FANDOM


Máquina atención
Este episodio es tan largo que ha sido dividido en dos partes para facilitar la lectura


Resumen

A Bombazulina se le ha ocurrido un plan para destruir definitivamente el asteroide. ¿De qué tratará?

Música

Máquina atenciónSe recomienda abrir las músicas en pestañas diferentes 1. https://www.youtube.com/watch?v=g5l79XxhcMc&list=PL6akIKaXBeU0OOHnMXS17Hnv_d4GVot-k&index=8

Intro LTS Temp.7. Fregona

(Todo está oscuro. De repente aparece Korokoopa en medio de la nada)

- Korokoopa. (Mirando por todos lados, pero todo lo ve negro) ¿Hola? ¿Dónde estoy?

(La imagen se empieza a hacer clara. Korokoopa se encuentra en la Praderas Solana solo. Se acerca a un río a beber agua y cuando mira el reflejo ve a Spiriny)

- Spiriny. Korokoopa, ¿qué haces aquí?

- Korokoopa. (Boquiabierto) Sp-Spiriny... ¿no estabas muerto?

- Spiriny. Claro. Lo que me extraña es que hayas llegado aquí tan pronto.

- Korokoopa. (Mirando a su alrededor aterrorizado) ¿Es esto el Infierno?

- Spiriny. No. Te encuentras en un estado intermedio, una especie de limbo.

- Korokoopa. ¿Y cómo he acabado aquí?

- Spiriny. ¿No lo recuerdas? Yo te refrescaré la memoria.

(Las Praderas Solana desaparecen y ahora Spiriny y Korokoopa observan una escena pasada)

...............................................................................................................................

(En la segunda planta del Castillo de Bowser el 13 de octubre pelean Paratroopi y Korokoopa por la cámara de fotos)

Korokoopa. ¡¡Suéltala!! ¡¡Es mía!!

Paratroopi. ¡¡No!! ¡Suéltala tú!

Korokoopa. (Suelta la cámara) Quédate con la cámara si quieres. Tengo la foto en mi ordenador y se la voy a enseñar a Kaproopa.

Paratroopi. ¡¡No!! ¡No lo hagas! Vas a romper una relación por algo que no es verdad.

Korokoopa. A ver si es así y ya nos dejas en paz, Paratroopa del demonio. Y además le contaré a Kamek que tú y tus amigos del Trío de Élite matásteis a su abuela en la Isla Almohada. ¡Os pienso arruinar vuestras vidas!

Paratroopi. ¡Otra mentira! Nosotros no la matamos, le dio accidentalmente un ataque.

Korokoopa. Me da igual. Aquí pondré fin a la patética historia del Trío de Élite y tú no lo podrás impedir.

(Justo cuando va a bajar las escaleras, pisa mal el peldaño, se tropieza y cae por las escaleras golpeándose repetidas veces en la cabeza)

Korokoopa. ¡¡Aaaahh!! ¡¡Ay, ah, ay, ouch!!

...............................................................................................................................

- Korokoopa. Ya lo recordé.

- Spiriny. En fin, no he venido a traerte recuerdos del pasado, sino por otra cosa mucho más importante.

- Korokoopa. ¿Qué quieres?

- Spiriny. Estáis en peligro todos los que vivís en el castillo.

- Korokoopa. ... Ya lo sabía. Hay un asteroide que se acerca a la Tierra.

- Spiriny. ¡No! Me refiero a otro peligro mucho peor que eso.

- Korokoopa. ¿El qué?

- Spiriny. (Asustado) Oh, no... No me queda mucho tiempo de estar aquí contigo.

- Korokoopa. ¿Me quieres decir de una vez que demonios tengo que saber?

- Spiriny. Esperaba no tener que contar esto a nadie más del castillo, pero veo que no me queda otro remedio, así que escúchame con atención. Yo no era el que creíais todos que era. Nunca nadie de vosotros ha conseguido saber mi verdadera historia pasada...

- Korokoopa. ... Spiriny, me estás dejando boquiabierto. ¿Y quién eras entonces? ¿Qué hacías en este castillo?

- Spiriny. No hay suficiente tiempo para explicarte las cosas claramente. Por favor, investiga mi pasado. Te lo ruego.

- Korokoopa. ... ¿Y qué hago?

- Spiriny. Suerte, Korokoopa, en breve despertarás... (Spiriny y todo a su alrededor se va desvaneciendo y oscureciendo)

- Korokoopa. ¡No! ¡Spiriny! ¡Dime algo!

...............................................................................................................................

(En la habitación hospitalaria del Castillo de Bowser de la vida real, Korokoopa sigue estando inconsciente. Todo está más o menos oscuro y sólo se escuchan los pitidos de un aparato que mide la frecuencia cardíaca. De repente la frecuencia empieza a acelerarse y los pitidos se hacen más continuos)

- Korokoopa. ... ... ... (empieza a mover el dedo meñique; está despertando)


Diálogo 1

LTS Asteroide 8


CB Kamek
(En la habitación de Kamek por la mañana se encuentran desayunando él, Goombi, Kammy y Kamek (padre))

- Kamek. Qué silencio...

- Kamek (padre). ¿Alguien quiere más cereales?

- Kammy. ¿Cómo osas ofrecérmelos? Sabes de sobra que no me sienta bien nada que coma por la mañana.

- Goombi. ¿Entonces qué haces aquí sentada? Vete a molestar a otra parte.

- Kammy. Todo es culpa de Kamek.

- Kamek (padre). ¿Yo? ¿Qué he hecho yo ahora?

- Kammy. ¡No! Pedazo de tonto, hablaba de tu hijo.

- Kamek. ... ¿Se puede saber qué mosca te ha picado?

- Kammy. Y encima finges no saber qué está pasando...

- Kamek. Es que no sé qué está pasando. Me pierdo en tus delirios, madre.

- Kammy. (Coge una caja de cereales con la cara de Mario) ¡¿Desde cuándo no comemos en MI presencia MIS cereales?! ¿Qué tienen estos asquerosos cereales con la cara del fontanerucho impresa en la caja que no tengan mis deliciosos KammyO’s?

- Kamek. Pues un asteroide encima... Desde hace semanas se han cortado las comunicaciones por este problema y tu fábrica ya no nos regala nada.

- Kamek (padre). ... ¿Tiene Kammy una fábrica?

- Kammy. En el Reino Judía, pero como si no la tuviera. Que se vayan al traste esos malnacidos.

- Kamek (padre). ¿Y cuándo pensabas contármelo?

- Kamek. (Le suena el móvil y contesta a la llamada) ¿Sí? ¿Quién es?

- Bombazulina (voz). Kamek, soy Bombazulina, he descubierto algo asombroso. Reúnete conmigo en media hora en una zona del castillo en la que no nos vea nadie. No le cuentes nada de esto a nadie, por favor, prefiero mantenerlo en secreto.

- Kamek. ¿De qué trata todo esto?

- Bombazulina (voz). Tengo la solución para acabar con el gran asteroide. (Kamek se queda sin palabras)

- Kamek. ... V-v-vale, vale... (cuelga)

- Goombi. ¿Qué ocurre, Kamek? ¿Quién era?

- Kamek. N-nadie. (Se levanta de su asiento) Con vuestro permiso salgo un rato de casa.

- Kammy. ¿Por qué?

- Kamek. Necesito que me dé un rato el aire. Ahora vuelvo. (Deja el móvil en su sitio y se va del lugar. Kammy, Kamek (padre) y Goombi se miran mutuamente)

- Goombi. Está raro.

- Kammy. Muy raro.

- Goombi. Quienquiera que sea el que le haya llamado ha dejado a Kamek trastocado. (Goombi y Kammy sonríen y se acercan al móvil de Kamek)

- Kamek (padre). (Con su magia atrae el móvil hasta su mano) Ah, no, no. No pienso permitir que cotilleéis el móvil de mi hijo.

- Goombi. ¿Y si es algo importante? ¿Y si su vida corre peligro en estos momentos y nosotros no lo sabemos?

- Kammy. ¿Quién va a querer matar a mi hijo? Ni que fuera importante.

- Kamek (padre). Kammy, cada vez dices tonterías más absurdas. (Kammy alza su varita y el móvil se acerca a ella, pero Kamek (padre) contrarresta el movimiento con su magia) ¡¡Suelta!!

- Goombi. (Usa la magia de su varita y ayuda a Kammy) ¡Sí! La magia de dos supera a la de uno.

- Kammy. (Mirando la lista de llamadas perdidas) Le ha llamado la Bob-Omb azul rara esa...

_______________________________________________________________

CB Local bajo izquierda
(Media hora después, en el local cerrado de la planta baja del castillo se encuentran dentro Kamek y Bombazulina)

- Bombazulina. (Mirando las sucias paredes y el mugriento techo) Cómo se nota que cerraste este sitio hace un buen tiempo. ¿Por qué no dejaste el centro de reclutamiento tal como estaba?

- Kamek. Bombazulina, no cambies de tema. Cuéntame ahora qué plan tienes para acabar con este infierno de una vez.

(Comienza la música 1)

- Bombazulina. Pues bien, yo estaba esta mañana mirando por mi ventana el cielo observando el asteroide a lo lejos, que ya se puede ver de lo cerca que está de nosotros por si no lo habías notado...

- Kamek. Bombazulina, por favor, resume.

- Bombazulina. En fin, que de repente me vino a la mente un recuerdo pasado perturbador...

...............................................................................................................................

(El 31 de agosto de 2016, en el recuerdo de Bombazulina...)

Ratónito. N-no te tenemos mi-miedo... (empieza a mirar a sus compañeros) Somos siete contra uno.

GHM. Bah, siete bobos no son nada para mí. Observad... (saca de su bolsillo una Estrella)

Guydo. Bah, no nos das miedo. Sólo Mario y sus compañeros pueden usar ese tipo de poderes.

GHM. Eso era antes. He estado haciendo numerosas investigaciones... Y tengo la clave para aprovechar este poder.

Bombazulina. ¡¿En serio?! ¿Y cuál es?

GHM. A vosotros os lo iba a decir... Prometo que se lo diré al último que quede con vida, justo antes de que le mate con mis propias manos... ¡Este es el fin del Castillo de Bowser!  (Sostiene con fuerza la Estrella. De repente, esta se convierte en un conjunto de brillos que se introducen por su mano y que se extienden por todo su cuerpo)

Paratroopi. Esto no puede estar pasando...

GHM. ¡Admirad al Gran Hermano Martillo invencible!

...............................................................................................................................

- Bombazulina. ¡El Gran Hermano Martillo, nuestro feroz archienemigo, conocía la fórmula para que nosotros pudiéramos adquirir los mismos poderes que Mario! Entonces se me ocurrió que, dada la ausencia de Mario, uno de nosotros se tomara un super champiñón modificado por Robert para poder hacer frente a un asteroide tan grande. Pensé que el Gran Hermano Martillo tendría por algún lugar guardada dicha fórmula secreta, pero no encontré nada por ningún sitio de su base secreta, esa que estaba escondida en el Monte Friolero. Así que se me ocurrió que podríamos revivirlo; tenemos sus huesos aquí si mal no recuerdo. Sólo nos haría falta extraer líquido de la vida del Condado Tomate.

- Kamek. Y yo me pregunto... ¿No sería más sencillo traer aquí a Mario en vez de intentar revivir a un loco que casi acaba con nosotros en su momento?

- Bombazulina. Mario no va a venir aquí ni por las buenas ni por las malas. Esta es nuestra única solución. En cuanto nos cuente la fórmula, volveremos a matar a ese loco y todo estará solucionado de nuevo. ¿Qué puede fallar aquí si  lo tenemos todo controlado?

- Kamek. Argh... Tendré que decir que sí... ¿Y de dónde piensas sacar el líquido de la vida?

- Bombazulina. Del Condado Tomate, ya te lo he dicho.

- Kamek. ¿Te crees que eso abunda en ese lugar? Sólo quedan unos pocos restos de líquido en algunas minas profundas.

- Bombazulina. Kamek, lo tengo todo planeado. Haz las maletas porque hoy partiremos tú y yo hacia el Condado Tomate.

- Kamek. ¿Los dos solos?

- Bombazulina. Kamek, tú eres la mano derecha de Bowser y yo la izquierda; somos los únicos que sabemos hablar en varios idiomas. Si llevamos a cualquiera de tus secuaces a ese condado no se enterarían de nada. Además si vamos nosotros solos no despertaremos sospecha.

- Kamek. Y yo que creía de joven que ser jefe sería todo paz y tranquilidad...

- Bombazulina. Además tengo que pedirte que no le hables de esto a nadie. A nadie. ¿Vale? Si nadie sabe nada de nuestros planes, es imposible que puedan estropearlos.

- Kamek. Vale, pero te recuerdo que este es el Castillo de Bowser, donde los secretos no duran mucho tiempo.

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

CB Bombazulina
(En la habitación de Bombazulina se encuentra ella haciendo una maleta. Goombilón está en la misma habitación)

- Goombilón. ¿Y por qué no quieres que vaya contigo, Bomba?

- Bombazulina. No es eso. Es un viaje importante que tengo que hacer con Kamek, y si te llevo a ti te aburrirías.

- Goombilón. ¿Aburrirme yo? Me encanta viajar contigo.

- Bombazulina. Cariño, no seas persistente. Sólo van a ser un par de días fuera como mucho; no va a pasar nada grave.

- Goombilón. ¿Y quién se va a quedar al cargo del castillo?

- Bombazulina. Kammy, supongo.

- Goombilón. (Palidece) Madre mía, qué desastre está por venir.

(Los dos salen de la habitación y Bombazulina cierra la puerta con llave)

- Bombazulina. Bueno, pues me voy a preparar el Helibote... (da un beso a Goombilón) Te llamaré cuando aterrice, ¿vale?

- Goombilón. Prométeme que volverás.

- Bombazulina. Goombilón, que no me voy a una guerra. Todo va a ser muy tranquilo...

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación de Kamek, el Magikoopa hace la maleta de forma sigilosa en su habitación. Aparecen Kammy y Goombi de repente)

- Goombi. Kamek, ¿qué haces?

- Kammy. ¿Te vas a algún lado sin consultárselo a tu madre, descarado?

- Kamek. (Intenta disimular) Eh... Bueno... Me voy un par de días de viaje.

- Goombi. ¿A dónde?

- Kammy. ¿Con quién?

- Kamek. Al Condado Tomate y sin nadie que me acompañe. Me voy allí porque... Porque el amo Bowser me ha mandado allí para... Hmmm... Para investigar.

- Kammy. ¿Para investigar el qué?

- Kamek. Madre, estás muy pesada. Tengo que irme ya, que el Helibote está a punto de partir.

- Kammy. Vale, entonces le preguntaré yo misma al excelentísimo amo Bowser qué misión te ha encomendado.

- Kamek. ¡¡No!! O-osea, no lo hagas, madre. Voy al condado a ver si encontramos Bombazulina y yo una solución al problema del asteroide. ¿Contenta? (Kammy asiente) Pues venga, me voy rápido... (Se va del lugar montado en su escoba con una maleta en su mano)

- Goombi. (Ve que Kammy está pensativa) Vieja bruja, ¿ocurre algo? Te noto más ida que de normal.

- Kammy. No me creo lo que dice...

- Goombi. ¿Crees que Kamek te ha mentido de nuevo?

- Kammy. Por supuesto. Las cosas no encajan... ¿Crees que el inútil de mi hijo se va a ir con la bomba azul tonta solitos para eso? Si dijeran la verdad se llevarían a medio ejército por si algo malo ocurre.

- Goombi. ¿Entonces si no se han ido para cumplir una misión, a santo de qué realizan el viaje?

- Kammy. Cómo se nota que aún eres un niño... Ellos dos se han ido lejos porque están enamorados y quieren vivir ese amor sin que nosotros lo sepamos, lo presiento.

- Goombi. ¿En serio?

- Kammy. Estoy muy segura de ello y me horroriza saberlo.

- Goombi. ¿Qué tiene de malo Bombazulina?

- Kammy. Nunca me ha gustado para mi hijo. Y además si le está siendo infiel al Goomba miedica del gorro, ¿quién no te dice que hará lo mismo con Kamek en un futuro?

- Goombi. Me parece que estás sacando conclusiones demasiado precipitadas para no tener pruebas...

- Kammy. Bah, tú qué vas a saber. (Invoca su móvil y marca un número)

- Guydo (voz). (A través del móvil) ¿Sí? ¿Quién es?

- Kammy. Secuaz inútil, llama ahora mismo a tu amigo de azul para que venga a verme cuanto antes.

- Guydo (voz). Ah, eres Kammy, ¿no? Estás tan amable como siempre.

- Kammy. (Sonríe) Y tú vas a estar muerto como tu amigo no venga aquí en treinta segundos. (Cuelga el teléfono)

...............................................................................................................................

(5 minutos después...)

- Goombilón. ... ¿Bombazulina con Kamek?

- Kammy. Por quinta vez, ¡¡que sí!!

- Goombilón. Jamás creería que ella pudiera hacerme una cosa tan fea. ¿Tienes pruebas que lo demuestren?

- Kammy. Y dale, otra vez a decir lo mismo... No, no tengo pruebas pero como madre que soy presiento que está pasando lo que te he dicho. ¿No has notado últimamente algo extraña a esa Bob-omb?

- Goombilón. Hombre... A mi me ha intentado convencer de que no viniera con ellos porque me aburriría.

- Kammy. Y a nosotros Kamek nos ha ocultado todo hasta que conseguimos sonsacárselo. ¿Es que no te das cuenta de que ambos tienen una relación secreta?

- Paratroopi. Kammy, no empieces a delirar...

- Kammy. (Ahoga a Paratroopi con su magia) Yo no deliro, sucia tortuga voladora.

- Goombilón. La verdad es que sí la he notado algo distante estos últimos días... (palidece) ¿Y si la pierdo como dice Kammy? Kamek es más poderoso...

- Guydo. Y más apuesto.

- Goombi. Y tiene más dinero.

- Kammy. Y es más inteligente.

- Paratroopi. Y más culto...

- Goombilón. (Llorando) ¡Callaos ya! Me vais a deprimir aún más.

- Kammy. Dejando llantos a parte, tengo una misión que encomendaros a vosotros tres, Trío de Bufones. Tenéis que impedir que fructifere esa relación.

- Guydo. ¿Que qué?

- Kammy. Malditos incultos... ¡Quiero decir que vuestra misión será que le fastidiéis los planes a mi hijo y a su amante!

- Goombilón. A ver, todavía no sabemos si es verdad que sean amantes; no adelantemos acontecimientos por favor.

- Kammy. No hagáis maletas ni nada; no hay tiempo que perder. Id directos al Helibote que va a partir hacia el Condado Tomate sin que os vea nadie. ¿Me habéis oído? NA-DIE.

- Paratroopi. ¿Pero cómo vamos a meternos en un Helibote sin que nos vea absolutamente nadie durante el trayecto?

- Kammy. Pues por la zona de atrás.

- Paratroopi. ¿Por donde las turbinas? ¿Acaso quieres matarnos?

- Kammy. Arregláoslas como podáis. Como no consigáis cumplir esta misión os mataré yo misma, sin turbinas ni turbinos. ¿Entendido? (Los tres asienten) Pues venga, ¡¡a correr!!

(Cuando todos se van, Goombi mira a Kammy)

- Goombi. ¿Crees que lo conseguirán?

- Kammy. Conociendo lo estúpidos que son lo más probable es que no...

...............................................................................................................................

(En el campo llano cercano al Castillo de Bowser se encuentran Kamek y Bombazulina subiendo al Helibote solos intentando no ser vistos por nadie. Cuando ya están dentro salen de un arbusto el Trío de Élite y consiguen meterse por la zona trasera del Helibote)

- Guydo. Menudo viaje nos espera...

- Goombilón. ¡¡Shhhh!!

(El Helibote despega y se pierde entre las nubes del cielo)

_______________________________________________________________

(Horas después, el Helibote aterriza en un campo llano del Condado Tomate. Kamek y Bombazulina salen de él)

- Kamek. (Se estira) Ahhh, aire fresco por fin. Ya huelo los huertos y las hortalizas frescas cerca. ¿Qué es lo primero que vamos a hacer?

- Bombazulina. Por lo pronto reservar una noche en un hotel. Esta tarde visitaremos las Cuevas Saladas, donde se esconde lo poco de líquido de la vida que queda en la corteza terrestre, volveremos al hotel, reviviremos al Gran Hermano Martillo, le sonsacaremos su secreto y volveremos al día siguiente con la luz del amanecer al castillo.

- Kamek. Hmmm... Me parece un buen plan… Pues venga, en marcha.

(Kamek y Bombazulina se marchan del lugar. En ese momento sale el Trío de Élite de la zona trasera del Helibote manchados de negro)

- Goombilón. Argh, ¡¡argh!! Mirad cómo hemos acabado. Parece que hemos salido de un incendio.

- Paratroopi. (Se toca el cuello) Y menudo dolor de cuello y espalda...

- Guydo. ¿Por qué me habría puesto hoy mi máscara nueva? Qué rabia...

- Goombilón. Bueno, al grano. ¿Habéis visto por dónde se han ido Kamek y mi querida Bomba?

- Paratroopi. (Señala con el dedo) Por allí. Les he oído hablar sobre algo de un hotel.

- Guydo. Claro. No hay mejor lugar para una pareja de amantes que estar en una cálida y reconfortante habitación juntitos...

- Paratroopi. Guydo, cierra el pico, que estás deprimiendo a Goombilón.

- Goombilón. Lo que me está poniendo es más nervioso. ¡Vamos al dichoso hotel!

(Salen corriendo del lugar y el Helibote, conducido por un Shy Guy, sale volando de vuelta al Reino Champiñón)

_______________________________________________________________

(A varios kilómetros se encuentra el lujoso Hotel Miss al que llegan Kamek y Bombazulina, seguidos discretamente por el Trío de Élite)

- Kamek. Qué lujo, qué belleza, qué hotel...

- Bombazulina. Kamek, te recuerdo que no estamos aquí de vacaciones. Intenta no distraerte.

- Kamek. Bombazulina, como mano derecha de Bowser soy muy responsable. No creas que me ando distrayendo con tonter-... (mira una fuente) ¡¡Oh!! ¡¡Oh!! ¡Una fuente que echa zumo de tomate en vez de agua!

- Bombazulina. ¿Qué ha sido del Kamek serio que conocía hace años? En fin, entremos en el hotel.

(Una vez dentro de la recepción hay varios turistas pidiendo una habitación de hotel. Cuando estos se han ido, Kamek y Bombazulina ya pueden hablar con el recepcionista. Recuerda que en este condado la gente habla en un idioma diferente. Los diálogos que estén en verde serán traducciones del idioma en que lo hablan de verdad)

- Recepcionista. Buenos días. ¿En qué puedo ayudarles?

- Kamek. Hola. Quisiéramos esta chica y yo una habitación en este hotel. Para sólo una noche, por favor.

- Recepcionista. ¿Sólo una? Como quieran. Necesitaré sus carnets de identidad.

(Justo cuando Bombazulina va a sacar el suyo, ve que Kamek le hace gestos)

- Bombazulina. (Susurra) ¿Ocurre algo?

- Kamek. Voy a cambiar con mi magia los carnets. No pueden descubrir que somos secuaces de Bowser o si no la misión se echará a perder.

- Bombazulina. Ah, buena idea Kamek.

(Kamek usa sigilosamente su magia y cambia las imágenes de los carnets)

- Kamek. Aquí tiene, señor.

- Recepcionista. (Mirando los carnets) Hmmm... Así que ustedes son Cristian Koopa y Margaret Omb. ¿Cierto?

- Kamek y Bombazulina. Exacto.

- Recepcionista. ¿Son pareja?

(Kamek y Bombazulina se miran y deciden fingir)

- Bombazulina. Sí. Llevamos casados varios años y... se nos ocurrió visitar este condado por la cantidad de monumentos históricos que tiene.

- Kamek. Exactamente. Nos han hablado muy bien de este sitio unos amigos y no hemos podido resistir la tentación de venir aquí. (Kamek saca una bolsa con monedas y la deja sobre el mostrador)

- Recepcionista. (Sonriente) Maravilloso. (Coge unas llaves con el número 54 impreso) Tengan, estas son las llaves de su habitación. Si las pierden pueden pedir una copia aquí en recepción.

- Bombazulina. Muy amable. (Kamek y Bombazulina se van caminando hacia el ascensor y en ese momento aparecen por recepción el Trío de Élite)

- Goombilón. (Nervioso) Sargento Guydo, esta es nuestra última oportunidad para evitar hacer el ridículo.

- Guydo. Si no preguntamos en recepción la habitación que les han dado a Kamek y a Bombazulina, ¿cómo vamos a descubrirlos?

- Paratroopi. Podría ponerme a sobrevolar todas las ventanas del hotel por fuera. Con suerte encontraré pronto la de su habitación.

- Guydo. ¿En serio crees que así no vas a despertar sospecha? Vamos a recepción de una vez, anda.

- Goombilón. ¿Y cómo nos comunicamos? Te recuerdo que no sabemos hablar este idioma.

- Guydo. Tú distrae al recepcionista mientras yo invoco con mi varita un diccionario.

- Recepcionista. Buenos días. ¿En qué puedo ayudarles?

- Goombilón. Eh... “reception, please?”

- Recepcionista. ¿Disculpe?

- Paratroopi. ¿Pero para qué le hablas en inglés si eso no se habla aquí?

- Goombilón. Que sí, que esto se habla en todos lados. A ver... Eh... “We need the number of... of… of the room of the last two guys”.

- Recepcionista. Aguarden un momento aquí. Voy a avisar a un traductor. (Se va del lugar)

- Paratroopi. ... Le has espantado, Goombilón.

- Guydo. ¡Rayos! Ahora que había invocado el diccionario...

(Reaparece el recepcionista seguido de un traductor)

- Traductor. Buenos días.

- Goombilón. Por fin alguien que habla en nuestro idioma. Qué alivio.

- Traductor. ¿En qué podemos ayudarles?

- Goombilón. Verá, necesitamos saber en qué habitación se han hospedado los dos clientes anteriores a nosotros.

(El traductor se lo traduce al recepcionista y, tras poner una cara rara, les responde)

- Recepcionista. Perdone, pero deberán identificarse antes.

- Traductor. Mi compañero quiere saber quiénes son ustedes.

- Paratroopi. Eh... Pu-pues...

- Guydo. Somos conocidos. Venimos a darles una sorpresa, ¿verdad?

- Goombilón y Paratroopi. Cierto.

(El traductor habla en tono bajo con el recepcionista)

- Recepcionista. Si es verdad que son conocidos, ¿cómo se llaman?

- Traductor. Mi compañero pregunta los nombres de esos dos clientes a los que conocen.

- Guydo. Kamek Koopa y Bombazulina.

- Recepcionista. ¡Mentira! El matrimonio lo forman Cristian Koopa y Margaret Omb.

- Traductor. Mi compañero dice que el matrimonio lo forman Cristian Koopa y Margaret Omb.

- Goombilón. ... (Palidece) Han utilizado nombres falsos.

- Paratroopi. Y encima se han hecho pasar por un matrimonio.

- Guydo. Goombilón, ¿qué mas pruebas quieres? Está claro que Bombazulina te está siendo infiel.

- Goombilón. (Se pone a llorar) Cállate. Esto tiene que ser algún tipo de confusión retorcida.

- Traductor. No se muevan de aquí. Vamos a avisar a la policía y les hará una serie de preguntas.

- Paratroopi. ¿Qué? Pero si nosotros no hemos hecho nada malo.

- Traductor. Eso ya lo decidirán ellos.

- Guydo. Psst, amigos, vámonos corriendo antes de que nos descubran... ¡¡Ahora!! (Salen los tres corriendo)

- Recepcionista. ¡¡Eh!! ¡¡Vuelvan aquí!! Se nos han escapado...

_______________________________________________________________

(Varias horas después, Goombilón y Guydo se encuentran cerca del hotel admirándolo tranquilamente)

- Goombilón. (Irónico) Menudo plan el tuyo. Ha salido a la perfección.

- Guydo. Uno siempre tiene un plan B bajo la manga. Vamos a dejar que Paratroopi averigue la habitación del modo en que propuso antes.

(Aparece Paratroopi volando)

- Paratroopi. ¡¡Ya está!! (Jadeando) Uh, uh... La habitación es la 54, si mal no veía a través del cristal.

- Guydo. Bien, pues ahora sigamos con el paso siguiente. Me voy a infiltrar en la habitación para ver qué hacen esos dos traidores sin que me reconozcan.

- Goombilón. Sargento Guydo, tienes una apariencia muy peliculiar. ¿Cómo esperas que no te reconozcan al verte?

- Guydo. Tranquilo amigo, está todo planeado...

...............................................................................................................................

(15 minutos después, en la habitación 54 del hotel...)

- Kamek. Bien, pues esta tarde tenemos que conseguir el líquido de la vida como sea. No importa si hay muertos en el camino.

- Bombazulina. Las Cuevas Saladas es uno de los lugares más visitados al día por el turismo y además la zona que nos interesa no está disponible al público, así que deberemos ser muy precavidos a la hora de infiltrarnos en la cámara que contiene el poco líquido de la vida que hay.

- Kamek. (Mirando un folleto sobre las Cuevas Saladas) Dice aquí que en lo más profundo de esta cueva habitan Paralizinchos, una especie protegida. Estos bichos me suenan de algo...

- Bombazulina. Kamek, no hay tiempo que perder, ya te lo he dicho antes. En cuanto comamos algo nos vamos rápido a esas cuevas.

(Desde fuera de la habitación aparece Guydo por el pasillo disfrazado de sirviente y tirando de un carro lleno de comida)

- Guydo. (Llama a la puerta de la habitación 54) ¡Servicio de habitaciones!

(Dentro de la habitación...)

- Bombazulina. Kamek, ¿les has llamado tú?

- Kamek. Yo no. (Abre la puerta y entra Guydo tirando del carro e intentando taparse de sus miradas para no ser descubierto) Oh, muchas gracias. Ha llegado en el momento adecuado.

- Bombazulina. ¿Cuánto le debemos?

- Guydo. (Intentando cambiar su voz normal) N-nada, es un regalo de la casa.

- Bombazulina. Muy amable. Por cierto, su cara me suena mucho... ¿Nos conocemos?

- Guydo. (Nervioso) ¿Eh? No, no, claro que no. Esto me suele pasar. Creo que me parezco a un presentador de la televisión.

- Kamek. (Mirando el folleto) ¡¡Bombazulina!! ¡Las Cuevas Saladas cierran a las nueve de la noche!

- Bombazulina. ¡Ostras! Vámonos deprisa o no llegaremos a tiempo.

(Kamek deja el folleto en la cama y sale apresurado con Bombazulina de la habitación. Guydo se queda solo y coge el folleto)

- Guydo. Hmmm... Os he pillado... (saca su móvil y llama a Paratroopi) ¿Paratroopi? Hola. Ya sé a dónde van a ir Kamek y Bombazulina. Se van a las Cuevas Saladas. Allí podremos destapar su romance secreto.


Cartel
El episodio aún continúa. Haz clic aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.