FANDOM


Resumen

Kamek y Bombazulina han viajado al Condado Tomate sin saber que el Trío de Élite iban con ellos. Además para añadir más confusión a la historia el Trío de Élite piensa que Kamek y Bombazulina están juntos... ¿Cómo puede acabar todo esto?

Música

2. https://www.youtube.com/watch?v=WgFmkB0bxuo

3. https://www.youtube.com/watch?v=dafOKDhQ2Tg

Diálogo 2

(Comienza la música 2)

(En la entrada de las Cuevas Saladas hay una gran cantidad de turistas. Aparecen Kamek y Bombazulina)

- Kamek. Me sorprende lo tranquila que parece la gente aun cuando la Tierra está a punto de pasar por uno de sus peores momentos...

- Bombazulina. Déjalos que sigan disfrutando. Nosotros tenemos trabajo que hacer. (Entran en las cuevas)

(Por detrás les sigue sigilosamente el Trío de Élite)

- Goombilón. ¿Ves algo extraño, Sargento Guydo?

- Guydo. (Con unos prismáticos) Negativo.

- Paratroopi. Guydo, ¿qué haces con unos prismáticos? Todo el mundo nos está mirando con cara rara.

- Guydo. Yo también me miraría así si fuera ellos... En fin, no perdamos tiempo y sigamos a Kamek y a Bombazulina.

...............................................................................................................................

(Más tarde, en una zona de la cueva plagada de estalagtitas y estalagmitas hay muchos turistas sacando fotos)

- Guía turístico. Y a continuación podrán observar un pasadizo que conduce a los pocos restos que quedan libres del famoso líquido de la vida. Se han hecho miles de análisis de esta sustancia que durante tanto tiempo se utilizó por los guerreros de este condado para volver a la vida una vez más tras haber caído en el campo de batalla. Se cree que se descubrió por primera vez hace dos siglos y medio, aunque sus descubridores desconocían sus poderosos efectos.

- Kamek. ¿Se puede entrar para ver ese tal líquido de la vida?

- Guía turístico. Me temo que no, lo siento. Hemos tenido previamente problemas con gente que robaba parte de este líquido para guardarlo como reliquia u otros fines y no podemos permitir que acabe desapareciendo. En fin, sigamos por aquel pasadizo y les enseñaré... (mientras sigue hablando y se aleja del lugar junto con el resto de turistas, Kamek y Bombazulina se quedan mirando el pasadizo)

- Bombazulina. Ahí se esconde nuestra salvación.

- Kamek. Correcto. Vamos a entrar sin ser vistos. (Alza su varita y Bombazulina y él se vuelven invisibles por un tiempo)

(Aparece el Trío de Élite)

- Guydo. No les veo. Les he perdido la pista.

- Goombilón. Era cuestión de tiempo que pasara esto. ¿Y si volvemos por donde hemos venido?

- Guydo. Goombilón, sé que esto está siendo duro para ti, que no quieres reconocer que Bombazulina te está engañando y que prefieres seguir pensando que nada malo ocurre. Pero debes aceptar la realidad, ¿entiendes? (De repente ve a Kamek y a Bombazulina a lo lejos cruzando el pasadizo que conduce al líquido de la vida) ¡¡Mirad!! ¡¡Allí están!!

- Paratroopi. ¿Acaban de cruzar un paso prohibido para turistas?

- Guydo. En efecto. A estos dos les van las aventuras por lo que parece.

- Goombilón. (Se pone a llorar) Ah... ¿Por qué me tiene que pasar esto a mi?

- Guydo. En fin, ya no podemos hacer nada más. Lo único que queda es salir de estas cuevas y esperar a que salgan.

- Paratroopi. (Le suena el móvil y contesta la llamada) ¿Sí? ¿Quién es?

- Kaproopa (voz). ¡Paratroopi! ¡No te vas a creer lo que ha pasado!

- Paratroopi. ¿Ratónito ha explotado de comer tantos dulces? A ver quién va a limpiar ese estropicio ahora...

- Kaproopa (voz). ¡¡No!! ¡¡Mucho mejor!! ¡¡Korokoopa ha despertado!!

- Paratroopi. (Más pálido que la nieve) ... ... ¿C-cómo? ¿Cómo que ha despertado?

- Kaproopa (voz). Le están haciendo pruebas y evoluciona favorablemente. ¿No es genial?

- Paratroopi. ... S-s-sí… Maravilloso… ¿Y ya habla?

- Kaproopa (voz). No me han dejado verlo aún, pero me han dicho que estaba muy nervioso.

- Paratroopi. Ah... Pu-pues... Que se recupere.

- Kaproopa (voz). Muchísimas gracias. Luego más tarde te vuelvo a llamar. Chao. (Cuelga)

- Guydo. Paratroopi, parece que has visto un fantasma. ¿Qué ocurre?

- Paratroopi. Korokoopa ha vuelto... (Goombilón y Guydo se quedan boquiabiertos) Debo volver al Reino Champiñón antes de que haga una locura.

- Guydo. ¿Te has vuelto loco? Sólo podremos volver en el Helibote de Kamek, y te recuerdo que salió volando al mediodía. Hasta mañana no hay viaje del vuelta al reino.

- Paratroopi. Pues me voy volando yo sólo, que para eso tengo un par de alas.

- Goombilón. No digas tonterías, Paratroopi. No soportarías tantas horas seguidas volando.

- Paratroopi. (Se sienta en un rincón asustado) Ay... Voy a perder a Kaproopa... Como tú a Bombazulina.

- Goombilón. (Vuelve a llorar) ¿Por qué me lo recuerdas? Mal amigo...

(Para la música 2)

_______________________________________________________________

(Mientras tanto, dentro de la cueva precipita lentamente el líquido de la vida. Kamek coloca un tarro de cristal bajo esa zona para recoger el líquido)

- Kamek. ¿Cuánto líquido necesitaremos?

- Bombazulina. Con que llenemos el bote será suficiente. Es más o menos lo que escondía Rita-disc en su cuerpo, ¿recuerdas?

(Aparece un vigilante con una linterna)

- Vigilante. ¡Eh! ¡Oigan! ¿Qué hacen ustedes aquí? Esta zona está prohibida para los turistas.

- Kamek. (Con la mano que tiene libre alza su varita, entra en trance y usa su magia con el vigilante para hechizarlo) Vuelva por donde ha venido y vigile para que nadie más nos interrumpa. ¿Entendido?

- Vigilante. A sus órdenes, maestro Kamek. (Da la vuelta y sale del lugar)

(Kamek regresa del trance)

- Bombazulina. Caray, Kamek, hace tiempo que no te veía usando este tipo de magia.

- Kamek. Hoy llevo la varita cargada al máximo. ¡Estoy que me salgo!

- Bombazulina. Tampoco te emociones tanto, Kamek. Tú céntrate en recoger el líquido.

- Kamek. Bomba, hoy estás muy mandona, ¿lo sabías?

_______________________________________________________________

(Tiempo después ya está anocheciendo. Cuando Kamek y Bombazulina han regresado a su habitación de hotel, el Trío de Élite se encuentra en un campo cercano al hotel)

- Goombilón. (Con lágrimas en los ojos) ¿Y ahora qué voy a hacer sin Bombazulina? Mi vida ya no tiene sentido.

- Guydo. Esa relación estaba condenada al fracaso... Ella estando en un puesto de alto mando y tú por debajo no tenía sentido.

- Goombilón. Guydo, ¿te he dicho ya que hoy estás muy positivo?

- Guydo. Lo que soy es realista. Mírame a mi, soltero y feliz.

- Paratroopi. Bueno, feliz lo que se dice feliz no se te ve...

- Guydo. (Se sienta en el suelo frustrado)

- Paratroopi. Voy a volver a espiar a Kamek y a Bombazulina. Total no tenemos nada mejor que hacer.

- Guydo. Tenemos que buscar algún hotel barato donde cobijarnos esta noche. Yo me encargo.

(Paratroopi sale volando y Guydo empieza a buscar)

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, en la habitación del hotel hay un caldero con el líquido de la vida)

- Bombazulina. Aquí están los huesos del Gran Hermano Martillo. (Echa los huesos al suelo)

- Kamek. Estamos a punto de revivir a un ser malvado. ¿Seguimos con lo planeado?

- Bombazulina. Sin miedo. Todo está controlado.

(Kamek alza su varita y los huesos flotan hasta el interior del caldero. Este empieza a echar humo de color rosa y se agita hasta que todo se tranquiliza. De repente sale el Gran Hermano Martillo despedido fuera del caldero)

- GHM. (Levantándose lentamente del suelo) Argh... Qué dolor por todo el cuerpo... Hermanos, ¿por qué habíais tardado tanto en... (ve a Kamek y Bombazulina) ...revivirme?

- Kamek. Hola de nuevo.

- GHM. (Mira a su alrededor) ¿Qué hago aquí? ¿Dónde estoy?

- Bombazulina. Estás el Condado Tomate.

- Kamek. (Alza su varita y le ata a una silla) Y también se podría decir que estás atado.

- GHM. ¡¡Soltadme!! ¡¡Estáis locos!!

- Bombazulina. Queremos algo de ti, por si te lo estabas preguntando.

- GHM. ¿El qué?

- Kamek. Queremos saber cómo conseguiste tu habilidad especial para adquirir los poderes de las Estrellas Doradas, los Champiñones y demás objetos que Mario puede usar.

- GHM. Ja... Ja, ja... ¡¡Jajajaja!! Jamás os lo diré.

- Bombazulina. No nos pongas a prueba, ¿me oyes? Te torturaremos si hace falta.

- GHM. No sé para qué demonios queréis ese poder, pero me da igual lo que me hagáis.

- Kamek. (Coge al GHM por el cuello) Escúchame maldito desequilibrado, todas nuestras vidas están en peligro y necesitamos tu poder ahora. ¡¡AHORA!!

- GHM. Os pudriréis entonces. Pasadlo bien.

(Alguien llama a la puerta y Kamek esconde al GHM. Mientras Bombazulina se acerca a abrir la puerta aparece Paratroopi detrás de una ventana para espiar a Kamek y a ella. Bombazulina abre la puerta a un recepcionista)

- Recepcionista. Hola, buenos días.

- Bombazulina. Buenos días de nuevo. ¿Ocurre algo?

- Kamek. (Tras haber escondido al GHM se acerca) Hola.

- Recepcionista. Al mediodía llegaron unos tipos con pintas extrañas a preguntar por ustedes. ¿Los conocen?

- Kamek. ... ¿Qué tipos?

- Recepcionista. Sólo recuerdo que eran un Goomba, un Koopa Paratroopa y un Shy Guy, si no recuerdo mal.

- Bombazulina. Hmmmm... (Mira a Kamek) ¿A quién conocemos que dé el perfil?

- Kamek. ¡¡El Trío de Élite!!

- Bombazulina. Pero eso no tiene sentido. ¿Cómo han llegado hasta aquí?

- Recepcionista. También un compañero mío consiguió escuchar que decían algo de que ustedes no son pareja ni nada por el estilo. ¿Es eso cierto?

- Kamek. Eso son mentiras. Margaret y yo estamos muy enamorados, ¿a que sí, cariño? (Bombazulina y Kamek se dan un beso corto para disimular)

- Bombazulina. Por supuesto, tesoro.

- Recepcionista. Bien, disculpen las molestias entonces. (El recepcionista se va y Paratroopi se queda atónito al ver a través de la ventana el beso)

- Kamek. Uf, ha faltado poco para ser descubiertos... En fin, volvamos a la tortura de nuestro querido amigo.

_______________________________________________________________

(Diez minutos después están Goombilón y Guydo buscando hotel todavía. Aparece Paratroopi volando lo más rápido que puede)

- Guydo. ¿Qué ocurre, Paratroopi? ¿Qué has visto?

- Paratroopi. (Jadeando) Lo siento mucho, Goombilón... He visto al jefe Kamek y a Bombazulina besándose... No hay duda de que están juntos.

- Goombilón. (Llora más fuerte) Ayyy... Qué desgracia... Ay, ayyy...

- Guydo. Bueno, creo que es hora de buscar hotel. Dejemos los llantos para más tarde.

- Goombilón. Yo lo que voy a buscar es un vuelo de vuelta al Reino Champiñón.

- Paratroopi. Y yo también. No dejo de pensar en qué se le puede pasar por la cabeza a Korokoopa en estos momentos.

- Guydo. ¿Os habéis vuelto locos? Con esto del asteroide apenas hay Helibotes que viajen al reino, y los pocos que hay cuestan un ojo de la cara.

- Goombilón. ¡Me da igual! Si total vamos a morir, ¿qué más da con más o menos dinero? No puedo soportar tanta humillación aquí, tanta mentira...

- Guydo. Está bien. Se me ha ocurrido algo. Marchaos los dos. Yo me quedo aquí porque mañana voy a echarles la bronca a Kamek y a esa traidora.

- Goombilón. No es necesario, Sargento Guydo...

- Guydo. Sí es necesario. Ya estoy harto. Vosotros descansad, ¿vale?

- Paratroopi. Como quieras, amigo... Hasta mañana... (Paratroopi y Goombilón se marchan del lugar en dirección al aeropuerto)

_______________________________________________________________

(Tras una larga noche, el sol aparece de nuevo en el horizonte trayendo consigo un amanecer más. En la habitación del hotel donde se encuentran Kamek y Bombazulina, estos siguen torturando al Gran Hermano Martillo)

- GHM. (Escupiendo sangre al suelo) Argh, qué error cometí al pensar que los míos podrían revivirme...

- Kamek. Gran Hermano Martillo, habla de una maldita vez. ¿Cuántas noches más crees que vas a resistir?

- GHM. Las que hagan falta. Sé de sobra que después de que os diga lo que queréis váis a matarme.

- Kamek. (Se sienta en un silla) Mira... Si nos ayudas harás el último gesto bueno que puedas hacer. Podrás cambiar la imagen que la gente tiene sobre ti. Pasarás de ser el malvado villano que quería hacerse con el castillo a aquel personaje que salvó miles o incluso millones de vidas. ¿No es suficiente eso?

(Justo en ese momento llaman a la puerta)

- Kamek. Voy yo a abrir.

- Bombazulina. Si el que llama es de recepción, dile que les pagamos otro día más aquí en el hotel.

- Kamek. (Abre la puerta y en un instante es golpeado por Guydo en toda la cara) ¡¡Ahh!! (Cae al suelo)

- Bombazulina. ¡¡Kamek!! (Se acerca a Kamek para socorrerle)

- Guydo. Malditos mentirosos.

- Bombazulina. ¡Sargento Guydo! ¡¿Te has vuelto loco?! ¡¡¿Qué has hecho?!!

(Kamek se intenta levantar)

- Guydo. ¿Os parece bonito hacerle esto al pobre Goombilón que tanto se ha desvivido por cumplir las misiones y por quererte, Bombazulina? Nunca se lo pusiste fácil, sobre todo cuando lo abandonaste creyendo una mentira que sólo una tonta se habría tragado, ¿sabes? Pero esto ya es inconcebible.

- Bombazulina. Guydo, no sé de qué me estás hablando. No entiendo nada.

(Kamek alza la varita y sujeta a Guydo en el aire)

- Kamek. Guydo, no tolero esto que acabas de hacer. Explícanos qué demonios está ocurriendo o el golpe que me has dado te lo devolveré multiplicado por mil.

- Guydo. (Medio ahogándose) Os hemos pillado a los dos aquí con las manos en la masa. ¿Acaso creíais que ibais a vivir vuestro romance en secreto?

- Bombazulina. ... ¿Qué romance?

- Guydo. Sé de sobra que vosotros dos estáis enamorados y que estáis aquí para vivirlo en secreto. No hace falta que mintáis. El hotel romántico, los nombres falsos, el beso...

- Kamek. ... Tú eres idiota. ¡No estamos enamorados! Todo era una farsa para conseguir el líquido de la vida.

- Guydo. ¿El líquido de qué?

- Bombazulina. Si por algo viajamos a este condado fue para poder revivir al Gran Hermano Martillo, quien conoce la solución para destruir el asteroide. Si nos dijera cómo poder usar los poderes de Mario, agrandaríamos a un soldado lo suficiente como para hacer añicos el asteroide.

- Guydo. Oh, madre mía. Entonces estábamos confundidos... (Kamek suelta a Guydo y cae de cabeza al suelo) Goombilón ha regresado ayer por la noche al reino pensando que le habías sido infiel...

- Bombazulina. ¡¿Qué?! Ay madre, la que se va a liar...

- Kamek. (Pálido) Y más de lo que pensamos... ¡¡¡¿DÓNDE ESTÁ EL GRAN HERMANO MARTILLO?!!! (Todos miran por la habitación, pero no encuentran al susodicho. Además se puede observar cómo está ligeramente abierta la ventana)

- Bombazulina. ¡¡Se ha escapado por la ventana!!

- Guydo. Bueno, no podrá ir muy lejos... ¿Verdad?

- Kamek. Si encuentra el Helibote que nos está esperando para traernos de vuelta al reino sí.

...............................................................................................................................

(Diez minutos después, en el campo llano del Condado Tomate descansa el Shy Guy piloto del Helibote)

- GHM. (Aparece corriendo, se acerca al Shy Guy y lo deja inconsciente de un martillazo. Acto seguido se monta en el Helibote y se eleva en el aire)

- Kamek. (Junto con Bombazulina y Guydo, ve cómo se aleja el Helibote) ¡¡Rayos!! ¡¡Se nos ha escapado!!

- GHM. ¡¡Saludad a Bowser de mi parte, pringaos!!

(Cuando el GHM ya ha desaparecido...)

- Kamek. Guydo, te voy a matar...

- Guydo. L-lo siento mucho, jefe Kamek...

_______________________________________________________________

CB Trío de Élite
(Bastantes horas después, por la tarde en el Reino Champiñón se encuentra Goombilón haciendo la maleta)

- Paratroopi. Goombilón, en serio, piénsatelo mejor.

- Goombilón. (Llorando) No, no. Ya lo he decidido, me marcho de este castillo. Si Bombazulina se fue creyendo que yo estaba con otra, ¿por qué yo no iba a hacer lo mismo?

- Paratroopi. Porque este es tu castillo, tu familia. Aquí es donde debes estar.

- Goombilón. No, amigo, ya no. Quédate tú aquí si quieres, pero yo me marcho. Espero que seáis todos muy felices... (Cuando abre la puerta se encuentra a Bombazulina)

- Bombazulina. (Abraza a Goombilón y este suelta la maleta) ¡Goombilón, no te vayas! Todo ha sido un malentendido.

- Goombilón. (Confuso) ¿Qué? No entiendo nada.

- Guydo. (Sudando y jadeando tras una carrera de varios minutos) Bomba... uh... te quiere... uh... No veas lo deprisa que ha ido para llegar hasta aquí, uh, uh...

- Goombilón. ¿Si todo fue un malentendido por qué no me dejaste ir contigo ni me quisiste contar qué tramabas?

- Bombazulina. Porque no te lo creerías. Hemos revivido al Gran Hermano Martillo para que nos ayude a destruir el asteroide, aunque se nos ha torcido algo el plan.

- Goombilón. Espera, ¿entonces Kamek y tú no sois pareja?

- Bombazulina. ¡Por supuesto que no! ¿Acaso crees que me gustaría tener a Kammy de suegra?

- Goombilón. (Alegre) ¡¡Sí!! ¡¡Sí!! ¡¡Menos mal!! Te quiero, Bob-ombcito.

- Bombazulina. Y yo a ti, mi Goomba preferido. (Se besan)

- Kamek. (Aparece mágicamente) No es por interrumpir este momento romántico, pero os quiero a todos en la sala de reuniones lo antes posible. No traigo buenas noticias...

_______________________________________________________________

CB Sala de reuniones
(En la sala de reuniones todos están más agitados que nunca: Bowser, Kamek, Kammy, Kamek (padre), Goombi, Bombazulina, Ratónito, Robert, el Trío de Élite, Kaproopa, Fuzzya, Don Huesito, Rita-disc, el Maestro Kinopio y cientos de secuaces menores)

- Bowser. (Escupe fuego al aire) ¡¡Silencio todos!! (Todos se callan)

- Kamek. Gracias, amo Bowser, lo necesitaba. En fin, ¿alguien me puede explicar qué hacen decenas de Todas azules alrededor del castillo? Los vi nada más regresar al reino.

- Fuzzya. Son los últimos miembros del CSR que quedan aquí. Dicen que tenemos tan sólo unas pocas horas más para decidir si nos queremos quedar aquí a esperar la llegada del asteroide o si preferimos marcharnos a otro lugar más seguro.

- Kamek. Bien, ¿y teníais pensado ya elegir una opción?

- Rita-disc. Yo por mi parte sí, y hablo en nombre de todos cuando digo que este castillo no es ni de lejos seguro. Deberíamos dejar de hacer el tonto por una vez, tener algo de cordura e irnos.

- Robert. Dejemos a Kamek hablar. Tal vez haya encontrado ya una solución a este problema que evite nuestra marcha. ¿Es así?

- Kamek. Pues yo te diría que no... En fin, voy a resumir porque no quiero haceros perder tiempo. Hemos intentado resucitar al Gran Hermano Martillo para que nos desvelara su fórmula secreta para adquirir superpoderes como Mario y así acabar con el gran asteroide. Pero la cosa se nos torció un poco.

- Don Huesito. Jefe Kamek. ¿A qué te refieres con que se os “torció un poco”?

- Kamek. (Coge aire) El Gran Hermano Martillo se nos ha escapado y no hemos descubierto su secreto. En fin, estamos de vuelta en el punto de partida, o incluso peor, porque ahora nuestro peor archienemigo está vivo otra vez.

(Todos se ponen a hablar muy nerviosos y Bowser se pone rojo de furia)

- Bowser. ¡¡¿Habéis revivido a ese traidor sin consultarme y encima se os ha escapado?!! ¡¿Pero qué clase de inútiles sois?!

- Bombazulina. N-nuestras más sinceras disculpas, amo Bowser...

(Se escuchan voces de los Todas miembros del CSR gracias a megáfonos)

- Toad. ¡Les quedan dos horas para tomar una decisión! Cuando acabe ese tiempo partiremos sin ustedes y se quedarán totalmente solos en este reino, sin comunicación ni provisiones. Es su última oportunidad para salvarse; hay Helibotes de sobra para todos.

(Todos los secuaces se miran unos a otros y empiezan a levantarse de los asientos)

- Kamek. ¡Eh! Que nadie se levante. ¡No he ordenado que os levantéis!

- Ratónito. Que te den, Kamek. Esto ya ha ido demasiado lejos.

- Kammy. A inútiles no os gana nadie... Panda de fracasados...

- Rita-disc. Kamek, comprende que ya no hay solución. Lo mejor es abandonar el castillo.

(Todos los secuaces salen apresurados hasta que se quedan Kamek y Bowser solos)

- Bowser. (Mirando al infinito) Lo he perdido todo.

- Kamek. No se martirice, amo Bowser, ha hecho todo lo que ha podido. Aún me tiene a mi, un secuaz fiel y leal hasta el final.

- Bowser. Si me viera mi padre, o mi abuelo... Siento vergüenza de mi mismo.

- Kamek. Jamás diga eso. ¡¿Me ha oido?! Su Malignidad es la persona más terrorífica, fuerte y poderosa que nunca he conocido. Ha conseguido salir airoso de situaciones muy peligrosas y ha conseguido mantener el honor y la imponente imagen de este castillo aun cuando todo parecía perdido. Conseguiremos salir de esta, con o sin un ejército de secuaces, ya verá.

...............................................................................................................................

(Comienza la música 3)

(Minutos después empiezan a salir absolutamente todos los secuaces del castillo menos Bowser y Kamek. Les están esperando decenas de miembros del CSR)

- Capitán. (Se distingue del resto de Todas por su pañuelo rojo alrededor del cuello) Han hecho lo correcto, se lo aseguro.

- Guydo. (Mirando el Castillo de Bowser) Y pensar que tantos años de vida y emociones en este castillo vayan a desaparecer por una maldita roca...

- Paratroopi. Es duro, Guydo...

(Bombazulina, Goombilón y varios secuaces más empiezan a llorar de la emoción)

- Goombilón. Los buenos momentos duran poco...

- Kamek (padre). ¡Mirad en aquella ventana! Son Kamek y el amo Bowser.

(Todos miran hacia donde señala Kamek (padre))

- Kammy. ¡Bajad los dos de ahí! Debemos irnos cuanto antes.

- Kamek. ¡¡De aquí no nos moveremos ni el amo ni yo!! ¡¿Oís?! Vosotros haced lo que queráis, pero nosotros nos vamos a quedar aquí pase lo que pase. Yo me he vivido aquí desde que era un niño y el amo es el dueño de este castillo; no vamos a marcharnos de aquí por ningún motivo. Esto siempre ha sido nuestro hogar y lo será hasta el fin. Le pase lo que le pase a este castillo, también nos pasará a nosotros porque somos parte de él, y si tiene que ser destruido, nosotros nos iremos con él.

- Bowser. ¡¡Muy bien dicho Kamek!! Así se habla.

(Mientras tanto, todo el resto de secuaces están muy callados)

- Capitán. No les hagan caso y métanse dentro de los Helibotes. Debemos partir cuanto antes.

- Goombilón. ... No. No quiero irme. Me quedo con el amo y Kamek.

- Paratroopi. Yo también... Tienen razón en todo lo que han dicho. Somos parte de este castillo.

- Guydo. El Trío de Élite jamás se rendirá en mitad de una misión; yo también me quedo.

- Kaproopa. Yo también me quedo. Debo cuidar de mi hermano ahora que ha despertado.

- Bombazulina. Bueno, ya que se queda Goombilón tendré que quedarme yo...

(Poco a poco los secuaces se van acercando al castillo de nuevo)

- Capitán. ¿Qué hacen? ¡No nos hagan perder más tiempo, por favor!

- Kamek (padre). Kammy, ¿y si volvemos al castillo? No vamos a dejar a nuestro hijo solo.

- Kammy. Argh, está bien... Si total ya he vivido mucho.

- Goombi. Puf, 120 años por lo menos.

- Kammy. ¡¡89!! No seas mentiroso, niñato estúpido.

(Mientras tanto cada vez van quedando menos secuaces que quieren abandonar el reino)

- Rita-disc. ... Yo no puedo creer lo que ven mis ojos. ¿En serio váis a esperar la muerte aquí teniendo la oportunidad de salvaros?

- Guydo. Rita-disc, tú haz lo que quieras, pero nosotros ya hemos tomado una decisión.

- Fuzzya. Awn... No puedo creer que vaya a hacer esto, pero... Yo también me quedo...

- Rita-disc. ¡¿Qué?! Fuzzya, tú no, por favor. Eres la única normal de este castillo.

- Don Huesito. Si mi amada Fuzzya se queda, yo lo haré encantado.

- Guydo. Seguro que se queda porque está finalmente enamorada de mi, je, je...

- Don Huesito. ¡¡Eso es mentira!! Fuzzya, dime que no.

- Fuzzya. No.

- Don Huesito. ¡¡Ja!! ¡Toma esa, Sargento Guydo! Fuzzya todavía me quiere.

- Fuzzya. Eso tampoco. Si por algo me quedo es por el trabajo. No voy a encontrar nada mejor ahí afuera.

- Capitán. No lo volveré a repetir: esto no es una broma, tienen a pocos días de distancia un asteroide que reducirá este reino a cenizas. Si se quedan ahora en tierra morirán sí o sí.

- Rita-disc. (Mirando hacia el suelo) Odio tener que decir esto, pero vosotros me habéis salvado la vida y habéis impedido que el líquido de la vida que escondía yo en mi interior fuera utilizado por fines maléficos...

- Ratónito. (Interrumpe a Rita-disc mientras se ríe) Ya ves tú de lo que ha servido. El Gran Hermano Martillo ha vuelto a revivir gracias a Kamek...

- Rita-disc. (Continúa su frase) Os debo la vida, así que creo que no puedo hacer nada mejor para agradecéroslo que quedarme aquí con vosotros...

- Capitán. Muy bien, allá ustedes. Nos vamos sin nadie. Cuando vean cómo impacta el asteroide y empiecen a notar la angustia y el miedo recorriendo todos sus cuerpos no se lamenten de esto.

(Para la música 3)

(Hace un gesto al resto de Todas y se montan en todos los Helibotes, los cuales despegan y desaparecen por el horizonte. Al final se han quedado solos los secuaces de Bowser en todo el Reino Champiñón)

- Goombi. Espero no haber tomado una mala decisión al quedarme aquí con vosotros...

- Ratónito. Seguro que sí, pero ya está el mal hecho, así que...

- Bowser. (Alegre) Ahora sí que veo un castillo próspero y a unos secuaces leales y fieles como yo siempre he querido. Este es uno de los muchos pasos que necesitamos para llegar a ser grandes.

- Kamek. (Alegre también) Ya lo somos, excelentísimo amo Bowser, ya lo somos...

(Los secuaces van entrando poco a poco dentro del castillo. El sol sigue ascendiendo por el cielo, y se puede distinguir nítidamente el asteroide que se aproxima velozmente hacia la Tierra)

Continuará...


(En una zona oculta y desconocida de la Tierra aterriza el Helibote conducido por el Gran Hermano Martillo. Tras salir del Helibote y pisar terreno firme, observa un gran edificio oscuro rodeado por nubes también oscuras)

(Una vez dentro del gran edificio llega hasta una sala. Entra en ella. Las paredes están bien iluminadas, aunque el centro de la sala sigue algo oscuro. Al fondo hay una mesa y un sillón giratorio en el que está sentado alguien de espaldas)

- GHM. (Se arrodilla al acercarse a la mesa) Maestro...

- Líder. (Sigue estando de espaldas al GHM) Gran Hermano Martillo, qué sorpresa oírte de nuevo. Te creía muerto.

- GHM. Y lo estuve, pero conseguí revivir.

- Líder. ¿Te crees que me importa? Fallaste en tu misión de destruir el Castillo de Bowser muchas veces.

- GHM. Yo l-lo siento... Hice todo lo que pude.

- Líder. ¡¡¿Todo lo que pudiste?!! (Gira su asiento y mira fijamente al GHM) Construí esa base en mitad del océano para ti, para que investigaras nuevas armas. Te proporcioné en multitud de ocasiones un ejército más que suficiente para acabar con esos indeseables. ¡¡¿Y qué has hecho?!! Perder una y otra y otra y otra vez. ¡¡Eres un inútil!!

- GHM. Lo siento, Maestro. Le prometo que ahora que he vuelto de entre los muertos estoy más vivo que nunca. No fallaré ni una vez más.

- Líder. Por supuesto que no vas a fallar, porque tú no vas a participar más en esta misión. Por si no lo sabías hay un asteroide de un tamaño colosal que está a punto de hacer en pocos días lo que tú nunca has conseguido en años.

- GHM. ... ¿Entonces ahora qué haré?

- Líder. Con todas las pérdidas que me has producido y con el hecho de que ya no me sirves para nada, te mataré.

- GHM. (Sorprendido) ... ¿Qué?

- Líder. No eres más que un desastre. El agente Spiriny hacía mejor su trabajo que tú, fíjate. (Hace un chasquido de dedos y empiezan a entrar guardias) Llevaos a este inútil a los calabozos. Antes de matarlo le torturaremos como es debido por su incompetencia.

- GHM. ¡¡No!! (Pega un martillazo a uno de los guardias, tirándole al suelo, y da un cabezazo a otro. Pero un tercero consigue golpearlo en la cara, lo tira al suelo y todos se abalanzan sobre él) ¡¡Soltadme!! ¡¡Ayuda!! (Uno de los guardias le pincha en el cuello una aguja con un tranquilizante y el GHM se va quedando dormido poco a poco)

- Líder. Bien hecho. Así no molestará durante un rato. Lleváoslo de mi vista. Este día va a ser muy largo.

Curiosidades

  • Kammy o s by docwario
    Al principio del episodio se vuelven a mencionar la marca de cereales KammyO's, cereales diseñados por DocWario y cuya producción está controlada por Kammy en el Reino Judía.
  • Este es el primer episodio en el que se muestran otros idiomas a parte del hablado en el Reino Champiñón (el español en la realidad). Aquí además se menciona el nombre de uno de los idiomas: el inglés. El hablado en el Condado Tomate, sin embargo, no ha sido mencionado a pesar de haber sido hablado por Kamek y Bombazulina repetidas veces.
  • En cierto momento del episodio puede leerse lo siguiente:

- Kamek. (Mirando un folleto sobre las Cuevas Saladas) Dice aquí que en lo más profundo de esta cueva habitan Paralizinchos, una especie protegida. Estos bichos me suenan de algo...

Paralizincho
Kamek menciona a los Paralizinchos, unas criaturas que ya aparecieron una vez en esta serie hace varias temporadas, en concreto la tercera (Temporada 3. Episodio 10. Un cerdo armadillo, un antiguo enemigo y un ataque).

- Kamek. ¡Gran Hermano Martillo! ¡¿Y esas criaturas que traes contigo?!

- GHM. Unidades especiales encontradas en las más profundas cuevas rojizas del Condado Tomate. Ahora veréis de qué pasta están hechas... ¡Al ataque! (Los soldados del castillo se abalanzan hacia el Gran Hermano Martillo, pero Metajefe derrota a bastantes mientras los Paralizinchos inmovilizan con su rayo a varias unidades. Algún Hermano Chomp consigue derrotar a un Paralizincho, pero poco más consigue hacer. Metajefe se ceba con Kamek, Korokoopa y Ratónito, los Paralizinchos inmovilizan a muchas tropas, y el Gran Hermano Martillo mira desafiante al Trío de Élite, quienes se echan hacia atrás)

  • La escena del epílogo está estrechamente relacionada con la escena de final de temporada de la temporada 6.


Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.