FANDOM


Resumen

De vuelta a la historia del Castillo de Bowser aparecen nuevos temas interesantes. Fuzzya regresa tras un año, Kammy se va a casar con el padre de Kamek, Goombilón tiene alucinaciones con el fantasma de Spiriny y aparece a gran distancia un asteroide gigante y amenazante. ¿Te parece demasiado para un sólo episodio? Léelo y comprobarás que no lo es.

Músicas

Máquina atenciónSe recomienda abrir las músicas en otras pestañas.

1. https://www.youtube.com/watch?v=CvKavXvCNgg

2. https://www.youtube.com/watch?v=_42dJYuTtw8

Intro LTS Temp.7. Fregona

(El Castillo de Bowser. Todo está como siempre. La habitación en la que vivía Spiriny ahora está ocupada por Don Huesito, y la habitación que ocuparon Mario, Peach y Luigi mientras el castillo estaba en la Isla Almohada está actualmente vacío. En la planta baja del castillo, la zona del centro de reclutamiento de secuaces está lleno de carteles que dicen: “Cerrado temporalmente”. Shy Guys, Goombas y Koopas van entrando y saliendo del centro y llevándose objetos y cosas que había dentro de dicha sala. Kamek vigila la zona acompañado de Bombazulina)

- Kamek. Muy bien, secuaces, seguid así y a este ritmo habremos acabado para el mediodía.

- Bombazulina. Así que al final has cerrado el centro, Kamek.

- Kamek. Claro. Este castillo ya está casi lleno de secuaces y hace meses que nadie viene a unirse a nosotros. Es un gasto tonto de luz y energía.

- Bombazulina. Hombre, después de todo lo que le ha ocurrido a este castillo es normal que la gente prefiera no alistarse. ¿Y entonces qué va a ser de este centro? ¿Vas a poner otra cosa?

- Kamek. No tengo ni idea de qué poner aquí. Primero fue un restaurante, luego un centro de reclutamiento... No se me ocurre nada, así que voy a dejarlo en venta para el que quiera comprarlo y que haga lo que quiera.

- Bombazulina. Kamek, ¿quién va a querer comprar esto?

- Kamek. (Ve a Robert pasar cerca y Kamek se acerca) Oye, Robert, la sala que era antes un centro de reclutamiento está ahora en venta. ¿Quieres comprarlo?

- Robert. Es que ya me gasté bastante dinero comprando el laboratorio del sótano... ¿Sabes si el centro está justo encima del laboratorio? Así podría hacer un súperlaboratorio de dos pisos.

- Kamek. Eh... Me parece que no, lo siento… Pero puedo hacerte rebaja de secuaz de Bowser.

- Robert. Lo siento mucho, jefe Kamek, pero no estoy interesado. (Robert se va y Bombazulina se acerca a Kamek)

- Bombazulina. Kamek, ahora que me doy cuenta, tienes unas ojeras tremendas, y eso que tienes puestas esas gafas que no dejan ver tus ojos... ¿No duermes bien o qué?

- Kamek. No duermo ni bien ni mal. Sencillamente no duermo. Por las noches se montan unas guerras tremendas entre Goombi, Kammy y mi padre, y yo no puedo aguantar mucho más tiempo.

(Aparece Fuzzya con unas gafas de sol, un gorro blanco y una maleta en la entrada del castillo, mirando por todos lados)

- Fuzzya. Otra vez en este castillo. Quién me lo iba a decir... (Ve a Kamek) Ay, madre... El primero que me encuentro no podía ser otro, no...

- Bombazulina. (Mira a Fuzzya a lo lejos) Oye, Kamek, ¿no te suena esa chica de algo?

- Kamek. ¿Qué chica? (Ve a Fuzzya) Hmmm... La verdad es que sí. (Fuzzya se acerca a ellos) Perdone, señorita. ¿Trabaja usted aquí?

- Fuzzya. (Se quita las gafas) Ho-hola... (Kamek se queda sin palabras)

- Bombazulina. ¿Fuzzya? ¿Eres tú? ¿Qué haces tú por aquí?

- Kamek. Eso, eso. ¿Qué haces tú por aquí, traidora?

- Fuzzya. Kamek, te pido que no hagas esto más difícil de lo que ya es. Quiero... Quiero volver a trabajar para este castillo.

- Kamek. ¿Que qué? Creo que no te he entendido bien. Dices que quieres volver a trabajar para nosotros cuando la última vez que nos vimos te autodespediste diciendo que éramos todos unos dementes.

- Bombazulina. ¿Pero no decías que la despediste tú a ella?

- Kamek. Eh... Ya no me acuerdo. Hace mucho tiempo de eso.

- Fuzzya. Bueno... ¿Entonces hay algún puesto vacante para mi?

- Kamek. Pero bueno, tú no tienes más cara porque sino la irías arrastrando por el suelo. (Gira a Fuzzya y le da pequeños empujones hacia la salida) Vete de aquí, hombre.

- Fuzzya. ¡Espera! Necesito trabajar. Pensé que podría ganarme la vida fuera de aquí, pero desde el momento en que llegué por primera vez a este condenado castillo parece que me he quedado anclada aquí.

- Kamek. Hmmm... ¿Dices que quieres trabajar? Pues se me acaba de ocurrir un buen trabajo al que podrías dedicarte, je, je...

(Bombazulina y Fuzzya miran a Kamek, mientras este sonríe)


Diálogo

LTS Asteroide 1


CB Kamek

(En la habitación de Kamek se encuentran el Magikoopa, Kammy, Goombi, el padre de Kamek y Fuzzya. Kammy se encuentra hablando con teléfono muy contenta)

- Kamek. Mamá, ¿qué haces hablando por el móvil si lo odias?

- Kammy. (Deja de hablar por el móvil) ¿Desde cuándo yo te permito que me llames “mamá”? Desde que ha vuelto tu padre has perdido la seriedad. Y para responder a tu pregunta, he encargado para mi boda nuevos decorados. La sala estará llena de fotos mías por todos lados.

- Kamek. Madre, vuestra boda es dentro de dos días. No hagas cambios de última hora.

- Kammy. A ver, pesado, ¿aquí quién se casa: tú o yo? Pues yo soy la que decido cómo quiero MI boda, no tú, egocéntrico.

- Goombi. Kamek, deja ya que esa pesada haga lo que quiera.

- Kammy. Yo no soy pesada, niñato insolente.

- Fuzzya. A ver, Kamek, ¿me vas a decir de una vez cuál es mi trabajo?

- Kammy. ¿Cómo osas interrumpirnos? ¿No ves que nos estamos insultando?

- Kamek. A ver, tengamos la fiesta en paz. Dado que el puesto de contabilidad que antes dirigías está ocupado actualmente por Rita-disc, te vas a encargar de quitarme un gran peso de encima. Te vas a quedar en una de las pocas habitaciones que quedan libres en el castillo a cambio de que cuides de Goombi, este Goomba pequeño que ves.

- Goombi. Oye, de pequeño nada que yo ya tengo 6 años.

- Fuzzya. (Sorprendida) ¿Quieres que cuide de tu hijo?

- Kamek. ¡Otra! Que no es mi hijo, leches. Es una historia muy larga que no te pienso contar. ¿Aceptas el trabajo o no?

- Fuzzya. Qué otra opción me queda... Está bien, acepto.

- Kammy. Eso te pasa por creerte más lista que nadie, perdedora. Y ahora guardad silencio, que tengo que encargar un coro que anime la ceremonia. (Empieza a llamar por el móvil)

- Kamek. Madre, como sigas gastando más dinero te quito el móvil. No te lo vuelvo a repetir. (Mira a Goombi) Goombi, te vas a ir con esta chica a otra sala del castillo durante un tiempo. Seguiremos viéndonos como siempre, sólo que pasarás más rato en otra sala.

- Goombi. Llevamos poco más de un año y ya intentas deshacerte de mi...

- Kamek. No es eso, Goombi. Es que mi vida es muy complicada; demasiado. Y necesito organizarme hasta que pueda controlarla. Te prometo que apenas vas a notar cambios.

- Goombi. Bueno, así a primera vista voy a dormir con una desconocida en una habitación diferente...

- Kamek. Ya verás como te lo pasas en grande con Fuzzya. Es una mujer muy... hmmm... peculiar...

- Fuzzya. (Fingiendo la sonrisa) No, jefe Kamek. Peculiar es este castillo... (Mira a Goombi) Vamos, Goombi.

(Fuzzya y Goombi se van. Kammy sigue hablando por teléfono y entra Robert sin que Kamek se de cuenta)

- Robert. Hola, Kamek.

- Kamek. ¡¡¡Aaaah!!! Robert, no me des esos sustos. ¿Cuántas veces quieres que te lo diga?

- Robert. Kamek, tengo noticias malas y urgentes. Por favor, enciende la televisión.

- Kamek. A ver qué demonios pasa ahora... Como sea una broma te bajo el sueldo, ¿eh? (Enciende la televisión de la habitación y se muestra a un presentador Toad en el canal Mushroom T.V.)

- Toad. Y volvemos con las noticias impactantes. Como dijimos antes, los científicos del Centro de Investigación Champiñón han descubierto un asteroide de muy gran tamaño dirigiéndose hacia la Tierra. Se calcula que sus dimensionaes podrían asemejarse a las de todo este Reino Champiñón, pero se desconoce el posible momento del impacto aunque se sabe que aún queda bastante tiempo. El CSR está trabajando duramente para intentar llegar a una solución que permita desviar la dirección del asteroide o destruirlo de alguna manera. Les tendremos informados en todo momento sobre estos hechos.

(Kamek apaga la televisión muy asustado)

- Robert. Voy a avisar a todo el castillo.

- Kamek. ¡¿Te has vuelto loco?! Tú no vas a contar nada de esto a nadie, ¡¿me oyes?!

- Robert. ¿Qué? ¿Por qué?

- Kamek. Porque como los secuaces se enteren de esto saldrán pitando del castillo como si se tratara de Ratónito con la verdura. Ahora que he cerrado el centro de reclutamiento no pienso permitir que el castillo se vuelva a vaciar bajo ningún motivo.

- Robert. Pero jefe Kamek, nuestras vidas podrían estar en peligro.

- Kamek. Que no, pesado. ¿Tengo que recordarte acaso la de veces que hemos estado al borde de la muerte y aun así hemos salido ilesos?

- Robert. Bueno... Ilesos... Mira a Spiriny...

- Kamek. Que no vas a decir nada y punto en boca.

- Robert. Pues me temo que tengo más malas noticias...

- Kamek. ¿Qué ocurre ahora?

- Robert. He convocado una reunión para que les contaras personalmente el tema...

- Kamek. ¡¿Que has hecho QUÉ?! (Alza su varita, invoca un par de figuras mágicas y ahoga a Robert) ¡¿Acaso quieres buscarme la ruina o qué?!

- Robert. No, no, no, jefe Kamek. Eso nunca. (Kamek suelta a Robert)

- Kamek. A ver ahora qué les digo... (piensa un rato) ¡Ya está!

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones

(Media hora después, en la sala de reuniones del castillo, se encuentran Bowser, Kamek, Kammy, el padre de Kamek, Ratónito, Bombazulina, Paratroopi, Guydo, Korokoopa, Kaproopa, Fuzzya, Don Huesito, Robert y Rita-disc. Todos están hablando con Fuzzya muy sorprendidos)

- Bombazulina. ¿Y dónde has estado todo este tiempo?

- Kaproopa. ¿Te has enamorado de alguien?

- Don Huesito. Por favor, Fuzzya, dime que no. No podría soportarlo.

- Paratroopi. ¿Por qué has vuelto?

- Guydo. Oye, Fuzzya, ¿te he dicho lo guapa que estás?

- Fuzzya. ¡¡A ver!! No pienso decir nada de nada. Si por algo estoy de vuelta es porque necesito el dinero.

- Ratónito. Al final todos acabáis volviendo a este castillo. Parece esto un imán.

- Fuzzya. Sí, por desgracia.

- Korokoopa. Oye, Fuzzya, luego te invito a mi habitación y nos cuentas a Kaproopa y a mi todo lo que has vivido, ¿eh? Porque seguimos siendo amigos, ¿no?

- Fuzzya. Sí.

- Kamek. A ver, ¡ya todo el mundo callado!

- Paratroopi. Jefe Kamek, ¿por qué nos has reunido? ¿Qué es eso tan importante que tenías que contarnos?

- Todos. Eso, eso.

- Kamek. Eso es lo que os iba a decir, gente impaciente. Os he reunido por algo que sin duda cambiará nuestras vidas... Kammy se casa.

(La gente en general se queda extrañada, pero Ratónito empieza a reirse)

- Ratónito. ¡Jajajaja! Yo esa boda no me la pierdo. Con 90 años serás de las pocas que lo hacen a esa edad.

- Kammy. Rata gorda, tengo 89 años.

- Bowser. ¿Y quién es el “afortunado” que se quiere casar contigo?

- Kammy. El padre de Kamek. Hemos decidido juntarnos de nuevo.

- Guydo. Puf, pues me parece que el segundo divorcio está cerca...

- Kammy. ¿A ti quién te ha pedido opinión? Tú te vas a quedar solo toda tu vida.

- Don Huesito. ¿Y entonces para qué nos habéis reunido?

- Kamek. Pues para daros las invitaciones a su boda. Estáis todos invitados. (Hace un chasquido de dedos y aparecen Boo Guys repartiendo las invitaciones a los secuaces)

- Rita-disc. A ver, a ver. ¿Esto es una broma? ¿Nos has reunido de urgencia para darnos unas invitaciones?

- Kamek. Es que la boda es dentro de dos días y la prisa surge.

- Fuzzya. Esto es surrealista. ¿Por qué estoy yo invitada a la boda de una mujer que ni conozco?

- Kammy. Porque el que no venga sufrirá hasta el resto de su vida toda mi incontenible ira. ¿Te parece poco?

- Rita-disc. Bueno, pues si la locura ha acabado, yo me voy yendo ya.

- Robert. Una pregunta más. ¿Qué pasa con la piscina del castillo? ¿Por qué no está abierta aún?

- Kamek. Porque este mes el encargado de abrirla era Goombilón y el pobre sigue con la baja por depresión que tiene y apenas sale de su habitación.

- Fuzzya. Y una pregunta que tal vez parezca tonta. ¿Por qué no cambiáis de encargado?

- Rita-disc. (Se empieza a reir) Jajaja. Porque eso sería lo lógico. Por eso mismo no lo van a hacer.

- Bombazulina. ¿Goombilón sigue teniendo alucinaciones?

- Guydo. Sí, es terrible. Cuando se queda solo en la habitación dice que empieza a ver a Spiriny por todos lados diciéndole cosas como: “Tú me mataste” o “Deberías estar en mi lugar”.

- Korokoopa. Pues haced algo ya, que este calor es insoportable. (Se seca el sudor de su frente)

_______________________________________________________________

CB Trío de Élite

(Tiempo después, Paratroopi, Guydo y Bombazulina regresan a la habitación del Trío de Élite, donde se encuentra Goombilón con los ojos llorosos y tumbado en su cama)

- Goombilón. Cuánto habéis tardado. Otra vez se me ha vuelto a aparecer Spiriny.

- Bombazulina. A ver, cariño, intentaré decírtelo de forma lo más suave posible... Spiriny está en tu imaginación y todo lo que te dice no es real. Todo esto te pasa porque te sientes muy culpable y no sabes cómo quitarte esos pensamientos de la mente. Spiriny no murió por tu culpa; él decidió morir para salvarnos a todos.

- Goombilón. Pues entonces me habré vuelto loco, pero no puedo dejar de verlo, mirándome con desprecio desde uno de los rincones de la habitación...

- Bombazulina. Creo que necesitas que te vea un psicólogo. Tengo un amigo que conoce a uno. ¿Quieres que le llame?

- Guydo. No, no, no. Ni de broma. Los psicólogos no sirven para nada. Es una manera tonta de gastar el dinero.

- Bombazulina. Sargento Guydo, los psicólogos son personas especializadas en la mente humana.

- Guydo. Y por eso mismo me niego a que vaya. ¿Y si le lavan el cerebro y le sacan todo el dinero?

- Paratroopi. Uh, ¿cómo se lava un cerebro?

- Bombazulina. Mira, Guydo, a mi me da igual lo que tú pienses. Si mañana sigue todo igual hablo con mi amigo y que se encargue de Goombilón un profesional.

(Bombazulina abandona la sala)

- Paratroopi. Guydo, ¿por qué no quieres que Goombilón vaya al psicólogo?

- Guydo. (Le susurra al oído) Porque se me ha ocurrido una manera más rápida de convencerle para que abra la piscina, je, je... Tú sígueme y te cuento mi idea. (Ambos se van de la habitación)

- Goombilón. ¿Chicos? ¡Chicos! No me dejéis solo otra vez con Spiriny, por favor. Maldita sea, no me han oído...

_______________________________________________________________

CB Korokoopa
(Por la tarde, en la habitación de Korokoopa se encuentran este, Kaproopa y Rita-disc hablando. Fuzzya llama a la puerta y Korokoopa la abre)

- Korokoopa. ¡Hola, Fuzzya! Me alegra que te hayas decidido a venir. Pasa, pasa. Estas son mi hermana Kaproopa, que creo que ya la conocerás, y Rita-disc, una amiga nueva.

- Fuzzya. Encantada.

- Korokoopa. Se podría decir que nosotros somos los únicos “normales” del castillo, jaja...

- Rita-disc. Y que lo digas. Hay cada loco suelto por los pasillos...

- Fuzzya. Menos mal... Al menos puedo hacer amigos mientras esté trabajando aquí.

- Korokoopa. ¿Y de qué trabajas? Porque Disc te está sustituyendo.

- Fuzzya. Kamek me ha acoplado al niño. Creo recordar que se llama Goombi. Y tengo que cuidarlo día y noche.

- Kaproopa. Osea, eres la babysitter de Kamek, ¿no?

- Fuzzya. Podría decirse que sí.

- Kaproopa. ¿Y qué haces aquí? ¿No deberías estar cuidándole ahora mismo?

- Fuzzya. No, me he venido aquí porque no le soporto. Hace mil preguntas y es muy pesado. No parece que sea un niño.

- Kaproopa. ¿Y si le pasa algo mientras estás aquí?

- Fuzzya. Que no, mujer. Le he dejado jugando a la Weegee U para que se entretuviese un rato.

(Los cuatro siguen hablando)

...............................................................................................................................

(Un cuarto de hora después, Ratónito se encuentra en el pasillo de la primera planta del castillo pasando la fregona. Se da cuenta de la reunión que hay en casa de Korokoopa y se pega a la puerta para escuchar la conversación que hay dentro de la sala)

- Korokoopa. Ay, Fuzzya, veo que no has perdido la gracia.

- Rita-disc. Uh, ahora que repites su nombre me acaba de venir un recuerdo a la mente. Fuzzya, ¿eres tú la que escribió un diario que me encontré en la almena derecha del castillo?

- Fuzzya. Sí. Me lo dejé el día en que me fui de aquí.

- Rita-disc. Te pareceré que me meto en donde no me llaman, pero por curiosidad me lo leí en parte y me sorprendí. ¿En serio es real todo lo que cuentas sobre este castillo?

- Fuzzya. Por supuesto, hasta el último punto.

- Rita-disc. Recuerdo una parte en la que hablaste de una relación fallida con un Ninjakoopa rojo o algo así.

- Fuzzya. Sí, por desgracia. Si no hubiera sido por Don Huesito, la relación habría cuajado...

(Mientras tanto, Ratónito no oye bien la conversación)

- Ratónito. Argh, no se entiende nada. Tal vez si abro un poco la puerta... (Abre ligeramente la puerta y consigue entender bien lo que oye)

- Kaproopa. Tiene que ser doloroso estar enamorado de alguien y que sepas que nunca vas a poder alcanzar a ese alguien por mucho que lo intentes...

- Fuzzya. Sí. Desde que lo vi por primera vez estuve enamorada de ese Koopa, pero a veces la vida te da mala suerte. Y dentro de este castillo casi siempre.

(Ratónito malinterpreta la conversación y deja de escuchar a escondidas para seguir limpiando el pasillo)

- Ratónito. Madre mía. De las cosas que se entera uno así de repente...

_______________________________________________________________

CB anocheciendo
(Por la noche, en la habitación del Trío de Élite Goombilón duerme empapado en sudor mientras Guydo y Paratroopi se encuentran fuera de la habitación, en el pasillo, junto con un Spiny pintado de azul y con anillos verdes en sus pinchos)

- Guydo. Te lo voy a volver a explicar por última vez para que te quede claro todo. Tú te vas a hacer pasar por el fantasma de Spiriny. Lo único que tienes que hacer es permanecer en un rincón de la habitación y decir en alto todo lo que te voy a decir a través de este pinganillo. (Le coloca el pinganillo en el oído) ¿Entendido?

- Spiny. Cr-creo que sí.

- Paratroopi. Pues venga, al lío.

(El Spiny entra sigilosamente en la habitación con el pinganillo en su oído, cierra la puerta y se queda esperando sin hacer ruido en un rincón de la oscura sala. Goombilón sigue durmiendo)

- Guydo (voz). (A través del pinganillo del Spiny) ¡Pero haz ruido o algo! Goombilón tiene que despertarse para verte.

- Spiny. Despierta. ¡Despierta! (Enciende las luces de la sala y Goombilón se despierta lentamente)

- Goombilón. (Abre un ojo y ve al Spiny en una esquina, creyendo que es Spiriny) ¡¡Aaah!! Spiriny, otra vez tú por aquí. Sal de mi cabeza.

- Spiny. (Escuchando y repitiendo lo que le dice Guydo) Goombilón, vas a hacer lo que te ordene si no quieres sufrir mi ira.

- Goombilón. ¿Cómo?

- Spiny. Abre mañana la piscina para que tus compañeros se puedan bañar o sufrirás mi furia y mi ira.

- Goombilón. ¿Y qué me vas a hacer? Tú no eres real. No puedes hacerme daño.

- Guydo (voz). Golpea a Goombilón.

(El Spiny se acerca a Goombilón y le pega un puñetazo)

- Goombilón. (Se cae de la cama y se levanta) Ostras, pues eso sí que ha sido real... Va-vale, tr-tranquilo. Haré lo que me dices.

- Spiny. Así me gusta. Y ahora vuelve a dormir. (El Spiny sale de la habitación por la puerta)

- Goombilón. Madre mía. Yo esto lo cuento y me encierran por tarado.

(Entran Guydo y Paratroopi fingiendo no saber nada)

- Paratroopi. Goombilón, ¿qué ocurre?

- Guydo. Oímos un grito y pensamos que te había pasado algo.

- Goombilón. ¡Pues claro que me ha pasado algo! El fantasma de Spiriny me acaba de dar un puñetazo.

- Paratroopi. ¿Por algo en concreto?

- Goombilón. Decía que me ordenaba abrir la piscina mañana... ¿Eso qué tiene que ver con mi depresión? Estoy muy confuso.

- Guydo. Eh... Esto... A lo mejor la piscina simboliza la libertad. Y si la abres, es como si estuvieras dejando a Spiriny ser libre. A lo mejor tienes suerte y así desaparece de tu cabeza.

- Paratroopi. Pero eso no tiene sentido. ¿Qué relación tiene una piscina con la idea de libertad?

- Guydo. (Maldice en silencio a Paratroopi, pues está estropeando inconscientemente el plan) Pues... Porque... Eh... Porque la piscina tiene agua, y el agua es símbolo de la vida.

- Paratroopi. Eso es en el caso de los ríos que van a parar al mar, no en una piscina climatizada...

- Guydo. Pe-pero el agua se... se evapora. Y como se evapora, se hace libre... Y además cállate, que tú no tienes ni idea de literatura.

- Paratroopi. Ni tú, y bien que te pones a hacer comparaciones.

- Goombilón. Bueno, dejando esto a parte. ¿Dónde estábais vosotros dos?

- Guydo. Eh... Es que nos entraron ganas de ir al baño.

- Goombilón. A los dos.

- Guydo. Sí.

- Goombilón. A la vez.

- Guydo. Sí. Coincidencias de la vida.

- Goombilón. ¿Y a dónde os fuisteis? Nuestra habitación tiene baño incorporado.

- Paratroopi. Es que... Hmmm... Como faltaba papel aquí, fuimos a uno de los baños públicos del castillo.

- Goombilón. ... Eh... Bueno... Me vuelvo a dormir, que me encuentro raro.

(Paratroopi y Guydo también se acuestan y se duermen)

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Al día siguiente, en la habitación de Kamek se encuentran Kamek, su padre, Kammy y Ratónito)

- Kammy. Sí, sí. En el coro quiero que haya un instrumento de todos los tipos que existen en el mundo. ¿Qué? ¿Qué si eso es muy caro? No, hombre.

- Kamek. (Coge el teléfono de Kammy) Madre, suelta el teléfono, que con todo el dinero que te estás gastando parece que acabas de llegar desplumada de un casino.

- Kammy. Hijo, devuélveme el móvil o te corto la mano.

- Kamek (padre). Cariño, tu hijo lo está haciendo por nuestro bien.

- Kammy. Tú te callas. ¿Acaso no te hace ilusión nuestra boda?

- Kamek (padre). Por supuesto que sí.

- Kammy. Pues ya estás cerrando el pico.

- Ratónito. Kammy, por mucho dinero que te gastes en embellecer el lugar se te va a seguir notando igual de vieja.

- Kammy. (Coge el teléfono a Kamek, alza su varita y Ratónito sale volando hacia una pared. Chocan contra ella y cae al suelo) La próxima vez que me faltes al respeto haré lo mismo cuando estés bajando unas escaleras.

- Kamek. (Se acerca a Ratónito) ¡Ratónito! ¿Te encuentras bien?

- Ratónito. Uf, sí. Por fin le encuentro utilidad a ser gordo. Así no notas dolor.

- Kammy. Por fin reconoces que estás gordo... Qué pena das.

- Ratónito. Kamek, ayúdame a levantarme, anda... (Kamek le ayuda) Muchas gracias. Por cierto, amigo, tengo algo que contarte que te va a dejar boquiabierto.

- Kamek. ¿El qué? No me digas que hay más problemas en el castillo.

- Ratónito. No, no. Se trata de Fuzzya, que al parecer está enamorada de ti.

- Kamek. ¿Qué? Ratónito, ¿qué has desayunado hoy que te ha sentado tan mal?

- Ratónito. Que es verdad. Ayer por la tarde la espié y oí cómo le contaba a Korokoopa y a otros más cosas como que le dolía profundamente estar enamorada de alguien que no podía alcanzar y que ese alguien era un Koopa... Todo encaja, ¡eres tú! ¿Sino por qué crees que después de un año sin dar señales de vida ha vuelto aquí?

- Kamek. ¿Porque tal vez necesita trabajo?

- Ratónito. Qué poco entiendes a las mujeres. Está fingiendo. Ella lo que quiere es estar cerca de ti, que no te enteras.

- Kamek. Fuzzya enamorada de mi, lo que me faltaba...

- Ratónito. ¿Qué tiene de malo esa chica? Parece normal.

- Kamek. Pero tendré que juntarme con alguien de mi mismo rango, ¿no?

- Ratónito. Mira a Bombazulina, que está con el Recluta Goombilón y no les va nada mal.

- Kamek. Ay, Ratónito, no me lies. Déjame que me lo piense.

- Ratónito. Sí, sí. Tú piénsatelo, pero como tardes mucho tal vez la pierdas otra vez.

(Ratónito se va de la sala dejando a Kamek pensativo)

_______________________________________________________________

(En la zona trasera del Castillo de Bowser se encuentra la piscina climatizada abierta. El techo que recubre el lugar está abierto para que entre el sol y alrededor de la piscina hay varios grupos de secuaces. Sólo algunos pocos se están bañando)

- Korokoopa. Por fin ese Goomba abrió la piscina. Ya era hora.

- Robert. Cierto. Lo que me pregunto es cómo lo habrá conseguido con lo triste que estaba para salir de su habitación...

(Aparece Fuzzya)

- Kaproopa. ¿Fuzzya? ¿Qué haces aquí? ¿Y Goombi?

- Fuzzya. Le he dejado en casa otra vez. Necesitaba descansar un poco.

- Kaproopa. Fuzzya, algún día le va a pasar algo al niño y te va a caer una buena bronca de Kamek.

- Fuzzya. Pues prefiero eso a estar aguantando las miles de preguntas de ese niño.

- Korokoopa. Pero a ver. ¿Qué te pregunta, por ejemplo?

- Fuzzya. Me hace preguntas estúpidas a todas horas.

- Kaproopa. Fuzzya, sólo tiene 6 años. ¿Qué esperas de él?

- Fuzzya. No es por eso. Es que cuando le digo que pare él me dice que lo siente, y que si está haciendo eso es porque quiere volver con Kamek.

- Korokoopa. Pues devuélvele el niño a Kamek y asunto resuelto.

- Fuzzya. No, asunto resuelto no porque entonces yo no pintaría nada ahí. Acabaría de nuevo en la calle sin trabajo. ¿Por qué tendré tan mala suerte? ¿Por qué?

- Robert. Es culpa de este castillo. Aquí no esperes que te pasen cosas muy buenas demasiado a menudo...

- Fuzzya. No, si lo sé. Estuve trabajando casi tres años aquí hace tiempo. (Ve a lo lejos a Don Huesito) ¡¡Ostras!! ¡Que viene Don Huesito! Si os pregunta algo, yo no he estado aquí. (Corre hacia la piscina, se tira de cabeza y aguanta la respiración bajo el agua mientras Don Huesito se acerca a Korokoopa, Kaproopa y Robert)

- Don Huesito. ¡Hola chicos! ¿Qué tal?

- Korokoopa. Bien.

- Robert. Yo no he visto a Fuzzya por aquí. (Korokoopa y Kaproopa miran nerviosos a Robert) Eh... L-lo decía por si ibas a preguntar, Don Huesito. No sé si venías aquí porque la estabas buscando o porque... hmmm... porque venías a dar un paseo o qué sé yo.

- Don Huesito. (Algo extrañado) Eh... Sí, venía a preguntaros por ella, pero ya veo que se me nota en la cara bastante. Llevo un buen rato buscándola y no la encuentro.

- Kaproopa. Déjala. Ella no te va a perdonar. Busca a alguien y empieza de cero.

- Don Huesito. No puedo; estoy enamorado. Y si tengo que esperar mil años a que se dé cuenta, lo haré.

- Korokoopa. Bueno pues... Ya que no está aquí te puedes ir yendo, ¿no?

- Don Huesito. Ah, claro. Perdonad que os haya molestado. Hasta luego. (Don Huesito se va. Cuando ya ha desaparecido, Fuzzya saca la cabeza del agua respirando rápida y fuertemente porque casi se ahoga)

- Fuzzya. Ay, ay, ay... Qué mal lo he pasado aquí dentro, ay, ay... (Sale de la piscina) Y eso que no quería bañarme...

- Korokoopa. (Le da una toalla) ¿Te encuentras bien?

- Fuzzya. Sí, pero estoy empapada. En cuanto me seque un poco vuelvo a mi habitación a vigilar a Goombi. Qué pesado es Don Huesito. ¿Algún día me dejará en paz?

- Korokoopa. Me da que no. Y ahora que hablamos de pesados... ¿Dónde estará el Trío de Élite? Nunca se perdían un día de piscina el verano pasado.

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación del Trío de Élite vuelven a encontrarse Goombilón y el Spiny parecido a Spiriny)

- Goombilón. Ya hice lo que me pediste. ¡Déjame en paz, por favor!

- Spiny. Tu tormento aún no ha acabado. Ahora quiero que hagas otras cosas por mi.

- Goombilón. ¿Qué cosas?

- Spiny. Mete cinco de tus monedas de oro en la cartera de Guydo que está en su armario y otras cinco en la de Paratroopi.

- Goombilón. ¿Algo más?

- Spiny. Hmmm... Ya se nos ir-... osea, que ya se me irá ocurriendo algo más sobre la marcha. Tú por ahora haz lo que te ordeno.

...............................................................................................................................

(Primera planta del castillo. En la habitación de Fuzzya se encuentra Goombi jugando solo a la Weegee U)

- Goombi. Qué asco que hayan cancelado nuevos juegos para esta consola. Ahora el Weegee Kart Deluxe está disponible en la Switchtendo Nin.

(Abre la puerta de la entrada Kamek con una llave)

- Kamek. ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

- Goombi. Kamek, eso debería preguntarlo yo, que eres tú el que está asaltando la casa.

- Kamek. Goombi, querría hacerte una pregunta, porque para eso he venido aquí.

- Goombi. Pregunta.

- Kamek. Verás... Esto puede ser algo complicado de preguntar... ¿Te gustaría que Fuzzya fuera tu mamá?

- Goombi. (Confuso) ¿Pero no es la niñera?

- Kamek. A ver, lo he estado pensando y la mejor manera de que un niño como tú sea feliz es viviendo en una familia normal, con su padre y con su madre.

- Goombi. Kamek, primero ni tú eres mi padre ni Fuzzya es mi madre. Segundo, soy feliz. Y tercero, ¿familia normal? ¿Qué entiendes tú por familia normal?

- Kamek. También es verdad...

- Goombi. Pero a ver, ¿a ti ella te gusta?

- Kamek. Eh... Pues no. Pero el amor puede nacer, puede crecer...

- Goombi. (Irónico) Claro, y puede reproducirse y morir como los animales, ¿no? Kamek, si no tienes claro esto, mejor será que lo dejes.

- Kamek. Hmmm... Creo que quiero intentarlo. Voy a declararme a Fuzzya.

- Goombi. Madre mía, la que vas a liar...

- Kamek. Hoy prepararé lo que tenga que decirle para que mañana sea el gran día. ¿Sabes lo que le gusta a Fuzzya?

- Goombi. No sé. Sólo llevo un día con ella.

- Kamek. Es para que mi declaración le atraiga más. ¿Sabes si tiene algún diario o algún objeto que aprecie?

- Goombi. ¿Sus lazos verdes, tal vez?

- Kamek. ¡Claro! ¿Dónde están?

- Goombi. ¿Y yo qué sé?

(Se oye cómo Fuzzya abre la puerta de entrada lentamente)

- Fuzzya. Goombi, ya estoy en casa.

- Kamek. (Susurrando a Goombi) ¡¡Rayos!! No puede verme aquí o todo se echará a perder. Goombi, vuelvo esta noche para buscar uno de sus lazos verdes, ¿vale? (Alza la varita y desaparece mágicamente mientras Goombi afirma con la cabeza. Entra en la sala Fuzzya)

- Fuzzya. (Con su cuerpo mojado) Ya estoy de vuelta.

- Goombi. ¿Te has bañado?

- Fuzzya. Sí, contra mi voluntad. Vengo muy cabreada...

- Goombi. Fuzzya, esto... qué te iba a decir... Ah, ya. ¿Qué piensas de Kamek?

- Fuzzya. ¿Cómo que qué pienso?

- Goombi. ¿Te parece atractivo?

- Fuzzya. (Se ríe un poco) ¿Pero qué pregunta es esa?

- Goombi. Tranquila. Puedes hablarme con total confianza; no le diré nada.

- Fuzzya. No me gusta ni un poquito. ¿Alguna pregunta más?

- Goombi. No.

- Fuzzya. Pues me voy a duchar.

- Goombi. (Cuando ve que Fuzzya se ha ido del lugar, dice para sí mismo) Pues ahora sí que la hemos liado bien...

_______________________________________________________________

CB anocheciendo

(Comienza la música 1)

(Pasadas las dos de la mañana por la noche, el Castillo de Bowser parece estar tranquilo, pero hay dos zonas en donde sigue habiendo actividad: en la habitación de Fuzzya y en la del Trío de Élite. Primeramente, en la habitación de Fuzzya ella y Goombi duermen tranquilos en habitaciones diferentes. Aparece Kamek volando en su escoba y se mete por la ventana en la habitación de Goombi sin despertarlo)

- Kamek. (Pensando en su mente) Ya estoy aquí. Ahora, ¡a buscar un lazo! (Empieza a abrir armarios, cajones, revolver entre la ropa y los objetos que encuentra, pero no consigue nada) ¿Dónde los habrá metido?

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación del Trío de Élite Goombilón vuelve a dormir sólo mientras Guydo y Paratroopi ordenan al Spiny que siga haciéndose pasar por Spiriny)

- Spiny. ¿Cuántas veces más voy a tener que hacerme pasar por ese chaval?

- Guydo. Las que nosotros queramos.

- Spiny. Pues quiero que me paguéis más dinero.

- Guydo. Maldito estafador...

- Paratroopi. Guydo, será mejor que hagas lo que dice.

- Guydo. Está bien, pero antes haz lo que te digamos. Gánate ese dinero extra, anda.

(El Spiny entra sigilosamente en la habitación, se coloca en un rincón oscuro de nuevo e intenta despertar a Goombilón)

- Spiny. Goombilón. ¡¡Goombilón!!

- Goombilón. (Se despierta) ¿Qué pasa ahora? (Ve al Spiny y se asusta) Spiriny, déjame dormir en paz de una vez.

- Spiny. (Con voz aterradora) Abre mañana la piscina o sufri-

- Goombilón. Que sí la voy a abrir, pesado.

- Spiny. Muy bien, así me gusta. Y ahora sal de la cama y pega botes.

- Goombilón. ¿Cómo? ¿Para qué?

- Spiny. Haz lo que te digo o esto será lo último que hagas.

- Goombilón. (Sale de la cama y empieza a dar saltitos) ¿Contento? Ya se me ha quitado el sueño, maldita sea.

- Spiny. Y ahora grita.

- Goombilón. ¡¡¡AAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!

...............................................................................................................................

(Por otra parte, Kamek sigue buscando lazos en la habitación de Goombi. Goombi se despierta y mira a Kamek)

- Goombi. Por el amor de Dios, Kamek, son casi las dos y media de la madrugada. ¿Qué haces aquí despierto?

- Kamek. Busco el regalo perfecto para Fuzzya.

- Goombi. Mira pues tengo que contarte algo sobre ella que me dijo ayer. Al parecer tú no le... (en ese momento se escucha el gran grito de Goombilón por todo el castillo y Goombi para de hablar)

- Kamek. ¡¿Qué rayos ha sido eso?!

- Goombi. ¿Tengo pinta de saberlo?

(Entra Fuzzya en la habitación de Goombi rápidamente)

- Fuzzya. ¡Goombi! ¿Qué ha sido eso? ¿Estás bien? (Ve a Kamek) ¿Kamek? ¿Qué haces tú aquí?

- Kamek. Venía a... a... hmmm... a comprobar que Goombi está en buenas manos y que está bien cuidado.

- Fuzzya. ¿Y vienes a las dos y media de la madrugada?

- Kamek. Claro, para pillaros por sorpresa.

- Fuzzya. Fuera de mi casa. ¡Fuera! (Empuja a Kamek hasta la salida)

- Kamek. Pero oye, espera un momento, ¡espera!

- Fuzzya. Ni espera ni espero. ¡Fuera de aquí! ¿Qué te crees que estás haciendo? Buenas noches. (Cierra la puerta en las narices de Kamek)

...............................................................................................................................

(En la tercera planta del castillo, donde se encuentra la habitación del Trío de Élite, se encuentran reunidos bastantes secuaces, entre ellos Guydo y Paratroopi)

- Guydo. (Susurrándole a Paratroopi) ¡¿Cómo fuiste tan idiota de mandar a Goombilón pegar un grito?! Menos mal que conseguimos esconder al Spiny, que si no nos descubren y nos cae una buena bronca.

- Paratroopi. Lo siento, es que pensé que sería divertido. Y como tú siempre eres el que ordena las cosas sentía curiosidad...

- Korokoopa. (Aparece corriendo) ¡¿Qué son esos gritos?!

- Bombazulina. Ha sido Goombilón. Al parecer el fantasma de Spiriny le ordenó pegar ese grito.

- Ratónito. ¿Alguien ha pensando en llevar a ese Goomba a un psiquiátrico? Lo digo por curiosidad.

- Korokoopa. (Mira a Paratroopi y a Guydo) Esto ya es inaguantable, que mañana tenemos que ir a la boda de Kammy y tenemos que estar descansados.

- Don Huesito. Ah, ¿pero pensáis ir? (Todos asienten)

- Robert. Se nota que no conoces bien a Kammy. El que no asista a su boda no seguirá vivo por muchos días.

- Ratónito. Todo el mundo a dormir ya. Como no se disuelva este grupo en menos de un minuto cojo la fregona sucia y me pongo a empapar a la gente.

(Todo el mundo vuelve a sus habitaciones)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Al día siguiente por la mañana, en la sala de Kamek se encuentran el Magikoopa, Ratónito y Goombi. Ratónito lleva una pajarita y un traje elegante y ancho incapaz de cerrar por su abultada barriga)

- Ratónito. Venga, Kamek, que nos esperan en la zona trasera del castillo para la boda.

- Kamek. Ve tú, que yo me quedo con Goombi. He llamado a Fuzzya para que venga aquí y así poder declararle mi amor hacia ella.

- Ratónito. Oh, qué bonito. ¿Me puedo quedar a verlo?

- Kamek. No, no molestes. Lo único raro que he visto es que ayer por la noche Fuzzya me trató de una forma un poco extraña. Entré en su casa y ella me echó furiosa.

- Ratónito. Que poco conoces a las mujeres. Fuzzya lo que quiere es sentirse dominante para ver cómo respondes. Tú tienes que aceptar con firmeza lo que ella diga o haga.

- Kamek. ¿Pero qué sentido tiene eso? Yo soy su jefe, no ella mi jefa.

- Ratónito. (Mira su reloj de muñeca) ¡Uh! Qué tarde es. Hasta luego, Kamek.

(Ratónito sale de la sala e instantes después entra Fuzzya)

- Fuzzya. Jefe Kamek, ¿me habías llamado?

- Kamek. Sí, Fuzzya, pasa. Pero llámame Kamek mejor.

- Fuzzya. Vale. Oye, Kamek... Perdona por lo de anoche, pero es que había tenido un día malo y luego apareciste tú de repente como un ladrón y...

- Kamek. Tranquila, no tienes por qué disculparte. Fuzzya, yo quiero contarte una cosa...

- Goombi. Kamek, cállate. Te estás confundiendo…

- Kamek. Goombi, déjame hablar que es un día importante para todos. (Mira a Fuzzya y casi no le salen las palabras) Fuzzya, yo... yo...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación del Trío de Élite ha vuelto el Spiny disfrazado de Spiriny atormentando a Goombilón)

- Goombilón. ¡¿Otra vez tú por aquí?! Spiriny, te lo digo desde lo más profundo de mi alma, déjame vivir.

- Spiny. Sólo te ordenaré una cosa más y te dejaré en paz, palabra de espíritu.

- Goombilón. ¿Qué quieres ahora?

- Spiny. Dale un beso a Kamek.

- Goombilón. … ¿Qué?

- Spiny. ¡¡Hazlo ya!!

- Goombilón. Argh... Vale, pero esto es lo último que hago. Como vuelvas a aparecer, me enfrentaré a ti. ¡¿Entendido?! (Goombilón sale corriendo de la sala. Salen de su escondite Guydo y Paratroopi riéndose)

- Guydo. Jajajajaja. Este momento va a ser memorable.

- Paratroopi. Exactamente, jajajaja.

(Se oye a lo lejos la voz de Bombazulina)

- Guydo. Uh, ¿esa no es Bombazulina?

- Paratroopi. ¡Sí! Nos va a pillar, oh no...

- Guydo. Rápido, escondámonos. Se me ha ocurrido algo.

(Guydo y Paratroopi vuelven a su escondite mientras el Spiny permanece en la habitación. Entra Bombazulina)

- Bombazulina. ¿Goombilón? ¿Estás aquí? Tenemos que irnos a la boda de Kammy. (Ve al Spiny disfrazado de Spiriny) ¡¡Ostras!! ¿Pero quién demonios eres tú?

- Spiny. (Con voz fantasmal) Uuuuuuuuhhhh... Soy el fantasma de Spiriny. Sal de esta habitación si no quieres sufrir mi ira.

- Bombazulina. (Se acerca al Spiny y le pega una patada) ¡¿Así que eres tú el que ha estado asustando a Goombilón estos últimos días?! ¡¡Farsante!!

- Spiny. ¡Aaahh! ¡No me hagas daño, por favor!

- Bombazulina. Ya me estás diciendo qué pretendes o te vas a ir calentito de aquí. (El Spiny señala un armario, Bombazulina se acerca, lo abre y encuentra dentro a Paratroopi y a Guydo, este último con un walkie-talkie)

- Guydo. Ho-hola Bombazulina. Qué buen día hace, ¿no?

- Bombazulina. Con que vosotros érais los que le estábais asustando estos últimos días. ¿Pero qué clase de amigos sois vosotros? ¿Sabéis acaso lo mal que lo ha pasado?

- Paratroopi. Lo... Lo sentimos... Queríamos gastarle una pequeña broma, pero la broma se fue haciendo cada vez más grande y...

- Bombazulina. ¿Le habéis ordenado algo más últimamente?

- Guydo. Ehmm... No.

- Bombazulina. (Furiosa) Sargento Guydo...

- Guydo. Vaaale. Le hemos obligado a besar a Kamek. Pero ojo, es por pura diversión.

- Bombazulina. ¡¿Qué?! ¡¿Pero qué clase de idiotas sois?! ¡Que puede despedirle! Hay que pararle cuanto antes.

(Los tres salen de la sala en busca de Goombilón)

...............................................................................................................................

(Paralelamente, en la habitación de Kamek siguen los mismos personajes. Kamek sigue balbuceando)

- Fuzzya. Kamek, ¿me quieres decir de una vez qué te pasa? Llevas cinco minutos intentando pronunciar una palabra.

- Kamek. Está bien, ya he reunido el valor suficiente. Fuzzya, yo te... (en ese mismo momento entra Goombilón en la sala, se acerca a Kamek y le besa en la boca. Kamek se suelta) ¡Puaj! ¡¡¿Pero qué haces, Goombilón?!!

- Goombilón. Lo siento, Kamek, no fui yo, fue Spiriny.

- Kamek. Vete de aquí si no quieres que te parta la cara de un manotazo.

- Fuzzya. Kamek, ¿eso era lo que tenías que contarme tan importante? ¿Que estás enamorado de Goombilón?

- Kamek. No, Fuzzya, no te enfades conmigo. Yo de quien de verdad estoy enamorado es de ti. (Kamek besa a Fuzzya, pero ella se suelta a los pocos instantes)

- Fuzzya. ¡¡¿Qué haces, asqueroso?!!

- Kamek. Besarte. ¿No estabas enamorada de mi?

- Fuzzya. ¡Pues claro que no, imbécil!

- Kamek. Ah... Pues... Entonces estoy haciendo un poco el ridículo.

- Fuzzya. Y más que lo vas a hacer cuando le cuente a todo el mundo que te gusta un secuaz.

- Goombilón. Eh... Bueno... Yo me voy yendo, que llego tarde a la boda.

- Kamek. Fuzzya, ni se te ocurra decir eso porque no es verdad.

- Fuzzya. Bueno, yo podría callarme a cambio de algo...

- Kamek. ¿Qué quieres, avariciosa?

- Fuzzya. Volver a mi puesto de contable.

- Kamek. ¡¿Qué?! El castillo no puede permitirse a dos contables. Rita-disc lo hace bien.

- Fuzzya. Pues tendrás que conseguir que el castillo pueda permitírselo o si no vas a ser el hazmerreir del mes...

- Kamek. Maldita seas. Nada más llegar ya estás fastidiando.

- Fuzzya. Kamek, sólo os estoy devolviendo lo que me hicísteis pasar hace un año, nada más. Y prepárate para la boda, que se casa tu madre, hombre.

(Fuzzya se va del lugar sonriente dejando a Kamek fastidiado)


(La parte trasera del Castillo de Bowser. Hay una pequeña plataforma donde se encuentra un Toad cura con un libro en frente suyo. En frente de la plataforma hay decenas y decenas de filas de asientos ocupados por muchísimos secuaces. Entre ellos se encuentran Bowser, Goombi, el Trío de Élite, Bombazulina, Ratónito, Korokoopa, Kaproopa, Fuzzya, Don Huesito y Rita-disc. Goombilón no dirige palabra ni a Paratroopi ni a Guydo, y Ratónito está durmiendo a moco tendido en su asiento. De repente suena la música de boda)

(Comienza la música 2)

(Aparecen al fondo del lugar y acercándose a la plataforma Kammy y Kamek hijo cogidos del brazo. Van lentamente hasta subirse en la plataforma. Kamek se sienta en un asiento junto a Bowser y aparecen después Kamek padre con Robert dados de la mano. Repiten el mismo proceso y Robert se sienta en su asiento)

(Para la música 2)

- Kammy. (Sonriente) Muchas gracias a todos por haber asistido a la ceremonia sin haber estado obligados a hacerlo.

- Bowser. Pfff... Menos mal que no estábamos obligados...

- Kammy. Hubo un momento en que pensé cambiar esta música de boda tradicional por uno de mis grandes éxitos de canciones cantadas por mí.

- Todos. ¡¡¡NO!!! (Ratónito se despierta del susto)

- Korokoopa. N-no mujer. Las tradiciones están para resperarlas, ¿no es verdad?

- Todos. Claro, claro.

- Cura. Bueno, hermanos, hermanas, comencemos el acto de unión de estas dos almas que están a punto de unirse.

- Kammy. Sí, sí, pero no sea cansino y vaya a la parte del beso.

- Cura. ¿Cómo? Pero si tenía preparado un texto que duraba media hora.

- Kammy. Usted hace lo que yo le diga que para eso le he pagado. Vaya a la parte del beso y ya.

- Cura. (Mirando a Kamek padre) Kamek Koopa, ¿aceptas a Kammy como tu esposa por segunda vez y esta de verdad y prometes amarla y respetarla en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte os separe?

- Ratónito. (Diciendo en tono bajo) Con la edad que tienen no quedará mucho...

- Kamek (padre). Sí quiero.

- Cura. ¿Y tú Kammy Koopa? ¿Aceptas a Kam-?

- Kammy. Sí quiero.

- Cura. Hermana, ya sé que está nerviosa, pero déjeme terminar.

- Kammy. ¡Que no pesado! ¿Quiere casarnos ya?

- Cura. ... Venga, vale. Por el poder que me concede la comunidad religiosa del Reino Champiñón, yo os declaro marido y mujer. Podéis besaros.

(Kammy y Kamek padre se besan)

- Ratónito. (Pone cara de asco al verlos) Uh, qué mal rollo me da esto. Se me va a cortar la digestión del banquete.

- Kamek. Ratónito, pero si el banquete no ha empezado aún.

- Ratónito. Bueno, lo confieso. He comido un poco a escondidas.

- Kamek (padre). (Mirando al público) Damas y caballeros... ¡que empiece la fiesta!

(Todo el mundo se alegra menos Goombilón, quien se aleja del lugar. Paratroopi y Guydo se acercan a él)

- Guydo. Goombilón. Goombilón. Dinos algo, por favor. Por lo menos insúltanos, pero dirígenos la palabra.

- Goombilón. ¿Por qué debería hacerlo? Vosotros os pensáis que me habéis gastado una broma, pero yo lo he pasado muy mal desde que pasó lo de Spiriny.

- Paratroopi. Lo sentimos...

- Goombilón. ¿Y creéis acaso que sintiéndolo va a desaparecer mi obsesión?

- Guydo. Tienes razón, Goombilón, hemos sido idiotas y no lo volveremos a hacer nunca más. Lo prometemos.

- Paratroopi. Además... Mira el lado bueno. Durante tres días no has vuelto a ver al fantasma de Spiriny. ¡Y si no le has visto es que estás curado!

- Goombilón. (Mira al suelo) Ay... No puedo enfadarme con vosotros... Venga, dadme un abrazo. (El Trío de Élite se abraza) Eso sí, como me intentéis convencer de nuevo para que bese a Kamek, os cortaré personalmente a cada uno la lengua. ¿Entendido, amigos?

- Guydo y Paratroopi. Eh... Sí.

(El día sigue avanzando en el Reino Champiñón y la fiesta sigue muy animada tras la celebración de la boda)

Curiosidades

  • No hay curiosidades que yo recuerde esta vez. (?)


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.