FANDOM


Máquina atención
Este episodio es bastante largo y contiene escenas violentas, así que se recomienda tener cuidado y no leerlo si se es sensible. También hay que recordar que en este episodio especial aparecen personajes de distintas temporadas de la serie, así que no está relacionado con la historia principal.

Resumen

Unos inofensivos días de descanso fuera del Castillo de Bowser podrían convertirse en peligro y problemas para los secuaces de Bowser.

Intro LTS Temp.7. Fregona

(Un día por la mañana está durmiendo tranquilamente Spiriny. De repente es despertado por alguien, Spiriny abre los ojos y empieza a ver lo que sucede a su alrededor. Se encuentra en la sala de reuniones del castillo acompañado de muchos secuaces: Kamek, Kammy, Ratónito, Bombazulina, el Trío de Élite, Korokoopa, Kaproopa, Popkey, Bob-by, Fuzzya, Don Huesito, Rita-disc y Robert)

- Korokoopa. (Tocando el caparazón de Spiriny) Amigo, te habías dormido. ¿Estás bien?

- Spiriny. (Bosteza) Algo cansado... ¿Para qué habíamos venido aquí?

- Kamek. Eso mismo me pregunto yo. (Mira a Kammy) Madre, tú eres la que nos has reunido a todos. ¿Qué ocurre?

- Ratónito. (Cruzando los dedos y pensando en su mente) Por favor, que diga que se está muriendo, que lo diga...

- Kammy. Desde hace unos años me embarqué en un ambicioso proyecto para construir un hotel.

- Kamek. ... ¿Has gastado dinero en la construcción de un hotel? ¿Y cómo no me lo habías contado antes?

- Kammy. Porque no quería que me quitaras la ilusión de tener mi propio hotel, Magikoopa metomentodo.

- Bob-by. ¿Y a nosotros qué nos incumbe todo eso? Por curiosidad...

- Kammy. Antes de abrir mi hotel al público y empezar a recuperar el dinero invertido me gustaría que todos vosotros pasárais una noche ahí y que dierais vuestras opiniones sobre la calidad y el servicio.

- Guydo. ¿Quién va a ir a un hotel dirigido por una mujer como tú? Después de cómo nos has tratado todo este tiempo dudo que nadie quiera siquiera pisarlo.

- Kammy. Es gratis.

(Todos se levantan ilusionados y decididos)

- Korokoopa. Me están entrando muchas ganas de ir, mira por dónde...

- Bombazulina. Será divertido.

- Ratónito. ¿La comida es gratis también?

- Kammy. Sí, pero no te pases de la raya, rata gorda.

- Ratónito. Esa no es manera de tratar a un cliente, Kammy.

- Kammy. Cierto, con lo que abultas es como tratar con dos o tres clientes a la vez. ¡Ve al hotel de una vez y cierra el pico!

- Rita-disc. ¿Os habéis vuelto locos? No podemos dejar el castillo todos a la vez; se notará nuestra ausencia.

- Kamek. Tienes razón. Robert, te dejo al mando del castillo hasta que volvamos.

- Robert. Entendido, jefe Kamek.

- Rita-disc. ¿Tú también, Kamek? No me lo esperaba de ti... Yo no pienso ir con vosotros. Cuando Bowser vea que no estáis se os quitará esa extraña alegría que lleváis todos.

- Paratroopi. Nos acordaremos de ti mientras descansamos, Disc.

- Rita-disc. ... Alucinante...

(Se van yendo todos apresurados)

- Goombilón. ¡Rápido! Cuanto más tardemos en llegar menos tiempo tendremos para descansar.

_______________________________________________________________

(Varias horas después, todos los Helibotes que transportan a los secuaces de Bowser aterrizan en un suelo cercano al hotel. Todos los secuaces salen a tomar el aire y se estiran)

- Kaproopa. (Estirándose) ¡Uoooo! Al fin en tierra.

- Fuzzya. ¿Dónde está el famoso hotel, Kammy?

- Kammy. Está ante vuestros ojos, panda de ciegos.

Hotel Kammy
(Todos miran al frente y a unos 100 metros se puede ver un hotel de tres plantas con cinco ventanas frontales por piso. Varios árboles y plantas decoran el exterior del hotel y una cara gigante y luminosa de Kammy descansa sobre el techo del edificio. Cuando los secuaces se acercan a la puerta se puede distinguir un tablero dorado con el nombre “Hotel Kammy” escrito en él)

- Don Huesito. “Hotel Kammy”. Qué original…

- Fuzzya. ¿Cinco estrellas tiene este hotel? Habrá que verlo...

- Kammy. Pasad, pasad sin miedo.

(Kammy alza la varita y las puertas de entrada se abren. El interior de la estancia está dominado por la oscuridad, pero todos entran cuando la Magikoopa enciende las luces presionando un interruptor. Todos los secuaces admiran con asombro los decorados abundantes de la sala de recepción)

Interior Hotel Kammy

- Kamek. Impresionante. ¿Cuánto dinero te has gastado en todo esto?

- Kammy. Ya hablaremos, hijo, por el momento disfruta y no seas tan negativo.

- Kamek. Eso, madre, ya hablaremos...

- Ratónito. (Se acerca a la zona de atención al cliente mientras los últimos secuaces que entran cierran la puerta) ¿No hay nadie en recepción? ¿Qué parte de “cinco estrellas” no entendiste, Kammy?

- Kammy. (Confusa) Es extraño, esta mañana llamé al hotel para reservarlo entero para nosotros y para que todo el personal estuviera preparado...

- Ratónito. Me parece muy mal que nos trates como a meros clientes. (Aprieta numerosas veces un timbre campana) ¡Quiero la hoja de reclamaciones! (Se mira la mano y la ve manchada de sangre) Uh, el timbre está manchado de pintura.

(Spiriny se acerca, mira la mano de Ratónito y se asombra)

- Spiriny. E-eso no parece pintura... ¡Es sangre!

- Kammy. ¿Sangre? (Mira la pared en frente de Ratónito y distingue una huella de sangre con la forma de una mano extendida. Se asoma por debajo del mostrador y ve un cadáver) ¡¿Qué demonios?!

(Todos se asoman por el mostrador y ven el cuerpo inerte tendido en el suelo. Su alrededor está lleno por algunas manchas de sangre y un cuchillo clavado en su estómago. Spiriny se acerca y toca el cuerpo mientras el resto empieza a preocuparse y a asustarse)

- Kaproopa. Tengo mucho miedo... (Se abraza a Korokoopa y a Paratroopi, quienes se miran con odio)

- Kammy. Se trata de uno de mis trabajadores...

- Spiriny. Hmmm... El cuerpo ya está bastante frío, y por lo que veo la víctima fue apuñalada brutalmente en el vientre hasta la muerte.

- Guydo. Muy agudo, don detective, pero eso lo sabemos todos...

- Kammy. En cuanto encuentre al responsable se va a enterar. ¡Nadie asesina a mis trabajadores!

- Spiriny. Lo que me extraña es que la víctima apenas se hubiera movido de su puesto durante el asesinato...

(Se apagan las luces y se enciende una gran pantalla al fondo de la recepción. Todas las miradas de los secuaces se fijan en ella, aunque sólo se ve un fondo blanco casi cegador. De repente empiezan a escucharse risas y se forma una oscura silueta entre todo el fondo blanco)

- ??? (pantalla). Upupupupupu...

- Kamek. ¿Quién es ese?

Monokuma camera upupupu
(El fondo blanco se atenúa y se puede ver en primer plano un oso un tanto peculiar. Una mitad es blanca como la nieve y la otra oscura y marcada por un ojo rojo brillante y unos dientes puntiagudos)

- Don Huesito. Por la sonrisa apostaría que proviene del Reino Judía.

- ??? (pantalla). Bienvenidos todos al gran espectáculo que está a punto de comenzar. Mi nombre es Monokuma, para todos aquellos impacientes que se estén preguntando por el nombre de este oso tan apuesto y atractivo.

- Spiriny. (Mira a Kammy) ¿Esto es parte del acto de bienvenida?

- Kammy. ¡Por supuesto que no, bicho descerebrado! (Mira a Monokuma) ¡¿Quién te has creído que eres para entrar en este hotel MÍO sin permiso y montar todo esto?!

- Monokuma (pantalla). Soy el nuevo director de este hotel. ¿Aún no te has enterado? Tuve que tomarlo por la fuerza y hacer ciertas modificaciones aquí, pero todo ya está bajo control.

- Fuzzya. (Confusa) Bueno, a mi se me han quitado las ganas de descansar aquí, así que si me disculpáis yo me vuelvo al Reino Champiñón. (Se dirige a la puerta. En ese mismo instante unos focos se encienden y apuntan a la puerta de salida, la cual está cerrada a cal y canto con ayuda de decenas de candados y refuerzos de acero)

- Monokuma (pantalla). Lo siento mucho, pero no puedo dejaros salir así de sencillo después de haberos recibido aquí con esta magnífica presentación, ¿no creéis? Todos vosotros váis a pasar un tiempecito aquí como buenos huéspedes, si no queréis correr el mismo riesgo que vuestro amigo de recepción.

- Goombilón. (Sudando) Decidme que todo esto es una broma pesada...

(Las luces de toda la sala se encienden y las escaleras de subida a pisos superiores se inhabilitan con barrotes de acero móviles)

- Kamek. ¿Dónde te escondes? ¿Qué quieres de nosotros?

- Monokuma (pantalla). Yo estoy en un lugar seguro, no como el infierno en el que se convertirá ese precioso hotel. Upupupupupu... Y con respecto a la segunda pregunta, deseaba que alguien se lo cuestionara. Como soy bondadoso, he pensado en haceros un gran regalo que seguro acabaréis agradeciendo con alegría y entusiasmo. ¿No es genial?

- Paratroopi. ¿Un regalo? ¿Qué tipo de regalo?

Monokuma face
- Monokuma (pantalla). (Se acerca terroríficamente a la pantalla y su rostro se oscurece, a excepción de su ojo izquierdo que brilla tan rojo como antes) Os voy a poner a prueba. En este juego en el que estáis a punto de participar deberéis sacar a la luz vuestras mejores habilidades para conseguir llegar a la victoria. Descubriréis quiénes son vuestros verdaderos amigos, en quiénes podéis realmente confiar... o no. Upupupupu... (Deja de estar tan cerca de la pantalla)

- Bombazulina. ¿Qué juego es ese?

- Monokuma (pantalla). Uno en el que cometiendo el crimen perfecto sin ser descubiertos os dará la llave para salir de estas monstruosas instalaciones. Siendo 15 huéspedes me parece que el juego durará bastante, ¿no creéis?

- Bob-by. Pero si somos 14 solamente... ¿Dónde está el huésped número 15?

(Sale del techo un cartel luminoso indicando el fondo de la sala, donde se encuentra el Gran Hermano Martillo apoyado en la pared. Todos se quedan boquiabiertos al verlo)

- GHM. (Con un gesto de frustración, mirando cabizbajo al suelo) Ya estamos todos...

Intro HK

(Quedan 15 huéspedes...)


Diálogo (parte 1)

(Día 1. 11:47)

Hotel Kammy
(En la sala de recepción del hotel siguen permaneciendo los 15 huéspedes y Monokuma en la pantalla central)

- Kamek. ¿Qué estás haciendo tú aquí?

- GHM. Lo mismo que vosotros. El que está detrás de todo esto consiguió localizarme y dejarme inconsciente. Cuando desperté aquí hace un par de días estuve retenido junto con el resto de trabajadores en este hotel, y de repente acabaron muriendo todos excepto yo.

- Kammy. ¡¿Qué?! ¡¿Todos están muertos?! (GHM asiente)

- Don Huesito. ¿No hay ninguna salida de emergencia?

- Kammy. En verdad no la hay... No había dinero suficiente como para crearla.

- Fuzzya. Esto es fantástico. Muchísimas gracias, Kammy, por el lío en el que nos acabas de meter sin necesidad.

- Kammy. Cállate. Vamos a salir de aquí por la fuerza. Tiraré abajo yo misma la puerta si hace falta. (Alza su varita, pero la estancia se ilumina entera de rojo)

- Monokuma (pantalla). Ey, ey, cuidado con lo que haces. Cualquiera que intente salir de aquí sin mi permiso será brutalmente asesinado. Y no creáis que no os veo; he instalado cámaras de vigilancia por todos los rincones del hotel.

- Guydo. Esto es demencial...

- Monokuma (pantalla). Bien, si dejáis de ser tan insolentes y me permitís hablar, que no tenemos todo el día, procederé a explicaros claramente cómo se desarrollará el juego y cuáles son las reglas, ¿vale? Si os acercáis a un tablón de anuncios al fondo de la sala podréis ver las normas que deberéis cumplir a rajatabla.

Tablón de reglas actualizado
(Todos los huéspedes corren hacia el tablón mientras Monokuma explica el juego)

- Monokuma (pantalla). El juego es muuuuy fácil, pero a la vez irresistiblemente difícil. Cuando se produzca un asesinato en este hotel y el cuerpo lo descubran al menos tres huéspedes, todos dispondréis de un par de horas como máximo para recoger pruebas e investigar. Acabado el tiempo deberéis asistir TODOS obligatoriamente a la sala de juicios para discutir y culpar a quien posiblemente haya cometido el asesinato. ¿Qué ocurrirá si acertáis con vuestras teorías? Que quien haya cometido el asesinato será castigado. ¿Y si por el contrario falláis en vuestro objetivo? El asesino podrá escapar libremente mientras el resto morís a sangre fría.

(Los huéspedes se ponen cada vez más nerviosos)

- Spiriny. ¿Por qué deberíamos confiar en que dejarás escapar al asesino?

- Monokuma (pantalla). Es simplemente sencillo: porque no os queda otra opción más que fiaros de mi. Así que iros poniendo cómodos, en breve podréis descansar en vuestras respectivas habitaciones.

- Ratónito. ¿En serio crees que vamos a matarnos los unos a los otros? Ya notarán pronto nuestra ausencia en el castillo y se pondrán a buscarnos.

- Monokuma (pantalla). Upupupupu... Yo no creería eso. Tengo unos pequeños “alicientes” para que vuestra estancia aquí se haga más interesante... (Extiende los brazos con energía) ¡Adelante vídeo!

Ataque al castillo
(La pantalla empieza a emitir unas imágenes del Castillo de Bowser siendo atacado por Helibotes con la cabeza de Monokuma en las proas. El brazo derecho del castillo cae al suelo, hay explosiones por todos lados, el fuego consumiendo la zona... A continuación se pueden ver a los padres de Korokoopa y Kaproopa en primer plano malheridos)

- Kolorado (pantalla). Hijos, vuestra madre y yo necesitamos ayuda. Venid cuanto antes, por favor...

(La imagen cambia a una mesa repleta de comida. Ratónito queda boquiabierto)

- Ratónito. ¡Esa comida es de mi despensa!

(Monokuma asoma la cabeza detrás de la montaña de comida, sosteniendo un cuchillo y un tenedor y con un pañuelo alrededor de su cuello)

- Monokuma (pantalla). ¡Hmmmm...! Qué buena pinta tiene toda esta comida...

(Mientras Ratónito se retuerce de dolor, la imagen cambia a otra en la que el Ninjakoopa rojo miembro de los Hermanos Koopa visita una casa. Cuando llama a la puerta se ve cómo abre la puerta una hermosa Koopa de caparazón dorado. Fuzzya también se pone nerviosa al ver la escena)

- Popkey. (Después de que varias imágenes más se sucedan, se pone muy nerviosa Popkey) ¡¡¡BASTA!!! ¡¡No me creo nada de esto!! Seguro que nos está asustando algún idiota sin poder alguno y nosotros estamos aquí muertos de miedo como tontos sin hacer nada. ¡¡Ya estoy cansada de tener que soportar esto!!

- Bob-by. Popkey, cálmate, por favor. En estos momentos hay que actuar con cabeza.

- Popkey. A ver, ¿alguno habéis visto hasta el momento alguna matanza o alguna amenaza como dice el oso panda de la pantalla? (Pasa de la furia al llanto) ¡¡No!! ¡Están jugando con nosotros!

- GHM. Yo sí he visto cómo asesinaban a varias personas aquí, así que tranquilízate de una vez, porque el “oso panda” como así le llamas habla en serio.

- Popkey. (Pasa del llanto a la furia de nuevo) ¿En serio piensas que podemos confiar en ti, traidor? (Pasa de la furia a la desesperación) ¡Seguro que si intentamos salir no nos pasará nada! El miedo está en nuestras cabezas, el miedo está en nuestras cabezas... ¡El miedo está en nuestras cabezas! (Se dirige a la puerta y comienza a aporrearla con fuerza) ¡¡Quiero salirrrrr!!

- Monokuma (pantalla). Uh, parece que tenemos una rebelde entre nosotros... La regla número 1 está siendo incumplida.

- GHM. (Se acerca a Popkey e intenta pararla) ¿Te has vuelto loca? ¡Detente o harás que nos maten a todos!

- Popkey. ¡¡No quiero!! ¡¡Uníos a mi, compañeros!! ¡¡Juntos echaremos abajo esta puerta blindada!!

- Kamek. (Decidido) ¡Yo te ayudaré, Popkey! (Invoca un martillo con su magia y aporrea también la puerta numerosas veces)

- GHM. ¿Tú también, Kamek? ¡¿Qué demonios te pasa?!

- Monokuma (pantalla). (Enfurecido) Arrgghhh... Parece que hasta que no me ponga serio de verdad no respetaréis las reglas del juego, ¿verdad? Pues allá va el primer castigo, ¡que empiece la fiesta!

(Del techo surge una ametralladora que apunta a Popkey y al GHM, quien está sujetándola para que deje de aporrear la puerta. Al ver la ametralladora, todo el resto de huéspedes busca refugio y gritan. La ametralladora empieza a disparar y las balas impactan sobre el caparazón del GHM, atravesando su cuerpo y produciéndole graves heridas internas. Popkey se resguarda tras el cuerpo del GHM y la ametralladora gira en dirección a Kamek)

- Kamek. (Invoca un escudo, pero las balas consiguen atravesarle el hombro. Tras esta herida el escudo desaparece y decenas de balas atraviesan el cuerpo de Kamek, dejándolo tendido en el suelo. La ametralladora deja de disparar y vuelve a meterse en el techo)

- Monokuma (pantalla). ¡Upupupupupupu...! Debo reconocer que ha estado divertido, más de lo que esperaba. Bueno, ahora sólo me queda deciros que el resto de plantas del hotel ya está accesible para todos vosotros. Acomodaos como es debido y, ¡que empiece el gran juego!

(Comienza la música 1)

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak OST 2 - 04

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak OST 2 - 04. BAD END?

Música 1

(La pantalla se apaga y todos los huéspedes salen de sus escondites para socorrer a los heridos. Popkey se desmaya al ver tanta sangre y Kammy se acerca a Kamek a socorrerlo)

- Kammy. ¡¡Hijo, responde!! ¡¡RESPONDE!!

(Kamek no parece dar señales de vida. El Gran Hermano Martillo, por otra parte, está muy grave. Le levantan un poco la cabeza mientras Ratónito y otros intentan taparle las heridas)

- GHM. (Casi sin fuerzas para siquiera hablar) Ugh... Ay... Ugh... Nu-nunca pensé... que moriría... a-así...

- Bob-by. ¡Que alguien traiga unas bendas para taparle las heridas!

- Paratroopi. ¡Voy a ver si encuentro una enfermería o un botiquín de emergencia o algo! (Se va volando del lugar)

- Kaproopa. (Pálida, se sienta en el suelo y apoyada en una pared) Esto... Esto no puede estar pasando...

- Popkey. (Mirando al infinito, impotente, frustrada y a la vez desconcertada) Yo sólo quiero salir...

- Ratónito. (Colocándole la mano al GHM en el cuello) Ya es tarde. Ha muerto...

- Kammy. (Sosteniendo el cuerpo inmóvil y muerto de Kamek) ¡¡¡NOOOO!!! ¡¡Mi hijo!!

(Todos se acercan a Kammy y a Kamek y los rodean bastante horrorizados y tristes)

- Fuzzya. Dios mío, esto no es humano.

- Goombilón. (Temblando) Yo tengo muchísimo miedo como para “acomodarme” en una habitación de este maldito hotel.

- Don Huesito. ¡¿Por qué nos han encerrado aquí?! Si quieren matarnos ya podrían haberlo hecho.

- Spiriny. Tal como se ve parece que hay alguien detrás de todo esto que quiere entretenerse viendo cómo nos matamos los unos a los otros. Excluyendo al Gran Hermano Martillo, no se me ocurre quién podría ser el que quisiera todo esto, pero lo que sí sé es que hay que ser muy malvado para jugar así con nosotros.

- Guydo. (Mirando con firmeza) ¡Pues se va a comer los mocos porque no vamos a jugar a su sucio juego! Ninguno vamos a matar a nadie porque no somos capaces de hacer tal atrocidad a un compañero, ¿verdad?

(Todos se miran titubeantes los unos a los otros)

- Spiriny. Por supuesto que no. Además no está claro si las imágenes que hemos visto a través de la pantalla son verídicas.

- Korokoopa. Tienen que serlo, ¡tienen retenidos a nuestros padres!

- Fuzzya. ¡Y yo voy a perder al amor de mi vida!

- Paratroopi. Sea quien sea el que esté manejando todo esto, se ha informado bastante bien de todos nosotros. Esto me pone los pelos de punta.

- Bombazulina. (Intentando no llorar) Kammy... Debes ser fuerte. ¿Te acompaño a tu habitación?

- Kammy. ¡¡Quita, bomba descerebrada!! No pienso separarme de mi hijo...

- Kaproopa. Bombazulina, será mejor que la dejemos tranquila. Necesita estar un rato en soledad.

- Don Huesito. Yo sugeriría ir cada uno a nuestra respectiva habitación, pero me da miedo lo que nos pueda aguardar fuera de esta sala de recepción...

- Fuzzya. Vayamos todos juntos y ya.

(Termina la música 1)

_______________________________________________________________

(Día 1. 17:22)

Hotel Kammy
(En una sala de espera se encuentran Spiriny, el Trío de Élite, Bob-by y Popkey)

- Goombilón. ¿Habéis encontrado alguna salida o algo sospechoso?

- Bob-by. Nada. Este maldito sitio está aislado del exterior a cal y canto.

- Popkey. (Llorando) Nunca vamos a salir de aquí, vamos a ir muriendo uno por uno... (Pasa del llanto a la furia) ¡¡Y yo no pienso ser una víctima!! ¡Juro que sobreviviré a este juego cueste lo que cueste, tenga lo que tenga que hacer!

- Spiriny. Popkey, ahora lo que por peor camino puede llevarnos es la desesperación. Tenemos que mantener la calma y aguantar hasta que alguien ahí afuera venga a rescatarnos.

- Popkey. (Pasa de la furia a la alegría) ¡¡Exacto!! Alguien se dará cuenta de que estamos atrapados en este hotel y nos salvará. (Pasa de la alegría al llanto de nuevo) ¿A quién queremos engañar? ¡Vamos a morir aquí! (Bob-by intenta calmar a Popkey)

- Guydo. Madre mía, qué loca está esta mujer...

- Paratroopi. Debería estar vigilada, no vaya a ser que cometa alguna locura alguno de estos días...

- Spiriny. Por lo pronto sólo nos queda continuar con la búsqueda de una salida.

_______________________________________________________________

(Día 1. 22:31)

Hotel Kammy noche
(En la sala de recepción vuelven a reunirse 11 huéspedes: el Trío de Élite, Bombazulina, Korokoopa, Kaproopa, Popkey, Bob-by, Fuzzya, Don Huesito, y Ratónito. Kammy está descansando en su habitación y Spiriny está llegando a la zona de reunión)

- Kaproopa. ¿Dónde están los cadáveres? ¿Alguien se los ha llevado?

- Ratónito. No creo que a ninguno de nosotros se nos haya ocurrido hacer esa tontería...

- Fuzzya. ¿Insinúas que hay alguien más aquí a parte de nosotros?

- Guydo. Yo no lo descarto...

- Goombilón. (Le salen lágrimas de sus ojos) Ay, ¡tengo miedo!

(Aparece Spiriny)

- Spiriny. Oh, al fin os encuentro. ¿Estábais reunidos?

- Don Huesito. En efecto. Estábamos esperando a reunirnos todos para poner en común todo lo que hemos investigado hasta el momento.

- Spiriny. Yo no he encontrado salida alguna. Parece que está todo perfectamente preparado, hasta el más mínimo rincón, para evitar que podamos salir de aquí.

- Bob-by. Tal vez sea una tontería, pero... ¿Nadie ha probado a llamar por teléfono?

- Korokoopa. No hay cobertura. Esto es como estar en el bosque.

- Paratroopi. La diferencia es que en el bosque hay más libertad; no hay cuatro paredes que te retienen en contra de tu voluntad...

- Monokuma. (Aparece físicamente detrás de Paratroopi) Y lo que también hay son osos.

- Todos. ¡¡AAAHHH!!

- Monokuma. (Se tapa los oídos) ¡No gritéis tan fuerte! Me váis a destrozar mis preciosos oídos.

- Ratónito. E-eres el oso de la pantalla de antes... ¿Qué haces aquí?

- Popkey. ¿No estabas en un lugar seguro?

- Monokuma. He estado todo el día viajando para llegar aquí y conoceros en primera persona.

- Korokoopa. ¿Fuiste tú el que hizo desaparecer los cadáveres?

- Monokuma. La verdad es que no, para sorpresa mía. Tenía pensado hacerlo en cuanto llegara aquí, pero parece que alguno de vosotros ya se ha adelantado...

- Bombazulina. ¿Qué dices? ¿Por qué uno de nosotros haría tal cosa?

- Spiriny. (Traga saliva) Uno de los cuerpos tenía un puñal clavado en el estómago...

(Todos se quedan boquiabiertos, sin palabras)

- Paratroopi. ¿N-no querrás decir que...?

- Monokuma. (Interrumpe a Paratroopi) ¡Por supuesto! Uno de vuestros amigos en los que tanto confiáis ya parece tener algún suculento plan entre manos... Upupupupupu...

- Kaproopa. ¡Eso es mentira! Quieres hacernos creer eso para que desconfiemos los unos de los otros. ¿No es así? ¡Confiesa!

- Monokuma. Yo no quiero haceros creer nada de nada, vosotros ya sois capaces de sacar vuestras propias conclusiones. Si yo fuera uno de vosotros me iría preparando para lo que está por venir.

- Don Huesito. Se acabó, ¡ya has jugado suficiente con nosotros! (Coge un hueso del interior de su caparazón y lo lanza con fuerza hacia Monokuma, golpeándolo, produciendo un sonido metálico, y tirándolo al suelo) ¿Lo he derrotado? Pensé que sería más complicado.

(El ojo rojo de Monokuma se vuelve de un color más intenso)

Monokuma face
- Monokuma. (Se levanta) La violencia contra el dueño del hotel está prohibida. Acabas de infringir la norma y vas a recibir un castigo apropiado.

- Don Huesito. (Saca dos huesos, uno para cada mano, y se prepara para cualquier peligro que pueda aparecer) ¡¡Estoy prepar-...!! (En ese momento varias lanzas que salen del suelo cruzan el cuerpo de Don Huesito y cortan su voz. Una lanza atraviesa la zona izquierda de su caparazón y otra su brazo derecho. Las lanzas salen de Don Huesito y caen al suelo. La víctima intenta tenerse en pie, pero cae al suelo también. Todos se acercan a socorrerlo)

- Guydo. ¡¡Don Huesito!!

- Kaproopa. ¡¿Por qué lo has hecho?!

- Fuzzya. ¡¿Te volviste loco?! ¡¡Resiste!!

- Don Huesito. (Se sienta en el suelo y se toca el brazo derecho con su mano izquierda con cara de dolor) Ay... Argh... E-eso ha dolido...

- Monokuma. Uh, parece que has sobrevivido y todo. No debería haber esperado menos de una tortuga medio muerta. En fin, te daré una segunda oportunidad con mi infinita benevolencia y no acabaré contigo por esta vez. Siéntete agradecido.

- Bombazulina. ¿Có-como has hecho eso? ¿Quién eres? ¡¿Q-qué eres?!

- Korokoopa. Después de esto ya lo entiendo todo. Ese oso que estamos viendo no es más que un robot que alguien está controlando desde otro lugar, como el resto de aparatos: cámaras de vigilancia, luces, pantallas...

- Monokuma. Tengo un nombre, ¿sabes? Me llamo Monokuma.

- Popkey. (Furiosa) ¡¿Y por qué este robot tiene que estar incordiándonos de esta manera?! (Pasa de la furia a la timidez) S-sólo preguntaba p-por curiosidad...

- Spiriny. La respuesta es obvia: para comunicarse con nosotros a distancia. Con las cámaras solo puede tenernos vigilados, pero no puede conseguir lo que más le interesa: hacernos caer en la desesperación con sus amenazas y burlas.

- Monokuma. Bueeeno. Siento interrumpir esta conversación taaan interesante, pero se va acercando la noche y llega la hora de irse a domir, ¿no es así? Para no romper otra regla, la que prohíbe aglomeraciones en el hotel en horario nocturno, os recomiendo que os dirijáis cuanto antes a vuestras respectivas habitaciones y que os relajéis y durmáis tranquilos, así que os voy a ir dando vuestras correspondientes llaves de habitación para que podáis entrar a ella.

- Goombilón. ¿Estás de broma? ¿Cómo voy a dormir tranquilo?

- Monokuma. Pues no duermas, pero mañana vas a tener unas ojeras tremendas. En fin, sed buenos y, ¡hasta mañana! (Desaparece del lugar corriendo enérgicamente. Todos se quedan asombrados sin saber qué decir para romper el silencio)

- Paratroopi. Bueno... Lo mejor será hacerle caso e intentar dormir esta noche. Mañana seguiremos buscando una posible salida.

- Fuzzya. Don Huesito, ¿podrás valerte por ti mismo?

- Don Huesito. Tranquila, las heridas no me duelen. Al fin y al cabo no tengo nervios; soy todo hueso.

- Bombazulina. Que a nadie se le ocurra cometer una locura y matar a alguien, ¿eh? Debemos ser más listos que quien esté detrás de todo esto.

(Todos se marchan de la sala de recepción)

_______________________________________________________________

(Día 1. 23:02)

(La habitación de Spiriny. Hay una cama que parece confortable al fondo de la estancia, colocada cerca de una ventana que esta está tapada por una plancha de acero atornillada a la pared. A la derecha de Spiriny se encuentran una pequeña mesa sobre la que se apoya una lámpara y un armario. Spiriny acaba de quitarse su espinoso caparazón para poder dormir cómodamente en su cama, así que se encuentra en ropa interior. De repente se enciende un televisor amarillo anclado a la pared y se muestra en primer plano la imagen de Monokuma)

- Monokuma (pantalla). Buenas noches, querido huésped. Desde la dirección de este hotel queremos mejorar la calidad de nuestros servicios, así que, como todas las luces van a estar apagadas por la noche para ahorrar luz, le ofreceremos una útil linterna para que pueda salir si lo necesita: ir al baño, matar a alguien... Lo típico.

Linterna Monokuma
(Bajo la pantalla se abre un agujero por el cual cae al suelo una linterna. Spiriny la coge y la observa con detenimiento: tiene una cubierta de color verde, una caricatura de Monokuma y diez botones numerados en su cuerpo. Al lado de los botones se encuentra una barra brillante de color amarillo y el nombre “Spiriny” está escrito en letras blancas en la base de la linterna)

- Monokuma (pantalla). Seguro que te estarás preguntando cómo funciona esta linterna de la marca Monokuma, ¿no es así? Pues préstame atención porque no lo repetiré ni una sola vez: para encender la linterna deberás introducir la combinación de números adecuada presionando los botones que verás en su cuerpo. Recuerda muy bien tu código porque es personal: 2760. Ah, y no se te olvide que la linterna tiene un límite de batería. En cuanto la barra brillante se oscurezca, dejará de funcionar hasta el día siguiente, ¿entendido? ¡Buenas noches!

(La pantalla se apaga y Spiriny sigue mirando con detenimiento la linterna. De repente alguien llama a la puerta de su habitación y Spiriny se queda paralizado)

- Spiriny. (Pensando en su mente) ¿Quién será a estas horas? ... ¿Debería abrir? ¿Y si es alguien que quiere hacerme daño? ¿Debería estar alerta? ... Argh, estoy empezando a delirar entre el cansancio que tengo y esta situación que parece irreal... En fin, iré a abrir... (Introduce la llave en la cerradura, abre la puerta y encuentra a Ratónito) Ratónito, ¿qué ocurre?

- Ratónito. Nada, tranquilo. Bombazulina me ha pedido que revise quién duerme cada habitación, más que nada para conocer mejor la distribución y todo eso.

- Spiriny. Ah, pues bueno... Ya lo sabes. ¿Querías algo más?

- Ratónito. No. Bueno... En verdad sí...

- Spiriny. ¿Y bien?

- Ratónito. Verás, es que tengo algo de hambre y se me ha acabado toda la comida que tenía en mi habitación.

- Spiriny. ¡¿En serio?! Pero si hay reservas de sobra para aguantar un mes.

- Ratónito. Ya, pero yo suelo comer bastante... ¿Podrías darme algo para que me vaya contento, porfa?

- Spiriny. (Mirando hacia otro lado) Adelante, sírvete tú mismo... (Ratónito entra en la habitación) Yo me voy a lavar los dientes; cierra la puerta cuando salgas.

- Ratónito. (Abriendo la nevera y poniendo cara de felicidad) Por supuesto.

_______________________________________________________________

(Día 2. 11:00)

(En la habitación de Spiriny todas las luces están apagadas y Spiriny duerme tranquilamente sin su caparazón puesto. De repente, cuando llegan las 11 en punto, se encienden la pantalla de la pared y las luces. Monokuma aparece en primer plano en la pantalla)

- Monokuma. ¡Buenos días desde la dirección del Hotel Monokuma! Es hora de despertar porque un nuevo día está a punto de iniciar. ¡Seguro que será prometedor!

- Spiriny. (Bastante somnoliento) Ah... Uh...

- Monokuma. Desde nuestro servicio de habitaciones os hemos preparado un sabroso desayuno para que os carguéis con la suficiente energía para aguantar todo lo que os puede deparar el día de hoy. Así que en marcha y disfrutad.

(Cuando Spiriny se levanta de la cama y se frota los ojos para quitarse legañas, observa que en frente suyo hay una mesa bien preparada con comida)

- Spiriny. ¿Debería fiarme de esos alimentos? Parece que todo esto ha sido preparado al detalle por Monokuma... Argh, ¿qué más me da? Con el hambre que tengo y con el hecho de que él podría habernos matado antes fácilmente si quisiera me parece que me importa poco si esa comida está en buen estado o no... (Busca su caparazón y lo encuentra en el suelo) Hmmm... No recuerdo haber dejado mi caparazón ahí tirado. En fin, voy a desayunar, que es lo importante ahora. (Se mete dentro de su caparazón y se sube a una silla colocada en frente de la mesa que soporta el desayuno. Empieza a comer hasta que un fuerte grito de mujer procedente de fuera de la habitación despierta la atención de Spiriny)

- ???. ¡¡¡AAAAAAHHHHHHH!!!

- Spiriny. ¿Qué demonios es eso?

(Spiriny salta de la silla y sale al pasillo. Encuentra pocos segundos después a Fuzzya corriendo a lo largo del pasillo)

- Fuzzya. (Llorando) ¡¡Aaaaahhhh!! ¡¡Aaaaaahhhhh!!

(Salen de sus respectivas habitaciones dentro de la misma planta Korokoopa y Ratónito, con cara de confusión e incertidumbre observando a la desesperada Fuzzya)

- Spiriny. ¿Fuzzya? ¡¿Qué pasa?! ¿Por qué gritas tanto? ¿Ha ocurrido algo?

- Fuzzya. (Se detiene en frente de Spiriny y sigue llorando casi sin poder articular palabra) Ka-Ka... Kammy... Kammy... ¡Buaaa!

- Spiriny. (Pálido) ¡¿Qué?! Oh, oh... No puede ser... ¡No me digas que...! (Empiezan a correr todos los huéspedes de la planta menos Fuzzya, quien sigue llorando inmóvil en mitad del pasillo)

...............................................................................................................................

(Día 2. 11:06)

(En la planta baja del hotel se encuentran Don Huesito, Paratroopi y Bombazulina con caras de preocupación en frente de la habitación de Kammy. La puerta está abierta. Aparecen bajando las escaleras Spiriny, Korokoopa y Ratónito, y más tarde aparece Fuzzya aún llorando)

- Spiriny. ¡Paso, paso! (Bombazulina se aparta y Spiriny entra en la habitación de Kammy, quedándose boquiabierto)

(Comienza la música 2)

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak OST 2. 08

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak OST 2. 08. The mystery of where and who

Música 2

(La escena es estremecedora. A mano izquierda se encuentra la cama de Kammy, y ella se encuentra tendida encima sin vida, con un brazo casi rozando el suelo de la habitación. Su cuerpo presenta muchos agujeros rodeados por sangre, y el suelo y parte de la pared cercana están manchados con sangre también. Al fondo se pueden ver un armario y una ventana tapada por una plancha de acero, al igual que en la habitación de Spiriny. A la derecha de Spiriny hay una mesa pequeña y una lámpara rota en el suelo)

- Spiriny. (Impresionado, casi ahogándose entre las palabras que balbucea) O... Oh... ¡N-no! ¡Oh, n-no!

(Todos los huéspedes restantes ya se han reunido ante la escena del crimen)

- Bob-by. (Pálido) Santo cielo…

- Spiriny. ¿Qu-quién ha... hecho esta atrocidad?

(Todos se miran desconfiados los unos a los otros)

- Paratroopi. No es por nada, pero no creo que quien haya hecho esta barbaridad sea tan tonto como para reconocerlo...

- Fuzzya. (Aún llorando) En cuanto abrí la puerta de su habitación... snif... la encontré ahí tendida...

(Aparece Monokuma detrás de todos los huéspedes muy sonriente)

- Monokuma. ¡Vaaaaya! Parece que tenemos una primera víctima, ¿no es así?

- Bombazulina. (Con lágrimas en los ojos) Monokuma, ¿eres tú el responsable de esto?

- Monokuma. Claro que no. ¿Por qué piensas eso de mi? El verdadero asesino se encuentra dentro de vuestro grupo.

(Todos se quedan impresionados)

- Korokoopa. Entonces... ¡¿es verdad que uno de vosotros ha matado a Kammy?!

- Don Huesito. ¡Hey! ¿Cómo que “vosotros”? ¿Acaso tú no te incluyes dentro de los sospechosos o qué?

- Korokoopa. Yo sé perfectamente que no he tenido nada que ver en esto.

- Guydo. ¿Queréis calmaros? ¿Acaso no véis que este es uno de los trucos de Monokuma para hacer que desconfiemos los unos de los otros? ¿Cómo uno de nosotros podría haber sido capaz de asesinar a un conocido, aunque fuera Kammy?

- Ratónito. Todos teníamos motivos para hacerlo, créeme. Yo ya sabía que si alguien iba a volverse loco por salir de aquí, Kammy sería la primera en caer...

- Popkey. (Furiosa) ¡¿Has dicho loca?! ¡¿No estarás insinuando que la he matado yo, no?! ¡¡Yo soy inocente!! (Empieza a llorar) No soporto que me culpéis cuando no he hecho nada malo...

- Ratónito. (Extrañado) ... Pero si no me refería a ti, Popkey...

- Popkey. (Deja de llorar y se pone alegre) Oh, perdón entonces. Es que estoy n-nerviosa, ji, ji, ji, ji...

- Monokuma. (Sonriendo de forma siniestra, como siempre) ¡Bien! Ya que más de tres huéspedes han descubierto el cadáver es hora de comenzar la investigación, ¿no os parece? Os quedan dos horas de reloj para buscar pistas o lo que queráis, así que no desperdiciéis ni un solo segundo. ¡Nos vemos en la sala de juicios!

- Kaproopa. (Temblando) ¡¿Qué?! ¿Será una broma, no? (Empieza a llorar) ¿Cómo voy a ponerme a buscar pistas en este estado?

- Paratroopi. Kaproopa, no temas. (La abraza) Encontraremos al culpable que ha hecho esto.

- Goombilón. (Se sienta en el suelo muy preocupado) Somos demasiados... Nos vamos a equivocar de culpable... Nos vamos a equivocar de culpable...

- Spiriny. De eso nada. (Saca una lupa y actúa con decisión) Voy a poner a prueba mis dotes de investigación, que para algo me contrató el Castillo de Bowser.

- Korokoopa. ¡Yo creo que es el Cabo Paratroopi! Detrás de esa cara de ángel tontito se esconde una mente perversa.

- Paratroopi. ¿Para qué inventas? ¿Y si has sido tú y pretendes ir culpando a la gente para salvarte de sospechas?

- Korokoopa. ¡Uh! ¿Me estás llamando asesino? ¡Retira eso!

- Fuzzya. Yo no me fío un pelo de Ratónito. Demasiado tranquilo está.

- Ratónito. ¿En serio te basas en eso para culparme? Qué ilusa eres.

- Don Huesito. Oye, ni se te ocurra insultar a Fuzzya, ¿eh?

- Ratónito. ¿Y qué me vas a hacer, eh? ¿Me vas a amenazar simplemente o me vas a matar como a Kammy?

- Don Huesito. ¿Qué? Mucho te quejas de que te culpen sin razones y luego tú eres el primero que hace eso.

(Todos empiezan a discutir a excepción de Spiriny y Bombazulina)

- Bombazulina. Será mejor que empecemos a investigar por nuestra cuenta, ¿no crees?

- Spiriny. Estoy de acuerdo. ¿Empezamos por la escena del crimen? (Bombazulina asiente y Spiriny empieza a pensar en su mente mientras se acerca a la habitación de Kammy) No puede estar pasando esto... ¿De verdad alguno de nosotros ha podido matar a otro de los nuestros? Vale que fuera Kammy, una persona con la que es bastante difícil tratar, pero aun así seguro que en lo más profundo de ella se escondía algo de cariño y compañerismo... No sé si llegaremos a salir con vida de esta prisión que se disfraza de hotel inofensivo, pero de lo que sí estoy seguro es que no volveremos a ser los mismos después de ello...

Sospechosos HK

(Entran de nuevo en la habitación y se ponen a investigar ambos huéspedes. En un principio Bombazulina y Spiriny analizan el cadáver de Kammy)

- Bombazulina. (Apartando la vista) Es horrible lo que le han hecho. No puedo ni mirar.

- Spiriny. Es evidente que el asesino usó algún objeto punzante y golpeó muchas veces el cuerpo de Kammy con violencia. Pero es impresionante, tiene por lo menos unas 15 puñaladas en el cuerpo; sin duda el asesino se ensañó con ella.

- Bombazulina. ¿Quién pudo hacer una cosa así? Se me revuelve el estómago. (Mira con miedo el cuerpo de Kammy y se fija en su cuello) ¡Mira su cuello! Tiene marcas alrededor.

- Spiriny. Tal vez el asesino intentó ahogarla o dejarla inconsciente. Lo más probable es que Kammy intentara resistirse lo más que pudiese y no había otra manera de pararla. (Se acerca a la mesilla y observa los pedazos de la lámpara rota) Alguien tiró esta lámpara al suelo.

- Bombazulina. ¿Crees que fue el asesino?

- Spiriny. Pienso que pudo ser la propia Kammy. Según mi teoría, la víctima podría estar levantada cuando el asesino entró y ahí comenzó el forcejeo. Luego la víctima consiguió tumbarla en la cama y ahí es cuando la ahogó y la asesinó.

- Bombazulina. Tiene sentido... ¿Pero cómo pudo entrar el asesino dentro de la habitación? No me creo que Kammy no cerrara la puerta con su llave sabiendo lo que podría pasar... (Se queda pensativa) ¡Un momento! ¿Y si intentó entrar por la fuerza?

- Spiriny. Lo dudo mucho. La puerta está en muy buenas condiciones y ninguno de los dos picaportes parece estar forzado... Sin duda Kammy tuvo que abrir desde dentro la puerta al asesino.

- Bombazulina. (Sorprendida) ¡La engañó! Será malvado ese asesino...

- Spiriny. Sin duda quien quiera que haya hecho esto parece haberlo tramado con mucho cuidado... (Mira una estantería que no alcanza) Bombazulina, ¿podrías ayudarme a alcanzar esos libros de ahí?

- Bombazulina. Por supuesto. (Spiriny se sube encima de Bombazulina y empieza a buscar entre los libros en busca de una pista)

- Spiriny. A ver... Ajá... No veo nada raro por aquí... Uh... (Ve un pañuelo manchado de sangre entre los libros) ¡Un pañuelo! (Sigue metiendo la mano y saca un segundo pañuelo) ¡Y otro!

- Bombazulina. ¿Pañuelos? (Spiriny deja de apoyarse en Bombazulina y cae al suelo con el pañuelo ensangrentado en mano) Ya veo. El asesino parece que quería esconder las pruebas.

- Spiriny. Pues no buscó un buen escondite por lo que se ve. Ya decía yo que la escena del crimen estaba demasiado limpia... (remanga el brazo derecho de Kammy y mira un reloj de muñeca roto) Hmmm... El reloj marca las 23:09. Seguramente fue la hora de la muerte de Kammy. (Al soltar el brazo aparece una linterna y cae al suelo. Está algo recubierta de sangre, y Spiriny se la queda mirando y la coge con su pata derecha)

- Bombazulina. ¡Oh! ¡La linterna! ¿Será del asesino tal vez?

- Spiriny. Eso parece, porque según la barra de energía fue usada esta noche... (Sonríe) Jej… Parece que nuestro enemigo ha cometido un grave error dejando esto aquí...

(Spiriny sale de la habitación de Kammy y grita para que todos los que están discutiendo le hagan caso)

- Spiriny. ¡¡Atención!! Parece que tenemos una prueba importante para delatar al sospechoso. (Todos se miran unos a otros)

- Kaproopa. ¿Quién ha sido el asesino?

- Spiriny. No lo sé aún, por eso necesito que colaboréis en el caso. Traedme todos, absolutamente todos, vuestras linternas. Ya sabéis, las que repartió Monokuma ayer por la noche.

- Todos. Entendido.

...............................................................................................................................

(Día 2. 11:39)

(Todos se encuentran reunidos, cada uno con su linterna. Spiriny se encuentra muy confuso)

- Spiriny. ¡N-no puede ser posible! Si todos tenéis vuestras linternas y están cargadas al máximo... ¿Entonces de quién es la linterna que hay en la habitación de Kammy?

- Goombilón. (Irónico) ¿De Kammy?

- Ratónito. Lo dices muy convencido, ¿eh?

- Bombazulina. Ratónito, en serio, para de meter leña al fuego porque no consigues nada.

- Spiriny. Pero si fuera de Kammy, ¡el asesino usó esa linterna para iluminarse! Porque no creo que actuara a oscuras... Y de ser así, ¿cómo consiguió la contraseña para encenderla?

- Popkey. ¡Da la cara, asesino cobarde! (Se pone a llorar) Yo quiero irme a casa ya...

- Guydo. Yo sigo pensando que esto es una trampa. No puedo creer que alguno de nosotros esté haciendo esto...

- Korokoopa. La gente es capaz de hacer cosas inimaginables con tal de seguir con vida.

- Spiriny. (Mirando a todos los presentes) Pienso averiguar dónde te escondes... Tengo otra idea.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Korokoopa se encuentran él y Spiriny sentados en una mesa)

- Spiriny. (Sujetando una libreta y un bolígrafo) ¿Podrías explicarme con detalle qué hiciste ayer por la noche?

- Korokoopa. Pues no mucho, la verdad. Estuve en mi habitación durmiendo toda la noche porque no quedaba otra.

- Spiriny. ¿Sobre las 11:00 estabas despierto?

- Korokoopa. Si te soy sincero no lo sé. Nunca miro la hora exacta a la que me voy a dormir.

- Spiriny. ¿Saliste por la noche en algún momento?

- Korokoopa. No, ya te he dicho que estuve durmiendo toda la noche.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Ratónito...)

- Ratónito. Todavía no puedo entender cómo sospechas de mi. ¿Acaso no recuerdas que durante el momento del crimen estaba poniéndome las bot-... o-osea, comiendo alguna cosilla de tu nevera?

- Spiriny. Sí, pero no sé en qué momento saliste de mi habitación, así que responde a unas sencillas preguntas si me lo permites, por favor.

- Ratónito. Parece mentira que desconfíes de mi de esta manera... Yo fui de las primeras personas que conociste en el castillo cuando llegaste de nuevas.

- Spiriny. Ratónito, ¿qué hiciste después de comer de mi nevera, mientras yo estaba en el baño ocupado?

- Ratónito. Regresé a mi habitación como es lógico.

- Spiriny. ¿Viste a alguien mientras volvías a tu habitación?

- Ratónito. No, aunque es verdad que iba algo apresurado por esa regla estúpida de no acercarse a gente durante la noche.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Fuzzya...)

- Fuzzya. (Nerviosa) Esto no puede estar pasando de verdad. (Agita su cabeza con fuerza) ¡Despierta, Fuzzya, despierta!

- Spiriny. Fuzzya, por favor, necesito que te concentres y me ayudes todo lo que puedas. Dime, ¿ayer por la noche oíste o notaste algo extraño?

- Fuzzya. No. Hmmm... Espera, diría que sí. Ayer por la noche oí pasos de alguien caminando por el pasillo, pero no le di importancia y me fui a dormir.

- Spiriny. ¿Fue sobre las 23:10? (Fuzzya asiente) Seguramente fue Ratónito... ¿Oíste en algún otro momento más esos pasos? (Fuzzya niega con la cabeza) Está bien... Y una última pregunta, ¿cómo descubriste el cadáver?

- Fuzzya. Entré en su habitación porque la puerta no estaba cerrada con llave y... al ver tal escena de forma tan repentina me entró una ansiedad terrible.

- Spiriny. ¿Y por qué entraste a su habitación? Me refiero, ¿a santo de qué fuiste a visitar a Kammy a esas horas de la mañana?

- Fuzzya. Me sentía muy mal por todo lo que le había pasado y decidí acompañarla un rato... O todo lo que pudiera aguantar su paciencia...

- Spiriny. (Apuntando en su libreta) Hmmm... Ya veo...

...............................................................................................................................

(En la habitación de Goombilón...)

- Spiriny. ¿Qué tal pasaste la noche?

- Goombilón. No dormí absolutamente nada. ¿Ves mis ojeras? Cada minuto de esta larga noche pensaba en cómo estaría Bombazulina...

- Spiriny. Veo que la quieres mucho... ¿Serías capaz de matar por ella?

- Goombilón. ... (Empieza a llorar) ¿Por qué esa pregunta me hace pensar que sospechas de mi? Yo no sería capaz de matar una mosca.

- Spiriny. Goombilón, aquí todos somos sospechosos, pero deja de llorar por favor. Necesito que me digas algo raro que pudiste notar ayer por la noche que pudiera serme de ayuda.

- Goombilón. No me atreví a salir al pasillo. Estaba muerto del miedo por lo que cualquiera de nosotros pudiera hacer.

- Spiriny. ¿Sospechas de alguien que pudiera cometer el asesinato de Kammy?

- Goombilón. A cualquiera se nos podría haber ido la olla para haber cometido ese asesinato, pero si tuviera que mencionar a alguien... Sería tal vez... Ratónito.

- Spiriny. ¿Por qué?

- Goombilón. ¿Acaso no has visto cómo se comporta, como si la cosa no fuera con él? Algo raro debe haber ahí...

- Spiriny. (Apuntando notas en su libreta) Hmmm... Vale, muchas gracias, Recluta Goombilón.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Bob-by...)

- Bob-by. Veamos... Estuve mirando por encima algunos libros que había en la estantería de mi habitación, saqué brillo a mi cuerpo metálico, me recorté un poco mi cuerda para estar elegante...

- Spiriny. Bob-by, cuando te pedí que me contaras algo de interés me refería a que me ayudara en la investigación...

- Bob-by. Ah... Pues nada.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Guydo...)

- Guydo. Pobre Kammy. No me caía bien, pero no merecía esto...

- Spiriny. Dime, ¿cuántas ganas tienes de salir de aquí?

- Guydo. Pues como todos aquí, ¿no?

- Spiriny. Supongo... ¿Y qué tal te llevas con tus compañeros del Trío de Élite?

- Guydo. ¿A qué vienen estas preguntas de psicólogo? ¿Acaso me crees capaz de perpetrar un crimen así?

- Spiriny. Yo no te he acusado de nada, Sargento Guydo, pero necesito que todos cooperéis para que la verdad salga a la luz.

- Guydo. Pues yo no tengo nada importante que contarte, así que ya te adelanto que pierdes el tiempo conmigo.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Popkey...)

- Popkey. (Dando vueltas por la habitación y sudando) Ay... Ay... Tengo mucho miedo...

- Spiriny. Por favor, Popkey, ¿puedes calmarte y sentarte conmigo?

- Popkey. ¡¡Hay un asesino suelto por este hotel!! ¿Es que no te das cuenta del peligro que corremos?

- Spiriny. Ten en cuenta que no podrá volver a matar si quiere sobrevivir. Por eso tenemos que tener la mente tranquila para el juicio.

- Popkey. Yo me desentiendo de esto. Haced lo que queráis, pero yo no pienso participar en este juego de locos. ¡¡No puedo con este estrés!!

(Aparece Monokuma en la sala)

- Monokuma. Ah, no, no. Todos los huéspedes deben participar activamente en el juicio, ¿me has oído?

- Popkey. ¡Me niego! (Se pone a llorar) Quiero que acabe esta pesadilla...

- Monokuma. Hmmm... ¿Te niegas? Muy bien. (Saca una jeringuilla)

- Spiriny. ¡No, Monokuma, no la mates! ¡¡Para, por favor!!

- Monokuma. No hay vuelta atrás; pienso acabar con su sufrimiento.

- Spiriny. ¡Te lo ruego, déjala vivir!

(Monokuma pincha a Popkey con la jeringuilla y aprieta el botón de esta. Después se la saca y Popkey se queda paralizada por unos segundos)

Monokuma laughing
- Monokuma. Upupupu... ¡¡Jajajajaja!! Me encanta ver la desesperación en vuestras caras. Eso no tiene precio...

- Spiriny. (Pálido, respirando rápidamente) ¿Q-qué le has hecho?

- Monokuma. ¿En serio creías que iba a matarla en mitad de la investigación? En verdad le he suministrado un calmante para que se tranquilice un poco, nada más. Bueno, en fin, ¡debo marcharme! (Desaparece tan repentinamente como siempre)

...............................................................................................................................

(En la habitación de Kaproopa...)

- Kaproopa. (Llorando) ¿Y si descubrimos al asesino y lo ejecutan, qué pasará? Este estúpido juego de asesinatos volverá a empezar hasta que sólo quede uno de nosotros. ¿Quién puede ser tan terrible y sanguinario como para hacer que nos matemos los unos a los otros?

- Spiriny. No te preocupes, Kaproopa, saldremos adelante. Esto sólo ha sido un pequeño bache en el camino, pero vamos a demostrarle a ese alguien que somos más que unos simples secuaces asustados. Y dime, Kaproopa, ¿viste a alguien o escuchaste algo sospechoso por la noche?

- Kaproopa. Oí alguien bajando y subiendo las escaleras cerca de medianoche pero estaba medio dormida, así que no sé si esto será muy fiable.

- Spiriny. Hmmm... Muy interesante. Me parece que no era un sueño, porque podría encajar bastante bien con el caso. ¿Algo más? (Kaproopa niega con la cabeza) Bien, pues gracias por tu ayuda.

...............................................................................................................................

(En la habitación de Don Huesito...)

- Spiriny. ¿Qué tal tus heridas?

- Don Huesito. Bien, algo mejor. Ahora puedo manejarme un poco mejor, aunque me quedan días de recuperación aún.

- Spiriny. Menos mal que no tienes nervios, que si no estarías todavía retorciéndote del dolor... En fin, no pensemos en eso y vayamos a por lo que he venido. Estando al lado de la habitación de Kammy, ¿escuchaste algo de lo que pudo suceder adentro? Alguien hablando, gritando... Golpes... ¿Algo?

- Don Huesito. Te sorprenderás, Spiriny, pero no oí nada.

- Spiriny. ... ¿En serio? ¿Cómo puede ser posible que no notaras nada extraño con lo que ocurrió?

- Don Huesito. Tal vez lo que sucedió no fue dentro de la habitación.

- Spiriny. ¿Insinúas que mataron a Kammy fuera de su habitación y desplazaron su cadáver?

- Don Huesito. A lo mejor; quién sabe... Porque no me dirás que no estaba limpia la escena del crimen para toda la sangre que se podría haber derramado durante el asesinato...

- Spiriny. Eso es verdad, no puedo negarlo...

...............................................................................................................................

(En la habitación de Paratroopi...)

- Paratroopi. Jamás se me ocurriría matar a nadie, y menos poniendo en riesgo a mis amigos y a Kaproopa.

- Spiriny. Está bien, pero dime si escuchaste algo extraño o fuera de lo normal anoche.

- Paratroopi. No. ¿Debería haber escuchado algo? Es que este cubo que tengo en la cabeza me tapa los oídos.

- Spiriny. Es evidente que no voy a sacar nada útil de él... No, nada, gracias por tu ayuda, Paratroopi.

_______________________________________________________________

(Día 2. 12:44)

(Por una de las salas de la planta baja, cercana a la cocina del hotel, caminan Bombazulina y Spiriny)

- Bombazulina. ¿Qué tal la investigación?

- Spiriny. Peor de lo que me esperaba. A cuantos más he ido preguntando, más incógnitas sin resolver y más callejones sin salida han aparecido. Hacía mucho tiempo que no me enfrentaba a un caso igual.

- Bombazulina. Pues debemos darnos prisa en buscar pistas o una salida. (Ve una puerta con un cartel encima que dice: “Salida de emergencia”) ¡Una salida!

- Spiriny. (Mientras Bombazulina corre hacia la puerta, Spiriny está pensativo) Hmmm... Demasiado fácil lo veo...

(Bombazulina empuja la puerta, pero no se abre. Empuja con mucha más fuerza y nada consigue)

- Bombazulina. ¡Maldita sea! No se mueve un ápice.

- Spiriny. Como suponía, está bloqueada como cualquier otra posible salida aquí...

- Bombazulina. Maldito Monokuma. ¿Y ahora qué hacemos? ¿Nos queda algún sitio por investigar?

- Spiriny. La cocina y la recepción, aunque en esta última dudo que encontremos nada.

(Dentro de la cocina hay una gran cantidad de instrumentos y cubiertos distribuidos uniformemente por toda la sala. Hay varios hornos, placas vitrocerámicas y fregaderos en perfecto estado)

- Bombazulina. Qué grande es la cocina. Y qué raro que Ratónito no esté aquí.

(Aparece Ratónito)

- Ratónito. ¿Me llamabas?

- Bombazulina. ... Como esperaba.

- Spiriny. ¿No estarás comiendo?

- Ratónito. Ojalá. Aquí no hay comida, lo cual me parece estúpido tratándose de una cocina.

- Spiriny. (Mirando por todos lados, acaba encontrando una mancha de sangre en el suelo cercano a un armario) ¡Mirad eso! ¿Lo habías visto antes, Ratónito?

- Ratónito. Pensé que era una mancha de comida, como se han cargado al servicio de limpieza por completo...

(Spiriny se acerca al armario)

- Bombazulina. Spiriny, por favor, ten mucho cuidado. No sabemos lo que puede haber ahí dentro.

- Ratónito. No seas miedica y ábrelo, anda.

(Spiriny abre el armario y un cadáver que estaba tendido de pie cae al suelo)

- Todos. ¡¡AAAAHHHH!!

- Bombazulina. ¡¿Otro asesinato?! (Empieza a llorar) No puede ser, ¿quién ha sido ahora?

(Mientras Ratónito examina el cuerpo, Spiriny mira dentro del armario en busca de pistas)

- Ratónito. No es ninguno de nosotros. (Mira una placa que lleva el cadáver en su uniforme) Se trata del jefe del servicio de limpieza de este hotel por lo que parece.

- Bombazulina. (Nerviosa) ¿Monokuma ha ido escondiendo los cadáveres de la gente que ha ido matando en este hotel? ¡Es terrible!

- Ratónito. Al menos ya podemos deducir qué le ocurrió al recepcionista también...

- Spiriny. (Sobrecogido) Chicos, he encontrado algo terrible... (Saca del armario un cubo lleno de sangre. Ratónito se tapa la boca para evitar vomitar)

- Bombazulina. ¡¿S-sangre?!

- Spiriny. Eso parece... Desangraron a este pobre hombre y recogieron la sangre en este cubo... ¿Por qué harían algo así?

- Bombazulina. Q-quién sabe...

- Ratónito. (Pálido) Perdonadme, pero no puedo contemplar esta asquerosidad.

- Spiriny. Ratónito, has comido cosas peores... (Ratónito sale corriendo del lugar)

- Bombazulina. (Preocupada) Me parece que se acerca la hora definitiva... Deberíamos ir a la recepción ya.

(Spiriny y Bombazulina salen también de la cocina)

_______________________________________________________________

(Día 2. 13:08)

Hotel Kammy
(En la recepción del hotel se encuentran todos los huéspedes y Monokuma reunidos)

- Monokuma. Me encanta que seáis tan puntuales.

- Ratónito. Como para no serlo. Ya hemos visto lo que eres capaz de hacer.

- Monokuma. A veces la violencia es el mejor modo de resolver las cosas, ¡upupupupu! Bueno, pues vamos a ir a una sala muy especial que he construido para esta ocasión. (Toda luz se apaga y varios focos iluminan un ascensor)

- Goombilón. E-ese ascensor no estaba antes. ¿Cómo es posible que haya aparecido así de repente?

- Monokuma. ¿Magia? No, en verdad lo oculté con cartón y pintura para que pareciera parte de la pared, upupupupu... Venga, meteos ya dentro, que no muerde.

- Kaproopa. (Asustada) ¿Y a qué sala dices que nos vas a llevar?

- Monokuma. A la sala de juicios. Ahí debatiréis como auténticos detectives. ¡Y  meteos ya antes de que me enfade! (Todos van entrando recelosos y temerosos de lo que les puede deparar a continuación)

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak Academy OST 1 - 01

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak Academy OST 1 - 01. Despair Feel

Fin de la primera parte

Cartel
El episodio todavía continúa. Haz clic aquí para acceder a la segunda parte.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.