FANDOM


Era un día normal. Bowser tenía sus planes para secuestrar a Peach, se dió la noticia de que la iban a secuestrar otra vez, los Toads enloqueciendo por esto... Nada fuera de lo común. Aparte, se había abierto una pequeña feria de arte. En esta feria de arte, parte de los habitantes del reino Champiñón mostraban sus obras, desde fotografía hasta escultura.

Había una en peculiar, que no era tan popular, la cual tenía una gama de colores oscura y un ambiente triste y oscuro. ¿Quién la había pintado? La persona que la había pintado se llamaba Marhea Sporidia. Ella era una chica algo tímida, la cual disfrutaba de pintar en su pasatiempo, aparte de leer algunos libros, aunque ésta tenía problemas para controlar su enojo y tristeza. Solía desahogarse pintando, también.

Sus pinturas mostraban un ambiente triste o macabro. Mucha gente se preguntaba el por qué de esto, pero ella simplemente disfrutaba pintar eso ya que era parte de su 'estilo'. Así que, en esta misma feria, puso a exponer su obra más reciente. A muchos no les llamó la atención, si no que sólo a un peculiar ser llamado Darkóle, el cual venía de viaje. Lo que nadie sabía eran sus intenciones. Pero, ¿Cuáles eran?

Darkóle se afiliaba a la maldad. Le gustaba formar cualquier problema serio para que luego todos lo resolvieran, aún así si era por diversión. Él simplemente se aburría de la alegría de los demás. Aparte, quería un poco de guerra en vez de paz.

Al notar a Marhea, sentada, con una expresión melancólica, se le ocurrió acercarse a ella. Darkóle simplemente le preguntó qué pasaba, y Marhea le contó todo; sobre que se había esforzado en hacer esa pintura, que se especializa un poco en usar acuarelas... Darkóle simplemente soltó una sonrisa, y luego le preguntó; "¿Te gustaría planear algo conmigo?"

Marhea se sintió un poco confundida un momento. Le pidió que se explicase un poco, y Darkóle lo hizo. ¿Qué le explicó?

Simplemente, le dijo que convirtieran a todo el reino Champiñón y otros en una acuarela. Pero, para hacer esto, necesitaban sacrificar la pintura para hacer un espíritu maligno. Como Darkóle sabe magia, le dijo que él le iba a enseñar sobre hechizos y cosas.

Marhea aceptó, era la mejor manera de liberar toda la negatividad que sentía.

Lo que ella no sabía, era que luego se iba a convertir en su ayudante.

Darkóle llevó a Marhea a la isla Jewel, lugar donde vive él mismo. Él vivía en una ciudad fantasma la cual estaba muy poco poblada, debido a una catástrofe que ocurrió hace diez años. Simplemente Marhea acompañó a Darkóle, y Darkóle le enseñó magia y sus hechizos, ayudándole un poco con un libro. Marhea le interesó esto más y también decidió leer un poco más para ver qué más le podría añadir al espíritu.

Darkóle simplemente le enseñó que hacer un espíritu era muy fácil. Simplemente tenía que dibujar una especie en la que pensara en el lienzo y luego, añadirle el montón de hechizos. Como era la primera vez que Marhea hacía esto, hizo el espíritu más desastroso que haya podido existir. Tanto, que ni siquiera sabía que había hecho un espíritu altamente malvado, peligroso, capaz de adquirir una transformación. Pero, a ella no le importaba, con tal de que convirtiera todo en acuarelas, estaba bien.

Darkóle lo llamó Xenm, ya que el era mejor con los nombres. Luego le dijo a Marhea, que si le gustaría ser su ayudante por siempre, y nada más por siempre, hasta la muerte. Si rechazaba, iba a morir. A pesar de que era un poco amenazante, ella aceptó. Se había enamorado de él, profundamente. Hasta la obsesión. Era la persona que más le había hecho sentir feliz, y para ella, sentirse feliz era algo difícil.

Pues,

Unas semanas luego, Darkóle y Marhea volvieron al reino Champiñón. Desde un área muy escondida de esta, liberaron el espíritu, primero llegando hasta el castillo de Bowser.

Todos se preguntaban qué rayos ocurría.

Casi nadie sabía que hacer.

Hasta que el propio Mario, se decidió a investigar este hecho.

Y así, fue como esta odisea empezó.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.