FANDOM


Máquina atención
Hay que recordar que este episodio, como el resto de especiales, no tiene que ver con ninguna de las temporadas de la historia principal. No es más que un mero episodio aislado e independiente.


Máquina atención
Se recomienda abrir los enlaces de música en otra pestaña para poder seguir correctamente el episodio.

Resumen

Tras un repentino accidente, el amo Bowser se verá "dividido" en sus distintas emociones. ¿Qué problemas podrá ocasionar esto a los secuaces del castillo?

Intro LTS Temp.5. Habitación Kamek mañana

(Por uno de los pasillos del Castillo de Bowser por la mañana caminan Kamek y Bowser serios)

- Kamek. ¿Y qué es eso de lo que le había hablado el consejero Robert, excelentísimo amo Bowser?

- Bowser. Ha preferido mantenerlo en secreto hasta que lleguemos al laboratorio. Sólo me ha comentado que se trata de uno de sus más exitosos experimentos.

- Kamek. (Ansioso) Esperemos que el laboratorio haya dado sus frutos. Y si podemos utilizarlo contra Mario será mejor que mejor.

- Bowser. Sí, será mejor que... (ve a Ratónito vagueando) ¡¡EH!! ¡¿Qué crees que estás haciendo ahí parado, irresponsable?!

- Ratónito. (En un acto reflejo coge la fregona y empieza a pasarla por el suelo del pasillo) E-eh... No estaba vagueando, amo Bowser, estaba reflexionando.

- Bowser. ¿Quién te crees que eres, un filósofo? ¡Venga a trabajar! (Kamek y Bowser siguen caminando) En fin, Kamek, como te decía... (pisa el suelo mojado y se resbala) ¡¡AAAAHHHH!! (Se va de cabeza contra las escaleras y baja varias plantas rebotando en numerosos peldaños)

- Ratónito. Pero amo Bowser, mire por donde pise, hombre.

- Kamek. ¡Santo cielo! ¡Amo Bowser! (Se acerca a Bowser) ¡Responda! ¡Responda!

_______________________________________________________________

Hospital Castillo Bowser
(Varias horas después, en la sala de espera del hospital del castillo se encuentran Kamek y Ratónito)

- Kamek. (Nervioso, mordiéndose las uñas) Ayyy... Que no le haya pasado nada, por favor. El castillo necesita a su líder o cundirá el caos.

- Ratónito. Kamek, ambos sabemos que el caos cunde esté o no Bowser.

- Kamek. ¿Algún día cerrarás esa boca?

- Ratónito. Cuando tenga comida suficiente como para taparla.

(Aparece un médico Boo)

- Boo. ¿Familiares o conocidos de Bowser? (Kamek y Ratónito se levantan)

- Kamek. ¡Doctor, ¿se encuentra bien el amo?!

- Ratónito. ¿Traemos flores de vivo o de muerto? (Kamek le mira furioso) ¿No has notado nunca esa sensación de que ya has vivido un momento parecido antes? Lo llaman déjà vu o algo así.

- Kamek. No entiendo por qué siempre te da todo igual. Si al amo Bowser le pasa algo malo yo mismo me encargaré de cortarte la lengua y matarte.

- Ratónito. Kamek, eso resérvatelo para los juegos. He oído que van a sacar una versión sangrienta del Hotel Mario, a lo mejor ahí puedes volcar tus frustraciones.

- Dr. Boo. Nos hemos esforzado en salvar al amo Bowser de sus múltiples contusiones craneales, y aunque hemos conseguido sacarle de peligro, me temo que ha entrado en coma...

- Kamek. (Se lleva las manos a la cabeza y se pone de rodillas) Oh, no... ¡Qué desgracia!

- Ratónito. ¿Podemos verle?

- Dr. Boo. Pasen de uno en uno, eviten hablar en tono alto y sobre tod-

- Ratónito. Sí, sí. Ya nos sabemos el protocolo, gracias; es que ya hemos pasado por esta situación más de una vez.

- Kamek. Hay que devolverle la consciencia, sea como sea...

- Ratónito. Dile al oído que sus secuaces están saqueando su fortuna. (Kamek lo golpea en el hombro) ¡Oye! Al menos yo doy ideas.


Diálogo

CB Kamek
(Por la tarde, en la habitación de Kamek, se encuentran él y Robert hablando)

- Robert. Madre mía, qué desgracia. La cabeza del castillo está fuera de combate, ¿y ahora qué haremos?

- Kamek. Por lo pronto no contar nada de esto a nadie. Es información confidencial.

- Robert. Está bien, seré una tumba.

- Kamek. Y por cierto, ¿qué era aquello de lo que tanto le habías hablado al amo?

- Robert. ¡Oh! Es sin duda uno de mis mejores experimentos. Meses de esfuerzo y cálculos están dando finalmente sus frutos. Se trata de una máquina capaz de separar las distintas emociones de una persona.

- Kamek. ¿Y eso de qué nos servirá a nosotros?

- Robert. Podremos conocer los diferentes sentimientos de los nuevos secuaces que quieran apuntarse a trabajar para nosotros, sabremos cuáles predominan sobre otros, conseguiremos averiguar qué es lo máximo que puede dar cada uno de sí mismo...

- Kamek. (Alicaído por el accidente de Bowser) Hmmm... Suena bien...

- Robert. Y una vez estudiado todo eso, podremos volver a mezclar todos los sentimientos para conseguir a la persona original. Sencillo y a coste cero. ¿No es maravilloso?

- Kamek. Sí... Lástima que no pueda felicitarte como es debido, pero el tema de Bowser me tiene contra las cuerdas... Oye, Robert, tú que has sido consejero del castillo durante un tiempo, ¿podrías aconsejarme algo?

- Robert. Tengo que decirte que tengo la solución a tus problemas.

- Kamek. Ah, ¿sí? (Alegra la cara) ¿Qué vas a hacer?

(Justo cuando va a hablar Robert, aparece Kammy)

- Kammy. ¿Otra vez tú por aquí, conserje? Eres muy pesado.

- Robert. (Intenta mantener la calma) Consejero, Kammy, que no te enteras.

- Kammy. Como sea, en fin… ¿Qué hacía un lameculos como tú por aquí?

(Kamek y Robert se miran mutuamente y empiezan a disimular)

- Kamek. Ha venido a… ¿A qué habías venido, Robert?

- Robert. Pues a… a hablar del tiempo.

- Kammy. ¿Del tiempo?

- Kamek. E-exacto. Es que está haciendo un curso de meteorología y… Y quería enseñarme todo lo que había aprendido.

- Kammy. … A ver si con tanto cursito va a dejar de trabajar, que aquí los vagos salen hasta de debajo de las rocas.

- Robert. No, no, tranquila Kammy, es un curso de una semana, nada más.

- Kammy. Pues tengo curiosidad. ¿Podrías predecirme el tiempo?

- Robert. (Nervioso) ¿E-eh? P-pues claro… (Mira la cara desconcertada de Kamek) Según mis estudios hoy… hoy… eh… (Mira con seriedad a Kammy) Hoy no va a llover.

- Kammy. … ¿Y ya está? Eso también podría haberlo adivinado yo mirando por la ventana.

- Kamek. (Intenta ayudar a Robert) Es que en eso se basa la meteorología, ¿verdad?

- Robert. S-sí.

- Kamek. La de científicos que habrán descubierto cosas mirando por una ventana…

- Robert. Galileo, por ejemplo.

- Kammy. Ohh, Galileo, qué buena obra teatral.

- Robert. Eh… S-sí… Bueno, yo me voy.

- Kammy. Eso, sigue mirando a las nubes, fracasado. Algún día te devolveré al castillo del que saliste, ¡parásito!

- Robert. Yo también me alegro de verte, Kammy. (Robert sale de la habitación y piensa en su mente) Kamek, te prometo que tengo la solución. Pronto lo verás…

_______________________________________________________________

Beneath Pi'illo Castle - Mario & Luigi Dream Team Music Extended

Beneath Pi'illo Castle - Mario & Luigi Dream Team Music Extended

Música 1

(Comienza la música 1)
CB anocheciendo
(La noche ha caído en el Reino Champiñón. Por uno de los pasillos mal iluminados del hospital espía Robert a un par de médicos que se encuentran en frente de la sala donde reposa Bowser)

- Dr. Koopa. Yo esta noche tengo guardia como de costumbre.

- Dr. Boo. ¿Otra vez? Qué mala suerte que te haya tocado dos lunes seguidos. Yo hoy no tengo que quedarme, pero mañana sí.

- Dr. Koopa. ¿Es verdad que a los del sector B les han subido el sueldo un 5%?

- Dr. Boo. Sí. Tengo un amigo trabajando allí que me lo ha confirmado.

- Dr. Koopa. Pues a ver cuándo nos hacen lo mismo a nosotros…

- Dr. Boo. Habrá que esperar… (mira su reloj de muñeca) Bueno, tengo que irme.

- Dr. Koopa. Saluda a tu familia de mi parte. (Se despiden y el Dr. Boo desaparece. En ese momento Robert aprovecha y sale de su escondite)

- Robert. (Fingiendo miedo) ¡Gracias al destino! ¡Al fin encuentro un médico!

- Dr. Koopa. ¿Qué ocurre?

- Robert. Un amigo mio acaba de desmayarse en la entrada de este hospital y está muy pálido. ¡Ayúdele, por favor!

- Dr. Koopa. Tranquilícese, voy para allá. (El Koopa sale corriendo y Robert se mete en la habitación donde está Bowser. Allí distingue, entre tanta oscuridad, una cama blanca sobre la que se encuentra tumbado el amo, conectado con cables a varias máquinas que emiten pitidos intermitentes)

- Robert. Amo, vengo a rescatarlo. (Saca de dentro de sus ropas rojizas un casco metálico y un puntero láser. Le coloca en la cabeza el casco, le abre los ojos y le apunta varios segundos con el láser multicolor en las pupilas. Bowser empieza a retorcerse ligeramente)

(Para la música 1)

_______________________________________________________________

CB amaneciendo
(Kamek despierta a la mañana siguiente en su cama)

- Kamek. (Estirándose) Aaaahhhh… Otro día más en el Castillo de Bowser. A ver qué ocurrirá hoy…

(Kamek, tras desayunar, sale al pasillo y ve a Ratónito pasando la fregona)

- Ratónito. Hola, Kamek.

- Kamek. Hey, Ratónito. ¿Qué tal está el ratón del castillo?

- Ratónito. Hambriento. No sé cuánto tiempo más podré aguantar haciendo estas tareas. Antes yo dirigía un equipo de limpieza sentado desde el sofá de mi casa… Antes tenía una vida…

- Kamek. Ahora que lo mencionas, me resulta extraño verte trabajando a estas horas. ¿No prefieres vaguear, o es que acaso te has vuelto responsable?

- Ratónito. Me lo ordenó el amo esta mañana.

- Kamek. (Confuso) ¿Perdón? ¿Qué amo?

- Ratónito. El amo Bowser. ¿A cuántos amos conoces tú?

- Kamek. ¡¡Ay!! ¡¡El amo Bowser ha despertado!! (Invoca mágicamente su escoba voladora y se monta en ella) ¡Aparta, bola de grasa!

- Ratónito. ¿A quién llamas tú bola de grasa, Magikoopa del tres al cuarto?

- Kamek. (Alegre) No tengo tiempo para insultarte, ¡debo visitar al amo cuanto antes! (Desaparece)

- Ratónito. … ¿Qué mosca le ha picado? Hoy todo el mundo está rarísimo. Primero Bowser y ahora Kamek.

_______________________________________________________________

(Cuarta planta del castillo. El pasillo solamente conduce a la gran y majestuosa puerta de la habitación de Bowser, pintada de verde con bordes rojo brillante y morado. La puerta está custodiada por cuatro guardias: dos Koopatrulleros y dos Jaulitos)

- Kamek. Apartad, secuaces, debo ver al amo Bowser.

- Jaulito. El amo Bowser se encuentra reunido en estos momentos. Será mejor que no le interrumpa.

- Kamek. … ¿Reunido? Me da igual con quién esté reunido. (Alza su varita y los cuatro guardias pierden el equilibrio y caen al suelo) Entraré sea como sea.

…………………………………………………………………………………………….

CB habitación Bowser
(Dentro de la sala real de Bowser…)

- Kamek. (Abre la puerta y entra) ¡Amo Bowser! ¡Gracias al destino que está usted bien! He temido tanto por su vida… (Kamek se queda mirando a Bowser y se impresiona)

- Bowser amarillo. (Su cuerpo entero es amarillento) Muchísimas gracias por preocuparte tanto por mi. (Se acerca a Kamek y le da un cariñoso abrazo) Eres el mejor secuaz que pueda existir, siempre tan servicial y a mi lado como un verdadero amigo.

- Kamek. A-amo Bowser, ¿se encuentra bien?

Bowser Amarillo
- Bowser amarillo. Mejor que nunca. ¿Por qué?

- Kamek. ¡Está amarillo! ¿No se habrá tomado algo en mal estado?

- Bowser amarillo. (Se mira sus brazos y piernas) Ah, juajuajuajua. Pero si es mi coloración normal. (Golpea ligeramente el hombro de Kamek) Estás hecho un bromista, Kamek.

- Kamek. (Preocupado) A mi esto no me parece normal. Deberíamos volver al hospital.

Bowser Rojo
- Bowser rojo.
(Aparece a una esquina de la sala) Yo sí que te voy a mandar a ti al hospital como no cierres esa boca.

- Kamek. (Mira a Bowser rojo y se queda boquiabierto) Ha-ha-hay… D-dos Bow-Bowsers…

Bowser Azul
- Bowser azul. (Llorando en un rincón) Tres para ser exactos… Pero me parece normal, todo el mundo siempre se olvida de mi… Buaaaa… No soy más que un bicho insignificante en un mundo de gigantes…

- Kamek. (Se cae de su escoba y mira aterrorizado a los tres Bowsers) E-esto tiene que ser una broma…

(Aparece Robert)

- Robert. ¿Qué tal, Kamek? ¿Sorprendido?

- Kamek. Robert, ¿es esto cosa tuya?

- Robert. Por supuesto. Utilicé el aparato del que te hablé ayer para resetear el cerebro dañado de Bowser. Separando todas las emociones fui capaz de reparar las que estaban estropeadas y voilà.

- Kamek. Y-y… ¿esto se va a quedar así o qué?

- Robert. No, no, por supuesto que no. Todos los Bowsers por separado son más débiles que el Bowser original. Al que no le falta fuerza le falta destreza, al que no le falta inteligencia le falta valentía… Por eso hay que reunirlos a todos y fusionarlos.

- Kamek. ¿Y cómo se hace eso?

- Robert. Tú sólo encárgate de reunir a todos los Bowsers de colores.

- Kamek. … Un momento, ¡¿insinúas que hay más Bowsers esparcidos por aquí?!

- Robert. Si no recuerdo mal hay… Hmmm… Diría que hay siete Bowsers en total.

- Kamek. ¡¿Siete Bowsers?! ¡¿Y dónde están los otros cuatro?!

- Robert. Ehmm… Querrás decir los otros seis, jefe Kamek, porque mientras estábamos hablando han aprovechado para huir dos de ellos.

- Kamek. (Se queda sin palabras) ¡¡¿QUÉ?!!

- Bowser amarillo. (Abraza a Kamek muy sonriente) Yo me he quedado aquí. Un amigo nunca abandona a otro a su suerte.

- Kamek. (Deja de abrazarse) Amo Bowser, ¿podría dejar de ser tan empalagoso?

- Robert. Lo mejor será que elaboremos una lista con los seis Bowsers para darles caza.

(Bowser amarillo se ha unido al grupo)

_______________________________________________________________

3DS DK Jungle - Mario Kart 8 Music Extended

3DS DK Jungle - Mario Kart 8 Music Extended

Música 2

(Comienza la música 2)
CB habitación Bowser
(Minutos después, Kamek sujeta con su mano derecha un papel con los nombres de los seis Bowsers que faltan, como se puede ver en la imagen de la derecha)

- Kamek. Bien, estamos listos para encontrar al resto de Bowsers. Robert, recuerda, que nadie se entere de que hay más de un Bowser. ¿Entendido? (Robert asiente) Pues vamos allá.

- Robert. Tenemos que dar caza a un Bowser: azul, que representa la tristeza; rojo, que representa la furia; verde, que representa el miedo; rosa, que representa el amor; blanco, que representa la inteligencia; y negro, que representa la torpeza.

CB 3 planta
(En la tercera planta sigue fregando Ratónito hasta que aparece Bowser rojo)

- Ratónito. Hola amo Bowser. Mire cómo trabajo, como usted me ordenó antes.

- Bowser rojo. (Muy furioso) Grrrrr…

- Ratónito. ¿Se encuentra bien? Parece como si le hubieran tirado un cubo de pintura por todo el cuerpo.

- Bowser rojo. ¡¡Nadie se burla del gran amo Bowser!! (Coge a Ratónito por el cuello y lo estrangula)

- Ratónito. ¡¡Aaarghhh!! ¡¡Aaaaaaaahhhhhhh!! (Bowser rojo empieza a escupir fuego al aire y Ratónito llora de miedo) ¡¿Pero qué le ocurre?! ¡¡Socorrooooo!!

- Bowser rojo. (Suelta a Ratónito y lo deja asustado en el suelo) Bah, demasiado blandengue para mi gusto. Necesito buscar a alguien más fuerte. (Pega un puñetazo a la pared, genera un agujero por el impacto y lo atraviesa para llegar a otra sala)

- Ratónito. (Ve cómo algunos objetos a su alrededor se queman por las llamas de Bowser rojo) Caray, qué humos… (empieza a reírse de repente) Qué buen juego de palabras, ¡jajajaja!

…………………………………………………………………………………………….

CB Kamek
(Por otra parte, Bowser blanco llama a la puerta de la habitación de Kamek. Casualmente sólo se encuentra Kammy dentro)

- Kammy. (Pegando gritos hasta llegar a la puerta) ¡¡Os he dicho mil veces que me dejéis en paz, secuaces de los…!! (Ve que al otro lado se encuentra Bowser blanco, un Bowser muy apuesto del que emanan belleza, carisma e inteligencia) A-amo Bowser, ¡disculpe mi insensata soberbia!

Bowser Blanco
- Bowser blanco. Disculpas aceptadas. (Respira ondo con una sonrisa en la cara) Ahhhh… Qué embriagador perfume estás usando hoy. ¿Es nuevo?

- Kammy. Eh… Sí… ¿Le ocurre algo? Le noto a su Malignidad algo más extraño de lo normal. Está blanco como la nieve, como si hubiera visto un fantasma.

- Bowser blanco. (Se mira de cabo a rabo, pero no nota nada extraño) Seguramente sea tu elegancia, que me deslumbra por completo.

- Kammy. … Amo… ¿Se está riendo de mi? (Pone cara de tristeza)

- Bowser blanco. Para nada. Es muy difícil ignorar a alguien que admira realmente la disciplina y las bellas artes como tú, pues hoy en día ese puro sentimiento escasea por aquí desgraciadamente.

- Kammy. … Excelentísimo amo Bowser, sus palabras me llenan de alegría, pero noto algo inusual en ellas. ¿Por qué habla como si perteneciera a otra época?

- Bowser blanco. Porque no existe otra cosa más conmovedora que la lengua, capaz de viajar libremente entre tiempos sin perder un ápice de su infinita belleza. Por cierto, Kammy, ¿has estado ensayando alguna de tus canciones últimamente?

- Kammy. Pero creía que mis canciones le horrorizaban.

- Bowser blanco. ¡Sólo un neandertal sería incapaz de deleitarse con tu dulce voz!

- Kammy. (Le brillan sus gafas de la emoción) Usted sí que entiende de gustos musicales. Déjeme que le cante una breve parte de alguna de mis más famosas canciones. (Coge aire y empieza a cantar de forma tan horrenda que Bowser blanco es incapaz de disimular un gesto de dolor en su cara)

- Bowser blanco. (Empieza a llorar de dolor mientras piensa en su mente) Mis oídos… Mis tímpanos… He sido brutalmente atacado por gritos de vikingos mezclados con sirenas y megáfonos arrítmicos y descompasados.

- Kammy. ¿Le ha gustado, amo? (Alegra aún más su cara) ¡Oh! ¡Pero si se ha puesto a llorar y todo! ¿Quiere que le cante más?

- Bowser blanco. ¡¡NO!! O-osea, no… Ya he tenido más que suficiente deleite, gracias. ¿Podría pasar adentro? Necesito hablar contigo de algunos asuntos.

- Kammy. (Se sonroja y piensa en su mente) ¡¡El amo Bowser me está lanzando señales indirectas!! Si ya sabía yo que mi música llega al corazón… Je, je, el pobre está enamoradito de mi. (Deja de pensar) Por supuesto, excelentísimo amo Bowser, le invitaré a una taza de té.

(Ambos entran en la habitación)

……………………………………………………………………………………………

CB
(Por otra parte, en el sótano del castillo camina Popkey tranquilamente. Cuando se quiere dar cuenta, nota el suelo húmedo, mira al frente y encuentra a Bowser azul)

- Popkey. (Observa al mojado Bowser azul) Amo Bowser, ¿se encuentra bien? ¿Está lloviendo afuera?

- Bowser azul. No… Eso sería lo que faltara para deprimirme aún más. (Sigue llorando)

- Popkey. Amo Bowser, nunca le había visto llorando. Esto es un hecho inédito.

- Bowser azul. Es que me siento profundamente entristecido. Tengo un gran vacío en mi interior.

- Popkey. No sabe cómo le comprendo. ¿Puedo sentarme a su lado a llorar? (Bowser azul asiente y ambos se ponen a llorar desconsoladamente)

- Bowser azul. (Moqueando entre sollozos y respiraciones arrítmicas) ¿Sabes qué es lo que más me desconsuela? Que siempre, siempre, fallo en mis planes. ¿Por qué? Todo lo planeo al milímetro, pero siempre aparece el fontanero archiconocido a destrozarlo todo.

- Popkey. Eso es verdad… (Pasa del llanto a la furia) ¡Pero no es momento de llorar por tonterías! ¡¡No ahora!!

- Bowser azul. ¿Y qué hago si no? No soy más que una mota de polvo insignificante sobre un mundo de gigantes.

- Popkey. (Pasa de la furia a la alegría) Mantenga la cabeza bien levantada. ¡Es hora de sonreir a todas las posibilidades que tiene en sus manos! Piense que ya es más importante que todos nosotros.

- Bowser azul. ¿De qué sirve sentirse importante si allá afuera no se es ni una pizca? Este mundo es deprimente… Nosotros somos deprimentes…

- Popkey. … Pues también es verdad. (Vuelve a llorar al lado de Bowser azul) Ayyy, qué tristeza… Nadie nos comprende. Vamos a morir solos, SOLOS.

……………………………………………………………………………………………

CB Korokoopa
(Por otra parte, en la habitación de Korokoopa se encuentra Kaproopa en el salón. Alguien llama a la puerta)

- Kaproopa. ¡Ya voy! (Abre la puerta y encuentra a Bowser rosa, un Bowser sonrojado y con cara de seductor) … Amo Bowser, está coloradísimo. ¿Ha estado tomando el sol?

- Bowser rosa. No…

- Kaproopa. (Nerviosa) ¿P-por qué me mira de esa manera? ¿He hecho algo mal?

Bowser Rosa
- Bowser rosa. (Sonríe) No, tranquila. Solamente estoy asombrado de tu belleza.

- Kaproopa. (Más nerviosa aún) ¿G-gracias?

(Bowser rosa entra lentamente en la habitación y cierra la puerta)

- Bowser rosa. Bueeeeno, Kaproopa, Kaproopa… ¿Cuánto tiempo llevas trabajando para mi y todavía no te conozco como al resto de mis secuaces?

- Kaproopa. (Empieza a sudar y camina hacia atrás) … A-amo Bowser, está muy extraño.

(Kaproopa llega a la pared y no puede retroceder más. Bowser sigue avanzando lentamente hasta que alcanza a Kaproopa)

- Bowser rosa. Me encantaría pasar un buen rato contigo, ¿sabes?

- Kaproopa. (Traga saliva) ¡¡A-ayuda!! ¡¡Ayuda!!

- Bowser rosa. ¡¡Ssshhh!! No grites o estropearás el juego…

- Kaproopa. ¿Q-qué juego? ¿De qué habla? (Bowser rosa coge a Kaproopa y la levanta)

- Bowser rosa. Bésame.

- Kaproopa. ¡¡Aaaaahhhh!! ¡¿Pero qué haces?! ¡¡Socorro!! ¡¡Korokoopa!! ¡¡Ayuda!!

- Korokoopa. (Desde dentro del cuarto de baño) ¡Estoy en el baño!

- Bowser rosa. Sé que yo también te gusto, Kapr- (Kaproopa le da un manotazo y consigue soltarse de las garras de Bowser rosa) ¡Argh! Eso ha dolido.

- Kaproopa. (Intenta escapar pero no es posible. Mira con miedo a Bowser rosa, quien sigue sonriendo a pesar de tener parte de la cara enrojecida por el golpe) ¡Para, por favor!

……………………………………………………………………………………………

CB 2 planta
(Por otra parte, Goombilón camina por el pasillo de la segunda planta de vuelta a su habitación, sosteniendo en equilibrio una caja de donuts sobre su cabeza)

- Goombilón. (Alegre) Verás qué sorpresa se llevan el Cabo Paratroopi y el Sargento Guydo cuando vean lo que les he traído.

(Aparece Bowser negro)

Bowser Negro
- Bowser negro. Hola, secuaz.

- Goombilón. ¡Amo Bowser! Qué alegría escucharle. ¿Quiere un donut? (Se fija en su color oscuro) … Parece como si un Blooper le hubiera rociado enterito de tinta.

- Bowser negro. Pues la verdad es que comer algo ahora no me vendría nada mal. (Nada más dar un paso al frente para coger un donut, Bowser pisa sobre suelo mojado, resbala y cae encima de Goombilón, aplastándole a él y a sus donuts) ¡¡Aaaaahhhh!! ¡L-lo siento!

- Goombilón. (Muy dolorido) ¡¡AAAAAHHHHHH!! ¡¡MI CUERPO!!

- Bowser negro. ¡Perdón! ¡Perdón! ¡Lo siento mucho!

- Goombilón. ¡Pero levántese, amo, que me muero! (Bowser negro se levanta y Goombilón, recuperado de su dolor, mira llorando su caja de donuts) Mis donuts, ay… ay…

- Bowser negro. ¡Voy a traerte ahora mismo otra caja de donuts!

- Goombilón. V-vale, gracias. Por cierto, si se hizo alguna herida le recomiendo acudir al méd- (Bowser negro da unos pasos, pisa una piel de plátano y resbala, cayendo de nuevo sobre Goombilón) ¡¡AAAAAAAAHHHHHHH!!

- Bowser negro. ¡¡Lo siento de nuevo!! ¡Hoy estoy muy torpe!

- Goombilón. SÍ, YA SE VE. Pero quítese de encima, ¡¡por favor!! (Bowser negro se levanta) Uf, ay, ay, uf, uf…

(Aparecen Kamek, Robert y Bowser amarillo seguidos por dos Jaulitos)

- Kamek. ¡Ahí está uno de los Bowsers! ¡Guardias, dadle caza! (Los Jaulitos lanzan una red hacia Bowser negro)

- Bowser negro. ¡Aaaahh! ¡Kamek, ¿qué mosca te ha picado?! ¡Suéltame!

- Kamek. (Tacha de su lista a Bowser negro) Enseguida, amo. Pero antes prométame que no se escapará y que nos seguirá allá a donde vayamos.

- Bowser negro. ¿Has perdido el juicio? Eso debería decíroslo yo a vosotros, que por algo soy el dueño de todo esto.

- Bowser amarillo. Es una historia larga, pero ya me encargaré yo de contártela. (Mira a Kamek) Kamek, libera a ese Bowser, por favor.

- Kamek. Inmediatamente. (Le quita a Bowser las redes de encima)

- Bowser negro. Al fin libre. Más os vale que la explicación me convenza o… (sus pies se lían con la red, pierde el equilibrio por tercera vez y cae encima de Kamek) ¡Ouch!

- Kamek. ¡¡AAAAAAAAHHHHHHHHH!! ¡¡MI CUERPO!!

- Bowser negro. ¡Cuánto lo siento! Tengo muy mala suerte.

- Goombilón. (Muy dolorido) No, no, los que tenemos mala suerte somos nosotros…

- Kamek. ¡¡Llamad a un médico para que me saque de aquí!!

- Robert. No, mejor ya te saco yo, que soy intangible.

(Robert ayuda a Bowser negro a levantarse y a quitarse la red de los pies. Kamek está tendido en el suelo muy dolorido)

- Kamek. Si-siento como si me hubiera arrollado un tren… Ay… Ah…

- Goombilón. (Ve a Bowser amarillo) … ¿D-dos Bowsers? ¿Qué demonios es esto?

- Robert. Eh… Estás en un sueño, Goombilón. Como ayer no dormiste lo suficiente, estás ahora mismo roncando en mitad del salón de tu habitación.

- Goombilón. … ¿Estás de broma o qué?

- Robert. (Su ropa cae al suelo y su máscara se da la vuelta. Sus ojos brillan con un color rojo furioso) Que te vayas a dormir he dicho.

- Goombilón. (Asustado) V-vale, vale…

- Kamek. Robert, a veces das mucho miedo, ¿sabes?

- Robert. (Frotándose las manos) Gracias, jefe Kamek.

(Bowser negro se ha unido al grupo)

(Para la música 2)

_______________________________________________________________

CB Bombazulina
(Bombazulina camina por el pasillo de la tercera planta hasta llegar a su habitación. Al abrir la puerta, todo está oscuro por dentro, pero nota un ruido extraño)

- Bombazulina. (Enciende las luces) ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

(La respiración de alguien se escucha desde el baño, a oscuras también)

- Bombazulina. ¿Kamek? ¿Ratónito? ¿Trío de Élite? (El sospechoso no contesta y Bombazulina se queda en posición de alerta. Su mecha se enciende por si debe atacar en cualquier momento) Sal de mi baño ahora mismo; sé que estás ahí. No sé quién eres pero no quiero cometer una locura, ¿me has oído?

(Bombazulina no recibe respuesta y esta se acerca lentamente al baño)

- ???. (Respirando cada vez más fuerte) … … …

- Bombazulina. (Enciende la luz del baño y ve a Bowser verde) ¡Amo Bowser! ¿Qué hace aquí?

Bowser Verde
- Bowser verde. ¡¡Aaaaahhhhh!! ¡Socorro!

- Bombazulina. ¿Y ese color verde? No le sienta nada bien.

- Bowser verde. ¡Apártate de mí! ¡No me hagas daño, por favor!

- Bombazulina. … ¿Por qué iba a hacerle yo daño?

- Bowser verde. ¡¿Y si explotas por error?! ¡Las bombas estáis diseñadas para eso!

- Bombazulina. (Apaga su mecha) Amo, tengo pleno control sobre mí. No tiene de qué preocuparse.

- Bowser verde. (Muy asustado) ¡¡No te acerques!!

- Bombazulina. Hay algo raro que le ocurre, amo. Necesita ayuda; voy a llamar a Kamek. (Saca su móvil, introduce el número de Kamek y aguarda su respuesta. En ese mismo momento sale corriendo Bowser verde del baño, apartando con fuerza a Bombazulina de su camino) ¡Aaah! ¡Amo Bowser, no huya!

(Cuando Bowser verde ha escapado de la sala y Bombazulina se ha levantado del suelo tras el empujón, Bowser rojo destroza parte de la pared de un puñetazo, saca la cabeza a través de él y ruge de furia)

- Bowser rojo. ¡¡Groooaaaaaarrrrggghhhh!!

- Bombazulina. (Impresionada, deja caer su móvil al suelo) A-amo Bowser, ¿y ahora qué le pasa? Ha… Ha roto mi pared… Teniendo la puerta al lado… (Bowser rojo saca la cabeza y sigue andando por el pasillo, destrozando todas las paredes que encuentra) No tengo comentarios para describir lo que acaba de ocurrir…

_______________________________________________________________

CB 2 planta
(Todavía en la segunda planta del castillo frente a la habitación del Trío de Élite, Kamek, Robert y los Bowsers negro y amarillo se mantienen de pie)

- Bowser amarillo. Kamek, ¿te he dicho alguna vez la satisfacción que me da el trabajo que haces?

- Kamek. Normal. Este trabajo sólo es capaz de hacerlo un idiota como yo.

- Robert. Bien, ya tenemos al alegre y al torpe. ¿Alguna idea para buscar al resto de amos?

- Kamek. (Le suena su móvil y lo coge) ¿Sí? ¿Quién es?

- Bombazulina (voz). Soy yo, Bombazulina.

- Kamek. Ah, lo siento, Bombazulina, pero ahora no puedo hablar contigo. Estoy muy ocupado en estos momentos.

- Bombazulina (voz). Llamaba para preguntarte si sabías qué le ocurre al amo Bowser.

- Kamek. … ¿Qué? ¿Le has visto?

CoinCofferSM3DL

Monerrana

- Bombazulina (voz). Sí, y está rarísimo. Tiene cambios de humor y de color muy sospechosos; me recuerda a Popkey. Primero me lo he encontrado en mi baño más verde que una Monerrana y luego me ha destrozado una de las paredes el muy salvaje.

- Robert. (En tono bajo) Pssst, Kamek. ¿Qué dice la jefa Bombazulina?

- Kamek. (En tono bajo también) ¡Ha encontrado al agresivo y al miedoso! (Deja de hablar en tono bajo) Eh… Muchas gracias por tu comentario, Bombazulina.

- Bombazulina (voz). De gracias nada. ¿A mi quién me paga los destrozos?

- Kamek. Luego hablamos de eso, pero ahora es urgente rescatar a Bowser.

- Bombazulina (voz). Pues se acaba de ir bastante rápido de aquí. No sé a dónde habrá ido.

- Kamek. Maldita sea… En fin, gracias de nuevo, Bombazulina, y adiós. (Cuelga).

- Robert. ¿Dónde están?

- Kamek. No lo sabe, pero por lo menos sabemos que en la tercera planta no hay ninguno. (Mira a los dos Bowsers) ¡Escondeos, rápido! ¡Viene alguien!

(Aparece Korokoopa muy entusiasmado sosteniendo una cámara de fotos)

- Korokoopa. La, la, la, lalaaalalala…

- Robert. ¿A dónde vas tan alegre?

- Korokoopa. Tengo que darle a Paratroopi una graaan noticia.

- Robert. ¿Por fin vas a aceptar su relación con Kaproopa como cualquier buen hermano haría?

- Korokoopa. No, justo lo contrario. Vengo a traerle una foto que hará que definitivamente corten, ji, ji…

- Kamek. ¿Una foto? ¿Qué foto?

- Korokoopa. El amo Bowser acaba de confersarle su amor a mi hermanita, ¿no es tierno? Si hasta intentaba besarla ya en la primera cita y todo. (Sus ojos brillan mientras mira hacia el horizonte) Cuando se casen por fin podré ser conde… O marqués… ¡O duque! (Robert le quita la cámara) ¡¡AAAAHHHH!! ¡¿Qué crees que estás haciendo?! ¡Devuélveme eso ahora mismo!

- Kamek. Esa cámara queda confiscada por motivos que no te incumben.

- Korokoopa. Robert, devuélveme esa cámara si no quieres que pase algo malo.

- Kamek. (Coge a Korokoopa por el cuello de su caparazón y le mira con furia) Dime ahora mismo dónde se encuentra el amo Bowser. Te daré cinco segundos.

- Korokoopa. ¡Espera!

- Kamek. Cuatro.

- Korokoopa. ¡Te suplico clemencia!

- Kamek. Tres.

- Korokoopa. ¡N-no me das miedo! Cuando llegue a conde te desterraré de este castillo.

- Kamek. Dos… (empieza a cargar su varita de magia)

- Korokoopa. (Triste) Devuélveme la cámara al menos, por favor…

- Kamek. Uno…

- Korokoopa. ¡Vale! ¡Tú ganas, pesado! Están en mi habitación. (Kamek suelta a Korokoopa) ¿A qué vienen tantas ganas de buscar al amo?

(Aparece Spiriny corriendo)

- Spiriny. Uf, uf, uf… Al fin os encuentro…

- Kamek. ¿Qué quieres, Spiriny?

- Spiriny. Tenéis que llevar al amo Bowser a un psicólogo.

- Robert. No me lo digas, has visto al amo Bowser en algún lado con un color raro.

- Spiriny. … Pues sí. Pero eso no era lo que más me extrañaba. No paraba de llorar al lado de Popkey. Está todo el sótano inundado.

- Korokoopa. ¿Eh? Pero si Bowser está en mi habitación con Kaproopa.

- Bowser amarillo. (Sale junto con Bowser negro de su escondite) Hola a todos.

(Korokoopa y Spiriny se quedan sin respiración)

- Kamek. Sé que os parecerá raro, pero hay una explicación lógica para todo esto.

- Korokoopa. P-pues no me parece que vaya a ser muy lógica…

- Kamek. Os la daré más tarde. (Mira a Robert) Robert, es hora de separarse. Ve tú a por Bowser azul; yo iré a por el Bowser amoroso.

_______________________________________________________________

CB Korokoopa
(En la habitación de Korokoopa, Bowser rosa sujeta a Kaproopa e intenta besarla, aunque ella se resiste)

- Kaproopa. (Llorando) ¡¡Socorro!! ¡¡Que alguien me ayude!!

- Bowser rosa. No podrás resistirte a mis encantos.

(Kamek tira la puerta abajo con ayuda de Bowser amarillo)

- Kamek. ¡Alto! ¡Suelta a Kaproopa!

- Kaproopa. Suélteme, por favor. ¿No recuerda que ya está casado con alguien?

- Korokoopa. (Aparece detrás de Bowser negro) ¡Callaos todos! ¿No véis que Bowser y Kaproopa quieren vivir su amor con intimidad? (Bowser negro resbala y cae sobre Korokoopa) ¡¡AAAAAYYYYY!!

- Bowser rosa. (Mira a Kamek y suelta a Kaproopa) Oh… Kamek… Mi más fiel secuaz…

- Kamek. (Susurra al oído de Bowser amarillo) Si me intenta atacar, déjalo fuera de juego, por favor. (Bowser amarillo asiente)

- Bowser rosa. (Camina hacia Kamek y lo coge con sus brazos) Kamek… (Abraza con fuerza a Kamek)

- Kamek. ¡¡Aaaah!! ¡No puedo respirar!

- Bowser rosa. (Se sonroja) Sabía que algún día caerías rendido a mis pies.

- Kamek. (Pálido) ¿E-eh? Se está confundiendo, amo Bowser.

- Bowser amarillo. ¡Suelta a Kamek! (Pega tal golpe a Bowser rosa que este choca con una pared)

- Bowser rosa. (Herido, pero aún sonriente) Ahh, qué fuerza tienes…

- Kaproopa. … ¿Qué le pasa al amo? ¿Por qué se comporta así? ¡¿Y por qué hay varios amos?!

- Kamek. Ya tendré tiempo de explicaros todo. Por ahora dejadme trabajar en este asunto serio, por favor.

- Korokoopa. (Cabizbajo) Adiós a mi título de conde… Bueno, al menos puedo conseguir que Kaproopa y Paratroopi corten. (Ve cómo Kamek destruye la cámara de Korokoopa) ¡¡NOOOO!!

(Bowser rosa se ha unido al grupo)

_______________________________________________________________

CB
(Mientras tanto, en el sótano del castillo…)

- Spiriny. ¿Entonces dices que has separado a Bowser en sus diferentes personalidades por culpa de un experimento fallido tuyo?

- Robert. No podría haberlo resumido mejor.

- Spiriny. Esto es una maldita locura.

(Ambos ven a Bowser azul llorando aún con Popkey)

- Robert. Cuando dijiste que el sótano estaba inundado creí que exagerabas, pero ahora lo veo…

- Spiriny. Argh, qué asco. Me estoy mojando las patas de lágrimas.

- Popkey. …y ni siquiera tengo suerte para ahogarme. Como estoy hecha de pompas, acabo flotando a la superficie. Este mundo es un asco.

- Robert. Amo Bowser triste, hemos venido a por usted. Acompáñenos.

- Popkey. (Pasa del llanto a la furia) ¡¿Es que no ves que estamos en mitad de una conversación deprimente?! ¡¿Te interrumpo yo a ti en tus experimentos científicos?!

- Spiriny. Deberías hacerlo… Viendo todo esto, deberías.

- Bowser azul. ¿Qué queréis?

- Robert. Vamos a llevarle junto con el resto de Bowsers para fusionarlos en uno solo, el original.

- Bowser azul. ¿Y qué gano yo con eso? No soy nada más que basura sin importancia.

- Robert. No, amo, no se menosprecie. Usted es el dueño del Castillo de Bowser, la organización malvada más famosa y exitosa de los últimos tiempos.

- Bowser azul. Palabras huecas. No intentes alegrarme ni darme ilusiones. Mi vida no tiene más sentido que el de un pobre jefe que ha perdido el respeto de todo el mundo…

- Robert. Pues bien, si no viene con nosotros por las buenas, tendrá que venir por las malas.

(Robert ata rápidamente a Bowser azul con una cuerda y se lo lleva a rastras con ayuda de Spiriny)

- Bowser azul. (Llorando) Soltadme… Soy tan inútil que mis propios secuaces hacen conmigo lo que quieren…

(Bowser azul se ha unido al grupo)

_______________________________________________________________

CB Kamek
(Por otra parte, en la tercera planta del castillo se encuentran, frente a la puerta de la habitación de Kamek, dos Hermanos Boomerang, Kamek y los Bowsers amarillo, rosa y negro)

- Hermano Boomerang 1. Jefe Kamek, hemos recibido información sobre la presencia de un amo Bowser dentro de esta habitación.

- Kamek. ¿Eh? Pero si esta es mi habitación. (Palidece) Oh, oh… ¿Sabéis de qué color era ese amo Bowser?

- Hermano Boomerang 2. Negativo.

- Bowser negro. ¿Te encuentras bien, Kamek? Pareces algo asustado.

- Kamek. Mi madre está con ese Bowser… Algo malo va a pasar, lo presiento.

- Bowser negro. ¿Qué tiene de malo eso?

- Kamek. Hay que sacar al amo Bowser de ahí antes de que mi madre le cause algún daño cerebral irreparable con sus cantos o algo.

- Bowser rosa. (Con una pose característica, su sonrisa y sus ojos brillan) Dejádmelo a mí. Yo le seduciré con mi adorable aspecto.

- Bowser amarillo. (Intenta aguantar la risa) ¿A quién? ¿A Kammy o al otro Bowser?

- Bowser rosa. A los dos. (Bowser amarillo se parte de risa)

- Kamek. Ni se te ocurra. Tú no vas a tomar partido en esto, ¿me oyes? A sí que nada de seducciones ni cosas raras tuyas.

- Hermano Boomerang 1. Jefe Kamek, cuando nos lo ordene intervendremos en la operación de rescate.

- Kamek. Esperad a que vengan Robert y más secuaces. No sabemos lo que nos encontraremos al otro lado de la puerta.

- Bowser amarillo. (Se empieza a reir) Kamek, que es tu madre, no una banda terrorista.

- Kamek. Pues no sé qué me da más miedo, la verdad…

…………………………………………………………………………………………….

(Dentro de la habitación, Bowser blanco no para de hablar a Kammy, quien mira a su amo enamorada)

- Bowser blanco. …y como te decía, si reducimos el gasto en estos presupuestos podremos aumentar las ganancias en casi un 50%. ¿Qué te parece?

- Kammy. (Embobada) Ehmmm… M-muy bien. Todo muy interesante.

- Bowser blanco. ¿Qué es lo más interesante que te ha parecido?

- Kammy. Puf, eh… No se me ocurre nada porque todo estaba igual de bien.

- Bowser blanco. Venga, no seas lisonjera, querida Kammy. Algo tiene que haber que te haya sorprendido tu intelecto sobre todo el resto.

- Kammy. Claro que sí, excelentísimo amo Bowser, esa profunda mirada con la que me observas.

- Bowser blanco. … ¿Gracias?

- Kammy. (Deja la taza de té en su mesa y se levanta de su asiento) Su Malignidad y yo somos adultos y sabemos perfectamente a qué ha venido. (Se acerca lentamente a Bowser blanco) Usted no quiere hablar conmigo de cosas económicas del castillo, ¿a que no?

- Bowser blanco. (Confuso) … ¿De qué si no?

- Kammy. (Invoca su escoba y se pone a la altura de Bowser blanco) Dejémonos de tés y de chorradas y admitamos que los dos estamos enamorados el uno del otro.

- Bowser blanco. Kammy, te estás confundiendo. Relájate y vuélvete a sentar, por favor.

- Kammy. (Con gestos peliculeros propios de una telenovela) Sería una aventura sin igual, ohhh… Aunque mi hijo nunca aprobaría nuestra relación, ¿no cree? Aunque si usted me pide dejarlo todo, yo lo haré por amor.

- Bowser blanco. Kammy, el amor no es sino una mera necesidad terrenal; yo no creo en ello.

- Kammy. Cállate y bésame.

- Bowser blanco. (Esquiva las acciones de Kammy) ¡Para! Me están entrando náuseas.

…………………………………………………………………………………………….

(Fuera de la habitación van llegando más secuaces…)

- Kamek. Bien, creo que somos suficientes. Cuando diga “tres”, abriré la puerta y todos entraréis dentro. ¿Entendido? (Todos asienten) Perfecto. A la de una… A la de dos…

(Aparece al fondo del pasillo Bowser verde corriendo y perseguido por Robert y otros Bowsers)

- Bowser verde. ¡¡Socorro!! ¡¡Ayuda!! ¡¡Me quieren matar!!

- Robert. ¿Qué dices? ¡Eso no es verdad!

- Kamek. (Gritando en tono bajo) ¡Quietos! ¡¡Quietos!! ¡Nos estropearéis el plan!

(Todos se apartan y Bowser verde se choca con la puerta, tirándola abajo)

- Bowser verde. Ay… Ay…

- Kamek. (Mirando a todos los secuaces) ¡¡Entrad!! ¡¡Entrad!! ¡Vamos!

- Hermano Boomerang 1. Pero si no ha dicho “tres”.

- Kamek. ¡¡ENTRAD DE UNA VEZ!!

(Todos entran, siendo Kamek el primero. Dentro de la sala encuentran a Kammy intentando, todavía, besar a Bowser blanco)

- Bowser blanco. ¡Ayuda!

- Kamek. (Viendo la escena con gran asombro) ¡Madre, suelta al amo Bowser!

- Kammy. Nunca nos separarás. ¡Nunca! (Bowser blanco escupe fuego y quema a Kammy) ¡¡Aaaaaahhhh!!

- Hermano Boomerang 2. ¿A quién tenemos que atacar, jefe Kamek?

- Kamek. A nadie. Cancelo la operación de rescate.

- Bowser blanco. Ah, Kamek, te agradezco esta llegada tan oportuna como necesaria.

- Kammy. (Boquiabierta) C-c-cinco Bowsers… ¡¿Pero qué?! ¿Puedes explicarme qué está pasando?

- Boo. Yo también quiero saberlo.

- Hermano Boomerang 2. ¡Y yo!

- Resto de secuaces. ¡Y yo! ¡Y yo!

- Kamek. ¡Vale! ¡¡Se acabó!! ¡Al traste con el secreto! Os espero a todos los curiosos en la sala de reuniones para una explicación convincente sobre lo que ha pasado.

(Bowser blanco se ha unido al grupo)

(Bowser verde se ha unido al grupo)

_______________________________________________________________

Sala de reuniones del castillo
(Diez minutos después, la sala de reuniones del castillo está repleta de secuaces que hablan generando un murmullo general persistente)

- Kamek. ¡Silencio! ¡¡Que os calléis, diantres!! (Todos se callan) Seré breve y claro porque no tenemos tiempo que perder. Resulta que esta mañana el tarado de Robert separó a Bowser en sus distintas emociones después de que el amo sufriera un grave accidente, generando amos coloridos como los que veis aquí, y hemos tenido la mala suerte de que se escaparon. Y por ello me he encargado personalmente de reagruparlos para volverlos a unificar en un único Bowser.

- Robert. (Continúa el discurso de Kamek) Y ya casi hemos recuperado a todos los amos; tenemos al alegre, al miedoso, al triste, al galán, al inteligente y al torpe, pero nos falta uno: el furioso.

- Guydo. Eh… Eso no suena muy bien…

- Robert. Se trata de un Bowser de color rojo, dominado por una ira incontrolable. ¿Alguien lo ha visto?

- Bombazulina. A mi me destrozó la casa, pero le perdí la pista.

- Paratroopi. Yo le vi desde mi ventana adentrándose en las Dunas Duales.

- Kamek. ¡¿Qué?!

- Paratroopi. S-siento no haber dicho nada antes; no sabía nada de esto.

- Kamek. Maldita sea, este amo es capaz de cometer una locura si no le paramos los pies.

- Korokoopa. ¿Y qué vamos a hacer? Este reino es bien grande, y para la hora que es ya puede haber alcanzado cualquier lugar por recóndito que sea.

- Kamek. Entonc- (Bowser blanco interrumpe a Kamek)

- Bowser blanco. Pues entonces sólo nos queda una opción: ir a buscarle entre todos.

- Goombilón. Ayyy… ¡Yo tengo mucho miedo! Ese amo nos aniquilará en cuanto nos vea.

- Secuaz 1. ¡Yo no quiero ir!

- Secuaz 2. ¡Ni yo!

- Muchos secuaces. ¡¡Ni yo!!

- Kamek. (Enfurecido) Y vosotros os hacéis llamar secuaces de Bowser. ¡No valéis nada!

- Robert. Kamek, no les culpes. La única culpa la tenemos nosotros dos.

- Kamek. ¡Perdona, pero quien dividió al amo en siete pedazos fuiste tú!

- Bowser amarillo. No importa, Kamek. Vayamos solamente nosotros; estoy seguro de que podremos los ocho contra ese Bowser.

_______________________________________________________________

Dunas Duales Kammy
(Por las Dunas Duales caminan Kamek, Bombazulina, Robert y los seis Bowsers. Kamek tiene un gesto de decepción y desconcierto a la vez)

- Bombazulina. ¿Sigues pensando en tus secuaces?

- Kamek. No puedo quitarme de la cabeza esta traición a las que nos han sometido.

- Robert. Tan solo miremos al frente y busquemos al último Bowser. (Ve un botón vagamente escondido entre arena bajo el suelo) ¡¡Cuidado!! Que nadie pise eso; podría ser una trampa.

(Todos intentan evitar el botón, pero Bowser negro se tropieza con una roca y presiona dicho botón con su rodilla izquierda)

- Todos. ¡¡NOOOO!!

(De repente, bajo el suelo que están pisando los seis Bowsers, se forma una jaula que los retiene a todos menos a Kamek, Bombazulina y Robert)

- Bowser negro. L-lo siento mucho, de verdad.

- Bowser verde. ¡¡Aaaahh!! ¡¡Tengo claustrofobia!! ¡¡Ayuda!!

- Bowser azul. (Llorando) Santa Claus no viene hasta dentro de medio año, qué triste. Buaaa…

- Bowser rosa. Ufff… Estar encerrado en un sitio tan pequeño es taaan sugerente…

- Bowser amarillo. Siempre hay que sacar una sonrisa ante las adversidades, juajua…

- Bowser blanco. No hay que ahogarse en un mar de frustraciones. Confío en mis astutos secuaces para que nos liberen de esa prisión que refleja fielmente la llegada del clímax de esta aventura.

(Kamek, Bombazulina y Robert miran a sus alrededores en busca de una respuesta)

- Bowser rojo. (Aplaudiendo lentamente mientras hace su aparición) Jua, jua, jua… Tengo que admitir que no pensaba que este plan fuera a funcionar. Al fin y al cabo sólo he repartido unas pequeñitas trampas como esta por todo el desierto.

- Robert. Lo que pasa es que nos hemos contagiado de la mala suerte de Bowser torpe.

- Bowser negro. ¡No me llames así, por favor!

- Bowser rojo. (Preparando sus puños para el ataque) Bien, bien. Me temo que tengo mucha ira acumulada que descargar, y como no tengo a nadie más que a vosotros, seguro que sabéis qué tengo pensado hacer al respecto…

- Kamek. Amo Bowser, tiene que venir con nosotros, se lo suplico. El verdadero e inigualable amo Bowser debe volver a reinar.

- Bowser rojo. YO soy el Bowser inigualable del que hablas. Tengo fuerza, tengo inteligencia…

- Bowser blanco. Perdona, pero aquí el inteligente soy… (Bowser rojo pega una patada al suelo y corta su frase)

- Bowser rojo. ¡¡Silencio!! Acabaré con vosotros uno por uno para asegurarme la victoria.

- Bombazulina. (Se acerca a Bowser rojo) Amo Bowser, nosotros no queremos emplear la fuerza contra usted. Por eso le pedimos que se una a nosotros y que finalice de una vez por todas este problema que se ha originado por error.

- Bowser rojo. (Mira hacia el suelo, y luego vuelve a levantar la vista mirando a Bombazulina con una sonrisa) Bombazulina, eres una de mis mejores secuaces. Segura y decidida hasta el final… Es algo que realmente admiro de ti.

- Bombazulina. Gr-gracias.

- Bowser rojo. Por eso se me hará bastante duro acabar contigo. (Pega un fuerte golpe a Bombazulina y la deja tirada en el suelo inconsciente)

- Robert. ¡¡No!! ¡¿Qué ha hecho?!

- Kamek. Esto ya ha ido demasiado lejos. Robert, ¿no tienes en tu dispositivo algo para adormecerle o controlarle o algo?

- Robert. Negativo. No esperaba que una locura así pudiese suceder.

- Kamek. (Prepara su varita) Entonces habrá que pararle los pies a la fuerza.

- Bowser rojo. ¡Jua, jua, jua! Intentadlo si podéis.

- Robert. (Se hace intangible para esquivar un puñetazo de Bowser y se pega a su brazo)

- Bowser rojo. ¿Crees que con ese truco me vas a derrotar? Para hacerme daño deberás volverte normal, y en ese momento aprovecharé para destrozar esa triste mascarita tuya.

- Robert. Eso habrá que verlo. (Se hace rápidamente tangible, pero es golpeado bruscamente por la cola de Bowser, tirándolo al suelo)

- Bowser rojo. ¡Jua, jua, jua! Ni un rasguño, ¿eh? Me esperaba algo más de ti, siendo tú mi liberador.

- Kamek. (Asustado) Ha perdido totalmente el control… Ay…

- Bowser rojo. ¿Qué pasa, Kamek? ¿Tienes miedo?

(Los otros Bowsers intentan salir, pero siguen sin conseguirlo)

- Bowsers de colores. Kamek, ¡resiste! ¡Eres nuestra única esperanza!

- Bowser rojo. ¿Qué piensas hacer? ¿Te atreves a combatirme?

- Kamek. (Sonríe con desconcierto y tira su varita mágica al suelo) No.

(Todos los Bowsers, incluido el rojo, miran con asombro a Kamek)

- Bowser rojo. … ¿En serio?

- Kamek. No venimos a hacerle daño. ¿Es que aún no lo entiende? Solo queremos que vuelva a ser quien verdaderamente es, sin violencia innecesaria. Si todavía quiere hacerme daño, adelante. Estoy desarmado.

- Bowser rojo. Caray… Este gesto tuyo no me lo esperaba si te soy sincero. (Se acerca a Kamek con un gesto inocente) Me has dejado completamente desarmado a mi también, Kamek.

- Kamek. ¿Entonces volverá junto con el resto de amos?

- Bowser rojo. Has… Has recorrido un largo camino para devolverme mi verdadera identidad. ¿No es así? (Kamek asiente) Pues te aseguro que este viaje no ha sido en vano. (Kamek sonríe, pero en ese momento Bowser rojo le asesta un puñetazo en el estómago)

Adventure's End - Mario & Luigi Dream Team Music Extended

Adventure's End - Mario & Luigi Dream Team Music Extended

Música 3

(Comienza la música 3)

- Kamek. ¡AH! (Cae al suelo dolorido)

- Bowser rojo. ¡Pondré fin a vuestras vidas! (Coge a Kamek por el cuello y prepara su puño)

- ???. ¡¡Alto!!

- Bowser rojo. ¿Hmmm? ¿Qué ha sido eso?

(De repente empiezan a aparecer cientos de secuaces alrededor de Bowser rojo, saliendo de todos los sitios posibles: detrás de rocas, cactus, por encima de dunas de arena…)

- Kamek. (Con una de las lentes de sus gafas rota) Oh… Ha-habéis venido…

- Guydo. Al final tus palabras nos hicieron pensar, jefe Kamek.

- Paratroopi. ¡Sentimos la tardanza!

- Goombilón. Estábamos esperando el mejor momento para entrar en escena.

- Ratónito. Venga, derrotemos a ese amo Bowser de una vez y volvamos al castillo, que tengo mucha hambre…

- Bowser blanco. (Desde el interior de su jaula, sonríe) Jua, jua… Era de esperar; en el momento culminante de una historia siempre tiene que aparecer alguien inesperado que salve la situación, nunca falla.

- Bowser negro. ¿Podrías dejar de hacerte el inteligente con esos monólogos, por favor?

- Bowser rojo. (Suelta a Kamek y mira a todos los secuaces con furia) Estos sí que son mis verdaderos secuaces, valientes hasta el fin. (Prepara sus puños) Si queréis pelea, yo seré el primero en agradecerla. Aunque ya habréis notado que no podréis con mi insuperable fuerza.

- Robert. De eso nada. (Se levanta y vuelve a colocarse su máscara) Como le dije antes a Kamek, todos vosotros, amos Bowser, tenéis una debilidad que el amo original no posee. Aunque un amo sea más valiente que el resto, puede que le falte fuerza; aunque otro sea más alegre que el resto, le falta inteligencia…

- Bowser amarillo. ¡Ey! ¿Me estás llamando idiota?

- Robert. A lo que quiero llegar es que ya he descubierto tu punto débil, Bowser furioso. Puede que tengas una gran fuerza que el resto de amos no posee, pero fallas en algo: la velocidad.

- Bowser rojo. ¿Huh? ¿Y eso qué más dará?

- Robert. Sólo tienes ventaja en un combate 1 a 1; por eso pudiste derrotarnos con facilidad. Pero ten en cuenta que ahora tienes a cientos de oponentes contra ti. ¿A cuántos podrás derrotar si empiezan a atacar en conjunto?

- Bowser rojo. Grrrr… ¡¡No os tengo miedo, panda de debiluchos!! Atacadme con lo mejor que tengáis si no tenéis miedo a morir.

(Los secuaces empiezan a avanzar estrechando el círculo que rodea a Bowser rojo, y todos participan en el ataque. Bowser consigue golpear y quemar con sus llamas a unos pocos, pero al final cientos de secuaces se abalanzan sobre él y acaban dejándolo fuera de combate)

- Bowser azul. (Mirando el combate, sigue llorando) Ay… Aunque hayamos ganado sigo sintiéndome un miserable…

- Bowser verde. (Sudando, medio desmayado) Necesito salir de aquí…

- Kamek. (Se levanta con algo de dificultad, socorrido por varios secuaces) L-lo conseguimos… ¡Lo conseguimos!

- Bombazulina. (Se levanta también) Ha-hay que juntar a todos los amos antes de que el fuertote despierte…

- Robert. Yo me ocuparé de esto. (Saca un dispositivo) Apartaos todos los que no seáis Bowser. (Robert desplaza a Bowser rojo cerca de la jaula que encierra al resto de Bowsers) Tres… Dos… Uno… ¡¡YA!! (Presiona un botón y el dispositivo emite rayos que cruzan a todos los Bowsers hasta juntarlos en uno solo)

(Para la música 3)


Hospital Castillo Bowser
(En una de las habitaciones del hospital del Castillo de Bowser se encuentran el amo, tumbado en una cama, y muchos secuaces visitándole)

- Kamek. ¡Amo Bowser, qué alegría que esté de vuelta al fin!

- Popkey. ¿Ya no está triste?

- Guydo. ¡Le queremos!

- Bombazulina. (Hablando en tono bajo) ¿Y a mi quién me paga los destrozos de mi casa?

- Bowser. … ¿De qué estáis hablando? ¿Acaso me he ido a algún sitio?

(Todos se miran y empiezan a disimular)

- Robert. Es una larga historia. Se la contaré en otro momento.

- Bowser. Antes de nada quiero saber qué hago aquí y por qué me duele tanto la cabeza.

- Kamek. (Mira enfadado a Ratónito) Se cayó por las escaleras por culpa de…

- Ratónito. (Interrumpe a Kamek) ¡¡Un gracioso!! Por culpa de un gracioso que le empujó justo cuando iba a bajar las escaleras.

- Bowser. ¿Y quién fue ese gracioso?

- Ratónito. No conseguí verle la cara, lo siento mucho amo.

- Kaproopa. Bueno, lo importante es que todo ha acabado bien y podemos volver a la normalidad.

- Korokoopa. ¿A la normalidad? ¿En este castillo? Mañana seguro que sucederá otra cosa rara.

- Bowser. Hmmm… No entiendo qué me pasa, pero la verdad es que no me noto nada nervioso; lo contrario. Estoy muuuy tranquilo…

- Ratónito. (Bromista, en tono bajo) A lo mejor falta todavía un sentimiento más de Bowser que está perdido por ahí y no lo hemos juntado, jajajaja…

- Robert. Nah, no lo creo.

…………………………………………………………………………………………….

Bowser Naranja
(Mientras tanto, en la sala real de Bowser se encuentra un Bowser de color naranja dando vueltas sin parar por toda la sala)

- Bowser naranja. (Muy nervioso) Ay, madre mía… ¿Por qué no viene nadie aquí? ¿Me habré perdido? ¿A lo mejor mis secuaces me odian? ¿Tal vez estoy en peligro? (Tiembla) Ayy… Ay… Me duele la cabeza de tanto pensar, estoy demasiado nervioso…

(El día sigue avanzando en el Reino Champiñón y todo parece ir volviendo a la normalidad)

Curiosidades

  • Agradecimientos al usuario BowserRDML, por ser quien aportó principalmente la idea de esta historia.
  • En cierto momento del episodio, Ratónito dice:

- Ratónito. ¿Traemos flores de vivo o de muerto? (Kamek le mira furioso) ¿No has notado nunca esa sensación de que ya has vivido un momento parecido antes? Lo llaman déjà vu o algo así.

Se trata de un recuerdo de los numerosos personajes que entraron en coma por accidentes dentro del castillo: el Paratroopa A, Basilix, Korokoopa...

  • Hotel Kammy
    En otro momento, Ratónito dice:

- Ratónito. Kamek, eso resérvatelo para los juegos. He oído que van a sacar una versión sangrienta del Hotel Mario, a lo mejor ahí puedes volcar tus frustraciones.

Se trata de una referencia indirecta al episodio especial anterior: “Érase un hotel”.

  • Este episodio hace referencia a la película Inside out (Del revés en español), solo que algunas emociones son cambiadas y otras son añadidas en el caso de Bowser.
Inside out
Cartel
¿Te ha gustado este episodio? Puedes volver a la página principal de Los Tres Secuaces haciendo clic aquí.
Emociones de Bowser
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.