FANDOM


Resumen

¿Has jugado alguna vez al Monopoly? En este episodio parte de los secuaces pasarán un divertido rato jugando a este juego en versión de Mario, pero además saldrán viejos temas del pasado, algunos repetitivos (cómo no) y algún otro olvidado.

(En el Bosque Encapotado algunos Boos aparecen, se rien y desaparecen, algún Topo Monty sale a la superficie y se vuelve a meter dentro y las Pegarachas corren a sus anchas. En una zona del bosque profundo se encuentra un tablero de Monopoly encima de la hierba del suelo. A su alrededor se encuentran jugando Goombi, Kammy, el Trío de Élite y Fuzzya. Guydo tiene puesto un vestido de princesa y pone voz aguda, Paratroopi no tiene puesto su cubo característico en la cabeza y Kammy tiene un vestido lleno de flores, soles y peces dibujados)

- Paratroopi. ¿A quién le toca tirar los dados ahora?

- Kammy. A ti, caracubo, que no te enteras. (A Kammy le suena su teléfono antiguo y lo coge) ¿Sí? ¿Quién demonios me llama?

- Kamek (voz). (A través del móvil) ¡Madre, ¿dónde estás?! Necesito tu ayuda urgentemente.

- Kammy. Ahora no puedo, pesado.

- Kamek (voz). El amo Bowser quiere reunirse contigo, pero si no nos dices dónde estás seguro que se enfadará...

- Kammy. (Cuelga el teléfono) Qué pesado.

- Goombi. ¿Ocurre algo?

- Kammy. Nada importante, ¡y no te distraigas que es tu turno!

- Goombilón. Compro una casa en la Avenida Bumerán.

- Paratroopi. ¡Rayos! Esa zona la quería para mi.

(Cerca de ellos aparece Ratónito caminando en línea recta con los ojos cerrados, pero todos lo ignoran a pesar de haberlo visto. Ratónito vuelve a perderse entre los arbustos y aparece el Maestro Kinopio corriendo)

- Kinopio. (Recuperando el aliento) Ah... Ese ratón se ha vuelto a escapar de su prisión. Esta es la última vez que hago lo que me mandáis, secuaces de Bowser, ¡¿me habéis oído?!

- Kammy. ¿A ti quién te ha dicho que hables, viejo inútil? Busca a la rata gorda, que no se pierda...

- Fuzzya. Debo ganar esta partida como sea, ¡como sea!

(Todos siguen jugando mientras avanza la tarde)


Diálogo

LTS Asteroide 7


CB Noche
(Dos días antes de lo sucedido en el prólogo, por la noche todos duermen en el Reino Champiñón tranquilamente. En el Castillo de Bowser todos duermen también. En la habitación del Trío de Élite se despierta de repente Goombilón)

- Goombilón. ... (Habla en tono bajo) Chicos. Despertad. ¡¡Chicos!!

(Despiertan Paratroopi y Guydo)

- Paratroopi. ¿Qué pasa?

- Goombilón. He oído un ruido al fondo de la habitación. Parecía como una puerta que se abría lentamente...

- Guydo. Pues ve a ver qué o quién es, pero déjanos dormir a nosotros.

- Goombilón. ¿Te has vuelto loco? ¿Y si es un ladrón armado?

- Guydo. (Se levanta de la cama y coge una linterna) Qué miedica eres. Al final Kammy va a tener razón llamándote cobarde.

- Paratroopi. ¿Y quién puede estar aquí a estas horas de la noche?

- Guydo. A lo mejor es Mat el fantasma inexistente, jajaja.

- Goombilón. (Nervioso) Eso no tiene ninguna gracia. No juegues con fantasmas, Sargento Guydo.

- Paratroopi. Se ve una luz al fondo... Creo que viene de la cocina...

(Se aproximan a la puerta de la cocina todos nerviosos)

- Guydo. Ostras, pues es verdad que hay alguien... Eh... Recluta Goombilón, te cedo los honores de entrar tú primero en la cocina.

- Goombilón. ¿Te has vuelto loco? Yo ahí no me meto sin vosotros.

- Guydo. Goombilón, te prometo que nosotros dos iremos detrás de ti.

- Goombilón. ¿Lo juráis? (Ambos asienten) V-vale... (Entra en la cocina y dados cinco pasos hacia la nevera se da la vuelta y ve que ninguno de sus amigos le siguen) ¡¡Traidores!!

- ???. (Frente a la nevera abierta) Groan, ñam, crunch...

- Goombilón. ¿Q-qu-quién eres tú, intruso?

- ???. (Ignora a Goombilón y sigue comiendo) ...

- Guydo. (Entra en la cocina, gira al personaje extraño y lo apunta con la linterna) ... ¡¿Ratónito?!

- Ratónito. (Comiendo con los ojos cerrados) ...

- Guydo. Ahora ya entiendo por qué estos últimos días los dulces desaparecían misteriosamente de la nevera. ¿Quién te ha dejado entrar? Vamos a tener que hablar con el jefe Kamek.

- Ratónito. (Se levanta, deja de comer y camina hacia la salida con los ojos cerrados) ...

- Goombilón. (Boquiabierto) No nos hace ni caso.

- Ratónito. (Abre la puerta de salida y sale al pasillo) ...

- Paratroopi. Y se fue... Bueno, qué, ¿volvemos a la cama? (Goombilón y Guydo miran a Paratroopi)

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Al día siguiente, en la habitación de Kamek juegan Goombi y Bowsy al Monopoly versión Mario mientras Kamek ve la televisión)

- Kamek. Príncipe Bowsy, ¿no es hora ya de ir al colegio?

- Bowsy. Calla, secuaz inútil. Iré al colegio cuando me dé la gana.

- Kamek. Siento interrumpir su juego con Goombi, pero el amo Bowser me ordenó en persona que te llevara hoy al colegio, así que... (alza su varita y aparecen tres Helicoguys que cogen a Bowsy por brazos y piernas)

- Bowsy. ¡¡Aaaahh!! ¡¡Soltadme!! ¡¡No quiero ir!!

- Kamek. (Mirando a los Helicoguys) Haced vuestro trabajo. (Los Helicoguys se llevan a Bowsy volando por la ventana)

- Goombi. Kamek, eres un aguafiestas. ¿Con quién juego yo ahora?

- Kamek. Ya encontraré a alguien, no te preocupes. (El Trío de Élite llama a la puerta y Kamek los abre) ¿Qué queréis vosotros tres?

- Guydo. Jefe Kamek, Ratónito se ha colado en nuestra casa por la noche y casi le confundimos con un ladrón. De no haber sido por mi entereza y valentía podría haberle hecho daño.

- Goombilón. ¿Serás mentiroso? Si tú eras el que más miedo tenías.

- Kamek. ¿Y a mi qué me importa que ese ratón os asalte a medianoche?

- Paratroopi. Estaba muy raro. Comía y caminaba con los ojos cerrados.

- Kamek. Pues no sé qué le ves de raro a eso. Ratónito nunca trabaja; siempre está o durmiendo o comiendo.

- Goombi. ¡Ey! Está saliendo el Castillo de Peach por televisión. (Goombi con magia sube el volumen del televisor y todos se acercan a mirarlo)

(En el programa se encuentra un presentador Koopa mirando a cámara)

- Presentador. Atención, tenemos una noticia de última hora. La Corona abandona en masa el Castillo de Peach. Sí, lo han oído bien. Después de que hace unas horas el CSR se diera por vencido en el intento de destrucción del asteroide que se aproxima a la Tierra, se ha confirmado que la princesa Peach, Mario, Luigi y el resto de trabajadores del Castillo de Peach abandonan el Reino Champiñón para refugiarse en otro lugar alejado. Con esta ida ya son pocos los habitantes que quedan en el reino y los cuerpos de seguridad están acelerando la marcha de estos. Hasta el momento el Castillo de Bowser no ha hecho ninguna declaración si bien buena parte de los secuaces y el mismo amo siguen habitando la ya mencionada fortaleza. Les mantendremos informados, buenos días.

(Aparecen anuncios ahora)

- Goombi. ... No pinta muy bien la cosa... ¿Y si nos vamos a un lugar alejado de vacaciones?

- Kamek. Estamos en otoño, Goombi...

- Goombi. Por eso, así duran más las vacaciones. Además lo decía porque Kammy y tu padre ya tienen planeado algo...

- Kamek. ¡¿Cómo?! ¿Y cómo es que no me han dicho nada?

(Salen de uno de los cuartos Kammy y Kamek (padre) con maletas. Ambos llevan gafas de sol y unos vestidos con flores, peces y soles dibujados)

- Kammy. Hijo, nos vamos de vacaciones tu padre y yo a celebrar que llevamos casados tres meses.

- Kamek (padre). Ah, ¿entonces no nos íbamos por miedo al aster-? (Kammy alza su varita y tapa la boca de Kamek (padre) con un esparadrapo)

- Kammy. Calladito estás más guapo, cariño.

- Guydo. Jamás pensé que vería a una Kammy derrotada y con miedo.

- Kammy. Yo no tengo miedo. Y deja de pensar y búscate una novia, fracasado.

- Kamek. Siempre dando lecciones de moral y ahora eres tú la que las incumples, madre...

- Kammy. Yo no incumplo nada. Es verdad que nos vamos de vacaciones. Si no os lo creéis, mirad las maletas.

- Paratroopi. ¿Qué llevas adentro?

- Kammy. A ti te lo voy a contar, ¡tonto del cubo!

- Goombi. Psst... Lleva bañadores.

(Todos imaginan a Kammy en bañador y les entran arcadas, pero resisten)

- Kamek. Madre, si cruzas la puerta de salida estarás dando una imagen de debilidad bochornosa e impropia de ti. ¿Es eso lo que quieres?

- Kamek (padre). (Se acerca a la puerta y ve que Kammy está indecisa) Vamos, Kammy, que perdemos el vuelo.

- Kammy. Kamek, hijo, no me convencerás. No hay nada en este castillo en este momento que pueda retenerme. (Coge de nuevo su maleta y se aproxima a la salida)

- Kamek. Imagínate que yo hoy llamo por teléfono a Sorprenrata, la madre de Ratónito con la que taaan bien te llevas, y le cuento cómo has huido asustada de aquí.

- Kammy. (Para en seco con cara furiosa) A esa rata sucia ni la menciones. Está bien, chantajista del diablo, me quedo...

(Todos se alegran menos Kamek (padre))

- Kamek (padre). Hala... A tomar vientos el vuelo. 250 monedas tiradas a la basura.

(Entra Bowser en la habitación de Kamek y todos se arrodillan al ver a su amo)

- Kamek. Buenos días, excelentísimo amo Bowser.

- Bowser. De buenos días nada. Kamek, hoy vas a acompañarme a una misión especial urgente.

- Kamek. Será todo un honor para mi. ¿De qué se trata?

- Bowser. Te lo explicaré por el camino; no tenemos tiempo que perder. Así que venga, prepárate y saldremos en 10 minutos con el Turbokoopa.

- Kamek. Allí estaré.

(Bowser se va rápidamente del lugar)

- Goombilón. Kamek, ¿podemos acompañaros? Nos aburrimos un poco.

- Kamek. Hmmm... (Mira a Goombi) Tengo algo mejor pensado para vosotros. Vais a jugar con Goombi al Mariopoly o como se llame eso.

- Goombi. (Con cara alegre) ¿En serio?

- Kamek. Ya me lo agradecerás, Goombi. Me voy rápido de aquí. (Se va del lugar)

- Paratroopi. ... Y... ¿Cómo se juega a eso?

_______________________________________________________________

Navebowser
(Un cuarto de hora después están Bowser y Kamek en el Turbokoopa conducido por varios Koopatrulleros)

- Bowser. ...y eso es lo que tenía planeado. ¿Qué te parece?

- Kamek. Sé que no debería contradecir a su Malignidad, pero... ¿No cree que secuestrar a la princesa Peach para evitar que ella y los fontaneros abandonen el reino es algo arriesgado?

- Bowser. Kamek, desde que yo era pequeño llevo secuestrando a esa mujer. ¿Acaso crees que hoy no podré?

- Kamek. Lo decía porque desde hace meses firmamos un acuerdo de paz con el Castillo de Peach, y no creo que les vaya a sentar muy bien ese secuestro...

- Bowser. Kamek, si fueras tú el que tomara decisiones acertadas serías el mandamás. ¿Por qué crees que mi linaje Koopa ha llegado a ser el dueño de este castillo?

- Kamek. Porque el mando os cayó de rebote tras la muerte del Conde de Desperta d’Or.

- Bowser. ¡¡NO!! (Quema a Kamek con sus llamas) Por nuestro carisma, fuerza e inteligencia inigualables.

(Aparece un Reznor)

- Reznor. Atención, estamos llegando al Castillo de Peach,

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en el Castillo de Peach ya son pocos los Toads que quedan dentro. El Maestro Kinopio está con ellos)

- Kinopio. Llevaos esas maletas al avión.

(Cuando todos los Toads menos él han abandonado la sala, entran por la ventana Bowser y Kamek. Bowser va montado en su Helikoopa y Kamek en su escoba)

- Kamek. Buenos días. Venimos a por Peach.

- Kinopio. ¿A qué? ¿Venís a despediros de nosotros?

- Bowser. Vamos a secuestrarla.

- Kinopio. Lo suponía. De todos modos no conseguiréis nada. El avión está a punto de despegar y Mario está con Peach.

- Kamek. (Prepara su varita) No tenemos miedo. Actuaremos como queramos.

- Bowser. No, Kamek, espera. Se me ha ocurrido algo más sencillo...

- Kamek. (Mira a Bowser) ¿El qué? (Bowser mira sonriente al Maestro Kinopio)

...............................................................................................................................

(Diez minutos después, el Turbokoopa regresa al Castillo de Bowser. El Maestro Kinopio está atado y vigilado por guardias)

- Kinopio. ¡Soltadme! ¡Que la princesa y el resto me esperan para partir!

- Bowser. Eso es justo lo que queremos.

- Kamek. Me pregunto si ya se habrán dado cuenta Mario y los suyos de que faltas...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, el avión en el que viajan Mario, Luigi, Peach y todos los Toads del Castillo de Peach ya ha despegado y ha salido del Reino Champiñón. En una determinada zona están sentados Mario, Luigi y Peach)

- Peach. Hmmm... Por un momento me ha parecido que falta alguien aquí...

- Luigi. Yo no noto la falta de nadie. Será poco importante.

- Mario. ¡Ya está! Falta Toadbert.

- Toadbert. (Asoma su cabeza a lo lejos) … Estoy aquí, maldito ciego.

- Mario. Ah, entonces estamos todos. No hay de qué preocuparse.

_______________________________________________________________

CB Kamek
(En la habitación de Kamek siguen jugando el Trío de Élite, Goombi, Kammy y Kamek (padre))

- Goombi. ¡¡¡Gané!!! (Da saltos de alegría)

- Kammy. ¡¡Rayos!!

- Goombilón. Yo sigo sin entender las reglas de la Metrópoli o como se llame este juego.

- Todos. Monopoly.

- Goombi. Bien, ahora que he ganado puedo elegir un castigo al primero que perdió. (Todos señalan a Paratroopi) Bien. Pues tu penitencia, Paratroopi, va a ser... estar sin el cubo de tu cabeza durante una semana.

- Paratroopi. ¡¿Qué?! Eso es muy cruel. Sin mi cubo me siento desnudo.

- Goombi. Pues haber ganado... La vida es dura.

- Kammy. Odio este juego, pero debo admitir que engancha. Quiero jugar otra partida.

- Guydo. Mejor descansemos hasta mañana.

- Goombi. Sí. Yo por hoy ya estoy satisfecho.

- Kamek (padre). Yo estoy cansado.

- Kammy. Tú harás lo que yo te diga, que para eso soy tu mujer.

- Goombi. Con lo vieja que eres podrías hasta ser su madre. ¡¡Jajajaja!!

- Kammy. (Usa su magia para aplastar a Goombi, pero Goombi contraataca también usando su magia para bofetear a Kammy) Estúpido niño. Ya me vengaré mañana en otra partida de Malvapoly.

- Todos. ¡Monopoly!

_______________________________________________________________

CB
(En la sala de tortura del castillo el Maestro Kinopio tiene la cabeza cubierta por un saco. Kamek se lo quita)

- Bowser. Bueno, bueno, bueno, viejo Toad. ¿Qué te parece pisar este castillo? ¿Alguna vez habías estado aquí?

- Kinopio. No. Por suerte nunca he estado.

- Bowser. Bien, pues si no consigues que Mario y los suyos vuelvan te llevarás un buen recuerdo de este castillo.

- Kinopio. ¿Y para qué quieres que vuelvan? Este reino está condenado a desaparecer en menos de un mes.

- Bowser. Porque Mario nunca muere. ¿Es que aún no te has dado cuenta? En todas las cosas en las que participa nunca pierde. ¡Qué asco me da! Y por ello supongo que si está aquí con nosotros, conseguiremos salvar al reino.

- Kinopio. Esas son meras creencias sin ninguna base lógica.

- Kamek. Cállate, viejo molesto, que estoy llamando a Mario. (Llamando por teléfono) ¿Mario? Hola, soy Kamek. Tenemos a vuestro Toad más querido aquí con nosotros. ... ¿Qué? ¡No! ¡No me refiero a Toadbert!

- Kinopio. ¡¡Soy el Maestro Kinopio!! ¡¡Socorro!!

- Kamek. Ya has oído al anciano, Mario, o volvéis todos al reino o le torturaremos. ... ¡¿Eh?! ¿Que os da igual?

- Kinopio. ... ¿Cómo que les da igual? Serán traidores.

- Kamek. Pues bien, Mario y Peach, despedíos de vuestro amigo. (Le acerca el teléfono al Maestro Kinopio)

- Kinopio. ¡Quita! No quiero despedirme de ellos.

(Kamek cuelga el teléfono)

- Bowser. Kamek, ¿preparamos los instrumentos de tortura?

- Kamek. Por supuesto, su Malignidad.

- Kinopio. (Pálido) ¿Qué me váis a hacer?

- Kamek. Es una sorpresa... (saca una pluma y le quita al Maestro Kinopio uno de sus zapatos. Acerca a pluma al pie del Maestro Kinopio) Esto nos dolerá más a nosotros que a ti.

- Kinopio. ... ¿Es esto una broma o qué? (Kamek empieza a acariciar el pie con la pluma y el Maestro Kinopio siente cosquillas) JAJAJAJAJA.

- Bowser. (Aparta la mirada) No puedo mirar... Esta tortura es demasiado cruel incluso para mi peor enemigo.

- Kinopio. JAJAJAJA. ¡¡Parad por favor!! JAJAJAJAJAJA. (Se empieza a poner rojo)

- Kamek. Jamás. Debes pagar tu penitencia.

_______________________________________________________________

CB anocheciendo
(Esa misma noche Fuzzya está en su habitación durmiendo tranquilamente. Don Huesito entra por la ventana gracias a la ayuda de una plataforma flotante)

- Don Huesito. (Saca un frasco con un líquido rosa brillante) Esta pócima de amor que ha preparado Robert tiene que funcionar sí o sí. Por fin serás mia, Fuzzya... (se acerca a la cama de Fuzzya, pero de repente se oye cómo cae un jarrón al suelo al fondo de la sala y Don Huesito se esconde bajo la cama de Fuzzya)

- Fuzzya. (Despierta) ... (Se levanta de la cama y enciende las luces) ¿Hola?

- ???. Ñam... Crunch, ñam...

- Fuzzya. … ¿Quién eres tú y qué haces en mi habitación?

- ???. (Deja de comer y se levanta) ...

- Fuzzya. (Coge nerviosa un paraguas) No intentes nada raro que voy armada.

- ???. (Se da la vuelta y da la cara)

- Fuzzya. ¡¿Ratónito?! ¿Qué demonios haces tú aquí, ratón?

- Ratónito. (Con los ojos cerrados, camina hacia la salida sin decir nada) ...

- Fuzzya. ¡¡Eh!! Exijo una explicación. ¡No te vayas!

(Ratónito sale de la habitación de Fuzzya y se va caminando por el pasillo)

- Fuzzya. ... Yo alucino... Lo que no pase en este castillo...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto Bombazulina está viendo una película de miedo en su oscura habitación)

- Koopa 1. ¡No entres en esa sala! Puede que haya una bestia malvada...

- Fantasmón 1. Tonterías... (abre la puerta y sale un Chomp de tres cabezas: el Chomp Cerbero. El Koopa y el Fantasmón gritan de terror)

(Ratónito abre con un manojo de llaves la puerta de la habitación de Bombazulina y esta se asusta)

- Bombazulina. ¡¡¡AAAAAHHHHH!!!

- Ratónito. (Con los ojos cerrados se dirige a la nevera) ...

- Bombazulina. ¡Ratónito! ¡¿Qué haces entrando en mi habitación?!

- Ratónito. (Abre la nevera y empieza a comer) Ñam, ñam...

- Bombazulina. ¡No me ignores! Yo no soy como Kamek, así que se acabó eso de ir entrando en casas ajenas, ¿me oyes?

- Ratónito. ...

- Bombazulina. Qué cara más rara tienes. ¿Estás borracho?

- Ratónito. Ñam, ñam...

- Bombazulina. Pareces un zombi. ¡Despierta! (Agita a Ratónito y este despierta) ¡Despierta!

- Ratónito. ¡¡Aaaah!! ¿Dónde estoy? ¿Dónde estoy?

- Bombazulina. En mi casa robándome comida.

- Ratónito. ¿Qué? No puede ser. Yo antes estaba en mi habitación durmiendo. ¿Cómo he llegado hasta aquí?

- Bombazulina. Eres sonámbulo por lo que parece.

- Ratónito. ¿Sonámbulo?

- Bombazulina. Sí, cuando caminas y haces otras cosas estando dormido.

- Ratónito. Sé lo que es un sonámbulo, gracias...

- Bombazulina. Pues venga, fuera de mi casa.

- Ratónito. Prométeme que no le contarás nada de esto a Kamek o al amo Bowser.

- Bombazulina. Que no, ¡pesado! (Cierra la puerta y mira la película de miedo de la televisión) Hasta se me han quitado las ganas de ver la peli...

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Al día siguiente, en la habitación de Kamek se encuentran jugando de nuevo al Monopoly el Trío de Élite, Goombi, Kammy y Ratónito)

- Kamek. Ratónito, ¿no deberías estar trabajando? ¿O comiendo?

- Ratónito. Me gusta probar nuevas experiencias. Esto del Minipoly es una diversión constante.

- Todos. ¡Monopoly!

- Goombi. Os está costando aprender el nombre, ¿eh?

- Goombilón. ¡¡¡Gane!!! (Se levanta y da saltos de alegría)

- Goombi. ¡Felicidades! Ahora escoge un castigo para la que perdió, osea Kammy.

- Goombilón. (Ve que Kammy le mira con furia. Palidece) E-eh... Pu-pues no se me ocurre nada...

- Kammy. Adelante, Goomba, sin miedo. Disfruta de tu momento de gloria.

- Goombilón. (Pensando) Lo único que se me ocurre es que lleve el traje de verano que tiene flores y dibujitos.

- Kammy. ¿Pero qué idiotez es esa? ¿En serio piensas gastar tu oportunidad así? Si te voy a odiar igual...

- Goombilón. Vale, pensaré algo más retorcido... ¡Ya está! Te pondrás esa camiseta vuelta del revés.

- Todos. ...

- Goombilón. ¿Qué?

- Kammy. Como quieras...

- Goombi. ¿Os hace otra partida? (Todos asienten) ¡Pues en marcha!

(Llama a la puerta alguien y Kamek va a abrir. Se trata de Fuzzya)

- Kamek. Fuzzya, eres muy pesada. ¿Qué quieres hoy?

- Fuzzya. Ratónito se coló en mi casa la noche pasada.

- Ratónito. Uy qué mentirosa. Kamek, no le hagas caso, que desde que ve fantasmas ya uno no se puede fiar de lo que dice.

- Fuzzya. (Furiosa) ¡Repite eso!

- Guydo. Ratónito, no inventes, que hace dos noches también te colaste en nuestra casa para ponerte morado a dulces.

- Ratónito. Vaaaale, está bien, lo reconozco. Creo que soy sonámbulo.

- Kammy. Y gordo, y vago, y feo...

- Ratónito. ¿Eso a qué viene?

- Kammy. No sé, era para ser más precisa.

- Kamek. (Se pone a pensar) ¿Sonámbulo? (Empieza a buscar recuerdos almacenados en su memoria...)

...............................................................................................................................

(Hace 10 meses...)

- Robert. (Saca de uno de sus bolsillos unos polvos) Estos polvos mágicos funcionan como un somnífero. Caerás dormido al instante.

- Ratónito. ¿En serio?

...............................................................................................................................

- Ratónito. ¿Tienes más polvos mágicos de esos?

- Robert. Sí.

- Ratónito. ¿Me podrías dar unos pocos? Es que hace tanto tiempo que no duermo tan bien que quería seguir un poco más.

Robert. Vale. Pero no te acostumbres a utilizarlos, que su uso prolongado puede generar sonambulismo.

- Ratónito. Bah, mejor. Así me doy paseos nocturnos por el castillo.

...............................................................................................................................

(Volviendo al presente...)

- Kamek. Ratónito, ¿por casualidad no habrás vuelto a probar algún somnífero?

- Ratónito. (Pálido) ¿Y-yo? No, por favor. Mi adicción ya la dejé atrás hace mucho tiempo

- Kamek. ¡Mentira! Me apuesto lo que quieras a que Robert sigue dándote somníferos para que puedas dormir.

- Ratónito. ¿Cómo te atreves a llamarme mentiroso?

- Kamek. (Invoca con su magia unas cadenas que atrapan el cuerpo de Ratónito) Vas a venir conmigo. ¡Vamos! (Kamek y Ratónito se van del lugar y el resto se miran unos a otros confusos)

- Goombi. ¿Os hace otra partida?

- Todos. ¡¡Sí!!

_______________________________________________________________

CB
(En la habitación de Robert...)

- Robert. ¿Qué? Kamek, yo no he dado polvos mágicos a Ratónito.

- Ratónito. (Mira enfadado a Kamek) ¡¿Ves?!

- Robert. Lo que pasa es que Ratónito los ha cogido sin mi permiso. Ahora ya entiendo por qué desaparecían todas las noches.

- Kamek. (Mirando furioso a Ratónito) Te voy a encerrar en un calabozo otra vez hasta que se te pase la adicción.

- Ratónito. ¡¿Qué?! ¡¡No!! No, por favor, necesito salir, respirar aire puro, comer en grandes cantidades o sino me moriré del asco.

- Kamek. Me encargaré de se te suministre la comida necesaria, pero por lo demás no vas a conseguir nada, ¿me oyes?

- Ratónito. Kamek, me niego a ser tratado como un vulgar preso. Voy a hablar con el amo para decirle que estás abusando de tu poder.

- Kamek. ¿Yo abusando de mi poder? ¡Ja! Si no fuera yo tan permisivo muchas cosas cambiarían en este castillo. (Hace un chasquido de dedos y aparecen dos Boos que sujetan los brazos de Ratónito) Llevaos a este ratón de aquí.

- Ratónito. ¡Soltadme! ¡¡Ya os arrepentiréis de lo que estáis haciendo, ya!!

- Robert. Bueeeno... Asunto resuelto.

- Kamek. (Furioso) ¡¿Y tú por qué seguías teniendo esos somníferos aquí?! ¡¡Te dije que te deshicieras de ellos!!

- Robert. Tranquilidad, Kamek, te veo muy tenso.

- Kamek. Es por vuestra culpa. Entre todos váis a matarme de un disgusto... (se va del lugar)

_______________________________________________________________

CB
(En la habitación de Fuzzya se encuentra ella descansando. Alguien llama a la puerta y ella va a abrir. Se trata de Guydo, quien lleva un vestido rosa de princesa y una corona de oro)

- Fuzzya. ... ¿Hola?

- Guydo. (Con voz aguda) Hola Fuzzya. ¿Qué tal?

- Fuzzya. ¿Quién eres?

- Guydo. Soy el Sargento Guydo aunque no lo parezca.

- Fuzzya. ¿Y qué haces con esas pintas? ¿Te has dado un golpe en la cabeza?

- Guydo. No, es que acabo de perder en la partida de un juego y me han obligado a vestir así de penitencia. Y justo por eso mismo vengo a hablarte. Ayer estuve merodeando por la habitación de Korokoopa y adivina lo que encontré... ¡el número de teléfono de tu amado Ninjakoopa rojo!

- Fuzzya. ¡¿En serio?!

- Guydo. ¡Exacto! Pero nada más verlo pensé en destrozarlo, pues yo estoy enamorado de ti.

- Fuzzya. ¡¡¿QUÉ HAS HECHO?!!

- Guydo. Tranquila, al final decidí no hacerlo; lo tengo guardado a buen recaudo. Te propongo un juego.

- Fuzzya. Sargento Guydo, no estoy para juegos. ¿Sabes el trabajo que tengo? Este castillo es una ruina y yo me tengo que encargar de organizarlo.

- Guydo. Escucha y verás. Esta tarde hemos quedado varios amigos a jugar al Monopanoly...

- Fuzzya. (Interrumpe a Guydo) ¿Monopanoly? ¿No te referirás al Monopoly?

- Guydo. Tal vez... En fin, a lo que voy, que si te unes y ganas una partida yo accederé a darte el número de teléfono que te prometi.

- Fuzzya. ¿En serio? ¿No será otro de tus trucos?

- Guydo. No.

- Fuzzya. ¿Y si no gano?

- Guydo. Pues no pasaría nada... a menos que gane yo. En ese caso tendrías que prometerme que te enamorarás de mi y ambos seremos felices.

- Fuzzya. Como si eso fuera tan fácil... ¿Cuántos váis a jugar?

- Guydo. (Haciendo cuentas con la mente) Seis, sin contarte a ti.

- Fuzzya. (Piensa en su mente) La probabilidad de que gane el Sargento Guydo es muy pequeña... ¿Y si acepto? Total, no tengo nada que perder... (Deja de pensar) Decidido, iré a jugar con vosotros.

- Guydo. ¡Perfecto! Pues hasta esta tarde, querida Fuzzya. (Se va del lugar)

- Fuzzya. (Cierra la puerta y se sienta en su cama sola) Uf, qué tonterías hago...

- Don Huesito. (Sale de debajo de la cama) ¡¡¡Traidor!!!

- Fuzzya. ¡¡¡AAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!! ¡¡¿Don Huesito?!! ¡¿Qué haces debajo de mi cama?! ¡¿Cuánto llevas ahí?! Esto ya es acoso.

- Don Huesito. Quería enamorarte, pero no sé cómo acabé debajo de tu cama. Llevo aquí desde anoche. Ah... Cómo me duelen el cuello y la espalda...

- Fuzzya. ¡¿Por qué todos os metéis en mi casa sin avisar?! Panda de cotillas aburridos.

- Don Huesito. Estando ahí abajo no he podido evitar escuchar al Sargento Guydo declarando su amor hacia ti. ¡¿Cómo ha podido ser tan traidor y rastrero sabiendo que yo estoy enamorado de ti?!

- Fuzzya. Don Huesito, por él no te preocupes porque no me gustáis ni él ni tú.

- Don Huesito. ¿Entonces por qué has accedido a participar en ese juego?

- Fuzzya. Porque quiero ser feliz de una vez, lejos de este castillo. ¿Cuántas veces voy a tener que decirlo para que os enteréis de una vez?

- Don Huesito. No pienso permitir que ese Shy Guy tramposo siga poniendo obstáculos en nuestra relación.

- Fuzzya. ¿Nuestra relación? Don Huesito, definitivamente se te ha ido la cabeza.

- Don Huesito. Pienso ir a jugar con todos vosotros para evitar que ese Shy Guy repelente gane.

- Fuzzya. ¿Ves? Eso que dices ya me va gustando más.

- Don Huesito. Pues claro que sí amor mio.

- Fuzzya. Don Huesito, si vuelves a llamarme “amor mio” vas a acabar muy mal... Y ahora vete de mi casa, por favor...

- Don Huesito. (Sus ojos brillan de esperanza mientras abandona la habitación de Fuzzya) Lucharé siempre por ti, me enfrentaré a mis peores enemigos y soportaré las situaciones más escabrosas para estar junto a ti.

- Fuzzya. (Suspira cuando ve que Don Huesito se ha ido) Uf, al fin se ha ido todo el mundo... (se queda pensativa un momento) ¿Hay alguien más escondido? (Nadie responde) Menos mal...

_______________________________________________________________

CB
(En los calabozos del castillo se encuentra Ratónito aburrido dentro de una celda)

- Koopatrullero. (Se acerca a los barrotes) Ratónito, tiene visita.

- Ratónito. ¿Han venido mis padres a visitarme?

- Koopatrullero. Eh... Bueno, mejor no le digo nada y ya se lleva la sorpresa después... (el Koopatrullero se va y aparece Kammy)

- Ratónito. ... ¿Kammy? ¿Has venido a burlarte de mi?

- Kammy. La verdad es que no. Kamek me ha estado contando tu adicción y se me ha ocurrido algo.

- Ratónito. ¿El qué?

- Kammy. Yo te hago un favor a ti y tú me lo haces a mi, pero prométeme que nadie más a parte de nosotros sabrá esto. ¿Qué te parece?

- Ratónito. ¿Qué tipo de favor?

- Kammy. Necesito ganar en la partida de Monopoly que hemos organizado esta tarde en lo más profundo del Bosque Encapotado. Si aceptas este pacto, prométeme que me ayudarás en todo momento del juego para mi beneficio.

- Ratónito. ¿Y yo qué consigo?

- Kammy. (Saca un puñado de polvos mágicos) Esto... Je, je...

- Ratónito. (Sorprendido) Trato hecho.

- Kammy. Perfecto, pues el juego es esta tarde en el Bosque Encapotado. Si consigues salir de esta celda nuestro pacto seguirá en pie.

- Ratónito. Ah, ¿pero no me vas a ayudar a salir?

- Kammy. ¿Quién, yo? ¡¡Jajajaja!! Eso ya es cosa tuya, rata gorda. Bueno, hasta esta tarde; no me falles. (Desaparece y Ratónito se queda mirando al guardia)

- Ratónito. ¿Me dejas salir, por favor? (El Koopatrullero niega con la cabeza) Es que... Hmmm... Tengo ganas de ir al baño... (El Koopatrullero le da una bolsa de plástico y una botella de vidrio) ¿Qué soy yo, un perro? Sácame ya de aquí, pesado.

_______________________________________________________________

CB
(Horas después, Ratónito sigue pensando un método para escapar de la celda)

- Ratónito. (Se alegra) ¡Ya está! (Se acerca a los barrotes de la celda con cara angustia) ¡¡Socorro!! ¡¡Socorro!!

- Koopatrullero. (Mira a Ratónito) ¿Ya estás otra vez igual?

- Ratónito. ¡¡No!! ¡¡Siento que me muero!!

- Koopatrullero. ¿Qué te ocurre?

- Ratónito. Creo que me está dando un ataque al corazón o algo. ¡No siento el brazo derecho!

- Koopatrullero. El brazo que no se siente es el izquierdo, mentiroso...

- Ratónito. (Vuelve a su celda y decide darse un golpe contra la pared. Cae instantes después al suelo) Aaaah.... Ay, ay, ayyy...

- Koopatrullero. (Se da la vuelta y ve a Ratónito tirado en el suelo) ¿Pero qué te ha pasado? (Con una llave abre la puerta de la celda y entra a socorrer a Ratónito. De repente Ratónito golpea con sus puños al Koopatrullero, lo deja inconsciente, le roba la llave, sale de la celda y encierra al Koopatrullero en esa celda)

- Ratónito. ¡Ja! ¿Ahora quién es el preso, eh? (Mira su reloj) ¡¡Ostras, que no llego!! (Sale corriendo)

_______________________________________________________________

MLPJ GloomyWoods
(A las seis de la tarde se encuentran reunidos en lo más profundo del Bosque Encapotado: el Trío de Élite (Guydo lleva el traje de princesa y Paratroopi va sin su cubo en la cabeza), Kammy, Goombi y Fuzzya)

- Goombi. ¿Ya estamos todos?

- Fuzzya. No. Faltan Ratónito y Don Huesito.

- Guydo. ... ¿Don Huesito también va a participar?

- Fuzzya. Sí, y debería estar aquí. (Saca su teléfono y llama a Don Huesito) ¿Don Huesito? ¿Dónde demonios te has metido?

- Don Huesito (voz). (En su habitación, metido en la cama, tosiendo y moqueando) Lo siento, Fuzzya, ¡¡atchuuuu!! Acabo de pillar la gripe otoñal y estoy muy enfermo...

- Fuzzya. ¿Gripe otoñal? Déjate de excusas y ven aquí.

- Don Huesito (voz). Lo siento, Fuzzya, pero me encuentro fatal. Mucha suerte en el Monopoly... (Cuelga)

- Fuzzya. (Pálida) Maldita sea...

- Kammy. (Riéndose de Fuzzya) Cada vez hay más probabilidades de que gane Guydo, ¿eh?

- Fuzzya. Cállese.

- Kammy. A mi no me mandes callarme que te despido, ¿eh?

- Goombi. ¿Tú? Pero si es Kamek el que manda...

(Aparece Ratónito corriendo sudoroso)

- Ratónito. Ya estoy aquí, ya estoy aquí...

- Kammy. Ya era hora, rata gorda.

- Goombi. ¿Tú no habías sido apresado en los calabozos del castillo?

(Ratónito y Kammy se miran temerosos)

- Ratónito. Eh... No. ¿Quién te ha contado eso, niño?

- Goombi. Kamek...

- Ratónito. Kamek a veces dice muchas tonterías.

- Kammy. Lo confirmo.

- Ratónito. Kammy, ¿puedes venir conmigo un momento? (Kammy y Ratónito se van a una zona algo apartada del lugar) Kammy, antes de empezar a jugar enséñame la mercancía.

- Kammy. ¿Qué pasa, no te fías de mi?

- Ratónito. Hmmmm... No. (Kammy saca de su bolsillo un puñado de polvos mágicos y Ratónito los inspira)

- Kammy. ¡¡¿Qué haces?!! ¡¡Eso era para después!!

- Ratónito. (Sonriente) Dulces sueños, Ratónito... (cae rendido en el suelo)

- Kammy. ¡¡¡NO!!! ¡¡Maldita rata gorda!! ¡¡Me la has jugado!!

- Goombi. (Se acerca) ¿Qué le ha pasado a Ratónito?

- Kammy. Eh... Esto... Tenía mucho sueño y se ha dormido. Vamos a empezar el juego sin él.

- Goombi. ¿Tan rápido se ha dormido? Vaya... Despertémosle.

- Kammy. No, eh... Mejor dejémosle así... Vuelve al juego ya y empieza a repartir los billetes sin mi, anda.

- Goombi. ... Como quieras... (se va del lugar y Kammy alza su varita. Usando buena parte de su magia invoca al Maestro Kinopio)

- Kinopio. (Mirando a todos lados) ¿Dónde estoy?

- Kammy. Cállate y escúchame. Estás en el Bosque Encapotado y vas a hacer lo que yo te ordene. Si no te rebelas y acatas mis sencillas instrucciones te dejaré vivir, ¿entendido?

- Kinopio. ... ¿Vale?

- Kammy. Esta rata gorda que ves a tus pies está dormida y es sonámbula, así que si ves que se levanta y empieza a caminar intenta devolverlo a este sitio. ¿Entendido? No quiero que se escape. Como desaparezca, tú y tu princesita estaréis muertos.

- Kinopio. Eh... Entendido...

- Kammy. Así me gusta. Por fin encuentro a un Toad con cerebro, por diminuto que sea.

(Kammy se va a jugar y Kinopio se queda mirando a Ratónito)

_______________________________________________________________

CB
(Una hora y media después está Bowser en la sala de torturas gritando)

- Bowser. ¡¡¡KAMEEEEEEK!!!

(Aparece mágicamente Kamek)

- Kamek. ¿Qué ocurre, amo Bowser?

- Bowser. ¡¿Dónde está el hongo viejo con patas?!

- Kamek. (Mirando por todos lados sorprendido) ... Se ha escapado... No puede ser posible...

- Bowser. (Empieza a escupir fuego por la boca) ¡¡¡Groaaaaarrggghhh!!!

- Kamek. Además tampoco encuentro a Ratónito por el castillo... (Se queda pensativo un momento) Espera un momento... (recuerda la partida del Monopoly) ¡¡Ya está!!

- Bowser. ¿Ya está qué?

- Kamek. Sé dónde se pueden encontrar. Sígame, excelentísimo amo Bowser.

_______________________________________________________________

MLPJ GloomyWoods
(En el Bosque Encapotado algunos Boos aparecen, se rien y desaparecen, algún Topo Monty sale a la superficie y se vuelve a meter dentro y las Pegarachas corren a sus anchas. En una zona del bosque profundo se encuentra un tablero de Monopoly encima de la hierba del suelo. A su alrededor se encuentran jugando Goombi, Kammy, el Trío de Élite y Fuzzya. Guydo tiene puesto un vestido de princesa y pone voz aguda, Paratroopi no tiene puesto su cubo característico en la cabeza y Kammy tiene un vestido lleno de flores, soles y peces dibujados)

- Paratroopi. ¿A quién le toca tirar los dados ahora?

- Kammy. A ti, caracubo, que no te enteras. (A Kammy le suena su teléfono antiguo y lo coge) ¿Sí? ¿Quién demonios me llama?

- Kamek (voz). (A través del móvil) ¡Madre, ¿dónde estás?! Necesito tu ayuda urgentemente.

- Kammy. Ahora no puedo, pesado.

- Kamek (voz). El amo Bowser quiere reunirse contigo, pero si no nos dices dónde estás seguro que se enfadará...

- Kammy. (Cuelga el teléfono) Qué pesado.

- Goombi. ¿Ocurre algo?

- Kammy. Nada importante, ¡y no te distraigas que es tu turno!

- Goombi. Compro una casa en la Avenida Bumerán.

- Paratroopi. ¡Rayos! Esa zona la quería para mi.

(Cerca de ellos aparece Ratónito caminando en línea recta con los ojos cerrados, pero todos lo ignoran a pesar de haberlo visto. Ratónito vuelve a perderse entre los arbustos y aparece el Maestro Kinopio corriendo)

- Kinopio. (Recuperando el aliento) Ah... Ese ratón se ha vuelto a escapar de su prisión. Esta es la última vez que hago lo que me mandáis, secuaces de Bowser, ¡¿me habéis oído?!

- Kammy. ¿A ti quién te ha dicho que hables, viejo inútil? Busca a la rata gorda, que no se pierda...

- Fuzzya. Debo ganar esta partida como sea, ¡como sea!

(Toda la zona empieza a llenarse de humo)

- Goombilón. ... ¿Alguien ha encendido una hoguera?

(Aparecen mágicamente Kamek y Bowser)

- Bowser. (Escupiendo fuego al cielo) ¡¡¡Groooaaarrrggghhh!!!

(Todos se asustan y el humo se disipa)

- Guydo. ¿Cómo nos habéis descubierto dentro de este profundo bosque?

- Kamek. Gracias a Kammy. Al llamarla rastreé su ubicación exacta con mi magia.

- Kammy. Caray, esto no me lo esperaba... Confío en que fue despiste mio...

- Kamek. Madre, Goombi, ya estáis volviendo vosotros, el Maestro Kinopio y Ratónito al castillo.

- Goombi. Pero habíamos empezado una partida.

- Kamek. ¡¡AHORA!!

- Kammy. ¡¡Jamás!! Nada en este mundo va a separarme de esta partida.

- Bowser. Kammy, no me toques las narices y vuelve al castillo.

- Kammy. A sus órdenes, su Malignidad. (Se levanta, invoca su escoba y se eleva en el aire)

- Kamek. (Mirando al Trío de Élite y a Fuzzya) Y vosotros volved al trabajo.

- Goombilón. ¿A qué trabajo? Si desde que se ha ido todo el mundo de este reino ya no tenemos nada que hacer.

- Bowser. Sí. ¡Dejar de incordiar es vuestro deber!

(Kamek y Kammy alzan la varita y todos se teletransportan mágicamente. Quedan solos el Trío de Élite y Fuzzya)

- Goombilón. Ya casi se me han quitado las ganas de jugar a esto. Era más divertido cuando éramos más...

- Paratroopi. Eso es cierto. ¿Os hacen unas tortitas de champiñón? A mi me salen exquisitas.

- Goombilón. Por supuesto. Eso ni dudarlo.

- Guydo. Id yéndoos vosotros. Yo tengo que acabar esta partida con Fuzzya. (Goombilón y Paratroopi se van del lugar)

- Fuzzya. (Boquiabierta) S-se han ido todos... ¡¡Lo tenías todo planeado para aumentar tus posibilidades de ganar!!

- Guydo. Sinceramente yo no he participado en nada de esto, pero debo reconocer que me ha venido muy bien. ¿Seguimos con el juego?

- Fuzzya. ¡No!

- Guydo. Pues vete despidiendo del teléfono del Ninjakoopa rojo...

- Fuzzya. Maldito chantajista...

- Guydo. Te recordaré el trato: o ganas tú y te digo el número de teléfono, o gano yo y te casas conmigo... ¿Sigues queriendo jugar?

(Fuzzya mira indecisa el tablero)


CB
(Al día siguiente se encuentra el Trío de Élite sentado en una de las almenas del Castillo de Bowser contemplando los bellos y floridos campos del Reino Champiñón)

- Goombilón. Y así pasó otra semana más... Qué rápido pasa el tiempo.

- Paratroopi. Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar...

- Guydo. Caray, qué profundo, Paratroopi. ¿Cómo se te ocurrió esa frase?

- Paratroopi. Lo leí en uno de los libros de la biblioteca de Kamek y se me ha quedado grabado en la mente. Lo que no entiendo es lo que significa. (Goombilón y Guydo se empiezan a reir)

- Goombilón. Son metáforas, es decir, cosas que sustituyen a otras con las que guardan algún parecido. Los ríos serían las vidas de las personas, pues ambas “fluyen”, y el mar sería el final de la vida, o sea, la muerte.

- Guydo. Cualquiera diría que sois poetas... En fin, yo prefiero jugar al Monóculo.

- Paratroopi. Eh... Creo que no se llamaba así, amigo... Por cierto, ¿qué tal acabó la partida con Fuzzya?

- Guydo. Gané la partida... Pero Fuzzya se negó a casarse conmigo.

- Goombilón. Guydo, yo en tu lugar dejaría de perseguir a Fuzzya... Me parece que no eres su tipo.

- Guydo. Me niego a darme por vencido. Lucharé hasta que sea mia.

- Goombilón. Bueno, al menos así estás distraído...

...............................................................................................................................

(En los calabozos del Castillo de Bowser se encuentra durmiendo todavía Ratónito. De repente se despierta, se levanta en su celda y se estira)

- Ratónito. Uaaaaahhh... Qué bien he dormido.

- ???. (Con una dulce y calmada voz) Buenos días, dormilón.

- Ratónito. (Se da la vuelta y a sus espaldas encuentra a Kammy) Oh, oh... Kammy, qué sorpresa encontrarte por aquí...

- Kammy. (Sonríe y se acerca a Ratónito lentamente) Me alegra ver que hayas dormido tan bien, Ratónito.

- Ratónito. (Paralizado por el miedo) Kammy, siento de verdad haberte traicionado... ¿Qué tal fue la partida de Monopoly?

- Kammy. Fue inigualable. Kamek nos descubrió, paró la partida y para colmo te vio caminando sin rumbo como buen sonámbulo. Toda la culpa me ha caído a mi, pues pensó que yo había sido la que te sacó de la celda a la fuerza y te llevó al Bosque Encapotado junto con el hongo viejo repelente.

- Ratónito. (Pálido por el miedo) Kammy, te prometo que lo siento. No era mi intención hacerte perder.

- Kammy. ¿Te crees que una mísera disculpa pedida por una rata gorda cuya palabra no vale un pepino va a hacerme sentir mejor?

- Ratónito. Eh... Bueno... Hay un dicho que dice que los sonámbulos y los niños siempre dicen la verdad...

- Kammy. Son los borrachos y los niños, ¡¡inculto inepto!! (Mete la mano en su bolsillo) Me voy a encargar personalmente de quitarte esa verborrea y esa actitud cómica que tienes

- Ratónito. (Asustado) Kammy, no hagas nada de lo que te puedas arrepentir... ¿No estarás pensando en darme verduras para comer?

- Kammy. No. Eso sería demasiado bondadoso por mi parte. (Saca una pluma) Esta pluma será tu perdición.

- Ratónito. ... ¿Eh? (Kammy alza su varita y Ratónito queda atrapado en la pared con unos grilletes) ¡¡Suéltame!!

- Kammy. (Acercando la pluma a una de sus patas) Prepárate para sufrir, rata gorda... ¡¡Ja, ja, ja, ja!!

(El día sigue avanzando en el Reino Champiñón)

Curiosidades

  • LTS promo6 temp.7
    El Mariopoly es una parodia del conocido juego de mesa Monopoly.
  • En cierto momento del episodio puede leerse lo siguiente:

- Don Huesito. (Saca un frasco con un líquido rosa brillante) Esta pócima de amor que ha preparado Robert tiene que funcionar sí o sí. Por fin serás mia, Fuzzya...

Esta escena recuerda a una parecida de la temporada 6 (Episodio 13. Un amor para toda la vida, una estrella caída del cielo y un castillo volando por los aires) en la que Bob-by recibe una pócima de amor también de Robert para intentar enamorar a Popkey.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.