FANDOM


Máquina atención
Recuerda que el episodio está ambientado en los últimos días de 2017.


Resumen

Tras la prevención de la gran catástrofe apocalíptica que se avecinaba en el Reino Champiñón y alrededores, el Castillo de Bowser ha conseguido salir "ileso" de la situación. A pocas horas de la llegada del año 2018 los secuaces preparan de forma "normal" su despedida del año. ¿Acabarán el año los secuaces como se merecen?

Diálogo (primera parte)

Intro LTS Temp.7. Fregona
(30 de diciembre. Falta un día para acabar el año 2017. En el sótano del Castillo de Bowser pasean Kamek y Bowser juntos estudiando todo lo que ven a su alrededor. Kamek sujeta con sus manos un papel y un bolígrafo)

- Kamek. Cámara frigorífica. Hmmm... Parece que tiene algunos daños dentro. (Apunta algo en su papel)

- Bowser. Argh...

(Siguen caminando)

- Kamek. (Tras hablar con un Koopa) El hospital ha tenido pérdidas en cuanto a tecnología. Las vibraciones de la lluvia de meteoritos destrozaron costosas máquinas y hay que repararlas o sustituirlas.

- Bowser. ... ¿Qué es más barato?

- Kamek. Yo diría que es aproximadamente igual de caro...

(Aparece Rita-disc)

- Rita-disc. (Enfadada) Kamek, llevo buscándote durante horas.

- Kamek. Ah, ¿sí? No me había dado cuenta.

- Rita-disc. No te hagas el loco porque he visto que me has visto.

- Kamek. No me digas que te he visto cuando no te he visto porque no te he visto.

- Rita-disc. No es que no me hayas visto, es que has visto que me veías y no me has querido ver.

- Kamek. Entonces de ese modo tampoco puedo decir que te he visto. ¿Lo ves?

- Bowser. ¿Me estáis vacilando? Dejad ya de hacer el tonto.

- Rita-disc. Exijo como fiel trabajadora de este castillo que me paguéis todos los destrozos ocasionados por el maldito asteroide.

- Kamek. Ni de broma. Págatelo con el sueldo millonario con el que os pagué a todos vosotros estos últimos meses.

- Rita-disc. Perdona, pero como buena honrada que soy fui una de las pocas personas que renunció a esos “sueldos millonarios” hace tiempo.

- Kamek. Y yo como buen malvado que soy debo advertirte que de la honra no se vive. Haber sido más lista...

- Rita-disc. ¡¡Esto es indignante!! No pienso callarme hasta que no solucionéis mi problema.

- Bowser. (Desesperado) ¡Pues espero que tengas buena voz, porque tenía pensado bajaros el sueldo a todos!

- Kamek. (Asustado) Amo Bowser, ¿no era un secreto eso?

- Bowser. Tarde o pronto tenía que bajar sus sueldos millonarios, por favor.

- Rita-disc. Ah, ¿sí? Muy bien, muy bien. Esto no va a quedar así, ya lo creo que no... (se va del lugar)

- Kamek. ... Bien, pues tras esta amenaza solo quedan un par de salas más por revisar y ya tendré preparada la lista de todas las reparaciones necesarias del castillo.

(Cuando amo y secuaz se acercan a una de las últimas salas por revisar, se encuentran con Ratónito)

- Ratónito. Hola. Antes de que paséis a esa sala de ahí (la indica con el dedo) quiero deciros una cosa.

- Bowser. No, Ratónito, no pienso arreglarte ningún destrozo que tengas en tu casa. ¡Aparta! (Empuja a Ratónito hacia un lado)

- Ratónito. ¡Ay! Pero si no me refería a eso.

(Bowser abre la puerta de la sala y miran tanto él como Kamek su interior. Ambos quedan boquiabiertos al ver la sala llena de agua y una tubería rota al fondo expulsando un chorro de agua continuo)

- Ratónito. (Acercándose a Bowser) Esto era lo que os quería decir...

- Bowser. ¡¿Qué es esto?!

- Ratónito. En estos momentos parece una piscina.

- Kamek. Ratónito, cállate que no ha tenido gracia... ¡¿Cuánto lleva esto así?!

- Ratónito. Pues desde que vine hace unas horas a limpiar, pero imagino que la tubería lleva rota más tiempo.

(Aparece Robert sigilosamente y asusta a todos con un saludo)

- Robert. Hola. (Todos pegan un bote por el susto)

- Bowser. (Furioso) El que faltaba. ¡¿Cómo no me has avisado de esto, consejero?!

- Robert. Iba a hacerlo ahora mismo, amo Bowser. Me parece que alguna roca del gran meteorito debió colisionar en alguna zona de esta tubería, provocando su rotura y esta inundación.

- Ratónito. Pues yo no pienso limpiar este estropicio...

- Kamek. Me temo que los costes de reparación van a ser elevados en este caso...

- Bowser. Ah, ¿sí? Pues se ha agotado mi paciencia. ¡No pienso soltar una sola de mis monedas! Ni para este problema ni para los muchos otros que has apuntado en esa condenada lista, Kamek.

- Kamek. Pero amo Bowser, ¡esta tubería rota es un peligro! ¿Y si nos quedamos sin agua potable para todo el castillo?

- Bowser. Pues a beber agua de mar. ¿Y yo qué sé?

- Robert. Peor aún sería que ese agua se filtrara entre las rocas, que creara por debajo una especie de balsa bajo el castillo y que acabara echándolo abajo.

- Ratónito. ... ¿Otra vez corremos peligro de que este castillo se venga abajo? Genial, no hacemos más que salir de un problema y meternos en otro.

- Bowser. ¡¡Me da igual!! Si este castillo se cae a pedazos, yo moriré con él y ya está. Me voy a mi sala real, que estoy harto de discutir con vosotros. (Se va gruñendo)

- Kamek. Robert, corta el agua a través del panel de control del sótano.

- Robert. Entendido, Kamek.

- Ratónito. Hmmm… Oye, Kamek. ¿Y si aprovechamos todo este agua y montamos una piscina cubierta aquí?

- Kamek. Claro, ¿entonces para qué nos gastamos tanto dinero en montar una piscina climatizada en la zona trasera del castillo el año pasado?

- Ratónito. Pues eso mismo me pregunto, porque nadie la usa ya...


LTS Asteroide 10


CB Kamek
(Fuera de la habitación de Kamek, se encuentran el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Fuzzya, Don Huesito, Rita-disc, Bombazulina y decenas y decenas de secuaces de menor rango, todos hablando tan fuerte que se entremezclan las voces y no se puede distinguir nada. También aporrean la puerta pidiendo a Kamek que abra)

(Dentro de la habitación de Kamek se encuentran él, Goombi, Kamek (padre) y Kammy)

- Goombi. La que has liado, Kamek, la que has liado.

- Kamek. No, yo no. Toda la culpa es de Rita-disc, por ir contando por ahí que vamos a bajar a todo el mundo el sueldo.

- Kamek (padre). Kamek, hay que salir a calmar el ambiente de ahí afuera antes de que tiren la puerta abajo.

- Kamek. ¿Tú crees?

- Goombi. Kamek, están pidiendo tu cabeza. Yo no me atrevería a salir. ¿Por qué no dejamos que Kammy abra la puerta? Ella es un arma de destrucción masiva.

- Kammy. (Se acerca a la puerta) Sí, será mejor que abra yo. Sois una panda de cobardes y quejicas que os asusta un simple grupito de secuaces... (Abre la puerta enfadada) ¡¡¿Qué demonios hacéis todos aquí gritando?!! Tenéis al inútil de mi hijo asustado.

(Todos se callan y miran a Kammy furiosos)

- Guydo. Kammy, ¿qué es eso de que nos van a bajar el sueldo?

- Rita-disc. Vamos a volver a cobrar la miseria de siempre.

- Kammy. Tú cállate de una vez, bicho asqueroso, que no te callas ni debajo del agua. Debería cortarte la lengua por haber desatado todo esto.

- Korokoopa. ¿Por qué motivo nos vais a bajar los sueldos?

- Kammy. Porque sois demasiado inútiles. ¿Te parece poco?

- Korokoopa. (Furioso) Kammy, no me hagas enfadar porque estoy muy tenso.

- Kammy. Caray, qué mal te ha sentado el accidente por las escaleras que tuviste, chico... ¿O acaso estás enfadado por el cuadro fraudulento que le compraste al gran artista Paratroopi? (Se empieza a reir a carcajadas)

- Paratroopi. (Le brillan los ojos de la emoción) Ay, por fin no me llama Caracubo.

- Korokoopa. ¡Repite eso, vieja chiflada! (Se acerca a Kammy, pero ella saca su varita e inmoviliza a Korokoopa en el suelo) ¡Ah! ¡Suéltame, por favor!

- Kammy. Habértelo pensado mejor, cerebro de mosquito. (Deja de usar su magia y mira al resto de secuaces) ¿Algún valiente más?

(Kamek aparece y aparta a Kammy)

- Kamek. Disculpad a mi madre. A veces pierde los papeles con tanto nervio. Si por algo hemos decidido reduciros los sueldos es porque no podemos permitirnos pagaros tal cantidad de dinero, ¿es que no lo entendéis?

- Goombilón. Pues no habernos pagado tal dineral en su momento...

- Kamek. ¡Pero si nos obligasteis vosotros! Os recuerdo que me chantajeasteis personalmente para que no abandonárais el castillo como sucias ratas traidoras.

- Don Huesito. Hmmm... Hablando de sucias ratas traidoras... ¿Y Ratónito?

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones
(En una de las consultas del hospital del sótano del Castillo de Bowser se encuentran Ratónito y un doctor Shy Guy)

- Dr. Guy. (Mirando los papeles con preocupación) Hmmm... Ajá... Hmmm... Ejem... Ajá...

- Ratónito. ... ¿Qué ocurre, doctor? ¿Me pasa algo grave?

- Dr. Guy. ¿Hace cuánto que no se hace un análisis médico?

- Ratónito. Puf... Tendría como 15 o 16 años... Ni lo recuerdo.

- Dr. Guy. Madre mía, se nota bastante. Tiene multitud de desórdenes en su expediente, pero lo que más me preocupa es su colesterol. Jamás había visto una cantidad tan grande en una persona viva.

- Ratónito. Bueno, tal vez sí me haya descuidado un poquito...

- Dr. Guy. ¿Un poquito? Esto es realmente alarmante, señor Ratónito. Dígame los motivos que le han impulsado a hacerse este chequeo. ¿Siente náuseas alguna vez?

- Ratónito. Cuando veo a la madre de Kamek.

- Dr. Guy. ¿Nota fatiga al hacer ejercicio o se siente incapaz de hacerlo dado su sobrepeso?

- Ratónito. ¿Ejercicio? ¿Yo? JAJAJAJA. Muy buena, doctor.

- Dr. Guy. ¿Hace todas las comidas diarias recomendadas?

- Ratónito. Por supuesto. Como diez veces al día como una persona sana.

- Dr. Guy. ... Bien... Parece que he dado con el foco de su sobrepeso. A partir de ahora tiene que cuidar minuciosamente su dieta; no más de tres comidas al día.

- Ratónito. (Traga saliva preocupado) ¿T-tres veces? Me voy a morir de hambre... Tendré que aumentar el número de hamburguesas que me coma...

- Dr. Guy. Ah, no, no, de ninguna manera. Debe evitar cualquier alimento rico en grasas y azúcares, señor Ratónito. Nada de tartas, bollos, dulces, hamburguesas, batidos, chocolate, azúcar... Sólo alimentos bajos en calorías y propios de una dieta saludable. Una ensalada, una dieta rica en legumbres y carne hervida. Ah, y nada de fritos, rebozados y salsas.

- Ratónito. (Pálido) Madre mía. No voy a ser capaz de soportar una tortura como esta...

- Dr. Guy. Además le recomiendo hacer ejercicio diario para estar en forma.

- Ratónito. ... ¿Y eso del ejercicio cómo se hace? Es que soy nuevo en esto.

- Dr. Guy. Salga a correr por las mañanas, vaya al gimnasio, haga ejercicios en casa...

- Ratónito. El problema es que no tengo tiempo para nada de eso porque trabajo del día a la noche en este castillo.

(Aparece Robert de repente con una cinta de correr en la cabeza)

- Robert. Tranquilo, Ratónito, ¡yo te ayudo!

- Ratónito. ¡¡Aaahh!! ¡Robert, malditas tus entradas sigilosas! ¿Es que no sabes saludar normal?

- Robert. Ponte traje de deporte porque a partir de ahora voy a ser tu coach personal.

- Ratónito. ¿Mi qué? Robert, estás hablando demasiado raro y además no quiero que me ayudes a nada.

- Robert. Silencio, ya me lo agradecerás cuando luzcas unos músculos tonificados y tengas unos pectorales de acero.

- Ratónito. ¡¿Piensas echarme acero fundido en el cuerpo?! ¿Es esto acaso uno de los ejercicios?

- Robert. Era una frase hecha... En fin, muchas gracias por todo, doctor, ya nos vamos. (Coge a Ratónito de la mano y se lo lleva a rastras)

- Ratónito. ¡Eh, suéltame, que no he aceptado tu ayuda!

- Dr. Guy. (Con cara de confusión) Cada vez viene gente más loca aquí. Hay que ver...

_______________________________________________________________

CB Kamek
(En la habitación de Kamek están Goombi y Kammy discutiendo como siempre mientras Kamek (padre) está desesperado y acorralado en un rincón)

- Kamek (padre). Dejad de discutir, por favor...

- Kammy. ¡Ya estoy harta de que un niño tan repelente me tenga que recordar todo el rato que envejezco por momentos!

- Goombi. Es que envejeces, Kammy, ¡y estoy cansado de aguantar tus tacañerías y tus malos humos!

- Kammy. ¡Niñato, yo nunca tengo malos humos! Es mi carácter normal.

- Goombi. Vieja asquerosa...

- Kammy. Renacuajo irritante...

(Aparece Kamek en la escena)

- Kamek. ¡¡Ya está bien!! Acabo de hablar con todos los malditos secuaces que tenía en frente de mi propia casa pidiendo mi cabeza como castigo y cuando consigo arreglar la situación y vuelvo aquí a descansar en una mañana normal, ¿qué me encuentro? El mismo caos de siempre. ¡Y no lo soporto más!

(Kammy y Goombi miran asustados a Kamek)

- Goombi. K-Kamek, tranquilízate...

- Kammy. No hagas una montaña de un grano de arena, hijo.

- Kamek. ¡Ni hijo ni leches! Se han acabado las tonterías aquí, ¿me oís? A partir de ahora esta casa va a ser una casa NORMAL, NOR – MAL. Y en ella va a vivir una familia normal, de esas en donde todos los familiares se quieren y se respetan. ¿Me habéis oído?

- Kammy. Ah, ¿pero eso existe?

- Goombi. Sólo en las películas...

- Kamek. Así que me voy a poner serio. A partir de ahora si alguno de vosotros dos lanza el más mínimo insulto a quien sea, por la razón que sea o en el momento que sea, le echaré de mi casa. A ti, Kammy, te enviaré a un psiquiátrico.

- Goombi. (Aguantando la risa) Pues no tardará mucho...

- Kamek. Y a ti, Goombi, te llevaré de nuevo al colegio ese que tanto te gustaba.

- Goombi. ¡No, por favor! No quiero cruzarme de nuevo con esos chavales peligrosos.

- Kamek. Pues si queréis seguir aquí, a partir de ahora será con mis normas. ¿Entendido?

(Kammy y Goombi parecen no estar del todo satisfechos)

- Kammy. Conmigo te será fácil, no como con este niñato estúp-... (ve que Kamek le mira con cara furiosa) Estup-... Estupendo... Este niño estupendo...

- Kamek. (Sonriente) Así me gusta, madre.

- Goombi. Yo no pienso darte problemas por mucho que lo diga una viej-... (ahora Kamek mira a Goombi furioso) Viej-... Viell-... Viellísima persona como lo es Kammy.

- Kamek. (Contento) ¿Veis? No es tan difícil llevarse bien, ¿a que no? Ahora daos un abrazo abuela-nieto como es debido.

- Kammy. Eh... Yo no soy la abuela de este niño...

- Goombi. Ni yo tampoco el nieto de esta mujer...

- Kamek. (Muy serio) He dicho que os deis un abrazo.

(Kammy y Goombi se abrazan. Hay tanta tensión en el ambiente que podría suceder cualquier catástrofe en cualquier momento)

- Kammy. (Le susurra a Goombi al oido) Disfruta de este abrazo, porque es el último que vas a recibir de mi...

- Goombi. (Le devuelve el susurro) Ya lo creo, Kammy, porque tienes un pie en la tumba ya...

(Kammy y Goombi fingen abrazarse muy felizmente)

- Kamek (padre). (Se acerca a Kamek) Hijo, no creo que esto sea bueno para nadie...

- Kamek. Hacía tanto tiempo que no veía tanta paz y armonía... (de repente recuerda algo importante) ¡Oh! Casi se me olvidaba... Mañana por la noche he invitado a Ratónito y a sus padres a cenar en nuestra habitación para despedir el año como es debido.

(Kammy deja de abrazar a Goombi y mira a Kamek)

- Kammy. ... ¡¿Has invitado a la rata asquerosa, madre del ratón glotón, a mi casa?!

- Kamek. En primer lugar, esta no es tu casa, sino la mia. Y en segundo lugar, sí la he invitado y espero que te portes bien con ella. ¿Vale?

- Goombi. (Riéndose) Kammy, te veo yendo al psiquiátrico el 1 de enero, ¡jajajaja!

- Kammy. Kamek, vale que me pidas aguantar las tonterías de este hijo de... hijo de... hijo de los ángeles, pero no pienso soportar ni una sola idiotez de esa mujer.

- Kamek. Pues ve practicando, porque si no ya sabes qué destino te espera...

_______________________________________________________________

CB Trío de Élite
(En la habitación del Trío de Élite se encuentran los tres miembros del grupo descansando. Alguien llama a la puerta y Paratroopi va a abrir. Al otro lado se encuentra Marta)

- Paratroopi. ¿Quién es? (Termina de abrir la puerta, mira a Marta y se pone nervioso) ... ¿M-Marta? ¿Qué quieres?

- Marta. He estado todo este tiempo pensando... Sé que me engañaste durante toda la semana en la que estuvimos saliendo, pero también sé que eres muy tímido y que tal vez no encontraste el momento para decirle a esa Paratroopa que lo vuestro se ha acabado.

- Paratroopi. Eh... No, exactamente...

- Marta. (Ignorando las palabras de Paratroopi) Así que, tras meditarlo profundamente, he decidido perdonarte a pesar de haber sido bastante descortés conmigo.

- Paratroopi. Marta, por favor, escúchame.

- Marta. (Sigue ignorando a Paratroopi) Y como gesto de reconciliación, dejaré que me invites a tu casa a cenar mañana por la noche para despedir el año, habiendo cortado previamente con esa Paratroopa albina, claro.

- Paratroopi. Marta, ¿me quieres escuchar? Quería decirte que esta relación como bien dijiste se acabó. Perdóname, pero no voy a quedar contigo.

- Marta. (Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada) No estropees este momento tan bonito que tanto esfuerzo me ha costado, ¡¿eh?! (Se tranquiliza) Quedamos sobre las 11:30 de la noche, ¿vale?

- Paratroopi. ... ¿No?

- Marta. (Alegre) ¡Perfecto! Pues a las 11:30 entonces. Hasta mañana. (Se va del lugar, dejando a Paratroopi confuso, quien cierra la puerta de la habitación)

- Guydo. (Intentando aguantar la risa) ¿Qué le ocurre a esa chica? Me acaba de recordar a Popkey.

- Paratroopi. No sé, pero no voy a quedar con ella. Mi amor es puro hacia Kaproopa.

- Guydo. Bueno, puro, puro...

- Paratroopi. Pues sí. Gracias a ella he descubierto que quiero a Kaproopa más que a nada en este mundo.

- Guydo. (Irónico) A romántico no te gana nadie...

- Paratroopi. ¿Y ahora qué voy a hacer con Marta?

- Guydo. ¿Con quién?

- Paratroopi. (Se lleva la mano a la cara) Con la chica con la que acabo de hablar.

- Guydo. Oh, pues tengo una gran solución. La vas a invitar a cenar a esta casa.

- Paratroopi. Sargento Guydo, te acabo de decir que he quedado con Kaproopa. ¿Me escuchas cuando te hablo?

- Guydo. Claro, pero en ningún momento he dicho que tú vayas a quedar con Marta. (Paratroopi está confuso) A ver, que me explico. Yo me ofrezco a cenar con ella y librarte del problema que tienes encima.

- Paratroopi. ¿En serio harías eso por mi?

- Guydo. Por supuesto, lo hago porque somos amigos... (Piensa en su mente) ...y porque no quiero cenar solo en un día como hoy...

- Paratroopi. Muchas gracias. No sabes qué peso me has quitado de encima.

_______________________________________________________________

CB Korokoopa
(En la habitación de Korokoopa y Kaproopa, esta última está hablando por teléfono)

- Kaproopa. ¡Perfecto! Pues mañana os esperaremos para cenar. ¿Recordáis en qué habitación vivimos? Genial. Un beso, hasta luego. (Cuelga y mira a Korokoopa) Hermano, mañana vienen nuestros padres a cenar.

- Korokoopa. ¿En serio? ¿Ya no siguen enfadados por lo del año pasado?

- Kaproopa. Bueno, me han pedido que no vuelvas a intentar dejar a Paratroopi en mal lugar... Ni que intentes envenenar a nadie...

- Korokoopa. Yo lo hice por tu bien; ese Paratroopi no te conviene.

- Kaproopa. Pues te aguantas. La cena de mañana debe salir perfecta, así que deja de comportarte como un niño pequeño.

- Korokoopa. Yo soy más maduro que nadie, pero les odio profundamente, a él y a sus amigos.

- Kaproopa. Dime una razón para odiarle.

- Korokoopa. Por su culpa me caí por las escaleras.

- Kaproopa. ... Otra razón.

- Korokoopa. Casi me arruiné comprando una obra de arte falsa suya.

- Kaproopa. ... Otra.

- Korokoopa. Me envenenaron y me metieron en la cámara frigorífica del castillo para intentar rematarme.

- Kaproopa. Otra más.

- Korokoopa. Me destrozaron un tímpano con el audífono de Kammy Koopa.

- Kaproopa. Otra...

- Korokoopa. Me hicieron creer que había ligado por Internet para reirse de mi, me fastidiaron mi oportunidad para quedar en primer puesto en el concurso de chistes malos que organizó el castillo, también me... (Kaproopa interrumpre a Korokoopa)

- Kaproopa. ¡Ya está bien! Paratroopi no es perfecto, pero no me creo todo lo que estás diciendo. La mitad de las cosas las estás tergiversando.

- Korokoopa. Si no quieres no me creas, pero no voy a dejar de odiarle.

- Kaproopa. (Enfadada) ¡Ah! Siempre encuentras el modo de hacerme sentir mal. Iba a contarte algo muy importante, pero es imposible decirte nada sobre Paratroopi sin que te crispes; ¡parecéis agua y aceite metidos en un jarro!. Voy a dar un paseo para tranquilizarme y despejarme la mente.

(Mientras Kaproopa se va, Korokoopa se queda con la duda)

- Korokoopa. Espera, ¿qué es eso tan importante de lo que hablas? (Kaproopa no responde y se sigue alejando del lugar) ... Pues vale...

_______________________________________________________________

Come On! Battle - Mario & Luigi Superstar Saga Bowser’s Minions Music Extended

Come On! Battle - Mario & Luigi Superstar Saga Bowser’s Minions Music Extended

Música 1

(Comienza la música 1)
CB
(Se puede ver a Ratónito corriendo de un extremo del pasillo a otro varias veces, sudando y jadeando, intentando aguantar el agotamiento que el hacer ejercicio conlleva. Robert mientras tanto lo anima con frases motivadoras)

- Robert. ¡Ánimo, albóndiga con patas!

- Ratónito. (Corriendo) ¡Deja... de... llamarme... cosas!

- Robert. No hables, que es peor para tu fatiga, bola de grasa.

- Ratónito. (Para de correr y mira furioso a Robert) Otra frase graciosa de las tuyas y dejo de hacer ejercicio.

- Robert. Deja de vaguear y toma un sorbo de esta bebida isotónica.

- Ratónito. (Toma un trago y lo escupe al suelo) ¡¿Pero qué es esto?!

- Robert. Debes reponer sales minerales y electrolitos para no perder la consciencia.

- Ratónito. Deja de hablarme de cosas raras y tráeme un batido de chocolate.

- Robert. Querido Ratónito, ¿de qué te sirve bajar esas calorías de más que tienes en tu cuerpo si luego las recuperas con comida basura?

- Ratónito. Pues eso mismo me pregunto yo. ¿Puedo dejar de hacer ejercicio?

- Robert. (Se enfada, su máscara se da la vuelta y adquiere un aura roja mientras sus ropas rojas caen al suelo) ¡¡NO!! Bébete eso y ponte a correr, ¡¡AHORA!!

- Ratónito. (Asustado, bebe nervioso la bebida y sigue corriendo) ...

...............................................................................................................................

(En la piscina de la zona trasera del castillo se encuentran Ratónito y Robert, este último con un cronómetro en mano)

- Robert. Quiero que en 10 minutos hagas 7 largos a la piscina como mínimo.

- Ratónito. ... ¿Será una broma, no? (Robert niega con la cabeza) Si ya me cuesta mover las piernas para andar, ¿mover los brazos también para nadar no puede ser un poquito peligroso?

- Robert. Yo sí te voy a enseñar algo peligroso como no te tires a la piscina.

- Ratónito. Está bien... (Ratónito se tira a la piscina y genera tal chapuzón que el agua sale disparada hasta el techo)

- Robert. (Viendo cómo Ratónito se hunde hasta el fondo sin poder salir a la superficie) Eres vago hasta para nadar...

...............................................................................................................................

(Tiempo después, Ratónito, mojado, y Robert se encuentran en uno de los pasillos del Castillo de Bowser. Ratónito sujeta a dos Koopatrulleros con sus brazos y los sube alternadamente en el aire como si estuviera haciendo pesas)

- Robert. ¡¡Muy bien!! ¡Un, dos, un, dos, un, dos...!

- Ratónito. (Sudando y jadeando, pero su cara muestra una enorme sonrisa) Uf, uf, uf...

- Robert. Ratónito, te veo alegre. ¿Notas ya cómo tu cuerpo mejora?

- Ratónito. (Mucho más alegre) No, es que noto que si sigo haciendo ejercicio voy a morir, y me alegra la idea de que todo este sufrimiento vaya a acabar ya. (Sigue elevando en el aire a los Koopatrulleros hasta que cae inconsciente al suelo)

- Robert. ... Puf, a ver quién levanta ahora a este ratón del suelo...

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

CB Ratónito
(Tiempo después, Ratónito está descansando en su cama totalmente agotado. Robert está hablando con Don Huesito fuera de la habitación de Ratónito)

- Don Huesito. (Tras una larga conversación en la que prácticamente hablaba Don Huesito) ...y lo he intentado todo, ¡todo! Pero no hay manera de que Fuzzya se fije en mi. ¿Por qué crees que parezco invisible ante ella?

- Robert. Hombre, me han contado que rompiste una relación suya haciéndola pasar por una demente...

- Don Huesito. Porque yo la quiero, y quiero que esté conmigo. Y además por otra parte está el pesado del Sargento Guydo intentándola conquistar también como yo... ¿Por qué no me pueden salir bien las cosas?

- Robert. Porque eres muuuuy pesado. Déjame que te dé un consejo: si quieres a Fuzzya, déjala ir.

- Don Huesito. ... Vaya tontería de frase, ¿no?

- Robert. Si ve que tú empiezas a pasar de ella, estoy seguro de que empezará a sentir celos o incluso ganas de que sigas intentándola enamorar. Y en ese momento deberás actuar para salir victorioso en tu estrategia.

- Don Huesito. ... ¿Crees que funcionará?

- Robert. La mente es muy caprichosa. Le encanta sentirse observada, llamar la atención. Y cuando de repente nota que ya deja de ser importante para su alrededor, empieza a desesperarse hasta que consigue recuperar su antiguo papel.

- Don Huesito. ¡Tienes razón! ¡Muchas gracias por tu ayuda, Robert!

- Robert. De nada, amigo.

(Aparece Kaproopa por el lugar)

- Kaproopa. Robert, por fin te encuentro. Necesito tu ayuda.

- Robert. Caray, cuánta gente necesitada hay hoy. ¿Qué te ocurre, amiga Kaproopa?

- Kaproopa. ¿No tendrás alguna poción o algo que controle la mente de las personas?

- Robert. Si la tuviera la habría utilizado con Kamek para que me subiera el sueldo...

- Kaproopa. Es que lo necesito para mi hermano Korokoopa. Mañana van a venir nuestros padres y quiero decirles que por fin me caso con Paratroopi.

- Don Huesito. ¡Oh! Boda a la vista, qué bien.

- Robert. En ese caso tengo un polvo mágico experimental que puede funcionar como tú deseas. Si soplas delante del hocico de Korokoopa y este lo respira, de repente actuará de modo diferente.

- Kaproopa. ¿En qué sentido “de modo diferente”?

- Robert. Se volverá “normal”.

- Kaproopa. ... Me lo llevo. ¿Y durante cuánto tiempo duran sus efectos? Es que quiero que aguante “normal” hasta el 1 de enero.

- Robert. Sus efectos duran aproximadamente un día, y como me caes bien te regalaré dos bolsitas llenas del polvo. Usa una hoy y una mañana. (Robert le da las bolsas)

- Kaproopa. ¡¡Muchísimas gracias, Robert!! (Se va con las bolsas del lugar)

- Don Huesito. Robert, qué haríamos sin ti...

- Robert. Lo hago por pura bondad. (Da varios toques a la puerta de la habitación de Ratónito) Ratón glotón, volvamos al entrenamiento que ya has descansado bastante.

- Ratónito. (Gritando de dolor) ¡Tengo agujetas por todas partes! No puedo ni pestañear del dolor... ¡¡Aaaahhh!!

- Robert. Además de gordo eres mentiroso. ¡¡Ven aquí!!

_______________________________________________________________

CB Korokoopa
(En la habitación de Korokoopa, por la tarde, se encuentra él descansando. Aparece Kaproopa abriendo la puerta)

- Korokoopa. Kaproopa, eh... Perdona por lo de antes; me puse como un verdadero grosero.

- Kaproopa. No importa, hermano. Sé que este cambio de vida mio está siendo duro para ti.

- Korokoopa. Sólo intentaba protegerte... ¿Podrás perdonarme?

- Kaproopa. Claro que sí, ¡dame un buen abrazo! (Los hermanos se abrazan, y Kaproopa aprovecha el momento para sacar una de las bolsas con el polvo mágico y echarlo en una de sus manos)

(Cuando se dejan de abrazar, ve Korokoopa el polvo de color verde que tiene Kaproopa en su mano izquierda)

- Korokoopa. ¿Qué es eso que tienes ahí, hermanita?

- Kaproopa. (Sopla el polvo y Korokoopa lo respira) Es algo muy bueno, Korokoopa, algo muy bueno...

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones
(Por otra parte, en el sótano del castillo pasea Kamek...)

- Kamek. (Ve que sale vapor de dentro de una de las salas) ¡¡Oh, oh!! ¡¡Humo!! ¡¡Incendio!! (Se acerca a la sala, abre la puerta y se lleva las manos a la cara) ¡¡Santo cielo, ¿pero qué es esto?!!

(En el interior de la sala se puede ver la misma tubería rota expulsando agua de por la mañana, pero esta vez el chorro es más pequeño. El suelo está cubierto por una fina capa de agua y hay bastantes secuaces metidos dentro de la sala sin ropa, con tan sólo unas toallas disfrutando de los vapores relajantes de una especie de sauna creada recientemente)

- Robert. Hola, jefe Kamek. ¿Quieres entrar a la sauna?

- Kamek. (Pálido) ¿Te has vuelto loco? ¡¿Has montado una sauna dentro del castillo?!

- Robert. En efecto. ¿A que es genial?

- Kamek. ¡¡No!! ¿No decías que si el agua se filtraba entre las rocas podía venirse abajo todo el castillo?

- Robert. Sí, pero es que afortunadamente no se da el caso. Bajo esta sala hay una capa de magma que calienta el agua que se filtra hasta evaporarse. El vapor sube de nuevo por las rendijas y recovecos y, voilà, tenemos una perfecta sauna 100% natural.

- Ratónito. (Desde dentro de la sauna, con una toalla que tapa toda su barriga) Kamek, entra y verás lo bien que se está aquí.

- Kamek. Sois todos unos dementes. ¿Acaso sabéis el agua que estamos perdiendo?

- Robert. Tranquilo, ya lloverá. Digo yo...

- Kamek. Como se entere el amo Bowser va a ser mi ruina.

(Se pueden escuchar a lo lejos rugidos de Bowser)

- Bowser. ¡¡Groaaaaaargh!! ¡¡¿Pero qué es ese humo que sale de ahí?!!

- Kamek. Muchísimas gracias, Robert. Acabas de hundirme la vida...

- Robert. Tranquilícese, amo Bowser, no es humo sino vapor.

- Bowser. (Mirando boquiabierto la sauna) Kamek...

- Kamek. ¿S-sí, amo Bowser?

- Bowser. Reúne a todos los secuaces... Este año va a acabar muy mal para todos...

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones
(Media hora después, todos los secuaces están reunidos en la sala de reuniones del castillo: Bowser, Kamek, Kammy, Kamek (padre), Robert, Ratónito, Bombazulina, el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Fuzzya, Don Huesito y Rita-disc. Ratónito está haciendo pesas con una mancuerna mientras está sentado un poco apartado del resto de secuaces, y Korokoopa tiene una sonrisa que casi no cabe en su cara)

- Bombazulina. ... ¿Qué hace Ratónito haciendo pesas?

- Ratónito. (Sudando) Voy camino de la delgadez y la vida sana. Y... siete... Y... ocho... Uf... Y... nueve...

- Bombazulina. Eh... Vale...

- Fuzzya. Será su propósito de año nuevo...

- Paratroopi. ¡Oh! Yo también quiero hacer algo bueno por año nuevo.

- Korokoopa. (Muy alegre) Cabo Paratroopi, tu sola presencia ya es algo bueno para todos.

(Todos se quedan mirando a Korokoopa extrañados, menos Kaproopa)

- Paratroopi. ... ¿Perdón?

- Korokoopa. Paratroopi, siento haber sido tan cabezota todo este tiempo atrás. Por fin me doy cuenta de que eres la persona ideal para mi hermana: divertido, alegre, expresivo...

- Paratroopi. ... Korokoopa, ¿tienes fiebre o algo? Me estás dando miedo...

- Korokoopa. No, estoy bien. Por fin mi mente se ha abierto y ha sido iluminada por los rayos de la decencia.

- Bowser. ¡¡Silencio ya!! No tengo tiempo para vuestras tonterías. Kamek, empieza de una vez la reunión.

- Kamek. Bien. Pues empezamos esta última reunión del año con... (Bowser interrumpe furioso a Kamek)

- Bowser. ¡Que nadie se acerque a la sauna que ha montado el consejero del castillo en el sótano! La hemos cerrado por seguridad.

(Varios de los secuaces se miran mutuamente)

- Goombilón. ¿Hay una sauna en el sótano?

- Guydo. Yo la llamaría “sáutano”. JAJAJAJA. ¿Lo pilláis? (Nadie se rie) Panda de amargados...

- Kammy. ¡¡No interrumpas a tu amo, secuaz estup-... estup-... (pone cara cariñosa) secuaz estupendo!! Con lo que yo os quiero, mis queridos súbditos del demonio...

- Fuzzya. ... Esto está empezando a superar los límites de la realidad. (Mira a Don Huesito) Don Huesito, ¿no piensas decirme algo cariñoso y halagador como siempre haces?

- Don Huesito. (Distante como había previsto el plan de Robert, finge no haber escuchado a Fuzzya) Oh, Fuzzya, hola. ¿Qué tal? No te había oído, perdona.

- Fuzzya. (Mira al otro lado buscando a Guydo con la mirada) Sargento Guydo, ¿tú tienes algo que decir?

- Guydo. (Muy contento) ¡Sí! ¡¡He ligado!! La noche de año nuevo voy a cenar con una bella señorita. (Todos se sorprenden: unos de alegría, otros de confusión. Fuzzya no tiene palabras)

- Bowser. ... Podéis iros a vuestros trabajos si queréis, ¿eh? Sólo os convoqué para prohibiros bajar a la sauna, así que podéis marcharos.

- Rita-disc. Amo Bowser, ¿en serio nos va a dejar ir después de lo que acaba de pasar?

- Bowser. ... ¿Qué acaba de pasar exactamente, bola de discoteca animada?

- Rita-disc. ¡Es obvio! Ratónito haciendo ejercicio, Guydo ligando, Don Huesito ignorando a Fuzzya... ¡Korokoopa aprobando la relación de su hermana! ¡¡Kammy amable!! Esto no es ni de lejos normal en este castillo. ¿Es que no os dáis cuenta?

- Bowser. A mi me da igual lo que hagáis en vuestras vidas privadas mientras me dejéis en paz. Hala, disfrutad de lo que queda de año.

(Bowser se marcha el primero, y el resto van abandonando la sala poco a poco)

- Rita-disc. Aquí se cuece algo y puede estallar en cualquier momento... Lo presiento...


Cartel
El episodio todavía continúa. Puedes acceder a la segunda parte haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.