FANDOM


Resumen

El fantasma ya se ha hecho ver para más personas dentro del castillo y no parece nada contento. ¿Cómo acabará todo esto?

Músicas

2. https://www.youtube.com/watch?v=XW6cJgv5Etg

3. https://www.youtube.com/watch?v=w6xvKZtQxzs

4. https://www.youtube.com/watch?v=_42dJYuTtw8

Diálogo 2

CB amaneciendo

(En la sala de reuniones a las nueve de la mañana se encuentran Bowser, Kamek, Kammy, Kamek (padre), Goombi, Ratónito, el Trío de Élite, Kaproopa, Bombazulina, Rita-disc, Fuzzya y Don Huesito. La sala por dentro está decorada con telarañas, velas, calabazas y murciélagos de papel)

- Kamek. Bienvenidos todos a esta reunión de emergencia en presencia del excelentísimo amo Bowser.

- Guydo. ¿Reunión de emergencia? ¿Qué ha ocurrido?

- Goombilón. ¿El castillo se cae?

- Ratónito. ¿A Kammy le han diagnosticado un mes de vida?

- Kammy. Más quisieras, sucia rata de alcantarilla.

- Kamek. A ver cómo digo esto para que no suene alocado...

- Rita-disc. Kamek, sabes de sobra que eso va a ser difícil ya de por sí.

- Kamek. Tenemos un espíritu maligno en nuestro castillo.

- Fuzzya. Yo lo confirmo. Es el mismo fantasma del que os hablé ayer.

- Bombazulina. Kamek, ¿estás hablando en serio o es una broma de Halloween? Porque recuerdo que hoy es ese día.

- Kamek. Hablo completamente en serio. He sido testigo de numerosos sucesos paranormales que han ocurrido en mi habitación.

- Bowser. Kamek, ¿he tenido que madrugar para escuchar esas estupideces?

- Goombilón. ¿Qué sentido tiene todo esto? Los fantasmas no existen.

- Rita-disc. (Se levanta del asiento) Estáis locos. Sólo porque una compañera crea haber visto un fantasma ya nos lo tenemos que creer...

- Goombi. Lo hemos visto con nuestros propios ojos.

- Rita-disc. La pregunta es: ¿lo habéis visto o lo creéis haber visto? El cerebro es muy complejo, y muchas veces te hace ver cosas que no existen sólo para calmar la tensión interior que tengas. ¿Es que no os dáis cuenta de que sólo habéis visto lo que queríais ver?

(Varios focos explotan por toda la sala)

- Kamek. Ya le has enfadado, ¡maldita sea!

- Ratónito. Disc, calla y mira las grabaciones de las cámaras de seguridad por la noche... (Ratónito enseña su móvil a todos los secuaces) He conseguido redirigir la señal de las grabaciones a mi propio móvil, ya que la sala de máquinas está fuera de funcionamiento.

(Todos los secuaces ven la escena de los armarios móviles de Fuzzya, y la escena de las paredes pintadas de rojo y la ventana explosiva. Todos se quedan patidifusos)

- Rita-disc. E-eh... Seguro que alguien está detrás de todo esto...

- Kamek. ¿Ahora me creéis o no? Hay un fantasma.

- Kaproopa. ¡Claro! Por eso esta mañana me encontré un ordenador encendido en mi baño.

- Paratroopi. (Aprovecha el momento) Claro que sí, Kaproopa. Seguro que fue el fantasma.

- Bombazulina. A ver. Suponiendo que el fantasma sea de verdad, cosa que dudo, ¿no habéis intentado expulsarlo o algo?

- Kammy. Pues claro que sí, fracasada, pero el miedica de verde se ha negado a colaborar. Nunca puedes fiarte de un segundón patético...

- Guydo. ¿Y quién querría hacernos daño, con lo buena gente que somos? (Todos se ponen a pensar)

- Bowser. El espíritu de Clawdia Koopa, tal vez...

- Goombilón. O los Paratroopas azules del Equipo A, ¿los recordáis?

- Paratroopi. O el Gran Hermano Martillo.

- Goombi. ¿Y qué hay del fantasma Van Bone? Tal vez él esté detrás de todo esto.

- Kamek. Él no murió después de todo. Hablé con él por móvil hace un mes.

- Ratónito. Tonterías. Quien tiene que estar asustándonos es Korokoopa, que ha vuelto de entre los comatosos para hacernos pasar un mal rato.

- Kaproopa. Eso no tiene gracia, Ratónito.

- Kammy. ¿Y qué hay de Spiriny? Ese perdedor no para de molestar ni muerto.

- Rita-disc. Caray, cuántos enemigos tenéis...

- Don Huesito. (Muy pensativo) Estaba pensando algo... Los sucesos paranormales comenzaron a ocurrir poco después de que abriéramos esa sala secreta del sótano y de que encontráramos el esqueleto tan sospechoso...

- Kamek. ¿Insinúas que el fantasma que se está manifestando es el cadáver de quien quedó encerrado ahí hace siglos?

- Don Huesito. Tiene sentido si lo piensas bien. Al haber abierto una brecha en esa sala herméticamente cerrada hemos “abierto una puerta” para que salga el fantasma. Nosotros hemos perturbado su letargo y ahora tendremos que pagar las consecuencias.

- Bowser. ¿Qué cadáver? ¿Qué sala secreta? ¿De qué habláis?

- Kamek. Hablamos de algo que descubrimos ayer, amo Bowser, pero no tenemos ni idea de qué se trata.

- Kammy. Yo sí... (Todos se callan y miran a Kammy)

- Ratónito. ¿Tú sí qué?

- Kammy. Que conozco la historia de Mat.

- Goombilón. ¿Quién es Mat?

- Kammy. Su historia se remonta al final del siglo XIX y está llena de oscuridad y maldad. Yo no ví en primera persona esa historia, pero sí lo vieron mis padres y me lo contaron cuando yo era muy joven.

- Goombi. Kammy de joven... Eso sería cuando los Koopas descubrieron el fuego, ¿no?

- Kammy. (Ignora a Goombi) Nadie que siga vivo a parte de mi conoce esa historia, y creía que era mentira, pero por lo que acabáis de contar puede que fuera verdad... En fin, comienzo.

_______________________________________________________________

(Comienza la música 2)

(Se puede ver un amplio campo llano en el Reino Champiñón del siglo XIX. Kammy narra la historia, así que no se la puede ver dentro del lugar, sino que solo se la puede escuchar)

- Kammy. Hace más de 120 años, en el este del Reino Champiñón no había nada más que tierras y tierras a las que los Todas, Koopas y Goombas no les daban uso. Un buen día llegó el Conde de Desperta d’Or seguido por sus numerosos sirvientes para pasar un tiempo de vacaciones en este reino.

(Se puede ver al conde mirando desde un lujoso apartamento en la antigua Ciudad Toad los campos de los que habla Kammy)

- Kammy. Esta zona le atrajo curiosamente por su gran amplitud y sus bellos paisajes, y dado que poseía una inmensa cantidad de oro decidió construir un castillo en dicho lugar para poder pasar otros años de vacaciones allí.

(Ahora se puede ver a cámara muy rápida la construcción del castillo desde los cimientos mientras Kammy narra la historia)

- Kammy. Rodeado de sus mejores obreros y arquitectos, diseñó una fortaleza que sería en su momento impenetrable por ladrones y otras criaturas con malas intenciones: el actual Castillo de Bowser. Cientos y cientos de guardias controlarían el castillo en ausencia del conde cuando este no estuviera presente en el reino. El castillo terminó de construirse tres años después, justo cuando el verano llegaba y el conde ansiaba estrenar su nueva vivienda.

(En la sala real se encuentran el conde, su esposa y su mano derecha: Mat)

- Conde. Al fin mi nuevo hogar está terminado. ¿No es genial, Mat?

- Mat. En efecto. Todo el dinero invertido ha merecido la pena.

- Esposa. Me encanta este lugar.

- Kammy. En el castillo había tantos trabajadores como ahora. Mis padres comenzaron a trabajar para el conde en cuanto llegaron a sus oídos que este buscaba trabajadores, pero nunca supieron lo poco que duraría con vida el conde... Él se aseguró de que no tuviera enemigos en las primeras semanas de su llegada, así que se encargó de pedir permisos a los príncipes que gobernaban el Reino Champiñón en aquella época y pagar por las tierras en las que había construido, pero eso no fue suficiente... Nunca supo que tenía el enemigo en su propia casa.

(Otro día en la sala real se encuentran la esposa del conde y Mat)

- Esposa. (Riéndose) Qué gracioso has sido siempre, Mat. Siempre consigues sacarme una sonrisa en mis más tristes momentos.

- Mat. (Se acerca a la esposa) Verte sonreir es el mayor regalo que nadie puede hacerme.

- Esposa. Gracias.

- Mat. (Se acerca para besarla, pero en ese momento entra el conde en la sala y ambos disimulan) Buenos días.

- Kammy. La esposa del conde y el sirviente llevaron durante días su relación en secreto, hasta que sucedió algo que la esposa no esperaba...

(Otro día en una sala del castillo...)

- Mat. Mi señora, quiero casarme con usted.

- Esposa. ... ¿Qué? Pero si yo ya estoy casada.

- Mat. Ya estoy cansado de ocultar todo esto. ¿Por qué no deja a su marido y nos fugamos los dos juntos?

- Esposa. Esto es muy arriesgado...

- Mat. ¿Acaso ya no me quiere? ¿Se ha olvidado de nuestro amor?

- Esposa. No, pero no puedo traicionarle. ¿Acaso sabes a cuánto poder debería renunciar?

- Kammy. El sirviente no se lo tomó nada bien, y lleno de furia ideó un plan para acabar él mismo con el obstáculo que estaba impidiendo la relación con su señora: el conde, pero sin que se notara que él había sido el asesino. Durante días y abusando de su confianza, envenenó la comida que traía a su señor. El conde enfermó y semanas después acabó muriendo como era de esperar. La esposa del conde descubrió el vil plan de su mano derecha y presa del pánico acabó confesándolo todo ante sus secuaces. Hubo una rebelión dentro del castillo y se acusó tanto a la condesa como al sirviente de trabajar conjuntamente para hacerse con el poder del difunto Conde de Desperta d’Or. La condesa acabó ejecutada por el pueblo y Mat sufrió un destino mucho peor. En una de las salas que quedaban vacías en el sótano del castillo lo encerraron y amordazaron y después taparon la salida con más rocas, encerrando a la antigua mano derecha en una prisión de la que jamás salió.

(Para la música 2)

_______________________________________________________________

(De vuelta a la sala de reuniones...)

- Kammy. Tras la muerte del conde y de la condesa hubo un vacío de poder que había que rellenar cuanto antes. Al no haber familiares cercanos, el poder lo heredó el abuelo del excelentísimo amo Bowser, que entonces era príncipe de su castillo. Y desde entonces la dinastía Koopa reina este castillo.

- Kamek. ... ¿Y cómo es que nunca contaste a nadie esa historia?

- Kammy. Porque son cosas que tienen que acabar en el olvido.

(Un par de sillas empiezan a elevarse y caen al suelo)

- Rita-disc. Bueno. Y después de esta historia... ¿ahora qué?

- Don Huesito. Chicos, ¿no creéis que debemos irnos de aquí?

- Kamek. Don Huesito, no tienes la palabra, así que cállate.

- Don Huesito. Tenemos un fantasma en nuestro castillo, un asteroide cerca de impactar en este reino y a Kammy ensayando sus canciones por las mañanas. ¿No creéis que es buen momento para marcharnos de una vez de este castillo y salvar nuestras vidas?

- Rita-disc. En eso estoy de acuerdo. (Se levanta de su asiento) Yo me marcho.

- Fuzzya. Y yo también. Ya me hicisteis una vez la broma del fantasmita y no pienso volver a pasar por ello otra vez.

- Don Huesito. (Alegre) Fuzzya... Por una vez estamos los dos de acuerdo en algo.

- Fuzzya. Sí, a mi también me extraña.

- Don Huesito. ¿Por qué no nos vamos a vivir al Condado Tomate los dos juntos?

- Fuzzya. Porque yo he dicho que quiero irme de aquí, no que quiera irme de aquí contigo...

...............................................................................................................................

(Poco tiempo después están numerosos secuaces en la planta baja a punto de marcharse. El resto contemplan la escena)

- Kamek. ¡No os vayáis! Es la última vez que os lo repito. Si el fantasma hasta ahora no se ha mostrado agresivo...

- Rita-disc. Jefe Kamek, que tengas un buen día. Nosotros lo tendremos mejor.

(Justo cuando abren la puerta para salir, esta se cierra de golpe y se bloquea. Las ventanas también se tapan)

- Fuzzya. (Tira con fuerza de la puerta pero no consigue nada) Jefe Kamek, ¡no intentes retenernos!

- Kamek. Yo no estoy haciendo nada.

- Ratónito. Oh, oh... Es el fantasma, que no quiere que nos vayamos.

- Rita-disc. Pues yo me voy a ir le venga bien o no al fantasmita de las narices.

(Comienza la música 3. Reprodúcela una sola vez)

(Toda la planta baja empieza a vibrar y algunos cuadros se caen)

- Bowser. ¡Dejad de enfurecerlo! Va a estropear todas mis obras de arte.

(Bajo los pies de Ratónito se abre una brecha por la que cae)

- Ratónito. ¡¡Aaaaaaaaahhhhh!! (Se oye cómo se estampa en el suelo de la sala que había debajo)

- Guydo. Madre mía. Eso ha sonado igual que un Roca Picuda estampándose contra el suelo.

(Un pesado armario se coloca encima de la brecha para evitar que se asomen los secuaces)

- Bombazulina. ¡Ratónito!

- Kamek. Esto lo he visto en las películas de miedo. Hay que salvarle antes de que el fantasma acabe con él. Voy a llamar de nuevo a Luigi.

- Bombazulina. ¡No hay tiempo! Hay que rescatarlo.

- Kammy. ¿Para qué vamos a hacer tal esfuerzo? Seguramente ya haya muerto.

- Paratroopi. Kammy, no seas agorera.

- Kammy. Y tú no seas tonto.

- Bombazulina. Vamos todos a la planta del sótano. ¿Alguien sabe en qué sala ha caído?

- Bowser. Juraría que ha caído en la nueva sala de tortura que acabo de construir...

- Bombazulina. ¡¿Qué?! ¿Pero este castillo tiene sala de tortura?

- Bowser. Hasta hace poco no tenía, pero si quiero que mi castillo vuelva a la Organización de Maldad Global es requisito indispensable tenerlo... Si no hubiérais herido al inspector, esto no hubiera pasado.

- Goombilón. Y si Fuzzya y Disc no hubieran cabreado al espíritu, esto tampoco habría pasado.

- Fuzzya. Eh, eh, eh. La culpa de todo es de Kamek por abrir aquella sala maldita que nos ha traído toda esta mala suerte.

- Kamek. ¿Qué? La culpa es de Don Huesito, por haber descubierto esa brecha.

- Don Huesito. Kamek, ¿tú te estás oyendo?

- Kamek. Perfectamente. Tu objetivo era pintar todas las puertas del castillo, no buscar salas secretas.

- Don Huesito. Pues presento mi dimisión irrevocable, ya estoy un poquito cansado de esto, ¡iros todos a tomar viento fresco!

(Parte de los secuaces junto con Bowser bajan al sótano en busca de Ratónito)

_______________________________________________________________

CB
(En el sótano, los secuaces llegan a la sala en la que se encuentra dentro Ratónito)

- Kamek. (Alza la varita e intenta abrir con magia la puerta) Ugh, no puedo... Está fuertemente cerrado...

(Desde dentro se escuchan los gritos de Ratónito)

- Ratónito. Ayuda... A-ayuda...

- Goombilón. ¡Ratónito! ¿Estás bien? Contesta.

- Ratónito. N-no... El fantasma me quiere matar...

- Guydo. Rayos, hay que impedirlo cuanto antes...

- Paratroopi. Ratónito, ¿qué te va a hacer el fantasma?

- Ratónito. Lo peor que alguien pueda hacerle a una persona...

- Guydo. ¿Te van a destripar?

- Ratónito. No. Ojalá fuera eso...

- Goombilón. ¿Van a sacarte los ojos?

- Ratónito. Preferiría mil veces eso a lo que me van a hacer... ¡¡Ayuda...!!

- Bombazulina. (Al borde del llanto) Ratónito, ¿qué te va a hacer?

- Ratónito. E-el fantasma qu-quiere que... Quiere que coma verduras...

(Dentro de la sala de tortura se puede ver a Ratónito atado a una silla y en frente suyo un cuenco con verduras variadas)

- ???. (Voz de ultratumba) Vas a ser un niño bueno y me obedecerás...

(Aparece un tenedor flotante que empieza a pinchar varias verduras para darle de comer a Ratónito)

- Ratónito. ¡¡Aaaaaahhhh!! ¡¡NOOO!! ¡¡Amigos, sacadme de aquí cuanto antes!! ¡¡El fantasma me va a dar verdura para comer!!

- Kamek. ¡¿Verdura?! ¡Rayos! El fantasma no tiene piedad.

- Guydo. Hay que sacarle antes de que trague algo de esa comida.

- Ratónito. ¡¡Ayuda, por favor!! No creo que sea capaz de soportar esto...

- ???. Si te lo comes todo te daré después patata...

- Ratónito. ¿Patatas fritas?

- ???. No, cocidas.

- Ratónito. (Mira al cielo con cara de sufrimiento) ¡¡Nooooo...!! (Empieza a llorar)

(Fuera de la sala aparece Bowser)

- Bowser. (Golpeándose los puños) Apartaos todos. Voy a echar la puerta abajo. (Bowser golpea la puerta y la destroza. Todos los secuaces entran en la sala de torturas y liberan a Ratónito)

- Ratónito. ¡Gracias, amigos! Por un momento temí por mi vida.

- Kamek. (Mirando al cielo) ¡Tú, fantasma! Sabemos quién eres. Te llamas Mat y asesinaste al primer dueño de este castillo. ¿Qué quieres de nosotros, espíritu molesto?

(Nadie contesta)

- Kammy. Creo que sé qué está buscando el fantasma.

(Todos miran a Kammy sorprendidos)

- Bowser. Habla, Kammy.

- Kammy. Mat quería casarse...

(Todos se miran confusos unos a otros)

- Kaproopa. ... ¿Y qué propones? (Dice irónicamente) ¿Qué una de nosotras se case con él? Jajajajaja.

- Kammy. Pues sí. Me sorprende que alguien en este castillo sepa utilizar su cabeza para pensar.

- Guydo. ¿Pero qué locura es esta? ¿Cómo se va a casar alguien con un fantasma?

- Kammy. Yo me ofrecería, pero ya estoy casada...

- Bowser. No, por favor. Queremos que el fantasma se vaya contento, no furioso.

- Kammy. Pues que se case la hermana del Koopa albino, por graciosa.

- Kaproopa. ¿Yo? Ni de broma.

- Paratroopi. Kaproopa está conmigo. Que se case otra.

- Kammy. ¿Qué tal la Bob-Omb fracasada?

- Bombazulina. No creo en fantasmas, como para casarme con ellos... Jajaja.

(Aparece Rita-disc)

- Rita-disc. Bueno, ¿qué? ¿Cuándo váis a abrir la puerta principal para que podamos salir? (Todos miran a Rita-disc sonriente) ¿Qué miráis?

_______________________________________________________________

(Comienza la música 4)

CB
(En el sótano del castillo se encuentran muchos secuaces sentados en filas y filas de sillas dejando un pasillo central. Todos hablan unos con otros y empieza a sonar música de boda. Ratónito duerme y varios Shy Guys tiran confeti)

- Kamek. ¡Dejad de lanzar confeti! No hagamos más difícil esto.

(Entra Rita-disc acompañada por Goombilón y vestida de blanco para la boda. Rita-disc llega al final de la sala, donde espera el Toad cura. Cuando ha llegado, entra en la sala Paratroopi con cara de asco y sujetando los huesos medio desechos de un esqueleto. Los lleva al final de la sala y los coloca al lado de Rita-disc)

- Kammy. (Susurrando a Kamek padre) Nuestra boda fue mucho más bonita que esto.

- Kamek (padre). La verdad es que sí.

- Rita-disc. (Pensando en su mente) Tranquila, Disc, tranquila. Finges casarte con un muerto y todos los problemas se habrán solucionado... Además si te casas Kamek te triplicará el sueldo... Ay... ¿Cómo puedo haber aceptado hacer esto?

- Toad. Hermanos, hermanas, silencio, por favor. Nos reunimos aquí en este día tan especial de Halloween para unir en santo matrimonio a Rita-disc y a... hmmm... ¿cómo se llamaba el fantasma?

(Un foco se funde y explota, y un cuadro colgado en una de las paredes cae al suelo)

- Kamek. (Nervioso) ¡Mat! Se llama Mat.

- Toad. E-eso, Mat. Bueno, como decía... (el cura sigue hablando)

- Bowser. (Se lleva la mano a la cara) A este paso el castillo se nos cae a trozos...

- Bombazulina. ¿A quién se le ocurriría un plan tan descabellado?

- Bowser. A Kammy, como siempre.

- Toad. ...y por eso el amor de un matrimonio es lo más importante que pueda existir en esta vida.

- Rita-disc. (Frustrada) Padre, si pudiera acortar un poco la ceremonia se lo agradecería...

- Ratónito. zZzZ...

- Toad. Está bien, hija. En fin, si nadie más tiene que decir algo al respecto de este matrimonio, un poquito raro eso sí, que se va a celebrar, empecemos pues. Mat, ¿aceptas a Rita-disc como tu legítima esposa y prometes quererla siempre en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, hasta que la muerte os separe? (Algunos secuaces se empiezan a reir)

- Goombilón. Me temo que la muerte ya los ha separado. Jajajajaja. (Kamek y Bowser le hacen gestos para que se calle) Lo siento, era una broma que no podía aguantarme.

- Toad. Una pregunta. ¿Cómo sé la respuesta del fantasma?

- Bowser. (Se lleva la mano a la cara) Kamek, ¿a qué cura has traído?

- Kamek. Al que he conseguido invocar con la poca magia que me quedaba...

(Se escucha un fuerte trueno a lo lejos)

- Rita-disc. Ese trueno es un “sí”, padre.

- Toad. Está bien... Rita-disc, ¿aceptas a Mat blablabla, blablabla, hasta que la muerte os separe?

- Rita-disc. (Mira indecisa a Kamek y a Bowser, quienes asienten con la cabeza ansiosos) Eh...

- Guydo. (Se levanta del asiento) ¡¡Disc, no te cases!! ¡¡Yo te quiero!!

- Fuzzya. Sargento Guydo, estás muy perdido...

- Rita-disc. (Mira al cura) Padre, sí quiero. Lo tengo todo clarísimo. Cáseme ya con el muerto antes de que Guydo lo arruine todo.

- Toad. Pues entonces me complace uniros en santo matrimonio.

- Ratónito. (Intenta aguantar la risa) ¡¡Que se besen!! ¡¡Que se besen!!

- Rita-disc. ¡Cállate y duerme, rata! Esto no tiene ninguna gracia.

- Ratónito. ¿A dónde váis a ir de luna de miel, al cementerio? ¡Jajajajaja!

- Rita-disc. Ratónito, estás agotando mi paciencia...

- Ratónito. Esta sí que es una relación de muerte. ¡¡Jajajaja!! (Rita-disc acerca su disco electrico a Ratónito y lo electrocuta) AAAAHHHH. Ouch, ay, ay, ay...

(Aparece Robert al fondo de la sala)

- Robert. ... ¿Cómo es que nadie me había avisado de que había una fiesta?

- Kamek. Robert, ¿dónde estuviste estos días?

- Robert. Estuve visitando a mi familia por Halloween. Como no quería estar sin vosotros, regresé a última hora y me encuentro con todo esto... Espero que no hayáis tenido problema con los cambios que hice a favor de la domótica del castillo.

- Bowser. ... ¿Domótica? ¿De qué hablas?

- Robert. Estuve trabajando en secreto para modernizar el castillo. Ahora todo está automatizado. Implanté dispositivos inteligentes en armarios, mobiliario y todo tipo de salas para que actuaran automáticamente, aunque puede que hayan fallado un poco...

- Kamek. ... Espera un momento... ¿Estás diciendo que, por ejemplo, los armarios se han empezado a mover por tu culpa?

- Robert. Hombre, yo no lo diría así... Yo diría “gracias a mi”. Lo hice para facilitaros la vida.

- Fuzzya. ¿E-entonces los armarios no estaban controlados por un espíritu maligno?

- Robert. ... No. ¿Qué tontería es esa?

- Paratroopi. ¿Y los cuadros que se caían y los focos que explotaban?

- Robert. Tengo que coordinar mejor sus movimientos. Seguramente haya habido fallos.

- Kamek. ¿Y las ventanas de cristal que explotaban sin más?

- Robert. Una vía de escape en caso de emergencia.

Goombi. ¿Y las paredes que sangraban?

Robert. No era sangre, sino color rojo. Ahora las paredes se pueden colorear al instante del color que queráis.

- Ratónito. A ver, a ver... ¿Y cómo explicas que una voz de ultratumba me obligó a comer verduras? Vi con mis propios ojos un tenedor flotando.

- Fuzzya. Y yo escuché amenazas de muerte.

- Robert. Es que no he tenido tiempo para modificar el tonto de habla del sistema automático. Lo que escuchasteis simplemente fue el tono estándar. Y con respecto a lo de la cuchara flotante te responderé con lo mismo: domótica.

- Fuzzya. ¿Y las puertas y ventanas selladas herméticamente?

- Robert. Más domótica.

- Kamek. ¡Claro! Por eso Luigi decía que no había fantasmas...

- Bowser. (Muy furioso, pequeñas llamas brotan de su boca) ¿Estás diciendo que he perdido objetos de valor, mis secuaces han sido atemorizados y he organizado una cutre boda POR UN SIMPLE SISTEMA INFORMÁTICO?

- Robert. Yo no podría haberlo resumido mejor.

- Bowser. (Escupe fuego hacia Robert, pero este se hace intangible) ¡¡¡Grrrrroooaaaaaarrrrgggghhhhh!!!

- Robert. Descargue toda su furia contra mi, amo. Así es.

- Bowser. Ya estás quitando los dispositivos esos y la maldita domótica de mi castillo. ¡¡¿Me oyes?!!

- Robert. A sus órdenes, su Malignidad.

- Bowser. A veces pienso que sería mejor que el asteroide acabara con todos nosotros...

- Rita-disc. (Boquiabierta) Y-yo me v-voy a mi habitación a digerir todo esto...

(Para la música 4)

_______________________________________________________________

CB
(En la habitación de Rita-disc se encuentran ella, Kaproopa, Fuzzya y Guydo)

- Rita-disc. (Entre el llanto y la desesperación) Me he casado con un hombre que murió hace más de un siglo, al que no conozco, para contentar a un fantasma que no existe... ¿A quién le pasa este tipo de cosas? Estas cosas no pasan normalmente...

- Fuzzya. Este castillo reune toda la mala suerte posible. Te lo digo yo que he vivido cuatro años aquí.

- Kaproopa. Sé lo que se siente: pensar que no se puede caer más bajo y seguir cayendo...

- Rita-disc. No me estáis ayudando mucho...

- Guydo. Disc, casémonos. Hagamos una locura.

- Rita-disc. Al menos ya no me puedo casar contigo, algo bueno que me llevo...

(Todos siguen hablando en la habitación de Rita-disc mientras Don Huesito y Kamek esconden los huesos de Mat en el lugar en el que lo encontraron al principio y taponan la brecha que tenía la sala secreta)


CB
(Al día siguiente, en la sala hospitalaria de Korokoopa, este sigue inconsciente y conectado a una máquina que controla su ritmo cardíaco. Entra Paratroopi y deja la puerta entornada)

- Paratroopi. Korokoopa, lo he estado meditando profundamente y he llegado a la conclusión de que eres un obstáculo en la relación que tengo con Kaproopa. Sé que eres su hermano y que eres una parte muy importante en su vida, pero por otra parte serás que eres un verdadero peligro cuando despiertes del coma, así que no me dejas otra opción más que deshacerme de ti... Todo podría haber sido más fácil para los dos si hubieras colaborado, pero tú siempre tuviste que estar detrás intentando poner a Kaproopa en mi contra. Nadie sospechó de mi cuando te caíste por las escaleras, así que nadie sospechará tampoco si casualmente el cable que te permite seguir viviendo en este estado se desconecta y mueres fatídicamente... Lo siento, mucho...

(Cuando Paratroopi se aproxima a desconectar a Korokoopa, Ratónito entra en la sala)

- Ratónito. ¡¡Tú!! ¡¡Tú fuiste quién le tiraste por las escaleras!!

- Paratroopi. ¿Qué? Ratónito, no saques conclusiones precipitadas.

- Ratónito. ¿Cómo pude estar tan ciego? Un familiar tan cercano era el sujeto perfecto para tirar a la víctima brutalmente por las escaleras.

- Paratroopi. Yo no he tirado a nadie por las escaleras, Ratónito. ¡Se cayó solo!

- Ratónito. Porque huía de ti. ¿Por qué huía?

- Paratroopi. Es una historia complicada, así que te pido discreción.

- Ratónito. Cabo Paratroopi, ibas a matar al pobre Korokoopa, que lo he visto con mis propios ojos.

- Paratroopi. Pero acabo de recapacitar. (Saca un saco de monedas) Si no cuentas nada de esto a nadie, yo te regalaré este saco.

- Ratónito. (Cambia de opinión) Mejor pensado, Korokoopa es un idiota engreído. Se merece estar así. Que tengas un buen día, Paratroopi. (Coge la bolsa llena de monedas y se marcha)

(El día sigue avanzando en el Reino Champiñón tras un Halloween algo alocado)

Curiosidades

  • Este es el primer episodio que se divide en dos partes debido a su extensión, para que los lectores no tengan lag a la hora de cargar la página.
  • El texto coloreado de azul representa sueños, situaciones imaginarias o situaciones pasadas o futuras.
  • Fuzzya dibujo
    En cierto momento del episodio se puede leer lo siguiente:

- Kamek. ¿Que crea el qué? ¿Que ves sombras donde no las hay? ¿Que escuchas cosas raras? ¿Que ves armarios moviéndose por sí solos? ¿O que hay un fantasma que ha poseído tu habitación? (Kamek se queda pensativo) Uh... Esto ya lo he vivido antes...

Kamek se queda pensativo porque recuerda al fantasma de mentira que asustó a Fuzzya en la temporada 4 (Episodio 3. Una ficha de ajedrez, un robot fantasma del futuro y una Fuzzya valiente).

  • En otro momento del episodio se puede leer:

- Luigi. (Saca de su bolsillo una Estrella dorada para amenazarlos) El que intente impedírmelo se lleva un buen viaje al mundo de los sueños. ¿Entendido? Encima que vengo sin estar obligado... (Luigi se marcha)

Luigi menciona el mundo de los sueños, clara referencia al juego Mario y Luigi: Dream Team.

Mario-and-luigi-dream-team-1
  • En este episodio se hace una referencia a numerosos personajes que han muerto en la serie o que se encuentran fuera de ella en estos momentos: Clawdia Koopa, el Equipo A, el Gran Hermano Martillo, Van Bone, Korokoopa, Spiriny y el Ninjakoopa rojo.
  • La historia del pasado que narra Kammy Koopa se trata sin duda de una gran ampliación de la historia que una vez Kamek contó al Trío de Élite en la temporada 5 (Episodio 5. Trampas, señuelos y un castillo desolado):

- Guydo. Kamek, ¿tú conoces la historia del castillo?

- Kamek. Sí. Me he leído todo los libros de historia sobre él. Parece ser que hace unos 120 años, un conde muy rico ordenó construir un castillo para descansar en el Reino Champiñón cuando viniera aquí de vacaciones. La construcción tardó aproximadamente 3 años en acabarse. Pocas semanas después de ello, el conde enfermó gravemente y murió varias semanas después. Como no tenía familia, el heredero de ese castillo fue el abuelo de nuestro actual amo Bowser. La cabeza de piedra que adorna el castillo es del abuelo, pero está claro que nuestro amo es parecidísimo.

Al ser Kammy la última persona viva que conociera la verdadera historia a fondo, como se explica en este episodio, es normal que Kamek no se haya extendido tanto en su explicación.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.