FANDOM


En un país muy lejano llamado Nintendo vivía mucha gente feliz. Todos eran amigos, y se ayudaban mutuamente. El país tenía a un rey muy amable llamado Satoru Iwata. Iwata hacía todo lo posible para que los ciudadanos de Nintendo estuvieran a gusto. Un día, Mario, uno de los habitantes del reino se acercó a su rey atusándose el bigote.

"¡Muy buenos días-a, Su Majestad! Quisiera pedirle que me ayudara con un problemilla."

El Rey Iwata le preguntó "¿De qué se trata, Mario?" a lo que el italiano le contestó "Necesito que me ayude a decidir qué puedo comprarle a Link por su cumpleaños.".

Iwata se quedó dubitativo. Él no estaba seguro de qué podría regalar a Link tampoco, así que le dijo a Mario "Prepárate, Mario, porque vamos a encontrar un regalo para Link de un valor incalculable. Trae a tus amigos, nos vamos de expedición al Bosque del Botón B."

El Bosque del Botón B era un lugar muy misterioso situado al sur de la isla. Allí vivían monstruos, y nadie se había atrevido a aventurar por esos lugares. Pero Iwata, Mario y sus amigos, se armaron de valor.

Luigi preguntó nervioso "¿Qué vamos a buscar en allí?". El Rey le explicó "Cuenta la leyenda que en el lugar más escondido del bosque se encuentra un cofre que los antiguos pobladores de Nintendo colocaron allí para que aquel que fuera digno de encontrarlo difundiera su legado a todo el mundo. Daremos parte de las riquezas del cofre a Link como regalo de cumpleaños, y el resto lo usaremos para construir un parque de atracciones en el reino.".

Yoshi saltó de alegría "¡Yupi, al fin podré montar en una montaña rusa!". Y todos siguieron adelante.

Se abrieron paso entre las plantas que se encontraban por el enigmático lugar. Caminaron y caminaron hasta encontrar un templo que tenía unas extrañas inscripciones. "¡Este debe ser el lugar!" exclamó Wario. "¡Venga, tenemos que encontrar ese tesoro!" dijo Wario antes de entrar corriendo.

Los demás le siguieron.

Al entrar al templo vieron que un abismo se abría frente a ellos. Un cartel con inscripciones era lo único que podían ver allí. El Rey Iwata lo tradujo. "PRUEBA DE ULTRA-HAND. Para llegar a la siguiente cámara del templo debéis alcanzar el botón de la pared contraria para que el camino se os muestre. Buena suerte, viajeros."

Yoshi extendió su lengua todo lo que pudo y presionó el botón. Tan pronto como lo hizo, una luz se iluminó desde el fondo del abismo. ¡No había abismo, sino que el suelo estaba hecho de cristal! Todos avanzaron poco a poco hasta la siguiente cámara.

Otro cartel les esperaba en la siguiente sala, que era una gran sala cuadrada con una puerta cerrada al fondo. Este cartel decía "PRUEBA DE MACH RIDER. Delante de vosotros se encuentra una plataforma que abre la puerta. Pisadla y corred hacia la puerta para avanzar. Buena suerte, viajeros."

Los cinco intentaron correr a la puerta, pero no pudieron llegar a tiempo. "¡Ya sé!" dijo Mario. "Yo me quedaré aquí accionando la plataforma para que podáis pasar, y Wario, con su gran fuerza, aguantará la puerta para que pueda pasar yo también." Así lo hicieron y pasaron a la siguiente sala.

De nuevo, un cartel estaba en esa sala, que era idéntica a la anterior, pero tenía espejos por todas partes. En el letrero se podía leer "PRUEBA DE COLOR TV GAME. Hay ruletas en esta pared. Controlan los espejos que véis en la sala. Tendréis que coordinaros para poder orientar los espejos de tal modo que la luz llegue a la puerta para abrirla. Buena suerte, viajeros."

El grupo giró las dos ruedas, pero era imposible conseguir que llegaran a la puerta. Por suerte, Luigi giró la rueda haciendo que la luz enfocara a una tercera ruleta que no habían visto. Con esa ruleta pudieron continuar.

El cartel de la última sala ponía "SALA FINAL DE HANAFUDA." Pero no había ningún indicatorio más. ¡No había salida! ¡Todo había sido un fraude! Pero sin previo aviso, el techo del templo se abrió y mostró un cerezo en flor del que cayó una de sus flores. Pero aquella flor no era una flor normal, sino que era dorada. ¡Una flor así no se encontraba todos los días! Decidieron guardarla para regalársela a Link.

Unas semanas después de la fiesta de Link, Wario descubrió el origen de esa flor. "Es una flor que puede conceder cualquier deseo." Todos estaban tristes en ese día. El Rey Iwata había fallecido. Así que todos unieron sus fuerzas para desear que Iwata volviera a la vida.

¿Tú que piensas? ¿Lo consiguieron? Eso solo lo puedes decidir tú, lector(a).

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.