FANDOM


Cartel
Puedes volver a la parte anterior haciendo clic aquí.

Resumen

Tras una lluvia de asteroides y una pérdida de esperanza, el Castillo de Bowser está viviendo sus últimos días de vida. ¿Cómo acabará todo?

Diálogo 2

CB anocheciendo

(Horas después, ya empieza a anochecer en el Reino Champiñón. En una de las habitaciones del hospital del Castillo de Bowser se encuentran Kamek, el Trío de Élite y un doctor)

- Kamek. ¿Qué me ha pasado?

- Doctor. Le hemos hecho varios análisis y hemos obtenido un resultado.

- Guydo. ¿Traemos flores de vivo o de muerto?

- Kamek. ... Sargento Guydo, no tiene gracia.

- Doctor. Ha tenido un ataque de ansiedad. Le recomiendo reposo y mucha tranquilidad, como al paciente que tiene usted al lado. (Corre la cortina que separaba a Kamek del otro paciente, quien resulta ser Korokoopa)

- Korokoopa. ¡Kamek! Dichosos los ojos.

(Tras dar un par de instrucciones más a Kamek, se marcha el doctor)

- Kamek. El castillo es un pañuelo.

- Korokoopa. ¿Qué haces aquí? ¿Te ha tirado el Trío de Élite por las escaleras o qué?

- Paratroopi. Qué pesado estás con las escaleras.

- Kamek. No, ha sido un ataque de nervios, nada grave. Tengo muchísima presión encima.

- Goombilón. Podrías haber usado la magia de tu varita para recuperarte...

- Kamek. La tengo descargada. Agoté casi toda su energía en el Condado Tomate y nunca me acuerdo de ponerla a recargar.

- Guydo. Bueno, Kamek, pues si estás bien nosotros nos vamos a vivir los últimos días de nuestra vida. Hasta mañana.

(Se va el Trío de Élite)

- Korokoopa. ... ¿Cómo que “últimos días de nuestra vida”? ¿No habéis solucionado lo del asteroide?

- Kamek. No. No hay manera. Y no me hables del tema porque me pongo nervioso otra vez.

- Korokoopa. ¿Sabes qué remedio hay para quitarse el estrés y nervios? (Kamek niega con la cabeza, y en ese momento Korokoopa abre un cajón cercano y saca una botella de licor) Esto funciona siempre. ¿Tienes vasos?

...............................................................................................................................

(En el pasillo del hospital el Trío de Élite se encuentra con una Koopa enfermera)

- Paratroopi. (Ve a la Koopa que se acerca a él) ¿Marta?

(La Koopa le da a Paratroopi una torta en la cara)

- Goombilón. ... Ey, ¿quién eres tú para pegar a mi amigo?

- Marta. Paratroopi, maldito mentiroso, ¿cómo no me contaste que ya salías con alguien?

- Paratroopi. Eh... Eh...

- Guydo. (Susurrando a Goombilón) Ostras, ¿a que va a ser esta la otra novia de Paratroopi?

- Marta. (Llorando) Me has roto el corazón, mentiroso.

- Paratroopi. ¿Có-cómo te has enterado?

- Marta. Iba a visitarte ayer cuando te vi con ella. Esta relación se ha acabado, Paratroopi. (Sale corriendo del lugar)

- Paratroopi. ¡Espera, Marta!

- Goombilón. Bueno, pues parece que ya todas las dudas se te han resuelto. Sólo te queda seguir con Kaproopa, ¿no es genial?

- Paratroopi. Es dura esta situación. He vivido momentos tan bonitos con Marta, tanto tiempo juntos... Nunca lo olvidaré.

- Goombilón. ... Pero si la conociste hace una semana.

- Paratroopi. En fin, tendré que seguir adelante.

- Guydo. Un momento, entonces ahora esa tal Marta no está contigo, ¿no? (Paratroopi niega con la cabeza y Guydo empieza a correr por el pasillo) ¡Marta! ¿Quieres salir conmigo? ¡Yo no te romperé el corazón, lo prometo!

- Paratroopi. Guydo está desesperado...

- Goombilón. Muy desesperado...

_______________________________________________________________

CB Noche
(Horas después ya es de noche. De vuelta a la habitación hospitalaria en donde descansan Korokoopa y Kamek, ambos están borrachos tras haber bebido demasiado...)

- Kamek. (Borracho) Pues yo tengo la tarea de salvar a este castillo del asteroide gigante y se me acaban las ideas, pfff… Jajajaja… Menudo problema.

- Korokoopa. (También borracho) ¿A eso lo llamas problema? Yo sí que tengo problemas.

- Kamek. Seguro que no tan desastrosos como los míos.

- Korokoopa. Escucha y verás. Mi hermana está enamorada del tonto del castillo.

- Kamek. ... ¿Y?

- Korokoopa. ¿Te parece poco que Paratroopi haya ligado con Kaproopa? ¡Jajaja!

- Kamek. Jajajaja. Bueno, no sé... Se le ve buen chaval, ¿no?

- Korokoopa. Pero no me gusta para ella. He intentado mil cosas para acabar con su relación, pero no hay manera. He intentado separarlos, he intentado juntar a Paratroopi con Disc y con Fuzzya, hasta le he hecho fotos falsas... Pero no hay manera, siempre acabo yo mal...

- Kamek. Pfff... Jajaja. La verdad es que no has tenido mucha suerte, pero yo mucha menos. Ahora te contaré lo mio: estoy desquiciado con mi madre. Pensé que al llegar mi padre se la llevaría a su idílico castillo en la Isla Yoshi, pero los dos se han quedado a vivir en mi casa. Yo sé que mi madre me quiere o que me habrá querido alguna vez, pero no la soporto. ¡No la soporto! Jajaja.

- Korokoopa. ¡Jajajaja! Pues tú al menos te hablas con tus padres. Yo desde que casi enveneno a mi padre en la Nochevieja pasada noto nuestra relación algo resentida.

- Kamek. Además cada vez me voy sintiendo más solo... Ya Goombi casi no me hace caso; no es como en aquellos tiempos en que le enseñaba toda la magia que conocía.

- Korokoopa. Es que los hijos cuando llegan a adolescentes pasan mucho de los padres.

- Kamek. Si al menos fuera mi hijo... Él no es más que un compañero que me ayuda a combatir esta profunda soledad. Mi madre tenía razón, me estoy quedando solo... (empieza a llorar ligeramente)

- Korokoopa. Kamek, ¿estás llorando? Qué mal te sienta el alcohol.

- Kamek. Es que no entiendo por qué nos va tan mal en la vida... ¿Cómo hemos acabado así?

- Korokoopa. Tiene que haber alguien arriba que se esté riendo a carcajadas de nosotros, seguro.

- Kamek. Tal vez el asteroide no sea algo malo. ¿Y si es lo que va a poner fin a todo nuestro sufrimiento?

- Korokoopa. Uh, Kamek, ya estás diciendo cosas sin sentido...

- Kamek. Piénsalo bien. Si nos fulmina a todos ya no habrá más problemas, no habrá más madres pesadas, ni más Paratroopis que te hagan de rabiar...

- Korokoopa. También es verdad. Para todo lo malo que nos queda por vivir, pongámosle fin ya, ¿no?

- Kamek. ¡Bien dicho! (Sigue bebiendo)

(Entra un enfermero y se asombra)

- Enfermero. ¿Pero qué están haciendo? ¡No pueden tomar ese tipo de bebidas aquí!

- Kamek. Cállese, imbécil.

- Korokoopa. Se nota que eres hijo de Kammy. Te sale tu vena agresiva.

- Enfermero. (Les quita los vasos y la botella) Duerman con tranquilidad, necesitan recuperarse.

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Al día siguiente por la mañana, parte del cielo se encuentra oscurecido por el tamaño del asteroide que se aproxima al Reino Champiñón. En la sala de reuniones del Castillo de Bowser todos están reunidos otra vez. Están: Bowser, Kamek (padre), Goombi, Ratónito, Robert, Kaproopa, el Trío de Élite, Bombazulina, Fuzzya, Don Huesito y Rita-disc. Todos están discutiendo unos con otros nerviosos)

- Bowser. Tiene la palabra Robert, consejero del castillo.

(Robert se sube a la plataforma al lado de Bowser y mira a todo el público)

- Robert. Queridos compañeros. Tras horas y horas de trabajo ininterrumpido he llegado a una conclusión.

- Bombazulina. ¿Has encontrado la solución a este problema?

- Ratónito. (Asomado por la ventana) Pues dilo pronto porque esa roca gigante ya está bien cerca.

- Robert. Eh... ¿Me dejáis acabar la frase? Iba a decir que no he encontrado ninguna solución.

(Todos miran furiosos a Robert)

- Fuzzya. ¿Y por qué nos has reunido?

- Robert. Pues para daros el último adiós.

- Bowser. Yo lo mato... ¡Es que lo mato!

- Kamek (padre). Cálmese, joven amo Bowser.

(Todos se preocupan)

- Robert. He estado investigando durante todos estos días pero no hay manera de sobrevivir a esta catástrofe apocalíptica. No se puede desviar el rumbo del asteroide, no se puede destruir por su gran tamaño... La única solución que detendría este caos es que explotara en otra parte, un lugar lejano, desierto y de gran tamaño...

- Guydo. Espera un momento, ¿qué has dicho?

- Robert. Puf, me da mucha pereza repetirlo.

- Guydo. Yo conozco un sitio que podría soportar sin problema la explosión por grande que sea.

- Bowser. ... ¿Cuál?

...............................................................................................................................

(En las más profundas cuevas laberínticas del Reino Champiñón se encuentran todos los secuaces de antes reunidos en torno a una tubería de un color diferente al resto de tuberías de alrededor. Robert está metiendo la cabeza en el interior de dicha tubería para ver su interior, pero la saca)

- Robert. ¿En serio esta tubería comunica con otra dimensión? Así que los rumores eran ciertos...

- Guydo. Hace más de dos años Goombilón, Paratroopi y yo nos metimos en ella y acabamos en un mundo infinito; creo recordar que se llama el “mundo –1” o algo así. Salimos de milagro.

- Don Huesito. No es realmente infinito ese mundo del que hablas, lo que ocurre es que el tiempo no pasa en ese mundo. Por ello, cuando intentas salir de ahí por otra tubería se produce una alteración a gran escala, porque en teoría sigues estando en la misma hora, minuto, segundo y milésima en la que entraste a ese mundo, así que acabas de nuevo en el principio. Y así una, y otra, y otra vez.

- Goombilón. Ya entiendo los planes del Sargento Guydo. Si consiguiéramos que el asteroide entrara por esta tubería, explotaría dentro del mundo y nunca llegaría a esta dimensión, ¿correcto?

- Guydo. Yo no podría haberlo explicado mejor.

- Rita-disc. A ver, el asteroide tiene un diámetro parecido a todo este reino. ¿Cómo váis a conseguir que entre por este huequecito tan chiquitín?

- Robert. Podríamos expandir su diámetro trabajando duro estos días. Podríamos sacar la tubería a la superficie y agrandarla en el cielo para que recoja el asteroide.

- Bowser. Perfecto, pues quiero a absolutamente todo el mundo trabajando en esto. ¡¡Que todo el mundo deje sus trabajos y construyan la mayor tubería de la historia de este reino!!

(Todos gritan con esperanza)

_______________________________________________________________

(Comienza la música 3)

(A continuación se puede ver a cámara muy rápida cómo todos los secuaces trabajan unidos día y noche para construir la tubería gigante. Primero escavan un orificio vertical en las Cuevas del reino por el que se alzará la tubería. Cuando esta tubería ya ha salido al exterior, los secuaces siguen colocando el material necesario para que siga creciendo hasta el cielo. Paratroopas, Paragoombas, Boos, Helicoguys y otros secuaces voladores van colocando las piezas nuevas de la tubería unas encima de otras y la tubería va creciendo)

- Bowser. ¡Trabajad más rápido! Todavía no hemos llegado a la parte complicada y aún nos queda mucho trabajo. (Golpea varias rocas gigantes para destrozarlas en pequeños pedazos y proporcionar material necesario a sus secuaces. Una vez la tubería ha alcanzado el cielo, es hora de ensanchar su diámetro hasta que alcance todo el reino)

- Paratroopi. ¿Cuánto tiempo nos queda?

- Bowser. Esta noche y todo el día de mañana. No va a haber descanso para nadie, ¿me oyes?

- Paratroopi. ¡¿Cómo vamos a crear una tubería de muchos kilómetros de radio en tan solo una noche y un día?! Vamos a necesitar mucha energía.

- Bowser. Piensa que es o eso o la muerte...

(Paratroopi vuelve al trabajo sin dudarlo)

...............................................................................................................................

(Por la noche, muchos Helicoguys sobrevuelan la zona con potentes focos para que el resto de secuaces pueda seguir trabajando por la noche. La gran tubería sigue ensanchándose, aunque sigue siendo demasiado estrecha para abarcar el asteroide)

...............................................................................................................................

(Cuando amanece, la tubería ha alcanzado un gran diámetro. Todos los secuaces están muy cansados, pero siguen trabajando. El día sigue pasando, aunque apenas se puede ver la luz, pues está tapada por el gran asteroide)

(Al mediodía, la tubería está acabada y el asteroide está bien cerca de la Tierra. Todos los secuaces observan desde el extremo más alejado del centro del Reino Champiñón la escena)

- Rita-disc. Hay algo que sigo sin entender... ¿Por qué hemos construido una tubería de cuerpo tan delgado y solo hemos ensanchado la cabeza?

- 'Guydo.' Porque el portal que conduce a la otra dimensión está en la cabeza de la tubería. Da igual lo grande o pequeño que hagas el resto del cuerpo. El tamaño que tenga la cabeza es el tamaño que tendrá el portal; el asteroide no cruzará la tubería por completo, sino que nada más tocar la cabeza acabará en el mundo –1.

- Ratónito. Yo me he perdido en la explicación, pero me lo creo.

- Goombilón. Ay... Qué nervios... Ya se acerca...

- Goombi. ¿Alguien tiene unas últimas palabras que decir? Lo digo por si sale mal este plan.

- Fuzzya. (Temblando) Sois todos una panda de psicóticos obsesivos.

- Ratónito. (Fingiendo emoción, irónicamente) Qué bonito eso que has dicho. Me ha llegado al corazón, Fuzzya.

- Don Huesito. Fuzzya, esta es la nuestra última oportunidad para morir los dos juntos y enamorados.

- Fuzzya. ¿Yo enamorada? ¡Jajaja! No sé qué te habrás tomado, Don Huesito, pero te envidio.

- Robert. Yo quería deciros que aunque vosotros os vayáis de aquí y yo siga permaneciendo en este mundo, os llevaré en mi corazón en todo momento. Este año y medio ha sido el mejor de toda mi vida, gracias a vosotros he conseguido superar mis miedos y mi timidez y... (Ratónito le interrumpe)

- Ratónito. Sí, sí, blah, blah, blah. Tampoco te tires media hora hablando, que el resto también queremos despedirnos, ¿no crees? (Se pone melancólico) Yo quería deciros que estos años que he estado con vosotros me lo he pasado genial. No los cambiaría ni por mil tartas.

- Kammy. Uy que no. El que nace glotón, muere glotón. Así es la vida, rata gorda.

- Ratónito. Tengamos la fiesta en paz, Kammy. ¿Tú no quieres contarnos nada?

- Kammy. La verdad es que sí. Yo quería haber vivido más tiempo para poder haceros la vida imposible. Gracias a que os he insultado, pegado y fastidiado me he divertido mucho y me da pena que esto se vaya a acabar. Y para vuestra información, al final he decidido no marcharme porque me da mucha pereza hacer el equipaje.

- Bombazulina. ... Nos lo tomaremos todo lo que has dicho como algo bonito... (Pensativa) Un momento, ahora que me doy cuenta... ¿Y Kamek?

...............................................................................................................................

(Por otra parte, en el hospital del Castillo de Bowser...)

- Enfermero. (Entrando en la sala de Kamek y Korokoopa) Buenos díaaaass... ¿Preparados para ver el asteroide?

- Kamek. (Tapándose la cabeza con las sábanas) Argh... Qué dolor de cabeza...

- Korokoopa. No lo soporto... Mi cabeza me da mil vueltas por segundo...

- Enfermero. Despierten, que queda nada para que el asteroide llegue a la Tierra.

- Kamek. ¿Y para eso nos despiertas? Te bajaría el sueldo por tu incompetencia, ¿pero para qué? Total, no vamos a salir de esta...

- Enfermero. No sea tan agorero, jefe Kamek. ¿No se ha enterado del plan del amo Bowser?

- Kamek. ... ¿Qué plan?

- Enfermero. Asómese por la ventana y verá.

- Kamek. ... No se ve el cielo. ¿Todavía es de noche?

- Enfermero. No. Es una tubería que nos va a salvar.

- Korokoopa. ¿Una tubería? No entiendo.

(El enfermero empieza a explicarles todo. Al cabo de 3 minutos ya conocen todo el plan)

- Kamek. Rayos... Desearía haber estado allí para cooperar.

- Enfermero. El amo y todo el resto de secuaces se encuentran en una de las islas de los Islotes Vivorretrato para presenciar desde lejos el gran final que se avecina. Yo venía a darles de alta a don Korokoopa Blantuga y a usted; ya están recuperados, por lo que pueden marcharse de aquí con total tranquilidad.

- Korokoopa. ¡¡Al fin!! Tanto tiempo he esperado este día...

- Kamek. (Saca su escoba voladora y se monta en ella) ¿Dónde dices que estaban?

- Enfermero. En los Islotes Vivorretrato.

- Kamek. Perfecto, me da tiempo a llegar. Voy a por mi varita y voy.

...............................................................................................................................

(Mientras tanto, de vuelta al lugar donde se encuentra la mayoría de los secuaces del castillo, todos miran con detenimiento el cielo)

- Kaproopa. (Boquiabierta) Cuanto más se acerca el asteroide más me asombro...

(Cae una roca pequeña al suelo, cerca de todos los secuaces)

- Goombilón. ... Oh, oh...

- Paratroopi. Otra lluvia de meteoritos…

(Caen más y más rocas por la zona)

- Bowser. ¡¡Todos a cubierto!!

(Bowser y el resto de Koopas se meten dentro de sus caparazones, los Boos se hacen intangibles y los Magikoopas unen la magia de sus varitas para generar un campo protector. Empiezan a caer rocas cada vez más grandes, muchas de las cuales chocan contra el campo y se destruyen)

- Kammy. ¡Quiero a todos los Magikoopas contribuyendo al campo protector!

- Magikoopa 1. Kammy, no tenemos suficiente poder para resistir mucho más.

- Kammy. ¡¿Cómo podéis ser tan fracasados para una lluvia de piedrecitas de nada?!

- Magikoopa 2. ¡Kammy, las “piedrecitas” tienen el tamaño del amo Bowser!

- Kammy. ¡¿Es que acaso no has visto la madre de todas las piedras que tenemos en el cielo?!

(El campo protector se va debilitando poco a poco, cambiando de un color azul celeste a uno rojo de emergencia, pasando antes por uno amarillo de precaución)

- Goombi. (Resistiendo con su magia) ¡No podremos aguantar mucho más...!

(Mientras ellos resisten, el asteroide ya ha entrado en la atmósfera y la lluvia de rocas se agudiza. Apenas se puede ver a pocos metros de distancia del campo porque las rocas caen a montones contra el suelo)

- Ratónito. (Temblando de miedo) No quiero ni mirar... (se tapa los ojos)

- Goombilón. Adiós, mundo cruel.

(Justo cuando parece que el campo protector va a desaparecer, aparece Kamek mágicamente y ayuda a que el campo vuelva a estabilizarse con un color azul celeste. Todos miran a Kamek)

- Todos. ¡¡Kamek!!

- Kamek. ¡¡Callaos y seguid resistiendo!!

- Ratónito. ... Encima que te recibimos cariñosamente... Qué borde estás.

(El asteroide ya lleva casi la mitad de su cuerpo metido dentro del portal dimensional. La lluvia no se agrava pero rocas grande siguen cayendo contra el campo. El campo se colorea de amarillo)

- Guydo. ¡Lo estamos consiguiendo! ¡Lo estamos consiguiendo!

(La lluvia va cesando poco a poco. El asteroide ya se ha introducido completamente en el portal dimensional y sólo quedan unas pequeñas rocas que caen desde el cielo. Cuando todo se ha calmado, los Magikoopas disuelven el campo y caen rendidos al suelo para descansar, los Boos se vuelven a hacer tangibles, los Koopas salen de sus caparazones...)

(Para la música 3)

- Goombi. (Sudando por los nervios) Por poco no lo contamos...

- Paratroopi. Jefe Kamek, ¡qué alegría que hayas venido! ¿No tenías tu varita descargada de energía?

- Kamek. Mientras estaba en el hospital la dejé cargando, menos mal...

- Rita-disc. Eh... ¿Entonces ya está? ¿Ya ha desaparecido el asteroide?

- Guydo. Ahora mismo habrá generado una explosión gigante en el mundo –1, pero como es infinito nunca nos llegará.

- Don Huesito. Que no es infinito, ya lo expliqué antes.

- Bowser. (Sale de su caparazón) Yo me tengo que tomar unas buenas vacaciones después de toda esta locura...

- Bombazulina. Todos, amo Bowser, todos necesitamos un buen descanso.

- Robert. No me lo puedo creer, hemos salvado el mundo. ¿No os dáis cuenta?

- Goombilón. Sí. Hemos hecho lo imposible... Todavía sigo sin creérmelo...

- Kaproopa. Paratroopi, ahora que me acuerdo, ¿qué es eso que me querías decir ayer antes de que la primera lluvia de meteoritos atacara el castillo?

- Paratroopi. ¿Qué? Oh, eso... Eh, pues... Quería decirte que... Que te quiero mucho, Kaproopa, y que eres la mujer de mi vida.

- Kaproopa. ¿En serio?

- Paratroopi. (Se arrodilla y le coge la mano a Kaproopa) ¿Quieres casarte conmigo? (Todos se sorprenden)

- Kaproopa. (Casi sin palabras) ¡Claro que sí quiero! (Se besan y todos aplauden)

- Ratónito. (Intentando aguantar la risa) Pfff... Jajaja...

- Bombazulina. ¿Qué te hace tanta gracia?

- Ratónito. La cara que va a poner Korokoopa en cuanto se entere de esto.

- Bowser. (Muy alegre) ¡Volvamos al castillo! Pienso celebrarlo como es debido. Dentro de un par de horas os quiero a todos en la sala de reuniones, ¿entendido? (Todos asienten y gritan de orgullo y alegría por haber sobrevivido)

_______________________________________________________________

CB Korokoopa
(En la habitación de Korokoopa, este entra en su habitación)

- Korokoopa. (Buscando por todos lados) Tengo que encontrar mi ordenador. Así Kaproopa podrá ver la foto de Fuzzya y Paratroopi y cortarán, je, je...

(Ve el ordenador tirado en el suelo en un rincón)

- Korokoopa. ... ¡¡Aaaahhh!! (Lo coge y lo ve destrozado) ¡¿Qué te ha pasado, mi ordenadorcito?! (Lo abre y se rompe. Empieza a llorar) Con lo que me costó conseguirlo... A tomar vientos un dineral y la foto definitiva...


CB Sala de reuniones
(Horas después, en la sala de reuniones se encuentran todos los protagonistas reunidos)

- Ratónito. (Hablando por el móvil) Si mamá, todo bien. No os preocupéis porque todo ha salido bien al final.

- Kaproopa. (Hablando también por el móvil) Seguimos bien Korokoopa y yo, gracias por preguntar. Oye, papá, ¿qué tal estuvo tu viaje al Marquesado Lechuga? Nos habrás traido un recuerdo del viaje, ¿no? (Se empieza a reir) ¿Una ensalada? ¡Jajaja!

- Kamek. (Se acerca arrepentido a Kammy) Madre...

- Kammy. (Mirando a otro lado enfadada) ¿Qué quieres?

- Kamek. Quería que me perdonaras por lo que dije el otro día. Fue sin pensar, por los nervios.

- Kammy. Aunque no lo pensaras, bien que te salió de tu boca. Vete ahora que puedes, no te vaya yo a destrozar la vida de nuevo.

- Kamek. Madre, los dos sabemos que eso no va a pasar. (Kammy sigue distante)

- Robert. (Se acerca a los hombros de Kamek) Kammy, perdona a Kamek, anda. ¿Dónde está tú espíritu navideño?

- Kammy. Murió hace mucho.

- Robert. Aunque solo sea por la Navidad, anda, ¿qué te cuesta perdonarlo?

- Kammy. No pienso perdonarle por nada en el mundo.

- Kamek. Entonces tendré que tirar el micrófono nuevo que te había comprado expresamente para que me perdonaras...

- Kammy. ... Hijo mío, ¿sabes cuánto te quiero?

- Kamek. ¿No decías lo contrario hace unos instantes?

- Kammy. No lo recuerdo. A veces tengo mala memoria.

- Goombi. Y mala leche...

- Bowser. (Coge una cuchara y una copa y golpea esta última con la cuchara) Secuaces, silencio. (Todos se callan) Gracias. Hoy se cumple un día realmente glorioso para la historia de este castillo. Hemos conseguido superar nuestros miedos y trabajar juntos para superar este obstáculo que la vida nos ha puesto.

- Ratónito. Bueno, obstáculo, obstáculo... Yo más bien diría montaña...

- Bowser. Shhh, calla que estoy hablando. Como quiero agradeceros todo vuestro trabajo y vuestra paciencia, brindemos con champán. (Hace un chasquido de dedos y varios Boos dan copas y champán a todos los secuaces)

- Goombilón. Yo habría preferido un aumento de sueldo...

- Bowser. No, no, al contrario. Os pienso bajar vuestros sueldos. ¿Os creíais que puedo permitirme pagaros una millonada al mes? Y además ya no necesito reteneros en contra de vuestra voluntad porque ya no hay asteroide, así que... Bienvenidos a la vida normal de nuevo.

- Guydo. (Alegre) Qué bien, ya vamos siendo un castillo normal con gente que se respeta y que trabaja junta para conseguir una meta en la vida...

(Aparece Korokoopa hecho una furia)

- Korokoopa. ¡Paratroopi, yo te mato!

- Paratroopi. ... ¿Por qué?

- Korokoopa. ¡La foto que tenía guardada en mi ordenador ha desaparecido! ¡¡Has roto el ordenador aposta!!

- Paratroopi. Ey, ey, que fue una lluvia de meteoritos. (Korokoopa y Paratroopi se pelean en mitad de la sala) ¡Aaah!

(Todos miran la escena rodeando a ambos Koopas)

- Robert. (Mirando a Guydo después de la última frase que ha dicho) Bueno... Todavía hay gente que no se respeta tanto...

- Ratónito. Aún nos queda mucho hasta ser un castillo normal...

(Helibotes van volviendo al Reino Champiñón con habitantes ansiosos de recuperar sus antiguas vidas y residencias mientras el sol se pone en el horizonte para dejar paso a la noche que oscurece una vez más todo el reino)

Curiosidades

  • La visión del futuro que había presenciado Kamek de joven era en realidad el mundo -1 del año 2018, haciéndole pensar que era el verdadero Reino Champiñón.
  • GiantDreamyBowser
    Una de las músicas utilizadas en este episodio (la de Mario y Luigi: Dream Team), es utilizada en el juego original en una batalla de grandes dimensiones. Esta música está enlazada con las grandes dimensiones del asteroide al que se tienen que enfrentar los secuaces de Bowser.
  • Este episodio devuelve una de las escenas que hacen su primera aparición en la primera temporada de la serie: el mundo -1. Este aparece en LTS. Temporada 1. Episodio 3. Un tesoro pixelado, una amenaza y el mundo -1.
  • Princessshroobthrone
    El campo protector que generan los Magikoopas para resistir los impactos de las rocas envueltas en llamas y sus colores azul, amarillo y rojo se asemejan al campo protector que utiliza la Reina Shroob al combatir a Mario y Luigi con su trono.
Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí. O también puedes ver el siguiente capítulo aquí.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.