Trío de Élite y Ratónito, frente a la entrada del hospital del castillo. Kammy está tumbada de una camilla movida por varios enfermeros)

- Kamek. Madre, dentro de poco te recuperarás del golpe. Menos mal que en el último momento te apartaste un poco, que si no ahora estarías aplastada como una tortita.

- Ratónito. Hmmm... Tortita... Qué hambre me ha entrado de repente.

- Bombazulina. Este castillo se cae a trozos. Primero el brazo derecho y ahora la sala de reuniones.

- Bowser. Yo ya desisto de utilizar las energías renovables. Al final lo que me he ahorrado con su producción me lo voy a tener que gastar en obras y más obras para reconstruir los destrozos.

- Kaproopa. ¿Alguien ha visto las dos criaturas que hay en la sala de tesoros? Son tan bonitas...

- Kamek. (Intenta disimular tras ver la cara sorprendida de Bowser) Eh... Kaproopa, cállate un poquito...

- Bowser. ¿Qué criaturas?

...............................................................................................................................

(Minutos después, todos llegan a la sala de tesoros. Allí encuentran a los dos Dino-Antorchas dorados comiendo monedas de oro)

- Bombazulina. Ohhh... Qué animales tan bonitos.

- Korokoopa. Y dorados. Seguro que valen mucho.

- Bowser. ¡¡Aaaahhh!! ¡Se están comiendo mi dinero!

- Ratónito. (Aguantando la risa) Entre las centrales de energía, la fachada llena de plantas y estos animales, esto parece una reserva de la biosfera. ¿Cómo habrán entrado en esta sala?

- Kamek. Puf, quién sabrá. A lo mejor se colaron con una puerta abierta o algo así...

- Bowser. (Mira al frente con una idea en su mente) Ya lo tengo. Vamos a montar un circo con estos dos animales. La gente pagará por ver a estas bestias doradas únicas en el mundo y recuperaré el dinero que se están comiendo. ¿Qué os parece? (Todos sus secuaces se van del lugar sin decir nada) Pues a mí me parecía buena idea...

(El día sigue avanzando en el Reino Champiñón)


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.