FANDOM


En esta historia, he tratado de combinar dos tipos de libros. La Aldea de Yoshi se basa en un libro en el que la mayoría de cosas transcurre con diálogos en medio. El Bosque Espejismo y el Epílogo tienen un tipo de narración en el que no hay ni un sólo diálogo, pero transmite la misma información. Y la Fortaleza de Bowser combina un poco de los dos.

Si hay algún error de espacios, o cosas así, se debe a que esto es un Copy Paste. Espero que os guste la historia.



LA ALDEA YOSHI

Esta historia comienza en un lugar pacífico, donde se respira un agradable aire fresco, acompañado de algunos aromas que provenían de un bosque cercano a aquel lugar. Ese lugar era un pequeño pueblo, situado en medio de la nada. Las casas estaban hechas de madera. La mayoría disponían de chimeneas que expulsaban el humo que se elevaba poco a poco hacia el cielo. En el norte de aquel pequeñísimo pueblo, había un pozo, que tenía pinta de ser bastante viejo. Y, en el centro de todas aquellas casas, había un pilar de piedra, encima del cual se veía un huevo de Yoshi.

Pero, este huevo de Yoshi no es como los demás. Era muy grande, tanto que incluso desde un ángulo tapaba el Sol. Como todos los demás, era blanco, y (esta es la diferencia con otros huevos de Yoshi) con unos puntos dorados muy brillantes. Algunos afirmaban que se podía ver el huevo desde lo más profundo del bosque.

Y, entonces, pasando alrededor de ese pilar, el primer habitante que se vio en el pueblo aquella mañana apareció. Era un Yoshi, concretamente de color azul, que al parecer andaba apoyando un bastón sobre el suelo. Se deducía por su apariencia que era un Yoshi anciano, tal vez el más viejo del lugar. Este exhaló un suspiro, y comenzó a hablar. O, más bien, a gritar.

▬ ¡Levantaos! Hoy hay mucho trabajo por hacer. . . ▬ Gritaba cada vez más bajo. Debido a su edad, su voz era algo grave y temblorosa, y no se podía entender con claridad. Pero, a pesar de eso, las puertas de las casas se fueron abriendo y de allí fueron saliendo diversos Yoshi. Había tres verdes, uno azul, dos amarillos, dos rojos, uno rosa. . . Y muchos más.

▬ ¡Abuelo! ¿A quién le toca hoy hacer guardia del huevo? ▬ Otro Yoshi azul (más joven) se acercó y lo primero que hizo fue preguntarle al Yoshi anciano.

▬ Si no me equivoco, hoy le toca a Dan. ▬ Le respondió el anciano, esbozando una leve sonrisa.

▬ ¿¡A mí otra vez!? ▬ Apareció otro Yoshi más, esta vez de color rojo. Parecía estar enfadado.

▬ Llevas una semana saltándote tu turno de guardia, Dan, no te quejes. ▬ El Yoshi azul joven se rió, a la vez que le dedicaba una mirada burlona al Yoshi rojo, Dan.

▬ ¡Daaaaaaaaan! Por fin te encuentro. ▬ Una Yoshi rosa, que llevaba puesto un lazo rojo, se lanzó prácticamente a por Dan, tirándolo al suelo. ▬ ¡Aún me debes devolver el libro que te presté!

▬ Sí, sí, te lo devolveré. . . ▬ Respondió desganado a la vez que se levantaba del suelo. ▬ Cuando lo encuentre.

▬ ¿¡LO HAS PERDIDO!? ▬ Gritó la Yoshi Rosa en un tono de voz tan alto que probablemente todo el pueblo lo escuchó.

Los dos Yoshi azules se retiraron de aquella escena. El anciano se dirigió hacia otra pareja de Yoshi que había por los alrededores del pilar, mientras que el joven se metió en la que probablemente era su casa.

▬ ¡No, no lo he perdido! Era una broma. ▬ Dan intentaba disimular que estaba calmado, pero en realidad estaba muy nervioso. Se notaba que había mentido.

▬ Espero que no me mientas. . . ▬ La Yoshi rosa también se dio cuenta de que las palabras de Dan no eran del todo verdaderas, pero no quiso seguir con ese tema.

▬ ¿Te lo puedes creer? ¡Me toca guardia otra vez! ▬ Protestó Dan.

▬ ¿Otra vez? ¡Si llevas como un mes sin hacer guardia! ▬

Dan ignoró a la Yoshi rosa, y levantó la mirada para comprobar el estado del huevo dorado.

▬ ¿¡C-Cómo!? ▬ Gritó alterado. No dejaba de temblar.

▬ ¿Qué te pasa? ▬ La Yoshi rosa parecía no entender muy bien que pasaba. Levantó la mirada también, y entonces se percató de que el huevo dorado no estaba en su sitio. ▬ ¡Esto es horrible! ▬ La Yoshi rosa salió corriendo, y en poco tiempo, todo el pueblo estaba enterado de esa pérdida.

Todos los Yoshi, desde niños y adolescentes hasta adultos (exceptuando a los bebés), se reunieron alrededor del pilar donde antes se encontraba el huevo. Todas las miradas se centraron en el Yoshi azul anciano, el cual estaba centrado de modo que todos le vieran.

▬ El huevo dorado al cual llevamos años rezando. . . ha desaparecido. ▬ Dijo desanimado, con la mirada en el suelo, sin saber bien cómo continuar. ▬ Esto es horrible, sin lugar a dudas. El pilar principal de esta aldea era ese huevo. Él nos brinde la protección mágica que impide que tropas de Bowser entren aquí. Gracias al huevo, todos los que entraban al bosque intentando encontrar este sitio, se perdían. Pero. . . ahora ya no tenemos ningún tipo de protección. ¿Qué haremos? ▬

Todos se callaron durante unos minutos, hasta que un Yoshi naranja se dignó a hablar.

▬ ¡Tenemos que echar a Dan de la aldea! ¡O que vaya él a recuperarlo! ▬ El Yoshi estaba realmente enfadado, pisoteaba el suelo con todas sus fuerzas, a la vez que señalaba a Dan con el dedo. ▬ ¡Es su culpa de que hayamos perdido el huevo! ▬

▬ ¿Eh? ▬ Fue un ataque inesperado para Dan, así que al principio no supo cómo responder. ▬ ¡N-No ha sido mi culpa! ¡El huevo desapareció sólo! ¡Nadie lo quitó! ¡A lo mejor se trataba de un hechizo que lo teletransportó, o algo!

En ese momento, la Yoshi rosa se adelantó unos pasos, y comenzó a hablar.

▬ ¿Un hechizo? Y-Yo... conozco los rumores de que hay un mago muy poderoso entre las filas del ejército de Bowser. D-Dicen que es su más leal sirviente. Y t-también sospechan. . . de que fue él quien hizo desaparecer a los padres de Dan. ▬

▬ ¿Eh? ¡Deja de decir tonterías! Mis padres me abandonaron, no desaparecieron. ▬ Protestó Dan.

▬ J-Jefe Joshua. . . ¿De verdad no escuchásteis ese rumor antes? ▬ Le dijo al Yoshi azul anciano la Yoshi roja, ignorando por completo a Dan, el cual había perdido la atención.

▬ Pero. . . esos rumores fueron desmentidos hace tiempo. ▬

▬ ¿Seguro? Yo de vez en cuando veo una extraña silueta de una criatura sobre la escoba pasar por encima de este pueblo. ▬ Intervino un Yoshi verde, adolescente y con la voz aguda.

▬ Bah, tonterías. Incluso si se tratara del mago que decís, ya no podemos recuperar el huevo. ¿Acaso alguien se atreve a ir a la fortaleza de Bowser? ▬ Habló otro Yoshi, esta vez de color amarillo.

▬ ¡Y-Yo me ofrezco! ▬ Gritó nerviosa la Yoshi rosa.

▬ Yoshiko, tú aún eres muy joven. . . es muy arriesgado. ▬ Le dijo Joshua a la Yoshi rosa, que parecía llamarse Yoshiko.

▬ ¡Yo sigo pensando que debería ir Dan! ▬ Volvió a hablar el Yoshi naranja.

▬ ¿¡Pero qué tienes conmigo!? ▬ Dijo Dan, exhalando un suspiro.

▬ ¡Sí! ¡Si Dan va, podría protegerme y así iría yo también! ▬ Dijo alegre Yoshiko.

▬ . . . Bueno, suena emocionante. ▬ Dan cambió al instante de opinión.

▬ Dan, ¿estás de acuerdo en salir a la fortaleza de Bowser en busca del huevo dorado que probablemente nos haya robado ese Koopa? ▬ Preguntó Joshua, y todas las miradas se clavaron en Dan.

▬ Sí. ▬ Respondió, nervioso.

▬ ¿Te comprometes a proteger a Yoshiko durante el viaje? ▬ Volvió a preguntar Joshua.

▬ Sí. ▬ Repitió la respuesta. Sin duda, parecía que iba a explotar de los nervios.

▬ Muy bien. Tendréis que prepararos para el viaje. El día de partida mínimo tendría que ser pasado mañana. ▬ Comentó Joshua.

▬ A mí me da igual cuándo. ▬ Le respondió Dan.

▬ ¡Y a mí! ▬ Gritó con energía Yoshiko.

▬ En ese caso, mañana tendremos una cena especial de melones para celebrar vuestra partida. Ahora deberíais iros a vuestras casas para que os preparéis. ▬ Y, con esto, Joshua terminó la corta reunión. Los Yoshi poco a poco se fueron yendo a su casa, hasta que no quedó nadie.

Al día siguiente, por la noche, fue celebrada la cena anteriormente mencionada por Joshua. Los habitantes le desearon buena suerte, tanto a Joshua como a Yoshiko. No sólo era una misión muy importante que decidiría el destino de ese pueblo, sino que también sería una de las pocas veces que unos Yoshi saldrían más allá del bosque.


BOSQUE ESPEJISMO

Al día siguiente, Yoshiko y Dan se adentraron en el bosque, en el cual se podía ver un cartel donde ponía, con grandes letras azules: "BOSQUE ESPEJISMO". Los Yoshi le pusieron ese nombre para confundir a los visitantes.

Una vez se despidieron de todos, los dos Yoshi ya se encontraban caminando entre ese bosque, saltando para no caerse por la raíces, o agachando la cabeza para no chocarse con ninguna rama. El bosque era muy tranquilo, tan sólo se podía escuchar a unos pocos animales haciendo sus típicos ruidos, bastante lejos de donde se encontraban ellos dos. Caminaban a un paso tranquilo, ni muy lento, ni muy rápido, pues no querían tampoco fastidiarla de algún modo por ir con prisas. Observaban varias veces el alrededor para asegurarse de que iban en un buen camino. El olor de ese bosque era algo extraño. Desprendía un buen aroma, pero que a la vez daba algunos efectos como las ganas de querer dormirse, lo cual confundía bastante a los héroes. Al parecer, ese efecto era debido a unas setas que habían al pie de un gran árbol cercano. Yoshiko estaba muy alegre y desprendía mucha energía. No hacía más que contar historias a Dan durante todo el camino, pero este la ignoraba.

Llegó la primera noche, y Yoshiko y Dan hicieron una hoguera, y cenaron unos melones que les proporcionó el pueblo. Dan estaba igual de callado que antes, mientras que Yoshiko, debido al sueño, se había tranquilizado. Antes de siquiera terminar de comer, esta se durmió en el suelo. Dan apagó el fuego, y también se tumbó en el suelo, entrando en un profundo sueño.

Al día siguiente, aceleraron aún más el paso, y pudieron llegar a la fortaleza de Bowser antes de la tarde.

FORTALEZA DE BOWSER

Por fin, nuestros héroes se encontraban ante una gigante fortaleza cuya altura se extendía hacia el cielo, que curiosamente era rojo y negro en ese lugar. La fortaleza era de color negro, disponía de un total de cuatro torres y tenía grabada en el punto más alto una cabeza de Bowser. Sin duda, era un lugar aterrador.

▬ No hay nadie. . . ▬ Dijo Yoshika, con miedo. Miraba continuamente a su alrededor.

▬ ¿Cómo entramos? ▬ Dan la volvió a ignorar como hacia casi todas las veces, y se centró en examinar la puerta. ▬ Si la tocamos, será demasiado predecibl- ▬

Dan no pudo terminar de hablar, pues un grito de Yoshika lo interrumpió. Antes de poder hacer nada, Yoshika desapareció de su lado.

Dan, desesperado, la buscó con la mirada. Cuando miró hacia arriba, pudo ver como Yoshika estaba flotando en el cielo, rodeada de varias figuras geométricas de distintos colores.

▬ ¡Ayúdame, ayúdame! ▬ Dijo Yoshiko, al ver que estaba flotando en el cielo. Si intentaba escapar, se caería a la lava que estaba justo debajo suya.

▬ ¿Buscas el huevo dorado? ▬ Entonces, Dan se percató de que al lado de Yoshiko había un Magikoopa, con una capa azul y unas extrañas gafas. Tal como describían los rumores de los que había hablado Yoshiko. ▬ Te lo daré, a cambió de tu compañera. ▬ Antes incluso de terminar de hablar, comenzó a reírse.

▬ En ese caso, devuelve a Yoshiko. ▬ Dijo Dan lanzándole una mirada amenazadora al Magikoopa.

▬ ¡Pues ya está! ¡Retiraos de aquí si no queréis que avise a Bowser! ▬ El Magikoopa movió el bastón que tenía en una mano y entonces Yoshiko fue disparada hacia Dan, cayendo encima suya.

El Magikoopa comenzó a retirarse, cuando rápidamente Dan se levantó y estiró su lengua hasta pegarla en la escoba del enemigo. Con la lengua, le quitó la escoba y le tiró hacia la lava que había justo debaja. Durante la caída, se pudo ver como, debajo de su capa, salió el huevo dorado que estaban buscando.

Entonces fue cuando Yoshiko también usó su lengua, esta vez para poder salvar el huevo dorado y llevarlo a sus manos. El Magikoopa gritaba y se movía para intentar detener la caída de alguna forma, pero acabó quemándose.

Los gritos, sin duda, se escucharon por toda la fortaleza, así que Dan y Yoshiko salieron corriendo de inmediato.

EPÍLOGO

Yoshiko y Dan atravesaron de vuelta el Bosque Espejismo, y llegaron al pueblo Yoshi. Allí, fueron muy bien recibidos por todos, hasta el punto de que cada día les traían los mejores melones del continente para comer. Todos perdonaron a Dan, y Yoshiko se volvió muy popular entre las Yoshi chicas. Dos semanas después, fueron grabados los nombres de los dos héroes en el pilar de piedra, el cuál estaba más protegido y brillante que nunca. Nunca más se pudo ver al Magikoopa por la zona. Dentro de un año, el pueblo se encontraba mucho más grande, con nuevas casas, nuevos habitantes, nuevas celebraciones y demás. Se sabe que Dan y Yoshiko, al final, se casaron.

FIN

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.