FANDOM


Resumen

Sin niñera que cuide a Goombi, Kamek meterá en una escuela localizada en la Ciudad Toad a este Goomba, y este tendrá que sufrir la tortura de tres chicos mayores que él y bastante violentos. Por otra parte, Korokoopa piensa una nueva idea para destrozar la relación entre su hermana y Paratroopi. ¿Cómo se desarrollará todo?

Intro LTS Temp.7. Bill Banzai

(En la habitación de Kamek por la mañana se encuentran el Magikoopa, Goombi, Kammy y el padre de Kamek)

- Kamek. Padre, madre. ¿No dijísteis que cuando os casárais os íbais a ir a la mansión que tenéis en las Dunas Duales?

- Kamek (padre). Sí, hijo, pero luego lo pensamos mejor y hemos decidido pasar una temporada contigo para acompañarte.

- Goombi. ¿Qué? No, no, no.

- Kammy. Sí, sí, sí, niñato insolente.

- Goombi. Kamek, haz algo para evitar esto, por favor.

- Kamek. Goombi, como sabía que esto iba a pasar he buscado un lugar en el que pasarás la mayor parte del día alejado de aquí divirtiéndote con otras personas de tu edad.

- Goombi. No me irás a llevar a una guardería, ¿no?

- Kamek. No, mucho mejor. Te voy a llevar a la escuela, que ya tienes edad para comenzar los estudios.

- Goombi. ¿Pero qué dices? Yo no quiero estudiar.

- Kamek. Goombi, en estos años si quieres ser alguien de provecho tienes que estudiar. Mírame a mi o a Ratónito. Estudiando hemos llegado a ser lo que ahora somos.

- Goombi. Por eso mismo es por lo que no quiero estudiar...

- Kamek. Venga, pruébalo. Allí también conocerás a gente de tu edad y te lo pasarás en bomba con ellos, ya verás.

...............................................................................................................................

(Días después se ve a Goombi dentro de una gran escuela llena de estudiantes por todos lados. Mientras él camina por un pasillo, se topa con un grupo formado por un Bob-Omb, un Rex y un Muroestorbón todos adolescentes)

- Rex. (Da un pequeño empujón a Goombi) Ey, amigos, mirad quién es el nuevo que ha venido.

- Bob-Omb. (Burlón) ¿Cuántos añitos tienes, bebé?

- Goombi. Los que a ti no te importan.

- Muroestorbón. Anda, mira qué valiente es el pequeñín.

(El Muroestorbón empuja varias veces a Goombi)

- Goombi. ¡Para ya, estúpido!

- Rex. ¿A quién llamas tú estúpido, renacuajo?

- Goombi. (Se abalanza sobre el Rex y le da una patada, pero no consigue hacerle excesivo daño) Dejadme en paz.

- Rex. Para ser un Goomba ridículo hay que reconocer que tienes bastante valentía. (Prepara sus puños)

- Goombi. Rayos, ¿por qué me habría quitado Kamek mi varita...?


Diálogo

LTS Asteroide 2


CB Korokoopa
(Una noche, en la habitación de Korokoopa se encuentra Kaproopa viendo la televisión. Korokoopa se despierta de su sueño y se levanta de la cama)

- Korokoopa. Hermanita, ¿todavía sigues viendo la tele a estas horas? ¿Qué programa están poniendo?

- Kaproopa. Se llama First Days, es un programa muy interesante de citas a ciegas. Últimamente se está volviendo muy popular y con sólo llamar al número que te dan ya puedes conseguir entrar en uno de los programas.

- Korokoopa. (Se le ocurre un idea) Ah, qué interesante, sí. Voy a apuntarme el teléfono de contacto.

- Kaproopa. ¿Por qué? ¿Quieres quedar con alguien a ciegas allí? Jajaja.

- Korokoopa. Hmmmm... Nunca se sabe si cosas como esta pueden funcionar.

(Korokoopa coge lápiz y papel y se pone a apuntar el teléfono)

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Al día siguiente por la mañana, en la habitación de Kamek...)

- Kamek. Robert, por última vez te lo digo. Por mucho que hablen del gran asteroide por las noticias y por muy peligroso que sea te prohibo contarle nada al resto de secuaces. ¿Me oyes?

- Robert. Pero Kamek, major será que lo cuentes ahora. Las familias de los secuaces llamarán para alertarlos, ¿es que no te das cuenta?

- Kamek. ¿Las familias de quién? ¿Del Trío de Élite? Nunca han dado señales de vida. ¿De Korokoopa? No se hablan con su hijo. ¿De Fuzzya o Rita-disc? Tal vez, pero con el asco que nos tienen seguro que no cuentan nada.

- Robert. Pero aún quedan todos los soldados rasos, y Ratónito, y Bombazulina, y muchos más seguro. ¿Hasta cuándo piensas esconder este tema, Kamek?

- Kamek. Hasta todo lo que pueda. Por ahora se están investigando modos de solucionar el problema del asteroide. Si por algún casual el impacto se hace inevitable, ya lo contaré.

- Robert. ¿Y si es demasiado tarde?

- Kamek. Pues mala suerte.

- Robert. Bueno, en fin. Haz lo que quieras, que para eso eres el jefe. Pero cuando note peligro, yo me marcharé del castillo.

- Kamek. Pues muy bien, buen viaje. (Robert se va del lugar y Kamek se sienta en una silla y mira a través de la ventana de su habitación) Siempre estamos hasta arriba de problemas. Uno no puede descansar ni un solo día...

_______________________________________________________________

CB Korokoopa
(Tiempo después, cuando Kaproopa no está en la habitación de Korokoopa, este coge el teléfono y marca un número)

- Korokoopa. ¿Hola? ¿Es este el teléfono del programa First Days? Verá, quería participar en el programa de esta noche porque estoy buscando pareja. Ah, ¿no hay huecos libres? Qué pena... Pues entonces para el día que sea. Apunte mi nombre: soy Paratroopi, Cabo Paratroopi. Ah, ¿que tengo que rellenar un formulario por Internet? Perfecto, gracias. (Justo cuando cuelga, Kaproopa entra por la puerta y Korokoopa intenta esconder el móvil)

- Kaproopa. Ya estoy de vuelta, hermano. ¿Qué tal?

- Korokoopa. Eh... M-muy bien, por aquí descansando.

- Kaproopa. Te noto algo nervioso. ¿Pasa algo?

- Korokoopa. Eh... No, nada... Es que dicen por las noticias que un nuevo virus informático va circulando por las redes, y me toca crear un antivirus para evitar que infecte a este castillo.

- Kaproopa. Ah, bueno, pero eso seguro que lo sabrás controlar. Eres el mejor informático que conozco.

- Korokoopa. Pero si solo me conoces a mi...

- Kaproopa. Pues por eso.

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Por la tarde llega Goombi a la habitación de Kamek con un ojo morado. En la habitación de Kamek se encuentran él y Ratónito)

- Kamek. ¡Goombi! ¡¿Qué te ha pasado en el ojo?!

(Goombi recuerda lo que le pasó hace unas horas...)

...............................................................................................................................

(En los recuerdos se puede ver al Bob-Omb, Rex y Muroestorbón y a Goombi. El Rex pega un puñetazo en el ojo a Goombi y después le coge por el cuello)

- Rex. Si cuentas algo de esto a tus padres o a algún profesor eres Goomba muerto, ¿me oyes?

- Goombi. Grrr...

- Rex. ¡¿Me oyes?!

- Goombi. Sí…

- Rex. Pues que así sea, pequeñajo. (Tira a Goombi al suelo y los tres lo abandonan riéndose por el pasillo)

...............................................................................................................................

(Goombi deja de recordar)

- Kamek. Goombi, ¿qué te ocurre? ¿Estás bien?

- Goombi. No me pasa nada.

- Kamek. ¿Y qué te han hecho en el ojo?

- Goombi. Me... golpeé con el marco de una puerta al salir de clase.

- Ratónito. ¿Pero de qué material estaba hecha la puerta para dejarte ese moratón, de metal?

- Kamek. Goombi, ¿estás seguro de que ha sido eso?

- Goombi. ¡Que sí! Déjame en paz, pesado. (Goombi se va a otra zona alejada de la habitación)

- Kamek. (Mirando a Ratónito) No me creo que sea verdad lo que dice. Ya no es el mismo. Desde que le metí en la escuela se ha vuelto muy irrespetuoso y está raro. Y ahora viene con ese moratón...

- Ratónito. Dicen en las noticias que últimamente están aumentando los casos de niños que sufren el síndrome del emperador o algo así.

- Kamek. ¿Cómo que el síndrome del emperador? ¿Les atacan los peces o qué?

- Ratónito. No, con “emperador” no me refiero al pez, sino al líder. Suele pasar en niños que se vuelven muy violentos, y seguro que al haberlo metido en la escuela se ha comenzado a pelear con la gente.

- Kamek. ¿Goombi peleándose con otros chicos? Pero si le quité la varita y además siempre ha sido un chaval muy tranquilo.

- Ratónito. La escuela nos hace cambiar a todos. A veces para bien y en el caso de Goombi para mal. Yo le metía de cabeza en un reformatorio. A ver si algún día va a hacer daño de verdad a otro niño y la lías.

- Kamek. ¿Tú crees? Hmmm… Hablaré con él mañana, que hoy parece un poquito nervioso.

_______________________________________________________________

CB amaneciendo

(Al día siguiente al mediodía, en la habitación de Korokoopa se encuentran él y Kaproopa. Llaman por teléfono y Korokoopa lo coge)

- Korokoopa. ¿Sí? ¿Quién es? ¡Oh! Del programa Fi... (ve a Kaproopa e intenta disimular) Fi... Final Level...

- Kaproopa. ¿En serio? ¿No era esa la empresa que está desarrollando el nuevo juego para la Weegee U?

- Korokoopa. (Tapa el móvil con la mano) Sí, hermanita, sí. (Vuelve a hablar por teléfono) Eh... ¿Para cuándo me citan? ¿Para mañana? Genial. Pues nos vemos para entonces, gracias. (Cuelga)

- Kaproopa. ¡Madre mía! ¿Vas a tener una cita en la empresa esa? A ver si te van a contratar para colaborar en ese juego.

- Korokoopa. Eh... Claro, claro... Quién sabe...

- Kaproopa. Sabía que ibas a llegar lejos, hermano. ¡Lo sabía!

- Korokoopa. No lo sabes tú bien... Bueno, eh... Voy a dar un paseo. Hasta luego, Kaproopa.

(Korokoopa sale de su habitación)

...............................................................................................................................

(En la habitación del Trío de Élite, Korokoopa llama a la puerta)

- Paratroopi. (Abre la puerta) Hola, Korokoopa. ¿Qué tal?

- Korokoopa. Bien, bien. ¿Están tus amigos contigo?

- Paratroopi. No. Han salido a hacer la compra. ¿Por?

- Korokoopa. No, por nada. Mejor así. Oye, Paratroopi, tengo que contarte algo. ¿Tú sabes qué son las citas a ciegas?

- Paratroopi. ¿Las qué? No.

- Korokoopa. Pues son unas reuniones que hacen... amigos. Y como yo no podía ir a la de mañana, he pensado que tú podrías ir en mi lugar y pasártelo bien. ¿Te parece?

- Paratroopi. ¡Es una idea fantástica!

- Korokoopa. Perfecto, pues en este papel está la dirección del lugar a donde tienes que ir. (Le da un papel) Y no se lo cuentes a nadie. Prefiero mantener esto en secreto.

- Paratroopi. Vale, tranquilo.

- Korokoopa. Muchas gracias, Paratroopi. ¡Hasta luego! (Korokoopa se marcha del lugar y Paratroopi se queda alegre)

- Paratroopi. Qué majo se está volviendo Korokoopa. Yo creo que ya no le doy tanto asco como antes.

_______________________________________________________________

CB Kamek
(En la habitación de Kamek se encuentran el Magikoopa, Kammy y el padre de Kamek)

- Kamek. Oye, padre, madre. ¿Habéis notado extraño últimamente a Goombi?

- Kamek (padre). Hombre, tener un ojo amoratado no es muy normal, creo yo.

- Kamek. Es que desde que le metí en la escuela se ha vuelto muy agresivo. No quiere hablar conmigo siquiera.

- Kammy. Porque tú no sabes dar buenos consejos; eres muy desorganizado. Menos mal que aquí estamos tu padre y yo para educar como es debido al futuro delincuente que metiste en esta casa hace un año.

- Kamek (padre). Cariño, no te pases...

- Kammy. Kamek, no me he casado contigo para que me controles lo que digo y lo que no digo, ¿vale?

- Kamek. Madre, Goombi no es ningún delincuente. Pienso averiguar lo que le pasa de verdad a Goombi. Y para ello voy a ir a recogerle hoy a la escuela.

- Kammy. ¿Vas a ir a recogerle teniendo ya seis años? Sus compañeros se van a reir de él.

- Kamek. Madre, todos los padres recogen a sus hijos a esas edades.

- Kammy. Pues menuda vergüenza dáis. Yo con seis años tenía ya mi propia casa y vivía independientemente.

- Kamek. Ya, seguro... Con lo mal que te llevabas con la abuela no me extraña. Bueno, me voy a recoger a Goombi.

...............................................................................................................................

(Poco tiempo después, las clases han terminado en la escuela en la que está Goombi)

- Profesor. Bien, niños. La clase ha terminado por hoy. Podéis iros.

(Los niños empiezan a levantarse, Goombi incluido. Los pasillos de la escuela están llenos de gente de todas las edades, desde los 6 años hasta las 18. Algunos se acercan a sus taquillas, otros van con las mochilas sobre sus hombros, algunos profesores intentan avanzar entre el gran grupo de chicos y chicas. Goombi siente una profunda inseguridad hasta llegar a la salida de la escuela donde ya casi no hay gente)

- Goombi. Uf... Todo lo malo pasó por hoy...

(Aparecen en frente suyo el Bob-Omb, el Rex y el Muroestorbón)

- Muroestorbón. Mirad a quién tenemos aquí.

- Bob-Omb. Pero si es el pequeño valiente. ¿Vas a pegarnos con tus súperpuños? Ah, qué tonto, que no tienes...

- Goombi. Tú no tienes cerebro y yo no me río de ti...

- Rex. Hmmm... Qué respondón. Me parece que el golpe de ayer no te llegó a convencer del todo, ¿cierto? (Prepara sus puños) Tranquilo, que esta vez los vas a probar más fuertes.

(Cuando el Rex se acerca a Goombi, aparece Kamek)

- Kamek. ¡Goombi! Hola, Goombi. (El Rex ve a Kamek y se aleja)

- Goombi. Ka-Kamek… ¿Qué haces aquí?

- Kamek. He pensado que voy a venir a recogerte de la escuela para que no te sientas sólo. A ver si alguien con malas intenciones va a intentar hacerte daño por el camino. (Mira al Bob-Omb, al Rex y al Muroestorbón) ¿Y estos chicos? ¿Son tus amigos?

- Goombi. Eh... Pues... (intenta morderse la lengua) S-sí...

- Kamek. Oh, qué bien. Me alegra mucho. Tenéis pinta de ser muy buenos chicos.

- Rex. No lo sabe usted bien, je, je...

- Kamek. Yo soy... el padre de Goombi. Encantado. (Mira a Goombi) Bueno, Goombi, volvamos al cas... osea, a la casa. ¿No?

- Goombi. Sí, por favor.

- Kamek. Venga.

(Kamek y Goombi se van del lugar)

...............................................................................................................................

(Tiempo después, en la habitación de Kamek se encuentran el Magikoopa y Goombi hablando)

- Kamek. Goombi, tenemos que hablar.

- Goombi. ¿Hablar de qué?

- Kamek. ¿Qué te está pasando? Antes no eras así.

- Goombi. ¿Así cómo?

- Kamek. No te hagas el tonto; lo sabes perfectamente. Desde que llegaste a la escuela te has hecho más violento, no me haces caso, no me respondes a lo que te digo, apareces por casa con heridas. ¿Qué te pasa?

- Goombi. A mi no me pasa nada.

- Kamek. Goombi, podrás engañarme a mi, pero si de algo estoy seguro es que jamás podrás engañarte a ti mismo. Será mejor que me lo cuentes o tendré que llevarte a un reformatorio a que aprendas a comportarte como es debido.

- Goombi. ¿Quieres saber la verdad? ¿Eso es lo que quieres? Pues te lo voy a contar. Ese ojo morado me lo han hecho los tres chicos que viste antes y que pensaste que eran mis amigos.

- Kamek. ... ¿Cómo? ¿No son tus amigos?

- Goombi. Pues claro que no. Son unos pesados que me andan acosando desde hace tiempo.

- Kamek. ¡¿Qué?! ¿Y cómo has podido aguantar eso?

- Goombi. Al principio me insultaban por ser pequeño, y luego con el paso de los días pasaron a pegarme... ¿Ahota entiendes por qué me hacía el enfermo tantas veces y por qué nunca quería ir a la escuela?

- Kamek. ¡¿Y cómo no me lo has contado antes?! Lo que podrías haberte ahorrado.

- Goombi. Me amenazaron con acabar conmigo si contaba algo a alguien.

- Kamek. Goombi, no puedes permitir eso. Si no cuentas nada, al final acabas mal igualmente, o incluso peor. Yo me voy a encargar de solucionar tu problema.

- Goombi. No, por favor. Cada vez que alguien de este castillo tiene una idea, todo acaba peor que antes. Tendré que seguir con esta tortura a menos que decidas dejar de llevarme a la escuela.

- Kamek. No, no, tranquilo. Se me ha ocurrido algo que va a solucionar todo este problema. Tú vas a ir mañana a la escuela y no vas a tener que preocuparte nunca más de nadie después de que yo tome cartas en el asunto.

- Goombi. ¿Vas a hablar con el director?

- Kamek. No, algo mejor. Si esos chavales quieren guerra, guerra es lo que van a tener...

- Goombi. Si tú lo dices... (Goombi se va del lugar y Kammy sale de un escondite)

- Kammy. ¿Qué está pasando aquí?

- Kamek. ¡¡Aaahh!! ¡Madre, qué susto! Cuando no es Robert, eres tú la que me da un susto de muerte.

- Kammy. A mi ni se te ocurra compararme con el conserje, ¿eh? Que yo valgo más. Volviendo al tema... me he enterado de todo. ¿Cómo se te ocurre educarle tan mal? Le has convertido en un debilucho al que todos le pegan, patético.

- Kamek. Madre, yo intento enseñarle unos valores que tiene que respetar. Las maldades propias del Castillo de Bowser ya se las iré enseñando cuando sea mayor.

- Kammy. Mañana voy a ir a la escuela y me van a oir. ¡Es que me van a oir!

- Kamek. ¡No, madre! Tú no hagas nada, que en seguida pierdes el control. Como dijo Shakespeare, es mejor ser el dueño de tus silencios que no el esclavo de tus palabras.

- Kammy. Mira, yo no sé quién es el Zespri ese, pero de toda la vida la violencia se resuelve con más violencia. A ver si ahora no voy a tener razón.

- Kamek. No, madre, por una vez déjame hacer las cosas a mi manera. ¿Quieres?

- Kammy. Vale, pero si no funciona, que no va a funcionar, yo tomaré cartas en el asunto. Y se van a enterar bien de quién es Kammy Koopa...

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Al día siguiente, en la habitación de Kamek se encuentran él y el Trío de Élite)

- Goombilón. Jefe Kamek, ¿nos había llamado?

- Kamek. Sí. Necesito vuestra ayuda durante todo este día.

- Paratroopi. ¿Qué es lo que necesita?

- Kamek. Veréis, Goombi está siendo atemorizado por un grupo de chavales y yo no pienso permitir que esto siga ocurriendo. Por eso he pensado que me voy a disfrazar de profesor, me infiltraré en la base de datos del centro y conseguiré expulsarles de la escuela a esos tres indeseables.

- Guydo. Jefe Kamek, ¿no sería más seguro hablar con los profesores o con el director?

- Kamek. ¡Otro! Que no pienso hacer eso. Si los chicos se enteran de que estoy hablando de ellos acabarán con mi Goombi. ¿Entendido? (Los tres asienten) Bien, pues tú Guydo te encargarás de llevar hoy a Goombi a la escuela.

- Guydo. Vale. Está bien.

- Kamek. Y vosotros dos, Paratroopi y Goombilón, deberéis distraer al guardia de seguridad que protege la entrada al centro para que yo pueda entrar sin que me descubra. ¿Está todo claro?

- Goombilón. Más o menos...

- Kamek. Bien, ah y una cosa más. Cuando los tres acabéis de hacer lo que debéis, quedaos cerca del centro esperándome a que salga. No importa cuánto tarde; vosotros esperadme. ¿Entendido? (Los tres vuelven a asentir) Pues venga, al lío.

(Paratroopi sale de la habitación de Kamek y saca el papel que le había dado Korokoopa para ir al programa de citas a ciegas, el cual desconoce él)

- Paratroopi. Qué pena, no voy a poder ir a la reunión de Korokoopa... (Ratónito va caminando hacia su habitación y Paratroopi lo ve) Ratónito. ¡Ratónito! Hola.

- Ratónito. Hola.

- Paratroopi. ¿Tienes algo que hacer esta tarde?

- Ratónito. ¿A parte de comer y ver la tele? No.

- Paratroopi. Pues estás de suerte. Te regalo una invitación a una reunión de amigos. Korokoopa me la dio porque no podía asistir él, y yo tampoco puedo, así que tómala si quieres.

- Ratónito. Depende. ¿Habrá comida?

- Paratroopi. Claro que habrá.

- Ratónito. ¡Estupendo! ¿Y de qué es la reunión?

- Paratroopi. La verdad es que no me enteré muy bien, pero recuerdo que había que hacerse pasar por ciego o algo así.

- Ratónito. ¿Por ciego? Tal vez sea un juego o algo así. Me apunto, seguro que será divertido. (Coge la invitación)

...............................................................................................................................

(La entrada a la escuela de la Ciudad Champiñón está abarrotada a las 9:00 de la mañana. Cientos de niños de todas las edades entran con sus mochilas vigilados por un guardia que controla la entrada. Tras unos arbustos se esconden Paratroopi, Goombilón y Kamek. Kamek tiene un bigote y sus trajes azules de mago ahora han cambiado: son grises y a cuadros)

- Goombilón. (Intentando aguantar la risa) Kamek, ¿de qué te has vestido? Pareces el tablero de una partida de ajedrez.

- Kamek. Me he vestido de profesor. ¡Cállate!

(Llega Guydo al escondite)

- Guydo. Acabo de dejar a Goombi en la escuela. Ahora os toca a vosotros, compañeros.

(Cuando ya no quedan niños por entrar a la escuela, salen Goombilón y Paratroopi en dirección a la entrada)

- Guardia. (Mirando a Goombilón y a Paratroopi) Buenos días. ¿Quiénes son ustedes?

- Goombilón. Somos... Eh... Padres de unos alumnos. Venimos a una tutoría.

- Guardia. Pero si las tutorías son en horario de tarde.

- Paratroopi. (Nervioso) Eh... Ya, claro... Pero es que nosotros queremos ser los primeros y venimos a coger sitio, ¿sabe?

- Guardia. ¿A estas horas? Mejor que no. Vuelvan luego.

- Goombilón. (Guiña un ojo a Paratroopi) Ay... Ay, ay... ¡Ay! Me está dando algo grave. ¡Un infarto! ¡No siento el brazo izquierdo!

- Guardia. Pero si los Goombas no tenéis brazos.

- Goombilón. Bueno, usted ya me entiende. ¡Que me muero! ¡¡Que me muero!! ¡No puedo respirar!

- Paratroopi. (Continuando la farsa) Ay, madre. ¡Aguanta! ¡Aguanta compañero!

- Guardia. ¡Esperen! Voy a llamar a una ambulancia.

- Goombilón. ¡Déjese de ambulancias y venga usted a ayudarme! (Mientras el guardia se acerca, Kamek consigue entrar en la escuela sin ser visto. En ese momento Goombilón se tranquiliza) Uh, uh. Ya puedo respirar de nuevo. Parece que fue un problema momentáneo.

- Paratroopi. Sí, jaja. El típico ataque de ansiedad, que llega cuando menos te lo esperas.

- Guardia. (Confuso) Pero, ¿está usted bien? ¿No necesita ayuda médica?

- Goombilón. No, no, gracias. Ya estoy recuperado.

- Paratroopi. Lo hemos pensado mejor y vamos a acudir a la tutoría esta tarde. ¡Hasta luego! (Los dos se van)

- Guardia. (Mirando cómo se van Goombilón y Paratroopi) Menudos padres más raros...

...............................................................................................................................

(En la sala de profesores, donde está el despacho del director, entra Kamek vestido de profesor)

- Kamek. Uf, menos mal. Por fin encuentro la dichosa sala. Aquí tienen que estar los expedientes de todos los alumnos, así que en cuanto encuentre a los de esos malnacidos les voy a dejar en muy mal lugar. Oye, ¿y por qué estoy hablando solo? Bah, dejémoslo.

(Empieza a abrir un par de cajones pero no encuentra nada. Entra de repente otro profesor y Kamek disimula)

- Lakitu. (Mira a Kamek) Buenos días. ¿Quién es usted?

- Kamek. S-soy eh... Un profesor nuevo. Me acaban de contratar para esta escuela.

- Lakitu. ¡Ah! Usted debe de ser don Eugenio, el sustituto del profesor que se dio de baja hace días. ¿No es así?

- Kamek. Eh... Claro, claro. Don Eugenio.

- Lakitu. Pues dese prisa, que su clase de filosofía le está esperando.

- Kamek. U-un momento. ¿Qué ha dicho? ¿Qué asignatura doy yo?

- Lakitu. Si no me equivoco da clase de filosofía para Bachillerato.

- Kamek. (Pensando en su mente) Maldita sea. De todas las asignaturas que hay me toca la que no sé ni de lejos... (deja de pensar) Eh... Vale, ya voy para la clase. ¿Cuál me toca?

...............................................................................................................................

(Aula B12. Hay 33 alumnos entre los que se encuentran los tres que acosan a Goombi. Todos están hablando, riendo, tirando pelotas de papel... Entra Kamek con su bigote frondoso postizo y sus ropas de profesor)

- Kamek. ¡¡Silencio todo el mundo!! (Todos se callan e intentan aguantar la risa al ver el aspecto de Kamek) Buenos días. Soy el nuevo profesor de filosofía que sustituye al anterior que teníais. (Se da cuenta de que están en la clase los tres que acosaban a Goombi, y uno de ellos se está riendo) ¿Tú de quién te estás riendo, niño?

- Bob-Omb. De nadie.

- Kamek. Pues sólo por esto te has ganado una amonestación grave. A la siguiente te expulso de clase.

- Bob-Omb. ¿Eh? ¿Pero por qué? Eso no es justo.

- Kamek. Ahora aquí yo soy la justicia, así que cállate. Me llamo Eugenio. (Escribe su nombre en la pizarra para perder tiempo) Eh... Bueeeeno... ¿Cómo os llamáis vosotros? (Va señalando a la gente y estos van diciendo sus nombres)

- Marcos. Yo me llamo Marcos.

- Rebeca. Yo Rebeca.

(28 nombres después, Kamek señala a cada uno de los tres que molestaban a Goombi)

- Kamek. ¿Y vosotros tres por último, cómo os llamáis?

- Rex. Yo Max.

- Bob-omb. Yo Bombo.

- Muroestorbón. Yo Rocosso.

- Kamek. Bien, pues no quiero tonterías por parte de ninguno de vosotros. ¿Queda claro? (Los tres asienten algo confusos)

- Max. Perdone, don Eugenio. ¿No debería usted empezar la clase ya? Se nos echa el tiempo encima.

- Kamek. Eh... Sí. Sí, claro... Pero niño, antes de nada aquí nadie habla si no levanta la mano, ¿vale? Pues empecemos. ¿Por dónde os quedásteis antes de que se fuera vuestro profesor anterior?

- Rocosso. Estábamos estudiando a René Descartes.

- Kamek. Tú, niño, castigado por hablar sin permiso. Ponte de cara a la pared hasta que yo diga.

- Rocosso. Pero si intentaba ayudar, joer.

- Kamek. ¿Te me rebelas? ¿A que te mando al despacho del director? Ponte ahora mismo de cara a la pared. (El Muroestorbón le hace caso. La gente empieza a susurrar por todas partes) Bueno, bueno, bueno... ¿Qué podría decir yo de Nené Desmadres? Sin duda fue un magnífico filósofo que... eh... que aportó a la generación de su tiempo unos valores que aún en la actualidad seguimos estudiando. (Marcos levanta la mano) ¿Sí?

- Marcos. ¿Podría ponernos algún ejemplo de esos valores que ha mencionado?

- Kamek. Eh... Pu-pues... Hmmm... No responderé a esa pregunta.

- Marcos. ¿Por qué?

- Kamek. Porque... Porque... Porque la posición de tu brazo levantado no era el correcto. Tiene que describir un ángulo de 90 grados perfecto para que yo responda a la pregunta.

- Bombo. Oiga, usted no sabe dar clase.

- Kamek. ¡¿Cómo te atreves, niñato?! Yo he estudiado filosofía en la prestigiosa Universidad de Quembrich, en donde estudió el Nené Desmadres ese.

- Rocosso. Se llama René Descartes, incompetente.

- Kamek. Uh, ¡yo no tengo por qué aguantar esto! Vosotros tres: Max, Bombo y Rocosso estáis expulsados de la escuela.

- Max. ¿Y yo por qué si no he dicho nada?

- Kamek. ¡Porque me da la gana! La clase ha terminado por hoy. Podéis iros a vuestras casas.

- Rebeca. Pero si queda más de media hora para que acabe la clase.

- Kamek. Pues alegraos. Media hora más de descanso. ¡Ale, a vuestras casas, que yo tengo cosas importantes que hacer!

(La gente se marcha de la clase muy confusa. Diez minutos después, cuando ya nadie queda dentro, Kamek se marcha corriendo)

...............................................................................................................................

(En la sala de profesores vuelve a aparecer Kamek 15 minutos después. Intenta buscar los expedientes de Max, Bombo y Rocosso, pero sigue sin encontrarlos)

- Kamek. ¿Pero aquí dónde guarda la gente los documentos? (Oye ruidos a lo lejos) ¡Ostras! Alguien viene. (Mira un escondite donde esconderse y decide meterse dentro de un armario cuyas puertas estaban abiertas. Cierra las puertas cuando entran dos profesores)

- Profe Goomba. ¿Te puedes creer que los de mi clase no sabía resolver una raíz cuadrada manualmente? Es terrible.

- Profe Monty. Peor es lo mío. Un alumno mío no sabía utilizar el teorema de Koopitágoras para resolver la hipotenusa de un triángulo. ¿Te lo puedes creer?

(El Topo Monty abre el armario mientras mira a su compañero, por lo que no ve que Kamek está escondido dentro. Deja dentro unos libros sin mirar y cierra con llave el armario)

- Profe Goomba. A veces pienso que algunos alumnos hacen los ejercicios mal para fastidiarnos. A mi me frustran mucho cosas como esa.

- Profe Monty. Como a todos. Pero en fin, todo trabajo tiene su parte mala...

(Los profesores se van, y Kamek intenta salir del armario, pero la puerta está cerrada con llave)

- Kamek. ¿Qué pasa aquí? ¿Hola? Maldita sea, me quedé encerrado. ¡¡Hola!! ¡¿Hay alguien ahí?! Rayos...

_______________________________________________________________

(Por la tarde, Ratónito entra con gafas de ciego en los estudios Mushroom T.V. y se dirige a la zona especializada en el programa First Days. Allí encuentra a un Boo con unos cascos hablando a un grupo de personas)

- Boo. Bien. El orden de entrada al programa será usted primero (señala a uno), usted el segundo... (señala a otro y deja de hablar al ver a Ratónito) Perdone, ¿quién es usted?

- Ratónito. Vengo a la reunión esa de ciegos.

- Boo. (Mira una lista) Usted debe de ser por descarte... El Cabo Paratroopi. ¿Me equivoco?

- Ratónito. Hmmm... Bueno, es una larga historia, pero podría decirse que sí soy él.

- Boo. (Confuso) Y... ¿es usted invidente?

- Ratónito. ¿Qué? No, yo no predigo el futuro.

- Boo. ¡No! Me refiero a que si usted es ciego.

- Ratónito. Claro, ¿no trata de eso la reunión?

- Boo. Pues en su ficha de registro no comentó nada de esto. ¿Por qué?

- Ratónito. ¿Qué ficha de registro? ¿De qué habla?

- Boo. Hablo del pasaporte de identificación para poder participar en este programa de citas a ciegas.

- Ratónito. Ah, ¿se necesita una identificación? E-espere... ¿Ha dicho “programa de citas a ciegas”?

- Boo. Sí.

- Ratónito. ¿Aquí podré conocer a una chica?

- Boo. Sí.

- Ratónito. ¡¿En serio?!

- Boo. Que sí, por Dios.

- Ratónito. Hmmm... Me está empezando a gustar cada vez más esta “reunión de amigos”...

_______________________________________________________________

CB anocheciendo
(Por la noche, el Trío de Élite sigue esperando a Kamek detrás de un arbusto cercano al colegio. Se oyen varios grillos cercanos)

- Paratroopi. Chicos, yo me estoy durmiendo... ¿Nos vamos ya al castillo?

- Guydo. No, ni de broma. No quiero que Kamek nos regañe. Si dijo que le esperáramos todo el tiempo que hiciera falta, eso haremos.

- Goombilón. ¿Pero qué estará haciendo ahí dentro? Lleva todo el día.

...............................................................................................................................

(En la sala de profesores todo está oscuro y el armario sigue cerrado. Kamek da golpes para intentar abrir en vano la puerta)

- Kamek. Que alguien me saque de aquí, por favor... ¡Ayuda!

...............................................................................................................................

(De vuelta al arbusto...)

- Guydo. Haga lo que haga nosotros tendremos que esperarle. Paratroopi, saca la tienda de campaña. Me temo que esta noche vamos a dormir fuera del castillo.

(Paratroopi saca de la mochila de Guydo la tienda de campaña comprimida)

_______________________________________________________________

CB Korokoopa

(Por otra parte, sigue siendo de noche en el Reino Champiñón. En el Castillo de Bowser la mayor parte de los secuaces duermen menos en dos habitaciones: la de Korokoopa y la de Kamek. En la habitación de Korokoopa, Kaproopa se quiere ir a dormir, pero su hermano no le deja)

- Korokoopa. ¡No, hermanita! No te vayas a dormir, que empieza First Days.

- Kaproopa. Hoy tengo mucho sueño... No tengo ganas de verlo.

- Korokoopa. Anda, porfa, hermanita, que me hace ilusión verlo contigo...

- Kaproopa. Korokoopa, te prometo que mañana veo el programa contigo, pero hoy quiero dormir, por favor.

- Korokoopa. Venga, si sólo será un momento...

- Kaproopa. ¡Por favor! Estoy muy cansada hoy.

- Korokoopa. Vale, pensé que no tendría que llegar a esto pero no me queda otra opción. Si por algo quiero que veas el programa es porque vas a ver cómo alguien que tú conoces te traiciona vil y cruelmente.

- Kaproopa. ¿De quién se trata?

- Korokoopa. (Ve que el programa empieza y sonríe) Ya lo verás, ya lo verás. Tú atenta...

(En la televisión se pueden ver grabaciones de un restaurante y a un narrador hablando)

- Narrador. Hoy viene a este programa a encontrar el amor una persona muy interesante, un secuaz del conocido Bowser. ¿Conseguirá secuestrar el amor de su pareja?

(Mientras tanto, Korokoopa mira con ansia la televisión, pero se sorprende al ver a Ratónito entrar al restaurante)

- Ratónito. Hola, me llamo Ratónito y estoy soltero. Vengo a buscar a una chica.

- Boo. ¿Cuáles son tus aficiones?

- Ratónito. Hmmm... Comer, básicamente.

- Boo. ... ¿Algo más que sea digno de mención?

- Ratónito. Eh... Sí. No como verduras, menudo asco. Lo verde para las vacas.

(Mientras, Korokoopa se queda mirando fijamente el televisor sin palabras)

- Korokoopa. ¡¿Pe-pe-pe... Pero... QUÉ?!

- Kaproopa. Korokoopa, no me digas que no me dejas dormir porque quieres que vea a Ratónito ligando, ¿es así?

- Korokoopa. ¡¡No!! ¡¡Ahí debería estar Paratroopi!!

- Kaproopa. ¿Paratroopi? ¿Por qué iba a ir a un programa de citas si ya está conmigo?

- Korokoopa. Argh, déjalo. Vámonos a dormir. (Apaga la tele y se va a su cama)

- Kaproopa. Hermano, yo cada vez te entiendo menos...

(Los dos se van a dormir)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación de Kamek se encuentran Kammy y Goombi...)

- Goombi. ¿Dónde se habrá metido Kamek? No le veo desde esta mañana.

- Kammy. Le habrá surgido algún contratiempo en su “perfecto” plan, con lo tonto que es...

- Goombi. ¿Vamos a buscarle? A ver si me va a meter en un lío a mi...

- Kammy. No. Tú te vas a la cama, que es muy tarde y mañana tienes que volver a madrugar.

- Goombi. Kammy, por favor, no quiero ir a la escuela. Unos chicos me han amenazado de muerte...

- Kammy. He dicho que vayas a la cama. Mañana vas a ir a la escuela y no quiero que seas tan quejica.

- Goombi. Pe-pero...

- Kammy. ¡¡He dicho que vayas a la cama!! (Goombi se va asustado a dormir y Kammy piensa en su mente) Se van a enterar esos renacuajos de lo que es bueno, ya lo creo que sí...

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(A la mañana siguiente, en la primera planta del castillo está fregando Ratónito mientras caminan algunos secuaces. Robert está callado a su lado)

- Ratónito. Tengo que proponerle a Kamek que vuelva a contratar un equipo de limpieza... Añoro esos días en los que era el jefe y me tocaba las narices sin dar un palo al agua... Y mírame ahora sujetando el palo en el agua... (sigue mojando la fregona. Se acerca Korokoopa) Buenos días, Korokoopa. ¿Qué tal amanece el día?

- Korokoopa. ¡Pues mal! ¡¿Cómo se puede ser tan destrozaplanes?!

- Ratónito. ... ¿Eh?

- Korokoopa. ¿Qué hacías en el programa de citas a ciegas?

- Ratónito. Paratroopi me dio una invitación de tu parte. Pero al final decidí no quedar más con la mujer que me tocó en la cita.

- Robert. ¿Por qué? ¿Era fea?

- Ratónito. No, era bastante guapa, la verdad.

- Robert. ¿Era gorda?

- Ratónito. No. Tenía un cuerpo de ensueño.

- Robert. ¿Entonces qué le pasaba para que la rechazaras?

- Ratónito. (Pone cara de asco) Era vegetariana. ¿Te lo puedes creer? Yo las verduras no las quiero ver ni en pintura.

- Korokoopa. ¡No cambiéis de tema! Paratroopi era el que tenía que haber asistido a ese programa, ¡no tú!

- Ratónito. ¿Y para qué va a querer ir Paratroopi a un programa de citas a ciegas si ya tiene novia?

- Korokoopa. ¡¡Aaaaaaarrrggghhhh!! Iros todos a tomar viento fresco. Yo desisto.

(Korokoopa se va del lugar enfurecido y Ratónito y Robert se miran mutuamente)

- Ratónito. Pobre Korokoopa. No anda muy bien de la cabeza...

- Robert. Eso parece...

_______________________________________________________________

Toad town real life by jhr921-d6556io
(Al mediodía, en la escuela de la Ciudad Champiñón es hora del patio, un pequeño descanso de 25 minutos entre clase y clase. Kamek duerme tranquilamente dentro del armario hasta que se despierta de repente)

- Kamek. Oh, maldita sea, lo del armario no era una pesadilla... (gira su cuello y pone cara de dolor) Ayyy, dormí en mala postura, rayos...

(Entra en la sala de profesores un profesor Lakitu y a continuación entra otro)

- Lakitu. Hola, ¿es usted un profesor nuevo?

- Eugenio. Sí, buenos días. Soy don Eugenio, el profesor que viene a sustituir al anterior de filosofía que se dio de baja.

- Lakitu. (Confuso) Pero si don Eugenio vino ayer a dar clase.

- Eugenio. ¿Qué? No puede ser. Si don Eugenio soy yo. (Saca su carnet de identidad) Mire, ¿ve?

- Lakitu. Entonces si usted es don Eugenio, ¿quién es el que vino ayer a dar clase? (El Lakitu se acerca al armario a recoger unos libros, lo abre y sale Kamek, quien cae al suelo) ¡¡Usted!! ¡Usted no es don Eugenio! ¿Quién es?

- Kamek. (Se levanta del suelo y se sacude el polvo de sus ropas) Eh... Yo soy... ¡¡Hasta luego!! (Sale corriendo de la sala)

- Lakitu. ¡Eh! ¡¡Vuelva aquí!!

...............................................................................................................................

(Mientras tanto en la zona donde todos los alumnos disfrutan de los 25 minutos de patio jugando, charlando o paseando se encuentra Goombi arrinconado en una esquina mirando hacia el suelo cabizbajo. Aparecen el Rex, el Bob-Omb claro y el Muroestorbón)

- Rex. Mira a quién tenemos aquí. A nuestro Goomba preferido.

- Goombi. ¿Qué queréis ahora?

- Rex. Verás... Han llegado a oídos nuestros que tu padre, el Magikoopa idiota ese, se hizo pasar ayer como profesor y por su culpa casi nos expulsan del centro. ¿Sabes acaso la bronca que nos podría haber caído si ese demente que tienes por padre hubiera continuado esa locura?

- Goombi. Ni se te ocurra insultar a Kamek. Eso no te lo permitiré.

- Muroestorbón. Uy, qué miedo. El Goomba nos acaba de amenazar, ¡jajajaja!

- Bob-omb. Yo estoy temblando de miedo. A ver si nos va a hacer algo malo... ¡Jajajaja!

- Rex. Pequeño Goomba, parece que no entendiste bien nuestra advertencia, pero si por algo me caracterizo es por el empeño que pongo a dejar bien claras las cosas que digo. (Empieza a golpearse los puños con bastante fuerza y se acerca a Goombi, pero en ese momento se escuchar gritos de niños al otro lado del patio y el Rex mira hacia atrás. Se trata de Kammy, quien ha entrado en la zona de recreo de la escuela)

- Niño 1. ¡¡¡Aaaaaahhhh!!! ¡¡¡Viene una momia a por nosotros!!!

- Kammy. ¡¿A quién llamas tú momia, niño repelente?!

- Niño 2. ¡¡Socorroooo!! ¡¡Que alguien llame a un profesor!! ¡¡Nos quiere hacer daño!!

- Niño 3. ¡¡Es la mujer del hombre del saco!!

- Kammy. Te confundes. Yo ya estoy casada con un Magikoopa. ¡Y déjame en paz! (Ve a Goombi y se acerca al grupo formado por él y los vándalos) ¿Sois vosotros los que andáis acosando a Goombi?

- Rex. Sí. ¿Y usted quién es, vieja chocha?

- Kammy. (Alza su varita y levanta en el aire al Rex) La que te va a enviar al otro barrio como no dejes al chico en paz. ¿Me has entendido?

- Rex. (Ahogándose) Grug, grug... Compañeros, haced algo, grug...

- Muroestorbón. Vieja loca, tu valentía te va a costar muy cara.

- Kammy. ¡¡¿A quién llamas vieja?!! (Mueve su varita y lanza al Rex contra el Muroestorbón. El Bob-omb se queda paralizado por el miedo, pero cuando el Rex y el Muroestorbón se levantan, los tres salen corriendo despavoridos) ¡Eso! Huid, cobardes.

- Goombi. Kammy... Esto que acabas de hacer jamás me lo habría imaginado. Por una vez me has... ¿me has defendido?

- Kammy. Pues claro. Escúchame bien, no pienso permitir nunca que nadie te trate como te han tratado esas nenazas. Aquí la única que te puede tratar mal soy yo, ¿te enteras? Y si alguien te sigue molestando, cuéntamelo, que yo me encargaré de que no te vuelva a molestar. ¿Vale?

- Goombi. Kammy, no te reconozco. Jamás hubiera pensado que pudieras hacer esto por mi, en serio.

- Kammy. Por supuesto. Mientras yo viva nadie más a parte de yo te va a molestar.

- Goombi. Eres la mejor abuela postiza guardaespaldas que nunca he tenido.

(Aparece Kamek corriendo)

- Kamek. ¡Madre, Goombi, vayámonos de aquí! Mi plan no ha funcionado.

- Goombi. ¿Dónde te habías metido, loco? ¿Y por qué vas vestido de profesor antiguo?

- Kamek. Es una larga historia...

(Aparece el Lakitu y ve a los tres)

- Lakitu. Así que no sólo se ha hecho pasar por un profesor, ¡¿sino que también es el padre de un alumno?!

- Kammy. ¿Kamek el padre de Goombi? ¡¡Jajajaja!! Son compañeros de piso en el Castillo de Bowser.

- Kamek. Pero cállate, bocazas...

- Lakitu. Ah, y encima hemos metido en esta escuela de prestigio a un secuaz del malvado Bowser. Perfecto. (Mira a Goombi) Estás expulsado de esta escuela. (Mira a Kamek y a Kammy) Y ustedes salgan de este recinto o llamaré a las fuerzas de seguridad.

- Kammy. Te voy a dar yo a ti fuerzas de seguridad. (Cuando intenta alzar la varita, Kamek le coge el brazo)

- Kamek. No, madre, para... Esto ya ha sido suficiente; vayámonos... (Kamek invoca su varita y Kammy la suya) Goombi, ¿a cuál de las dos varitas te apetece subir?

- Goombi. A la de Kammy.

(Kamek, Kammy y Goombi salen volando del lugar en dirección al Castillo de Bowser)

- Kammy. Oye, Goombi, aunque te haya defendido eso no significa que tengamos que dejar de llevarnos mal, ¿eh?

- Goombi. Por supuesto que no; si a mi me gusta insultarte, vieja idiota.

- Kammy. Lo mismo digo, niñato malcriado.

(Los dos siguen volando en dirección al Castillo de Bowser entre risas junto con Kamek)


CB Sala de reuniones
(Por la noche se encuentran en la sala de reuniones del castillo reunidos Robert, Ratónito, Bombazulina, el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Fuzzya, Don Huesito y Rita-disc. Todos están hablando unos con otros muertos de sueño menos Robert, quién está subido en la plataforma en el asiento de Kamek)

- Robert. Por favor, no habléis alto, que váis a despertar al resto del castillo...

- Korokoopa. ¿Y a ti quién te manda reunirnos a estas horas de la noche? ¡Que no son horas!

- Guydo. (Sonándose la máscara con un pañuelo) No debimos haber dormido a la intemperie ayer por la noche.

- Paratroopi. ¿En dónde dices que dormimos?

- Goombilón. Intemperie. Debe ser que Guydo le puso ese nombre a la tienda de campaña.

- Rita-disc. ¿Dónde está Kamek? Ya no siquiera se presenta a las reuniones.

- Fuzzya. Con las horas que son yo lo veo normal.

- Robert. ¡¡Shhhh!! Kamek no sabe que os he reunido a todos aquí. Es una reunión de emergencia porque tengo que contaros algo muy importante. Las noticias decían que todo estaba controlado, pero me parece a mí que estamos en verdadero peligro.

- Bombazulina. Robert, ¿qué pasa? Dínoslo ya.

- Robert. Ni Kamek ni Bowser querían que lo supiérais, y por eso cortaron las señales de televisión, teléfono y wi-fi estos días.

- Ratónito. ¡¿Qué?! ¿Entonces era mentira lo que decía él de que estaban unos aparatos estropeados y que tenían que repararlos? (Robert asiente) Maldita sea. El otro día me perdí un programa de cocina por su culpa.

- Kaproopa. Pero esto debe de ser un error. Ayer vimos por la noche un programa. First Days se llama.

- Robert. Es que me cansé de tener a la gente engañada y restablecí la conexión. En fin, voy a decir de una vez lo que amenaza a este reino...

(Empiezan a sonar los móviles de Korokoopa, Kaproopa, Ratónito, Bombazulina y Fuzzya)

- Korokoopa. ¿Sí?

- Bombazulina. ¿Hola? ¿Quién es?

- Kaproopa. ¿Mamá? ¿Qué ocurre?

- Fuzzya. ¿Qué si estamos bien? Sí. ¿Por qué preguntas?

- Ratónito. ¿Cómo? ¿Qué dices de un meteorito, papá?

(De repente, los cinco se quedan sin palabras y palidecen. Todos miran a Robert)

- Robert. E-eso es lo que pretendía deciros... El Reino Champiñón y el Reino Judía están en peligro. Al parecer un asteroide del tamaño de todo este reino se dirige hacia nosotros y las autoridades están iniciando el proceso de evacuación masivo.

(Todos se quedan sin palabras. La noche sigue avanzando en el Reino Champiñón algo más intranquila de lo normal)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, la habitación de Don Huesito que antes le perteneció a Spiriny previamente a su muerte está vacía. Empieza a sonar el teléfono de la habitación, pero como no hay nadie se pierde la llamada. Instantes después se puede oir un mensaje que ha dejado en el buzón de voz quien ha llamado a este teléfono)

- Contestador. Lo sentimos. El teléfono al que intenta llamar no responde. Si lo desea puede dejar un mensaje después de oir la señal. Gracias. Piiiii.

- Buzón de voz. Spiriny, cariño, somos tus padres. Te llamamos porque hemos visto las noticias y queríamos saber si estás bien. Si lo del asteroide no mejora, ven a nuestra casa cuanto antes. Muchos besos para ti y saluda a tus compañeros.

(El mensaje finaliza)

Curiosidades

Logo-First-Dates
  • 250px-Shakespeare

    William Shakespeare

    En cierto momento del episodio se puede leer lo siguiente:

- Kamek. ¡No, madre! Tú no hagas nada, que en seguida pierdes el control. Como dijo Shakespeare, es mejor ser el dueño de tus silencios que no el esclavo de tus palabras.

- Kammy. Mira, yo no sé quién es el Zespri ese...

Se menciona a Shakespeare y se trata de la primera mención directa hecha en la serie hacia un autor sin modificar su nombre. Shakespeare fue un autor británico que vivió durante el siglo XVI y que tiene una importante obra literaria. Entre sus obras teatrales destacan varias grandes e influyentes obras: Romeo y JulietaHamletMacbethEl mercader de Venecia.

Kiwi-green

En la misma cita textual, Kammy confunde el nombre de ese autor que no conoce con Zespri, una marca de kiwis.

  • En cierto momento del episodio se puede leer lo siguiente:

- Kamek. ¡¿Cómo te atreves, niñato?! Yo he estudiado filosofía en la prestigiosa Universidad de Quembrich, en donde estudió el Nené Desmadres ese.

Quembrich es una parodia de la Universidad británica de Cambridge, y Nené Desmadres es como llama erróneamente Kamek a René Descartes, filósofo que formó parte de la revolución científica de la Edad Moderna. Descartes es el segundo autor mencionado directamente sin modificaciones de nombre en la serie hasta ahora.

  • Koopitágoras es una parodia de Pitágoras de Samos, famoso filósofo y matemático comúnmente conocido por su gran utilizada regla de Pitágoras.
Pitágoras


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.