FANDOM


Máquina atención
Dado que el episodio es bastante largo, he decidido dividirlo en dos páginas. Al final de esta página encontrarás el enlace que te dirija a la siguiente parte del episodio

Resumen

Tras el sospechoso y repentino accidente de Korokoopa, un antiguo fantasma del pasado visitará a los secuaces del castillo. ¿De quién se tratará? Esto y mucho más en este episodio

Música

1. https://youtu.be/FSnZ5gXx7ME

Intro LTS Temp.7. Fregona

(A la habitación de Korokoopa llega Paratroopi)

- Paratroopi. Cariño, ya estoy en casa. (Ve a Kaproopa llorando) ¿Qué ocurre, Kaproopa?

- Kaproopa. ¿Cómo pudiste engañarme?

- Paratroopi. ¿Eh? No entiendo.

- Kaproopa. Korokoopa me ha enseñado la foto que guardaba en su ordenador en la que me engañabas con Fuzzya. ¡¿Por qué lo hiciste?! ¡¿Por qué?!

- Paratroopi. Kaproopa, todo fue un error. En cuanto te cuente la verd-

- Kaproopa. (Interrumpe a Paratroopi) ¡¡No quiero que me cuentes nada!! Lo nuestro se ha acabado, ¡para siempre!

- Paratroopi. ¡¿Qué?! (La sala se empieza a oscurecer y aparece de la nada Korokoopa riéndose con cuernos y un tridente) ¿Korokoopa? ¿Qué haces aquí?

- Korokoopa. Lo conseguí. ¡Lo conseguí! ¡Mujajajajaja!

...............................................................................................................................

(Todo lo anterior parecía ser un sueño. En la habitación del Trío de Élite por la noche, el día anterior a Halloween, se encuentran los tres amigos durmiendo y Paratroopi teniendo la pesadilla de antes)

- Paratroopi. N-no... Quieto... Ah... (Despierta) ¡¡No!! (Se levanta de la cama, se pone su caparazón y se dirige a la puerta de salida)

- Guydo. (Con mucho sueño) Paratroopi, ¿qué haces?

- Paratroopi. Debo salvar mi relación con Kaproopa urgentemente. (Se va volando del lugar)

- Guydo. ¿A las cinco de la mañana? Qué tonterías hace la gente por amor...

...............................................................................................................................

(En la habitación hospitalaria de Korokoopa, se encuentra este en la cama inconsciente. Kaproopa está en el pasillo de afuera durmiendo sentada en una silla sin haber notado cómo Fuzzya entraba previamente en la habitación. Fuzzya está al lado de Korokoopa tocándole el brazo)

- Fuzzya. Despierta, condenado Koopa... (Abre la puerta Paratroopi y entra)

- Paratroopi. ... Fuzzya, ¿qué haces aquí?

- Fuzzya. ¿Y tú? ¿Vienes a rematar a Korokoopa?

- Paratroopi. Yo no le he dejado en este estado. Se cayó por las escaleras.

- Fuzzya. Ya, seguro...

- Paratroopi. Yo vengo a buscar las fotos que nos hizo a ti y a mi a traición. Tal vez la contraseña de su ordenador la tenga guardada en un papel dentro de su caparazón o algo.

- Fuzzya. Y yo vengo a despertarle para que me diga de una puñetera vez el número de teléfono del Ninjakoopa rojo. Si no le hubieras tirado por las escaleras ya estaría yo lejos de este castillo y de todos vosotros.

- Paratroopi. Y dale, ¡que no he tirado a nadie por las escaleras!

(Entra Kaproopa en la habitación muerta de sueño y ve a Paratroopi y a Fuzzya)

- Kaproopa. ... ¿Qué hacéis vosotros dos aquí? No os he oído entrar.

- Fuzzya. Eh... Estábamos... Visitando a Korokoopa, para ver qué tal evolucionaba.

- Kaproopa. Pero si son las cinco y cuarto de la mañana...

- Paratroopi. Es que nos gusta madrugar para estar frescos para cuando Kamek precisa de nuestra ayuda, ¿verdad, Fuzzya?

- Fuzzya. Eh... S-sí. Uh, la de veces que me habré despertado a las cinco de la mañana para esto.

- Kaproopa. Qué raro, Paratroopi. Nunca me habías dicho nada de esto.

- Paratroopi. P-porque... Porque he empezado hace unos días a madrugar.

- Kaproopa. Ah...

- Paratroopi. Oye, Kaproopa, una pregunta por curiosidad. ¿Tú te has metido alguna vez en el ordenador de Korokoopa?

- Kaproopa. No. No sé la clave de acceso.

- Paratroopi. (Suspira) Ah... Menos mal.

- Kaproopa. ¿Por? ¿Quieres que busque algo en él?

- Paratroopi. ¡¡NO!! O-osea, no, amor mio. Era sólo curiosidad. (Instantes de silencio) Bueeeno... Fuzzya, deberíamos irnos ya, ¿no crees?

- Fuzzya. No. Yo quiero... eh... quedarme un ratito más.

- Paratroopi. (Susurrándole a Fuzzya) ¡Vayámonos ya! (Ambos salen de la habitación y Kaproopa se queda extrañada)

- Kaproopa. ¿A qué habrán venido ellos dos? Bah, da igual, qué sueño tengo...


Diálogo 1

LTS Asteroide 6


CB
(Por la mañana se encuentran Kamek y Don Huesito en uno de los pasillos del castillo)

- Don Huesito. ¡Kamek! ¡Jefe Kamek!

- Kamek. ¿Qué ocurre, Don Huesito?

- Don Huesito. ¿Recuerdas que hace unos días mandaste colorear de nuevo todas las puertas del castillo?

- Kamek. Lo recuerdo.

- Don Huesito. Pues unos pintores descubrieron una grieta sospechosa en una pared del sótano y afirman haber escuchado risas a través de la grieta.

- Kamek. ¿Qué?

- Don Huesito. Como lo oyes. Seguramente haya algo al otro lado de la pared; una sala secreta o algo.

...............................................................................................................................

(Minutos después Kamek, Don Huesito y varios Koopatrulleros se encuentran en la zona del sótano indicada. Kamek alza su varita y produce un agujero grande en donde se encontraba la grieta sospechosa. Cuando abre el agujero empieza a salir polvo de dentro de la sala secreta)

- Kamek. No sabía que había aquí una sala secreta.

- Don Huesito. Claro, por eso se llama “secreta”...

(Todos menos Don Huesito se tapan los hocicos)

- Kamek. Cuánto polvo... Luego llamaré a Ratónito para que limpie el interior. (Invoca con su varita una antorcha y se mete dentro de la sala)

- Don Huesito. ¿El amo Bowser construyó esta sala?

- Kamek. Imposible. Como mano derecha suya nunca he sabido de nada de esto. Probablemente se construyera junto con el resto del castillo allá por el siglo XIX. (Ilumina una de las paredes y ve un esqueleto tumbado en el suelo. Unos grilletes lo tienen atado por las muñecas) Uh, ¿y esto qué es?

- Don Huesito. Un esqueleto.

- Kamek. Ya, hasta ahí llego...

- Don Huesito. ¿Qué hacemos con esto? ¿Se lo decimos al resto de secuaces?

- Kamek. ¿Para qué? Esta sala me da mala espina... Esto mejor lo volvemos a tapar con rocas y cemento y que se quede otros 120 años así.

- Don Huesito. Como quieras...

_______________________________________________________________

CB Trío de Élite
(En la habitación del Trío de Élite se encuentran Paratroopi y Guydo)

- Paratroopi. Guydo. ¿Puedo hacerte una pregunta?

- Guydo. Claro.

- Paratroopi. ¿Sabías que Korokoopa intentó hacerme una foto con Fuzzya?

- Guydo. (Intentando ocultar su anterior alianza con Korokoopa) N-no... ¿Por qué debería saberlo?

- Paratroopi. Porque en esos días tú viviste cierto tiempo a su lado. Pensé que tal vez podrías haber sospechado algo o...

- Guydo. No, por supuesto que no. Si hubiera visto algo raro te habría avisado de inmediato. (Llaman a la puerta y Guydo deja de estar nervioso) Llaman a la puerta. Voy yo.

(Guydo abre la puerta y Ratónito entra en la sala)

- Ratónito. Cabo Paratroopi, he seguido investigando el caso del “accidente” de Korokoopa.

- Paratroopi. (Traga saliva nervioso) ¿Y qué has descubierto?

- Ratónito. Se me ocurrió mirar las grabaciones de las cámaras de seguridad. (Paratroopi palidece) Pero ha ocurrido algo extraño y las grabaciones han dejado de funcionar extrañamente... (Paratroopi recupera tranquilidad)

- Paratroopi. ¿Y entonces por qué vienes aquí a contarme esto a mi?

- Ratónito. Porque me aburro. En fin, os tendré informados a Kaproopa y a ti si descubro algo nuevo.

- Paratroopi. M-muy bien. Hasta luego. (Ratónito se va del lugar)

- Guydo. Cabo Paratroopi, ¿hiciste que Korokoopa se cayera por las escaleras?

- Paratroopi. ¡Otro! ¿Pero qué os ha dado a todos con que he tirado a Korokoopa por las escaleras? ¿Acaso lo llevo escrito en la frente?

- Guydo. Es la única explicación que me cuadra... Lo raro es que Ratónito no lo haya pensado aún.

_______________________________________________________________

CB
(Tiempo después, Fuzzya regresa a su habitación después de haber salido un rato afuera. Cuando entra, ve que las antorchas están todas encendidas)

- Fuzzya. Uh, juraría que había apagado las luces al salir... (sopla las antorchas para apagar las llamas, pero estas no se apagan) ... (Sopla más fuerte, pero siguen sin apagarse) ¿Qué demonios pasa aquí? (Las antorchas se apagan todas de repente a la vez. Fuzzya se queda boquiabierta) ... ¿Pero qué leches ha sido eso?

(Fuzzya ve una sombra en el baño)

- ???. ...

- Fuzzya. (Desde la entrada de la habitación ve la sombra que proyecta la luz del baño) ¿Ho-hola?

(La sombra desaparece)

- Fuzzya. Ay, qué mal rollo... En las películas siempre el idiota que se acerca a comprobar qué pasa acaba muerto... Pero bueno, soy secuaz de Bowser, no puedo temerle a nada...

(Se acerca sigilosamente y pálida al baño)

- Fuzzya. (Con el corazón latiéndole muy rápidamente, asoma la cabeza por el baño) ¿Q-q-q... Quién anda por aquí...?

(Nadie responde. Fuzzya mira por todo el baño y no encuentra a nadie)

- Fuzzya. ... No hay nadie... Habrán sido imaginaciones mias... (se da la vuelta y ve cómo se empiezan a mover varios armarios por la habitación) ¡¡Aaaahhh!!

- ???. (No tiene cuerpo, sino que se oye como voz de fondo) Ha llegado tu hora. Ven aquí...

- Fuzzya. ¡¡¡AAAAAHHHHH!!! (Esquiva un armario y sale corriendo fuera de la habitación)

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Minutos después, en la habitación de Kamek está el Magikoopa descansando tranquilamente. Fuzzya llama a la puerta muchas veces)

- Kamek. Voooooy. (Abre la puerta y encuentra a Fuzzya pálida y llorando) ¿Fuzzya? ¿Qué ocurre?

- Fuzzya. (Se le amontonan las palabras) Un... Y luego me... Y cuando me di la vuelta... Y luego armarios moviéndose...

- Kamek. Fuzzya, tranquilízate de una vez y dime cosas coherentes.

- Fuzzya. Acabo de llegar a casa y han ocurrido cosas muy raras. Armarios moviéndose, voces amenazantes, sombras que desaparecen...

- Kamek. ¿Te has asustado por un simple Boo?

- Fuzzya. ¡No era un Boo! Ellos no son capaces de hacer tales cosas. Acompáñame y míralo tú mismo.

(Ambos salen del lugar)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Fuzzya todo parece estar normal. Los armarios están quietos y no se escucha nada)

- Fuzzya. ¡No puede ser! ¡Lo vi con mis propios ojos! ¡Lo prometo!

- Kamek. Fuzzya, ve a un psicólogo...

- Fuzzya. Yo no voy a ir a ningún sitio. Tienes que creerme.

- Kamek. ¿Que crea el qué? ¿Que ves sombras donde no las hay? ¿Que escuchas cosas raras? ¿Que ves armarios moviéndose por sí solos? ¿O que hay un fantasma que ha poseído tu habitación? (Kamek se queda pensativo) Uh... Esto ya lo he vivido antes...

- Fuzzya. Claro. Esto es lo mismo que pasó hace un año, ¿lo recuerdas? Los idiotas de tus secuaces me hicieron creer que había espíritus aquí y por eso me marché del castillo.

- Kamek. Pues entonces no me molestes a mi. Ve a hablar con mis secuaces.

- Fuzzya. Eso mismo voy a hacer, porque nadie me toma el pelo dos veces.

...............................................................................................................................

(Minutos después, Fuzzya está hablando con el Trío de Élite en la segunda planta del castillo)

- Guydo. Por última vez, nosotros no hemos hecho nada. Si hay fantasmas en tu casa nosotros no tenemos nada que ver.

- Fuzzya. Entonces decidme quién demonios intenta asustarme.

- Goombilón. Fuzzya, te estamos diciendo la verdad. No queremos nada de ti, así que, ¿por qué querríamos asustarte?

- Fuzzya. No sé, pero me estoy poniendo muy nerviosa.

- Paratroopi. ¿Alguien más ha visto los actos de ese supuesto espíritu?

- Fuzzya. Hasta ahora sólo lo he visto yo, creo.

- Paratroopi. Pues entonces podría tratarse de una alucinación. ¿Duermes bien por las noches?

- Fuzzya. ¡Pues claro que duermo bien! ¿Estáis diciendo que me he vuelto loca como vosotros?

- Goombilón. Eh... Nosotros no estamos locos, pero te recomendaría que visitaras a un psiquiatra o a alguien especializado. Tal vez sufriste un trauma en el pasado que ahora estás reviviendo.

- Fuzzya. (Furiosa) El único trauma que tengo es haber venido a trabajar a este castillo. ¡¡Adiós!! (Se va del lugar)

- Guydo. Caray, qué humos...

_______________________________________________________________

(Comienza la música 1)

CB Korokoopa
(Primera planta del castillo. Fuzzya llama a la puerta de Kaproopa)

- Kaproopa. (Abre la puerta triste) Hola, Fuzzya.

- Fuzzya. Kaproopa, necesito que me contestes a algo.

- Kaproopa. ¿El qué?

- Fuzzya. ¿Has notado cosas extrañas pasando en tu habitación?

- Kaproopa. ¿Qué tipo de cosas extrañas?

- Fuzzya. Armarios que se mueven sin control, voces espectrales...

- Kaproopa. ¿Me tomas el pelo? (Fuzzya niega con la cabeza) Pues claro que no. ¿Por qué preguntas?

- Fuzzya. Por nada, déjalo... Oye, una cosa más. ¿Sabes si Korokoopa guarda el número de teléfono de un Koopa por aquí?

- Kaproopa. No. Qué obsesión tenéis de repente todos por Korokoopa. Dejadle tranquilo en su estado... (cierra la puerta llorando)

...............................................................................................................................

(Segunda planta. Fuzzya mira la puerta de la habitación de Don Huesito)

- Fuzzya. ¿Debería preguntarle...? No, mejor no, que se pone muy pesado...

(Fuzzya se va del lugar)

...............................................................................................................................

(Tercera planta. Fuzzya habla con Ratónito)

- Ratónito. ¿Fantasmas? Y luego dices que estamos locos los demás.

- Fuzzya. ¿Ni siquiera oíste nada? ¿Ni un armario moviéndose o una voz fantasmal? Tu habitación está encima de la mia.

- Ratónito. Estaba haciendo cosas más importantes, ¿sabes? Los pasteles no se comen solos.

- Fuzzya. Ya veo...

- Ratónito. A ver, si tú necesitas que alguien le diga a Kamek que también ha visto fantasmas a parte de ti, yo puedo ser de ayuda.

- Fuzzya. ¿En serio harías eso por mi?

- Ratónito. Bueno, habría que negociarlo...

- Fuzzya. ... ¿Qué quieres de mi?

- Ratónito. Podrías pagarme con un cargamento de bocadillos.

- Fuzzya. ¿Estás loco? Me sale más barato un exorcismo.

- Ratónito. Pues no hay trato. (Cierra la puerta)

- Fuzzya. (Aporrea la puerta) Así te mueras por sobrepeso, ¡rata gorda!

- Ratónito. (Desde el otro lado de la puerta) Saluda al fantasma de mi parte, je, je...

...............................................................................................................................

(Tercera planta, habitación de Bombazulina)

- Bombazulina. No he notado nada raro, ¿por?

- Fuzzya. Es que creo que alguien intenta gastarme una broma pesada, pero por otra parte no estoy muy segura de si es real o no...

- Bombazulina. ¿Qué tipo de broma pesada?

- Fuzzya. Creo que hay un fantasma en mi habitación que desea mi mal...

- Bombazulina. Pfffff... ¡Jajajaja! Por favor, Fuzzya, que ya somos adultos para creer en esas cosas.

- Fuzzya. Si hubieras visto lo que yo no estarías diciendo eso.

- Bombazulina. Si crees que es verdad, ¿por qué no se lo has comentado a Kamek?

- Fuzzya. ¡Porque no me cree!

- Bombazulina. Fuzzya, en serio, descansa. Volver a este castillo te ha llevado por el camino de la amargura... (Bombazulina cierra la puerta dejando a Fuzzya cortada)

...............................................................................................................................

(Cuarta planta del castillo. Fuzzya está hablando con Bowser)

- Bowser. ¿Cómo osas interrumpir mi valioso tiempo por eso?

- Fuzzya. Amo Bowser, temo por mi vida.

- Bowser. ¿Por unos armarios que se movían sin control y por una voz de ultratumba?

- Fuzzya. Sí... ¿Acaso no me cree?

- Bowser. ¡Pues claro que no! ¿Es que no te has enterado de lo que pasa?

- Fuzzya. ¿Enterarme de qué?

- Bowser. Mañana es Halloween, inculta. Alguien te estará gastando una broma.

- Fuzzya. ... No lo sabía.

- Bowser. Hace falta ser inocente para tragarse que tienes un fantasma en tu casa.

- Fuzzya. L-lo siento. Parecía tan real...

- Bowser. Vuelve al trabajo y deja de entretenerte con tonterías.

- Fuzzya. A sus órdenes, amo Bowser.

(Fuzzya se va)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

CB
(Tiempo después, Fuzzya vuelve a su habitación furiosa)

- Fuzzya. (Cierra la puerta de su habitación, ve que la lámpara del techo se mueve sola y la mira) Seas quién seas el que me ha gastado antes la broma, te comunico que ya no tengo miedo; lo sé todo. Sé que mañana es Halloween, así que sal de tu escondite, estés donde estés, y da la cara de una vez, pesado.

(La lámpara se descuelga del techo y cae al suelo, rompiéndose en pedazos)

- Fuzzya. ¡¡Aaaahh!! ¡¡¿Pero qué has hecho, idiota?!! ¡Esa lámpara decoraba perfectamente la habitación! ¡Esta broma ya ha perdido toda la gracia! ¡¿Quién eres tú?! ¿El Sargento Guydo? ¿Ratónito? ¡¡Da la cara!!

- Voz. Dime tu nombre...

- Fuzzya. ... (Mira a todos lados para buscar de dónde viene la voz) ¿Quién eres?

- Voz. Dime tu nombre...

- Fuzzya. Soy Fuzzya, ¿eres tonto o qué te pasa?

- Voz. Fuzzya... Fuzzya Espinosa...

- Fuzzya. ... ¿Cómo sabes mi apellido? Eso no lo sabe nadie aquí.

- Voz. (Unas manos cogen a Fuzzya y la intentan retener) No te resistas.

- Fuzzya. ¡¡AAAHHH!! (Consigue soltarse y sale corriendo)

...............................................................................................................................

(Fuzzya vuelve a llamar a la puerta de Kamek por la noche. Abre la puerta Kammy y esta ve a Fuzzya pálida)

- Kammy. ¿Qué demonios te pasa ahora, secuaz molesta? ¿Has visto acaso la hora que es?

- Fuzzya. Otra vez el fantasma...

(Aparece Kamek tras lavarse los dientes)

- Kamek. Fuzzya, no existe nada. Todo es producto de tu imaginación, ¿es que no te das cuenta?

- Goombi. Hasta yo no creo en fantasmas, y eso que tengo 40 años menos que tú.

- Fuzzya. No soy tan vieja, niño.

- Goombi. Para vieja esta... (señala a Kammy)

- Kammy. Goombi, un día de estos te voy a aplastar esa cabeza minúscula sin querer y vamos a tener un accidente.

- Kamek. ¡Tengamos la fiesta en paz!

- Fuzzya. ¿Y a mi quién me resuelve este problema?

- Kamek. El psicólogo, Fuzzya, ya te lo he dicho, el psicólogo.

- Fuzzya. (Mientras Fuzzya habla, Goombi se da la vuelta y ve cómo las paredes empiezan a teñirse de sangre) ¡No voy a ir a ningún psicólogo! De donde sí voy a irme es de este castillo porque ya estoy harta. ¡¡Harta!!

- Goombi. (Boquiabierto al ver las paredes rojas) K-Kamek...

- Kamek. Pues vete de aquí; así nos dejarás dormir de una vez.

- Goombi. Kamek...

- Fuzzya. (Viendo también las paredes coloreándose de rojo, Fuzzya palidece) Ostras...

- Kamek. ¿Y ahora qué ocurre, Fuzzya? ¿Has visto otro fantasmita o qué?

- Goombi. ¡¡¡KAMEK!!!

- Kamek. ¡¿Qué pasa?! Cuando los adultos hablan los niños tienen que guardar silencio.

- Goombi. Vale, iba a decirte que las paredes de tu casa están sangrando, pero si te da igual yo me callo.

- Kamek. ¿Cómo que están... (ve las paredes y se queda sin palabras) ...¡sangrando!?

- Fuzzya. Te lo dije. ¿Te lo dije o no te lo dije? Hay un espíritu. ¡Hay un espíritu!

- Kamek. ... E-esto tiene que tener una explicación lógica. Tiene que tenerla por necesidad. (Mira a Kammy) Madre, ¿estás usando magia para asustarnos?

- Kammy. ¿Yo? No tengo nada mejor que hacer a estas horas de la noche que asustar a un grupo de pardillos como vosotros... Además llevé hace horas a recargar mi varita.

- Fuzzya. Bien, Kamek, ¿qué tienes que decir a todo esto?

- Kamek. Que... Que no hay de qué preocuparse. Es imposible que haya un fantasma.

- Fuzzya. Ah, ¿sí? ¿Entonces cómo explicas que las paredes estén sangrando solas?

- Kamek. Tal vez el amo Bowser haya instalado una nueva sala de tortura al lado de su habitación justo encima de esta...

(Se empiezan a escuchar risas diabólicas)

- Fuzzya. ¿Y eso?

- Kamek. L-las típicas ri-risas de Boos que uno escucha por la noche...

- Voz. Váis a morir...

- Kamek. L-las típicas amenazas que uno escucha normalmente...

(La ventana de cristal que da al exterior del castillo explota y se rompe en mil pedazos)

- Kamek. L-la típica ventana que explota por la diferencia de presión cuando hay huracanes...

- Fuzzya. Kamek, no hay ningún huracán. ¡¿Cuánto tiempo piensas encubrir al dichoso fantasma?!

- Kamek. ¡Vale! Lo admito, esto no tiene ningún sentido ni ninguna explicación. ¿Contenta?

- Fuzzya. No. Estaré contenta cuando acabes con esto.

- Kammy. ... (Mira al techo) Aquí no queremos fantasmas, ¿eh? ¡Así que vuelve por donde has venido!

- Kamek. ¡Madre, cállate! No le hagas enfadar o se cebará con nosotros.

- Goombi. ¿Qué se hace en estos casos para expulsar a un espíritu?

- Kamek. Un exorcismo. (Invoca su móvil y empieza a llamar a alguien)

- Goombi. ¿A quién llamas?

- Kamek. A Luigi. Le sacaré yo mismo de la cama si es necesario para que venga hasta aquí a succionar al fantasma con su aspirador. (Establece finalmente conexión con Luigi) Hola, buenas noches. ¿Llamo a la casa de Mario? Oh, hola Mario. Te llamo para hablar con Luigi, le necesitamos aquí en el castillo. ... Sí, no es una broma. Le necesitamos ahora. ... ¿Qué? Me da igual que esté con Daisy. Como no venga en menos de una hora rapto a su querida princesa, ya lo aviso. (Cuelga)

...............................................................................................................................

(Hora y media después ya es medianoche. Luigi, que tiene ojeras, usa un detector de fantasmas por toda la habitación de Kamek)

- Fuzzya. ¿Detectas alguna presencia espectral?

- Kamek. Fuzzya, vuelve a tu habitación y descansa.

- Fuzzya. ¿Crees que voy a dormir tranquila después de todo esto?

- Luigi. Por duodécima vez. Mi radar no ha captado en ningún momento la presencia de ningún fantasma que no sean Boos. Desde que he llegado aquí en ningún momento ha emitido ninguna alarma este aparato.

- Kammy. ¿Estás insinuando que nos lo hemos inventado, fontanero de pacotilla?

- Luigi. Señora, no me insulte. Si el radar no detecta fantasmas, no hay fantasmas.

- Kammy. O a lo mejor es que no sabes usarlo. Piensas que por ser fontanero ya tienes idea de manejar un complejo artilugio como ese.

- Luigi. ¡¿Perdón?! Tengo muuuuchos años de experiencia cazando fantasmas. ¿Y usted?

- Kammy. Yo he convivido más de 40 años con Kamek, el padre de mi hijo. Más fantasma que él no hay nadie.

- Kamek (padre). (Despierta) ... Kammy, estoy aquí.

- Kammy. Vuélvete a dormir.

- Luigi. Yo no he venido aquí a perder el tiempo. Tengo mucho sueño, así que adiós.

- Kamek. Eh, no, no, no. No te vayas.

- Luigi. (Saca de su bolsillo una Estrella dorada para amenazarlos) El que intente impedírmelo se lleva un buen viaje al mundo de los sueños. ¿Entendido? Encima que vengo sin estar obligado... (Luigi se marcha)

- Fuzzya. Caray, qué humos... ¿Y ahora qué hacemos?

- Kamek. Por lo pronto dormir. Ya mañana pensaremos otra cosa.

- Fuzzya. ¿Te has vuelto loco? ¡El fantasma nos quiere matar!

- Kamek. Pues que lo haga rápido y sin dolor. Si no nos mata él ya lo hará tarde o pronto el gran asteroide, así que...

_______________________________________________________________

CB Noche
(Al día siguiente a las cinco de la mañana el Reino Champiñón sigue inmerso en la oscuridad de la noche. En la habitación de Korokoopa duerme tranquilamente Kaproopa. Paratroopi abre con una llave sigilosamente la puerta de entrada y entra dentro de la habitación)

- Paratroopi. (Ve a Kaproopa durmiendo e intenta buscar el ordenador de Korokoopa con la mirada. Al final lo encuentra y piensa en su mente...) ¡Ahí está! (Da pasos sin ruido para evitar despertar a Kaproopa y coge el ordenador. Justo cuando lo coge, Kaproopa despierta de su sueño, pero sigue con los ojos cerrados) Oh, oh... (se va al baño y enciende allí el ordenador)

- Ordenador. (Tras la pantalla de inicio aparece un letrero) “Introduzca la contraseña de acceso”

- Paratroopi. Rayos... Voy a probar una... (introduce la contraseña: “malditoparatroopi”, pero no funciona) Argh... ¿Y ahora qué hago?

(En cada hombro de Paratroopi aparecen dos personajes imaginarios: Goombilón imaginario, con alas de ángel y una aureola, y Guydo imaginario, con cuernos, cola roja y tridente)

- Guydo imaginario. Rompe el ordenador. ¡Destrózalo! Así la foto desaparecerá.

- Goombilón imaginario. ¡No! No hagas eso. Mejor sigue buscando una contraseña hasta conseguir acceder a él.

- Guydo img. ¿Qué tontería es esa? Mi solución es fácil y rápida. La tuya es inútil.

- Goombilón img. Si Kaproopa descubre que ha roto el ordenador y Korokoopa despierta, Paratroopi se habrá metido en un buen lío.

- Guydo img. Vaya tontería.

- Goombilón img. Además es muy probable que haya guardado esa foto en otros ordenadores.

- Guydo img. Pues que los destroce también, mira tú qué problema.

- Goombilón img. ¿Es que no te das cuenta de que cuantas más cosas destroce más culpable parecerá? Cabeza de chorlito...

- Guydo img. ¡¿A que te tragas el aro feo ese que tienes encima?! (Goombilón imaginario y Guydo imaginario se ponen a luchar y la fantasía de Paratroopi acaba)

- Paratroopi. (Despierta de su alucinación y deja el ordenador encendido encima de la taza del retrete) Mejor sigo buscando la contraseña perdida...

(Cuando Paratroopi sale del baño, intenta alcanzar la salida sin hacer ruido, pero a mitad de camino Kaproopa se despierta)

- Kaproopa. (Abre los ojos) ... ¿Paratroopi?

- Paratroopi. (Palidece) Eh... Sí, soy yo...

- Kaproopa. ¿Qué haces tú aquí a estas horas?

- Paratroopi. (Intenta inventar algo con sentido) Eh... Pensé en ti y me acordé de que estabas aquí sola, así que... Vine a dormir contigo.

- Kaproopa. (Mira el reloj) ¿A las cinco y diez de la mañana?

- Paratroopi. Eh... Sí, pero si quieres me voy.

- Kaproopa. Por supuesto que no. No lo decía porque no quisiera. (Mira el baño y ve la luz que desprende el ordenador encendido) Uh, ¿y esa luz?

- Paratroopi. (Se pone nervioso) Eh... ¿Q-qué luz?

- Kaproopa. La que sale del baño. (Se levanta de la cama y se dirige al baño. Paratroopi la sigue) ... ¿Qué hace el ordenador de Korokoopa encendido y en la tapa del váter?

- Paratroopi. A mi no me mires; acabo de llegar.

- Kaproopa. Cabo Paratroopi, no me tomes el pelo.

- Paratroopi. Te prometo que no sé nada.

- Kaproopa. ¿Entonces quién ha sido?

- Paratroopi. Puede haber entrado un Boo o un Fly Guy por la ventana, quién sabe.

- Kaproopa. ... Esto es demasiado raro incluso para este castillo.

- Paratroopi. (Apaga el ordenador y lo devuelve a su lugar original) Vayámonos a dormir. Estamos cansados.

- Kaproopa. (Aún sorprendida) Ya lo creo, ya...


Cartel
Continúa el episodio haciendo clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.