FANDOM


Cartel
Haz clic aquí para volver a la primera parte.

Panel 3

(Quedan 12 huéspedes...)

Diálogo (parte 2)

(El ascensor desciente lentamente una planta. Mientras se mueve, todos los huéspedes se miran unos a otros con una mezcla de tristeza y desconfianza. Cuando el ascensor se detiene, las puertas se abren y los secuaces de Bowser salen de él. A su alrededor encuentran una sala con una decoración semejante al resto de las instalaciones del hotel. En el centro hay 15 estrados, y en un trono reluciente por detrás de ellos se encuentra Monokuma sentado. Tres de los mencionados estrados están ocupados por carteles con imágenes en blanco y negro de los recientemente difuntos Kamek, Kammy y GHM, tachadas además con cruces rojas. Hay mucha tensión en el ambiente)

- Monokuma. Bienvenidos. Podéis colocaros en los puestos libres que tenéis en esta zona de debate mientras os explico de nuevo las reglas. (Los huéspedes se van colocando) Durante el juicio argumentaréis quién creéis que es el asesino y votaréis al culpable. Señalad al verdadero malhechor y sólo él será castigado. Pero si elegís a la persona equivocada... Os castigaré a todos salvo al malhechor, ¡que obtendrá el derecho a marcharse de este hotel! Ah, y no os procupéis por favoritismos; aquí habrá imparcialidad total como debe ser. Pues bueno... ¡que el juicio empiece!

- Bob-by. Hay tantas cosas por las que empezar: el asesinato, las pruebas, los sospechosos...

- Guydo. Yo sigo diciendo que todo esto es una trampa, que nadie ha matado a Kammy. ¿Por qué me ignoráis de forma tan directa?

- Monokuma. (Riéndose) Porque es evidente que el asesino está aquí y no soy yo.

- Ratónito. Como dije antes, todos teníamos razones para matar a esa mujer. ¿Acaso no recordáis lo mal que nos ha tratado todos estos años?

- Monokuma. Argh, qué repelús me dan los ratones. No puedo ni verlos.

- Ratónito. ... ¿Y eso a qué viene?

- Monokuma. Nada, es que me acabo de acordar de que animales como tú me dan miedo... En fin, no quiero interrumpiros, seguid a lo vuestro.

- Fuzzya. Creo que lo mejor para empezar sería poner en común las pistas que hayamos obtenido, ¿no creéis?

- Spiriny. Me parece lo correcto.

- Don Huesito. Por lo que se pudo ver en la habitación de Kammy había una lámpara rota.

- Paratroopi. Y varios pañuelos manchado con sangre.

- Guydo. Las conclusiones que se pueden sacar de esto es que el asesino peleó con Kammy antes de tumbarla a la fuerza en la cama y tiró en plena pelea la lámpara al suelo, ¿no?

- Korokoopa. Tiene sentido, pero hay algo que no entiendo. ¿Cómo pudo actuar el asesino con tanta oscuridad? Me extraña que no se diera un golpe con una mesa o se chocara con una pared. Ni me imagino lo difícil que resultaría domar a Kammy en esas condiciones.

- Ratónito. Ahora que lo pienso, a lo mejor la lámpara se cayó porque el culpable le dio un fuerte golpe a la mesilla por error al no ver nada entre toda la oscuridad...

- Kaproopa. Yo creo que el asesino habría usado una linterna para iluminarse... ¿Acaso no era suficiente el riesgo que corrió intentando matar a Kammy?

- Goombilón. ¿Y qué linterna usó? Porque recuerdo que ninguno de nosotros había gastado un mínimo de la batería propia.

- Spiriny. ... (Pensando profundamente en su mente, llega a una conclusión) ¡Ya lo tengo! El asesino usó la linterna de Kammy.

(Todos se quedan confusos)

- Bob-by. Pero eso no concuerda... ¿Sabía acaso el código de su linterna?

- Fuzzya. Tal vez mientras todos estábamos en nuestras respectivas habitaciones escuchando cómo Monokuma nos explicaba el funcionamiento de las linternas, el asesino estaba con el oído pegado a la puerta de Kammy para escuchar su clave.

- Spiriny. Podría ser, pero yo tengo otra teoría... Estoy seguro de que quien encendió la linterna no fue el asesino, sino la propia Kammy. Posteriormente con el forcejeo el asesino conseguiría arrebatársela.

- Popkey. (Exaltada) ¡Alucinante! ¡Todo va cobrando sentido! (Feliz) Kammy fue a coger la linterna porque notaba algún peligro afuera, y ese peligro era... (su cara se oscurece tétricamente) ...el asesino, quien entró a la fuerza por falta de llaves y le quitó violentamente la linterna...

Counter Spiriny
- Spiriny. ¡Eso no es verdad! Si hubiera intentado entrar a la habitación por la fuerza sin usar las llaves habría dejado huellas o marcas de violencia, al menos, en el picaporte, y eso no ocurrió. La única manera de que el asesino pudiera haber entrado sería abriéndole desde dentro.

- Bombazulina. Spiriny, sé que te he acompañado durante toda tu investigación y eso, pero no puedo creerme así de fácil que Kammy cometiera tantos errores la noche pasada. Si notas algo extraño fuera, ¿para qué abrir la puerta y arriesgarte? No tiene sentido para una mujer como ella.

- Spiriny. Asumes que Kammy sabía el peligro que corría, y eso no tiene por qué ser cierto. ¿Y si el asesino le pidió gentilmente que le abriera la puerta? Kammy confió en que nada malo ocurriría y... ¡zas!

- Don Huesito. Podría ser verdad... Al fin y al cabo hemos vivido con ella durante años.

- Spiriny. Y de este modo por fin podemos desmentir lo de que ninguno de nosotros es el asesino, ¿entiendes, Sargento Guydo?

- Guydo. (Cabizbajo) Ojalá te equivoques, Spiriny... Porque si dices la verdad eso significará que no le importamos un pepino a uno de los nuestros, y que le da igual que muramos...

- Korokoopa. Bien, por favor, ¿podemos cambiar de tema ya? ¿Alguien más descubrió los pañuelos que estaban escodidos en una de las estanterías de Kammy?

- Paratroopi. En efecto.

- Goombilón. Seguro que los utilizó para limpiar toda la sangre que habría en esa escena.

- Spiriny. ¿En serio crees eso? Me parece que el asesino habría necesitado mucho más que unos pañuelos para limpiar la escena del crimen.

- Bob-by. La habitación estaba impoluta, a excepción de la lámpara rota...

- Ratónito. Vaya meticulosidad. ¿Querría esconder algo el asesino?

- Bombazulina. Ratónito, es sangre, no un número de cuenta bancaria...

- Fuzzya. (Deja de estar pensativa y alza la voz) ¿Y si el asesino nos intentó confundir?

- Kaproopa. ¿Confundir? ¿De qué manera?

- Fuzzya. A lo mejor Kammy no murió porque le clavaron repetidas veces un objeto punzante. Si recordáis, tenía marcas en la garganta. ¿Y si la ahogaron hasta la muerte y posteriormente, horas después me refiero, la apuñalaron? Tened en cuenta que con el corazón parado la sangre no se bombea y no debería salir de forma tan violenta como cuando se está vivo... Con un poco de cuidado la sangre sólo mancharía su cuerpo y las sábanas de su cama.

- Popkey. ¿Y entonces para qué usaría los pañuelos?

- Fuzzya. Hmmmm...

- Bombazulina. Para limpiar el arma del crimen. El culpable no quería que descubriéramos el arma que utilizó.

- Guydo. A ver, ¿pero de qué arma estamos hablando? Porque yo me he perdido...

- Bombazulina. No lo tengo claro, pero vamos a pensar en posibles armas para poder llegar a una conclusión.

- Paratroopi. ¿Podría ser el puñal que desapareció ayer junto con el primer cadáver que vimos?

- Bombazulina. No. Las heridas habían sido producidas por un objeto punzante con forma de pincho...

- Spiriny. ¿Quién de nosotros podría haber utilizado algo con pinchos como arma? Hmmm... Aparentemente Popkey y... ... ... ... Y-y-yo... Oh, oh...

- Ratónito. (Coge violentamente el caparazón de Spiriny y lo observa con detenimiento. Pone cara de asombro) ¡¡Por el amor de Dios!! ¡¡Tienes restos de sangre en tus pinchos!!

- Spiriny. ¡¡¿QUÉ?!! ¡No puede ser posible!

(Todos ponen cara de asombro y desconcierto)

- Kaproopa. (Le salen lágrimas de los ojos) Spiriny, ¿has sido tú de verdad?

- Goombilón. ¿Cómo has podido traicionarnos así? Pensé que éramos amigos.

- Spiriny. ¡E-es un error! ¡Algo no va bien! Yo no he hecho nada, ¡lo juro!

- Popkey. Entonces demuestra tu inocencia. Ya que te gusta tanto interrogarnos como si fuéramos sospechosos, háblanos tú de lo que hiciste ayer por la noche, anda.

- Spiriny. Hice lo que todo el mundo. Estuve descansando en mi habitación y me quité mi caparazón para estar más cómodo... Bueno, también vino a visitarme Ratónito para pedirme comida y me fui a lavar los dientes mientras él me vaciaba la nevera.

- Ratónito. No te la vacié, exagerado...

- Spiriny. Y no volví a ponerme el caparazón hasta hoy por la mañana.

- Don Huesito. (Continúa la frase de Spiriny con sus propias palabras) Porque lo usaste para golpear a Kammy y lo limpiaste con varios pañuelos, ¿no es así?

- Spiriny. ¡No! ¡No des una imagen impropia de mi! Cuando me fui a dormir no miré si tenía el caparazón o no. Probablemente el asesino lo cogió mientras yo estaba ocupado en el baño y lo devolvió tiempo después sin que yo me diera cuenta. Ratónito, ¿así fue?

- Ratónito. ¿Por qué me lo preguntas a mi? ¿Acaso me crees culpable? ¡¿Cómo te atreves a acusarme de algo así?!

- Korokoopa. Spiriny, Ratónito no fue el culpable, créeme. Cuando, según afirmas tú, Ratónito volvía a su habitación después de haber comido en la tuya yo le vi volver y no tenía ningún caparazón en sus manos ni nada raro.

- Ratónito. ¿Ves? Al fin alguien que me apoya.

- Spiriny. Pero, Korokoopa, ¿no me dijiste antes que no saliste de la habitación ayer por la noche en ningún momento?

...............................................................................................................................

(Flashback)

(En la habitación de Korokoopa...)

- Spiriny. ¿Saliste por la noche en algún momento?

- Korokoopa. No, ya te he dicho que estuve durmiendo toda la noche.

...............................................................................................................................

- Korokoopa. A ver, es que salir, lo que se dice salir, no salí en ningún momento. Sólo vi a Ratónito desde la puerta y le saludé, nada más.

- Spiriny. ¿Y por qué no me contaste eso?

- Korokoopa. ¿Porque supuse que ya lo sabrías? Spiriny, vas a tener que contar mentiras mejores para que no te consideremos culpable.

- Spiriny. Lo que intento decir es que alguien cogió en cierto momento de la noche mi caparazón y se lo llevó para cometer el crimen. No sé si lo hizo cuando estaba Ratónito dentro o fuera de mi habitación, pero sé que lo tuvo que hacer, ¡porque yo no he hecho nada!

- Kaproopa. ¿Y cómo entró a tu habitación? ¿Acaso no cerraste la puerta con llave?

- Spiriny. Eh... Debo admitir que se me olvidó volverla a cerrar cuando se marchó Ratónito...

Bob-by contraataque
- Bob-by. Vale, supongamos el remoto caso de que el asesino aprovechó la situación y te robó el caparazón para usarlo como arma... ¿Entonces por qué lo limpió con pañuelos? ¿No habría sido más fácil dejarlo manchado de sangre para que te inculpáramos en cuanto lo descubriéramos?

- Spiriny. Ya os he dicho que el asesino quiere confundirnos; tiene todo planeado al milímetro, ¿es que no os dáis cuenta? Además, como bien dices limpió mi caparazón con pañuelos. ¿Y dónde los dejó?

- Paratroopi. En la estantería.

- Spiriny. ¡Exacto! Yo no puedo llegar solo a ese lugar debido a mi estatura. ¡Es imposible! Y además, Bombazulina, puedes corroborarlo porque durante la investigación necesité apoyarme encima tuya para alcanzar esa estantería.

- Bombazulina. Es verdad...

- Fuzzya. Entonces si no pudo ser Spiriny por todo lo que ha dicho, ¿quién fue?

- Spiriny. No nos queda otra que empezar a descartar gente.

- Korokoopa. Yo tengo muy claro que no fui. Tengo una hermana que cuidar y jamás se me ocurriría dejarla morir.

- Paratroopi. Eso no es excusa, Korokoopa. Necesitas una coartada sólida.

- Korokoopa. ¿Y tú qué sabrás, tonto del cubo?

- Paratroopi. Korokoopa, no empieces, que no es momento...

- Spiriny. Popkey, ¿pudiste ser tú la asesina?

- Popkey. ¡¡¿EH?!! ¡¿Y-yo, p-por qué?!

- Spiriny. De todos los huéspedes tú fuiste la única que no me dio una coartada, por increíble que fuera. Además tienes pinchos en tu cabeza, ¿no es así?

(Todos miran a Popkey)

- Popkey. (Se pone a llorar) Y-yo no he hecho nada... Creedme... (Pasa del llanto a la furia) ¡Que me creáis he dicho!

- Spiriny. No sólo la apuñalaste, sino que previamente podrías haber utilizado tu flexible cuerpo para ahogar a Kammy, ¿me equivoco? ¡Confiesa! (Popkey empieza a tararear una canción)

- Bob-by. No creo que pudiera ser ella, la verdad... Tal vez pudiera haber utilizado la cabeza para apuñalar a Kammy y haberla ahogado, pero no tiene manos ni brazos. ¿Cómo pudo haberse limpiado su cuerpo? ¿Y cómo pudo haber sujetado la linterna? Y además ten en cuenta que ella es muy frágil debido a que está hecha de pompas. Kammy habría podido derrotarla con facilidad.

- Popkey. Eso es verdad. Soy una inútil en el cuerpo a cuerpo.

- Spiriny. Hmmm... ¿Y tú, Don Huesito?

- Don Huesito. ... ¿Eh? ¿Por qué yo? ¿A qué vienen tantas acusaciones por parte tuya, Spiriny?

- Fuzzya. Es verdad, si no recuerdo mal tu habitación estaba pegada a la de Kammy. ¿Cómo es que no pudiste oir el ruido de la lámpara rompiéndose contra el suelo?

- Don Huesito. (Pálido) N-no sé... Estoy desconcertado... A lo mejor estaba insonorizada la habitación de Kammy y por eso no oí nada.

- Spiriny. Las habitaciones nos fueron adjudicadas al azar. La probabilidad de que a Kammy le tocara una habitación insonorizada sería de uno entre quince... No llega al 10%.

- Don Huesito. ¡Pues entonces todas las habitaciones estaban insonorizadas!

Counter Spiriny
- Spiriny. ¡Eso no es cierto! Esta mañana, poco después de despertarme, pude oir perfectamente los gritos desesperados de Fuzzya desde mi habitación.

...............................................................................................................................

(Flashback)

(En la habitación de Spiriny, este está analizando su desayuno cuando de repente, desde fuera de su habitación...)

- ???. ¡¡¡AAAAAAHHHHHHH!!!

- Spiriny. ¿Qué demonios es eso?

(Spiriny salta de la silla y sale al pasillo. Encuentra pocos segundos después a Fuzzya corriendo a lo largo del pasillo)

- Fuzzya. (Llorando) ¡¡Aaaaahhhh!! ¡¡Aaaaaahhhhh!!

(Salen de sus respectivas habitaciones dentro de la misma planta Korokoopa y Ratónito, con cara de confusión e incertidumbre observando a la desesperada Fuzzya)

...............................................................................................................................

- Don Huesito. ... ¿Y eso te parece suficiente? A lo mejor en tu planta las habitaciones eran de diferente manera. Además se te olvidan mis heridas. ¿Acaso crees que en estas condiciones yo podría matar a alguien?

- Spiriny. Apenas sientes dolor, así que podrías actuar casi con normalidad, digo yo.

- Goombilón. Ahora que recuerdo, tal vez hemos pasado algo por alto. ¿No habéis pensando en que las habitaciones de Don Huesito y Kammy no tendrían por qué estar necesariamente juntas? (Todos se miran confusos) Os recuerdo que había un ascensor escondido en la recepción del hotel justo debajo de esas dos habitaciones, y me apuesto cualquier cosa a que ese ascensor también llegaría a las plantas superiores. Con un espacio tan grande y con la casualidad de que el ascensor se encontrara parado en la primera planta en aquel momento, probablemente el ruido no hubiera llegado con tanta intensidad a la habitación de Don Huesito, ¿no creéis?

Interior Hotel Kammy 2

- Don Huesito. ¡Es verdad! Tiene que serlo.

- Guydo. Pero no podemos afirmar con total seguridad que eso sea así. Nadie notó nada extraño en las paredes en las que según tú debería haber una entrada al ascensor.

- Ratónito. Entonces preguntémosle a Monokuma, el que lo ocultó. (Se da la vuelta y mira a Monokuma) ¿Podrías aclarar nuestras dudas?

- Monokuma. Por supuesto que no. Como juez imparcial que soy, y como bien he dicho antes que no habría favoritismos, no pienso daros pistas.

- Spiriny. Monokuma, no son favoritismos. Si nos falta esta información importante el juicio podría avanzar hacia un camino muy distinto al verdadero.

- Monokuma. Veámoslo desde este punto de vista: ¿me he metido yo en vuestros asuntos? No. Pues no os metáis vosotros en los míos. Así de sencillo.

- Spiriny. Es que en verdad sí te has metido en nuestros asuntos. Al habernos ocultado el ascensor nos has engañado durante la investigación.

- Don Huesito. ¡Eso es verdad!

- Spiriny. No te estamos pidiendo que nos des la identidad del culpable, sólo que nos digas algo que nosotros podríamos haber descubierto si no nos lo hubieras ocultado.

- Monokuma. Argh, sois tan insistentes como un vecino pesado que viene a pedirte sal. Vaaale, os lo diré. Sí, el ascensor sí conectaba con todas las plantas del hotel. ¿Contentos?

Interior Hotel Kammy 3

- Don Huesito. ¡Gracias! Ahora que la verdad ha salido a la luz se demuestra que yo no soy culpable.

- Spiriny. No tan rápido, Don Huesito. Solamente eres sospechoso por ahora...

- Fuzzya. Yo no me fiaría de él. Ha intentado tantas cosas para enamorarme que seguro que ahora quiere cobrarse su venganza a costa de matarnos a todos...

- Don Huesito. Fuzzya, ¡¿cómo se te puede ocurrir tal barbaridad?! Mi amor hacia ti es fiel y siempre lo será.

- Spiriny. Fuzzya, ¿y si en verdad este era tu plan?

- Fuzzya. ¿Eh? No me digas que ahora vas a por mi. Primero fue Popkey, luego Don Huesito, ¿y ahora yo? ¿Es que no te cansas de dar palos de ciego o qué?

- Spiriny. Siempre te has sentido algo distanciada con el resto de nosotros en el castillo, ¿recuerdas? Pero eso no es lo que me preocupa. Tú fuiste la primera en descubrir el cadáver.

- Fuzzya. ¿Y eso me hace sospechosa? Podría haberlo descubierto cualquiera, cual-quie-ra.

- Spiriny. Vuélveme a explicar por qué fuiste a la habitación de Kammy tan pronto por la mañana. ¿Ibas a visitarla o querías tener una excusa para “descubrir” el cadáver?

- Fuzzya. ¿Quieres saber la verdad? Pues adelante. Si por algo fui a su habitación fue para tenerla vigilada, pero no con intención de matarla, sino para prevenir que ella se volviera loca y le diera por matar a cualquiera de nosotros. Era un verdadero peligro para el resto, ¿es que soy la única que piensa así? Después de todo lo que le había pasado en tan poco tiempo no me extrañaría que se le fuera la cabeza en menos que canta un gallo. Y ya está, me la encontré muerta y entré en pánico. ¿Contento?

- Paratroopi. Pero eso no te excusa de haberla matado. Nadie te vio haciendo lo que dices.

- Fuzzya. Veo que te encanta meterte donde no te llaman. ¿Quieres que cuente qué hiciste ayer por la noche, eh? ¿O prefieres contarlo tú?

(Todos miran a Paratroopi)

- Paratroopi. ¿E-eh? N-no se de qué me estás hablando.

- Spiriny. Cabo Paratroopi, ¿hay algo que no nos hayas contado?

- Paratroopi. N-no. Creedme, por favor.

- Fuzzya. ¿Kaproopa tiene que decir algo al respecto?

- Kaproopa. ... Para nada... No, nada...

- Korokoopa. (Sospecha) ¿Qué está pasando aquí?

- Fuzzya. Que tu querida hermana y ese metomentodo con el cubo en la cabeza durmieron ayer por la noche juntos. Si no lo conté antes es porque me pidieron que no lo dijera.

(Todos se quedan patidifusos)

- Todos. ¡¿QUÉ?!

- Paratroopi. ¡Es mentira! ¡No la creáis! Está inventándoselo todo.

Reglas 2 y 3
- Ratónito. Vamos a ser coherentes. ¿No había una regla en el tablón de anuncios de recepción que prohibía a los huéspedes estar juntos por la noche?

- Don Huesito. ¿Cómo es que no han sido castigados, Monokuma?

- Monokuma. (Riéndose) Upupupupu... Porque fueron más listos que yo por una vez.

(Todos están confusos y Spiriny está pensativo)

- Spiriny. ¿A qué se refiere con eso Monokuma...? (Piensa profundamente hasta que da con la respuesta) ¡Ya lo tengo! La regla que impuso Monokuma impedía a los huéspedes estar juntos en los pasillos y en la recepción del hotel, pero no decía nada sobre las habitaciones.

- Monokuma. (Riéndose) Ahí le has dado.

- Ratónito. Pero aún así recuerdo que había otra regla más que decía algo como que sólo una persona puede dormir en cada habitación y que debía ser el que vivía en ella todo el tiempo...

- Kaproopa. Sólo dormí yo. Paratroopi se quedó en vela toda la noche.

- Paratroopi. ¡Sssshhhh! No digas nada, Kaproopa.

- Guydo. (Mirando a Paratroopi) Ahora que lo dices sí que se te nota un poco la cara de cansado. No se te notaba tanto porque el cubo te tapa la cara.

- Korokoopa. (Furioso, pero a la vez impotente ante la situación) E-esto es alucinante... En cuanto salgamos de este hotel, si salimos, voy a asesinar a Paratroopi.

- Monokuma. (Se sigue riendo) ¿Y por qué no pruebas a matarlo para el siguiente juicio?

- Korokoopa. Me están entrando ganas, la verdad.

- Goombilón. (Volviendo al tema principal) ¿Y entonces eso es todo lo que pasó en la habitación de Kaproopa?

Monokuma sweating
- Monokuma. (Se pone muy rojo) Uf, ni te imaginas lo que pude ver con mis cámaras de seguridad... (empieza a sudar y se pone más rojo aún) Hicieron cosas demasiado inapropiadas como para contarlas...

- Paratroopi. ¡No inventes! Estuve despierto toda la noche velando por la seguridad de Kaproopa, nada más.

- Korokoopa. Más te vale que haya sido así. ¡Más te vale!

- Spiriny. Si empiezo a reducir la lista de sospechosos, entre los que tienen coartada, los que no tienen la estatura necesaria y los que por más que puedan parecer culpables salta a la vista que no podrían serlo conociéndolos, no queda nadie... ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Acaso es verdad que ninguno de nosotros ha matado a Kammy y que todo esto es un nuevo truco de Monokuma? Debo analizar profundamente el caso. Sé que todavía hay cosas que se nos están escapando...

- Goombilón. No es por nada, pero tengo curiosidad. ¿Alguien sabe qué fue del cadáver de recepción que desapareció?

(Todos se miran indecisos unos a otros)

- Ratónito. Vimos en la cocina que Monokuma había escondido el cadáver de otro trabajador en un armario, así que seguramente esté escondido en otro sitio, quién sabe.

- Monokuma. Yo sigo repitiendo que no he escondido ningún cadáver, ¿estamos?

- Ratónito. Ya, claro, y tampoco hiciste aquella atrocidad de sacarle la sangre y recogerla en un cubo, ¿verdad? Es realmente asqueroso.

Monokuma claws
- Monokuma. (Saca sus garras) Que yo no he hecho nada te digo.

- Spiriny. (Se da cuenta de algo) ¡¡Un momento!! ¿Y si la sangre no era del cadáver?

- Ratónito. ¿Cómo no va a ser del muerto? ¿Entonces de dónde ha salido, del aire?

- Spiriny. No. De Kammy.

- Bombazulina. ¿De Kammy?

- Spiriny. Exacto. Eso explicaría por qué la habitación estaba tan limpia y además nos revelaría algo más: Kammy no murió ahogada y después el asesino aprovechó para apuñalarla. En realidad el asesino la ahogaría hasta dejarla solamente inconsciente, y posteriormente la apuñalaría varias veces, recogiendo toda la sangre derramada en el acto.

- Guydo. ¿Y qué más da cómo haya muerto?

- Spiriny. Es importante saberlo, porque la capacidad de los dos cubos no es suficiente para toda la sangre que pudo ser derramada. Eso significa que el asesino tuvo que llevarse en algún momento al menos uno de los cubos y vaciarlo donde fuera para poderlo volver a utilizar...

- Bombazulina. ¿Y dónde lo vació? ¿En uno de los fregaderos de la cocina?

- Spiriny. Puede ser... O tal vez lo volcó sobre el cadáver que descubrimos encerrado en el armario...

- Ratónito. (Palidece) Menudo asco. ¿Podemos hablar de algo más bonito, por favor?

- Monokuma. ¡Bueeeno! Parece que el tiempo de debatir se va acabando. ¿Váis a empezar a votar ya o qué?

- Kaproopa. ¿Pero a quién vamos a votar, si no hemos llegado a ninguna conclusión?

- Ratónito. Votemos a alguien al azar, a ver si da la casualidad de que acertamos.

- Bob-by. ¿Te has vuelto loco? Así no se hacen las cosas.

- Spiriny. A ver, antes de nada vamos a resumir un poco el asesinato, a ver si hay algo que hemos pasado por alto...

Danganronpa The Animation OP (Full) - 03 Never Say Never (Instrumental)-0

Danganronpa The Animation OP (Full) - 03 Never Say Never (Instrumental)-0

Música de clímax de juicio

Ayer por la noche, después de que Monokuma nos obligara a marcharnos a nuestras respectivas habitaciones, todos recibimos una linterna con la que poder iluminarnos si necesitábamos salir afuera. Yo me quité el caparazón para estar más cómodo, y antes de irme al baño fui sorprendido por Ratónito, quien venía a pedirme comida.

Durante ese periodo, el asesino aprovecharía la situación para entrar en mi habitación con la puerta abierta, robar sigilosamente mi caparazón y usarlo como arma para el asesinato posterior. Cuando regresé a mi cama para dormir estaba tan cansado que olvidé revisar mi caparazón y si la puerta estaba abierta o cerrada, gran fallo mío...

El asesino caminó con cuidado hasta la puerta de Kammy con varios cubos y el caparazón espinoso y llamó a la puerta de la susodicha en toda la oscuridad. La mujer, depresiva, probablemente rechazaría la visita. Pero el asesino insistió tanto en verla que Kammy cogió su linterna, la encendió, abrió la puerta con llave y fue sorprendida por el malhechor. Este la cogió por el cuello y la ahogó hasta que perdió el conocimiento por falta de aire; durante el forcejeo probablemente cayó la lámpara, pero Don Huesito no pudo oirla al estar las habitaciones separadas por el hueco del ascensor. Una vez hecho esto, el culpable la apuñaló incontables veces en el cuerpo e hizo desaparecer las pruebas de diversas maneras: con los cubos llenos de sangre, los cuales tuvo que reponer al menos una vez vaciándolos en la cocina, lo que indica que el asesino salió y volvió a entrar en la habitación por lo menos una vez mientras Kammy moría; también limpió con pañuelos el arma del crimen, pero sin total pulcritud para que yo pudiera ser inculpado durante el desarrollo del juicio.

Y finalmente, una vez cumplido su objetivo, volvió a mi habitación y sin temor alguno entró en mi habitación mientras dormía profundamente aprovechando que la puerta seguía abierta y dejó mi caparazón donde yo pudiera verlo la mañana siguiente.

A pesar de todo esto hemos sido incapaces de culpar a nadie... ¿Cómo puede ser esto posible?

- Monokuma. Una historia muy interesante, sin duda. ¿Empezamos a votar ya?

(Todos parecen mostrarse permisivos ante la propuesta de Monokuma)

- Kaproopa. (Empieza a llorar) Por mi vale, pero me va a resultar muy difícil votar... ¿En serio uno de nosotros ha podido hacer esto? Con todo lo que hemos vivido juntos...

Counter Spiriny
- Spiriny. (Un escalofrío recorre todo su cuerpo al escuchar a Kaproopa. Abre bien los ojos por su inconmensurable asombro) ¡¡N-no puede ser!! ¡¿Cómo he estado tan ciego todo este tiempo?! El árbol me ha impedido ver el bosque... (Deja de pensar y alza la voz) ¡¡Un momento!! ¡Eso no es cierto! Ahora ya entiendo por qué los resultados de la investigación no me cuadraban... La verdad es que este asesinato no ha podido cometerlo una sola persona... Ni dos... Ni tres... ¡¡Apostaría mi vida a que todos vosotros habéis participado en él!!

(Todos se quedan boquiabiertos)

- Popkey. (Alterada) ¡¿Qué rayos estás diciendo?!

- Ratónito. Spiriny, ¿te estás escuchando? ¿Cómo vamos a haber participado todos en esta locura?

- Spiriny. Todos tenéis excusas más o menos sólidas... Paratroopi y Kaproopa estuvieron juntos aquella noche, Korokoopa quiere a su hermana y vio a Ratónito por la noche, Don Huesito y Guydo están enamorados de Fuzzya, Goombilón y Paratroopi son amigos de Guydo, Bob-by y Popkey son pareja, y por último Fuzzya mantuvo un secreto con Paratroopi y Kaproopa. ¿No os dáis cuenta de que todos, TODOS, tenéis excusas para no haber matado a nadie y poner la vida del resto en riesgo?

Reglas 4 y 5
- Bombazulina. ¡Eso no tiene sentido! ¿Acaso no recuerdas otra de las reglas de Monokuma, la que dice que tras un asesinato se debe decidir en consenso quién es el culpable? Eso indica necesariamente que sólo puede haber un culpable.

- Spiriny. ¡Te equivocas! La regla dice en concreto: “Si se acusa como asesino al huésped equivocado, todos los inocentes y el acusado serán ejecutados, a excepción del verdadero asesino, quién conseguirá salir del hotel”. En un sentido amplio de la regla, en teoría hasta todos en conjunto podríamos haber asesinado a Kammy. De tal modo que una vez celebrado el juicio sólo sería necesario culpar a cualquiera para que el resto pudiera salir sano y salvo de aquí, pues ninguno de nosotros sería inocente, sino culpables.

Korokoopa contraataque
- Korokoopa. Vale, supongamos que todos nos hemos agrupado para matar a Kammy, de tal modo que durante el juicio sabíamos que sólo se iba a inculpar a una persona por no conocer ese enfoque de la regla de Monokuma. ¿Entonces por qué tú has sido el único que no sabía nada de nuestros planes, eh? Podríamos haberte unido al grupo y habrías sobrevivido una vez finalizado el juicio.

- Spiriny. Es evidente la respuesta: porque en este juicio es necesario que muera al menos una persona: el acusado, como bien dice la regla de antes, y he tenido la mala suerte de que me elijáis a mi. Pensadlo, si todos hubiéramos matado a Kammy, ¿quién se prestaría voluntario a morir por el resto? Cundiría el caos. Y es por eso que durante todo el juicio todos, TODOS, habéis estado fingiendo y habéis intentado culparme a mi. Me gustaría creer lo contrario, pero dadas las pruebas no puedo afirmar otra cosa.

- Don Huesito. Ya que te atreves a acusarnos, dinos, ¿cómo crees que pudimos matarla entre todos? Porque por mucho que lo intento no consigo entenderlo.

- Spiriny. No te hagas el loco. Habría que añadir ciertos factores a la teoría que expuse antes. Después de que Kammy cayera incosciente a causa de uno de vosotros, el resto fue entrando en la habitación de forma separada para no incumplir la regla de no agruparse en los pasillos por la noche. Según fuisteis entrando en la habitación, fuisteis apuñalando uno por uno a la pobre víctima mientras otro iba vaciando los cubos llenos de sangre. De este modo todos habríais participado en la matanza.

- Monokuma. (Interrumpe a Spiriny) Ya está, se acabaron las discusiones. Votad ya de una vez o este oso se va a cabrear de verdad.

- Ratónito. Spiriny, se te ha ido la cabeza completamente, pero da igual. En verdad es tu voto contra los de todo el resto. Pienses lo que pienses no puedes ganar.

- Monokuma. Bueno, aquí no está todo muy claro. Dado que él os está acusando a todos del asesinato de Kammy Koopa, se encuentra en considerable desventaja, por lo que he decidido concederle un “premio”. Spiriny será el único que podrá votar al culpable en este juicio.

- Todos. ¡¡¿QUÉ?!!

- Spiriny. Gr-gracias...

- Monokuma. ¿Sigues confiando en tus amigos o votarás en su contra?

- Spiriny. Tengo muchos años de experiencia en esto de la investigación... Y hace mucho tiempo un conocido me dio un consejo: “nunca te fies completamente ni de tus amigos más cercanos”. Así que sí, arriesgo mi vida al votar que todos, absolutamente todos, son culpables.

- Monokuma. Ten en cuenta que si hay al menos un huésped a parte de ti que no cometió el asesinato, habrás fallado estrepitosamente...

- Spiriny. Me arriesgaré. Desconfío plenamente de todos ellos.

- Monokuma. Muy bien, vamos a ver el resultado entonces. ¡Qué tensión! ¡Qué emoción! ¿Habrá habido un complot gigante dentro del hotel, o son sólo meras supersticiones de Spiriny?

(Detrás de Monokuma aparece una máquina tragaperras gigante, la cual muestra en sus pantallas que el culpable es... ¡Todo el mundo! Menos Spiriny, obviamente)

- Monokuma. ¡¡COOORRECTO!! No esperaba menos del detective definitivo. ¡Upupupupu!

- Spiriny. (Decepcionado) Todos... Sois unos repugnantes traidores... Y lo peor de todo es que por poco eso me cuesta inocentemente la vida. ¡¿Es que no os dáis cuenta de las barbaridades que habéis cometido desde que entramos a este dichoso hotel?!

(Todos se miran unos a otros desconcertados)

- Popkey. (Temblando) Sinceramente lo que me preocupa ahora mismo es que vamos a morir como castigo, no sé vosotros.

- Spiriny. Y tú, Bombazulina, eres la que más me ha decepcionado de todos. Tú inspirabas fé y fuiste la que decías que no debíamos entrar en en el juego pasara lo que pasara.

- Bombazulina. (Le salen lágrimas de sus ojos) E-es verdad... ¿Q-qué nos ha pasado? ¿Por qué nos hemos convertido en monstruos?

- Kaproopa. Es este hotel maldito que ha sacado lo peor de nosotros...

- Paratroopi. Sé que no nos llegarás a perdonar nunca por todo esto, Spiriny, pero estamos profundamente arrepentidos.

- Spiriny. Sólo quiero que me digáis una cosa más... ¿Por qué yo? ¿Qué os he hecho para merecer esto?

- Korokoopa. A veces hay que tomar decisiones duras... Estabas tan concentrado en la búsqueda de una salida que fuiste el último en agruparte con nosotros el primer día. No nos quedó otra que elegirte a ti...

...............................................................................................................................

(Flashback)

(Anteriormente, en el día 1, en la sala de recepción están reunidos 11 huéspedes: el Trío de Élite, Bombazulina, Korokoopa, Kaproopa, Popkey, Bob-by, Fuzzya, Don Huesito, y Ratónito. Kammy está descansando en su habitación y Spiriny está llegando a la zona de reunión)

- Kaproopa. ¿Dónde están los cadáveres? ¿Alguien se los ha llevado?

- Ratónito. No creo que a ninguno de nosotros se nos haya ocurrido hacer esa tontería...

- Fuzzya. ¿Insinúas que hay alguien más aquí a parte de nosotros?

- Guydo. Yo no lo descarto...

- Goombilón. (Le salen lágrimas de sus ojos) Ay, ¡tengo miedo!

(Aparece Spiriny)

- Spiriny. Oh, al fin os encuentro. ¿Estábais reunidos?

- Don Huesito. En efecto. Estábamos esperando a reunirnos todos para poner en común todo lo que hemos investigado hasta el momento.

...............................................................................................................................

- Spiriny. Así que fue ahí, ¿eh? Ya veo... (Intenta aguantar sus lágrimas y mira cabizbajo y con rencor al suelo) Estáis todos locos.

- Monokuma. Bueeeno, siento interrumpir de nuevo pero creo que ha llegado la hora del gran castigo que he preparado para un grupo tan grande como el vuestro. Tengo que añadir que no me esperaba que os colárais entre los vacíos que había en mi reglamento de forma tan inteligente y perspicaz; en este juego se suponía que iríais cayendo de uno en uno y poco a poco, pero hay que saber conformarse con la situación.

- Spiriny. ¡No tan rápido! Aquí no va a morir nadie.

Monokuma confused
- Monokuma. ¿Huh? ¿No? ¿Por qué si se puede saber?

- Spiriny. Resulta obvio. Si muere aquí alguien el amo Bowser se enfadará mucho contigo.

- Todos. ¿Qué?

- Monokuma. No entiendo de qué me hablas, pero me da igual.

- Spiriny. ¿Eso crees, Monokuma? ¿O debería llamarte Monokammy?

(Todos miran sorprendidos y confusos a Monokuma)

- Monokuma. ... ¿Qué estás diciendo? ¿Se te ha ido la olla, amigo?

- Spiriny. No te hagas la tonta, Kammy. Sé perfectamente que quien está detrás de todo esto eres tú.

- Goombilón. (Con lágrimas en los ojos) Pero si la hemos matado nosotros, Spiriny.

- Spiriny. Pues algo debe haber pasado porque todo esto es por ella. Estoy seguro.

- Bob-by. ¿En qué pruebas te basas para creerlo? Si es que las tienes...

- Spiriny. Desde el principio he ido notando ciertos detalles minúsculos que delatan a Kammy como la culpable, aunque no puedo afirmar si tiene cómplices.

- Monokuma. ¡Eso es mentira! Yo soy un oso 100% real, no fake, y no necesito que me controle nadie.

- Spiriny. Ah, ¿sí? ¿Y entonces cómo explicas que Kammy no notara la ausencia del ascensor dentro de su propio hotel?

- Monokuma. Se le habría pasado por alto. ¿Y a mi qué me cuentas? Además con mi insospechada y magnífica entrada en escena todos os quedasteis muy descolocados. Fíjate que casi todos participasteis en una matanza con ni siquiera estar un día entero de secuestro... ¡Upupupupu!

- Spiriny. ¿Y qué me dices de la salida de emergencia?

...............................................................................................................................

(Flashback)

- Don Huesito. ¿No hay ninguna salida de emergencia?

- Kammy. En verdad no la hay... No había dinero suficiente como para crearla.

- Fuzzya. Esto es fantástico. Muchísimas gracias, Kammy, por el lío en el que nos acabas de meter sin necesidad.

...............................................................................................................................

- Spiriny. Y al día siguiente descubrimos al lado de la entrada a la cocina una salida de emergencia perfectamente señalizada. Lo único malo es que estaba bloqueada, como el resto de posibles salidas.

...............................................................................................................................

(Flashback)

- Bombazulina. (Ve una puerta con un cartel encima que dice: “Salida de emergencia”) ¡Una salida!

- Spiriny. (Mientras Bombazulina corre hacia la puerta, Spiriny está pensativo) Hmmm... Demasiado fácil lo veo...

(Bombazulina empuja la puerta, pero no se abre. Empuja con mucha más fuerza y nada consigue)

- Bombazulina. ¡Maldita sea! No se mueve un ápice.

...............................................................................................................................

- Monokuma. (Deja de sonreir y empieza a sudar nervioso) Eso se le pudo haber olvidado. Es lo que tiene la vejez.

- Spiriny. Tal vez... Pero me he guardado la prueba definitiva para el final, ¿sabes? Dime, Monokuma, ¿cuándo invadiste este edificio?

- Monokuma. ¡Eso no tiene importancia! ¡¿Qué más dará esa chorrada ahora?!

- Spiriny. Ya contesto yo por ti, tranquilo. Digamos que lo invadiste hace tres días o más, porque instalar tantos artilugios, retener al Gran Hermano Martillo y al resto de trabajadores y prepararlo todo para nuestra llegada tuvo que tomarte tu tiempo...

...............................................................................................................................

(Flashback)

- Kamek. ¿Qué estás haciendo tú aquí?

- GHM. Lo mismo que vosotros. El que está detrás de todo esto consiguió localizarme y dejarme inconsciente. Cuando desperté aquí hace un par de días estuve retenido junto con el resto de trabajadores en este hotel, y de repente acabaron muriendo todos excepto yo.

...............................................................................................................................

- Spiriny. Y bien, si todos los trabajadores del hotel fueron asesinados, ¿cómo es que ayer por la mañana Kammy habló con uno de ellos antes de partir?

...............................................................................................................................

(Flashback)

- Kammy. (Confusa) Es extraño, esta mañana llamé al hotel para reservarlo entero para nosotros y para que todo el personal estuviera preparado...

...............................................................................................................................

- Spiriny. Y para rematar, el cadáver de repeción estaba frío cuando llegamos, así que no pongas como excusa que era el único al que mataron poco antes de que llegáramos a tu hotel. Bueno, seguro que ni siquiera todo esto es tuyo. Probablemente lo invadiste a la fuerza.

Monokuma angry
- Monokuma. (Furioso) ¡Deja de sacar cosas pasadas a la luz! ¡Me estás dando dolor de cabeza! ¡¡Todo eso no demuestra nada de NADA!!

- Ratónito. Pues yo me lo estoy empezando a creer...

- Monokuma. ¡¡Cierra el pico, rata gorda!! ¡¡Vosotros no sabéis nada, NADA!!

- Spiriny. Tú misma te estás delatando. Y si no fuera así, responde nuestra primera pregunta de una vez: ¿por qué nos has atrapado aquí y por qué nos has obligado a participar en este sangriento juego?

- Monokuma. ... (Agacha la cabeza y coloca sus brazos tras su espalda, con cierto gesto de desconcierto) Esta bien... ¿Quieres saberlo de verdad? (Alza los brazos con una profunda sonrisa y su ojo rojo se apaga. Monokuma cae de cabeza al suelo, inmóvil)

(Todos miran confusos el cuerpo inerte de Monokuma)

- Fuzzya. ¿Ha... ha dejado de funcionar?

- Bombazulina. E-eso parece...

(Justo en el trono en el que se sentaba Monokuma aparece mágicamente Kammy, sosteniendo su varita)

- Kammy. ¡¡Jajajajajajaja!!

- Todos (menos Spiriny). K-Kammy...

- Spiriny. Así que eran verdad mis teorías...

- Kammy. Me asombra tu talento, en serio. No me esperaba que una maestra del engaño y la perfección como yo pudiera haber cometido errores tan sutiles. Aunque hay que reconocer que si hubiérais usado un poquito la cabeza me habríais descubierto: estamos en el Hotel Kammy, así que, ¿por qué no debería ser yo la mente maestra que estuviera detrás de todo esto? Hoy en día los jóvenes estáis tan acostumbrados a creer que el más sospechoso de todos nunca es el malo del juego, que eso se ha vuelto esta vez en vuestra propia contra.

(Aparece a la derecha de Kammy mágicamente Kamek, montado en su escoba)

- Kamek. ¡Hola a todos!

- Bombazulina. ¡¡Kamek, estás vivo!! (Se acerca a abrazar a Kamek entre llantos)

- Korokoopa. ¿Pero cómo es esto posible? ¡Morísteis ambos ante nuestros ojos!

- Kammy. La Kammy con la que hablasteis desde que entrasteis al hotel ha sido un señuelo. Un secuaz de bajo rango, a quien previamente hipnoticé, se disfrazó de mi y se hizo pasar por mi todo el rato.

- Ratónito. Entonces... ¿hemos matado a un mero esbirro?

- Kammy. Así es. Si alguno hubiera inspeccionado a fondo el cadáver lo hubiera descubierto.

- Guydo. Es que arriesgarse a ver a Kammy sin ropa era algo por lo que nadie podía pasar...

- Kammy. (Ignora a Guydo) Además todo eso no termina aquí. Para que la situación fuera más desesperante y para que los asesinatos emergieran con más rapidez, también manipulé la “muerte” falsa de mi hijo. Era necesario un detonante que permitiera a Monokuma matar con razón a Kamek, y gracias a Popkey, quien intentó golpear con fuerza las paredes al principio del juego, tuve la oportunidad de desplegar mis armas y atacar a los culpables.

- Kamek. Pero obviamente no morí. La magia lo puede todo.

- Kammy. Y sí, no hace falta que me repitáis la pregunta del millón. ¿Por qué os he obligado a participar en todo esto? Pues por mera voluntad propia. Quería ver cómo de querida era entre mis secuaces, y he comprobado que no he durado viva ni un solo día. Patético, aunque predecible.

- Fuzzya. Y supongo que sabemos todos la respuesta, pero... ¿El Castillo de Bowser sigue bien? ¿Y qué tal nuestras familias?

- Kammy. Todo era un montaje. ¡¡Jajajaja!! ¡Pero quién va a tener el poder suficiente para conquistar un castillo tan imponente!

- Kamek. Ehmm... Eso ya pasó una vez hace varios años, madre... Nos atacaron desde el Reino Judía.

- Don Huesito. Todavía no me lo puedo creer. Hemos sido engañados. Por todas partes...

- Goombilón. Una cosa más; si vosotros seguís vivos, ¿entonces el Gran Hermano Martillo también?

- Kammy. No, ese no. Su muerte no estaba prevista al principio; fue un daño colateral.

- Korokoopa. ¿Y todo esto del oso robótico a qué vino? ¿De dónde sacaste la idea?

- Kammy. Ah, bueno, eso... Sinceramente fue un error que cometí. Usando mi magia, accidentalmente mezclé dos osos de peluche que encontré por la calle.

- Kamek. (Interrumpe a Kammy) Bien. Pues ahora que hemos descansado estos días en este lujoso hotel, es hora de que volvamos al Castillo de Bowser, ¿no?

- Kammy. Me parece que no entendiste bien mi plan, hijo mio.

- Kamek. ... ¿Qué plan? (Kammy alza su varita y atrapa a Kamek en una burbuja muy resistente) ... ¿Qué es esto? ¡Socorro!

- Kammy. (Con cara de demente, sonriendo tétricamente) Vamos a empezar con lo que os prometí: vuestro ansiado castigo.

- Todos. ¡¿QUÉ?!

- Kamek. ¡¿Te has vuelto loca?! ¡Ni se te ocurra hacerlo! ¡Esto no era lo que me habías contado!

- Kammy. Quiero mi ración de venganza, quiero vuestra sangre derramándose como vosotros derramasteis la mia.

- Guydo. No estarás hablando en serio, ¿no?

(Kammy saca un mazo y golpea un botón rojo que aparece en frente suya. De repente se abren 14 de las 15 trampillas que había bajo todos los estrados. El único que no se abre es la de Spiriny, mientras todos caen al vacío)

(Fin del juicio. Todos menos Spiriny han sido declarados culpables. ¡Es hora del castigo!)

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak Academy OST 1 - 01

Danganronpa 3 The End of Hope's Peak Academy OST 1 - 01. Despair Feel-0

Fin de la segunda parte

Cartel
El episodio aún no acaba aquí. Haz clic aquí para acceder a la última parte.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.